Skip to main content

Full text of "Derrotero del Archipiélago filipino"

See other formats


ISÚ^t, ITO 



DERROTERO 



DEL 



ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 



redactado scp los documenlGS más lecienles 



PüK 



DON CAMILO DE ARANA, 



CATITiir BK ySAGATA. 



PUBLICADO DE CRDEM DEL MINISTERIO DE MARINA. 



^f 



jK?tí»rírs:$ua- 



MADRID 

DIRECCIÓN DE HIDROGRAFÍA 

CALLK DB ALCALÁ , NÜM. 50. 

1879. 

1P recio: 8 pesetas en la Peninsyla, 11 en Ultramar. 



lEifrentt de los Sres* Hojas , Tude¿cos, 84. 



ADVERTENCIAS. 



1.* Los rumbos y demoras son verdaderos cuando uo so 
advierto otra cosa. 

2/ Las longitudes geográficas se refieren al meridíaDo 
del Observatorio de San Fernando. 




Este derrotero se funda principalmente en el reciente le- 
vantamiento general de las costas del Archipiélago filipino, 
llevado á cabo por el capitán de navio D. Claudio Montero 
y en los trabajos parciales de los diferentes oficiales espa- 
ñoles que antes y después de este jefe se han ocupado de la 
hidrografía de estas islas, como también en las exploracio- 
nes verificadas por los ingleses del paso de Balabác, de la 
isla y paso de la Paragua y mar de Joló, y en el reconoci- 
miento por los franceses de la isla de Basilan, (Véase el 
apéndice núm. 3.) 

Estos trabajos, que forman la base de las presentes ins- 
trucciones» han sido completados con las Memorias y noti- 
cias tomadas de las revistas hidrográficas marítimas espa- 

3Í ñolas y extranjeras y los documentos archivados en este 

¿ Depósito hidrográfico. 

I Como este volumen abraza grandes trozos de costas que 

Q sólo han sido explorados en parte, otros, cuya hidrografía se 

conoce muy imperfectamente, y escollos cuyas posiciones 
son dudosas, como se indica en el cuerpo del libro, dá lugar 
á numerosas adiciones y correcciones. Por tanto, las perso- 
nas que por su profesión 6 género de vida tengan á bien co- 
municar á este Depósito hidrográfico cualquier clase de no- 
ticia que tenga por objeto corregir ó completar esta obra, 
harán un gran servicio á la gente de mar. 

Madrid, Depósito hidrográfico, Julio de 1879. 

C. A. 



10 



ÍNDICE DE LAS MATERIAS. 



CONSIDERACIONES GENERALES. 



Págiiiaa. 



Islas Filipinas; constitución; volcanes y aspecto gene- 
ral; clima; producciones; carbón; cuenca carbonífera 
al S. de Luzon; cuenca carbonífera de Cabú; aflora- 
mientos de carbón; metales; producción minera, . , 1 á 8 

Monzones ál S. de la India, mar de Ctiina y Archipié- 
lago filipino; mar de China; monzón del SO.; mon-, 
zon del NE.; barómetro; islas Filipinas; monzón del 
NE ; monzón del SO,; collas; nortadas; variacio- 
nes djl barómetro durante las monzones; variación 
diurna del barómetro; termómetro; términos me- 
dios durante las monzones; cambio de monzones; es- 
taciones; temperaturas de los mares de China, Joló, 
Banda y Célebes ; temperatura del mar de Joló; 
temperatura del mar de Célebes; temperatura del 
mar de Banda; temperatura del mar de China; ci- 
clones; descripción de los ciclones ; diámetro del 
torbellino; velocidad de rotación; velocidad de tras- 
lación; baguios; baguio de Filipinas; movimiento de 
rotación; movimiento de traslación; velocidad de 
traslación; diámetro del círculo exterior; diámetro 
del círculo interior; mayor duración; barómetro; 
ímpetu del viento; entrada del baguio; época de los 
baguios; maniobras generales en presencia de un 
baguio; tabla de Daves en el hemisferio N,; adver- 
tencia; pronóátieos; tifones del mar de China; anun- 
cios preventivos de los tifones; puertos de refugio 
durante un tifón 8 á SU 



DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

Págjinas. 



Corrientes generales; coQtr acorriente ecuatorial; cor- 
rientes derivadas; remolinos y hervideros; corrientes 
de monzones; mar de China; canal S. de Formosa; 
costas O. de Luzon y de la Paragua; monzón del 
NE.; monzón del SO.; al S, de Mindanao y en el 
Archipiélago de Joló; corrientes de marea; onda de 
marea del mar de China; angostura de isla Verde; 
estrecho deMindoro; pasos de Apo; estrecho de Ba- 
labac; onda de marea del Océano Pacífico; estrecho 
de San Bernardino; revesa de corriente al N. de 
Samar; paso de Surigao 52 á 62 

Mareas; Océano Indico; rio Hoogly; mar de China; rio 
Sarawak; baja Cochinchina; Whampoa (diques); 
Australia; puerto Adelaida; puerto Augusta; Sonda 
de King-George; California y Oregon; costa O. de 
Horte- América; mareas en el mar de China; corrien- 
tes; mareas en el Archipiélago filipino; bahía de Ma- 
nila, Balabac é lio ilo; mareas en la costa S. de 
Mindanao; interferencias; estrecho de San Bernardi- 
no; entre Sibuyan y Masb-^te; en la silanga de lio- 
ilo; en el estrecho del Tañon: entre Cebú y Leyte; 
dolo .,...; 62 á 82 

Derrotas de los estrechos de Sonda y del E. á Mani- 
la; 1.^, derrota del O.; monzón del SO.; paso de la 
Paragua; 2.''5 derrota del medio; Lombok; Bali; Alas; 
Sapi; 3.**, derrota del E.; monzón del NE.; estrecho 
de San Bernardino; derrota del E.; monzón del NE. 
por el paso de Pitt; estrecho de Ombay ; estrecho de 
Dampier; estrecho de Pitt; mareas en el estrecho de 
Dampier; estrecho de Gilolo; derrotas de vuelta; der- 
rota del O.; monzón del NE.; estrecho de Clemente; 
derrota de Pulo Zapata por Pulo Aor al estrecho de 
Gaspar; desde Pulo Aor á Banca; del estrecho de 
Banca al de Sonda; derrota por el £. del banco 
Bóreas; derrota del medio, cambio de monzón; der- 
rota del E.; monzón del SO.; de Manila á Hong- 
Kong; de Hong-Kong á Manila; de Manila á Saig-vn; 
de Saigoná Manila 83 á 118 



índice de las materias. Xi 

Páginas. 

CAPÍTULO I. 

Bahía de Maúila. 

Bahía de MaQÜa; isla del Corregidor; puertecillo; faro; 
Aguada; Pulo Caballo; faro; la MoDJa; el Fraile; los 
Cochinos; puerto de Mariveles; aguada; sondas; des- 
cripción; Boca Chica; ensenada de Sisiman; Boca 
Grande; islote Limbones; islote Carabao; ensenada 
Patunganj punta Restinga; semáforo; rio Marigon- 
don; sondas; bajos de San Nicolás; enfllaciones; costa 
S.; salinas; puerto de Cavite, ensenada de Cañacao; 
punta Sangley; luz en punta Sangley; mareas; am- 
plitud; unidad de altura: plaza de Cavite; aguada; rio 
Pásig; corriente del rio; luces de colores en las cabe- 
zas de los malecones; fondeadero de Manila; costa N. 
de la bahía; costa O.; rioOraní; rio Samal; morro de 
Orion; rio de Orion; monte Arayat; vientos en la ba- 
hía; terrales; mareas; eí^tablecimiento de puerto en el 
Corregidor; Cavite y embocadura del Pásig; amplitud 
de la marea; unidad de altura; edad de la marea; re- 
calada; tomar el fondeadero de Manila; bordear; ciu- 
dad de Manila; recursos; aguada; leña. . 119 á 159 

CAPÍTULO IL 

Costa O, de Luzon. 

La costa; punta de Hornos; punta Cabagan; punta Guay; 
ensenada de Guay: punta Luzon;la costa en general; 
ensenada de Bí^gac; pulo Ñapó; puerto de Binanga; 
sondas; puerto de Subic; ensenada de Caguán; punta 
Calapacuan; punta Asaan; farallón Mayanga; pulo 
Monti; punta Caladan; punta Rivera; punta Macalate; 
punta Macabalay; punta Maglaban; punta Opac; 
punta Nacaban; punta Cuby; punta Apalant; punta 
Navasan; punta Camayan; punta Binangá; pueblo da 
Sübic; sondas; tierra de Capones; su aspecto; pauta 



XII DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

Páginas. 



Silanguin; ensenadas; ensenada de Silanguio; los 
Frailes; ensenada de Najajá; islotes Tabones y lajas; 
ensenada de Talisain; ensenada de Calaguaguin; 
punta Capones; islotes Capones; sonda»; la costa; pun- 
ta Guay; bajos; hoya de Iba; pueblo y punta de Iba; 
la costa; arrecife y ensenada de Palauig; seno de Ma- 
singloc; puerto Matalvi; aguada; fondeaderos; isla 
Salvador; isloie Luán; isla de Malacaba; isla Matalvi; 
islote Polapir; costa interior del saco; punta Bani; 
pueblo de Masiogloc; la costa; punta Santa Cruz; 
banco Sabalay; isleta Putipot; isla Hermana Menor; 
Hermana Mayor; isla Culebra; islote Ratón; fondea- 
dero de Santa Cruz; saco Dazol; punta Caimán; fon- 
deadero de Ddzol; aguada; la costa; ensenada de 
Agno Grande; ensenada de Abagatá; Abra de Aguo 

Cbico 160 á Í87 

Cabo Balinao; punta de Piedras; semáforo; punta Are* 
na; punta Baliogasag; islote Silaquí; puerto de Boli- 
nao: bajo Bolinao; Golfo de Lingayen; la costa; isla 
Cdbarruyan: fondeadero de las Cien Islas; islote Co- 
mas; isla Cnbailtian; puerto de Sual: mareas; ins- 
trucciones; San Isidro; rio Bínmaley; pueblo de Lin- 
gayen; San Fabián; puerto de Santo Tomás; instruc- 
ciones; bajo de San Fernando; punta y puerto de San 
Fernando ; instrucciones; San Fernando; vientos en 
el golfo de Lingayen; punta Darigayos; Namagpacan; 
punta Canden; la costa; puerto de Santiago; puerto 
de San E^^teban; banco Darigayos; ensenada de Solbet; 
fondeadero de Canayan; abra de Vigan; mira de Vi- 
gan; punta Dile; punta Buaan; bajo; isla Pioget; ba- 
hía Lapug ó Silot-Solot; bajos; puerto de Saloma- 
gue; abra de Salomague; instrucciones; isla Saloma- 
gue; fondeadero de Cabugao; bajos; isla Badog; fon- 
deadero de Siilot Solot; ensenada de Currimao; pue- 
blo de Badoc; puerto de Currimao; punta Arboledan; 
bajo Currimao; punta Culili; rio y pueblo de Luuag; 

ensenada y fondeadero de D.rique. 188 á HOT 

Cabo Bojeador; bajo á flor de agua; banco Saarborough; 
mareas; sondas; banco Truro; isla y arrecife Pratas; 



IJSDICE DE LAS MATERIAS* XIII 

Páginas. 



mareas; fondeadero; precaución; bancos Hossack; 
banco Máceles fleld; vientos sobre la costa O. de Lu- 
zon; corrientes; mareas 207 á 218 

CAPÍTULO IIL 

Costa N. de Luzon. — Islas Bcbuyams y Batanes ó Bashee. 

Costa N. de Luzon. 

Cabo Bojeador; seno Bangui; fondeadero Bangui; pueblo 
de Bangui; punta Mayraíra; punta Cabicungan; la 
costa; rio grande de Cagayan; pueblo de Aparri ; la 
costa; puerto de San Vicente; laja Trueno; fondea- 
deros; islaPalaui; banco de piedra; islas Babuyanes; 
isla Dalupiri; islote Culebra; isla Fuga; puerto Musa; 
aguada; instrucciones; mareas; pueblo; isla Calayan; 
rocas Wjllie; isla Claro-Bubuyan; rompiente dudo- 
sa; isla de Camiguin; Concha de San Pío V; isla 
Font; mareas; rocas Guinapac; rocas Dedicas; vol- 
can; islas Batanes; vientos; víveres y aguada; islas 
Balintang; isla Batan: bahía de Santo Domingo; San 
Carlos; San Vicente; bahías en la costa NE, de Ba- 
tan; isla Sabtang ó Seminanga; isla Ibugos; isla 
Dequey ó Cabra; instrucciones; isla Bayat ; isla 
Diogo; isla Mabudis; isla Siayan; isla Jami; isla Nor- 
te; rocas Bashee del Norte; roca Gadd; rocas Vela- 
Rete; instrucciones; temporales ; isla Botel-Tobago- 
sima; pequeño Botel-Tobago ; piedra de la Forest 
Belle; banco Alceste; vientos , 219 á Vái 

CAPÍTULO IV. 

Costa SO. de Luzon y Grupo de Lubang. 

La costa; puerto Jámelo; pulos cota N. y cota S.; en- 
senada de Looc; punta de Fuego; instrucciones; en- 
senada de Nasugbú; ensenada de Talin; arrecife de 
Calatagan; cabo Santiago; semáforo ; islote Fortan; 



XIV DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 



bancos Simó; sondas; iastrucciones; roca Minerva; 
grupo de Lubang; instrucciones; vientos; mareas; 
corrientes; clima; barómetro; isla de Lubang; puerto 
de Tilig; mareas; recursos y aguada; bajo de afuera; 
enfllacion; bajo de Ambii; enfllaciones; instrucciones; 
punta Juri; ensenada de Baliquias; punta Tagbanan; 
punta Napula; ensenada Agcaguayan; instrucciones; 
punta Antipolo; punta Tumbaga; ensenada de Loog; 
aguada; islas Talinas; bajo; punta Maluya; punta 
Manoc; punta Japusan; punta Quinabacbagan; punta 
Pinagdagatan; punta Sabang; punta Naguioncó; pun- 
ta Alagasan; ensenada deTabag; punta y costa Pala- 
pag; punta Sala; pueblo de Lubang; bantayan de Pag- 
lulubang 242 á 267 

Isla de Ambil; la costa; fondeadero del KO. de Ambil; 
instrucciones; aguada; silanga de Ambii;isla Mdn- 
daui; islote Malabatuan; isla Jámelo 267 á 271 

Isla de Cabra; paso ó silanga de Cabra; corrientes; is!a 
de Golo; paso ó silanga de Golo; Canal; cor- 
rientes 271 á 274 

CAPÍTULO V. 

Estrecho de isla Verde. 

Costa S. de Luzon y N. de Miüdoro 

Costa S. de Luzon; seno de Balayan, ó de Taal; ensena- 
da de San Padrino; el Calabozo; ensenada de Bala- 
yan; ensenada de Taal; ensenada de Jananjanan; 
punta de Benagalet; punta Cazador; seno de Bdtan- 
gas; la costa; punta Pinamucan; punta Matocot; fon- 
deadero; isla Mancaban; la costa; ens^.nada de Tin" 
^loi; ensenada de Pinagcurusan; faralloa; isla Cibaa; 
bajo N. de Caban; islote Sombrero; fondeadero; la 
costa; bajo fondo; recodo NE, de Burijan; la costa; 
islote Culebras; pulo Malapbomanoc; paso N. de Ma- 
ncaban; paso S. deMaricaban; Isla Verde; sondas; 
paso N. de la isla Verde; paso S. de la isla Verde; 



índice de las materias. XV 

Páginas. 



ensenada Ilijan; punta Talaji; aguada; punta del Ro- 
sario; rio del Rosario; punta Mal- abrigo; fondeadero; 
punta Puna ó Lobo; punta Galban; rio Sigayan; fron- 
tón SO. de punta Sigayan; fondeadero; frontón SE. 

de puntaSigayan 275 á ^22¿ 

Costa N. de Mindoro; cabo Calavite; punta Calavite- 
monte Calavite; punta Binuangan; fondeadero; punta 
del Monte ó de Santo Tomás; ensenada de Abra 
de Ilog- punta Taiipanan; punta Minólo; monte Ta- 
iipanan; fondeadero de Minólo; ensenadas de Balate- 
ros Grande y Balateros Ctiico; puerto Galera; isla del 
Medio; isla Paniquian; canal del N.; canal del NO.; 
costa de Mindoro; instrucciones; mareas; entrada por 
la boca N,*y entrada por la boca NO.; clima; punta 
Escarceo; punta Boaya; ensenada del Varadero; costa 
de Subang; aguada; punta Calupan; punta Bísayan; 
telégrafo de Ilac; punta Subang; ensenada de Su- 
bang; arrecife de Subang; rio Bacon; punta Balati' 
ensenada de Calapan; instrucción; punta Calapan; 
pueblo de Calapan; islotes Bacos; bajo; islotes Silo- 
nay; la costa; rio y barra Naujan; fondeadero; punta 
é islote Tujad; la costa; punta Taguvan; ensenada de 
Palac; recodo de punta Dayap; punta Dumali; ma- 
reas; corrientes; instrucciones 294 á 315 

CAPÍTULO VI. 

Tablazo de Marindur/ne . 

Costa S. de Luzon desde la punta de Bantiguí á la punta Panganiran, — Islas de 
Mariaduque y de Burlas . 

Costa S. de Luzon; seno de Tayabas; rio Nayun; fon^ 
deadero; riachuelo de Masusury; rio Samquel; rio Sad- 
yaya; fondeadero; rio Tayabas; aguada; pueblo de Ta- 
yabas; monte Banajao ó de Tayabas; reconocimiento; 
bajo Camalanavan; arrecife; ensenada de Buenli; en- 
senada de Domonclon; baluarte de Caslagan; punta 
Bao; la costa; ensenada de Pagbilao; las tierras de 
Pagbilao; Pagbilao Grande; Pagbilao Cbico; puerto de 



XVI DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

Páginas. 



Laguimanoc; fondeadero de Calaylayan; bajo; fondea* 
dero de Pitogo; punta Tuquian; bajo; la costa; paso 
de Mompog; ensenada de Catanauan; fondeadero de 
Mulanay; la costa; bajo; ensenada de Pinamuntan- 
gan; frontón de cabeza de Bondog 316 á 326 

Isla de Marinduque; su extremo KC; puerto de San 
Andrés ó de Banacalau; instrucciones; aguada; islo- 
tes de San Andrés; costa N.; punta Santa Cruz; 
puerto de Santa Cruz; iostrucciones; islas Anibayas; 
punta Salomagtie; ensenada y fondeadero de Marlan- 
ga; monte Marlauga; islote Elefantes; punta Banod ó 
Gazan; punta Cauit; los Tres Reyes; la costa; pueblo 
de Gazan; pueblo de Boac; fondeadero 327 á 334 

Seno de Ragay; punta Bandog; fondeadero; ensenada de 
Sombacogon; isla de Atibijabac; banco Palad; puerto 
de Pusgo; bajo; la costa; punta Gorda; bajo; ensenada 
dePiris; punta Lian; punta Capuluan; piedras Capu* 
luán; bajo Acha; rio Viñas; la sonda; ensenada deTal- 
cauayan; islote Sipaluu; ensenada de Catabaoga; en- 
senada de Ragay; islote Saboon; ensenada Caima; 
punta Bautuin ó islotes Galvaney;la costa; fondeade- 
ro dePasacao; islote del Refugio; la costa; ensenada 
de Jamuraan; fondeadero de Pantao; la costa; bajo 
Apud; punta Macotó; bajo; ensenada de Macotó ó de 
Camuabali; punta Panganirán; mareas 335 á 344 

Isla Burlas; puerto de Busin; reconocimiento; aguada; 
isla Basin; islote Anima Sola; bajo; islote Tangui- 
gui; isla Templo; isla Sombrero; islote Arena; bajo; 
la costa E.; puerto de Busainga; marea?; costa E. de 
Burias; costa O. de Barias; instrucciones; mareas; 
vientos. 344 á 352 

CAPÍTULO VIL 

Faso de Timo. 

Costa de Luzon, desde la punta Panganirán á la punta Tagiran.— Isla de 
Ticao.— Costa NE. de Masbate. 

Costa S. de Luzon; costa de Donzol; puerto de Putiao; 
ensenada de Palatuan; punta Bantique; puerto de 



índice de las materias. XVII 

Páginas. 

Sorsogon; instrucciones; isla Bagatao; recursos; vol- 
cán de Balusan; la costa; rio y pueblo de Bulan; pun- 
ta de Angas; ensenada de Bulag; ensenada de Mari- 
nap; punta Tagiran; las sondas; el canal de Ticao.. • 353 á 360 

La isla de Ticao; puerto de San Miguel; islotes de pun- 
ta del Diablo; ensenada de Tagdugan; puerto de San 
Jacinto; instrucciones; aguada; mareas; seno de Ti- 
cao; ensenada Biton; costas de Ticao; paso de Cabe- 
za de Negrito 360 á 365 

Isla Masbate; costa NE. de Masbate; puerto de Barre- 
ras Coloradas; aguada; puerto de la Magdalena; pue- 
blo de Balino; puerto de Palanog; senos de Uson y 
de Naro; costa NE. de Masbate 365 á 370 



CAPITULO VIIL 
Estrecho de San Bernardina y costa E. de Luzon. 

Costa SE. de Lnzon.— Costa N. de Samar.— Costa E. de Lazon. 

Costa SE* de Luzon; ensenada de Milagbíga; ensenada 
de Suac; puertecillo de Bunut; punta Bunut; fondea- 
dero de Babatgun; fondeaderos; bajo de Calantas; es- 
trecho délos Ticlines; ensenada de Culasi; ensenada 
de Magnoc; isla de Calintan; isla Juac; isla Ticlin; 
los Naranjos; pueblo de Bulusan; banco; volcán Bu- 
lusan; pueblo y ensenada de Gubat; punta Mon tugan; 
arrecife de Montugan; isla Capul; fondeadero; bajo 
El Diamante; reconocimiento; isla de Dalupiri ó de 
Puercos.. 370 á 3H0 

Costa NO.de la isla de Samar; puertecito de Canaguaion; 
aguada; rio Mobo; las costas; ensenada de Tinaguit- 
man; punta Guinabaranan; punta Lipata; islas de Ba- 
licuatro; grupo de Viri; placer de Viri; ensenada de 
Balicuatro; islote de San Bernardino; grupo de Ca- 
baun Grande; fondeadero de Catarman; ensenada de 
Laguán; puerto de Palapag; mareas; isla de Laguán; 



XVIII DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO, 

Páginas. 



isla Batag; isla Cahayagan; aguada; isla Bacán; cabo 
del Espíritu Santo; bajo; costa N, de Samar; revesa 
de corriente; recalada al embocadero de San Bernardi- 
no; mareas; corrientes; vientos; instrucciones; nave- 
gación del estrecho de San Bernardino al de isla Ver- 
de con monzón del SO.; navegación de Manila al es- 
trecho de San Bernardino con monzón del SO.; puer- 
tos y fondeaderos en el estrecho de San Bernardino, 381 á 398 

Costa oriental de la isla de Luzon; cabo Engaño; arre- 
cife Clave ó Antón; la costa; frontón Moisés; ensena- 
das de Divilican y de Parauan; puertos de Dumalan- 
san y Bicobian; ensenada de Parauan; la costa; bahía 
Dingala; bahía de Sansón; isla de Polillo; puerto de 
Lampón; islas Calaguas; isla Tinagsi; isla Quintu- 
nuan; aguada; islote lagalan; isla Pinanguapang; isla 
Samur; isla Maculabu; banco de seis metros; puerto y 
rio Mambulao; isletas Tañaos; isla Tabusao; punta 
Bitluanguin; punta y ensenada de Paracale; pueblo 
de Maracale; punta Bacal; isleta Indang; rio Daet; 
islas Canino y Cantón; isletas Rasas; punta Colasi, . 399 á 409 

Bahía de San Miguel; rio Cabusao; rio Calabanga; 
isla de San Miguel; punta Siruna; isla Botuanang; 
isla Quinalasag; isla Bacacay; puerto de Sisiran; 
aguada; laja; marea; sacodeTagun; isla Lahuy; cua- 
tro islotes; isla Basot; puertecillo de Caramuan; si- 
langa de Pitogo; isla de Pitogo; islas Catanaguan. • . 409 á 4Í7 

Isla de Catauduanes; la costa; puertecillo de Baras; 
puerto de Bagamonoc; fondeadero del S.; isla de Pa- 
nay; fondeadero del N. punta Yog; islote Matulin; 
islotes al N. de punta Yog; banco Abriop; ensenada 
de Carabao ó Carao; islas Palumbanes; vientos; 
mareas 417 á 421 

Seno de Lagonoy; monte Isarog; pico de Iri^a; seno de 
Ibacao; islote Buguías; ensenada de Pilis; silanga de 
Sula; costa O. deCacraray; silanga de Casolgan; isla 
de San Miguel; instrucciones 421 á 425 

Seno de Albay; isla de Rapurapu; silanga de Rapura- 
pu; bajo; silanga de Cacraray; puerto de Sula; la cos- 
ta; bajos; rio de Albay; volcán de Albay; ensenada 



índice DÉLAS MATERIAS. XIX 

de Paliqui; ensenada de Sugot; arrecifes; carbón; 
vientos; mareas; corrientes; recalada al embocadero 
de San Bernardino; golfo de Marianas; baguios.. . . 4'>5 á 434 



CAPÍTULO IX. 

Costa O. de la isla de Mindoro. — Islas Calami a aes,— Estrecho de Mindoro. 
Costa S. de Mindoro é islas adyacentes.— Paso entre Mindoro y Tablas. 

Mindoro; punta Calavite; Flyiog Cloud; ensenada de 
Paluan; aguada; punta Tubili; banco Mamburao; ins- 
trucciones; rio Mamburao; la costa: islas Pandan; 
ensenada N, de Pandan; fondeadero de Sablayan; ins- 
trucción; ensenada de Dongon; aguada; la costa; en- 
senada de Iriron; la costa; bajo Lumintan; banco 
Donjon; banco Manadi; puerto deMangarin; isla Ilin; 
banco; fondeadero de liin; instrucciones; recursos; 
aguada; la costa; canal de Ilin; ensenada de Lalam- 
gan; instrucciones; isla Ambolon; banco Farallón; ca- 
nal de Ambolon 381 á 448 

Islas Calamianes; isla Calibangbagan; isla Lioacapan; 
islas Cabulauan; isla Nangalao; islote Ganaron; isla 
Malubutglubut; isla Nanga; arrecife; mareas; Basuan- 
ga; puerto de Borac; isla Diñaran; estrecho de Coron; 
isla Uson; bahía Baquit; recursos; peñón de Coron; 
bancos Narvaez y Magallanes; banco Aguirre; bahía 
Coron; puerto de Culion; recursos; Botuan; isla Cu- 
lion; islote; isla Galoc; Nalaut; banco; islote Mala- 
jon; Elet; sondas; isla Dimipac; Dichilem; roca Pin- 
nacle; Colocóte; isla Dumunpalit; islas Nanga; islas 

Camanga; sondas; isla Tara 449 á 4G2 

Estrecho de Mindoro; banco de Apo; islote Apo; islote 
Menor; banco DiscoYery; bajo Hunter; banco y rom- 
pientes de Herald; corriente; banco Rosamel; banco 
Sarraceno; bajo Leónidas; banco Falmouth; \ientos; 
instrucciones para navegar por el estrecho de Min- 
doro 462 á 468 

Costa S. de Mindoro; bahía de Paadarochan; la costa; 



XX DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

Páginas- 



Tres islotes; aguada; ensenada de Bulalacao; punta 
Pandan; isla de Tambaron; isla Masin; ensenada de 
Soguieay. 469 á 473 

Grupo de Semerara; isla Semerara; arrecife; carbón; 
isla de Libagao; isleta Nagubat; isla Galuya; isla Si- 
bato; aguada; isla Sibolon; isla Sibay; aguada; isletas 
y arrecifes de Panangatan 474 á 478 

Paso entre Míndoro y Tablas; costa SE. de Mindoro; 
isla de Bugallao; punta Mansiol; la costa; ensenada 
de Mansalay; fondeadero; instrucciones; aguada; bajos 
de Lagaoin; punta Duyagan; punta Abongabon; rio 
Adecauayan; aguada; ensenada de Abongabon; fon- 
deadero; ensenada de Pinamalayan; la costa; instruc- 
ciones.» - * 478 á 484 

Isla Maestre de Campo; islas Dos Hermanas; isla Ban- 
ton; pueblo de Banton; islote Bantoncillo; isla Sima- 
ra; isla Tablas; la costa; puerto Loog; aguada; isla 
Carabao; punta Calaton; ensenada de Calaton; banco; 
ensenada Tamboloton; aguada 485 á 493 

CAPÍTULO X. 

Islas de Romblon y Sibwjan.— Costa O. de Masbate.— Costa IV, ds 
Panay. — Paso de Jintotolo. 

Isla de Rombloo; puerto de Romblon; pueblo de Rom- 
bion; aguada; luz; islas de Lugbung; Alad y Cobra- 
dor; la costa; gran sonda; isla de Sibuyan; la costa; 
pico Sibuyan; bajo Prueba; recursos; arrecife NE. de 
Sibuyan; bajo de piedra de Afuera; bajo de piedra de 
adentro; ensenada y visita de Magallanes 494 á 504 

Paso entre Sibuyan y Masbate; línea O. de escollos; is- 
lote y arrecife de Cresta de Gallo; bajo Romero; bajo 
Aubarede; bajo Roda; bajo Perseus; bajo Cervera; 
banco Seco; línea E. de escollos; bajo Reynoso; bajo 
Arana; bajo Pineda; bajo Montero; bajo Bennet ó 
Tortuga; bajo Carrasco; bajo Roldan; instrucciones; 
costa O. de Masbate; placer acantilado; punta Buguí; 
islote Gato; isletas Majaba, Nabuglut yBagumbanua; 



índice de las materias. XXI 

Páginas. 



islote Tumalaytay; bajo de coral; bahía de Nin; agua- 
da; isla Jintotolo; banco Elcano; bajo Circe 505 á 515 

Costa N. de la islaPanay; punta Nasog; punta Potol; 
isla Borocay; isla Carabao; punta Sabancogon; punta 
Ibahay; puntas Sigat y Apga; banco Pontud; punta y 
rio Acdan; la costa; puerto de Batan; ensenada de 
Sapian; islotes Mobay y Tuat; punta Colasi; rada de 
Capis; rio de Capis; entrada en el rio; fondeadero; 
pueblo de Capis; la costa; isla Olutaya; la costa; bajo 

Tucat; punta Bulacaue; corrientes 515 á 523 

Paso de Jintotolo; islotes Zapatos; Zapato Mayor; Za- 
pato Menor; bajo Cucaracha; islas Gigantes; Gigante 
N,; Gigante S.; fondeadero; placer de 6 á 20 metros; 

bajos fondos; instrucciones.. . 524 á 527 

Costa S. de Masbate; punta Jintotolo; seno de Asid; is* 
lote Naguran; bajos; islote Guinluhagan; islote Gui- 
lutugan; isla Naro Chico; isla Naro Grande ; islote 
Nabugtu; banco; islote Nagarao; isla Guinauayan; la 
costa; islote Tanguigui; bajo de coral; islote Gato; isla 
Carnasa; islotes Manoc; corrientes 527 4 53'2 

CAPÍTULO XL 

Estrecho de Ilo-ilo.— Estrecho del Tañon,— Estrecho de Cebú. 

Estrecho de Ilo-ilo. 

Grupo de islas y bajos al NE. de Panay; islote Manigo- 
nigo; isla Nabunut; isla Tulunanaum; isla Balbagan; 
islas Gigantes; isla Binuluangan; isla Calaguan; isla 
Sicogon; isla Cañas; bajo Carmencita; canal de Sico- 
gon; isla Lugínut; islas Bayas; isla Pan de Azúcar; 
bajo; islote Culebras; bajos fondos; isla Tagü; isla 
Malangaban; isla Bulubadiangan; isla Danao; isla 
Sombrero; isla Bagabú; isla Tagubanhan 534 á 541 

Costa E. de Panay; abra de Apiton; aguada; islote Ana- 
juayan; islote Ilacaon; saco al N. de isla de Negros; 
islote de Baliguian; isla Bantayan; islas Daong.. . . 542 á 547 

Isla de Negros; cosía N. y NO. de Negros; pasos de Bo- 



XXII DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO- 

Páginas 



caboc; isla de Bocaboc; la costa; bajo Turia; islas Bi- 
nanan; islotes Sal; islas Calabazas; bajo Pepitas; ban- 
co Iguana; islotes Siete Pecados; la costa; rio de lio- 
ilo; pueblo de Ilo-ilo; banco de Otón; la costa; punta 
Naso; isla Guimarás; costa O ; puerto de Santa Ana; 
aguada; mareas; seno de Igan; punta Lusaran; estre- 
cho de Guimarás; costa E. de Guimarás; islas y ba- 
jos; islas Nabunga y Nadulao; islotes Unisan 547 á 559 

Costa O. de la isla de Negros; mareas; establecimiento 
de puerto; unidad de altura; corrientes ; navegación 
de Manila á Ilo-ilo; de Ilo-üo para el S 560 á 565 

Estrecho del Tañon; costa E. de Negros; rio Danao; 
punta Ticlin; punta Tabón; isla y fondeadero del Re- 
fugio; carbón; punta Jilaitan; volcan de Malaspina; 
punta Panay; punta San José; punta Tayasan; la cos- 
ta; punta Teca; islas Bais; rio Tanay; banco; punta 
Amblan; punta Tagba; punta Sibulan; punta Duma- 
guete; punta Bacon; punta Dauin; punta Zamboan- 
guita; isla de Apo; puerto Siyt; mareas; punta Bom- 
bonon; puerto Bombonon; costa SO.; punta Matatin- 
dog; punta Binigsian; islotes Danjugau y Agutayan; 
punta Sojoton 566 á 5M 

Isla de Cebú; costa O.; punta Bulalaqui; islote Choco- 
late; isla Malapascua; punta Tapilon; punta Ganda- 
ya; pueblo y rio Gandaya; isla Guintacan; punta Ca- 
uit; isla Jitbitnil; seno de Daijagon; punta Mangcao 
y rio de Lambusan; punta y rio Jaligue; pequeño 
puerto de Batanan; ensenada y rio Tuburan; punta 
Tuburan; recodo de Langugon; aguada; punta de 
Buen Abrigo; la costa; punta y ^ensenada de Balam- 
ban; ensenada Calavera; la costa; punta Tajao; bajo 
Tajao; la costa; pequeño seno de Pinangomajan; pun- 
ta Gorda; ensenada Barili; punta Dumanjoc; punta 
Copton; islote Pescador; ensenada Badián; ensenada 
de Matitinao; la costa; punta Colasi; punta Liloan; 
entrada Sur; sonda; paso; corrientes 580 á 596 



ÍNDICE BE LAS MATERIAS. XXIll 

Páginas. 

CAPÍTULO XIL 

Mar de Cebú. 

Costa E. de la isla de Cebú.— Isla de Siquijor.— Isla BohoU— Costa O. de 
Leite,— Islotes Camotes. 

Costa E. de Cebú; ensenada de Bogo; arrecife; punta 
Saac; islote Capitancillo; bajo; islote Calangaman; 
bajo Calangaman; punta Bantulin; punta Caladman; 
puertecito de Bugut; la costa; punta Bagacay; luz, . 599 á 603 

Silanga de Cebú; la boca N.; torre Mandaui; isla de 
Mactan; fondeadero de Cebú; fortaleza de Cebú; ciu» 
dad de Cebú; punta Cauit; punta Lipata; banco Li- 
pata; bajo Narvaez; navegación de Manila á Cebú; 
fondeadero de Tinaan; carbón 604 á 611 

Punta Carcat; la costa; punta Argao; punta del Cerro; 
punta Dalaguete; corrientes; morro de Boljon; bajo 
de Mambaji; visita Mambaji; recodo de Boljon; punta 
Inisan; bajo Inisan; punta Oslob; isla Sumilon; punta 
delTafíon 613 á 618 

Isla Siquijor; punta Sandugan; ensenada de Canean; 
puntas Tanga y Pasigajan; arrecife ; punta Minalu- 
lan; bajo de 6 metros; la costa 619 á 622 

Isla Bohol y sus adyacentes; isla Lapinin; isla Tinuibo; 
isla Lapinin Cliico; banco de Danajon; islas Malica- 
boc y Bagambanua; isla Olango; costa SO.; puerte- 
cito de Calapé; isla Cabilao; isla Sandingan, ensena- 
da de Catagbacan; punta Laon; pueblo de Laon; 
punta Cruz; cerros de Ganmanoc; ensenada de Mari- 
bojo; bajo; pueblo de Maribojo; rio Abalan; islaPan- 
glao; punta Daljo; ensenada Panglao; bajo Panglao; 
pueblo de Panglao; isla Balícasag; punta Bolud; pun- 
ta Biquin; punta Dauis; la costa S.; silanga de Tag- 
hilaran; isla Pamiluan; bajo Cervera; gran sonda; la 
costa S.; península de Pugatin; ensenada de Guin- 
dulman; ensenada de Coblon; bajo 3 metros; paso E. 
de Bohol; isla Canigao; bajo Adán y Eva 622 á 635 

Isla de Leyte; costa O. de Leyte; isla Gigantangan; 



XXIV DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

Páginas. 



Tabia Chico y Tabia Grande; seno de Tabango y seno 
de Campopo; pequeño arrecife; islote y bajo Calan- 
gaman; puerto de Palompon; punta Daljugan; arre- 
cife; bahía Dupon; punta Gatiyoman; ensenada de 
Siapon; la costa; aguada; puerto Bello; rio Tuma- 

tistis; rio Jalobon; pueblo de Ocmoc. . 635 á 640 

Picos de Aslum y de Campoocan; pico de Maanga; la 
costa; islas Camotes; isla Pacijan; isla Poro; isla Po- 
són; la costa; grupo de Cuatro islas; la costa; punta 
Tuancan; pueblo MaasiD; isla Limasaua 641 á 644 

CAPÍTULO XIIL 

Paso entre Samar y Leyte. 

Mar O. de Samar.— Costa E. de Masbate. — Grupo de cinco islas. — Costa N. de 

Le/te. — Costa O. de Samar.— Estrecho de San Juanico, —Bahía de San Pedro 

y San Pablo.— Costa E, de Lejte.— Costa SO. de Samar. 

Paso entre Samar y Leyte; mar O. de Samar; costa E, 
de Masbate; puerto de Cataingan; islote Badlay; bajo 
Ordoñez; bajos del puerto; isla Bugtun; islote Balan- 
guingui ; grupo cinco islas; isla Tagapula; isla de la 
Mesa; isla Sibugay; isla Limbancauayan; isla Mari- 
pipi; islotes Sambabuas; costa N. de Leyte; isla de 
Biliran; canal de Biliran; isla Calumpijan 645 á 650 

Costa O. de Samar; fondeadero de Calbayog; la costa; 
punta Caparanasan; punta Traguan; islas Tagdaran; 
grupo de Libucan; isla Libucan-dacó; bajos ; punta 
Manearis; isla Buri; fondeaderos; foi^deadero de Cat- 
balogan; rio de Catbalogan; isla Majaba; la sonda; 
pueblo de Catbalogan, Carbón; islas Bangao 650 á 655 

Grupo de Canahauan; isla Canmamot; islotes Cambid- 
sos; isla Tangad; bajos; bahía Maqueda; isla Parasan; 
isla Buad; canal de Buad; canal de Janabatas; isla 
Jabualla; isla Janabon; isla Tanabaay 655 á 660 

Estrecho de San Juanico; angostura de Santa Rita; 
entrada S. del estrecho de San Juanico; punta Ca- 
mili; puerto de Panaluran; bajo fondo de punta Ca- 



índice de las materias. XXV 

Páginas. 



miU; manchón; puerto de Cancabato; la corriente; 
bahía de San Pedro y San Pablo; rio Vasey y cuevas 
de Sojoton, isla Guinamoc; islote Dio; costa £• de 
Leyte; la costa; ensenada de Ginunagan ; isla Pa- 
naon; puerto de Liloan; punta S. de Panaon; ense- 
nada profunda; costa S. de Samar; punta S. de Sa- 
mar; arrecife; Manicani; fondeadero 661 á 67^ 

Contra-costa de Samar; puerto de Borongan; vientos. • 672 á 67 G 



CAPÍTULO XIV. 

Estrecho de Surigao.— Cosía N. de Mindanao. 

Estrecho de Surigao; isla Sulian; isla Maihon; isla Di- 
nagat; puerto Carmen; aguada; islas sobre la costa 
SO. de Dinagat; siianga de Gapó; pueblo de Dinagat; 
isla Gipdó; isla Simiion; bajo Satán; isla Danao-da- 
nauan; islotes Cabilan; grupo Unip; la costa; islaGi- 
buson; paso de Ginatuan; costa NE. de Mindanao; 
pueblo de Surigao; fondeadero en Surigao; mareas; 
establecimiento; unidad de altura; fondeadero de Bi- 
tambilan; islote Basul; bajo Otíate; banco Belcebú; 
la costa; grupo de Guinatuan; isla de Cabusuan; is- 
lotes Nagubat; islotes Yangaba; punta Tugas; mon- 
te Legaspi; la Ballena; punta Cauit; isla General ó 
islotes adyacentes; salida al Pacífico por el paso del 
E. ó de Ginatuan 678 á 689 

Isla Siargao; arrecife del NO.; isla Jalian; arrecife del 
SE.; puerto Pilar; siianga de Dapá; la laja; bajo 
Quico; bajo Barrabás; arrecife Dapá; puerto Cacub; 
Mareas; establecimiento; unidad de altura; puerte- 
cillo de Sapao; islas Bucas; isla Bucas grande; Bucas 
del medio; Bucas del E.; banco; puerto Castilla; 
puerto Sibonga; islas Lajanosa y Anajauan; carbón; 
paso de Surigao; paso del E.; vientos; mareas; cor- 
rientes; hileros; remolinos 690 á 701 

Costa N. de Mindanao; punta Bilaá; placer de arena; 
punta Madilao; la costa; bahía de Butuan; rio Bu- 



XXVI DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

páginas. 



tuan; pueblo de Batuan; punfca Dinata; punta Sipaca; 
la costa; comentes; punta Bagacay; isla Camiguin; 
fondeadero de Catarman; la costa; médano de arena; 
islote Bantigui; volcan de Camiguin; sonda; punta 
Gorda de Mindanao; fondeadero de Balingasac; ban- 
co Constancia; bajo Alutaya; bahía de Macalajar; rio 
Cagayan; pueblo de Cagayan; fondeadero de Cagayan; 
fondeadero de Opol; bajos de Malugan; fondeadero 

de Alubigit 70!! á 710 

Bahía de Iligan; punta Salaung; rio y pueblo de Iligan; 
bahía de Panguil; bajos fondos de la boca; fondeadero 
de Misamis; punta Tabú; punta Divalan; punta La- 
yaban; pnnta Polo; isla Sibaquit; punta Bombón; 
punta Silla; ensenada do Murciélagos; punta Tagolo; 
corrientes; isla Silino; isla Aliguay; banco; seno de 
Dapitan; puerto de Talaguilong; rio de Dapitan; el 
Caracol; punta y rio Sicayac; pueblo de Dapitan; 
mareas; punta Blanca; Gran ensenada; la costa; pun- 
ta Dauit; punta Tabonan; punta Dauigan; ensenada 
de Dauigan; la costa; seno de Sindangan; punta Qui* 
pit; rio Qnipit; islotes Murciélagos; la costa; punta 
Panganuran; morro NO. de Mindanao; grandes son- 
das; vientos; corrientes; navegación desde el morro 
NO. de Mindanao al embocadero de Surigao 711 á 724 

CAPÍTULO XV. 

Costa O. de Panay .--Costa O. de Mindanao.— Estrecho de Bast- 
ían.— Costa S. da Mindanao. 

Costa o. de Panay. 

Punta Nasog; punta Pucio; fondeadero y visita Baroan- 
ga; isla Manignin; isla Batbatan; banco Carmen; ban- 
co Seco ó Pontud; banco Bullan; la costa; ensenada 
de Pandan; un manchón; punta Lipata; isla Marali- 
son; arrecife y pueblo de Nalupa; rio Sibalon; punta 
Dalipe; pueblo y fondeadero de San José de Buena- 
vista ; piedra Sombrero; variación de la aguja 726 á 732 

Banco Golconda; islas y arrecifes Cagayanes; banco de 



índice de las materias. XXVII 

Páginas. 

Nícholson, baaco Sultana; bajos al ENE. de Boom- 

boDg; costa SO. de la isla de Negros 73ít á 734 

Costa O. de Míndanao; puerto de Sauta María; punta 
Duliaguin; ensenada de Siocon ; ensenada de Pana- 
butan; punta Cauit; seno de Cauit; la costa; punta 
Placan; punta Nanga; punta Bato-tindoc ; ensenada 
deSibuco; la costa. 734 á 73B 

Estrecho de Basilan; banco Wüd Rover; costa de Mín- 
danao; ensenada y puerto de la Caldera ; puerto Cal- 
dera; fondeadero de San Mateo ; Zamboanga; pueblo 
de Zamboanga; aspecto; fondeadero; luz fija roja; 
islas de Santa Cruz; marcaciones; precaución; costa 
de Basilan; isla Coco; bajo Elena; isla Sibago; isla 
Lanhil; la costa; canal de Tietauan ; isla Tictivan ó 
Tictauan; arrecife Tietauan; rio y fondeadero de Ma- 
singloc, islaSacol; bajo Roldan; islas Tumalutan y 
Sinonog; bajo Angosto; bajo Tres brazas; islaMalani- 
pa; vientos; mareas; establecimiento medio; unidad 
de altura; corrientes; navegación del estrecho; de Ma- 
nila á Zamboanga; de Zamboanga para el N. .... 739 á 75B 

Costa S. de Míndanao; seno de Sibuguey; grupo de Pa- 
nubigan; punta Vitalí; puerto Banga; islote Pándala- 
san; banco Circe; veril peligroso; isla Olutanga; seno 
de Dumanquüas ; senos de Tautanang y de Turna- 
lung; seno de Tumalung; Busilanga ó Talusan, isla 
Lapinigan y punta Maguikan ; puntas Pagalungang^ 
Tagasá y Colacola; indicaciones para entrar en Buasi- 
langa; seno Kadat y estero Daná; punta Kamuntajá; 
puntas Tuntalon y Tambacban*; seno de Atinundas; 
isla Laparay; seno de Dumanquilas; bajo Aoha; costa 
de Lapiranan; grupo Kidabun; laja Piratas; grupo 
Cherif ó Nipa-Nipa; isleta Lapinigan; pueblo de Silu- 
pa; bajo; islas Kabak; estero Kumalaran; seno Igat; 
aguada; bajo; islote Tritón; seno de Maligay-Ban- 
ganga; península Baganian; fondeadero cerca de Fie- 
chas; aguada; islote Paniquian 759 á 771 

Bahía Illana; bajo Rios; Takat-paridó; puerto de Dinas 
Sambulauan; instrucciones; fondeadero S. del puerto; 
mejores circunstancias para fondear; estero Pisa, rb 



XXVIII DEEROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

Páginas. 



Dioas y población; islas Ticala, Sagayaran y su fon- 
deadero; ensenada de Pagarían; bancos de coral; ríos 
Tabag-ang, Laban-ang y Bayao; fondeadero y pobla- 
ción de Tucuran; la costa; seno de Sigayan ; punta 
Sigayan; seno de Marga; fondeadero deBarás; pobla- 
ción de Malabang; lagunas de Lanao ; Lalabuang y 
Balabagan; bajo Pinatayan ; ensenada de Matimus 
Abung-abung ó Telian; fondeadero; senos de Lusa* 
f/en y Laíabuguen; súbanos, moros 771 á 78Í 

Puerto de Pollok; la costa; estero de Sampinitan; este- 
ro Lubi; estero Boayan; seno de Parang-Parang; 
punta Lalayanga; bajo ó restinga de Sugut; seno Su- 
gut; seno y población de Kidamak; punta Panga; fon- 
deadero para buques grandes; habitantes indígenas; 
vientos; mareas; corrientes ; Pollok; isla Bongo; la 
costa; descripción; estero Bucalan; rio y pueblo de 
Simoay; estero Sambulanan; pueblo de Sambial; pue- 
blo de Sapang-aug; rio Grande de Mindanao; Navega- 
ción de Pollok á Cotabato; estero de la Supanga; es- 
tero y población de Kalanganan; estero y población de 
Manobo; estero Masulut ó Manday; estero Matampay 
y punta Nes; fondeadero de Cotabato; estero y pobla- 
ción de Katuli;Gotabato; sonda del rio; estero Tarbon; 
barras de los esteros; isla y estero de Timaco; boca S. 
del rio Grande; cordillera, pico Cogonal; la costa. . . 783 á 798 

Punta Tapian; punta Manangula; montes, rio y pueblo 
de Tubuan; punta Lugus; punta Lúput; seno de Le- 
sa; seno de Balal; bajo Huidobro; seno deLinao; seno 
de Mati; la costa; puerto de Lebak; ensenada de Ba- 
siauang; bajos de Danauan, ensenada de Tuna; ar- 
recife; punta Pola; gran sonda; punta y monte Bu- 
cod; punta Bul; otro arrecife; bahía de Sarangani; 
fondeaderos; seno y fondeadero de Makar ; aguada; 
pueblo y rio de Mluk; fondeadero de Mluk ; aguada; 
comunicación entre Mluk y la laguna de Buluan; 
entre Mluk y el seno de Casilaran; costa E. de la ba- 
hía; puertecillo de Sapo; fondeadero y rio de Glan- 

Masilá; punta Sumban 798 á 810 

Punta S. de Mindanao; Tucapanga; Balangunan; punta 



índice de las materias. XXIX 

Páginas, 

Baüos; punta Panonis; islas Sarangáni; isla Balofc 

Graade; fondeadero de Dung; corrientes; punta Vay; 

seno de Túbal; aguada; seno de Minik ; isla Balot 

Chica ó Sarangani; puerto Patuco; punta Tiain; un 

manchón; puerto de Tumanao; aguada; puerto Boay; 

arrecife; bajo fondo; isleta Olanivan 8tO 4 g^g 

Seno de Davao; Davao y su rio; valizas; entrada en el 
rio; fondeaderos; enfilaciones; punta Santana; Abdao; 
aguada; Ipil; Lanang; punta Pagquiputang; aguada; 
indicaciones para tomar el freu ; corrientes y reve- 
sas del rio; isla de los Tres Arboles; fondeadero; bajo; 
rio Panacan, aguada; rio y ranchería de Lassang; rio 
y ranchería de Tagun; monte de los Ocho Picos; ran- 
chería de Tibamban y punta Bayagua; rio y ranche- 
ría de Libagano; fondeadero y ranchería de Madauan. 819 á 82G 

Rio y pueblo de Hijo; rancherías de Langan, Lampini- 
gan y Coambug; islas Pandasan y Copia (fondeadero); 
monte más alto; punta Parara; punta Lahi; islas de 
Cruz; Matiao; aguada; ranchería de Linao; punta 
Arenas; seno de Mapanga; ranchería y rio Sumbug; 
ranchería de Bato-bato; ensenada de Moneada; visita 
y fondeadero de Sigaboy; isla de Sigaboy; bajo de Bu- 
rias; ranchería de Bug-bug; Timbaulan; punta Poda- 
da; ranchería de Losun; Cavítaogan y Tagavivi; pun- 
ta Sioc; puerto de Lanigan; aguada 826 á 830 

Cabo de San Agustín; isla de Samal; fondeadero de 
Malipano; ranchería y rio Binuni; ranchería de Linao 
y rio Binulin; fondeadero para los NE.; punta S. del 
freu; Bungas; aguada; punta Bassa; fondeadero para 
los Sures; Ligua; aguada; punta Paet; fondeadero de 
Pangubatan; punta Maputian ó punta Arenas; isla 
Talicut ó Guisoc; fondeadero; instrucciones; mareas; 
cambios de la corriente; mareas y corrientes en la 
costa S, de Mindanao .,...• 830 á 835 

Islas entre Mindanao y Célebes; islas Carcaralong; islas 
Tulur ó Silibabo; fondeadero; recursos; Tulur ó Ka- 
rekelang; escollo; rocas Iflgenia; islas Meangis; isla 
Sanguir; fondeadero; recursos; mareas; Siao; Tagu- 
ianda; Bejaren; grandes sondas , . . , 836 á 84í 



XXX DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 



Páginas. 



Costa Oriental de Mindaaao; cabo de San Agustín; bajo 
del SE.; puntas Baluc y Camamaonan; punta ó islote 
Luban; fondeaderos para los Sures; aguada y ranche- 
ría; Cabuayan y punta Salasala; aguada; puntas Na- 
gas, Másala y Macaoran; puntas Alo y Tumadgo; ba- 
hía de Pujada; Magum; aguada; Macambol (fondea- 
dero); Dañan; punta Tafeaidaga; Balibago ó puerto 
Balete; punta Camainsí; Tabayagas; visita y rio 
Mati; Guan-guan; puntas Batiano y Taganilao; punta 
Lamigan; isla Pujada; isla de üanivan; seno de Ma- 
yo; punta Gorda; punta Flaca; ensenada de Yuca- 
tan; punta Tugubum; rancherías deBagnan yDugan; 
visita de Mampanon (aguada); punta y ranchería de 
Maglubun; punta Buan; aguada; visita de Manay y 
punta Bunga; aguada; punta Pusan; Caraga y su rio; 
Tabú (fondeadero para Sures); punta Sancol y Bacu- 
lin; bajo; visita de Manurigao (aguada); visita de Ba- 
culin; punta Langugon; punta Daguet; ensenada de 
Baganga; rio de Baganga; punta Lambajon; visita de 
Dapuan; pueblo, rio y punta de Quinablagan; idea de 
las corrientes y revesas en la costa; ensenada de 
Bíslig; ensenada de Liangan; punta Cauit; corriente. 841 á 857 

CAPÍTULO XVI. 

Archipiélago de Joló.—Mar de Mindoro. 

Grupo de Basilan. — Grupo de Joló.— Grupo de Taui-Taui.—Costa NE. de 
Borneo.— Islas j escollos en el mar de Joló. 

Grupo de Basilan; isla de Basilan; silanga de la Isabela; 
establecimiento militar de la Isabela; aguada; ma- 
reas; cambios de las corrientes; cabezos; fondeadero 
de Malamaui; isla Lampinigan; bahía de Maluso; 
mareas; vientos; isla Teiuga; islas Calublá; rocas 
Griffin; placer de la Favorita; isía Baluk-baluk; isla 
Mataba; bajo Mataba; isla de Pilas; bancos de coral; 
arrecife Bato-Balu; canal de Pilas; islotes Teinga* 
Laquit y Odel; isletas TengolaUi Takela, Dañan y 



índice de las materias. XXXI 

Páginas. 

las dos Langasmate; Tamuk; Dos Bolod; bajo dos 
metros; manchones; islas Tataran y Lanauan; sonda; 
comentes; isla Tapeantana; isla Babuan; islas Sali- 
pen; canales; islas Belauan; grnpo de Balanguingui; 
Bangao y Límisa 858 á 870 

Grupo de Joló; isla de Joló; aspecto; clima; población; 
islas Capual y Bitinan; bajo Goitia; isla Bitinan; 
puerto é isla Tulayan; isla Gujangan; la costa; rada 
de Joló; mareas; aguada; la costa; isla Tuiian y roca 
Bufson; bajo Matos; islas al N, de la rada de Joló; 
islas Pangasinan y Marongas; islas Cabucan y Bu^ 
buan; isla Hegad; islaMinis; banco Aguirre; isla Pan- 
cotunan; isla y restinga Teomabal; banco Tacut Pabu- 
nuan; roca Halcón; costa SO. de Joló; isla Salude; en- 
senada de Maibun; bajos de Batolaqní; islaTeomabal; 
islasPatiany Lumbian; mareas; seno Tutu; isla Pata; 
costa SE. de Joló; piedra Steep; islas Tapul y Lugus; 
islas Cabingaan; islas Siassi y Lapac; isla Siassi; isla 
Tara; banco dei Swinger; canal entre Siassi y Lapac; 
isla Lamenusa ; instrucciones ; isla Lapac; islita 
Selum; isla Manubol; isla Tapaam; instrucciones. . . 870 á 891 

Grupo de Taui-taui; variación de la aguja; islas de 
Taui-taui; mogote Parangaan; piedra; isla Maniaco- 
lat; isla Bubuan; paso de Tapaam; bajo Cresta de 
Oía; banco Tapaam; grupo de Kinapusan; isla Ca- 
cataan; Sigboyó; isla Tambagan; isla Bas-bas; isla 
Pajumajan; canal de Bas-bas; isla Tabulunga; isla 
Daluman; isla Tancan; isla Baturapa; piedras y 
manchones; isla Tonkian; isla Tubulutubu; isla Ta- 
cuc; sonda; instrucciones; islas Simaluk y Kuad Ba- 
sang; isla Luran; isla Ubian; grupo de Tabuan; isla 
Magpeos; isla Tagao; islas Tancolaluan y Pandanan; 
isla Pasegan Samal; isla Pasegan Guimba; Calupag 
Chico; Calupag Grande; fondeaderos; mareas; isla 
Taui-taui; canales al E, de Taui-taui; canal de Noche- 
Buena; navegación; advertencia; aguada; canal; Ca- 
laitano; canal de la Verbena; canal de Maipat, canal 
de Gamba-camba; canal de Sipungut; canal del N. de 
Tandubas; islas Tandubas; Secubuan y Lutuan; isla 



XXXII DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

Páginas. 

Mantabuan; embocar el canal; canal Paragua; isla 

Bañaran; canal O, de Bañaran; arrecife deBasibuli; 

arrecife de Biloc-biloc é isla Bilatan; canal de Balsei- 

ro; islas Simonor y Mannc-Manca; isla Laa; islote 

Sanguisiapo; Bongao; isla Sanga-Sanga; canal de Si- 

manalé; isla Papahag; puerto de Bongao; aguada; is- 

lotillo Tangú; navegación; la costa; canal y macetas 

de Balimbin; islaLupa; isla Buan; macetas de Buan, 891 á 912 

Bahía de Taui-Taui; canales interiores; costa N. de 
Taui-Taui; fondeadero de Bas-bas; puerto Dos Ami- 
gos; islas y puerto Tataan; aguada; fondeadero de Si- 
manalé; corrientes; vientos; mareas; isla de Sibutu; 
paso de Pangutarang; Ubian del N.; Malicut; Tiul; 
Usada; Cunilan; isla Pangutarang; Pandusan; Cula- 
seín; advertencia; isla Laparan; isla Doc Can; Bilan- 
guan; Bombanan; Unan; Mamanuk y Lahat-Lahat; 
banco Perla ; banco Talantam; banco Domingo ó 
Sunday. . • . . . • • 912 á 924 

Costa NE. de Borneo; punta Unsang ; fondeadero de 
Unsang; bahía Darvel; bahía Sibocu ó de Santa Lu- 
cía; arrecifes del archiduque Federico; ensenada Fe- 
derico; isla Arena; fondeadero; mareas; islas Boom- 
Boom 924 á 928 

Costa NE. de Borneo; isla Car; ensenada Boom-Boom; 
rio Kinabatangan; puerto de Sandakan ; banco del 
Reno; bajo de la Nymphe; rocas Clotilde y Laurel; 
roca Ffolic; bajos 929 á 932 

Navegación desde Zamboanga ó la Isabela á Taui-Taui 
por el interior del archipiélago de Joló; paso del mar 
de Joló al mar de Célebes; paso del mar de Célebes al 
de Joló; vientos y corrientes 932 á 937 

Mar de Mindoro ó de Joló; islas Cuyos; fondeaderos; 
isla Canipo; bajo Santa Filomena; piedra Reina de 
los Mares; piedras Blanca y Sombrero; isla Agutaya; 
grupo de Quiniluban; islas Cagayanes y banco Gol- 
conda; isla Calusa; isla Cavilli y de Arena; arrecifes 
Tub-Bataha; arrecife Jessie Beazley; bajo Rosalía; 
isla Cumi-Cumian; rompiente Basterra; gran sonda; 
grupo de San Miguel; Manuk Manukan; fondeadero; 



índice de las materias. xxxiii 

Páginas. 



arrecife; pesca; arrecife de Java; isla Bancorao; 
grupo de Cagayan-Joló; aguada; fondeaderos; islas 
Muligi; isla Manbahenauhan; bajo; manchones de 
Muligi; arrecife de coral; banco de coral; instruccio- 
nes; escolios Pudsey Dawson ; arrecife del Meander; 
arrecife Viola; Kinapúsan; Bohan y Mandah; vien- 
tos; mareas; vientos en el mar de Mindoro; corrien- 
tes; barómetros. 937 á 954 

CAPÍTULO XVII. 

Desde la parte N. de Borneo á la del S. de la Paragtm.—Islas 
Balambangauy Bangüey^ Balabac y otras. 

Isla Balambaugan 955 á 96i 

Isla Bangüey. —Canal del O, de Bangüey, -Isla Mo- 
lleangan; costa del NO. y O. de Bangüey; piedra Rif- 
fleman; canal delS. de Bangüey; arrecifes del Minna. 961 ú 966 

Peligros del iNO. y N. de Borneo; bajo de Fuera; peli- 
gros del canal del S.; isla Mallaualló; peligros del E. 
de Mallauallé; islote Destacado; bajo del Paso. . . . 966 á 971 

Islas Patanunam, Pagassan, Lampassan; parte SE. de 
Bangüey; arrecife Carrington; peligros del SE. de 
Bangüey; instrucciones para el canal S. de Bangüey. 972 á 975 

Estrecho de Balabac; isla de Balabac; peligros frente á 
Balabac; arrecife Mosquito; gran arrecife de Balabac; 
arrecife Ada; bancos y bajos exteriores; puerto del 
Príncipe Alfonso; luz; instrucciones 976 á 991 

Costas N. y NE. de Bangüey; escollos de la parte NE. 
de Bangüey; arrecifes de fuera al NE. de Bangüey; 
costas y escollos del E, de Bangüey; Kahamkamman; 
bajo May- Williams; manchones Samson; islas y ar- 
reciles de Latean y Bancauan 992 '^ 996 

Gran arrecife Mangsee; gran canal del estrecho de Bala- 
bac; peligros y canal de Mangsee; instrucciones. . . 997 á lOU^ 

Gran peligro; canal de enmedio; instrucciones 1003 á 1004 

Banco Ray; bajo Ellis; arrecife y canal de Simanahan; 

bancos Doorly; peligro, isla y canal de Lumbucan. • 1005 á 1008 

Peligro y canal de Comiran 1008 á 1009 



XXXIV DEREOTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

Páginas. 

Isla, arrecife y canal de Nasubatta; arrecife Roughton; 

isla Candaraman; canal del N 1009 á 1011 

Estrecho del N. de Balabac; islas Secam, Bancalan, 
Mantangule y Canabungan; mareas y corrientes; ins- 
trucciones 1011 á 1014 

Islotes cerca de Bancalan; islas Pandanan, Bugsuk, Bo- 

uen, Apo, Gabung, Bian y Malinsano; canales. . . . 1015 á 1017 

CAPÍTULO XVIII. 

Costa Occidental de la Par agua. —Desde el Cabo Buliluyan 
á la bahía de Ulugan. 

Isla de la Paragua; cabo Buliluyan; punta Alimudin. . 1018 á 10^2^ 

Bajos Regente y Kamonga; bahías de Canipan, Sima- 
gup y Sepangou; montes; bajos Perigeo y Antílopes; 
manchón Coloby 1022 á 1025 

Bahía Marasí; barrancas de la Pagoda; monte Mantalin- 

gahan • 1026 á 1027 

Costa desde el islote Lita-Lita hasta punta Pampang- 

duyan; bahía de Eran. 1028 á 1030 

Costa desde la bahía de Eran á la punta Hummock; is- 
las Malapakun y Marantao. 1032 á 1033 

Islas Triple-cima, Manglar, do la Yerba y Nacoda; fon- 
deadero; bahías Taybayu y Traidora 1034 á 1038 

Costas entre la isla Doble y punta Larga; pico Victoria; 
sierra de Cortadura; isla Picuda; morro de Moorsom; 
punta Larga; rada de Apurauan 1039 á 1042 

Pico de Anipahan; monte Stavely; Anipahan; islotes la 

Gallina y los Pollos; monte Peel 1043 a 10^6 

Cabo del NO.; bahía Ulugan; mareas; instrucciones. . . 1046 á 1050 

CAPÍTULO XIX. 

Costa Occidental de la Paragua.— Desde la bahía de Ulugan 

al Cabo Norte. 

Bahías de San Pablo, del Botalón y de la Cruz de Mayo. 1052 á 1054 
Puerto Barton; bahía de las Reinas; punta y bahía de 



índice de las materias. XXXV 

Páginas. 



Pagdanan; monte y cabo Capoas; bahías de Imuruan 

é Inlulutoc; puerto de Malampaya; isla Tuluran. . . 1056 á 1064 

Estrecho del bloqueo; bahía Bolalo; estrecho del Es- 
fuerzo; bahías del Pirata, del Caimán y Malipú; Pan- 
col; rio Malampaya; Baulao; isla de la Tienda. . . . 1064 á 1074 

Islas Calizas escabrosas; bahía de Bacuit; islas Cauayan 

y la Caverna; pueblo de Bacuit 1075 á 108^ 

Costa N. de la Paragua; sondas.. ........... 1083 á 1084 

CAPÍTULO XX. 

Costa Oriental de la isla Paragua. 

Islas Úrsula, del Arrecife y Pirata; bahía Piedras; Tac- 
bolubu 1085 á 1089 

Bahía de las islas; islas Rasa y Arena; bahía de la Al- 
dea; puerto Princesa; bahía Honda; banco Pásig; 
banco Constancia; arrecife del Charybdis; islas Verdes 
y bahía de isla Verde 1090 á 1102 

Barbacan lUan; isla, establecimiento y canal de Duma- 
ran; isla Paly; islas Dalaganem; bahía de Tay-tay ó 
islas adyacentes 1103 á 1117 

Islas Caisian, Pinachíuyan, Mobanem y Malabuctum; 
bahía de las Aletas de Tiburón; isla Binulbulan; 
sondas 1117 á 1121 

CAPÍTULO XXL 

Paso de la Paragua.— Escollos en las proximidades del paso de la 
Paragua y á ambos lados de él. 

Escollos en la medianía de la derrota; bajos Luconia; 

rompientes de Luconia; bajo Friendship 1122 á 1125 

Bancos Vernon, Samarang y Saracen; bajo Luisa. . . . 1126 á 1127 

Isla Sandy; bajos Real Carlota, Víbora, Ottawa y Víbo- 
ra del N; arrecife Commodore y rompientes Roger; 
precauciones 1127 á 1130 

Escollos al O. de la derrota; bajos Halfmoon, Royal 

Captain, Bombay, Carnatic y flolmes 1131 á Í133 



XXX VI DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

Páginas. 

Escollos al E. de la derrota; bajos HerefordsUire; Regen- 
te del N.; Paraqua, Vanguard, Castillo Scalesby y 
ColliDgwood 1133 á 1136 

Manchones de coral; rompientes de York; bajos del 

Medio, Crescent y Capoas 1136 á 1139 

Escollos en las proximidades de la derrota ; bajos Swa- 
Uow, Ardasier, Glowcester, Investigator, Cayo ma- 
rino, Shea, Tomas, Investigator del NE., Pensilva- 
nia, Sabina, Lord Auckland, Brown, Amy Douglas, 
Fairy Qaeen, Routh y Templer 1140 á 1146 

Vientos en las costas de la Paragua; instrucciones para 

atravesar el paso de la Paragua; bordear 1146 á 115^ 



-íc>~^Ss38S>3^ 



Tabla de las posiciones de varios puntos del Archipié- 
lago filipiüo 1153 

Apéndice núm. 1.— Mareas en el Corregidor, Gavite, 

Balabac é Ilo-ilo 1183 

Apéndice núm. 2.— Mareas en la costa S. de Míndanao. 1191 
Apéndice núm. 3. — Noticia sobre el estado de la hidro- 
grafía en el Archipiélago filipino 1201 

índice alfabético • • 1^09 

Erratas 1^^31 

Carta índice del Archipiélago filipino al final. 



DERROTERO 



DEL 



ARCHIPIÉLAGO FILIPINO, 



CONSIDERACIONES GENERALES. 



Magallanes descubrió en Marzo de 1521 las islas Filipi- 
nas, llamadas así en honor del Príncipe de Asturias , des- 
pués Felipe IL * 

Las islas Filipinas forman un Archipiélago compuesto 
de una cadena de islas que se extiende do N. á S. 340 leguas 
próximamente: confinan por el N. y O, con el mar de China, 
con el de Célebes por el S., y por el E. con el Océano Pací- 
fico, y se hallan situadas entro 4"* 00' y 2r 30' lat- N., y los 
12r25:y 133°00Mong. E. 

Se distinguen tres grupos principales en este Archipiéla- 
go: la isla de Luzon al N., Mindanao al S., y separando es- 
tas dos grandes islas, el grupo intermedio de las Visayas, 
que con la isla de la Paragua, que sigue en magnitud á las 
extremas, sin contar los innumerables islotes y peñascos, 
componen una superficie total de 345.585 kilómetros cua- 
drados, ocupados próximamente por 6 millones de habi- 
tantes. 

ConstíAttcloii. Según las últimas investigaciones sobre 
la constitución geológica de este Archipiélago, resulta que 
se apoyan sobre masas de pizarras cristalinas, depósitos mo- 
dernos, unos de. seguro terciarios (eocénicos)y muchos otros 
más recientes aun; bancos de corales y arrecifes levantados 
con las mismas especies de moluscos que viven actualmente 

1 



11 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

en el Océano Pacífico. Los arrecifes de corales se unen por 
completo á los de formación actual y alcanzan una notable 
potencia: según los datos de Dana, miden en la punta San 
Diego, al S. de Manila, hasta 167 metros sobre el nivel 
del mar. 

El levantamiento dura todavía, así parece por lo menos 
probable, aun cuando falten mediciones exactas. Según da 
Richtiiofen, una parte de las rocas Tolcánicas es más moder- 
na que las calizas numulí ticas, estas forman con las traqui- 
tas brechas groseras y aparecen encerradas en ellas. En los 
depósitos volcánicos, y apoyándose en los mismos, hay se- 
dimentos de menor antigüedad, cuya formación dura aun, 
así como la actividad volcánica. Esta se manifiesta en vivos 
y frecuentes terremotos. Tomada en conjunto, la extructura 
del Archipiélago corresponde á la de Java (!)• 

Yol^ane» 7 aspecto general. Los vivos y frecuentes 
terremotos que se sienten en este Archipiélago manifiestan 
la actividad volcánica que están sufriendo las Filipinas. En 
tpdas sus islas, que parecen de origen volcánico, excepta 
Cebú y Bohol, que se suponen formadas por bancos madre- 
póricos y por depósitos sedimentarios, existen volcanes, unos 
activos, y otros, el mayor número, apagados, que, relacio- 
nados, siguen próximamente una faja que corre de N. á S., 
como la vasta cordillera que presentan en su aspecto gene- 
ral las montañas de las islas, que no parecen otra cosa 
que cuerpos de esta cordillera 6 elevadas mesetas com- 
prendidas entre ellos y cortados por canales que los separan 
entre sí. 

La mayor parte de las islas son excesivamente corta- 
das y montuosas, terminando, en lo general, en numerosos 
picos y abruptas cimas de contorneadas y emboscadas 
laderas. 

Las islas mayores, además de las profundas recortadu- 
ras en sus costas, como bahías, ensenadas, etc., encierran 
lagos de más ó menos extensión y rios navegables en gran- 



(1) PorJ. Koth. 



CONSIDERACIONES GENERALES. 3 

des trozos, y en todas ellas innumerables pequeños rios, es- 
teros y arroyos que establecen la comunicación entre el mar 
y el pié de las montañas de donde bajan. 

Las costas del Archipiélago, en lo que respecta á las 
orientales, son escarpadas, con sólo algunos abrig<^ cuando 
en el seno de la costa hay alguna isla que lo defienda de los 
embates del Pacífico. 

En cuanto á las occidentales, las costas bañadas |>or el 
mar de China son accesible por sus bahías y pequeños puer- 
tos respecto á la isla de Luzon, llenas de bajos y de difícil 
navegación, desde Mi ndoro hasta Borneo, y muy hondables 
las situadas en el mar de Mindoro. A través de las islas^ y 
en sentido EO. , corren dos canales principales con mucho 
fondo, que dividen á las grandes islas extremas, Luzon y 
Mindanao, de las del centro 6 Visayas: el uno es el Estrecho 
de San Bernardino, frecuentado desde tiempo muy atrás por 
las embarcaciones que desde Europa se dirigen á Manila; el 
otro, que desemboca por el paso de Surigao, en el Pacífico, 
notable por haber recalado áél Magallanes, aunque no ofrece 
peligro alguno á la navegación por ser ancho, profundo y 
expedito, no es frecuentado. 

Los canales que separan las islas del interior son más 
strechos; unos, como el Tañon (entre Cebú y Negros), de 
fuertes corrientes y costas acantiladas; otros por el contra- 
rio, con poco fondo y llenos de pequeñas islas, ofrecen algu- 
na dificultad al que no es práctico de la localidad. Particu- 
larmente, la mar que se estiende próximamente desde el 
meridiano occidental de Masbate para el E. y SE., compren- 
dida entre esta isla de Ley te al N. , y las de Panay, Negros 
y Cebú al S., es un mar de sonda sembrado de bajos fondos, 
por el que es preciso navegar con la mayor vigilancia para 
prevenir cualquier accidente de varada, tan fácil en esta cla- 
se de mares de lecho madrepórico. 

Los veriles de las restingas y bajos se hallan general- 
mente cortados á pique, y como la mayor parte de las islas 
del Archipiélago les rodean fajas de corales que, ó se apoyan 
en las mismas islas sin que sus bordes formen arrecifes pro- 



4 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

píamente tales, 6 constituyen verdaderos arrecifes, arrecifes 
costaneros ó barras, estos últimos siempre más raros, que 
vienen á estrechar ks innumerables brazos de mar, inter- 
mediarios entre unas y otras islas. 

El ellma del Archipiélago B'ilipino es cálido, uniforme y 
muy húmedo; la temperatura máxima anual alcanza sólo la 
temperatura media alta de SO^IO centígrados; la cantidad de 
lluvia es asombrosa, 3073^"* ; la humedad media del aire 
es de 63'93 0/0, y la presión media de la atmósfera de 
754,74 ^^' 

Las estaciones se distinguen en estación de secas y esta^ 
cion de lluvias, según las monzones que la determinan. 

En general, de Mayo á Octubre, la monzón del SO. lleva 
las lluvias á las comarcas espuestas á estos vientos, y de 
Octubre áMayo sopla la brisa ó monzón del NK, que trae el 
buen tiempo á las tnismas comarcas, lo contrario acontece 
en la contra costa ó costa oriental, que las lluvias coinciden 
con los vientos del NE. y el buen tiempo con los del SO. 

Los meses de Marzo y Abril y hasta Mayo (principio de 
las lluvias), aunque son los más calurosos del año, y los cor- 
respondientes del otoño, son los más deliciosos de las islas; 
los fuertes calores que se sienten en esta época, templados 
por las brisas alternativas de mar y tierra, refrescan el aire 
y se soportan fácilmente. De Junio á Octubre en que la mon- 
zón del SO, está bien caracterizada, es la estación de lluvias 
y temporales acompañados de torrentes de agua que duran 
á veces varios dias, produciendo en muchos puntos grandes 
inundaciones. De Octubre á Mayo , durante la monzón 
del NK, el tiempo es generalmente despejado y seco, es la 
estación llamada invierno y la más apacible que se disfrutg. 
en el Archipiélago; siendo los meses más frios del año los 
de Noviembre, Diciembre y Enero, en los cuales soplan los 
vientos del N. 

Como todos los países tropicales, las Filipinas son visi- 
tadas por esos grandes fenómenos atmosféricos que destru- 
yen todo en la naturaleza. 

Los baguios ó huracanes, que no' tienen época fija para 



CONSIDERACIONES GENERALES. 5 

sü aparición; pero que se experimentan más particularmente 
€a los equinocios, y sobre todo en el de otoño- 

Los temblores de tierra, cuya nomenclatura es bien lar- 
ga en estas islas, destruyendo sus pueblos y cambiando el 
suelo; las inundaciones de que hemos hecho mención y que 
suceden principalmente de Junio á Noviembre, ocasionan 
también grandes desastres* 

Los aires de estas islas generalmente son muy sanos; sin 
embargo, los vientos de tierra, atravesando bosques vírgenes 
y lagunas pantanosas, engendran muchas calenturas inter- 
mitentes: las enfermedades más comunes en el país son la di- 
sentería crónica; también son frecuentes las enfermedades in- 
flamatorias, las erupciones cutáneas, los catarros y la fiebre. 

Produeeloncs. Gracias á la posición geográfica de este 
Archipiélago y á las diferencias climatológicas subsiguien- 
t^s á la disposición de sus islas, aumentada f>or la orografía 
del terreno, las Filipinas están e» admirables condiciones 
para la agricultura, obteniéndose allí los productos de la 
2ona tórrida y de las templadas, las palmeras y los pinos, la 
pina, el trigo y la patata. Su suelo es de una gran riqueza 
mineral; sus valles y llanuras de una fertilidad notable y 
propia para cultivos especiales. 

Carbón. Este mineral se encuentra en estas islas en nota- 
ble abundancia, pues además de las cuencas carboníferas del 
S. de Luzon y de Cebú, que por sí solos bastarían á colocar 
en primer término el carbón entre los minerales de Filipinas; 
no son, sin embargo, las únicas comarcas en que este com- 
bustible se presenta, como vamos á manifestar ligeramente. 
Cuenea earbonlffera al S. de Eiuaeon. Be los diferen- 
tes afloramientos encontrados hasta el dia al S. de Luzon é 
isla de Samar, puede suponerse la existencia de una cuenca 
carbonífera de considerable extensión, reconocida en la di- 
rección de NNO. á SSE- próximamente; y que empezando 
en las tierras de Caramoan llega hasta la costa occidental 
de Samar en las inmediaciones de Catbalogan, capital de 
esta última isla; es decir, en una extensión que no bajará de 
unas 30 leguas. 



«' PERROTIEG DEL ABCHIPIÉLM^O FILIPINO . 

Ite €sta lou^tud hay que descontar la parte sumergida 
en los senos de Lagonoy y de Albay, y en el estrecho de San 
Bernardino; lo cual reduce ciertamente la extensión utiliza- 
ble de la cuenca; pero la deja, sin embargo, de suficiente^ 
importancia para figurar en primera línea entre las recono- 
cidas hasta ahora en el Archipiélago. 

Cuenca earbenifera de Ceba. Las cinco capas com* 
bustibl^ rewnocidas hasta ahora entre ki cordillera diviso- 
ria d central de la isla de Cebú y el gran banco de caliza 
blanco-azulada y bastante dura que sigue una dirección 
próximamente paralela á la costaorientaly los recientes des* 
cubrimientos de capas d^ carbón en la isla de Negros, situa- 
da al E. de la Cebú, y casi paralela á ella, hace sospechar 
con bastante fundamento que todas ellas . forman parta de 
una misma cuenca que, apareciendo en las vertientes occi- 
dentales de Cebú y en las orientales de Negros, pasa por de- 
bajo del estrecho del Tañon, que separa ambas islas, si es 
que las corrientes de aquel estrecho no han denudado las 
impas que forman la cuenca 

JLfleramletiiés de earbon. Se han descubierto en dis- 
tintas épocas en otros muchos puntos de las islas; tales son,. 
por ejemplo, los afloramientos que aparecen en la pequeña 
isla de Semerara, donde las capas se presentan en la misma 
costa, aunque cubiertas por las aguas á pleamar ; en la pro- 
Tinciade Tayabas, en el distrito de Surigao, en la parte NE. 
de la isla de Mindanao, en el seno de Sibuguey, costa de la 
misma isla, etc. 

De 1^ pruebas verificadas con objeto de probar la cali- 
dad del carbón de la provincia de Albay (S. de Luzon) y los 
do la isla de Cebú en varios vapores del Estado y del comer- 
cio, el resultado fué completamente satisfactorio, á pesar de 
las malas condiciones en que se llevaron á cabo, hallándose 
el carbón desmenuzado por los trasvases y con las impurezas 
propias de una explotación superficial, dándole cualidades 
análogas á las del carbón de Australia, que ordinariamen- 
te se consume en estos países, con la ventaja ^sobre él de 
ser menos betuminoso y ensuciar, por lo tanto, mucha 



CONSIDERACIONES GENERALES* 7 

menos los tubos de las calderas; circunstancia muy reco- 
mendable para toda máquina, y sobre todo para las má- 
quinas marinas. 

Metale»* Entre los metales descubiertos, manifestare- 
mos: los de hierro en pizarras cristalinas, el hierro magné- 
tico al pié de la sierra de Bacacay, al S. de Paracali, y los 
hierros de las cercanías de Angat-Kupang, provincia de Bu- 
lacan. 

No se sabe nada positivo respecto á los ricos criaderos 
de cobre del N. de Luzon. Hay depósitos considerables de 
este metal en Mancayan, distrito de Lepante, situado entre 
las provincias de Cagayan é llocos. 

En muchos sitios se lavan arenas auríferas, ricas en 
hierro magnético , y procedentes de la descomposición de 
pizarras cristalinas. 

El oro se halla, además de Luzon, en Mindanao, Sibu- 
yan, Panay y Dinagat; el mercurio probablemente en Leyte; 
el cobre nativo, reducido á polvo finísimo, y la pirita de 
cobre, en Mindanao¿ 

lia produceton minera de este Archipiélago (según la 
Memoria geológica- minera escrita en 1876 por el ingenie- 
ro D. José Centeno), se reduce á cortas cantidades de cobre 
del establecimiento de Mancayon, distrito de Lepanto, y á 
más cortas aun de hierro de la provincia de Bulacan, y de 
oro en varias provincias; estos últimos metales se entregan 
al consumo en la localidad en peq[ueñísimas partidas. 

En cuanto al carbón, que es sin disputa el producto mi- 
neral más interesante de Filipinas, hace ya algunos años que 
nada se produce, habiendo cesado casi por completo las anti- 
guas explotaciones de Cebú (Guila-Guila, Uling y Ai- 
pacó), y no hallándose aun en producción las nuevas de la 
misma isla (Compostela y Danao) y las de la provincia de 
Albay (Sugud y Batan). 

La cantidad total de carbón que desde el descubrimiento 
hasta la fecha se ha extraído en los distintos puntos de ex- 
plotación, se calcula aproximadamente, teniendo en cuenta 
los datos proporcionados por las empresas y los adquiridos 



8 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO . 

en vista de las escavaciones practicadas, en 21.000 toneladas 
en la íorma siguiente: 

(Güila. Güila...) 

Cebú.. ÍUling \ 17.000 ton. 

(Alpaco ...) 

Compostela 200 

Albav ÍBatan. 3.000 

^^^^y* ÍSügüd 200 

Otras provincias 600 

Total. , . , . • 31.000 fco^- 



VIENTOS. 

MONZONES AL S. DE LA INDIA, MAR DE CHINA Y ARCHIPIELAGO^ 

FILIPINO. 

Las variaciones anuales del termómetro son para la at- 
mósfera una causa de continuos movimientos. El máximo de 
temperatura sigue al sol en su rotación alrededor de la 
tierra. 

Las dilataciones y contracciones sucesivas que origina 
esta periodicidad determina el desplazamiento alternativo 
de masas de aire más ó menos considerables. 

En la superficie de los grandes Océanos, *el máximum de 
temperatura se traslada con lentitud en el trascurso del 
año; pero en el mar de la India, en el *de China, y en los 
mares que rodean al extenso Archipiélago asiático, causan 
tan gran perturbación la posición y configuración orográfica 
del continente asiático, y lo erizado de altas montañas de ese 
Archipiélago, que el predominio de las tierras, y las dife- 
rencias que constantemente existen entre ellas y la mar 
trastornan la regularidad de los vientos alíseos. 

Las variaciones anuales de temperatura entre el Conti- 
nente asiático y los mares que le rodean de Madagascar á 
Nueva-Guinea y de Nueva-Guinea al Archipiélago del Ja- 
pon, modifican la circulación general de la atmósfera, dando 
origen á unos vientos regulares, cuya dirección cambia pe- 



CONSIDERACIONES GENERALES. VIENTOS. 9 

riddicaraente cada año, siguiendo el curso de las estaciones, 
vientos conocidos de tiempo muy antiguo, que se les designa 
con el nombre de monzones, palabra derivada, según unos, 
del malayo rnoussm, y según otros, del árabe maudm, que 
arabas significan estación. 

Los trabajos modernos de los meteorologistas sobre estas 
monzones las dan á conocer en todas sus partes y las descri- 
ben del siguiente modo: 

Al S. del Ecuador, desde los 36* hasta los 10» lat. &, y 
de Madagascar á Australia el aliseo del SE. reina durante 
todo el año como en los grandes mares Pacifico y Atlántico. 
La zona de calmas desciende durante nuestro invierno hacia 
ios 10° lat. S. sin que pase más allá de este límite. 

De Octubre á Abril el alíseo del SE. se detiene á los 10* 
lat. S. Durante ese tiempo, al N. del Ecuador, en el mar de 
la India y golfo de Bengala, de Sumatra á la costado África, 
así como en el mar de China y Archipiélago filipino el alíseo 
del NE. reina como en el Océano Pacífico y Océano Atlán- 
tico. Pero del mismo modo que en el Océano Atlántico el 
alíseo del SE. atraviesa la Línea para extenderse en el he- 
misferio N. y aun en este movimiento va rolando sucesiva- 
mente al S. y al SSO; de igual manera el alíseo del NE. pasa 
la Línea para prolongarse en el mar de la India hasta los 
10° lat. S.; pero como á la vez atraviesa paralelos de menor 
extensión y por consiguiente de velocidades decrecientes, 
ganando hacia el E. se adelanta sobre ellos y se trasfórma 
progresivamente en vientos del NNE., del N., del NNO. y 
del NO. 

Lo contrario sucede durante el verano. El centro.de as- 
piración pasa sobre el continente asiático; el aliseo del SE. 
se prolonga hacia el N., y al pasar el paralelo de lO" lat. S. 
y avanzar para el Ecuador, se va acercando gradualmente á 
la dirección del Meridiano, y cuando lo ha atravesado, el de- 
crecimiento de los paralelos lo trasforman sucesivamente ea 
vientos del SSO. y del SO ; monzón que reina al N. del 
Ecuador desde Abril hasta Octubre y que se extiende por el 
mar de China y Archipiélago filipino hasta el del Japón y 



fO BIEROTIRO DíiL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

por el (kéaEO Faeífieo hasta el Meridiano de las islas Ma- 
ria&i^.. 

La gran extensión do las- monzones proviene del cambio 
ó salto tan considerable que efectúa dos vecas al año la 
línea de aspiración 6 la capa ecuatorial ascendente. 

Del J^uadpr á los 10^ lat. Si la monzón sopla seis meses 
del año del SSE y los otros seis del NNO* 

Los cambios de monzón no se yerifican bruscamente^ 
aonque el cambio se hace en menos tiempo que en los Océanos 
abiertos en dirección á los dos polos. 

La influencia de la declinación del sol sobre las monzones 
se manifiesta en el mar de la India, observándose que la 
monzón del SO. se entabla más tarde en los puntos situados 
más al N.; sin embargo, lo contrario sucede en el mar de 
China, en donde dicha monjzK^n aparece más tarde en su 
parte meridional que en su parte septentrional 

En el mar de Java y en el de las Molucas no se siente 
regularmente la monzón del SO; sino hasta un mes después 
de estar entablada en el mar de China. 

El cambio de las monzones se verifica en la segunda 
quincena de Marzo y Setiembre y en la primera de Abril y 
Octubre; pero en algunos parages ocurre una semana y aun 
un mes antes que en otros. 

Dicho cambio se verifica poco á poco y casi siempre 
acompañado de malos tiempos; sin embargo, al S. del Ecua* 
dor, aunque el tiempo sea malo á veces, los vientos nunca 
son recios* 

Cuando una monzón está próxima á concluir, se observa 
que la celajería alta corre en dirección opuesta á la del 
viento, y á veces muchas semanas antes de que se sienta el 
cambio en las regiones inferiores de la atmósfera. 

Como las monzones se internan mucho en el continente 
de Asia, la configuración de las costas, las islas, las cadenas 
de montañas y otras causas hacen que su respectiva direc- 
ción se modifique. 

En la India la dirección de la monzón es causa de las^ 
estaciones seca y lluviosa. En las costas occidentales, la es- 



CONSIDEEACIONES GENERALES. VIENTOS. If 

taeion de las lluvias corresponde á la monzón del SO., y en 
las orientales á la del NE.; es decir ^ que los vientos qué vie- 
nen de la parte del-mar traen geileralmente la lluvia, mien- 
tras que los que soplan de Merra traen el buen tiempo. 

Mar de Clifíia* Eli el mar dé China hay dos monzo- 
nes, que se llaman monzón del S* 6 del SO. y monzón del 
K ó delNEl, las cuales se suceden con intervalo de seis 

meses. 

Estas monzones, así como las del Océano Indico, no se 

declaran á un tiempo en todos los puntos de la región que 

abrazan. 

M onaso^i del JS0. La monzón del SO. comienza gene- 
ralmente en el mar de China háciamediados 6fines de Abril 
y reina hasta principios 6 mediados de Octubre; su vuelta 
uo esperimenta cada año más que unos 12 6 15 dias de re- 
traso ó adelanto. 

Se entablan antes en las proximidades de los golfos de 
Siam y de Tonquin y al largo de las costas del O. que en 
alta mar d cerca de las costas de China, de la Paragua y de 
Luzon. 

Sopla también más tiempo al S.del paralelo de 11° lati- 
tud N. que en la parte N. del mar de China, en donde cesa 
generalmente hacia la primera semana de Setiembre, y su- 
cede á menudo que los vientos del S. reinan hasta mediados 
de Octubre entre el estrecho de Singapur y Pulo Zapata, 
mientras que los vientos del K y del NE. soplan en la parte 
N. de la mar. 

Los vientos no son tan firmes al mismo rumbo en la 
monzón del SO. como en la otra monzón, esperimentándose 
en las proximidades á las costas la influencia de los terrales 
y virazones, de manera que es más fácil bajar para el S. 
contra la monzón del SO. que remontar hacia el N. con la 
monzón del NE. por la proa. 

Durante el mes de Mayo la brisa es generalmente floja y 
variable en la mar, y durante toda la monzón del SO. suelen 
soplar algunas veces vientos del E. y del SE. que duran 24 
ó 48 horas, principalmente en la parte N. del mar de China^ 



12 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

en donde estos vientos soplan á menudo en ambas mon- 
zones. 

La monzón del SO. se halla en toda su fuerza en Junio ^ 
Julio y Agosto, y durante estos meses es cuando sufre me- 
nos variaciones; en esta época el tiempo suele hallarse á 
veces toldado y muy lluvioso en todo el mar de China. 

En Setiembre los vientos varían á menudo del NE. al E. 
y al SE. Sin embargue, durante este mes los vientos del SO. 
dominan aun, los cuales se mantienen hasta la sizigia de 
primeros de Octubre. 

En esta época es cuando cambia la monzón, esperimen- 
tándose generalmente en ella un temporal del SO^ que rola 
al O. y al NO. con abundante lluvia. El mes de Octubre es 
malísimo mes para navegat por el mar de China; muchos 
años es sólo lluvioso y de ordinario se asegura bueno á fin 
del mes. 

En el golfo de Síam las monzones empiezan y acaban 
antes que en las otras partes del mar de China, siendo los 
vientos en general menos constantes. La monzón del SO- 
entra en Abril y sigue con lluvias incesantes en Mayo y 
Junio. Durante los meses de Junio, Julio y Agosto, así como 
en el mes de Mayo, despide el golfo de Siam chubascos es- 
tremadamente violentos, que se hacen sentir hasta Pulo 
Cóndor y Pulo Zapata. 

Cuando se vea subir la espesa celageria que anuncia la 
proximidad de estos chubascazos debe acortarse de vela in- 
mediatamente. Sobre la costa de Siam se encuentran á me- 
nudo desde Marzo á Mayo vientos del S. y desde Junio á 
Agosto vientos del SO., que soplan frescachones en las 
proximidades á Pulo Obi. En el mes de Setiembre los vien- 
tos son variables. En el de Octubre la monzón cambia con 
un chubasco duro del SO. 

Durante la monzón del SO. se ha observado sobre la 
costa O. del golfo de Siam en los meses de Mayo á Julio, 
época en la que esta monzón se halla en toda su fuerza, un 
terral dominante que suele durar de tres á doce dias. 

Sobre las islas Pulo Cóndor y Pulo Tioman la monzón 



CONSIDERACIONES GENERALES. VIENTOS. 13 

del SO» Tiene con lluvias y dura ocho meses. En Noyiembre 
sobre estas islas se esperimentan calmas, aguaceros y tur- 
bonadas. 

Sobre la costa de Cambodia, por Junio, Julio y Agosto^ 
hay copiosas lluvias y vientos frescos del SO. Sobre dicha 
costa las monzones no guardan regularidad, y los terrales y 
virasíones comienzan cuando la monzón reinante tiene poca 
fuerza. 

Durante la monzón del SO. dichos terrales y virazones 
no duran más de cuatro ó seis horas y son menos frescos 
que los que empiezan al concluir la monzón del NE. 

Desde el golfo de Siam al cabo Padarán la monzón del 
SO* sobre tierra sopla á son de costa: hallándose á corta 
distancia de la playa se siente algunas veces durante la 
noche algunos terralillos , á los que sucede un intervalo de 
calma durante la madrugada, ocasionados por la influencia 
del sol. El viento de la monzón se entabla en seguida y con- 
tinúa soplando fresco durante todo el dia. 

Estos terrales y virazones predominan sobre todo á lo 
longo de la costa de Cochinchina entre el cabo Padarán y 
él golfo de Tonquin, pues durante la monzón del SO. los 
terrales y virazones son bastante regulares; á la virazón le 
sustituye de noche un terral que no principia siempre á la 
misma hora, pero que es seguro, y después del terral siguen 
calmas ó ventolinas que generalmente duran hasta medio 
dia, hora en que entra el SE. 

Sobre la costa S. de China durante la monzón del SO., 
predominan generalmente los vientos del S. y del SSK 

Durante el mes de Setiembre y la mayor parte del de 
Octubre, los vientos que reinan sobre las extremidades N. de 
Borneo y O. de la Paragua soplan generalmente frescos 
del SO., acompañados de tiempo cubierto y muy lluvioso. 

Sobre la costa de Luzon se experimentan en Marzo y 
Abril buen tiempo, y terrales y virazones en sus proximida- 
des; pero desde Junio en que la monzón del SO. empieza á 
soplar con toda su fuerza, hasta Octubre en que empieza á 
disminuir, el tiempo se halla generalmente acelajado, llevan- 



14 DERR0TBRO DiL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO . 

4oloB Tientos que soflaE de la mar sobre la costa abundan- 
tes lluvias* 

11 onzon del nrE#— Generalmente la monzón del NE. co- 
mienza en la parte N. del mar de China bácia fin de Setiem- 
bre Ó á principio de Octubre; pero en laparte S. de este mar 
rara vez se entabla antes del mes de Noviembre, ai aten- 
ción á que durante la mayor parte del mes de Octubre no se 
sienten sino brisas flojas del S. ó vientos variables. 

Esta monzón se entabla ordinariamente bajo un fuerte 
<ihubi^co que sopla repentinmnente, sin que nada le baga 
presentir, y con tal violencia, que compromete la seguridad 
¿e los buques. Por lo que, en las proximidades del cambio 
de monzón, se evitará el fondear en parages expuestos, ha- 
ciéndose á la mar, si fuere posible, desde el primer momen- 
to en que se encuentre sorprendido por el mal tiempo en el 
fondeadero, pues la mar se levanta con tal rapidez, que po- 
drán sobrevenirle dificultades si se retarda la maniobra. 

El primer temporal de entrada de la monzón dura á me* 
nudo de ocho á diez dias. 

En ciertos años, el tiempo suele ser bueno y bien enta- 
blado durante los mases de Setiembre y Octubre; pero el 
-equinocio es siempre una época peligrosa y se está expues- 
to á malos tiempos, semejantes á los que salten repentina- 
mente en el cambio de la monzón en los dias que le preceden 
4 le siguen* 

La monzón del NE. se halla generalmente entablada en 
Noviembre, siendo en Diciembre y Enero cuando tiene su 
mayor fuerza y regularidad. En esta ópoca^ la mar suele 
hallarse á menudo mala y el tiempo acelajado y lluvioso, en 
la parte S. del mar de China, particularmente en las extre- 
midades de Pulo Zapata, y desde esta isla hasta la entrada 
del estrecho de Singapur; sin embargo, no es raro á veces 
encontrar largos colladas de hermosos dias. 

La brisa refresca generalmente durante los tres dias que 
preceden y siguen á la luna nueva y luna llena, y es más 
regular en alta mar que cerca de las costas. 

En el Golfo de Siam, en Noviembre, el tiempo es bueno 



CONSIBERACIONES GENERALES. VIENTOS. 15 

y el viento se fija al N., y centiotía así en Diciembre y Ene- 
ro: durante el mes de Febrero varía el viento delS. al S. Du- 
rante este mes y los primeros días del de Maízo, se experi* 
mentan con regularidad los terrales y virazones. 

Sobre las islas Pulo Tioman f Pulo Cóndor, la monzón 
del NE. se ent#)la Mcia el 16 de Octubre, trayendo el buen 
tiempo; aunque alguní^ veces las lluvias continúan hasta 
un mes después de haberse entablado la monzón. En Pulo 
Tioman, los vientos comienzan á variar desde el mes de Se- 
tiembre, sucediéndose los cambios de monzón con mal tiem^ 
po; en Noviembre el tiempo es generalmente bueno. 

Sobre la costa de Cochinchina, entre el Cabo Santiago y 
el Cabo Padarán, reinan á menudo calmas durante la ma- 
drugada, soplando despu^ la virazón del E. que rola al SE. 
por la tarde y durante la noche ; lo cual facilita remontar 
voltegeando á largo de costa en contra de monzón. 

En el Golgo de Tonquin se sienten algunas veces cerca 
déla costa terraliUos enel mes de Noviembre: sin embargo, 
la monzón del NE. reina generalmente á lo largo de la costa 
de Cochinchina hasta el Cabo Padaran, desde Setienibre 6 
principio de Octubre, hasta principio 6 mediados de AbriL 
Durante esta monzón soplan con frecuencia sobre esta costa 
vientos del E., los que ^ la parte de mar comprendida en- 
tre los Pareceles y la costa se dejan sentir hasta el Cabo Vá- 
rela, En el paso entre los Pareceles y la costase sienten con 
frecuencia calmas, mientras que mar afuera de estos bancos 
m encuentran Icns vientos frescos y regulares de las mon- 
zones. 

Sobre la costa S. de China , los vientos soplan la mayor 
parte de las veces del ENE. á longo de tierra, durante 
toda la monzón del NE. ; algunas veces se inclinan del 
lado de tierra, y otras veces vienen del SE. ; pero es rara 
se sientan sobre esta costa los terrales y virazones con re* 
gularidad. 

Los vientos variables que reinan sobre la costa de la Pa- 
ragua en Octubre y Noviembre y á principios de Diciembre, 
permiten á los buques remontar ó descender esta costa cor- 



,16 DEEEOTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

riéndola al NE. ó al SO.; en estos parajes el tiempo suele 
¿aliarse á menudo foscOi acelajado y lluvioso. En la monzón 
del JÍE!. soplan con frecupncia vientos variables, y generala 
mente del N. y del NE. sóbrela costa de Luzon: si estos 
vientos rolaran por el NO. acompañados de garúa y cariz 
de mal tiempo, debe temerse algün baguio Ó tifon^ 

ih el grupo de las Anambas y de las Natunas la brisa 
sopla generalmente del E., siguiendo la dirección de los ca- 
nal^, siendo naturalmente menos fresca al abrigo de dichas 
islas* 

La monzón del NE. empieza á decaer en el mes de Fe* 
brero. En Febrero y Marzo sopla moderadamente, y en esta 
época reina muy buen tiempo en todo el mar de China, y los 
terrales y virazones bien entablados sobre la costa O- de 
Luzon. 

Sobre la costa E., entre Macao y Chusan, la monzón se 
iialla en toda su fuerza de Noviembre á Enero. 

En Octubre, Noviembre y Diciembre, el tiempo es bas- 
tante bueno: de Enero á Marzo se experimentan tiempos 
acelajados y neblinosos; en Abril, la monzón pierde su fuer- 
za; á veces, por espacio de uno ó dos,dias, se llama el viento 
al S., y luego se carga, cierra mucho el tiempo, y empieza 
á haber chubascos duros del NE., que continúan hasta me- 
diados de Mayo. 

Barómetro* Durante la monzón del NE. se experimen- 
tan á menudo chubascos duros sobre la costa oriental de 
China con una elevación en el barómetro; en la misma esta- 
ción, la bajada del barómetro indica generalmente vientos 
de la parte del S. 

Durante cierto número de años, la diferencia de las altu- 
ras barométricas entre las dos estaciones fue de 25 milíme- 
tros en Wansung; la altura media barométrica desde el mes 
de Octubre de 1847 hasta el mes de Marzo de 18é8 fue 
de 0°™,770, mientras que la media de Abril á Setiembre de 
1848 sólo fué de 0"",750. 

Sobre la costa oriental de China, sucede frecuentemente, : 
durante la fuerza de la monzón , que la brisa suele llamarse 



CONSIDERACIONES GENERALES. VIENTOS. íf 

á la tierra durante la noche, lo cual permite dar una borda- 
da ventajosa. 

l»ia« Filipinas* Formadas comunmente las monzones, 
como dejamos dicho, de los vientos alíseos y de la diferencia 
constante entre la temperatura de los continentes y mares 
inmediatos, á no hallarse estas islas colocadas entre el Ecua- 
dor y trópico de Cáncer, próximas al gran continente de 
Asia, los alíseos del NE. serían los vientos generales que 
deberían sentirse en el Archipiélago filipino; pero su proxi- 
midad al expresado continente asiático trastorna aquella di- 
>reccion, haciendo se experimente en él las dos monzones re- 
gulares que reinan en el- mar de China, las cuales salen á 
veces al Océano Pacifico, y se extienden al E. hasta Maria- 
nas, y al N. hasta el Japón (1). 

En Filipinas , las monzones soplan alternativamente 
del NE. y del SO,, según la época del año. 

Esta circunstancia general sufre notables variaciones 
locales ocasionadas por las tierras altas que corren próxima- 
mente de N.á S%vy por la configuración de los canales 6 
■pasos que forma el gran fraccionamiento del Archipiélago. 

Estas monzones no se declaran á un tiempo en todo el 



(1) Situadas las Filipinas en una zona límite, es cuestionable si se hallan estas 
islas en la de las monzones del SO. y del NE., ó á veces en invierno ofrecen ca- 
racteres propios de una corriente polar boreal, continuación inmediata de la del 
viento alíseo del NE. del Océano Pacífico. 

Las dimensiones de log vientos deben variar en el Archipiélago durante el tras- 
curso del año, según la situación variable de la zona de calmas, y este cambio de 
la situación de las calmas desde su extremo meridional, dentro de Nueva-Holan« 
da hasta el septentrional, que coincide con la faja do desiertos del Asia, parece 
marchar de distinto modo en los diferentes años. 

A pesar de manifestarse con tanta regularidad, según las observaciones anua- 
les, la dirección de los vientos en Filipinas, la mitad del ano NE. y la otra mitad 
SO., ó sea como monzones; en las mensuales se notan movimientos contrarios á los 
«normales, que indican perturbaciones ocasionadas sin duda temporalmente por la 
influencia de la situación de las calmas y dirección de los alíseos. M doctor J>^ Ct, 
Karsten^ profesor de la Universidad de Kiel, seffnn las observaciones meteorO'^ 
lógicas en Filipinas del doctor D. C, Semper (1859-62). — Estudios sobre el 
clima de Filipinas, traducidos del alemán por el ingeniero de montes D. S. Vid^il 
j Soler. 

2 



4g DERROTERO BEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

Archipiélago, entablándose próximamente un mes antes en 
su parte N. que en su parte S. 

La monzón del SO. en las islas Visayas se propaga al 
empezarse á sentir del O. para el E., y sopla con tanta más 
fuerza cuanto mayores sean las cerrazones y turbonadas con 
Tientos variables del NE. al SE., que se experimenten en 
aquella época en la parte E. del Archipiélago. 

En Bohol, los vientos son variables; la zona del alíseo 
del NE* llega en esta isla hasta el mes de Junio, penetrando 
luego la monzón del SO., que se extiende hacia Oriente. 

Bf oiizi»ii del ME La monzón del NE. comienza en los 
meses de invierno, á fines de Octubre ó principio de Noviem- 
bre con lluvias, virazones y vientos frescos del N. al NE., 
y así continúa generalmente hasta mediados de Diciembre; , 
en Diciembre el tiempo mejora, y los vientos tienen una 
tendencia á rolar para el E.; en Enero y Febrero el tiempa 
es bueno, y los vientos soplan del NE. al E., y á veces del 
ESE., hasta Marzo, desde cuya época hasta el cambio de la 
monzón en Mayo, aunque algunas veces soplan vientos fres- 
cos del NE. al SE., generalmente se experimentan terrales 
y virazones sobre las costas de unas islas y ventolinas va- 
riables y calmas en otras islas. 

Durante la fuerza de la monzón del NE., se sienten en 
4»bdo el Archipiélago, pero más particularmente sobre la isla 
de Luzon, fuertes nortadas con tiempo despejado y baróme- 
tro alto. 

Esta época, desde mediados de Noviembre á mediados de 
Enero, es la más fria en estas islas y de pocas lluvias. 

jMonzon del SO. La monzón del SO. reina en los meses 
de verano y empieza á sentirse á mediados de Mayo, acom- 
pañada de lluvias, turbonadas y algunas calmas, y no ad- 
quiere regularidad hasta el mes de Junio en la parte N. del 
Archipiélago, y un mes más tarde en la parte S. Desde Julio 
hasta Setiembre, y á veces por Octubre, el tiempo es cerra- 
do, acelajado y muy lluvioso, particularmente en la costa 
occidental: durante ese tiempo ocurren unos temporales del 
SO., llamados collas, que vienen acompañados de chubascos 



CONSIDERACIONES GENERALES. VIENTOS. 19 

muy duros y grandes lluvias, produciendo una fuerte baja- 
da en el barómetro. 

En Setiembre la monzón pierde en fuerza, y hasta me- 
diados de Octubre los vientos son menos duros y variables 
con calmas y turbonadas. 

La monzón del SO. trae lluvias y mal tiempo. Durante 
esta monzón el viento sopla más fuerte, mientras que en la 
4el NE. generalmente reina buen tiempo. 

En la época de la monzón del SO., y particularmente de 
Setiembre á Noviembre, las islas Filipinas suelen ser visita- 
das por los grandes fenómenos atmosféricos que destruyen 
cuanto se opone á su paso, llamados huracanes y que se 
distinguen en el Archipiélago con el nombre de baguios* 

En Filipinas la monzón del SO. sopla á intermitencias 
bajo chubascos de mayor ó menor intensidad y duración 
comparada á la del NE. es muy irregular y variable, hasta 
el estremo de que algunos años sólo se manifiesta ó con- 
vierte en virazones del SSO. al O., que alternan con los ter- 
rales del NE. al SE., y otros años en los que al mes ó dos 
meses de haberse entablado cesa, dejando mayor intervalo 
al alíseo del NE. y al buen tiempo. 

Esta monzón del SO. puede considerarse como la pertur- 
bación del alíseo del NE. del hemisferio del N., llamado 
monzón del NE. 

Coilas* En Filipinas se distinguen con el nombre de co- 
llas a los vendavales ó temporales de la parte del SO. que 
soplan de Julio á Octubre, en que la monzón del SO. e^tá 
bien entablada, con fuerza varia y alternativa de chubascos 
violentos, recalmanes y fuertes lluvias; el cáriss es constan- 
tómente chubascoso, algunas veces descargan en tremendos 
«^naceros sin viento, particularmente al empezar y concluir 
la monzón, en cuyo caso se les distingue con el nombre de 
collas de agua ó turbonadas. 

Las diferentes circunstancias que reunidas ó separadas 
preceden á las collas suelen ser: 
interrupción de los terrales; 
Depresión del barómetro; 



20 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO, 

Horizonte cargado por el SO. y 
Relámpagos en aquella dirección. 
Su duración, sin que pueda fijarse límites, es por lo me- 
nos de tres dias, habiéndose visto durar á veces 7, 15 y aun 
30 dias consecutivos, acompañados de torrentes de agua. 

Morta^das. Con el nombre de Nortadas se distinguen en 
el Archipiélago á los malos tiempos firmes del N. 6 sus 
proximidades, que soplan con tiempo despejado y barómetro 
alto durante la fuerza de la monzón del NK, generalmente 
en los meses de Diciembre, Enero y Febrero, dejándose sen- 
tir con fuerza particularmente sobre la parte N. de Luzon. 

Las entradas del N. ó NO. duro no son frecuentes; pero 
si el N. ó NO. viniera en cualquiera de las dos monzones^ 
acompañado de garúa y cariz de mal tiempo y barómetro 
bajo, debe temerse algún baguio, sobre todo en el equinoc- 
cio de otoño. 

La duración de las nortadas no tienen tiempo fijo, y si 
bien, por lo regular, soplan con fuerza durante un período 
de luna, suelen caer algo á los tres dias de declararse el 
tiempo* 

Variaciones del barémetro durante las monzones. 
— El barómetro varía poco de un mes al otro del ano. La 
oscilación de la columna barométrica entre ambas monzones 
es próximamente de 14""", 

De una manera general, y despreciando las fluctuacio- 
nes secundarias, las variaciones del barómetro que se expe- 
rimentan durante las dos monzones son aproximadamente 
las siguientes: 

Después de haber llegado el barómetro á su primer mi- 
nimum en Mayo, 751'50, asciende rápidamente al primer 
máximum en Junio, 753'95, desde el cual vá descendiendo 
al segundo mínimum en Setiembre, 752^02. Vuelve de aquí 
á ascender de nuevo, y cortando el nivel medio, 75474 en 
Octubre, continúa suavemente su ascenso hasta el mes de 
Enero, que alcanza su segundo máximum ^ 75719, y decre- 
ciendo suavemente hasta Marzo, baja rápidamente á termi- 
nar la curva en su primer mínimum^ 



CONSIDERACIONES GENERALES. VIENTOS. 21 

Por las particularidades que acabamos de exponer, se re- 
conoce que la presión atmosférica aumenta en la monzón 
del NE. y disminuye en la del SO.; que la altura del baró- 
metro se conserva sobre su nivel-medio durante la monzón 
del NR, y debajo del nivel-medio durante la monzón 
del SO.; 

Que las fuertes elevaciones observadas en la monzón 
<ielNE., y las fuertes depresiones observadas en la monzón 
del SO., corresponden á las épocas de malos tiempos , de 
nortadas y collds que se experimentan en el Archipiélago. 
Yariarion diurna del barómetro* La oscilación diur- 
na de la temperatura produce una oscilación correspondiente 
en la altura de la columna mercurial de marcada amplitud y 
notable regularidad, observándose durante el dia dos máxi- 
mums y dos minimums^ que varían con la monzón, tenien- 
do lugar próximamente los dos máximums á las 9 horas de 
la mañana y tarde, y los dos mínimums á las tres ó cuatro 
horas de la tarde y madrugada. 

Termómetro. Mientras que en nuestro país la tempera- 
tura sólo tiene un máximum y un mínimum durante el año, 
en Filipinas se observan dos máximums y dos mimmums. 

Los dos mínimums se hallan próximamente enmedio de 
la estación seca de la monzón del NE. y de la húmeda 
del SO.; en el mes de Diciembre 26%33 y en el de Julio 
27^38. 

Los dos máximums f al empezar y concluir la estación 
húmeda de la monzón del SO., en el mes de Octubre, 28"*, 10, 
y en el de Abril, 30%10. 



TI 



DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 



Estado ie los términos medios del barómetro y termómetro obser- 
vados en Manila durante tm periodo de cinco años (1865-69) (1). 

TÉRMINOS MEDIOS DURANTE LAS MONZONES. 



MO^^ZON BEL NE, 



Barómetro* 

mm 

Media 756,33 

Máxima. •...•. 766,78 

Mmima 755,30 

Diferencia ma- 
yor* 4,48 



Termo, 
metro. 



^7*',55 
30 JO 
26 ,33 

3,77 



MO.NZOiX DEL StÓ, 



Barómetro. 



mm 
753,<4 
753,95 
751,50 

2,45 



Termómetro. 

si8%ao 

29 ,25 
27 ,38 

I ,87 



ANUAL. 



Barómetro . 

mm 

Media 754,74 

Máxima 757,^9 en Enero. 

Mínioaa 751,50 en Mayo. 



Termómetro . 

Medía 27%78 

Zláxima 30 ,í O en Abril . 

Mínima 26 ,33 en Dicíeiüb. 



Cambio de monzottes*— Los cambios de monzones su» 
ceden siempre en Abril ó Mayo y en Octubre en la par- 
te N. del Archipiélago, y tres 6 cuatro semanas más tarde 
en la parte S. 

El paso de una monzón á su opuesta se efectúa gradual- 
mente, experimentándose terrales y virazones sobre las cos- 
tas, sobre todo en Abril y Mayo, meses en los cuales estos 
Tientos periódicos diurnos son más frescos y regulares^ 
desde que la monzón reinante va calmando hasta que empie- 
za á sentirse la nueva monzón sobre la costa, que cesan com- 
pletamente aquellos. También hacia fines de Setiembre y 
principios de Octubre se establecen los terrales y virazones^ 
pero son más flojos que los primeros, y sobre todo menos 
regulares. 



(i) ObserratorÍQ meteorológico e& Manila, á cargo de la Compañía á% 
Jesús* 



GONSmBRACIOJNES GENEEALES. VIENTOS. 2S 

En las épocas de los cambios de monzón, los vientos en 
general son variables y el tiempo aturbonado, y á veces tem- 
pestuoso. Sin embargo, el cambio de la monzón del NE. á 1^ 
del SO., es por lo general tranquilo y sosegado, sintiéndose 
vientos variables del NE. al SK, acompañados de algunas 
turbonadas y calmas; pero en el paso de la del SO. á la 
del NE., sin que dejen también de experimentarse turbona. 
das y calmas, casi siempre sobrevienen durante esta época 
los temporales conocidos en el Archipiélago con los nombres 
decollas y baguios, de los cuales los más terribles son los del 
equinocio de Setiembre, así como los del mes de Octubre. 

Estaeiones»— La dirección de las monzones determinan 
la estación de secas y de lluvias en Filipinas. 

La estación de lluvias sobre la costa O. del Archipiélaga 
corresponde con la monzón del SO. y en la costa E., con la 
monzón del NE.; en general, los vientos de la parte de la 
mar producen las lluvias, mientras que los de la parte da 
tierra traen el buen tiempo. 

Temperaturas de los mares de diina^ de Joló, de 
la Banda y de Célebes (t).— Las temperaturas que se han 
obtenido en estos mares, prueban que todos ellos tienen pro- 
fundos depósitos separados de la circulación oceánica gene- 
ral por arrecifes submarinos 6 bancos que encadenan las 
islas que los rodean; pues aunque en cada uno de estos ma- 
res se hayan obtenido sondas de más de 3.658 metros^ en 
ningún caso la temperatura no ha disminuido, siguiendo 
una curva regular de la superficie al fondo, como sucede en 
el Océano libre: en todas las sondas, después de haber al- 
canzado cierta profundidad, la temperatura inferior á esta 
profundidad ha permanecido la misma; de modo que en los 
mares de la Banda y de China la temperatura fué constan- 
te, á partir desde los 1.646 metros hasta el fondo; en el mar 
de Célebes, desde los 1.280 metros hasta el fondo, y en el 
mar de Joló 6 de Mindanao, desde los 732 metros hasta el 
fondo. 



(1) Por ©I cóm&ndante T, H. Tizard de Ift marma ingles. 



24 DERROTERO DEL ARCHIJPIÉLAGÓ FILIPINO. 

En el mar de China se hicieron tres sondas de tempe- 
ratura; una por el comandante Chiinmo, del ífassau, por 
12*'55' latitud N. , y 116"44' longitud E. ; la profundidad 
fué de 2.827 metros; y dos por el Challenger^ una por IT'M* 
latitud N., y 123°27' longitud E., con 3.982 metros de pro- 
fundidad; y la otra en 16''42' latitud N., y 125-35' longi- 
tud E., encontrando 1.920 metros de profundidad. 

En estas tres sondas, la temperatura mínimum que varió 
de 2*28' á 2°78' se halló á una profundidad comprendida en-- 
tre 1.097 y 1.920 metros. 

Procuraré esplicar á continuación la causa de esta dife- 
tencia en la temperatura mínimum, y la profundidad á que 
se encontró. 

En eí mar de Joló se hicieron también tres sondas de tem- 
peratura; una por8°5' latitud N., y 125''58' longitud E., coü 
3.252 metros de fondo, la Nassau-, y las de 4.693 metros, por 
8"32' latitud N., y 128'8' longitud E., y 4.069 metros en 8V 
latitud N., y 127''55' longitud E., por el Gallenger en Octu- 
bre de 1874 y en Enero de 1875. 

En cada una de estas tres sondas, la temperatura míni- 
mum de 10''28' se halló á la profundidad de 732 metros- 
Desde esta profundidad hasta el fondo la temperatura no 
Tarió. 

En el mar de Célebes, el Challenger obtuvo tres sondas 
de temperatura; una en 2°55' latitud N., y 131*6' longitud E. 
en Octubre de 1874, siendo la profundidad de 3.932 metros; 
la segunda en 5M4' latitud N., y 129''47' longitud E. tam- 
bién en Octubre de 1874, y la tercera en 5''47' latitud N., 
y 130°14' longitud E. en Febrero de 1875, encontrando la 
profundidad de 3.Y49 metros. En cada una de estas tres 
sondas la temperatura mínimum de S'G' alcanzó á la profun- 
didad de 1.280 á 1.463 metros; y desde esta profundidad 
hasta el fondo no varió el agua. 

En el mar de la Banda se hicieron tres sondas de tempe- 
ratura en Setiembre de 1874: una por 5°41' lat. S. y 140°17' 
longitud E., siendo la profundidad de 1.463 metros; la se- 
gunda por 5''26'lat. S. y 189*32' long. E., con 1.609 metros 



CONSIDERACIONES GENERALES. VIENTOS. 25 

de fondo, y la tercera por 5°24' lat. S. y 136*50' longitud R» 
con 5.121 metros de fondo. 

En la tercera sonda, de 5,121 metros, la temperatura 
mínimum de 3**,06 se halló á la profundidad de 1.646 me- 
tros, y desde aquí hasta el fondo no se notó ninguna alte- 
ración en la temperatura del agua. 

En el paso de las Molucas, por el cual comunica el mar 
de la Banda con el Océano Pacífico, se dio una sonda de 
temperatura por 0^41' lat N. y 132^50' long. E. en Octubre 
de 1874, en la que se halló 2.195 metros de fondo, encon- 
trando que la temperatura decrecía regularmente desde la 
superficie al fondo, siendo la temperatura mínimum en el 
fondo de 1",78. 

En las aguas del Archipiélago filipino que separan las 
aguas del mar de Joló de las del Océano Pacífico se hicieron 
dos sondas de temperatura en Enero de 1875: una en el Ta- 
blazo de Capiz por 12^21' lat. N. y 128''28' long. E., encon- 
trando 1.280 metros de fondo, y la otra de 686 metros en 
9^26' lat. N. y 129^68' long. E. al S. de la isla de Bohol en el 
canal que conduce del estrecho de Surigao al mar de Joló. 

En la primera sonda la temperatura mínimum de 10°,24 
alcanzó ala profundidad de 402 metros, y en la segunda la 
temperatura mínimum de 12'',22 alcanzó á la profundidad 
de 421 metros. 

Una sonda de temperatura á 4.663 metros se halló en 
Febrero de 1875 por 4^9' lat. N. y 136^28' long. E. en la 
parte del Océano Pacífico adyacente al mar de Célebes y al 
paso de las Molucas. Aquí latemperaturamínimum de 1*^,44 
alcanzó á la profundidad de 2.378 metros. 

La inspección de la carta de estas regiones manifiesta 
que los depósitos profundos de los mares de China y de 
Célebes son los únicos que comunican con el Océano Pacífi- 
co, y que, por consiguiente, su temperatura debe depender 
mucho de la temperatura de la parte del Pacífico contigua á 
la salida de los expresados mares á este Océano, porque, sin 
embargo que los dos mares se hallan indirectamente en co- 
municación con el Océano Indico, están separadas del depó- 



26 DBREOTERO DEL ABCmPIELAGO FILIPINO. 

sito profundo d@ este Océano por una gran estension de 
agua poco profunda, que en el mar de China tiene más de 
600 millas de mncho y el mar de Célebes parece próxima- 
mente sea de la mitad de la longitud del estrecho de Ma- 
€asar. 

El mar de Joló recibe sus aguas de los mares de China» 
de Célebes y del Océano Pacifico; por lo tanto, su tempera- 
tura depende en gran parte de las temperaturas de estos 
mares y debe considerarse en relación con ellas. 

El mar de la Banda comunica libremente con el mar de 
Arafura y el Océano Pacífico; por consiguiente, su tempe- 
ratura debe considerarse relacionada con las temperaturas 
de aquellas aguas. Es de sentir que no tengamos series de 
sondas y temperaturas del mar de Arafura, lo que nos obli- 
ga en este instante á no poder hacer comparaciones con la 
temperatura del Pacífico. 

temperatura del mar de Joló. La latitud media da 
este mar es de 8** N. y tiene una temperatura mínimum más 
alta que la de los mares que comunican con éK 

Esta temperatura mínimum, que es de 10**,285 se ha ob- 
tenido invariablemente á la profundidad de 732 metros, 
temperatura que se obtiene á la profundidad de 366 metras 
en el mar de China, á 329 metros en el mar de Célebes y á 
421 metros en el Pacífico* 

Deduciendo de esto que existe una barrera 6 arrecife 
submarino que encadena á Borneo, Paragua y las Filipinas, 
cuya profundidad no pasa de 366 metros; que el banco que 
une la costa de Borneo al Archipiélago de Joló y Mindanao 
no se halla á mayor profundidad que 329 metros; y por últi- 
mo, que el banco que separa el mar de Joló ó de Mindanao 
del Océano Pacífico no tiene más de 421 metros de fondo; 
porque si tuviera algún paso más profundo comunicando con 
el mar de JolÓ, el agua más fría de los mares que le rodeaa 
penetraría seguramente en él, puesto que el peso especíñ- 
*co del agua de este mar, & temperatura igual, es menor que 
el de los mares de China y de Célebei, y por consiguiente, 
considerablemente menor á una temperatura más elevada* 



GONSIDERiLCIONES GENERALES. VIENTOS. ti 

El examen de la carta del Archipiélago de Jolé prueba 
qvíQ esta deducción es exacta erl este caso^ porque un banco 
de manos de 183 metros dé profundidad se extiende desde la 
isla de Mindanao álongfo de las costas N. del Archipiélago 
de Joló hasta la isla Pangutarang; y de aquí la línea de 
fondos de 183 metros tiene una inflexión hacia la isla de 
Joló^ y luego de haber corrido al SO., pasando á corta dis- 
tancia de esta isla,, contorna de nuevo al grupo Ubiau, de 
donde parece se dirijo casi en línea recta sobre la isla Boc- 
ean. Entre esta isla y el banco de las Perlas hay un canal 
profundo, de 5 millas de ancho, del que no se conoce con 
exactitud su profundidad, pero que probablemente no se en- 
contrarán sondas menores de 329 metros, uniendo este ban- 
co á la isla Bocean un poco más al N. ó al S. de la parta 
estrecha del canal y tal vez mayores fondos en el canal 
mismo. Del banco de las Perlas á la Punta E, de Borneo hay 
un placer con 146 á 274 metros de agua. 

Se sabe también que en la mayor parte del banco que 
une las islas que separan los mares de China y de Joló la 
profundidad no es grande, lo mismo que entre la punta de 
Sandpanmangio de Borneo y la isla Busuanga en la extre- 
midad NE de la isla Paragua. La profundidad en el estre- 
cho de Mindoro, que separa las islas Calamianes de Mindoro 
no está hallada todavía; pero por los numerosos bajos fondos 
situados en esta parte y en sus proximidades no es probable 
que el fondo sea muy profundo. 

Como dos de las sondas de temperatura obtenidos en los 
estrechos que separan las islas Filipinas, estrechos á través 
de los cuales toda el agua debe pasar del Océano Pacífico al 
mar de Joló^ han dado un máximum más elevado de tempe- 
ratura más cerca de la superficie que en el mar de Jold, es 
evidente que ninguna parte de agua del depósito profunda 
de este mar puede venir directamente del Pacífico, sino in- 
directamente de los mares de China y de Célebes- 

La temperatura de la porción superior del agua del mar 
de Joló, desde la superficie á 732 metros, concuerdan en las 
tres sondas, á pesar de que fueron hechas en diferentes épo- 



28 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO, 

€as del año y probablemente debe variar poco. La línea iso- 
terma, de 26''67, se halló á 37 metros de la superficie; la de 
23*^39 á 73 metros; la de 2mi á 110 metros y la de 18^33 á 
16é; las líneas isotermas de J5*56 y 12**78 no concuerdan tan 
bien como las otras. En las sondas del comandante Cbimmo 
se bailan á 274 y 492 metros de la superficie, mientras que 
las dos sondas del Challenger se bailan á 219 y 329 metros- 
VmmpewmUárm del mar de Célebes. La latitud me- 
dia de este mar es de 3* N., y la latitud media de su comu- 
nicación con el Pacífico entre la punta NR de Célebes y la 
punta S. de Mindanao es de 3^40' N, 6 casi la misma y como^ 
tenemos una sonda de temperatura próxima y al N. de este 
paralelo en el Océano Pacífico, próximamente á 300 millas 
al E. de las islas Talautse, que forman un encadenamiento 
que se extiende desde la punta NE. de Célebes á la punta 
S. de Mindanao, podemos comparar muy bien la tempera- 
tura del mar de Célebes con la de la parte del Océano Pací- 
fico que le es adyacente. 

Como queda dicho, la temperatura mínimum de aquel 
mar es de 3**61 y la profundidad á la que se encuentra varia 
de 1.280 á 1.463 metros. 

La línea isoterma de 3**6Í corresponde á una profundi- 
dad de 1.196 metros, tanto en el Océano Pacífico como en el 
paso de las Molucas, en puntos inmediatamente al exterior 
de los canales que ponen en comunicación el mar de Célebes 
con las aguas de aquellos mares, y que desde aquella pro- 
fundidad para abajo disminuye todavía la temperatura en 
ellos. Es, pues, probable que hay un banco á 1.196 metros^ 
á lo más, que corre desde la punta NE, de la isla de Célebes 
á través del grupo Talautse á la punta S. de Mindanao, que 
impide que el agua más fria del Pacífico penetre en el depó- 
sito profundo del mar de Célebes. 

La temperatura de la porción superior de este mar, desde 
la superficie á la profundidad de la temperatura mínimum 
parece ser constante; porque hemos obtenido próximamente 
los mismos resultados en nuestras tres sondas, aunque he- 
chas en diferentes épocas del año. Desde la superficie á 549 



CONSIDERACIONES GENERALES. VIENTOS. tí 

metros de profundidad concuerdan con una gran precisión, 
siendo la línea isoterma de 26*67 á 73 metros; la de 23*'89 á 
128 metros; la de 21'*11 á 137*metros, la de 18*33 á 183 me- 
tros; la de 15''26 á 219 metros; la de 12*'78 á 256 metros; la 
de 10** á 347 metros y la de 7^*22 á Ség- metros* 

Desde la profundidad de 549 metros á la de la tempera- 
tura mínimum entre 1.280 y 1.463 metros, la isoterma no 
concuerda tan bien; pero creo que esto puede explicarse fá- 
cilmente porque la sonda de 3-932 metros qué dá la tempera- 
tura mínimum á 1.280 6 á una profundidad menor que la 
otra de 183 metros, fué tomada muy cerca del banco que 
separa el mar de Célebes del Océano Pacifico, y que por con. 
siguiente se aproximarla más á la temperatura, á la misma 
profundidad en este Océano que á la del agua auna distan- 
cia mayor del banco. 

temperatura del mar de la Banda. De las tres son- 
das de temperatura que se hicieron en este mar, solamente 
una fué hecha á una profundidad conveniente para permitir^ 
nos asegurar que tiene también un depósito profundo cerrado ^ 
^sta fué la sonda de 5.121 metros. La temperatura mínimum 
marcada par esta sonda fué de 3*,06, hallada á la profundi- 
dad de 1.369 metros. La isoterma de 3**,06 se encuentra á la 
profundidad de 1.369 metros en el paso de las Molucas y en 
el Océano Pacífico; de lo que puede inferirse que la profun • 
didad del banco que separa el depósito profundo del mar de 
la Banda del Pacífico no pasa de esa cantidad. 

Sin embargo, este mar está en comunicación libre con el 
de Arafura; pero como no tenemos sondas de temperatura 
de este mar para compararlas con las observaciones en el 
mar de la Banda, no es posible determinar ni aproximativa- 
mente la profundidad del banco de separación. Según las 
sondas señaladas en las cartas del Archipiélago índico, pare- 
ce que no se halla á más de 1.463 ó 1.646 metros de profun- 
didad. 

Aunque en el mar de la Banda sólo se haya podido obte- 
ner una sonda completa de temperatura inferior á la profun- 
didad de la temperatura mínimum, esta temperatura míni- 



m 



DERROTERO BEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO, 



iniim se confirmó por una sonda de 2.607 metros ñecha al 
O- de las islas de la Banda, en la cual el termómetro unido 
al cordel exactamente encima al vastago del aparato de son- 
da marcó qne la temperatura mínimum era de S'^^OO; es de* 
cir, la misma que la que se había obtenido por la sonda de 
5.121 metros* 

La temperatura del aguli> desde la superficie hasta 1.646 
metros donde la profundidad de la temperatura mínimum 
j^rece ser constante como ^a el mar de Célebes, concuerdan 
j^rfectamente bien todos estos resultados . 

La isoterma de 26^67 se halló en este mar á la profundi- 
dad de 40 mekos; la de 28^89 á 91 metros; la de 2ril á 146 
metros; la de 18'33 á 183 nietros; la de 15'56 á 238 metros; 
la de 1278 á 302 metros; la de 10' á 366 metros; la de 7°22 
á 604 metros y la de 4''44 á 1.097 metros. 

El cuadro siguiente indícala profundidad á la que se en- 
cuentran las líneas isoterma en los mares de Joló, de Céle- 
lom y de la Banda: 





PROIUNDIDAB EN METROS. 


LÍBeas 


1 ' i 


isotermas- 


Bn el mar 
de 


En el mar 
de 


En el mar 
de 




Joló. 


Célebes. 


la ]>an(l.a. 


16*^67 


37 


73 


40 


23^89 


73 


4 28 


94 


24 «H 


119 


437 


4 40 


48^33 


464 


183 


483 


i^H(} 


249 


219 


238 


I2^7S 


329 
Después \ 
temperatura > 
( mínima. ) 


256 


302 


iO^ 


347 


S6(i 


1H% 


5é9 


604 


4044 


^ 


4.060 


4,097 



El peso específico del agua en los mares de Célebes, de 
Joló y de la Banda, se ha encontrado ser menor que el del 
Océano Pacífico en la superficie; esto parece debido á que 
la cantidad de lluvia caida sobre la superficie que ocupan 



CONSIBÉRACIONES GEI^ERALES. VIENTOS. 31 

ac[uellos mares es mayor que la cantidad de agua evaporada- 
Temperatura del mar de Clilna* Los resultados ob- 
tenidos por las sondas de temperatura en este mar parecen 
á primera vista en discordancia, porque en la sonda de 
2.827 metros, delante la costa de Cochinchina, la tempera- 
tura mínimum, 2^78, está más próxima de la superficie que 
en la sonda de 3.841 metros en medio del mar, á pesar de 
que la temperatura de la superficie fué 5^ más elevada, y 
que la temperatura mínimum de la sonda de 3.841 metros, 
2**28, está todavía más próxima á la superficie que la de la 
^onda de 1.920 metros, 2%^ cerca de la costa de Luzon. 

La temperatura del agua de la superficie, 28''89, de la 
sonda delante de la costa de Cochinchina, muestra que ha 
sido tomada en verano ó en la monzón del SO., mientras 
que las sondas del Challenger se hicieron en invierno du- 
rante la monzón del NE. 

Esto basta para esplicar las diferencias .de temperatura 
obtenidas cerca de la superficie, sobre todo ái consideramos 
que á la profundidad próximamente de 183 metros la tem- 
peratura de 15*'56 es común á las tres posiciones: la tempe- 
ratura de 28''29 se encuentra también en la superficie de 
todo el mar de China durante una estación del año, y pro- 
bablemente á la temperatura correspondiente á 183 metros 
es cuando parece que el agua está influenciada por la dife- 
rencia del calor solar emitido en verano y en invierno, de- 
biéndose á la circulación la temperatura debajo de aquella 
profundidad. 

Como queda dicho, las temperaturas de los mares de la 
Banda, de Célebes y de Joló parecen son casi constantes, 
pues se obtuvieron los mismos resultados en todos los pun- 
tos y en todas las estaciones. 

No sucede lo mismo en el mar de China, donde los re- 
sultados obtenidos en diversas localidades difieren conside- 
rablemente; pero debe tenerse presente que si el mar de 
China no se asemeja en esto á los otros mares rodeados por 
el Archipiélago asiático, difiere también en otras importan- 
tes particularidades. 



32 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPÍIÍO. 

Ninguno de esos tres mares tiene una gran estension da 
agua de poca profundidad, mientras que casi la mitad de la 
superficie del mar de China no pasa de 183 metros de fondo. 
Además, en cada uno de aquellos mares la latitud media del 
desagüe al Océano es próximamente la misma que la latitud 
media de la misma mar: por consiguiente, el agua que 
toman del Océano se halla sometida á las mismas 6 casi las 
mismas condiciones en sus depósitos que en esta parte del 
Océano que les abastece. 

En el mar de China las cosas son muy diferentes, suce- 
diendo, que aunque su latitud media sea de 11** N.^ la lati- 
tud media de su salida al Océano Pacífico entre la cabeza N. 
de Luzon y Formosa es de SO^'SO' N., y la latitud de las 
aguas poco profundas, que siempre tienen una temperatura 
elevada y que se estienden por toda su parte SO. al O. del 
meridiano de 116^, es de 5"* N.: además el mar de China tiene 
en invierno una gran estension de temperatura de superficie 
que varía de 17**,78 en Hong-Kong, á 28%29 en Singapur, 
mientras que la temperatura de superficie en los otros tres 
mares varía muy poco durante el curso del año. 

El cambio de las estaciones tiene mucha influencia sobre 
la temperatura del mar de China, pues, mientras que duran- 
te la monzón del NE., más particularmente desde principia 
de año hasta fin de Abril, la evaporación es superior á la 
cantidad de lluvia caida; en el rosto del año esta última es 
la mayor, como puede verse de las observaciones hechas en 
Manila 

La evaporación total durante el año en Manila fué en 
1870 de 0^ ,6 mayor que la cantidad de lluvia caida; pero en 
los cuatro primeros meses del mismo año fué de 0^,711 
mayor que la caida de lluvias en los dichos meses, lo que 
muestra que en los ocho meses restantes debió haber un 
esceso de lluvia de 0"^ ,101 sobre la evaporación. En 1871 
la evaporación total fué de C^ ,825 superior á la lluvia cai- 
da, y en los cuatro primeros meses de este año 1^ ,14 ma- 
yor que esta, dejando O™ ^317 de lluvia de esceso sobre la 
evaporación para el resto del ano. 



CONSIDERACIONES GENERALES. VIENTOS. 33 

La cantidad de lluvia caida dá en Manila, por término 
medio, 2^ ,41 de altura de agua. 

Este esceso de la evaporación sobre la cantidad de lluvia 
caida en la primera parte del año, durante la monzón del 
NE,, debe también producirse en Labuan y en Hong-Kong, 
y aunque la media de la caida total de lluvia en Labuan sea 
de 2^, 921 por año, sólo cae por término medio durante los 
cuatro primeros meses del año 0^ ,559, y en Hong Kong, 
donde la media total del año es de 2™ ,067, no cae durante 
ese período sino 0^ ,197. En efecto, en este puerto, desde 
fin de Octubre á fin de Abril, no cae más que 0^,222 de 
lluvia por término medio. 

La evaporación en estos puertos en las diferentes épocas 
del año no se hallan todavia determinadas, y como no existe 
á bordo el registro meteorológico de Singapur, no rae es po- 
sible establecer exactamente lo que tiene lugar en la parte 
S- estremo del mar; pero á mi juicio me creo autorizado á 
suponer, considerando la pequeña cílntidad de lluvia que 
cae en los cuatro primeros meses del año, con relación á la 
caida total, que en todo el mar de China la evaporación es 
mayor que la caida de lluvia durante la monzón del NE., y 
que esta última es mayor que la evaporación durante la 
monzón del SO. 

La dirección del viento contribuye también á producir 
diferencias de temperatura en el mar de China en las dife- 
rentes estaciones del año, porque, mientras que durante la 
monzón del NE. el agua de la superficie se halla empujada 
por el viento, en el mar de China, desde una latitud más 
alta y más fría que la latitud media de este mar, en la mon- 
zón del SO., el agua de la superficie es rechazada en sentido 
contrario. 

Por lo cual, durante la monzón del NE. el agua de la 
superficie debe hallarse atraída al mar de China para reem- 
plazar la cantidad perdida por el esceso de la evaporación 
sobre la caida de lluvia, y esto movimiento del agua se halla 
acelerado notablemente por el viento fresco del NE. que 
reina en la misma época: de modo, que resulta que penetra 



U DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

»3n este mar más cantidad de agua que la necesaria, lo cual 
se prueba por la salida casi constante que se observa duran- 
te esta' monzón por los pasos estrechos que ponen en comu- 
nicación el mar de China con el de Java y el Océano Indico^ 
y que á causa del esceso de la evaporación sobre la caida de 
lluvia el agua de la superficie, más particularmente en la 
parte SO. del mar, se hace más pesada y adquiere una ten- 
dencia á descender y descendiendo lleva consigo su alta 
temperatura, la que abandona gradualmente al agua más 
profunda. 

Durante la monzón del SO. el esceso de lluvia sobre la 
evaporación tiende á rechazar el agua de la superficie de 
este mar al Océano, y este movimiento se acelera notable- 
mente por la monzón, que arrastra para fuera más agua que 
la necesaria, como la monzón del NE, arrastra para dentro 
más que la precisa. 

La consecuencia de esto es que, en la monzón del NE., 
el agua en el mar de C^ina tendrá una tendencia á descen- 
der y á dirigirse por el fondo al Océano Pacífico, mientras 
que en la monzón del SO. entrará elevándose hasta la super- 
ficie; de suerte que el mínimum de temperatura de la mar 
durante la monzón del SO., se hallará más cerca de la su- 
perficie, que lo está en la monzón del NE . 

Bajo estas condiciones, aunque es evidente que el mar 
de China se halla separado de la circulación general del Pa- 
cífico (su mínimum de temperatura de 2^*28, encontrándose 
á una profundidad próximamente de 1.646 metros en este 
Océano), no es posible evaluar exactamente la profundidad 
del banco ó arrecife submarino que lo separa del Pacífi- 
co, aunque probablemente debe estar entre 1.280 y 1.829 
metros. 

De una sonda de temperatura hecha en el Océano Pací- 
fico del N. por 22** lat. N. á unas 1.000 millas del desagüe 
del mar de China al mar Pacífico, aunque de mucho menos 
valor que si hubiera sido hecha en las proximidades de las 
Batanes 6 Bashee, comparada con la temperatura del mar 
de China, muestra, sin embargo, que la isoterma de 4^4^ la 



CONSIDERACIONES GENERALES. VIEiNTOS. 35 

raismo que la de 2^22, se halla próximamente á la misma 
profundidad en el centro del mar de China y en el Océano 
Pacífico por los 23** N. (latitud media del desagüe del mar 
de China á este Océano). Por encima de la isoterma de 4**44í 
la temperatura en el centro del mar de China todavia coin- 
cide mejor con la temperatura del Océano Pacífico por la 
misma latitud de 17°30' N. 

Cyclones. Las tempestades de tipo giratorio cambian de 
nombre, según los países y parajes en donde soplan. 

En el Océano Atlántico, y sobre todo en las Antillas, to- 
man el nombre de huracanes, de tifones en el mar de China, 
de baguios en el Archipiélago filipino, de tornados en el 
Oolfo de Guinea, y con la palabra cyclones (1) se distinguen 
mas especialmente las tempestades giratorias del Océano In- 
dico. 

descripción de lo» cyclones. Los cyclones soplan en 
todos los grandes mares del globo, en el Océano Atlántico, 
en el Océano Indico, en el Pacífico, en los mares de China y 
del Japón. 

En el Océano Atlántico, elfocus de los más terribles hu- 
racanes conocidos es la región próxima á las Antillas; en el 
Océano Indico es la que se halla al E. de las islas de Rodri. 
guez, de San Mauricio y de la Reunión; en el Océano Pací- 
fico, sobre lo cual se tienen hasta ahora pocas observaciones 
de este género, se presume que es la parte en que se hallan 
las islas de Tonga y las inmediatas á este Archipiélago; en 
el mar de China se encuentran principalmente al E. de la 
isla de Luzon y canal de la Formosa. 

Según Keller, el huracán se halla constituido por un 
torbellino, es decir, por una masa de aire de una extensión 
considerable, animada de un movimiento giratorio alrededor 
de su centro. 



(1) Cyclúu, Bajo esta palabra comprendemos indistintamente los nombres de 
uracan, tifón, baguio, tornado, y en general á todo fenómeno animado del doble 
movimiento de rotación y de traslación, cualquiera que sea ru violencia y paraje en 
que ejerza su acción. 



36 DERROTERO BEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

El movimiento giratorio se efectúa de derecha á izquier- 
da en el hemisferio Norte, 6 sea en sentido inverso del 
movimiento de las agujas de un reloj. 

En el hemisferio Sur, el movimiento se efectúa de iz- 
quierda á derecha, 6 sea en el mismo sentido qne el movi- 
miento de las agujas de un reloj. 

Al mismo tiempo que el aire gira, el torbellino mismo 
obedece á un movimiento de traslación y describe una pará- 
bola cuyo vértice se halla situado al O. y cuyas ramas se se- 
paran del lado del E. 

Estas tempestades nacen entre el Ecuador y los trópicos, 
generalmente durante el invierno, cuando la regularidad 
de los vientos alíseos se encuentra perturbada, 6 en la época 
de cambio de monzón, en una latitud sensiblemente igual á 
la declinación del sol. El torbellino vá constantemente ale- 
jándose del Ecuador. Primeramente marcha hacia el Oeste y 
vá encurvándose poco á poco hacia el Norte, hasta que llega, 
en el Atlántico del Norte, próximamente á la latitud de 30" 
y á la de 26** en el hemisferio del Sur, es decir, al límite po- 
lar de los alíseos, vértice de la parábola; allí el torbellino 
traza su arco tangente al meridiano para encurvar ensegui- 
da hacia el Este, á medida que remonta del lado del polo, en 
la segunda rama de su trayecto; de modo que en el hemisfe- 
rio Norte su primera dirección es próximamente del SE. al 
NO., en tanto que el torbellino recorre las regiones tropi- 
cales. 

Cuando llega á su límite, recurva casi en ángulo recto, y 
en las regiones templadas se dirige próximamente del SO. 
alNE. 

Sin embargo de ser así el movimiento de traslación 
de los huracanes en el Océano Atlántico del Norte y 
del Océano Indico, los tifones del mar de China presen- 
tan la especie de anomalía (1) en su progreso de tomar las 



(1) La progresión de un cyclon no es un resultado del movimiento de rotación 
que le constituye, sino del movimiento general de la porción de la atmósfera que 
«ntra en su esfera de acción. De aquí la especie de anomalía que se indica» 



CONSIDERACIONES GENERALES. VIENTOS. 37 

diversas direcciones comprendidas entre el SSO. y NNO.^ 
aunque gran número parece son repelidos por la costa y si- 
guen próximamente la dirección indicada hacia !el Norte, 
corriendo las costas del Japón. 

El diámetro del torbelllne^ su velocidad de rotación 
y la de traslación son muy variables y dependen de la in- 
tensidad de la tempestad. El diámetro inicial puede ser de 
50 á 100 millas, diámetro que parece aumenta progresiva- 
mente á medida que el torbellino remonta hacia ios polos; 
aumenta sobre todo cuando recorre la segrunda rama de la 
parábola, pudiendo alcanzar en su estremidad de 500 á 600 
millas, á veces de 1.000 á 1.500 millas. 

Eia velocidad de rotación es más considerable en el 
centro del torbellino 6 en las proximidades á él; en el mis- 
mo centro existe calma. Cerca del centro la velocidad puede 
llegar á ser de 125 á 150 millas por hora; va disminuyendo 
á medida que la tempestad progresa. Si suponemos un cy- 
clon en marcha de un diámetro de 300 millas, todo punto 
chocado en primer lugar que se encuentre colocado en la 
línea de traslación del vértice 6 centro, al principio sólo sen- 
tirá vientos flojos que no tardarán en refrescar; á 150 mi- 
llas del centro le soplará viento fresco con chubascos duros 
á intervalos que irán creciendo en duración y fuerza; á 100 
millas la fuerza del viento será tal que obligará á tomar 
todos los rizos; de 50 á 80 millas el huracán soplará con 
toda su furia; en este momento un buque no podrá aguantar 
vela alguna. En fin, en el círculo central, en un radio que 
varía de 5 á 20 millas, la calma es tan completa que puede 
compararse á la muerte después de las más terribles con- 
vulsiones. 

lia velocidad de traslación se halla también en razón 
de la intensidad de la tempestad. Se ha observado que en 
los huracanes más flojos no ha sido nunca menor de 5 mi- 
llas por hora, y que en los más violentos no ha pasado de 
30 millas, velocidad que aumenta á medida que el huracán 
progresa. 

Según Mr. Bridet, en el Océano Indico puede suponerse 



38 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

de 1 á 5 millas entre 5 j W de latitud S.; de 5 á 10 millas 
entre 15 y 25*" latitud S. y de 12 á 18 millas en las latitudes 
más elevadas. 

Uno de los caracteres particulares de estas tempestades 
consiste en el descenso sucesivo y extraordinario del baró- 
metro. Durante ciertos momentos del huracán el mercurio 
está sujeto á repentinas oscilaciones, sobre todo cerca del 
borde de la calma es donde el movimiento de subida, y baja- 
da es continuo. En el centro del torbellino la presión at- 
mosférica es la más débil, bajando muchas veces á 112 mi- 
límetros. En tanto el barómetro baja, el centro se acerca. 

Según Mv. Bridet un buque que se encuentre en la línea 
que recorre el huracán puede estimarse á 34 horas de su 
centro cuando el barómetro baje 0"^^,3 por hora; á 18 horas 
de su centro si baja 0^^,6 por hora; á 12 horas cuando baje 
1^^,0 por hora; á 9 horas del centro si baja 1^^,5 por hora; 
á 6 horas si baja 2^«^,0 por hora, y á 3 horas si baja 3°^^,0 
por hora. 

Muy cerca del centro la bajada media por hora será de 
4mm^5. fuera de la línea del centro ó derrota que sigue el hu- 
racán la bajada media por hora no es ya la misma y no es 
posible hallar las distancias próximas al centro sino por ob- 
servaciones muy delicadas. 

Hay huracanes que se hallan casi estacionarios y no por 
esto suelen ser los menos violentos; puede decirse que se 
desvanecen cerca del lugar en que nacieron después de ha- 
ber cumplido su obra de destrucción. 

También se producen cy clones simultáneos en parajes 
próximos ó distantes. Piddington cita varios ejemplos. Mu- 
chas veces estos cyclones marchan paralelamente y á igual 
altura uno de otro sin penetrarse, separándoles entre sí una 
corta distancia. Otras veces, cuando sus trayectorias son 
algún tanto convergentes, se funden en uno solo ó bien con- 
cluyen por moverse muy cerca uno de otro, siguiendo una 
misma curva que es como la resultante de las direcciones 
iniciales. 

Cuando el ángulo de convergencia es muy abierto el 



CONSIDERACIONES GENERALES. VIENTOS, 39 

encuentro de los dos torbellinos produce un ruido semejante 
al del trueno, y el meteoro único que resulta se convierte en 
un verdadero cataclismo. 

El mismo autor cita también el caso de un cyclon muy 
violento dividirse produciendo uno 6 varios cyclones peque- 
ños: menciona también el hecho de dos cyclones observados 
el mismo dia y poco más ó menos sobre el mismo meridia- 
no, hacia los dos lados del Ecuador en el Océano Indico. Uno 
de los cyclones por los 6° de latitud N. y el otro por los 7' 
de latitud S., cada uno girando en sentido contrario, con- 
forme á la ley de rotación particular á cada hemisferio y 
marchando según trayectorias inclinadas á derecha é iz- 
quierda de la parte del O., alejándose por consiguiente uno 
de otro y del Ecuador. 

Baguios.— Dase el nombre de baguios en el Archipiéla- 
go Filipino á unas tempestades de tipo giratorio de extraor- 
dinaria violencia, verdaderos cyclones , que nacen general- 
mente al Este del Archipiélago en el límite de la monzón 
del SO., y atravesando las islas próximamente en direc- 
ción ONO. pasan al mar de China, cruzándolo á veces en las 
diversas direcciones comprendidas entre el SSO. y NNO., o 
internándose en el continente concluyen su obra de devas- 
tación: otras veces se desvanecen en el mar de China, ó re- 
pelidos 6 guiados por la tierra siguen la ley general de 
traslación de estos meteoros y se dirigen hacia el Norte per- 
filando la costa del Japón 6 la costa O. del Archipiélago Fi- 
lipino. Sin embargo, no faltan casos de baguios observados 
dentro del Archipiélago, en los que se han notado anomalías 
en el movimiento de rotación que les constituye como tales 
cyclones. 

Desde remoto tiempo los habitantes de Filipinas dan el 
nombre de baguios^ á las mismas tempestades giratorias que 
los chinos conocen con el nombre de tifones^ sin duda para 
distinguirlas en sus efectos y carácter tan diferentes de los 
temporales que soplan siempre próximamente de un rumbo 
de] horizonte, llamado collas y nortadas. 

Las observaciones de reciente fecha verificadas por la Co- 



40 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

misioa Hidrográfica de Filipinas (1), comparando los dife- 
rentes vientos que soplaron á diferentes buques y localida- 
des de posición bien determinada para venir en conocimiento 
del movimiento de rotación, y de las calmas experimenta- 
das dia por dia por los mismos buques y localidades para 
conocer el movimiento de traslación y medir su velocidad, 
se desprenden las deducciones siguientes : 

I.*' El baguio de Filipinas es de la misma familia que el 
huracán de las Antillas, el tifón de China, el tornado del 
Golfo de Guinea y las tempestades giratorias del Océano 
Indico y de otros mares intertropicales. Todas estas tormen- 
tas deben comprenderse boj o un mismo nombre genérico, 
que es el de cyclon. 

2.** El movimiento de rotación de los baguios de Filipinas 
es inverso al de las manillas de un reloj, como sucede en to- 
dos aquellos del hemisferio Norte. 

3/ El movimiento de traslación se efectúa de Oriente á 
Occidente, con ligeras inclinaciones al N. ó al S. El prome- 
dio de estas direcciones parece ser la del O. ~l NO. 

4.** La velocidad de traslación es de 13 millas por hora. 
Ninguno de los observados ha pasado de 14 millas, ni ha 
bajado de 11 millas. 

5.® Vienen siempre acompañados de abundantes lluvias, 
con nubes densas y bajas, que á veces limitan el horizonte 
á muy pocos metros de distancia y suelen descargar alguna 
electricidad. 

6.'' El diámetro del círculo txterior del torbellino varía 
de 40 á 130 millas. 

El del circulo interior, dentro del cual reina calma, po- 
drá calcularse de 8 á 15 millas. 

7."* La mayor duración del verdadero huracán en un mis- 
mo punto no debe pasar de 10 horas, y generalmente será 
mucho menor. 

8.^ El barómetro suele bajar imperceptiblemente unos 



(1 ) Bagnios^^Memoña, redactada por el teniente de narío D. M. Villavicea^ 
cío, jefe de la Comisión Hidrográfica de Filipinas, año 18Ti. 



CONSIDERACIONES GENERALES. VIENTOS. 41 

^ias antes del baguio, desciende con gran rapidez á su 
aproximación, llega al mayor descenso cuando el vértice 
estáá la menor distancia, sube con precipitación cuando 
éste se aleja, y después de pasado el baguio , continúa su- 
biendo con mucha lentitud hasta que llega á su altura nor- 
mal. En las proximidades del vértice suele tener oscilaciones 
muy marcadas. 

9^" El Ímpetu del viento, aunque es considerable y par- 
ticularmente en las proximidades del vértice, echa por tier- 
ra árboles y casas y causa naufragios, no parece, sin em- 
bargo, ser tan grande como el de los cyclones de otros 
mares, quizás porque en esta localidad estén en estado na- 
ciente. 

10. Hay motivos para creer que una parte de los baguios 
que atraviesan el Archipiélago se deshacen en el mar de 
China y que otros llegan á la vecina costa, y se recurvan 
en dirección al N. y después al NE. (1). 

11. El baguio se deja sentir primeramente con viento al 
N., ó una dirección próxima al N. por uno ú otro lado, lluvia 
menuda 6 garúa constante, cariz achubascado ó imponente, 
y bajada del barómetro; rola después hacia el E. cuando el 
observador se encuentra al N. de la trayectoria que sigue el 
vértice y hacia el O. en caso contrario, aumentando la lluvia 
y la fuerza del viento al par que este rola? y concluye próxi- 
mamente por el S. después de disminuir gradualmente. 

Algunas veces ocurre que no hay más que un viento 
N. que aumenta de fuerza hasta llegar á violento huracán, 
después una calma repentina de media ó una hora, y final- 



(1) El baguio que cruzo las provincias de Nueva- Vizcaya y Paugasínan ea 
Luzon del dia 17 al 48 de Setiembre de 1874, debió echar á pique eJ vapor Fím- 
yas sobre Cabo Balinao, encontró después al bergantin goleta Union á las siete de 
la mañana del !9 en latitud 18"— O* N. y longitud 120^—40* E,, maltrato ea 
aquel mismo dia, algo más adelante, á la barca española Asturiana en latitud 
49**— 41* N. y 120*— 6* de longitud E.; más allá, al tropezar con la costa de CM- 
na, debió recurvar hacia el N. y NB., pues el 23, á las dos y media de la madru - 
gada, pasó por Hong-Kong, donde causó la párdida de 14 baques y averías ea 
otros 19, y por Macao, en donde perecieron más de 5,000 individuos. 



42 DEREOTERÚ DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

mente un furioso huracán del S. que va decreciendo: esta^ 
sucede cuando el observador se encuentra sobre el paso del 
vértice. 

12. Los baguios no tienen época fija del año para su apa- 
rición; antes al contrario, se asegura que los ha habido en 
todos los meses del año. 

No obstante, se observa que la mayor parte ocurren en 
las proximidades de los equinocios, y más especialmente y 
con mayor violencia en el equinocio de otoño que en el de 
primavera. 

Por término medio, hay dos 6 tres cada año, y algunas 
veces suelen ocurrir varios consecutivos, con muy breve in- 
tervalo del uno al otro, de suerte que no puede uno confiar- 
se porque acabe de pasar un baguio. 

Hay quien cree haber observado que cuando pasa uno 
de estos tifones en Setiembre en latitud elevada, no lo hay 
en Octubre por aquel año, pero sí en Noviembre, y en lati- 
tud más baja (1). 

13. Ordinariamente se observan estos meteoros en lati- 
tud superior á 9"*; hay, sin embargo, tradición de alguno 
que otro rarísimo por los Q"" de latitud. Los de Noviembre y 
los del equinocio de primavera parece que son más comunes 
en los paralelos bajos; ios de Octubre más al N. que aque- 
llos, y los de Setiembre aun más al Norte que los de Octu- 
bre. Esto no puede ser regla general; pero parece notarse 
una tendencia á esta distinción. 

14. Acompaña á los baguios una elevación considerable 
en las aguas del mar, que se llama ola del huracán^ y que 
debe ser producida por la misma causa que origina tan gran 
descenso en los barómetros. Los rios se suelen salir de ma- 
dre por la inmensa cantidad de lluvia que cae en las horas 
que dura el temporal. 

Baguios. Maniobras generales que deben hacerse al en- 



(1) Esta regla ha recibido confirmación el ano 1874, pues hubo dos baguios^ 
«n Setiembre por latitndd© 17**; no hubo ningnno en Octubre, y el día 10 de No- 
TÍembre hubo uno por latitud de 11 á 12 grados. 



CONSIDEEACIONES GENERALES. VIENTOS. 43 

contrarse en la mar en presencia de un baguio, según que 
la posición del buque se halle: 

I-"" Al N. de la derrota ó curso del vértice del baguio. 
2.*^ Al S. de la derrota del vértice. 
3.** Sobre la derrota del vértice. 

Un buque se halla al N. de la derrota que recorre el vér- 
tice del baguio cuando el viento rola hacia la derecha^ 
NE.,E., SE. 

Un buque se halla al S. de la derrota que recorre el vér- 
tice del baguio cuando el viento rola h.ácia la izquierda, 
NO., O., SO. 

En fin; un buque se halla en la derrota del vértice cuan- 
do el viento sopla sin variación en la misma dirección N. S. 

Conviene siempre alejarse de la derrota del vértice. 
I."* if amorra encontrándose al Norte de la derrota del 
vértice del baguio. 

Ceñir el viento mura á esto ibor^ aguantando toda la vela 
posible, y conservar esta mura, aunque se tenga necesidad 
de capear, sin ponerse á correr bajo ningún pretexto. 

En esta posición, mura á estribor el viento; por bruscos 
que sean sus cambios, se irá alargando, sin exposición á to- 
mar por avante; además el buque presentará la proa á la 
mar, y pe encontrará en la posición menos peligrosa, en la 
que debe temer menos y en la más marinera; es verdad que 
con la capa mura á estribor hará poco camino para alejarse 
del vértice; pero los otros rumbos le harian correr sobre el 
vértice que se trata de evitar. 

2.' Maniobra encontrándose al S. de la derrota del vér- 
tice del baguio. 

Correr d un largo ó en "popa hacia el Sur con toda la vela 
que permita la violencia del viento hasta tanto que el baró- 
metro haya subido una cantidad sensible. 

Sin embargo, si por la proximidad á alguna isla ó escolla 
6 bien porque el buque por sus condiciones no aguante la 
mar en popa, sea imposible adoptar esta maniobra de correr 
tan cómoda al hallarse al Sur del vértice del huracán y se 
halle en la necesidad de capear, creemos debe hacerlo mura 



44 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

d babor (1) por las mismas razones que acabamos de expre* 
sar al hablar de la mura á estribor que exige el hallarse al 
N. de la derrota del vértice. 

3.* Maniobra encontrándose en la derrota del vértice 
del baguio. 

Si no quiere exponerse á sufrir los efectos desastrosos 
de permanecer parado, en esta situación no hay otra manio- 
bra que correr en popa hacia el Sur gobernando á son de mar 
para evitar los grandes guiñadas tan funestas enraedio de 
estas perturbaciones atmosféricas: corriendo en popa se pa- 
sará pronto al S. del vértice, en donde, como hemos dicho, 
los cambios de viento le permitirán continuar corriendo en 
popa ó á un largo; y si por un motivo cualquiera se viera 
obligado á capear, deberá hacerlo desde que reconozca ha- 
llarse al S. del vértice y tan pronto como el barómetro haya 
subido marcadamente; poniéndose mura á babor como he- 
mos dicho, al hallarse en esta posición. 

Estas maniobras suponen que se conoce la derrota 6 
dirección del movimiento de traslación del baguio ó cyclon; 
pero suele suceder que al empezar un cyclon no se está fijo 
en la derrota que seguirá; en este caso de incertidumbre no 
le queda al capitán de un buque sino ceñir el viento mura á 
estribor, tomando al mismo tiempo todas las disposiciones 
marineras que la prudencia más minuciosa puede sugerirle 
para aguantar un temporal, y si en esta posición, de mura á 
estribor, el viento en sus cambios se le alarga, se hallara al 
N. de la derrota del huracán y en la posición conveniente, 
y si se le escasea se encontrará al S. del vértice del meteoro 
y siempre á tiempo para correr á un largo ó en popa, hasta 
que la subida del barómetro le indique claramente que el 
cyclon se aleja; y cuando no pueda correr por alguna de 



(l) Sia embargo, Mr. Reid aconseja en su cktñ The pragren of the develop* 
mentúfthe lawo/storms, pág. 27, se capee mar» á estribor y no mura á babor 
como recomendaba en las dos ediciones de sa primer trabajo Tke law of storm» 
al tratar del hemisferio N., fondado en que la mará de babor lleva hacia el 
vértice. 



CONSIDERACIO^ÍFS GENERALES. VIENTOS. 45 

las circunstancias referidas, repetimos deberá capear mura 
á babor. 

A estas consideraciones y maniobras generales que debe 
grabar en su memoria el capitán de un buque para cuando 
se vea en alta mar envuelto por un baguio, añadiremos las 
maniobras particulares al hallarse corriendo á longo de cos- 
ta alguna de las grandes islas que forman este Archipiélago 
filipino y se encuentre al E. ú O. de una de ellas, si antes 
no le es posible tomar algún buen puerto de refugio. 

1/ Si se encuentra un buque al E. do una de las gran- 
des islas del Archipiélago. 

Correr hacia el S. con toda la vela que pueda aguantar, 
resueltamente y sin tardanza, sin vacilar un momento, ni 
detenerse á averiguar si se encuentra al N. 6 al S. del Vér- 
tice. Cuanto más tarde en decidirse, más cerca del vér- 
tice pasará y su pérdida es segura sobre la costa, envuelto 
por el vértice ó sus proximidades si el viento le llega á ro- 
lar hacia elR: mientras que si logra colocarse al S. de la 
trayectoria del vértice doblando por delante su derrota, los 
vientos le rolarán por el O. y la misma costa le servirá de 
abrigo para defenderse de ellos, 

Sobre el doblar la derrota por delante del vértice* 
Como los baguios empiezan generalmente á sentirse en el 
Archipiélago con vientos del N, ó de sus proximidades, aca- 
bamos de decir que siempre se corra hacia el S., y sin la 
menor tardanza, ai encontrarse al K de una de sus grandes 
islas; pero cuando por falta de resolución y sangre fria, tan 
necesaria en tan críticos momentos, 6 cualquiera otra causa, 
la maniobra de correr al S. se retarda, y el viento^ rolando 
á la derecha, sopla del NE. ó ENE., ya no es tiempo de 
correr al S. para doblar la derrota del vértice; y esta manio- 
bra podria ser fatal, pues, como queda dicho, se correrla á 
las proximidades del vértice, y creemos que en este caso, de 
soplarle el viento del baguio del NE- ó ENE., debe capear 
mura á estribor é ir enmendando la proa para el primer 
cuadrante, según los cambios sucesivos del viento en el se- 
micírculo del E. 



U DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

Según Bridet, á 755"^^ de altura barométrica 6 lo más 
tarde á 750™^, es tiempo de decidirse á doblar la derrota del 
vértice. 

Es obrar in extremis optando, entre dos males, por el me- 
nor de ellos; entre capear empeñado sobre la costa 6 verse 
sobre ella envuelto en el vértice del baguio. 

Si por haberse atrasado en la maniobra se pasa muy 
cerca del vértice, lo que sólo lo indica la bajada escesiva 
del barómetro y la fuerza de las rachas, se tendrá cuidado 
no correr en popa desde que le sople viento del O. y capear- 
lo mura á babor si después de la corrida se hallara con al- 
gún peligro, pues de seg-uir en popa los cambios del viento 
volverían á meterle en la tormenta. 

2/ Si se encuentra un buque al O. de una de las grandes 
islas del Archipiélago y próximo á ella. 

Capear mura á esirllior* Si el viento le rola hacia la 
derecha la costa le servirá de abrigo; pero si le rola hacia 
la izquierda y se puede orientar vela, que huya hacia el S. 
y procure desatracarse lo posible, porque se encuentra casi 
inevitablemente amenazado de un desastre. 

Estas maniobras se aplican perfectamente á los buques 
de vapor que se hallen en semejantes casos, pues su gran 
velocidad les hace dueños de sus maniobras, y sus capitanes 
no deben titubear en cortar por delante la derrota de un 
cyclon para no encontrarse en -su paso ó para colocarse en 
la posición más ventajosa y aun para buscar los vientos fa- 
vorables á la derrota que deben hacer, según las circuns- 
tancias particulares del buque, su situación respecto del 
cyclon y la proximidad de las costas á que es preciso dar 
resguardo ó que pueden ofrecer un refugio con el conoci- 
miento de las leyes cyclónicas estudiadas sucesivamente por 
Capper, Redfield, Reid, Piddington, Bridet, Keller, Andrau 
y otros, y que han hecho objeto de varios volúmenes. 

Después de indicadas las maniobras que deben efectuar- 
se al hallarse envuelto un buque por un baguio, en el caso 
general en que la derrota de su vértice se dirija próxima- 
mente al ONO., damos á continuación la siguiente tabla 



CONSIDERACIONES GENERALES. CYCLONES. 47 

tomada de la obra de «La ley de las tempestades de Doves,» 
que marca en detalle el modo de maniobrar en cualquier 
circunstancia en que se presenten estas tempestades de tipo 
giratorio. 



CYCLONES. 
Hemisferio del üíorte* 



Dirección 

del 

viento 

al 


Demora 

del 


Cambios 




Rumbo 


Cambios 




Rumbo 

á que se 


vértice 


del viento 




á que se 


debe 


del viento 




debe j 


empezar 
el baguio. 


desde el 
buque. 


del 






gobernar. 


del 






gober- 
nar. 


NO. 


NE. 


SO. hacia 


elO. 


SR. 




NO. hacia 


elN. 


o 


NO. i N. 


NE. i E. 


NO. i N. 


» 


0. 


SE. l-S. 




NO.JN. 


» 


N. 


cr - 


NNO. 


ENK. 


NNO. 


)) 


0. 


S-E. 




NNO. 


)> 


N. 


a ce 


N. i NO. 


E. i NE. 


N. J NO. 


> 


0. 


S. iSE. 


o 


N.I-NO. 


» 


N. 


9 

% s 


N. 


K. 


N. 


» 


0. 


8- 


c 


N. 


» 


E. 


Oí « 


N. i NE. 


E. i SE. 


^ JNE. 


» 


N. 


S. i SO. 


O 


N. iNE. 


» 


E. 


1 i 


NNE. 


Esl?. 


NN.Í. 


» 


N. 


hSO. 




NNK. 


» 


E. 


? « 


NE. i N. 


SE. JE 


NE. JN. 


» 


N. 


SO. i S. 


cj 


NE. i N. 


» 


E. 


ra «a 


NE 


SE. 


NE. 


» 


N. 


so. 


CL 


NE. 


D 


E. 




NE.|-E 


SE. 1 S. 


NhJ. i E. 


» 


N. 


so. i 




NE. 1 E. 


» 


E. 


ENE. 


SSK. 


ÜNB. 


y> 


N. 


OSO. 


a> 


ENE. 


» 


E. 


« 2 


E. I-NE. 


s. isa. 


E JNE. 


» 


N. 


E. 1 80. 


^ 


E. i NE. 


» 


E. 


tí =5 

S «2. 


K. 


s. 


E. 


» 


N. 


O. 


,H 


E. 


» 


S. 




E. i SE. 


S. i so. 


E. i SE. 


» 


E. 


0. i NO. 


'óo 


E. ¿SE. 


)) 


s. 


Ü T3 


ESE. 


sso 


e-íii. 


» 


E. 


ONO. 


o 


ESh. 


» 


s. 


c 


SE. JE. 


SO. i s. 


SE. i E. 


» 


E. 


NO.iO. 




SE. ¿- E. 


» 


s. 


Z £ 


SE 


so. 


5E. 


» 


E. 


NO. 


j=a 


SE. 


» 


s. 


CU 


SE. 1 S. 
SStí. 


so, i 0. 

0>0. 


SE. JS. 
SSE. 


» 


K. 

E. 


NO.i-N. 
NNO. 


«5 


SE. 1- S. 
SSE. 


» 


s. 
s. 


S. |SE. 


0. 1 so. 


S. 1 SE. 


» 


K. 


N. k NO. 


9 


S. 1 SE. 


» 


s. 


-=1 


s. 


ü. 


S, 


» 


E. 


N. 


u 


S. 


» 


0. 




S. i SO. 


O.JNO. 


5. i SO. 


)) 


S. 


N. i NE. 


0^ 


S. i £0. 


» 


0. 


2.5 


SáO. 


ONO. 


S.SO. 


)) 


S. 


NNE. 


cu 


SSO. 


» 


0. 




so. i S 


NO JO 


30. J S. 


» 


s. 


NE. ¿ N. 


o 


SO. i S. 


^ 


0. 


»c "IS 


SO. 


NO. 


SO. 


» 


s. 


Nti. 


•o 


SO. 


)> 


0. 





Advertencia.— En la aplicación práctica de la teoría de 
las tempestades de tipo giratorio, debe tenerse mucho cuida- 
do no tomar á todo temporal ó tiempo muy duro, sobre todo 
fuera de la región intertropical como una tempestad gira- 
toria ó cyclon y maniobrar conforme á sus leyes, cuyo error 
pudiera llegar á ser de fatales consecuencias, en el caso ea 



48 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

que se navegara á un rumbo que, aunque muy propio en las^ 
circunstancias de un cyclon, fuera muy peligroso, empeñan- 
do al buque dentro de algún golfo ó costa, al tratarse de un 
temporal fijo, de lo que no faltan ejemplos. 

En este caso, lo mismo que al tratarse aquel en que no 
se conoce la derrota que sigue el centro del meteoro, lo más 
acertado y conveniente es ponerse á la capa y observar cui- 
dadosamente las bajadas sucesivas del barómetro, el cariz 
del tiempo y los cambios del viento, para en su vista deter- 
minar si efectivamente el temporal es del tipo giratorio, f 
entonces con las demoras del vértice y conocimiento de la 
dirección probable de su derrota, con algún grado de aproxi- 
mación, maniobrar convenientemente ajustándose á las le- 
yes cy clónicas. 

jProiié»tleo9.— Sería muy útil pudiera predecirse con 
certeza la llegada de estas tempestades; pero amenudo acon- 
tece que se declaran sin otras indicaciones que las generales 
que se observan cuando la atmósfera no se halla en su con- 
dición normal y se teme un mal tiempo, cariz por demás co- 
nocido de la gente de mar. 

Sin embargo y teniendo por cierto que los huracanes de- 
ben anunciarse con un carácter que les es propio , según el 
parage en donde reinan y que conviene al navegante estar 
al tanto de los indicios precursores particulares en la parte 
del globo en que navega, resumiremos á continuación las 
señales que, confirmándose las unas por las otras , puedan 
indicar la presencia de un baguio en Filipinas* 

Estas señales, unas están dadas por los instrumentos 
meteorológicos, y otras por el aspecto del cielo; la mar tam- 
bién puede dar indicios ciertos. 

El barómetro parece ser la mejor indicación de estas tem- 
pestades, pues en estas islas y costa S. de China el mercu- 
rio experimenta mayores oscilaciones que en otros países 
tropicales, observándose en su columna en los dias que pre- 
ceden al baguio una altura algo menor que las normales y 
en la del termómetro algo mayor, acompañadas de calor so- 
focante, humedad y atmósfera despejada. 



CONSIDERACIONES GENERALES. CYCLONES. 49 

El aspecto del cíeío por el cuarto cuadrante se caracteriza 
•por masas de nubes densas cuyas formas cambian continua- 
mente, 6 bien por un paredón de nubes distantes extraordi- 
nariamente negras, cuyos bordes superiores reflejan un tin- 
te cobrizo que producen los colores verde, azul y rojo. 

En la puesta del sol anterior á la aparición del fenómeno, 
algunos han notado que las nubes se pintan marcadamente 
de rojo morado, particularmente hacia el cénit 6 hacia el 
Este; indicio éste, además, de estar considerado en todas 
estaciones y en todas partes, por todos, como señal de mal 
tiempo. 

Algunos aseguran que en los dias que preceden á los ba- 
guios se suelen ver en la mar muchas agvas malasj con otros 
varios animales, que muy pocas 6 ninguna vez se ven sobre 
^1 agua, y el que aparezcan ciertos pájaros que no se en- 
<5uentran en otro tiempo y que, se asemejan algo á los rabi- 
nJwrcados. 

Otros creen puede dar aviso preventivo el examen atento 
del cielo, y particularmente el de las estrellas, por su nota- 
ble centelleo en medio de una atmósfera tan clara como di- 
cen se presenta. 

También hablan de los hilos de araña flotando en la 
atmósfera. 

En fin, dicen muchos se advierte la existencia y proximi- 
<lad de este meteoro por la observación del estado particular 
de agitación de la mar en que las olas no tienen dirección 
determinada, y que parece vienen de tres ó cuatro partes di- 
ferentes. 

Por último, la señal fija que ha habido siempre y de todos 
conocida en Filipinas para predecir un baguio, aunque es 
verdad que esta se presenta ya muy inmediata al meteoro, 
es el mal cariz del tiempo, con viento flojo próximo al N.. 
acompañado de garúa, que, unido al estado particular de 
agitación de la mar, forman otros tantos indicios que deben 
poner alerta al capitán de un buque, porque denotan con se- 
guridad la proximidad de un baguio. 

Tifones del miir de CHIiia.— Los tifones son tempesta- 

4 



50 DEBEOTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

des giratorias, de Tiolencia extrema y corta duración; el 
tifón de China es el mismo meteoro conocido en Filipinas 
con el nombre de baguio^ y del que hemos dicho se extiende^ 
próximamente desde el meridiano del grupo de las islas Ma- 
rianas por la isla de Luzon, costa N* de China y Archipiéla- 
go del Japón. 

Los tifones se encuentran ordinariamente en la parte N. 
del mar de China, al largo de la costa E. de China y del 
Archipiélago del Japón. Sobre la costa soplan con más furia 
que mar afuera, y su violencia disminuye generalmente 
cuando se alejan al S. de la costa de China; es raro que ba- 
jen del paralelo de 14** latitud N., aunque hay algunos casos 
de haberlos sentido á tres ó cuatro grados más al S. 

Los tifones no tienen época fija del año para su apari^ 
cion, pues ocurren en ambas monzones, y hay anos en que 
se sienten dos ó tres tifones y mientras que en otros no se 
experimenta ninguno: sin embargo, el mayor número se ob- 
serva entre los meses de Junio y Noviembre; los más vio- 
lentos en Junio, Julio y el equinocio de Setiembre, sobre 
todo si la luna nueva ó su perígeo coincide con el equinocio. 
Cuando estas circunstancias se han reunido fuera del equi- 
nocio de otoño, se han sentido también tifones muy violen- 
tos sobre la costa de China. 

En el mar de China, los menos violentos, suceden en los 
meses de Mayo, Noviembre y Diciembre, aunque sobre For- 
mosa y las islas Batanes se han sentido muy duros. Desd 
el mes de Diciembre al mes de Mayo, no los hay, 6 son muy 
raros. 

El movimiento giratorio de los tifones sobre la costa de 
China es hacia la derecha; comienzan generalmente por en- 
tre el NO. y N.; rolan después alNK y E,, de donde soplan 
con furia, levantando mar muy gruesa y produciendo una 
fuerte corriente hacia el O.; y luego saltan del E. al SE. y 
al S. y abonanzan. Este movimiento giratorio del viento- 
mientras dura el tifón, no se observa sino en los que barren 
la costa de China; pues en la mar, á 100 ó 200 millas de la 
costa, dicha revolución se efectúa en sentido contrario, 6 sea 



CONSIDERACIONES GENERALES. CYCLONfíS. Si 

hacia la izquierda, es decir, que el viento, apuntando siem- 
pre por entre el N. y NO.^ en lugar de saltar sucesivamente 
al NE. y E., se llama al NO, y O., de donde sopla con furia, 
y después vá amansando á medida que rola al SO. y S.: si- 
guiendo como los baguios la ley general del movimiento de 
rotación de los cy clones en el hemisferio Norte. 

El movimiento de traslación de los tifones no obedece á la 
ley general de traslación de los cyclones, pues según las nu- 
merosas observaciones de Piddington, sus derrotas^ partien- 
do siempre de la parte Este del mar de China, y aunque 
generalmente siguen al ONO., varían hacia el OSO., y algu- 
nas veces entre el SSO. y NNO. 

Anuncios preventivo» de los tifones. El barómetro 
es el mejor indicador de estos temporales- Aunque los tifo- 
nes á veces no se anuncian con señales precursoras que 
puedan prevenir al navegante, y en algunas circunstancias 
sobrevienen precedidos de buen tiempo, cielo claro y vien- 
tos frescos ó galenos que soplan generalmente contra la 
monzón reinante, sin embargo deberá prepararse á sufrir 
uno de estos huracanes cuando entre los meses de Junio y 
Noviembre se observen algunas de las señales siguientes: 
Muy claro el horizonte por ciertas partes y las cimas de 
las montañas ó de las islas cubiertas de espesas nubes negras. 
Cuando se presenta al NE. sobre el horizonte una gran 
ceja muy negra, cuya parte superior, que es de un tinte 
cobrizo, va avivando de color á medida que su altura es 
mayor hasta terminar en los bordes por un color blanque- 
cino. En este caso, cuando esta ceja comienza á elevarse y á 
moverse rápidamente, carga el tifón acompañado de lluvia, 
relámpagos y truenos, y regularmente dura unas 12 horas. 
Después del tifón á veces sobreviene una hora de calma y 
luego salta el viento del SO. casi con tanta fuerza como 
aquel, como si viniera á restablecer el equilibrio. 

En consecuencia á que el movimiento giratorio de los 
tifones en el mar de China obedece á la ley general cy cló- 
nica, se desprende la maniobra que deberá hacerse para huir 
de su centro. 



52 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

Al N. del mar de China, cuando el barómetro se manten- 
ga bajo durante varios dias con tiempo amenazador y se 
sienta mar gorda, son indicaciones suficientes para prepa- 
rarse á huir del vértice de un tifón ó para refugiarse en ua 
buen puerto ó fondeadero. 

Puertos de refugio durante un tifón « En la costa 
oriental de Chínalos fondeaderos en los que los buques po- 
drán hallarse seguros durante un tifón son los siguientes: 
isla Tamtu, bahía de Mirs, puerto Ty-Sami (para los buques 
que calen 3^,66), isla Namoa (frente á la casa de Stewart), 
puerto Tongsang, puerto Amoy, isla Quemoy, puerto Ma- 
kung en las islas Pescadores, puerto Chinchew, por dentro 
del banco de arena Boot, en la sonda Hungwa, á la entrada 
S. del estrecho de Hai-tan, puerto Pih-quan, puerto Bullock, 
puerto Kehong, isla Formosa, puerto interior y esterior de 
Ting-hai (Gran Chusan), puerto Chinkeamun (isla Chusan), 
puerto Chin-Keang (islas Chusan), islas Fisher ó Chang-pih 
(islas Chusan), puerto Ta-ontse (islas Chusan), costaNO.de 
Kintang, 

CORRIENTES. 

Corriente:» generaies. Las aguas del mar no se hallan 
más en reposo que lo está el aire atmosférico. Las mismas 
causas producen efectos de la misma naturaleza, y si la mar 
ejerce una influencia incontestable sobre la circulación aérea, 
los vientos á su vez son una de las causas determinantes de 
la producción de las corrientes marinas. 

Al E. del Archipiélago filipino, en el Océano Pacífico, la 
corriente ecuatorial del i^., rama N. de las dos en que pa- 
rece dividirse la gran corriente ecuatorial del Pacífico en 
su movimiento regular de E. á O . por la contra-corriente 
ecuatorial, cuyos límites, comprendidos próximamente entre 
los paralelos 5^ y 26'' lat. N., presenta una faja que estre- 
chándose más y más á medida que avanza para el O. se di- 
rige desde las Carolinas en dirección al ONO. hacia las eos- 



CONSIDERACIONES GENERALES. CORRIENTES. 53 

tas de Filipinas y Formosa, en donde encuentra una región 
incompletamente cerrada. 

Cerca de la punta S. de la isla de Formosa la corriente 
ecuatorial del N» se divide á su vez en dos ramas y no pa- 
rece se halla influenciada por las monzones de estos luga- 
res: la mayor de las ramas, pasando por el cabo S. de la 
espresada isla de Formosa, entra en el mar de China; la 
otra, que en su origen sólo tiene 50 leguas de ancho, se en- 
curva para el N., y corriendo la costa E. de Formosa se 
dirige al NE., alcanzando al N. de Bonin 250 leguas de an- 
chura, y forma la corriente del Japón 6 Kiro-Siwo, corrien- 
te negra de los japoneses, á causa del color oscuro de sus 
aguas, semejantes á la del Gul-Stream. 

Esta corriente del Japón, cuyo limite NO. se halla bien 
marcado por la diferencia de temperatura de 5° á 10" que se 
nota en las aguas del mar, al completar su circuito y volver- 
se corriente ecuatorial se considera el Gul-Stream del Pa- 
cífico. 

La corriente ecuatorial del N., en su trayecto al ONO., al 
aproximarse á las islas Filipinas parece deja derivar una 
porción de sus aguas hacia el O. y SO., que corren entre la 
isla de Mindanao y la de Célebes durante las dos monzones r 
á veces esta corriente cambia cerca de tierra y corre 
para el E. 

Al salir al Pacífico por entre Mindanao y Célebes, en las 
proximidades á la isla Morty, se encuentra una corriente 
al NE. que viene del mar de las Molucas y que permanece 
aun durante la monzón del NE., mientras que sobre las islas 
próximas á Mindanao la corriente se dirige para el SO. 

K.a contra-corriente ecuatorial que al O. del Océano 
Pacífico corre del O. al E., y cuyos límites se hallan com- 
prendidos entre el Ecuador y 6" latitud N., se halla muy in- 
fluenciada por las monzones al O. del Archipiélago de las 
Carolinas. . 

Corrientes derivadas. Al N. de Luzon, particularmen- 
te en las proximidades á las islas Babuyanes y Batanes, en 
el veril de la corriente ecuatorial del N., el movimiento de 



54 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO* 

las aguas es tan variable, que á veces es peligroso por la di- 
ficultad de conocer de antemano la dirección probable de la 
corriente. 

Pues sucede que aun durante la fuerza de la monzón 
del NE., la corriente que tira al N. á longo de. la costa O. de 
Luzon, al llegar al Cabo Bojeador, se dirige del NE. al 
ENE. con gran velocidad, y al penetrar en el grupo de las 
Babuyanes choca con las aguas del Pacífico , que hemos 
dicho entran en el mar de China por entre Formosa y 
Luzon. 

No se conoce y es difícil determinar la línea de encuen- 
tro de estas dos masas de agua, que se comprende deben pro- 
ducir sobre los Babuyanes y los Batanes fenómenos poca 
conocidos todavía, pero que hacen peligrosa la navegación 
por los canales que separan esas islas, especialmente duran- 
te la noche, con tiempo cerrado 6 de niebla. 

Según el capitán Revel, viniendo la corriente del Cabo 
Bojeador debe conservar su velocidad hasta los Babuyanes y 
hallarse próximamente su límite alNE., en la línea que pasa 
por las islas de Calayan y Camiguin; al S. de Fuga debe di- 
rigirse al ESE., prolongando la costa N. de Luzon, cuya 
línea sigue, para rematar hacia el Cabo Engaño; pero re-- 
chazada sobre este Cabo por la corriente del Pacífico, se re- 
pliega hacia el NO. con una velocidad que á veces llega á 5 
millas* 

Al O, de Dalupiri se dirige para el N., perdiendo gra- 
dualmente su velocidad; y cuando algunas veces llega hasta 
el N. de las Batanes, se pierde en la corriente del Pacífico. 

Esta corriente del Pacífico, al llegar al Cabo Engaño, se 
esparce en forma de abanico del NO. al N., y pasando por 
el R de la isla Babuyan, se dirige después al O. por el gran 
Canal de Balintang. 

Sucede algunas veces que la corriente del Pacífico se en- 
cuentra detenida por la corriente de Bojeador, y entonces se 
remonta aquella más al N- y franquea las Batanes por su 
parte N. ó pasa al O. por los canales que separan á esas 
islas. 



CONSroERACIONES GENERALES, CORRIENTES. 55 

Generalmente se experimenta menos corriente para el O. > 
^ntre el Cabo S- de Formosa y la isla Y^Ami que entre los 
paralelos de 19^ 30' y 21" lat. N. 

Remoiliios r HerTlderos. En el punto de encuentro de 
la corriente NE. de Bojeador y de la corriente O. del Pací- 
fico se forman hileros y remolinos que hacen perder el go- 
bierno á un buque que lleve de 3 á 4 millas de andar, y dán- 
dole vueltas sobre sí mismo, le aseguran á veces como si se 
hallara amarrado en las direcciones más caprichosas, envuel- 
to enmedio de un mar cubierto de rompientes que se oyen á 
más de una milla. 

En los estrechos de San Bernardino y de Surigao, sobre 
las islas que forman sus pasos, al encontrarse la corriente 
de marea, que á veces tiene de 6 á 8 millas de velocidad, con 
la corriente O. del Pacífico, se forman hileros y violentos 
remolinos análogos á los que acabamos de espresar, que difi- 
cultan la embocadura de los estrechos pasos que las separan. 
Corrientes de monzones. Las corrientes alternativas 
producidas por las monzones sobre las costas de Filipinas 
bañadas por el mar Pacífico y mar de China, son muy varia- 
bles, y sus direcciones, así como sus velocidades, dependen 
en gran manera de las circunstancias locales. 

Hemos dicho que las monzones del mar de China y Ar- 
chipiélago filipino ejercen su influencia hasta el meridiano 
de las islas Marianas y el de las Carolinas, y que en esta 
parte de mar soplaban alternativamente los vientos alíseos 
del NE. y la monzón del SO. 

También hemos manifestado que la corriente ecuatorial 
del N., al acercarse á las costas E. de Filipinas y Formosa, 
no se notaba hallarse interrumpida por las monzones; pero 
resulta que entre esa corriente y la contra-corriente ecuato- 
rial, ó entre el Ecuador y el paralelo de S** ó 10' latitud N- 
próximamente, se observa una corriente notable conocida 
con el nombre de corriente de monzón de las Carolinas, que 
adquiere una velocidad considerable al O. del Archipiélago 
de este nombre. Esta corriente de Junio á Octubre corre 
para el NE. y para el ENE y de Octubre á Mayo para el 



56 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

SO. y OSOm siendo su velocidad media diaria de 2 á t$ 
millas. 

Mar de Clitn». En el mar de China, durante la mon- 
zón del NE.^ las corrientes generalmente corren al SO. con. 
una velocidad que depende de la fuerza del viento. En efec- 
to, al principio de la monzón, cuando los vientos son frescos, 
se nota que aumenta la corriente hacia el SO., y al contra- 
rio, cuando la monzón comienza á ceder y los vientos soe^ 
flojos <5 bonancibles, se esperimenta poca 6 ninguna cor- 
riente. 

Durante la monzón del SO.^ en medio del mar de China, 
á principios de Mayo y á veces á fin de Abril, las corrientes 
comienzan á correr hacia el N. Cuando la monzón del SO. 
es fresca se mantienen al N. ó NE. hasta Setiembre. Sinr- 
embargo, durante dicha monzón guardan poca regularidad 
y cuando el viento es flojo y aun galeno se inclinan á dis- 
tintos rumbos. Después de la fuerza de la monzón mar afue- 
ra se encuentra poca ó ninguna corriente hacia el NE., y á 
veces sucede que hay alguna que se dirige al S. 
r^ Canal S. de Formosa. Entre la estremidad S. de For- 
mosa y la estremidad N. de Luzon, durante la monzón deí 
NE., la corriente se dirige generalmente al SO. ó al Si 
cuando sopla con fuerza; pero cuando sopla floja y variable, 
entonces se dirige á menudo la corriente para el N. 

Costa» O» de Ijuxoii y de la Paragua. Monzoii del 
ME. Sobre la costa occidental de Luzon y de la Paragua 
las corrientes son muy variables y dependen enteramente 
de los vientos y no llegan á adquirir velocidad sino con los 
temporales. Durante la monzón del SO. las corrientes tiran 
hacia el N.; pero á menudo son insensibles, y cerca de la 
costa es raro tengan fuerza. 

AI S* de IMIiidaiiao y en el arolilpiélago de «Iol6. — 
Durante la monzón del SO., sobre la costa S. de Minda- 
nao, la corriente es muy variable, tirando algunas veces^ 
en los meses de Junio y Julio, con bastante fuerza para el 
E. para dirigirse enseguida al SE. á la costa Célebes, j 
otras veces corre para el O. 



CONSIDERACIONES GENERALES. CORRIENTES. 57 

La corriente que del estrecho de Macasar sale al mar de 
Célebes, generalmente se dirige con fuerza para el E. Ha 
sucedido el caso de haber dejado un buque á Basilan en 
Julio con rumbo á Macasar y haberse visto arrastrado 73 
millas al E. y 30 millas al N. en dos dias, y cambiando de 
repente esta corriente, volverse á ver llevado para el O. 
hasta el cabo Rivers, á razón de 30 millas por dia. 

En la monzón del NE. se encuentra generalmente en ma- 
reas muertas una corriente al NO. ó al O. entre Joló y Ba- 
silan, que de aquí se dirige hacia Balabac. En los meses de 
Marzo y Abril la corriente tira para el E. entre las islas de 
Joló. 

Sobre Joló, y en el estrecho de Basilan, se encuentran á 
menudo fuertes corrientes de marea, que como en muchos 
lugares del archipiélago, producen remolinos é hileros de 
corriente manifestados por el escarceo que les acompaña, 
que dificultan á veces la navegación por estos parajes. 

Según las recientes observaciones de temperatura en la 
parte occidental del Océano Pacífico, verificadas por la 
Challenger^ estas acusaron en el mes de Febrero, época en 
que se sondó por esta parte, una corriente de 2 millas de 
velocidad horaria sobre la costa oriental de Mindanao y que 
corria hasta el freu de Sarangani, sin que se conozca dónde 
empieza ni tampoco la ostensión de esta corriente de veloci- 
dad tan considerable, 

Corrientes de marea# Curso general de los flujos y re - 
flujos de la marea en el Archipiélago filipino (1). — Dijimos 
anteriormente que las dos ondas de marea que penetran en 
opuestas direcciones en el Archipiélago filipino, la del mar 
de China por los pasos y aberturas del O. y la del mar Pa- 
cífico por los estrechos del E. se interfieren en el interior 



(1) De un documento antiguo, escrito por el capitán D, Antonio Pérez Gil, 
profesor de las ciencias matemáticas y esperto piloto de la carrera de FlUpi^ 
ñas, que navegó más de 30 años por este Archipiélago en toda clase de embarca- 
ciones. 



58 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

del Archipiélago en varios canales de los muchos que for- 
man las islas del centro 6 Visayas. 

Según un manuscrito inédito que existe en este Deposita 
Hidrográfico^ las corrientes de marea que determinan dichas 
dos ondas, al internarse por el Archipiélago filipino* siguen 
durante sus movimientos de creciente y vaciante el curso 
general aproximado que vamos á exponer: 

1*^ Ondtt de marea del mar de Clitila. Repetire- 
mos que esta onda de marea del mar de China, derivada 
de la general que se desarrolla en el libre Océano del Pací- 
fico, penetra en el mar de China por entre la isla de Formó- 
la y costa N. de Luzon, y que, propagándose de N. á S. por 
las tierras que limitan este mar de China, corre las costas 
occidentales del Archipiélago filipino, derivando á su vez las 
ondas de marea que penetran en él por los pasos siguientes: 

Angostura de isla Verde. El flujo de marea que del 
NO. y O. se dirige hacia esta Angostura de isla Verde, viene 
corriendo la costa O. de Luzon, desde el Cabo de Bolinao 
para el S. por punta Capones, y al llegar al abra exterior 
de la boca de la bahía de Manila, comprendida entre las 
puntas de Luzon y la de Fuego, deriva parte de sus aguas 
á dicha bahía, las cuales entran en ella corriendo los islotes 
y costas de Maribeles y de Limbonos , por las dos bocas en 
que divide la isla del Corregidor la entrada de la bahía de 
Manila: esta onda en su creciente continua contorneando 
las islas de Ambil y Luban y la porción de costa compren- 
dida entre la pequeña ensenada de Lian y la punta Santia- 
go y dirigida por las costas de Luzon y Mindoro se internan 
para el E, por el S, de Maricaban, punta Escarceo y pasas 
de isla Verde, hasta que al llegar sobre el Meridiano de 
punta Gorda de Lobos se divide en dos ramas de las cuales 
la más N. se dirijo á la ensenada de Tayabas y corriendo 
sus costas y bajos y la NE. de la isla de Marinduque, sale 
por el freu de Mampog en dirección al S. y SE. á unirse 
á la segunda rama, que siguiendo al SE. la costa de Min- 
doro hasta la punta de Dumali y después al E. por entre 
Banton y Marinduque se interfiere con la corriente del 



CONSIDERACIONES GENERALES. CORRIENTES. 5^ 

flujo que viene del embocadero de San Bernardino. Esta 
onda de marea de la angostura de isla Verde, al pasar en- 
tre punta Santiago y la isla Maricaban esparce sus aguas 
al N. y NE. á la ensenada de Taal, las que entrando por el 
pequeño fren del N. de Maricaban rebezan para el NE. á 
la inmediata ensenada de Bantangas, y siguiendo su costa 
O. para el S. se unen á la corriente principal que viene para 
el E., produciéndose en esta angostura del Estrecho, entre 
las islas de Maricaban y la Verde, en sus pasos N., lo mis- 
mo que sobre las costas de Luzon y Mindoro desde punta 
de Arenas á la de Lobo y desde punta Galeras á la de Cala- 
pan é islotes próximos de Baco , rebozas é hileros de cor- 
riente de continuados y notables escarceos, sobre todo en 
las épocas de las grandes mareas. 

Estreclio de Ifiíidoro:; pasos de Apo. El flujo de la 
onda de marea que entra por estos pasos se dirige del NO. 
al SE. corriendo la costa SO. de Mindoro á la punta Potol, 
en la cabeza NO. de la isla de Panay, estableciendo entre 
las islas de Mindoro y Tablas la corriente de creciente que 
se siente para el N. y NE., hasta que unida sobre punta 
Dumali con la que de la angostura viene para el SE. corren 
para el E. por la isla Banton hasta el Meridiano de la 
Cabeza de Bandog. 

Sobre la cabeza NO. de Panay, la corriente se divide en 
dos; la una sij^ue al ENE. la costa de Capis por la punta de 
Bulacaue é islotes Gigantes hasta la de Bulalaque, al N. de 
la isla de Cebú y se encurva hacia el S. para interferirse en- 
tre esta última isla y la de Ley te, á 5 ó G millas al S. de la 
isla Camotes, con el ñujo de la onda de marea que entra 
por el paso de Surigao. Esta creciente de marea al pasar de 
punta Bulacaue á la de Bulalaque produce las corrientes de 
N. á S. que se internan en el estrecho de Ilo-ilo y el Tañon, 
las que se encuentran sobre el paralelo de la punta N. de 
isla de Negros y sobre el paralelo de la punta Tajao (en la 
isla de Cebú) con la corriente de la creciente de marea que 
de S. á N. entran por las extremidades opuestas de estos 
estrechos. 



m DEREOTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

La otra rama de las dos en que el flujo de marea se di- 
-vide eu punta Potol, doblando la punta Nasog, sigue de N. 
á S. la costa de Antique y uniéndose á media costa la ere* 
cíente que de O. á E. se siente de las islas Cuyos á Panay^ 
continúan contorneando esta isla y la de Guimaras por el 
estrecho de Ilo-ilo para encontrarse sobre el paralelo de la 
punta N. de la isla de Negros con las corrientes opuestas de 
la primera rama que corre para el E. 

Entre las Calamianes, y la Cabeza N. de la Paragua, el 
flujo de la marea se dirige al SE. y el reflujo al NO. 

Esireelia de Balabao.— El flujo de marea que entra 
por este estrecho, corriendo al NNE. la costa Oriental de la 
Paragua, se esparce en forma de abanico por el mar de Jol6 
ó Mittdoro del NE. al SE., y forma la corriente que de O. 
á E. se siente de las islas de Cuyo á las costas de Panay, la 
que en la misma dirección se interfiere, próximamente so- 
bre el Meridiano de las islas Cagayanes, con la opuesta 
de E. á O. que produce la creciente de marea que entra por 
el paso de Surigao, y la que se observa sobre la costa NE- 
de Borneo, entre Balabac y parte O. del Archipiélago de 
Joló, que se dirige al SE. en el flujo y al NO. en el reflujo. 

Desde la parte O. del Archipiélago de Joló, hasta la isla 
del mismo nombre, las direcciones de las corrientes de ma- 
rea son muy irregulares; entre la isla de Joló y la de Basi- 
lac corren generalmente NO.-SE. 

^.'^ Onda de marea del Océano Pacífieo*— Esta onda 
principal que se ha observado sigue hacia el O. en la parte 
occidental del mar Pacífico; al acercarse á las costas orien- 
tales de Filipinas, penetra por los estrechos de San Bernar- 
dinoy de Surigao produciendo dos ondas de marea, cuyos 
flujos y reflujos siguen el curso siguiente: 

Elstreelio de San Bernardlno.--La onda de marea que 
entra por este estrecho se dirige directamente desde el islote 
de San Bernardino, del cual toma nombre el estrecho sobre 
las islas de Capul y las de los Naranjos, formando en este 
embocadero sobre dichas islas y costas de Luzon y Samar 
tan fuertes remolinos é hileros de corriente, que dificultan 



CONSIDERACIONES GENERALES. CORRIENTES. 61 

la navegación y pueden llegar á comprometer la seguridad 
de un buque de poco andar ó que se encuentre en calma so- 
bre este parage, particularmente en las épocas de las sizi- 
gias, en las que todas estas corrientes adquieren su mayor 
fuerza, de 6 á 8 millas. Desde las islas de Capul y los Na- 
ranjos, las aguas del flujo se dividen y toman las unas la 
dirección para el S. y SO. por el grupo de las islas de Lom- 
bancauayan y costas de Leyte, á encontrarse á pocas millas 
al S. de las islas Camotes, y sin duda en el estrecho de San 
Juanico, con las corrientes opuestas del flujo de marea que 
penetra por el paso de Surigao: las otras se dirigen para 
el ONO. por entre los pasos que forma la isla de Ticao, con 
la costa de Luzon y Masbate, y corriendo las costas de la 
isla de Burias y las del seno de Ragay, vienen á interferirse 
sobre la Cabeza de Bondog, con la corriente de marea que 
avanza para el E* por la Angostura de la isla Verde, esta- 
bleciendo aquella en su curso para el O. las corrientes de 
creciente para el S. que se observa entre los pasos de Rom- 
blon, Sibuyan y Masbate, las cuales corrientes vienen á for- 
mar parte de la de la creciente de los pasos de Apo que se 
dirige al E. por la costa N. de la isla de Panay . 

Hebeza de corriente al ]ir«de !§íainar.--El flujo de ma- 
rea que entra por el estrecho de San Bernardino produce 
una contra corriente para el E. y ESE. por la costa N. de la 
isla de Samar, que corre desde la punta y silanga de Bali- 
-cuatro por las costas de Bobon , Catar man y punta Palapa, 
hasta el Cabo del Espíritu-Santo; mientras que fuera de la 
costa la corriente se dirige al O. y ONG. para el embocadero 
de San Bernardino. 

Parece que esta reboza ó contracorriente dobla el cabo 
del Espíritu Santo y continúa para el S. y SSE., corriendo 
ia costa oriental de Samar hasta la punta Sangui, unida 
desde el espresado cabo á la corriente general de la marea 
que entra por el paso de Surigao. 

Paso de Surigao. La creciente de marea que penetra 
por este paso, después de producir también fuertes remoli- 
nos y notables escarceos en los estrechos pasos que forman 



62 DERROTEBO BEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

las islas de Surigao, se dirige primeramente al SO. y des- 
pués al Op á encontrarse sobre el meridiano de las islas Ca- 
gayanes, con la creciente opuesta que hemos dicho, avanza 
para el E. desde el estrecho de Bdabac. 

Esta onda de marea, en su trayecto del Pacífico al mar 
interior de Joló, se estiende hacia el N. y penetra en el es* 
tr€K5ho de San Juanico por entre Samar y Leyte, se interfie- 
re al S. de las islas Camotes, pasando por el E. y O. de la 
isla Bohol^ y corriendo el Tañon de S. á N. se encuentra 
próximamente en su medianía, con la creciente opuesta que 
se introduce en él de N. á S. 

Desde punta Quipit ó Galeras por punta Gorda, en Min- 
danao, siguen las aguas en su creciente el froton O. de esta 
isla hasta encontrarse próximamente en su medianía con la 
creciente para el O. que entra por el estrecho de Basilan. 

En este estrecho de Basilan se esperimentan muchas 
veces tan fuertes hileros y corrientes de marea, que se ha 
dado caso de verse detenido un buque varios dias sin poder- 
lo desembocar ciñiendo el viento del SE, 

MAREAS. 

El complicado fenómeno de las mareas, en lo que res- 
pecta al movimiento general progresivo de la onda de ma- 
rea, está muy lejos todavia de hallarse resuelto satisfacto- 
riamente, y en cuanto á la relación que exista entre las ma-- 
reas que se observan en las estensas superficies de los gran- 
des océanos, se está en una completa oscuridad. 

Concretándonos al Océano Pacífico, no se tiene seguri- 
dad si la onda de marea que recorre las costas occidentales 
de América se dirige hacia el N. ó hacia el S. 

Llama la atención que en las proximidades del cabo de 
Hornos el movimiento inicial de la onda de marea se dirija, 
como sucede en la onda que recorre \m costas de Europa, 
en sentido contrario al movimiento de la luna, aunque siga 
con bastante exactitud á intervalos definidos al paso de la 
luna por el meridiano. 



CONSIDERACIONES GENERALES. MAREAS. 63 

En cuanto á la parte central del mismo Océano todas las 
noticias que se tienen hacen ver que allí Jas mareas son tan 
poco sensibles é irregulares que llega á dudarse que depen-^ 
dan de la luna, siendo por lo tanto más difícil en esta región 
sujetarlas á reglas fijas que á las de las costas del Atlántico. 

En la parte occidental del Pacífico ocupada por el in- 
menso Archipiélago asiático, á pesar de que se sabe con bas- 
tante seguridad que la onda de marea corre hacia el O. á 
lo largo de las costas de Nueva Zelanda y Australia, las 
mareas se presentan tan complejas en esta región sembrada 
de estensas islas que hasta hoy la onda de marea no se halla 
despejada de las anomalías que aquellas presentan. 

La desigualdad diurna (1) viene á aumentar las irregu- 
laridades de las mareas. 

La desigualdad diurna, inherente al fenómeno de la 
marea, tan pequeña en las costas occidentales de Europa y 
orientales de N. América, tiene un valor considerable para 
la práctica de la navegación en las costas del Océano Indi- 
co, mar de China, Archipiélago filipino, Australia y costa 
O. del N. América. 

La desigualdad diurna en estas costas es una diferencia 
regular más 6 menos considerable en cantidad que prevale- 
ce siempre y que depende de la declinación déla luna, según 
que esta sea N. d S.: la misma diferencia ó desigualdad cor- 
responde, sin que precisamente sea simultánea, con la máxi- 
ma declinación de la luna y el período de mínima ó ninguna 
diferencia al pasar la luna por el Ecuador. 

En consecuencia á esta desigualdad diurna, sucede que 
durante muchas semanas las mareas de la tarde sean mayo- 
res que las de la mañana en una época del año y menores en 
la opuesta. 

Los efectos de la desigualdad diurna son de tal conside- 
ración en los mares de que hablamos, que están lejos de po- 



(I) Whewell llama desigualdai diurna al efecto de la onda dínnia qne se 
manifiesta en las diferencias más ó menos considerables qne presentan las horas y 
altnrae de dos pleamares ó de dos bajamares consecntivas. 



64 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

dorios despreciar al tratar de hallar la hora de la pleamar 6 
reducirlas sondas. 

Antes de pasar á ocuparnos de las reglas que rigen á las 
mareas en el Archipiélago filipino, apuntaremos ligeramen- 
te las desigualdades diurnas que se notan al S. de la India y 
costa O. de N. América, llamando la atención sobre la ana- 
logía que se observa entre las mareas de California con las 
de la costa de China é islas Filipinas. 

Oaeéaiio fndleo (!)• Las mareas en Karachi, Bombay 
y probablemente en otros puntos de la India están sujetos á 
una gran desigualdad diurna , la cual acelera ó retarda las 
horas de la pleamar hasta hora y media y á veces dos horas 
con una diferencia en su altura de O^S de metro 6 más. 

En el rio Hoog^lr las mayores mareas de la noche son 
de Noviembre á Febrero y las del dia de Marzo á Oc- 
tubre. 

Mar de Clilna. La bajamar en Singapur se halla afec- 
tada de una desigualdad diurna en altura que á veces llega 
á 1^83 metro. 

En elrloSarawalí., las mayores mareas suceden al 
cambio de las monzones en Mayo y en Noviembre. 

Durante la monzón del NE., las mayores mareas ocur- 
ren en luna nueva, siendo las del dia mayores y más regu- 
lares que las de la noche: durante la monzón del SO., suce- 
de lo contrario, y las mayores mareas tienen lugar entonces 
en luna llena. 

En la Baja Cmliinelttna (Cabo Santiago), la combi- 
nación del flujo diurno y semidiunio presenta una impor- 
tancia casi igual; cada uno de ellos puede alcanzar un máxi- 
mo de amplitud de cerca de 3 metros. 

Las mayores pleamares y bajamares suceden por la tarde 
en invierno y por la mañana en verano. 

En vrjiampoa (diques), cerca de Cantón, en Marzo las 
mareas del dia y de la noche son iguales. Desde Abril á Oc- 
tubre, las mareas del día son las mayores, y de Noviembre á 



(1) AdmivMy Tide-TaUes, 



CONSlDERACIOiNES GENERALES. MAREAS. 65 

Febrero las menores. En Mayo y Junio, las pleamares en las 
sizigias se elevan 1^22 metro, y en las cuadraturas 0*61 me- 
tro más altas que en Marzo. 

Australia. La bajamar del puerto Essington (costa N. de 
Australia), se halla afectada de desigualdad diurna en altu- 
ra, siendo esta desigualdad mayor en las bajamares que en 
las pleamares. 

En el puerto Adelaida (S. de Australia), entre Setiem- 
bre y Febrero, las mareas de la mañana se han encontrado 
mayores que las déla tarde, sucediendo lo contrario entre 
Marzo y Agosto; siendo muy irregulares en las proximida- 
•des á las cuadraturas. 

En el puerto Aufs^usta, cuando el viento sopla muy 
duro del O. al S., la pleamar ha alcanzado hasta 1*83 
metro. 

En la i§»onda de KiKig-$weorg^e se observa tan gran 
desigualdad diurna^ que á veces reduce las do3 pleamares 
del dia á una sola (!)• 

C^aliforniay Oregon. A las mareas sobre estas costas 
les afecta el mismo carácter de complicación que á las ob- 
servadas en las islas Filipinas. Sucede sobre California y el 
Oregon, que durante 24 horas, ó mejor dicho, durante un 
dia lunar de 24í^ 15^ ocurren dos pleamares y dos baja- 
mares, desiguales en altura y tiempo en proporción á la de- 
clinación de la luna, difiriendo más y más una deotra, cuan- 
to mayor es la declinación, y menos cuando la luna se halla 
en el Ecuador. 

Las pleamares y bajamares se suceden una á otra del 
modo siguiente: empezando por la bajamar más pequeña, la 
marea crece, produciendo la más pequeña de las dos plea- 
mares (impropiamente llamada á veces media marea); luego 
baja suavemente á la segunda bajamar (la cual sólo se indi- 
ca á veces por el tiempo que permanece parada); vuelve 
después á subir á la mayor altura de las pleamares y des- 
ciende otra vez á la bajamar más pequeña 



(1) En algunos lugares la marea sube y baja cuatro veces en 24 horas. 



6S DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

Sobre la casta o. de Híortc-Ainérlea, en Sitka, las ma- 
reas se encuentran también afectadas de la desigualdad 
diurna- 

Desde tiempos atrás se sabe que en el Océano Pacífico y 
mares q^ue de él dependen, la marea diurna tiene una in- 
fluencia considerable, hasta el punto de que en ciertos puer- 
tos del Golfo de Tonquin se manifiesta única 

Mareas en el mar de China. La creciente que viene 
del N. se dirige á lo largo de la costa de Cochinchina de N. 
á S., retardándose á medida que avanza hacia esta última di- 
rección, observándose que la pleamar sucede los dias de la 
sizigia á las 8^ de la mañana sobre las islas Lema, al S. de 
Hong-Kong; alas 9^ J en Tourane, á las 11^ en el Cabo 
Várela, á las 2 ^ de la tarde en el Cabo Santiago, á las 
2^ I en Pulo Cóndor, á las 10^ á la entrada en Singapur, á 
las 11^ I en la isla Tree, en donde la creciente del mar de 
China se encuentra con la del Estrecho de Malaca. 

La pleamar se retarda del mismo modo al dirigirse de 
Hong-Kong hacia el N.; la onda de marea que penetra en el 
mar de China por el Estrecho de Formosa llega primera- 
mente al arrecife Pratas sobre las 4 ^ de la mañana , des- 
pués sobre la costa, desde la que se esparce para el R y 
para el S. 

Las corrientes de creciente y de vaciante sufren fuertes 
alteraciones por la corriente general de la monzón, sobra 
todo mar afuera. 

Sobre la costa occidental de Filipinas, la onda de marea, 
que llega al arrecife Pratas á las 4 ^ de la mañana los dias 
de las sizigias, no la recorre, retardándose con la regulari- 
dad que lo efectúa á lo largo de la costa de China, sin duda 
los pasos y canales que forman las islas modifican la libre 
trasmisión de esta onda; pues la pleamar sucede los dias de 
novilunio y plenilunio en Sual á las 8^; á las 11^ próxi- 
mamente en todo el saco comprendido entre Manila y las 
islas Calamianes; á las 9^ 30^ al N. de la Paragua, en la 
isla de Cadlao; á las 10^ 0^ en la bahía Bacuit, sobre la 
costa O., á las 9^ 40^ en Pancal; á las 10^ 55°^ en el 



CONSIDERACIONES GENERALES, MAREAS. 67 

puerto Barton; alas 9^ 30^ en la bahía Ulugan, y última- 
mente á las 10^ 15^ á la entrada del rio Malanut; y en la 
isla de Balabac, en la bahía de Dalauan, la pleamar se veri- 
fica aquellos dias á las 11 ^ , es decir, á la misma hora próxi- 
mamente que en el saco de Manila, cuando en la costa occi- 
dental de la Paragua sucede á las 9 ^ SO'^ y 10 ^ . 

En cuanto á la amplitud de la marea en todos estos pun- 
tos, es, con corta diferencia, la misma que se observa en el 
interior del Archipiélago. 

Corrientes* El capitán Polack, que ha hecho numerosos 
viajes entre Saigon y Hong-Kong y viceversa, describe del 
siguiente modo las corrientes del mar de China. 

La masa de agua que viniendo del N. penetra por el 
Canal de Formosa, y del E. perlas Batanes, arrastrada por 
la diferencia de densidad y acelerada por la monzón del NE., 
se precipita hacia el SO., sin que encuentre obstáculo mate- 
rial hasta que choca con las tierras de los cabos Várela y 
Paradan. 

Rechazada entonces hacia el S., una parte de ella, 6 la 
rama N., corre al OSO., á lo largo de la costa de Cochin- 
china, hasta Pulo Obi, y atravesando el Golfo de Siam, se 
dirige al Estrecho de Malaca; la rama principal, después de 
haber rebasado Paradan, va al OSO.; pero la parte SE. se 
separa para dirigirse al S. hasta los 8"* N. y 116* E., y de 
aquí al E. y ENE. hasta los 9^ N. y 118* E., en donde re- 
curva al NNO. y se mezcla con la corriente que le dio orí- 
gen y la alim.enta. 

En todos los viajes que he hecho yendo del S. para el N. 
durante la monzón delNE., he experimentado, dice Mr. Po- 
lack, estas mismas corrientes, con pequeñas diferencias en 
su fuerza y dirección, diferencias debidas probablemente á la 
de la corriente principal La corriente ENE. y,'NE., ó el pri- 
mer recodo de esta corriente circular, es el más rápido; su 
velocidad es de 20 á 50 millas diarias, que disminuye á 25 y 
15 millas á medida que avanza para el N. y toma la direc- 
cion del NNO. Esta rama podrá tener unas 50 millas de 
ancho; el diámetro del circuito desde Paradan hasta su ex- 



68 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

tremidadS. llegará á 180 millas, y desde el mismo punto al 
SE- será próximamente de léO millas. 

Por medio de esta corriente circular puede esplicarse la 
fuerte corriente al NE. contra un viento duro de la monzón 
del NE., como también la rapidez de la corriente que se en- 
cuentra siempre en las cercanías de Pulo Zapata, de la que 
habla Horsbourgh y el Derrotero de China^ mientras que la 
corriente del mar de China tira al SO. con una yelocidad de 
40 á 80 millas diarias al N. y al SO. de esta corriente circu- 
lar, y el por qué no hay corriente 6 una corriente al NE. 
durante la monzón del NE., por ejemplo, sobre el banco 
Maclesfield, como también en Pulo Cóndor. 

Después que la rama principal citada ha rebasado las 
Natunas, etc., viene contra la costa de Borneo, producién- 
dose una ligera corriente para el E., la cual remonta á lo 
largo la costa N. de Borneo, pasa por el paso de la Paragua 
(donde tal vez se le une parte de la contracorriente E. que 
acabamos de mencionar) y prolongando la costa O. de Luzon 
hasta los cabos Bolinao y Bojeador toma de aquí al NNO. á 
confundirse con la gran corriente circular de China para 
empezar de nuevo la misma vuelta, dirigiéndose al cabo 
Paradan. 

Esta misma corriente circular existe igualmente durante 
la monzón del SO. cerca de Paradan, con una dirección con- 
traria; pero no es ni tan constante ni tan regular como en 
la monzón del NE. El Mifleman ha esperimentado esta cor- 
riente entre los bajos de la Paragua, y su comandante dice: 
«Cuanto más fuerte es la monzón con más rapidez tira la 
corriente á barlovento. Resumiendo: aprovechando la cor- 
riente al NE. nunca he considerado ventajoso, en la monzón 
del NE., tomar el paso de la Paragua, y siempre he hecho 
mejores travesías que los buques que tomaban ese paso.» 

Por medio de esta corriente circular pueden también es- 
plicarse las diferentes corrientes esperimentadas al mismo 
tiempo al O. de los bancos de la Paragua por diferentes bu- 
ques, donde se ha visto bordear á un buque en la contra- 
corriente, mientras que otro que se hallaba más al O. se en- 



CONSIDERACIONES GENERALES. MAREAS. 60 

contraba dentro del circuito, y un tercero más al E, estaba 
fuera de su influencia* 

Sobre todos los bancos y bajos fondos se encuentran re- 
molinos de corriente, por lo que, además de la recomenda- 
ción de Horsbourgh de pasar á sotavento de todos estos pe- 
ligros del mar de China, deberá tenerse mucho cuidado al 
acercarse á ellos, pues me ha sucedido en dos viajes hallar- 
me á sotavento de la isla Pratas y encontrar la corriente 
tirando al E, 6 flechada á los bancos contra un viento fresco 
del NE. en Diciembre y en Enero. 

La corriente general acabada de describir esperimenta 
grandes irregularidades respecto á su fuerza y dirección, lo 
cual no es de estrañar en un mar encerrado y sembrado de 
un gran número de islas y bancos, rodeado de tierras que 
producen vientos que soplan á la vez de diferentes direccio- 
nes, los cuales tienen una gran influencia sobre el movi- 
miento délas aguas. Pues sucede á veces que soplando un 
tiempo duro del NE. al N. de los Pareceles, al S, hay calma; 
de modo que el capitán que se encuentre en esta última po- 
sición, apreciando corrientes flojas, se sorprenderá al espe- 
rimentar una corriente de 50 millas; sin embargo, tenemos 
el convencimiento que en el mar de China de diez voces se 
encontrarán ocho la corriente tal como la acabamos de des- 
cribir, 

Hf áreas en el Arelilpléla |^o filipino. Las islas Filipi- 
nas forman un obstáculo á la libre trasmisión de la onda do 
marea que se forma en el espacio libre del Océano Pacífico, 
pues las mareas que se observan en esta cadena de islas se 
hallan afectadas de notables irregularidades, son débiles y 
están llenas de anomalías. 

La onda principal de marea^ al chocar contra estas islas, 
se divide 6 bifurca en distintas direcciones, producienda 
ondas derivadas que penetran en el Archipiélago por las 
aberturas 6 pasos que presenta al Pacífico y mar de China y 
se propagan por los canales y bahías en todos sentidos, se- 
gún las configuraciones de las costas. 

De la confluencia de estas diferentes ondas que llegan 



70 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

por diferentes pasos y canales , resultan interferencias con^ 
adelantos ó atrasos sucesivos en dichos puntos y lugares in- 
mediatos, esto, unido á la gran desigualdad diurna que se 
observa en las mareas de este Archipiélago, alteran nota- 
blemente el movimiento simple que las rige en los mares de 
Europa. 

Balita de Mantla, Balabae é lio lio (1). Los trabajos 
ejecutados durante el levantamiento del plano de la bahía 
de Manila por la comisión hidrográfica dieron lugar á nu- 
merosas observaciones de mareas, destinadas al principio á 
la reducción de las sondas, las que mostraron enseguida la 
influencia considerable que tenia la onda diurna, tanto 
6 mayor que la semidiurna; observaciones que se extendie- 
ron luego á los puertos de Balabac, Ilo-ilo, Surigao y Siar*^ 
gao, como estudio del fenómeno en el Archipiélago, y die- 
ron una idea completa de las circunstancias de las mareas 
en dichos lugares. 

De los cuadros de las horas y alturas de las pleamares y 
bajamares referidas á los pasos de la luna por el Meridiano, 
que se formaron con objeto de poner en evidencia las parti- 
cularidades del fenómeno, se descubren las leyes aproxima- 
das siguientes (2): 

1.* Dos dias después que la declinación de la luna ha 
sido nula, se observan dos flujos y dos reflujos, próxima- 
mente de igual entidad durante las 24 horas. 

En los dias siguientes, uno de los flujos va aumentando 
y el otro disminuyendo; y á los pocos dias, el que disminuye 
desaparece y no queda más que un flujo durante las 24 
horas, éste 7 ó 9 horas después que aquel 

Dos dias después de haber llegado la luna á su máxima de- 
clinación, Norte ó Sur, es cuando se caracteriza mejoría única 



(1) Mareas obserradas en los años de 1861 á IBGü en el Archipiélago filipina 
por el capitán de fragata D. Cláadio Montero, jefe de la comisión hidropfráfica en- 
tonces. Anuarios de la Dirección de Hidrografía ^íAos 1863, pág* 160, j 1867, 
página 222, 

(2) Memoria del teniente de navio de primera clase D. M. Villayicencio, 
Anuario de la Dirección de Hidrografía^ año 1875, pág. 266. 



CONSIDERACIONES GENERALES. MAREAS. 71 

marea diurna y cuando la pleamar adquiere la mayor eleva- 
Clon en aquella semilunacion; y á partir de tal dia decrece^ 
hasta que á los pocos empiezan á notarse nuevamente dos 
mareas, la que viene decreciendo, y otra que aparece y va 
diariamente aumentando hasta hacerse iguales dos dias des- 
pués que la declinación de la luna llega á cero. En este dia 
se observa la menor pleamar. Después sigue decreciendo la 
que venía decreciendo y aumentando la otra, y se repite nue- 
vamente en la siguiente semilunacion la misma marcha que 
se acaba de explicar. 

2.* No puede decirse que hay Establecimiento de Puerto^ 
porque varía diariamente dentro de un intervalo de 4 ó 5 
horas para cada una de las dos mareas diurnas que suele 
haber, según las distintas posiciones del sol y de la luna; 
pero en el apéndice núm. 1 se dá una tabla, en la que podrá 
huscarse el Establecimiento de Puerto aproximado para cada 
dia del año. 

3/ La unidad de altura en los distintos meses del aña 
es muy variable; los límites de su variación distan entre si 
O '603 de metro en la bahía de Manila y más en otros puntos 
del Archipiélago; tiene dos valores máximos poco antes dé- 
los solsticios y dos valores mínimos poco antes de los equi- 
noccios, y su valor medio es: 

0^635 de metro en el Corregidor. 

0^681 » en Cavite. 

0^836 » en Balabac. 

1*018 r> en Ilo-ilo. 

4.* El nivel medio de cada mes también es variable; sus 
límites distan entre sí 0'173 de metro; su valor mínimo 
ocurre un mes antes del equinocio de primavera, su valor 
máximum un mes antes del equinocio de otoño, y su valor 
medio, 6 sea el nivel medio del año^ un mes antes de cada 
solsticio, 

6.* La edad de la rr^rea, 6 lo que es lo mismo, el número 
de dias comprendido entre el momento de la próxima sizigia 
y el de la mayor pleamar de la semilunacion^ no solamente 



71 DERROTERO DEL ARGHIPIELxiGO FILIPINO. 

es variable, sino que tiene todos los valores posibles dos ve- 
ces al año. 

Sus valores máximos ocurren en los equinocios; dismi- 
nuye con rapidez basta hacerse cero poco después de los 
solsticios, y prosigue disminuyendo hasta los equinocios, 
en donde, si se continúa comparando con las sizigias si- 
guientes, tiene sus valores mínimos, y si se compara con las 
precedentes, que empiezan á ser las más próximas, tiene sus 
valores máximos* 

6,* El número de dias que trascurren desde aquel en que 
la luna se encuentra en el Ecuador, hasta aquel en que la 
marea diurna que decrece llega á ser menor que la que va 
en aumento, varía con regularidad entre O ^^^3^7 y 3 dias ^5. 
el valor máximo lo tiene un mes antes de cada equinocio, y 
el mínimo un mes antes de cada solsticio. 

7/ El número de dias que trascurren desde aquel en que 
la luna alcanza su máxima declinación, N. 6 vS., y aquel en 
que se verifica la mayor pleamar de la semilunacion varían 
con regularidad entre O ^^^^ ,2 y 3 ^^^^ ,9, el valor máximo lo 
tiene un mes antes de cada equinocio. y el mínimo un mes 
antes de cada solsticio. 

De los tres artículos anteriores se deduce la poca 6 nin- 
guna influencia que tienen sobre el fenómeno las fases de la 
luna y la mucha que tiene su declinación. 

8/ El influjo del movimiento de declinación del sol sobre 
los Establecimientos de Puerto es menos marcado. Se nota, 
sin embargo, un máximum en el equinocio de otoño y un 
mínimum en el equinocio de primavera. 

íiejem de Imm mareas en la costa JS* de Mliidanao (1)* 

1.^ Las acciones que la luna y el sol ejercen sobre estas 
mareas no se manifiestan de un mismo modo en las des- 
iguúdadeSf semimensual j diurna; en la primera, la rela- 



(1) Memoria sobre las mareas de la costa S. d# Miüiianao por el capitán d« 
fragata D. Fabiaa Moatojo. Mevíita general de Marina^ año 1878, tomo IlyCtta^ 
4ernü3 IV, V y YI. 



CONSIDERACIONES GENERALES. MAREAS. 73 

Clon de estas acciones parece ser igual á 2, y en la segunda 
más próxima á 3. 

2.** La edad 6 época parece también diferente para estas 
desigualdades; para la primera es de 40,2 horas y para la 
segunda de 24,2. 

3.'' La onda diurna se propaga con más lentitud que la 
semidiurna. 

é.'' La onda semidiurna va perdiendo en amplitud al 
avanzar de PoUok á la Isabela, y la diurna aumentando 
desde Davao á la Isabela. 

5.^ hd^^ amplitudes máximas que las dos ondas pueden 
alcanzar en los cuatro puertos de observación, Davao» 
PoUok, Zamboanga y la Isabela, son respectivamente en 
metros: 

Onda semidiurna 1,06 1,27 0,55 0,30 

ídem diurna 0,36 0,43 0,56 0,78 

6.** La separación angular que llevan entre sí las dos es 
muy pequeña en las sizigias y de Qtí" en las cuadraturas 

T.** La desigualdad diurna se hace muy visible en las 
alturas de las pleamares y en las horas de las ha.ja'ínares y 
muy poco en las alturas de las bajamares y las horas de las 
pleamares. 

8.*^ Por consecuencia de estas leyes y de los valores de 
las desigualdades se puede asegurar que en Davao habrá 
siempre dos mareas al dia y también en Pollok, con sólo 
muy ligeras escepciones en alguna de las cuadraturas equi- 
nocíales cuando la luna esté en su declinación máxima; en 
Zamboanga habrá generalmente dos mareas y una sola en 
las cuadraturas de los equinocios y aun en los próximos 
cuando la luna tenga mucha declinación: por último, en la 
Isabela, donde domina la onda diurna, en los años que la 
luna esté próxima á su declinación máxima, habrá más diaa 
de una sola marea que de dos; lo contrario sucederá cuanda 
la luna esté en el mínimo de declinación. 

9,^ La inayor pleamar de cada dia cuando hay dos ma- 
reas y la única cuando no es más que una, es la que sigua 



74 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

inmediatamente después de la hora del paso de la luna por 
el íneridiano jfjf^^j^^^^^ J cuando la luna tiene declinación j |; j 

10.^ La bajamar que precede á la mayor pleamar de 
cada dia es la que se adelanta y la que le sigue la que se 
retarda. 

11.** La desigualdad en las alturas de las bajamares, muy 
pequeña en las sizigias, llega á su valor máximo en las 
cuadraturas. 

12."° La desigualdad en altura de las pleamares es nula 
un dia después que la luna pasa por el Ecuador y máxima. 
un dia después que la declinación de la luna es máxima. 

13.^ La desigualdad en las horas de las bajamares signe 
esta misma ley. 

. 14.** La bajamar más escorada será laíjjfj!^^^*^^^^^^ 
dos ó tres dias después del j pj^jjj^; j cuarto hasta dos ó tres 
dias después del fP[¿í^®J;| cuarto cuando la declinación del 
sol es S., y la j JJ¡.^ J* J^^^^^^^^ dos ó tres dias después del 

í primer J^^^^t^ hasta dos ó tres dias después del ¡ |[¿^^J'; ^ 
cuarto si la declinación del sol es N. 

JEn las siziglas. 

1.** La desigualdad en alturas de las pleamares disminuye 
desde el solsticio al equinocio en que se hace cero. 

2.** La desigualdad en las horas de las bajamares sigue 
esta misma ley; el adelanto ó retardo de la bajamar puede 
llegar á ser en Zamboanga de hora y media en los sols- 
ticios. 

En las ouadratiiras. 

1.* La desigualdad en altura de las pleamares, nula en 
los solsticios, crece hacia los equinocios. 

2,^ La desigualdad en las horas de las bajamares^ nula en 
los solsticios, crece hacia los equinocios. 

3.** La desigualdad en altura de las bajamares va dismi- 
nuyendo desde el solsticio hasta hacerse nula en los equi- 
nocios. 



CONSIDERACIONES GENERALES. MAREAS. 75 

Propiedades eomunes á las mareas de los diferen- 
tes puntos del Arelii piélago.— Por las leyes á que obe- 
decen las mareas de Manila y otros varios puntos y por las 
que rigen á las de la costa S, de Mindanao, se viene en co- 
nocimiento de ciertas propiedades comunes á todas las ma- 
reas de este Archipiélago. 

Resulta de ellas que existe en las mareas del Archipié- 
lago una desigualdad grande en las alturas de las pleamares 
del mismo dia, y una desigualdad pequeña en la de las baja- 
mares; la primera dependiente de la declinación de la luna 
principalmente, y la segunda de la del sol. 

Que la mayor pleamar de cada dia cuando hay dos ma- 
reas, 6 la única cuando no hay más que una, es siempre la 
que sigue inmediatamente después del paso de la luna por 

el Meridiano j fXíií^ ! ^^ ^^ declinación de la luna es { |- ¡ 

Que las mayores mareas en el año tendrán lugar uno 6 
dos dias después de las sizigias más próximas á los solsti- 
cios, y la pleamar grande sucederá entonces entre la tarde 
y noche de invierno y entre la madrugada y el medio dia en 
verano. 

Que hay una gran desigualdad en las horas de las baja- 
maresj y otra desigualdad menos importante en las de las 
pleamares. 

Que la creciente y la vaciante de la mayor pleamar, se- 
rán de mucho más duración que la creciente y la vaciante 
de la menor pleamar. 

Que uno ó dos dias después que la luna pasa por el Ecua- 
dor^ habria dos mareas iguales; pero fuera de estos casos, en 
muchos puertos del Archipiélago se sentirá sélo un flujo y 
un reflujo en las 24 horas; en otros, como en Davao, se efec- 
tuarán siempre los dos. 

Por último, habrá puertos donde las mareas diurna y 
semidiuarna alternarán, como en Zamboanga, y otros coma 
Pollok, que sólo en casos escepcionales tendrán un flujo y un 
reflujo en las 24 horas- 
Costa s. de iiiindanao.*-Las mareas en esta parte Me- 



7^ DERROTERO BEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

ridional del Archipiélago participan algo del carácter gene- 
ral que corresponde á todas las de las islas Filipinas, pero 
mucho ménoá acentuadas que las observadas en Manila, Ba- 
labac, etc., que acabamos de copiar. 

Se puede decir que, con raras escepciones, en toda esta 
costa hay dos pleamares y dos bajamares por cada dia lu- 
nar, notándose gran desigualdad en las alturas de las plea- 
mares de cada dia y en las horas de las bajamares. 

Esta desigualdades mayor en Zamboanga que en PoUok, 
y por esta razón, como también porque en este último puer- 
to la amplitud de la marea es mayor, resulta la marea más 
regular. 

Al otro lado del estrecho de Basilan, en la Isabela, sepa- 
rada de Zamboanga sólo unas leguas, no hay más que una 
pleamar y bajamar por dia; caso parecido á lo que sucede en 
Surigao respecto de Siargao. 

Be las observaciones recientes verificadas durante nueve 
meses (de Noviembre á Julio), en los puertos de Zamboanga 
y de Pollok se deducen para la costa S. de Mindanao las le- 
yes empíricas siguientes: 

Alturas.-~1.& La desigualdad diurna en altura entre 
dos pleamares consecutivas, es mucho mayor que las de las 
ha jamares. 

2/ Esta desigualdad diurna en alturas de las pleamares, 
varía con la declinación de la luna, pasa por cero y llega á 
su valor máximo uno ó dos dias después que la declinación 
pasa por cero y llega á su valor máximo. 

3.* La desigualdad diurna en altura entre dos bajamares 
consecutivas es siempre pequeña, y depende de la declina- 
ción d3l so!; parece tener su mayor valor en las cuadratu- 
ras, pasa después rápidamente por cero^ y vuelve á aumen- 
tar y á llegar á cero en las sizigias. 

Iletardo».~l.^ La desigualdad diurna en las horas do 
las bajamares es mucho mayor que las de las pleamares. 

2 ** Esta desigualdad diurna en las horas de las hajama-' 
rea sigue la misma ley que la desigualdad en alturas de la« 
pleamares. 



CONSIDERACIONES GENERALES. MAREA SEMIDIURNA. 17 

3.^ La desigualdad diurna en las horas de las pleamares 
sigue la misma ley que la desigualdad en alturas de las baja- 
mares. 

También se observa que: 

Jkltur^nm—En las sizigias la desigualdad en alturas de las 
bajamares es siempre nula; la desigualdad en altura de las 
pleamares, grande en las proximidades de los solsticios, es 
nula en los equinocios. 

En las cuadraturas; la desigualdad en altura de las ba- 
jamares es máxima; la desigualdad en altura de las plea- 
mares nula en los solsticios , va creciendo hacia los equi- 
nocios. 

Retardos.— A estas dos leyes corresponden otras dos 
para los retardos, pero invertidas; es decir, que á la desiguaU 
dad en los retardos de las pleamares corresponde la misma 
ley que para la desigualdad en alturas de las bajamares y 
análogamente. 

Finalmente puede decirse que la marea de Filipinas se 
compone: 

1.** De una marea semidiurna, más 6 menos importante, 
según las localidades y parecida en sus efectos á la del At- 
lántico. 

2.'' De una marea diurna tal, que sus máximos y míni- 
mos se producen en las sizigias, al mismo tiempo que los 
máximos de la marea semidiurna. 

3.*^ Que esta marea diurna se compone de una onda diur- 
na lunar y otra onda diurna solar, cuyos máximos y míni- 
mos se corresponden exactamente en las sizigias, mientras 
que se producen con 6 horas de intervalo en las cuadraturas. 

ONDA Ó MAREA SEMIDIURNA. 

Ija edad de esta marea se ha encontrado igual á 41'4í 
horas en Zamboanga, y se puede adoptar esta misma para 
Pollok. 

El establecimiento medio 6 valor medio de los retar- 
dos es igual á 6^-57"^- en Zamboanga, y á 6^-35^- en Pollok. 



78 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

lia unidad de alliira es igual á 0'4()5 metros en Zam* 
boaiiga, y 1.125 metros en PoUok 

Ei» mámtma amplitud de esta marea és de I'IO metros 
en Zamboanga, y de 2^70 metros en Pollok. 

E«a mínima amplitud de esta marea es de 0'30 metros 
en Zamboanga, y de O 72 metros en Pollok. 

Ei» relación entre las acciones de la luna y el sol se 
encontró ser 1^95 en Zamboanga, y 2*01 en Pollok. 

ONDA Ó MAREA DIURNA. 

lia edad de esta marea se ha encontrado igual á 25 '2 
horas para Zamboanga (las observaciones fueron en corto 
número para determinar este importante dato). No pudo de- 
terminarse para Pollok; pero todo hace creer que la edad de 
esta marea debe ser, con corta diferencia, la misma que la 
de la marea semidiurna. 

I^a relaeion entre las acciones de la luna y el sol se en- 
contró tener los valores 3^00 para Zamboanga y 2^90 para 
Pollok - 

Eia müxtmm amplitud de esta marea es de 1*20 metro 
en Zamboanga y de 0*90 en Pollok. 

COMPARACIÓN DE LAS MAREAS 

Entre Zamboanga T I*«HoliL.—A.unque las leyes ante- 
riores rigen á toda la marea de la costa S. de Mindanao, 
hay, sin embargo, diferencias notables entre las mareas que 
se manifíestan en Zamboanga y Pollok. 

La amplitud de la onda semidiurna de Pollok es 2 | ve- 
ces la de Zamboanga, y la onda diurna de Pollok es un poco 
menor que la de Zamboanga. 

A esta diferencia de amplitud de las ondas debe atribuir- 
se que durante las observaciones en Pollok haya habido dos 
pleamares y bajamares por dia^ con sola la excepción de los 
dias 18 de Marzo y 16 de Abril, en que sólo se observó una, 
mientras que en Zamboanga sucedía esto también los dias 2 



CONSIDERACIONES GENERALES. DE LAS MAREAS. 7» 
y 16 de Febrero, 2 y 17 de Marzo, 1, 16 y 30 de Abril y 8y 
17 de Mayo, es decir, en las cuadraturas equinociales y lai^ 
anteriores y posteriores; pero no en las cuadraturas solsti- 
ciales ni en las proximidades de los solsticios. 

El haberse observado muchos más dias en Zamboanga la 
falta de una pleamar y bajamar que en PoUok, no proviene 
de un cambio en las leyes del fenómeno, sino de las diferen- 
cias de amplitudes de las ondas* 

Entre Zamboanga y Blanlla.— Según las observacio- 
nes en PoUok y Zamboanga, las mayores pleamares suceden 
en los solsticios y las menores pleamares en las proximidades 
de los equinocios; lo mismo que hemos visto al tratar de las 
mareas en Manila, en donde la unidad de altura tiene sus 
valores máximos en las proximidades de los solsticios y sus 
mínimos en los equinocios. 

Las pleamares grandes se observan en Zamboanga y 
PoUok por la tarde 6 noche en invierno y por la mañana en 
verano, y esta misma ley guarda la pleamar en Manila con 
sólo S ó 4 horas de retardo. 

Interferencias.— La onda de marea formada en el Océa- 
no Pacífico, al encontrarse con el Archipiélago filipino y su 
derivada la onda que penetra en el mar de China por el 
Canal de la Formosa, entran en el Archipiélago por los ex- 
tremos opuestos de los canales que lo dividen de E. á O. y 
se propagan por los diferentes pasos y bahías interiores, re- 
sultando del encuentro de los dos ñujos 6 crecientes de estas 
ondas el curioso fenómeno de interferencia de las ondas, del 
que dependerá el régimen déla marea en los referidos cana- 
les y bahías. 

Estas dos ondas pueden ser iguales 6 desiguales, y en 
cada caso resultará un régimen particular en las corrientes 
de marea, cuyo conocimiento interesa á la práctica de la na- 



vegación. 



Las particularidades que tengan lugar respecto á las 
horas de las pleamares é intensidad de la corriente de marea 
en los puntos de interferencia y lugares próximos en los di- 
ferentes canales del interior del Archipiélago, pueden supo- 



80 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

nerse por analogía coa lo que sucede eu otros canales abier- 
tos por sus dos extremos, por los cuales penetra la ondula- 
ción de la marea. 

En estos canales, en que se produce el fenómeno de in- 
terferencia de dos ondas, se ha observado resultan puntos 
neutrales ó principales que rigen á las mareas de los mismos 
canales, en ios que, al superponerse las crestas de las ondas, 
se anula la corriente en aquella parte de costa, produciendo 
una subida de las aguas relativamente grande, mientras que 
en él punto del canal en que se encuentran las depresiones 
de las mismas ondas, el movimiento vertical de las aguas es 
nulo ó insensible, llegando á su máximo la velocidad de las 
corrientes. 

iEIstreclio de San Bernardino. Según Navarrete y 
Camps, en sus trabajos hidrográtícos en este Archipiélago, 
existen en el estrecho de San Bernardino dos corrientes de 
creciente que tienen direcciones opuestas, y que avanzando 
con una velocidad máxima de 8 millas, en ciertas condicio- 
nes de marea y viento, desde las estremidades del estrecho 
Mcia el centro se encuentran próximamente sobre el meri- 
diano de Cabeza de Bondog. 

En tanto la marea crezca en la línea que va desde la 
Cabeza de Bondog ó desde punta Arena á la isla de Sibu- 
yan, línea de interferencia de las mareas, las corrientes 
deben ser nulas ó insensibles, mientras que el movimiento 
vertical de la marea debe ser relativamente considerable, 
puesto que las crestas de las dos ondas de marea se super- 
ponen. 

Del mismo modo, á partir de la línea de interferencia 
dicha, durante la vaciante se producen dos corrientes que 
se dirigen en sentido contrario desde la línea Bondog-Sibu- 
yan 6 sea del centro del estrecho hacia sus estremidades, 
debiendo verificarse en el encuentro de la bajamar y plea- 
mar, que el movimiento vertical debe ser nulo, mientras que 
la velocidad de la corriente debe ser la máxima; este se- 
gundo encuentro no parece haberse observado. 

Las otras líneas de encuentro de corrientes de marea 



CONSIDERACIONES GENERALES. DS LAS MAREAS. 81 

observadas, en varios de los canales que forman las islas 
Visayas por diferentes oficiales de marina que se han ocu- 
pado de la hidrografía de este Archipiélago^ aunque de no 
tanta importancia como la del estrecho de San Bernardina 
que acabamos de indicar, no por eso dejan de ser de gran 
interés para el estudio del régimen general de las corrientes 
de marea en este Archipiélago 6 particular de los canales en 
que sucede el fenómeno, á fin de deducir las reglas que go- 
biernan á las corrientes en aquellos parajes tan convenien- 
tes para la práctica de la navegación por el interior del 
Archipiélago. 

Estas líneas de encuentro de las corrientes de marea que 
se han observado suceden en los puntos siguientes: 

Kn el paso entre ü^Iburaii y IHasbaie. La corríenta 
de creciente que emboca por el estrecho de San Bernardina 
y corre hacia el O. entra en este paso de N. á S, y se inter-- 
íieren con suavidad próximamente á medio canal con la 
corriente de creciente que del mar de Mindoro penetra por 
entre Tablas y Panay y se esparce luego para el NE. y E. 
En la silanga de llo-ilo la interferencia de las dos 
crecientes se verifica en el paralelo de la punta NO. de la 
isla de Negros, 

En el estreeliodel Tanon, en el paralelo de la punta 
Tajao, en Cebú, 

Entre Cebú y lieyte, á 5 ó 6 millas al S. de las islas 
Camates. 

En estos tres estrechos la corriente de creciente de ma- 
rea que penetra por el estrecho de San Bernardino esparce 
sus aguas por el mar ó saco de Biliran, corren después al 
SO. por el paso entre Masbate y Leyte y se dirigen de N» á 
S., embocando estos estrechos hasta encontrarse en los pun- 
tos mencionados con la creciente de marea que por el paso 
de Surigao avanza para el O., penetrando en los mismos es* 
trechos de S. á N. 

También se indica otra línea de interferencia de corrien- 
tes en el mar de Mindoro en el meridiano y cerca de las 

islas Cagayanes. 

a 



82 DERROTERO BEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

En todos estos puntos de encuentro de los flujos contra- 
rios de mareas, y más particularmente sobre las costas in- 
mediatas, so producen en el agua remolinos y hervideros de 
más 6 menos consideración, según las condiciones particu- 
lar^ de los canales y las velocidades, dirección y magnitud 
de las mareas. 

Dolo (1), Dase en Filipinas el nombre de dolo á una on- 
dulación extraordinaria de la mar, que se observa en la cos- 
ta oriental del Archipiélago, la cual, al acercarse á la costa. 
Tiene arrollándose y aumentando de altura á medida que el 
fondo disminuye, bajo la forma de una poderosa ola de im- 
petuosa furia y corta duración, que causa grandes daños y 
puede poner en gran peligro á los buques que se hallen fon- 
deados en su paso, arrancando sus anclas del fondo. 

Las pocas observaciones sobre este fenómeno no permi- 
ten asegurar si es efecto de las grandes mareas, cuya ondu- 
lación, al pasar por profundidades cada vez menores, pro- 
duce esa ola cuya depresión , encontrando sucesivamente 
mayor resistencia en el fondo, se arrolla y adelanta su cres- 
ta, creciendo en altura y con gran rapidez, invade las bocas 
de los estrechos y costas orientales de Filipinas, 6 bien una 
consecuencia de la ola del baguio ó huracán que pase por el 
Archipiélago ó sus proximidades, y sus ondulaciones, al 
acercarse ala costa, produzcan semejante fenómeno. 

Ambos fenómenos, el que tiene por causa la ondulación 
de las grandes mareas á la entrada de canales y rios (2) y el 



(1) Seguü el Estado geográfica de 1855, pág. Si5, se presenta todos los anos- 
coa el cambio de monzón, en Setiembre ú Octubre, una extraordinaria crecida de 
marea (ea algunos casos alcanza una prodigiosa altura) que se llama dolo , y 
maestra impetuosa furia en las costas E. y S , cansando grandes daños; pero afor- 
tunadamente, su duración es corta. En la costa E. de Mindanao, el Dolo se le dis- 
tingue con el nombre de Jtpay, 

(2) En el rio Amazonas se conoce este fenómeno con el nombre j^fororoca, the 
húre en los rios ingleses, y mascar et en los rios franceses; estos últimos dan el 
nombre de ras de maree á los movimientos extraordinarios de la mar, en los cua- 
les las aguas se alejan de las costas y luego vuelven con violencia, pasando sus lí« 
miles en las playas, fenómeno que es consecuencia de los temblores de tierra . Tam- 



CONSIDERACIONES GENERALES. NAVEGACIÓN. 83 

producido por las ondulaciones de la ola del huracán^ son 
análogos, diferenciándose solamente que las ondulaciones 
son varias cuando es causa el huracán, mientras que es úni- 
ca la ondulación de la marea, aunque resulten de ellas va- 
rias olas. 

Nosotros atribuimos el fenómeno del dolo principalmen- 
te al efecto de las grandes mareas, con las cuales debe ha- 
llarse ligado y á las condiciones locales del Archipiélago. 



NAVEGACIÓN. 

Derrotas de los lEstreelios de la iSonda y del Este 

á Bf anila.—Todos los buques que saliendo de Europa ó de 
los Estados-Unidos se dirijan á China ó Manila y se hallen 
sobre el Cabo de Buena-Esperanza, pueden elegir varias 
derrotas para ir á los distintos puntos de su destino; pero en 
dicha elección debe atenerse á la época del año en que se 
esté, y por lo tanto, la derrota que se elija debe sujetarse á 
la monzón reinante en el mar de China 

Los estrechos por los cuales puede pasarse del Océano 
Indico al mar de China, son el Estrecho de Malaca, el de la 
Sonda, y los Estrechos del E. de Bally, Lamboc, Alias, 
Sapy, Flores, Aloo, Panthar y Ombay. 

Las derrotas que deben seguirse para llegar á cualquie- 
ra de ellos so encuentran en los derroteros generales del 
Océano Indico. 

Una vez recalado al Estrecho de la Sonda ó á los Estre- 
chos del E. para remontar al N., será preciso pasar al O. 6 
al E. de la gran isla de Borneo. 

La derrota que deberá hacerse para ir á China 6 Manila 
dependerá, como hemos dicho, de la monzón que reine en el 



bien algunas veces suelen dar el mismo nombre de ras de maree al fenómeno aná- 
logo al ma s car et qne producen sobre las costas al paso de los huracanes por sus 
proximidades. 



84 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

mar de China; de modo que, en general, cuando se tiene se- 
guridad de llegar al puerto de su destino con la monzón del 
SO-, se tomará el Estrecho de la Sonda para pasar al O. de 
Borneo, siguiendo los Estrechos de Carimata, Gaspar ó de 
Banca. 

Esta derrota es la más directa y franca para ir á China 6 
Manila durante la monzón del SO. 

Cuando, al contrario, la monzón reinante en el mar de 
China, es la del NE., si no se quiere remontar este mar con- 
tra monzón (lo cual aunque posible es largo y penoso) es pre- 
ciso pasar por uno de los estrechos del E. y pasando al E. 
de Borneo, tomar el estrecho de Macasar, que conduce al 
mar de Célebes; y desde este mar, según el caso, remontar 
al N, pasando al E. ú O. de Filipinas. 

Se puede igualmente, durante esta estación, tomar el paso 
de Pitt al E. de Célebes, atravesando las Molucas y entrar 
en el Océano Pacífico por el estrecho de Pitt, paso de Dam- 
pier 6 el de Gilolo, remontando luego al N., aprovechando 
la corriente del Japón 6 navegar al E. de Filipinas, para en- 
trar en el canal de San Bernardino 6 en el mar de China por 
uno de los pasos al S. de la isla de Formosa. 

De modo que, como regla general, puede establecerse que 
con la monzón favorable ó del SO. en el mar de China, los 
buques que vayan directamente á Manila 6 China, deben pa- 
sar por el O. de Borneo, y que con la monzón contraria 6 del 
NE. deberán pasar por el E. de Borneo, 

Últimamente, para ir á China, puede también seguirse 
otras dos derrotas, llamadas Grandes derrotas por el E., que 
son las que se siguen tomando el estrecho de Ball, 6 bien con- 
torneando la tierra de Van-Diemen por su parte S. 

Estas derrotas son las más seguras para ir á China cuan- 
do se dobla el cabo de Buena Esperanza hacia el mes de Se- 
tiembre, Luego se remonta al N, en el Océano Pacífico, para 
recalar á los estrechos del S. de Formosa por los cuales se 
entra en el mar de China. Derrotas cuya esplicacion no cor- 
responden á este derrotero. 

Las derrotas de los Estrechos á Manila según la época del 



CONSIDERACIONES GENERALES, NAVEGACIÓN. 85 

año á que se llegue á ellos, las clasificaremos para mayor 
claridad, del modo siguiente: 

1.*» En derroiadelO. (por [ Se sigue durante la mon- 
el estrecho de Sonda y mar de \ zon del SO., cuando se tie- 

China { ne seguridad de llegar á 

Manila antes de que con- 
cluya dicha monzón. 

Se sigue en caso de creer 
90 En derrota del medio I q^^ ^0 se llegará á Manila 
(por el estrecho Macasar, el de ] por el Pacífico con la mon- 
Basilan y mar de M6\. . . / zon del NE- En el cambio 

^ de la monzón del NE, a la 
del SO. al hallarse en los 
estrechos del E. en 1."* de 
Marzo. 

Se sigue cuando yendo en 
busca de los estrechos del 
a o En derroto del E. (por \ ^' Baly, Lambok, Alas, Sa- 
el O. 6 el E. de Célebes y mar ] pi, Ombay, etc., se corta el 
Pacífico) . . . • < í^^í^idiano de la isla de ban 

^ ^ Pablo ó de Amsterdam, en 

la segunda mitad de Setiem- 
bre, cuando se vá á llegar 
con la monzón del NE. al 
puerto de su destino. 

•!.<> Derrota del O.— Monzón del SO.— Para tener se- 
guridad de hacer la travesía directa á Manila, se deberá cor- 
tar el Meridiano de la isla de Amsterdam, lo más tarde á pri- 
meros de Julio, con objeto de llegar á Manila por Agosto. 

Para embocar el estrecho de Sonda, es indiferente tomar 
el canal de Crockatoa ó el de la isla del Príncipe; luego de 
desembocar el estrecho se navegará al N- y se entrará en el 
mar de China por el estrecho de Gaspar; luego de pasado 
este estrecho, para ir á Manila podrá tomarse el paso entre 
las Natunas y Anambas, 6 el formado entre estas últimas y 
Pulo Aor. 

Si se prefiere pasar entre las Natunas y las Anambas, 
luego de haber entrado en el mar de China y rebasados los 



86 DERROTERO DEL ARCÍIIPIELAGO FILIPINO. 

bajos que se hallan al N. de Pulo Gaspar y al hallarse en el 
paraleloder, latitud S., y de 113'23\ longitud E., se go- 
bernaráá pasar al O. de la isla de Santa Bárbara, á unas 20 
á 25 millas, y por el O, de la isla de San Julián se hará 
rumbo al canal formado por las islas Camello y Barren; der- 
rota que conduce por sondas de 47 á 50 metros y que aumen- 
tan á 59 y 67 metros desde la isla Barren para el R Reba^ 
sada esta última isla se navegará á medio canal por entre 
Haycocky las Anambas, cuidando de dar resguardo á una 
roca que se halla por la parte O. del paso, distante de las 
Anambas del N. unas 7 millas , para lo cual convendrá no 
acercarse á estas islas menos de 22 á 25 millas. Al hallarse 
alN. délas Anambas. se gobernará en demanda de Pulo 
Cóndor, teniendo en cuenta las corrientes hacia el E. que sa- 
len del Golfo de Siam, y que durante la travesía pueden 
abatir al buque algunas millas al E. de la estima. Sobre 
todo se cuidará de no hacer rumbos del N. para el E. antes 
de llegar al paralelo de 7 á 8.' N., á causa del banco Carlota 
que se halla por 113''-47', longitud E.: una vez sobre aquel 
paralelo puede meterse á reconocer a Pulo Zapata; pero si al 
hallarse sobre el paralelo de 8"* N. no se tienen observacio- 
nes, será muy conveniente sondar al estar de través con 
Pulo Cóndor, y se estará en línea de buena derrota si las 
escandalladas marcan de 45 á 68 metros arena, lo mismo que 
al aproximarse á Pulo Zapata y las Catwich* 

Al recalar á Pulo Zapata, se cuidará también mucho el 
dar resguardo á los bajos que salen al S, de dicha isla, 
procurando al avistar la isla gobernar á pasar por el Este 
de ella á unas 5 ó 6 millas, entre el banco de 5 '08 metros 
y el de 4*6 metros, ó entre este último banco y el bajo 
Forth. 

Si en vez de esta derrota por entre las Natunas y las 
Anambas, se opta por la más interior de Pulo Aor, pasado 
el estrecho de Gaspar se irá á cortar la línea por entre los 
Meridianos liréO' y lir50\ longitud E., desde donde se 
gobernará enseguida sobre Pulo Aor, teniendo cuidado del 
bajo Federico, del cual se pasará á unas 10 millas al E. y 



CONSIDERACIONES GENERALES. NAVEGACIÓN. 87 

permaneciendo en 45 metros de fondo, y más al N., cuidan- 
do de los bancos que se hallan al E. de Bintang. 

Después que se haya pasado á 5 ó 6 millas al E. de Pulo 
Aor, se gobernará sobre Pulo Zapata, con las mismas pre- 
cauciones que acabamos de indicar en la sonda y rumbo, á 
causa del bajo Carlota y las corrientes al E. que se suelen 
sentir en esta travesía. Una vez en Pulo Zapata, por cual- 
quiera de las dos derrotas que acabamos de señalar, se go- 
bernará á coger el paralelo de 13% latitud N., pasando por 
muy fuera de los bancos y escollos situados en la parte 
Oriental del mar de China, 

Luego que se esté en el paralelo de 12''30' 6 13% lati-- 
tud N., se hará directamente por la isla de Cabras 6 por la 
de Luban, las cuales se hallan á 12 ó 13 leguas al SO, de la 
bahía de Manila. Después de haber pasado á 3 ó é leguas 
al N. de la isla de Cabras, se gobernará sobre la isla del 
Corregidor, que se halla en la entrada de la bahía de Mani- 
la, más próxima á la costa N. que á la del S. Así que la isla 
del Corregidor está á 6 millas al E., se hará ruijibo á pasar 
entre Pulo Caballo y el Fraile, desde donde habrá todavía 
que caminar 11 leguas para llegar al fondeadero de Manila, 
y 8 ó 9 para el de Cavite. 

Paso de la Paragua*— Si por cualquier causa se lle- 
gara al S. de las Anambas hacia el mes de Octubre, fin de la 
monzón del SO. y principio de la del NE., podrá seguirse 
la siguiente derrota llamada de Palawan 6 de la Paragua, 
derrota que durante esa estación se recomienda para ir á 
China, por las grandes dificultades que se encuentran para 
seguir la derrota directa, á causa de las fuertes corrientes 
al S., y vientos flojos y constantes al N. que reirían en aque- 
lla época en el mar de China. Derrota por la que es verdad, 
se escapa de gran parte de las fatigas, pero que aumenta tal 
vez los riesgos de la travesía (Véase el último capítulo). 

Desde las Anambas del Sur, dejándolas al N., así como 
á la isla Rasa (Low) y á la Natuna Grande, se hará rumbo 
-á pasar por entre el banco Louisa y el de la Roy al Charlot- 
te; enseguida se irá á reconocer la isla Balámbangan, de la 



88 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO, 

cual se podrá pasar á distancia de 8 ó 9 leguas si los vientos 
fueren del S., y á la de 15 leguas si fueren del O.; j luega 
se gobernará sobre la isla Balabac, que se dejará también 
á distancia de 8 ó 9 leguas, si los vientos son favorables. 
Con vientos del R podrán atracarse más estas dos islas á 
causa de las fuertes corrientes al O. Después so tomará el 
canal comprendido á la parte de fuera por los bancos de la 
Media Luna, del Royal Captain y del Bombay, y á la parte 
de la Pars^na por los bajos que guarnecen la costa septen- 
trional de esta isla» 

Cuando se vaya por este canal, es menester mantenerse 
mempre á 30 millas de tierra, y además ir muy alerta para 
sortear los mencionados peligros. 

Cuando los vientos sean del E. y se esté al N. de los ban- 
cos, se reconocerá la punta NE. de la Paragua y las islas 
Calamianas, y luego se gobernará sobre Luban ó isla de Ca- 
bras, y de aquí se sigue la derrota á Manila, como acaba de 
deeirsa 

Para continuar la derrota á la costa E. de China, desde 
la isla Luban 6 la de Cabras se correrá alargóla costa O. de 
Luzon hasta la altura de cabo Bolinao desde el cual puede 
tenerse casi la completa seguridad de montar por el E. el 
bajo de la isla de Prata, si no sobreviene algún brisote del 
NE-, tí que se encuentren fuertes corrientes al O.; por lo 
cual será prudente seguir remontando la costa de Luzon 
hasta el cabo Bojeador, á fin de estar cierto de poder recalar 
sobre la costa de China, al E. de las islas Lemas, desde don- 
da se cogerá á Macao. 

Si al encontrarse sobre el estrecho de Balabac, en No- 
viembre, se viera que la estación estaba demasiado avan- 
zada para ir á Manila 6 China por la derrota de la Paragua, 
se emhocará el estrecho de Balabac y atravesando el mar 
de Joló <$ de Mindoro^ se recalará sobre Mindanao y se go- 
bernará después al N., prolongando la costa O. de esta isla, 
la de N^ros, Paney y R de Mindoro se entrará en el es- 
trecho de isla Verde y se recalará después de desembocado 
sobra la isla del Corregidor para fondear en Manila. 



CONSIDERACIONES GENERALES. DE LOS ESTRECHOS. 89* 

Para ir á China desde Paney se gobernará á tomar el 
paso del E. de Apo, al O, de la isla de Mindoro, y remon- 
tando al N. la costa O. de Luzon hasta el cabo de Balinao, 6 
mejor hasta el cabo Bojeador para encontrarse más a barlo- 
vento, se recalará á la costa de China. 

En el mismo caso de dejar el estrecho de Balabac en es- 
tación demasiado adelantada para seguir la derrota de la Pa- 
ragua, además de la derrota que acabamos de indicar por el 
O. de Mindanao, Negros y Paney 6 derrota delmedio^ puede 
continuarse el viaje atravesando el Archipiélago de Joló y 
mar de Célebes y bojeando á continuación la punta septen- 
trional de la isla de este nombre, se entrará en el Océano 
Pacífico, pasando por el S. de Mindanao, derrota que indi- 
caremos luego y que es una de las que van por el E. 

«.*> Derrota del medio. Durante el cambio de la mon- 
zón del NK á la del SO. 

Para ir á Manila se sigue esta derrota del medio cuando 
se viene del cabo de Buena-Esperanza y se corta el meridia-^ 
no de Amsterdam de modo -de hallarse sobre los estrechos- 
del E. en la última quincena de Enero ó por Fehrero. 



ELECCIÓN DE LOS ESTRECHOS. 

liomboelí. En esta época generalmente se toma el estre- 
cho de Lombock, que se atraviesa por lo regular pasando 
por el E. de la isla Pandita, que lo divide en dos partes igua- 
les. También se puede doblar esta isla por el O., aunque 
por aquí el paso es muy angosto. 

Por tanto, es preferible promediar el canal entre Lom- 
bock y Pandita, luego arranchar la costa oriental del estre- 
cho de Lombock, después hacer rumbo hacia el estrecho de^^ 
Macasar, pasando por el E- de la isla Hasting y del pequeña 
Pulo Laut, y enseguida gobernar sobre la costa de Célebes 
para embocar el estrecho de Macasar. 

Ball* Cuando en lugar de tomar el estrecho de Lambock 
se haya tomado el de Baly con intención de embocar el de 



^0 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

Macasar, se remontará al N., pasando por el canal que exis- 
te entre la isla Pondi y la del Galeón; luego se dejarán por 
estribor, á buena distancia, las islas y bancos de Kalkun, y 
enseguida se doblará el pequeño Laut por la banda que más 
convenga. 

Ala». Si so viene del estrecho de Alas, se gobernará so- 
bre la isla Hasting, á la cual deberá dejarse por babor, co- 
mo si se viniera del estrecho de Lombock, 

^mpu El estrecho de Sapi ha sido frecuentado bastante, 
pero hoy lo es mucho menos; es evidente que durante la 
monzón del NO. entablada esta muy á sotavento para tomar 
el estrecho de Macasar ó el de Salaya (Salayer). 

Cuando por Setiembre ú Octubre se haya entrado por el 
estrecho de Sapi, según sean los vientos reinantes se pasará 
por el E. ó por el O. de los Postillones; luego se avanzará al 
N^por Tanakeke y las islas de Tongu; después se dejarán á 
buena distancia las islas y bancos de Spermonde, que se ha- 
llan al NO. de la bahia de Macasar, y se embocará el estre- 
cho de este nombre, manteniéndose pegado á la costa de 
Célebes para remontai^lo. Después de desembocado el estre* 
cho, así que se esté sobre el cabo Donda, si es por Marzo 6 
Abril, para seguir la derrota del medio será preciso atrave- 
sar el mar de Célebes gobernando sobre la punta oriental de 
Basilan. 

Al ir en demanda del estrecho de Basilan, que se halla 
comprendido entre la isla de este nombre y la punta occi- 
dental de Mindanao, se tendrá cuidado de aguantarse bien 
al E,, si el viento da para ello, á fin de no ser arrastrado al 
Archipiélago de Joló por las corrientes que tiran al O. Sin 
embargo, en caso de caer á sotavento se encontrarán bue- 
nos canales entre las islas situadas al O. de la de Jolé, y se 
podrá atravesar el mar de Joló, prolongando las costas de 
Mindanao, Negros y Paney, entrando después en el estrecho 
de Isla Verde por el paso entre Mindoro y Tablas. 

En el abra del canal comprendido entre Mindanao y 
Negros, asi como entre Panay y Mindoro, sé suelen esperi- 
mentar algunas veces vientos duros del NE. y corrientes al 



CONSIDEEACIONES GENERALES. DE LAS DERROTAS. 91 

O., por lo que al pasar de una isla á otra se cuidará no so- 
taventearse. 

Si al desembocar el estrecho de Basilan se sienten yien- 
tosde entre el SO. y S., bien entablados, se gobernará en 
derechura sobre la punta Naso, manteniéndose un poco al 
E. de su meridiano; pero si los vientos fuesen variables se 
seguirá á longo de la costa de Mindanao hasta llegar á la 
punta de la Galera, desde la cual se hará por la punta de 
Naso, procurando pegarse a la isla de Negros al atravesar 
de una punta á otra. 

Desde la punta Naso se remontará al N. á longo de la 
costa occidental de la isla de Panay, dando el conveniente 
resguardo á los escollos que salen al O. de dicha costa, cui- 
dando, si se tuviera que bordear, de la piedra Sombrero, 
del banco Seco y restinga que despiden las islas Caluyas; 
desde la punta Pucio se seguirá la derrota por el paso entre 
la isla de Mindoro y la de Tablas á pasar por el O. ó el E. 
de la isla de Maestre de Campo, y de aquí se gobernará en 
demanda de la punta Calumpan ó paso N. de la isla Verde, 
fuera del cual se pasará por el S* de la isla de Maricaban, 
teniendo cuidado de dar resguardo á la restinga é isleta do 
arena que se hallan á su parte E., y cuando el islote del O. 
demore al N. para el NE. se hará rumbo á pasar á unas dos 
millas de la punta Santiago: doblada esta punta se meterá 
en demanda del islote Fortun, el que podrá dejarse por la 
banda que más convenga, teniendo cuidado si se le deja al 
O. no acercarse á la costa de Luzon á menos de 3 millas al 
hallarse tanto avante con la punta Calatagan que demora al 
NO., distancia 6 i millas de la punta Santiago, con objeta 
de dar resguardo al arrecife del mismo nombre. 

Desde el islote Fortun se hará rumbo á la boca de la 
bahía de Manila si el viento fuese favorable, y si fuese con- 
trario se procurará barloventear sobre la costa S. de Luzon- 

Esta derrota del medio por los estrechos de Macasar y 
Basilan es practicable ordinariamente durante toda la mon- 
zón del NE., aunque los meses más á propósito para seguir- 
la son los de Marzo y Abril, y sobre todo el de Marzo, que 



S2 BEREOTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

es el en que generalmente se emprende para ir á Manila. 
3.** Derrota del E.-~llfiinzoii del BTE:^ Esta derrota 
á Manila contra monzón por el Océano Pacífico se sigue por 
el estrecho de Macasar y S. de Mindanao ó por el paso de 
Pitt, según que la monzón del NE. se halle más 6 menos en- 
tablada. 

Los meses más propios para atravesar prontamente el 
estrecho de Macasar, es decir, para seguir la derrota al Pa- 
eífico por el S. de Mindanao son los de Octubre y Noviem- 
bre. También durante los meses de Marzo y Abril, al haber 
llegado por la derrota del medio al mar de Célebes, se puede 
entrar en el Océano Pacífico por el S, de Mindanao. 

Para esto, si el viento lo dá, se gobernará en derechura 
sobre las islas de Sarangani; luego se pasará entre estas 
islas y Mindanao ó bien por el S, de ellas, y enseguida se^ 
irá por entre las islas Meangis y las de Tulur, á fin de do- 
blar el cabo N. de la isla Mati (Morty) con los vientos del 
NE. Si se tropezase con algunas dificultades al hacer esta 
derrota se podría tomar el canal formado por las islas de 
Tulur y la de Sangir y en seguida avanzar al E. 

Cuando viniendo del estrecho de Macasar se haya pasada 
por entre Siao y Tagolanda 6 por otro de los canales á San- 
gir, será menester gobernar al E. para pasar á buena dis- 
tancia del cabo Norte de la isla Moti (Morty). Por la misma 
razón, las embarcaciones que hayan pasado por el S. de Siao,. 
deberán hacer rumbo al NR si los vientos se lo permiten. 
Cuando se haya entrado en el Océano Pacífico, se desatraca- 
rá uno de las islas Filipinas y al hallarse sobre el paralela 
de 5' latitud N. y 136* 30' longitud K, se gobernará á pa- 
sar por el O. de las islas Palaos á una distancia moderada de 
40 6 45 leguas, de modo que al entrar en la monzón del NK, 
pueda cogerse de la bordada al cabo del Espíritu Santo. Pa- 
sadas las islas Palaos será conveniente llegor al paralelo de 
13' latitud N. por los 134^ longitud E. y correrlo á recala al 
cabo del Espíritu Santo, 

Rebasadas las Palaos la corriente ecuatorial del N. que 
se dirige á la estremidad NE. de la isla de Luzon, corre tam* 



CONSIDERACIONES GENERALES. BE LAS DERROTAS. 93 

bien generalmente en dirección de los diferentes canales que 
dan paso del Océano Pacífico al Archipiélago. 

Estreolio San Bernardino. Eeconocido el cabo del 
Espíritu Santo se pasará á una distancia de 10 millas de él 
y seguirá costeando la parte de la isla Samar por fuera de 
dos islas y bajos que la guarnecen, hasta estar al N, de la 
isla Viri. Si se llegase al anochecer sobre esta isla, de- 
berá atravesarse á esperar el dia; pero teniendo mucho cui- 
dado de que la marea saliente no le abata al N. y compro ^ 
meta con el arrecife de Montugan, que corre la costa SE. de 
Luzon, entre las puntas Montugan y Bulusan, avanzando 
hasta 3 millas hacia afuera. Hallándose sobre la isla Viri, se 
pasará por el N. de ella, entre su punta NO* y el islote de 
San Bernardino, y desde aquí se gobernará por medio del 
estrecho, cuidando de que la corriente no lleve al buque por 
entre Capul y Puercos. 

Al estar entre Capul y los Ticlines, se seguirá por entre 
la primera de estas islas y el bajo de Calantas, hasta que la 
punta N. de Capul demore al E., que se gobernará al O., sin 
pasar dicha punta del E. para el S. hasta no hallarse N-S- 
oon los Naranjos, que podrá meterse para el N. en demanda 
4e punta Balan, cuidando siempre de la dirección y fuerza 
de las corrientes. Si al rebasar la punta N. de Capul, se que- 
dase el viento, y la corriente aconchase sobre los Naranjos 
se deberá enseguida gobernar al segundo cuadrante, á fin de 
pasar entre dicho grupo y el Destacado, dirigiéndose después 
al N. por entre ellos y Ticao, para doblar las islas que están 
en la punta N. de esta última á una distancia moderada de 2 
millas; y gobernar después á pasar próximo á la punta S. de 
Burlas, por entre ella y Masbate. Hallándose en medio de es- 
tas dos islas, el rumbo GNO, ú ONO. 5^ O. llevará á pasar 
por el S. de Marinduque entre esta isla, y la de Banton; y 
procurando aproximarse al O. de Tres Reyes se gobernará en 
dirección de la punta Lobo, cuidando no atracarse á la punta 
Calapan, en la isla de Mindoro, á causa del arrecife que d^- 
pide la isla [Silonay. 

Al entrar en esta angostura el viento suele calmar de me- 



94 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

día noche hasta la entrada de la brisa del E, á medio dia;^ 
pero podrá barajarse la costa de Luzon con las ventolinas 
Tariables que reinan, y gobernar en demanda de punta Ca- 
lumpan, 6 paso N. de isla Verde; y desde aquí por el S. de 
la isla Mancaban, dando resguardo á la restinga é isleta de 
arena que despide por su parte E, se gobernará, como hemos 
indicado en la recalada á la isla del Corregidor, en la derro- 
ta del medio, pasando á 2 millas de. punta Santiago y orzan- 
do en demanda del islote Fortun, desde el cual en tiempo 
claro se verá el faro de la isla Corregidor que se halla en la 
boca de la bahía de Manila, desde cuyo punto se seguirán 
las instrucciones que se dan en el capítulo primero para la 
navegación en la bahía de Manila. 

Herrota del E.-— Monzoii del UFE. —Por el paso del 
jpitt.— Para ir de los estrechos á Manila, el paso de Pitt, 
que como es sabido sale al Océano Pacífico por los estrechos 
de Pitt, Gilolo y Dampier, es preferible al estrecho de Ma- 
casar en los meses de Diciembre, Enero y Febrero. 

Si para llegar al paso de Pitt, se toma el estrecho de 
Bali, el de Lambock, el de Alas ó el de Sapi, luego que se 
desemboque el que fuere, se gobernará en demanda del de 
Salaya, atravesando de S. á N. la parte Oriental del mar de 
Java, y enseguida se navegará como vamos á decir. 

La mejor derrota para atravesar con vientos del NO. eí 
estrecho de Salaya, es pasando por el S. del bajo de Mans- 
field: aunque de noche 6 con vientos variables es preferible 
pasar por el N. de él, prolongando la costa de Célebes. Des- 
de el estrecho de Salaya se hará rumbo al de Búton, cuya 
punta SE. se rascará, á fin de no ser arrastrado á los arre- 
cifes que las islas de Tucán Besi despiden hacia el S, Ense- 
guida se remontará á longo de la costa oriental de Briton 
y cuándo se haya llegado á la extremidad NE. de esta isla 
si el viento es ÑO. frescachón se deberá ganar al N. hacia 
la isla de Vayvangui (Weywangy), y desde ella gobernar 
sobre la isla Besi. Esta precaución es indispensable para los 
buques de mediano andar durante el mes de Diciembre y la 
primera parte de Enero, porque los vientos varían á menú- 



CONSIDERACIONES GENERALES. DE LAS DERROTAS. 95 

doy aun se fijan al NNO., ocasionando comentes hacia 
el S. Sin embargo, los vientos y las corrientes son muy va- 
riables en el paso de Pitt, por lo que sería posible atrave- 
sarlo en cualquiera sentido; pero siempre es prudente el 
mantenerse sobre la costa de barlovento mientras los vien- 
tos del N. dominen. 

En caso de caer á sotavento de la punta NO. de la isla 
de Buró, es preciso hacer todo lo posible para montarla in- 
mediatamente; aunque en lugar de bordear para conseguirlo 
sería preferible andar todo, prolongar la costa Meridional 
de la isla y luego pasar por el E. de la Oriental de la misma 
para entrar en el paso de Pitt. 

Estreelio de Ombay.— Cuando se viene del Cabo de Bue- 
ña-Esperanza, el estrecho que debe preferirse es el de Om- 
bay, por ser el más directo y ancho, y porque en él gene- 
ralmente son los vientos menos variables. Cuando se vaya 
en demanda de dicho estrecho, se podrá pasar indiferente- 
mente por el N. ó por el S. de la isla de Sándalo; pero siem- 
pre será más ventajoso el pasar por el S., y enseguida poner 
la proa hacia entre Ombay y Timor. Luego que se haya do- 
blado la punta oriental de Ombay, se gobernará al N., ci- 
ñendo el viento para pasar por el O. de la isla Buró; pero 
si no se pudiese conseguir esto, se pasará por entre esta isla 
y la de Manipa. De este modo se entrará en el paso de Pitt. 

Una vez en el paso de Pitt, según las derrotas acabadas 
de indicar, se seguirán las siguientes instrucciones: 

Desde el paso de Pitt se gobernará al E., á pasar por en- 
tre Xula Besi y Buró, en caso de haber venido por el O. de 
esta isla, y enseguida, si no hay corriente, se hará rumbo di- 
recto al estrecho de Pitt. Si la corriente tira al N., se procu- 
ra no acercarse á las islas que se hallen á la banda septen- 
trional del paso. 

Estreelio Dampler.— Cuando se esté sobre el Meridiano 
de la punta Oriental de Obi Mayor y se quiera tomar el es- 
trecho de Dampier, se continuará navegando al E. El estre- 
cho de Dampier parece ser conveniente para los buques de 
buen andar, especialmente por Enero y Febrero, meses en 



m DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

que los vientos del NE. se aproximan á la Línea. En Marzo, 
mes en que los vientos del NE. van cayendo, el estrecho de 
Oilolo es el que debe preferirse para entrar en el Océano 
Pacífico. Además, este estrecho es más ancho, y en él se 
puede voltejear de noche y de dia, y las corrientes son rara 
vez fuertes- 

Después de desembocado el estrecho de Pitt ó el de Dam- 
pier, se tendrá muchísimo cuidado para no empeñarse en la 
<5osta septentrional de Nueva-Guinea, y será lüeneáter ma- 
niobrar de modo conveniente para pasar rascando la punta 
de Pigot, dando al mismo tiempo el resguardo necesario al 
banco de Bucclengh, que se halla al E. de la costa oriental 
de Waygin. 

El estreelio de Pilt no debe tomarse sino cuando no 
haya más remedio. En tal caso, se promediará el canal para 
no ser echado sobre tierra por las mareas, y dando bordos 
cortos en vuelta de fuera, sin acercarse á las costas del es- 
trecho, se procurará llegar á la isla de Jackson, la cual se pa- 
sará por el N* á menos de 5 millas de distancia. Después de 
haber doblado el arrecife que sale de la estremidad de la isla 
de Batanta, se gobernará al N. sobre la punta de Pigot. Hors- 
burgh opina que el estrecho de Pitt debe evitarse en cuanto 
sea posible. 

Para tomar el estrecho de Dampier, desde el meridiano 
de la punta oriental de Obi Mayor, se gobernará al E. á pa- 
^ar por entre Pulo Popa y las islas de Kanari. Algunas ve- 
ces se podrá pasar también por entre las islas de Boo y Pulo 
Popa, lo cual ofrece ventaja con vientos del NO. En segui- 
da se pondrá la proa á la isla de Pescadores (Fisher) , ó al 
<3abo Mabo, y desde aquí se hará rumbo á pasar por entre 
la isla de Pombas (Pigeon) y la Lucía (Foul), teniendo mu- 
<;ho cuidado con los escollos que guarnecen la banda sep- 
tentrional del estrecho de Dampier. Se saldrá del estrecho, 
manteniéndose más cerca de la isla de Pombas que de la 
Lucía, y luego se gobernará á pasar rascando la punta Pi- 
got, con objeto de no ser aconchado sobre la costa de Nueva- 
Ouinea por la marejada del N. que se encuentra fuera. De 



CONSIDERACIONES GENERALES. DERROTAS. Íi7 

todos modos, se tendrá cuidado con el banco do Bucclengh. 
Mareas en el estoeelte de Danipler. En el estrecho 
de Dampier las mareas son muy fuertes, y las corrientes muy 
irregulares, con una velocidad variable de 1 á 5 millas por 
hora. 

Durante la fuerza de la monzón del NO., en la angostu- 
ra del estrecho entre la isla de Pombas y la Lucía, la va- 
ciante de marea viva corre de 4 á 5 millas al ENE. por es- 
pacio de seis ú ocho horas, y la de marea muerta de 1 á 3 
millas. El flujo es flojo y tira al SO. por espacio de tres 6 
cuatro horas. 

Durante la fuerza de la monzón del SE., el flujo corre al 
O. por espacio de ocho ó diez horas seguidas, y luego gira 
sucesivamente al OSO., SO. y SO. i S., adquiriendo su máxi- 
ma velocidad, que en las sizigias suele esceder de 5 millas por 
hora, así como en las cuadraturas se reduce á 4 millas. En 
esta estación, la vaciante se dirige al ENE. ó NE. y es floja 
y de poca duración. 

Después de desembocar el estrecho de Dampier y haber 
entrado en el Océano Pacífico, se procura granjear inmedia- 
tamente al E. manteniéndose en una latitud baja, á poder ser 
entre los paralelos de 1*" 30' y S'^ lat. N., que es la zona más 
favorable al intento; pues á veces, aun por Diciembre y Ene- 
ro, se esperimentan en ella corrientes al E. 

De este modo se ganará al E., según convenga, para pa- 
sar por el E. ó por el O. de las islas Palaos, lo cual depen. 
derá de las propiedades marineras del buque y de la fuerza 
de la monzón del NE.; pero en ningún caso deberá uno pro- 
pasarse tan al E. que llegue á temer avistar las islas Gulu y 
Guap, en cuyas inmediaciones por Noviembre y Diciembre 
se suelen experimentar collas ó vendavales del O. 

Desde las islas Palaos se irá á buscar el estrecho de San 
Bernardino, como queda dicho en la anterior derrota por el 
S. de Mindanao, si se vá á Manila, 6 se buscarán las islas 
Batanes si la derrota termina en alguno de los puertos de 
China, teniendo en ambos casos cuidado con las corrientes 
que tiran al O. con una velocidad de 12 á 15 millas por sin* 

1 



m DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

gladura; por lo cual de Diciembre á mediados de Febrero se- 
rá lo más prudente el pasar por el E. de las islas de Palaos. 

Si se sale del estrecho de Dampier á fines de la monzón 
del NE. no deberá avanzarse tan al E. en el Océano Pacífi- 
co, y á fines de Febrero y Marzo se podrá pasar por el O. de 
las islas de Palaos, puesto que en este tiempo los vientos va- 
rian amenudo y se llaman al ENE. 

Luego que se haya recalado sobre el estrecho de San 
Bernardino y reconocido el cabo del Espíritu Santo se embo- 
cará al estrecho de aquel nombre y continuará por el la der- 
rota hasta el fondeadero de Manila como queda dicho. 

El estreelio de «ailolo, que es el tercero de los que 
conducen del paso de Pitt al Océano Pacífico, se halla divi- 
dido en dos por la isla de Guebe (Greby). La parte compren- 
dida entre esta isla y la de Gilolo se llama estrecho de Gi- 
lolo; y la comprendida entre Guebe y Waygin se conoce con 
el nombre de estrecho de Bougainville, en memoria de ha- 
ber pasado por él este navegante en 1772. 

Todos los canales que conducen del paso de Pitt al es- 
trecho de Gilolo son limpios; pero durante la monzón del 
NO. se prefiere, por ser más ancho, el comprendido entre 
Pulo Gas y la isla de Kekek, pues el otro canal grande 
comprendido entre Pulo Pisang y las islas de Boo se halla 
demasiado á sotavento en esta estación. 

Para embocar el estrecho de Gilolo por entre Pulo Gas 
y la isla de Kekek, será menester pasar rascando la punta 
meridional de Pulo Gas, á fin de que las corrientes hacia el 
E. que sobre ella se esperimentan á menudo no impidan 
atinar con el canal. 

Luego que se haya pasado por el E. ó por el O. de Pulo 
Gas, según el canal que se haya tomado, se gobernará á 
pasar por entre el cabo Tabo y la isla Guebe. De noche se 
deberá dar resguardo al banco de Fairway y á las islas da 
Wida, sin embargo de que cuando los vientos son flojos es^ 
prudente el mantenerse lo más cerca posible de las islas de 
la banda occidental del estrecho, á causa de las corrientes 
que tiran al NE, y R 



CONSIDERACIONES GENERALES. DERROTAS. 99 

Si los vientos son contrarios es menester no perder tiem- 
po empeñándose en pasar por el N. de Guebe, sino pasar 
por el S. entre ella y Guegue (Gagy) y salir al Océano Pací- 
fico por uno de los canales inmediatos á Sayang, No obs- 
tante, siempre que se pueda tomar el canal occidental que 
se halla entre la costa de Gilolo y las islas Yampi (Sanpee) 
ú el comprendido entre estas islas y las de Sayang, será lo 
que deba hacerse, porque con vientos del N. permiten mon- 
tar las islas de Ayú y Asia. 

Si hubiera dificultad en pasar por el O. de las islas de 
Asia, se podrá tomar el canal que forman con las de Ayú, y 
en caso de necesidad aun el comprendido entre estas últi- 
mas y la costa septentrional de Waygin, 

Luego que se esté en el Océano Pacífico se buscará cuan- 
to antes sea posible la zona comprendida entre los paralelos 
de 1' 30' y 3^ lat. N., á fin de grajear al E. En ella pro- 
bablemente se encontrarán corrientes hacia el S. y SE., y 
no propasándose al N. del paralelo de 3"" lat» N. se irá en 
seguida á dar con la última parte de la derrota indicada ya 
para ir del estrecho de Dampier al estrecho de San Bernar- 
dino y continuar la navegación por este estrecho hasta la 
recalada á la bahía de Manila, como se expresa en la pri- 
mera derrota por el Océano Pacífico, 



DERROTAS DE VUELTA. 

En las derrotas para volver de Manila á Europa el obje- 
to principal es coger lo más pronto posible la región de los 
vientos alíseos del SE., con los cuales, gobernando al O., 
se llega muy pronto al cabo de Buena Esperanza; con este 
objeto debe consultarse las monzones reinantes, y las derro- 
tas que pueden seguirse se dividen forzosamente en derro- 
tas directas y en derrotas por el E., según las diferentes es- 
taciones. 

Durante la monzón del NE, y una parte de la del SO. se 
atraviesa directamente el mar de China para ir á buscar los 



100 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

estrechos de Banca, Gaspar 6 Garimata, desde los cuales se 
gobierna sobre el estrecho de sonda; pero durante los meses 
de Mayo^ Junio, Julio y Agosto es preferible adoptar una de 
las dos derrotas que hemos clasificado en derrotas del medio 
y en derrotas del E. 

Aunque un buque andador y de buenas condiciones ma- 
rineras puede, durante las dos monzones , atravesar el mar 
de China de N. á S., esta navegación presenta grandes difi- 
cultades, sobre todo en ciertos años. 

Como derrota directa el estrecho de Gaspar es el más 
frecuentado por los buques que vuelven de Manila ó de 
China para Europa y quieren ganar tiempo; sin embargo» 
la entrada en este estrecho es difícil, á causa de los escollos 
que se hallan en aquella porción de mar, lejos de la vista 
de tierra y en los que todos los años se pierden buques. 
Desde hace poco tiempo se sigue bastante el estrecho de 
Stolze, aunque el canal de Macclesfield sigue siendo todavía 
la derrota ordinaria. 

El Estrecho de Banca ofrece, sin embargo, grandes ven- 
tajas como seguridad sobre el de Gaspar, y generalmente 
se atraviesa en menos tiempo por el Canal de Stanton. 

Además, tiene la circunstancia de hallarse más á barlo- 
vento para embocar el Estrecho de la Sonda, que es el que 
se toma para bajar al S. cuando se ha pasado por uno de los 
Estrechos de Gaspar 6 Banca. 

Cuando se sale de Manila con monzón del SO. , lo más 
conveniente, y la derrota que generalmente se sigue según 
la época en que se emprenda, es una de las dos derrotas que 
reseñamos á continuación. 

Si se ha dejado la bahía de Manila á fin de Abril 6 prin* 
cipios de Mayo, entrando en el Estrecho de San Bernardi- 
no, se navegará al S., corriendo la costa SE. de Mindoro, 
O- de Panay, Negros y Mindanao, y pasando el Estrecho de 
Basilan, se hará rumbo á embocar el de Macasar ; si sobre 
el Estrecho de Basilan se encontrara contrariado, se podrá 
pasar por uno de los Canales de Joló 6 por el paso de Si- 
butu. 



CONSIDERACIONES GENERALES. MONZÓN DEL NE. 101 

Después de desembocar el Estrecho de Macasar, se to- 
mará el de Sonda para salir al Océano Indico. Esto es , se 
seguirá la derrota del medio. 

Estando en el mar de Célebes, se prefiere generalmente 
tomar el paso de las Molucas, cuando al S. de la línea reina 
la monzón del SE., porque al salir de este Canal se encuen- 
tra uno bastante al E. para elegir el Estrecho que más con- 
Yenga; pero si se fuere al de Sonda, se tomará el de Ma- 
casar. 

También se puede tomar el Estrecho de Gilolo y paso de 
Pitt para llegar con facilidad y prontitud á los Estrechos 
úel Este; pero en este caso, el camino más corto es por el 
Estrecho de Ombay, pasando por el Estrecho de Burn 6 de 
Manipa. 

La segunda derrota, llamada del E., se sigue desde me- 
diados del mes de Mayo hasta fin del mes de Julio, y con- 
siste en salir por el Estrecho de San Bernardino al Océano 
Pacífico y penetrar en el mar de la Banda por el paso de 
Pitt. 

En Agosto es ya demasiado tarde para seguir esta der- 
rota. 

Cuando se haya atravesado uno de los Estrechos de Dan- 
pier, Pitt ó de Gilolo, se puede gobernar en demanda del 
Estrecho de Ombay, que es el más directo para ir á 
Europa. 

Después de estas ligeras consideraciones, vamos ahora á 
tratar detalladamente de las derrotas para volver de Maní- 
la á los Estrechos del E., siguiendo las mismas clasificacio- 
nes manifestadas al principio. 



DERROTA DEL O., MONZÓN DEL NE. 

La monzón del NE. es la más favorable para ir de Ma- 
nila á los Estrechos de Gaspar, Banca ó Carimata y pasar al 
mar de la India por el Estrecho de Sonda. 

Cuando durante la fuerza de la monzón del NE. se sale 



102 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

de Manila para el Cabo de Buena-Esperanza, desde No- 
viembre á Marzo, luego de dejar la bahía, se gobernará á 
cojer el paralelo de 12° lat. N., el cual socorrerá al O* hasta 
estar seguro de que lo menos se ha llegado al meridiano de 
117^ 30^ long. E. 

Así que se tenga certeza de estar bastante al O., se en- 
mendará la proa sobre Pulo Zapata, teniendo en cuenta el 
compensar el efecto de las corrientes al SO. y al OSO., que 
en esta estación de brisotes suelen ser muy fuertes y pueden , 
dar margen á grandes errores. 

En general, con brisas frescas, mar gruesa y fuertes 
corrientes 6 tiempo cerrado y no se tenga confianza en el 
punto, es peligroso el hacer directamente por Pulo Zapata 6 
pasarlo de noche por la dificultad de poderlo ver. 

En este caso debe mantenerse uno fuera al E. del meri- 
diano de Pulo Zapata, hasta cortar el paralelo de 10^ latir 
tud N., y enseguida gobernar más al O. hasta cojer de 50 á 
CO metros de fondo y gobernar entonces sobre las Natunas 
del N,, desde las cuales, si se quiere cojer el Estrecho de 
Gaspar, se pasará á 15 ó 16 millas al O. delaNatuna Gran- 
de, al O. de Haycock, al E. de laisla de Victoria y de la Pe- 
lada (Barren), y al O. de las del Camello, San Julián y grupo 
del Espíritu-Santo, si el viento lo dá; y si no, se tomará en- 
tre estas islas el freu que más convenga. Desde la isla deL 
Espíritu-Santo se gobernará sobre la isla de Santa Bárbara», 
que deberá dejarse á 9 millas al E.; luego se hará por la isla 
de Gaspar, que se dejará á 2 ó 3 millas al Q. 

Si el paso desde el paralelo de O"" 30' S. hasta la isla 
Gaspar tocara hacerlo de noche, deberá arreglarse el apare- 
jo á fin de hallarse al amanecer á unas 20 millas de la isla 
de Gaspar; pero si á la caida de la tarde 6 en noche cerrada 
se llegara á esta distancia, convendrá más bien dar fondo 
que no exponerse á verse comprometido entre los muchos 
bajos que rodean á este paso de Gaspar, ó á que, atravesán- 
dose, las fuertes corrientes que se experimentan á veces 
hacia el SR, sobre todo con vientos del O. ó delN-,lelleveii4 
al paso del Biliton. 



CONSIDERACIONES GENERALES. MONZÓN DEL NE. 103 

Al poco cuidado de estas corrientes, sobre todo entre Gas- 
par y Pulo Leat se atribuyen los numerosos accidentes acae- 
cidos en las proximidades del arrecife de Alceste. 

Rebasada la isla de Gaspar^ prolongando la costa occi- 
dental de Pulo Leat, se entrará en el mar de Java por el ca- 
nal de Máceles field. Después de haber dejado este estrecho 
de Macclesfield, cuando la punta Maurong demore á 16 ó 18 
millas al K, se gobernará directamente sobre las Dos Her* 
manasy haciendo próximamente rumbo al SSO. y algo más 
al O. si los vientos soplaren del NO. Cuando se haya salido 
del banco que rodea á los arrecifes del S. del estrecho de 
Gaspar, en el que se sonda de 14 á 18 metros, se encontra- 
rán de 22 á 25 metros, con algunas sondas de 18 y aun de 1(> 
metros al SE. del banco Bóreas, si se encuentra uno al O. de 
la derrota. Si los vientos soplaran del SE., será prudente 
gobernar al S. | SO. con objeto de reconocer la isla Vigi- 
lante del Norte (North-Watcher). Se tendrá mucho cuidado 
con los bancos de Brauwer y de Lyun, y si se pasa cerca 
del Vigilante del Norte, el que deberá dejarse al E., se ten- 
drá presente el bajo que demora al O. 28° S., distancia 4 i 
millas de esta isla. 

Después de haber pasado de 1 á 3 millas al O. de las Dos 
Hermanas, se procura mantenerse mientras se pueda entra 
el N. J NE. y el N. i NO., ó al N. 5^ E., con objeto de evi- 
tar el banco Swallow. De este modo se irá á reconocer la 
costa en las proximidades de la isla del Norte; y si el tiempo 
está claro^ tanto esta isla como la más N. de las islas Zut- 
phen se avistarán al poco tiempo de haber dejado de ver las 
Dos Hermanas. Si hubiera necesidad de bordear, sé podrá 
seguir la vuelta de tierra hasta los 15 metros de fondo, y 
también hasta enfilar la isla del Norte con la más alta de las 
islas Zutphen por sondas do 14 á 15 metros fango. Se pasa- 
rá, cuando menos, á 1 milla por fuera de la isla del Norte p 
del banco que se halla en la extremidad SE., manteniéndose 
después á 2 millas de la costa Sumatra hasta las proximida- 
des de las islas Zutphen, cuidando al mismo tiempo delban- 
co que se halla al E. de las Tres Hermanas, y se continuará 



ÍOÍ DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

por el estrecho de Sonda, como marcan las instrucciones del 
derrotero del mar de China, tomo I, página 9, del Depósito 
Hidrográfico. 

Estrepito Clenient.--Si se hubiera desembocado por 
el estrecho de Clement, la derrota será poco más ó menos la 
misma, después que se hayan rebasado los escollos Blas- 
Maten y Fairlie ; y si se hubiese pasado por el canal de 
Stolze, no se abrirá la isla Shoal- Water al E. del N. hasta 
que se esté, cuando menos, por los 3°45 S . , desde donde 
podrá gobernarse sobre el Vigilante del N. 

Hallándose sobre las Dos Hermanas la derrota para el 
estrecho de Sonda se comprende con lo que acabamos de 
describir. 

Derrota de Pulo Zapata por Pulo Aor al estreelio de 
Aaspar. Al principio de la monzón del NE., ó cuando por 
cualquier accidente de los vientos ó corrientes se siguiese 
desde Pulo Zapata la derrota interior por Pulo Aor á los es- 
trechos de Gaspar ó Banca se seguirán las siguientes ins- 
trucciones: 

Desde Pulo Zapata se hará rumbo á Pulo Aor; pero cuan- 
do al llegar cerca de Pulo Tioman el tiempo esté fosco se 
sondará para mantenerse sobre fondos de 57 á 58 metros á 
fin de pasar al E. de estas islas y tener la seguridad de ver 
á Pulo Aor; si se estuviese cerca de las Anambas y al N. de 
estas islas se sondara generalmente de 74 á 86 metros de 
agua, estos fondos disminuyen en la parte O. del canal y se 
encuentran de 46 á 69 y á veces 72 metros sobre el meri- 
diano de Tioman. Como estas islas se hallan á menudo cu- 
biertas de niebla, es necesario para darles resguardo, cuidar 
mucho del rumbo, sobre todo durante la noche. Después de 
haber pasado de 6 á 12 millas al K de Pulo Aor, se gober- 
nará á Pulo Toty, del cual se pasará á 15 é 18 millas al E., 
si el viento tuviera tendencia á rolar al NE. De Pulo Toty se 
hará rumbo sobre la isla de Gaspar y una vez reconocida 
esta isla se pasará por su parte E. ú O. barajando después á 
2 millas la costa O. de Pulo Leat y dejando al E. el escollo 
de Wansittart y la piedra Dordelin que se hallan á la parte 



CONSIDEEACIONES GENERALES. MONZÓN DEL NE. i05 

S. del estrecho, se entrará en el mar de Java y se irá á bus- 
car el estrecho de Sonda, como queda dicho, ó los estrechos 
del E., según las instrucciones particulares de estos pasos. 
Para dejar el mar de China muchos navegantes aconse- 
jan se tome al principio y en la fuerza de la monzón del 
NK el estrecho de Banca, el de Gaspar que aunque más di- 
recto es peligroso por los muchos bajos que le rodean y sólo 
prefieren este estrecho y el de Carimata en los meses de 
Marzo y Abril, fin de la monzón del NE. 

El estrecho de Carimata suelen embocarlo los buques 
que habiendo ido en busca del de Gaspar no han podido ga- 
nar al O. por efecto de los vientos y de las corrientes; este 
estrecho es el mejor como derrota do vuelta para dirigirse á 
los estrechos del E- de Java durante la monzón del NE. 

Desde Puld Aor á Oanea. Para llegar al estrecho de 
Banca desde Pulo Aor; cuando se esté á 5 leguas de distan- 
cias por el través de la punta oriental de Lingin, se deberá 
gobernar á pasar por entre Pulo Taya y las Siete Islas; y 
conseguido esto, se harán por la punta de Batacaran, extre- 
midad occidental del estrecho de Banca, no acercándose a 
ella á menos de 6,5 leguas y cortando el paralelo de I"* latitud 
N. por 111".23 long. E., y el ecuador por llP-48' long. E, 
á fin de evitar la piedra de Friedrich Heinrich. 

Del estrecho de Banea al de la jSonda, bien sea que 
se salga, por el canal de Stanton marcando las islas Dupur al 
ENE. próximamente, al mismo tiempo que Parmasang al 
N. 36' O., ó que, saliendo por el canal de Lucépara se mar- 
que esta isla á unas 15 millas al NNO- 5^ N. sondando 11 ó 
12 metros de fondo, generalmente se viene á pasar al O. de 
los bancos Arend y Bóreas; en el segundo caso, Horsburgh 
recomienda se gobierno al principio, al SSE. 6 al S i SE*, 
para evitar los bancos de la isla Árbol (Tree). Debe tenerse 
presente que, como á menudo las corrientes son irregulares t 
es difícil estimar de una manera precisa el rumbo seguido; 
además tampoco las sondas son regulares. Asi es que conven- 
drá durante el dia acercarse á la costa de Sumatra hasta en- 
trar en 14 6 16 metros de fondo y asegurarse; y de noche se 



106 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

irá |)ara afuera mientras se sonden menos de 16 metros y 
al pasar de 23 metros de fondo se tomará para tierra con ob- 
jeto de no alejarse mucho, caso de que los vientos sean del 
O- No debe olvidarse q[ue de la parte del banco Arend el 
fondo es arena gris fina, mientras que hacia la costa es de 
cascajo y de arena gruesa; entre los dos la calidad del fondo 
es fango y muy irregular cerca de los bancos. 

Después de rebasados los bancos Arend y Bóreas, se se- 
guirá por 16 á 18 y 20 metros para ir zafos de los bancos de 
Sumatra; al hallarse por 4,°-4í0' lat S. deberá en lo posible 
mantenerse por 16 á 18 metros con objeto de marcar las 
Hermanas al S.; si al marcarlas estuviese uno en más de 2Q 
metros costará trabajo pasar al O., tanto más, cuanto que las 
corrientes tiran generalmente al SE. 

Se dará resguardo al banco Clifton, que está á 11 millas 
al N. 8.** O. de las islas y en los 14 metros de agua, y si se 
pasa al E. de las islas se cuidará de los bancos Brouwer y 
del Lyun, los primeros se hallan á 10 millas al N. 60** E. de 
la Hermana Norte, el otro á 6 ¿ millas al S. 68'' E. de esta 
misma Hermana Norte. De noche deberá atracarse estas is - 
las á 1 ó 2 millas de distancia* 

Viniendo del N., las Dos Hermanas parecen unidas y ha. 
faltado poco para que varios buques se perdieran tomando 
el Knob-Hill, ó monte Imbong, en Sumatra, por estas islas- 
Por lo que se recomienda se dé fondo si no se han podido 
reconocer antes de anochecer. Es peligroso aproximarse al 
banco, Shahbundar, y de cualquier modo no debe correrse á 
este lado por menos de 16 6 18 metros. Y es muy esencial 
cuidar mucho la sonda y sobre todo el pasar de 1 á 3 millas 
al O. de las Dos Hermanas; y se continuará pgra el estrecho 
de la Sonda como acaba de indicarse hace poco. 

üerrota por el E.delbanoo Bóreas. Cuando se haya 
salido del estrecho de Banca por el canal Stanton, se debe 
pasar, según el comander Yule, al E. de los bancos Arend y 
Bóreas. Al hallarse á 10 ó 12 millas al R de la isla Luce- 
para, deberán navegarse 35 ó M millas al SSE. sobre fondos 
delSá 22 metros, pasando por un bajo de 14 metros > desi- 



CONSIDERACIONES GENERALES. CAMBIO DE MONZÓN. 107 

pues de haber andado 14 ó 15 millas ó un banco de 18 á 13 
metros al estar por el través del banco Bóreas, banco que se 
baila rodeado de fondos mucho mayores. 

Al estar lo menos en 3^*50' lat. S*, después de haber 
montado estos bancos se podrá hacer por la costa de Suma- 
tra y por las Dos Hermanas, como acabamos anteriormente 
de decir. Se tendrá mucho cuidado con los bancos el Bren- 
wer y el Lyun, que se hallan casi en la derrota. 

Estando ya sobre las Dos Hermanas se terminará la der - 
rota al estrecho de la Sonda como se indica anteriormente. 



DERROTA DEL MEDIO. -CAMBIO DE MONZÓN. 

Cuando á fines de Abril 6 principios de Mayo se salga de 
Manila con idea de seguir la derrota del medio^ es decir, la 
que va por el estrecho de Basilan y el de Macasar al de Son- 
da; después de hallarse fuera de bahía, se procurará montar 
la punta Santiago, dando el conveniente resguardo á su corta 
restinga, y una vez montada se gobernará á enlrar en el es- 
trecho de San Bernardino, pasando la angostura de la isla 
Verde por cualquiera de sus canales y se continuará por 
entre las islas de Tablas y Mindoro. 

Luego se prolongará la costa de Panay, 6 se bordeará 
sobre esta isla, según las circunstancias, echándose sobre el 
grupo de ^^Quiniluban para huir del banco Seco, de arena, 
que hay sobre la costa de Panay, y por el través de dicho 
grupo. 

Cuando se haya llegado al cabo Naso, se hará por el es- 
trecho de Basilan, recalando bien al SO. de su boca con vien- 
tos del tercer cuadrante; y al contrario, yendo á buscarle en 
derechura con vientos del E. Cuando se haya llegado á la 
extremidad SO. de Mindanao, convendrá más embocar el es- 
trecho de Basilan, que cualquiera de los otros formados por 
las islas que hay al SO.; pues como el primero es el camina 
mejor y más corto, se entra por él en el mar de Célebes, y 
enseguida puede gobernarse hacia el estrecho de Macasar^ 



108 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

Para el caso en que hubiese muchas dificultades en tomar 
el estrecho de Basilan, á causa de los vientos del SE., el ca- 
pitán Spratly, recomienda la siguiente derrota como la más 
fácil y más corta para llegar al estrecho de Macasar. 

En lugar de empeñarse en bordear en la boca del estre- 
cho de Basilan contra los vientos del SE., aconseja que debe 
<;orrerse hacia el O. para pasar al O. del Archipiélago de Jó- 
lo, por entre la punta de Ünsang y la isla Taui-Taui. Entre 
dos isletas que hay muy inmediatas á la punta occidental de 
Taui-Taui y la isla Sibutu, que está, al SO. de ellas, se forma 
un canal limpio que conduce directamente al mar de Céle- 
bes, el cual^ según dicho capitán, es de tan fácil navegación 
de dia como de noche. El mismo dice que sólo ha empleado 
cuatro horas en pasar por el canal que indica, mientras que 
en circunstancias análogas ha empleado cuatro días en pasar 
de un mar á otro por el estrecho de Basilan. 

Desde el estrecho de Basilan, si los vientos son del E. 
bien entablados, se gobernará á reconocer el cabo Donda en- 
tre el S* y el SSE.; pero como generalmente los vientos se 
llaman al O. sobre la boca septentrional del estrecho de Ma- 
casar, y las corrientes tiran al E., lo más prudente es man- 
tenerse lo más al O. posible, á fin de reconocer la punta Ka- 
niungan, pues según dice el capitán Spratly , en las inmedia- 
ciones del cabo de Rios (Rivers), á menudo se vé uno arras- 
trado al E. por la corriente que lame la costa de Célebes, y 
después de luchar inútilmente tiene á veces que tomarse por 
precisión el canal de las Molucas. 

Luego que se haya entrado en el estrecho de Macasar, se 
prolongará la costa occidental de Célebes, se avanzará hacia 
el S. según lo dé el viento, y se pasará al N. de los peque- 
ños Paternosters para acercarse á la costa de Borneo, que 
deberá prolongarse, sorteando los escollos que despide y los 
que se hallen adyacentes, para lo cual se cuidará de mante- 
nerse al N. de 1^ 56' lat S. hasta hallarse sobre la costa 
por 33 á 36 metros, no olvidándose de los arrecifes Jason que 
se hallan á 22 millas de tierra y cuya parte NE. llega por l* 
45' lat. S. 



CONSIDERACIOIíES GENERALES. CAMBIO BE MONZÓN. 109 

Al aproximarse á la punta Ares se procura mantenerse 
por los 20 6 24 metros de fondo, sobre todo de noche y al ha- 
llarse á unas 15 millas el NE., no deberá irse por más de 31 
<5 33 metros. Cuando se haya doblado el arrecife que se halla 
al SE. de la expresada punta, deberá volverse á seguir entre 
16 y 24 metros hasta que zafo del banco Hércules, y rebasa- 
da la punta Mirra, se navegará á 12 ó 15 millas de tierra á 
lo más, sin que la punta Mirra demore al O. del NO. iN. has- 
ta tanto de verse libre del bajo Addington ó pasado el para- 
lelo de 2"50' S. De aquí podrá gobernarse á pasar entre Se- 
bonkon y las islas Sambarglap, y salir del estrecho entre la 
Bonton que se halla en la punta SE. de Pulo-Laut y la Dwa- 
alder, ó entre esta y los Dos Hermanos, cuidando del bajo 
San Jorge, que demora á 6 millas alE- 9"* N. del Dwaalder y 
á 7 millas al S. de Bonton. 

Al hallarse en las proximidades de la punta SE. de Pulo 
Laut, se tendrá presente que algunos buques han tomado las 
dos islas del N. del grupo que se halla sobre aquella punta 
por las Dos Hermanos. 

De este modo se entrará en el mar de Java, y se llegará 
sin dificultad al estrecho de Sonda, gobernando á recalar ai 
Vigilante del N. por su parte N. á fin de evitar los bancos de 
Arneminder, Molleuwerf, etc. 

Derrota del E. Si haciendo la misma derrota que aca- 
bamos de indicar, después de salir del estrecho de Basilan, 
se esperimentan vientos y corrientes en contra para ir al es- 
trecho de Macasar, se podrá tomar el canal de las Molucas, 
para lo cual se gobernará hacia las islas situadas sobre la 
estremidad NE. de Célebes; se pasará por entre la isla de 
Banca y la de Beyaren; se doblará la punta NE, de Célebes; 
y se hará rumbo al S. en demanda del canal formado por 
Lisa-Matula y Obi-Mayor, que es el más frecuentado, 6 si el 
viento no dÍ9ra para cojerlo, se tomará el canal del Grey- 
hound entre la isla de Albion y la de Hammond, que están 
al O. de Huía Talyabo. 

Cuando en el canal de las Molucas sea muy difícil el 
avanzar al S. por efecto de las corrientes al N. y vientos 



i 10 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

contrarios, aunque á menudo se encuentran vientos flojos y 
variables y otras corrientes, los buques menores de poco an- 
dar procurarán conseguirlo manteniéndose sobre la costa oc- 
cidental de Gilolo, en donde generalmente las corrientes son 
más flojas, pasando por fuera ó por tierra de las islas que se 
hallan sobre la costa: si se pasa por dentro de ellas se ten- 
drá cuidado con los dos bajos de arena que están al E. del 
canal situado entre Tidore y Pottebakkers, manteniéndose 
cerca de Gilolo; de igual modo se evitará el bajo dudoso que 
se halla por O'' 9' lai N. á 4 millas de Gilolo, y últimamen- 
te los arrecifes que bordean las tierras. 

Prolongando asi la costa de Gilolo se embocará el estre- 
cho de la Paciencia, comprendido entre Gilolo y Bachian, 6 
el de Bachian formado por la isla del mismo nombre y los 
de Tanaliy Marigolan; pero este último estrecho es más com- 
plicado: las mareas son rápidas en estos dos canales. Algu- 
nos navegantes opinan que es mejor pasar por el O. de todas 
estas islas. 

Sin embargo, si se llega sobre la estremidad septentrio- 
nal de Gilolo 6 de Moti (Morty), durante lo más fuerte de la 
monzón del SO., será más conveniente tomar el estrecho de 
Gilolo que el canal de las Molucas, porque por él se llega 
más pronto al paso de Pitt, desde el cual se pueden coger los 
estrechos del E. 

Al salir del canal de las Molucas se podrá tomar el estre- 
<5ho de Ombay; si se cree oportuno. Para ello se pasará por 
cerca de Obi-Mayor, á fin de prolongar fácilmente la costa 
oriental de Buró, pasando por entre ella y la occidental de 
Manipa; en seguida, procurando ponerse de la bordada al E. 
de Ombay, se avanzará al S. por el mar de la Banda, en el 
cual en este tiempo generalmente se encuentran vientos del 
ESE.; luego que se haya atravesado el canal comprendido 
entre Ombay y Weta, se prolongará la costa de Timor y se 
saldrá al Océano Indico por entre Simao y Savú. En esta es- 
tación, de Mayo y Abril, la derrota acabada de indicar es la 
más corta que puede hacerse para salir del paso de Pitt al 
Océano Indico. 



CONSIDERACIONES GENERALES. CAMBIO DE MONZÓN. Hf 

Derrota del E.— Bf onzon del SO« Cuando con Id mon- 
zón del SO- se sale de Manila para Europa, se sigue la der- 
rota del E., desde mediados de Mayo hasta fines de Agosto, 
la cual sale al Océano Pacífico por el estrecho de San Ber* 
nardino, sigue por el E. de Filipinas y entra en los mares de 
ios estrechos por el paso de Pitt: es la derrota que presenta 
menos dificultades y en la que se encuentran vientos y tiem- 
pos más hechos y la monzón entablada en Filipinas ^ la cual 
alcanza á veces hasta las Marianas. 

Dejada la bahía de Manila y al hallarse sobre punta San- 
tiago deberá dirigirse por el paso de la isla Verde y gober- 
nando por entre Burlas y Masbate, se hará rumbo á doblar 
la parte N. de Ticao. Si al hallarse al E. de Ticao no estu- 
viese declarada alguna colla (5 viento hecho del O* conven- 
drá fondear en el puerto de San Jacinto ó en el placer que 
tiene la isla en su parte NK; asegurándose si en el canal 
hay viento favorable para desembocar, en cuyo caso se dará 
la vela, cuidando del estado de la marea, para arrimarse más 
6 menos á la isla de Luzon ó á la de Capul. Si al hallarse en 
las cercanías del bajo Calan tas se fuera quedando el viento^ 
se procura acercarse á la parte S. de la isla de Luzon, don- 
de se encuentra buen fondeadero; pero si esto no pudiera con- 
seguirse y las corrientes aconcharan sobre el bojo, se de- 
berá dar fondo sobre su placer antes de acercarse demasiada 
á la isleta, esperando así á que la corriente pierda su fuer- 
za, para enseguida maniobrar convenientemente , según las 
prescripciones del estrecho y sus corrientes para desem- 
bocarlo. 

Después de desembocado el estrecho se gobernará al E, á 
doblar el Cabo del Espíritu-Santo, ó sea la punta NE. de la 
isla de Samar, y doblando este Cabo se hará rumbo en de- 
manda de las islas de San Andrés, evitando en cuanto sea 
posible el pasar por el E. de las islas Falaos , virando de 
bordo de modo de aprovechar todas las variaciones de vien* 
to favorables. Algunos buques se han visto llevados por los 
vientos del SSO. hasta las islas Matalotas- 

La mejor derrota para dirigirse al S. pasa por el E. de 



in DERROTEfiO BEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

las islas de San Andr^, de la Corriente, de Marieres y de 
Lord Ñor til, y del peligroso bajo de Helena. 

En caso de experimentarse corrientes al E,, serán do 
poca fuerza hasta la altura de las islas Palaos; pero desde el 
paralelo de 5** latitud hasta el de 2^ latitud N., se encuen- 
tran á veces algunas cuya velocidad llega á 30 y aún á 60 
millas diarias. Si se tiene viento fresco del O. como á menu- 
do sucede, se atravesará lo más pronto posible la zona indi- 
cada; pero si el viento es flojo, puede suceder que el buque 
sea arrastrado muy al E. por dichas corrientes. 

Desde el paralelo de 2** latitud N. hasta la Línea, se en- 
cuentran con frecuencia corrientes al O., mientras que en la 
boca del estrecho de Dampier se dirigen al E, 

Luego de haber pasado al E. de la isla de San Andrés, 
procurará mantenerse uno entre los Meridianos de 138''20' 
y ISO^'SO' longitud E. y cuando se esté próximamente en el 
paralelo de I'' latitud N., si se piensa tomar el estrecho de 
Dampier, se pondrá en demanda de la punta Pigot 

El estrecho de Gilolo, como es más ancho que el de Dam- 
pier, muchos lo prefieren al último, y además generalmente 
no se encuentran en él muchas dificultades para llegar al 
paso de Pitt. 

Cuando se trata de embocar el estrecho de Gilolo, desde 
el paralelo de 2"* latitud N. se gobernará hacia las islas de 
Asia que deberán dejarse al S., si los vientos lo permiten, y 
y si no se pasará por entre ellas y las de Ayu. 

Después de haber rebasado de las islas de Eye y Sa- 
yang, se pasará por el N. 6 por el 3. de la isla Guebe 
(Geby); y cuando el tiempo no sea favorable se tomará con 
preferencia al estrecho de Bougainviile el de Gilolo propia- 
mente dicho, que está al N. de esta isla, y al atravesarlo se 
mantendrá uno sobre la banda oriental, y entrará en el paso 
de Pitt por entre Pulo Pisang y las islas de Boo, ó según las 
circunstancias, por entre Kekek y Pulo Gas. 

Guando se tome el estrecho de Dampier, se doblará la 
punta de Pigot á distancia de 6 á 12 millas; se gobernará 
enseguida al O. sobre la isla del Rey Guillermo, y al tener- 



CONSIDERACIONES GENERALES. CAMBIO DE MONZÓN. 113 

la á distancia de 9 millas, se pondrá la proa á la isla de 
Pombas (Pigeon), de la cual se pasará á 2 ó 3 millas al S.; 
y á continuación se seguirá por el estrecho adentro, tenien- 
do mucho cuidado con los escollos que hay en él. 

Después de desembocar el estrecho de Dampier, se do- 
blará de cerca el Cabo Mabo, á fin de pasar, si se puede, por 
elS. de Pulo Popa; pero si no se pudiera, se pasará por 
^1 N. y se entrará en el paso de Pitt, por entre las islas de 
Boo y Pulo Popa. 

En el paso de Pitt se mantendrá uno casi á media canal, 
si bien algo más sobre la banda meridional que sobre la 
opuesta. 

Luego que se está al O. de Pulo Popa, y que se haya sa- 
lido del paso de Pitt por entre Buró y Cerám, se puede salir 
al Océano Indico por el estrecho de Ombay 6 por algún otro 
de los que hay más al O. 

El estrecho de Ombay es el camino más corto que condu- 
ce al Océano Indico durante la monzón del SE. 

Si se trata de tomar el Estrecho de Salaya (Saláyer) para 
luego dirigirse al de Alas 6 Sapi, que son los que general- 
m.ente se toman cuando se va á Europa ó ala costa occiden- 
tal de la India, se deberá gobernar hacia la parte NO. de 
Buró, y desde ella hacer rumbo á la más septentrional de 
las islas de Tukan- Besi, que se dejará á distancia de 2 á 3 
millas, y enseguida se embocará el Estrecho de Salaya. 

Cuando se vaya á embocar el Estrecho de Sapi, luego de 
haber pasado por el S. de las islas de Salaya, se gobernará 
sobre la parte septentrional de Cómodo, y enseguida se pon- 
drá la proa al Canal Occidental comprendido entre Giliban- 
ta y Gumong-Api. 

Si se quiere tomar el Estrecho de Alas, se irá á recono- 
cer la isla Rasa, desde la cual se hará por la boca del Estre- 
cho, manteniéndose á conveniente distancia de la cadena de 
islas que guarnecen la parte NO. de Sumbava, y enseguida 
se embocará. 

Una vez fuera de los Estrechos del E. ó del de la Sonda 
para el Cabo de Buena-Esperanza, será preciso maniobrar 



iU DERROTERO BEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

de modo que se llegue lo más pronto posible á la zona de los 
vientos alíseos, y de esta zona á la parte en que dichos vien- 
tos son más frescos, y entonces se pondrá la proa al O., con 
lo cual se conseguirá entrar en la derrota general al Cabo de 
Buena- Esperanza. 

Ordinariamente, los vientos generales se dejan sentir 
frescos hacia los paralelos de 14^ y 15** lat. S., y aumentan 
hacia los de 18^ y 20'' lat. S-, entre los cuales son general- 
mente más fuertes, aunque no deja de suceder entre estos 
últimos paralelos el que por Marzo 6 Abril sean los vientos 
generales á menudo flojos, y aun á veces que cedan á los 
vientos del O, 

Tales son las derrotas de ida y vuelta más frecuentadas 
¿n todas estaciones, cuando se va á Manila 6 se vuelve de 
ella á los Estrechos de Sonda 6 de los del E,; y ahora trata- 
remos de la navegación particular que se puede hacer entre 
Manila y algunos puertos de China. 

Be Manila á Hong-Kong.— La monzón del SO. es la 
favorable para ir de Manila á Hong-Kong 6 á Macao, Con 
estos vientos puede hacerse rumbo directo á la Gran Ladrona^ 

Con viento bien entablado del SO. se procurará, al acer- 
carse á la costa de China, recalar sobre la Gran Ladrona, 
marcándola al N. i NE. 6 al N.; pero si el viento tiene ten- 
dencia á rolar al N. 6 al E., se gobernará sobre la extremi- 
dad de la Gran Ladrona y entrara por el canal de este 
nombre. 

Si se va de Manila á Hong-Kong en monzón del NE., se 
remontará bordeando sobre la costa de Luzon hasta el Cabo 
de Bolínao, lo cual puede lograrse siempre durante esta 
monzón; para conseguirlo, se maniobrará dando corta la 
bordada de tierra cuando se vaya de la vuelta del E., y vi- 
rando de la vuelta de afuera al estar lo menos á 3 millas de 
la costa. 

Cuando se vaya de la vuelta de afuera con brisa fresca, 
el momento de virar de la vuelta de tierra lo indicarán la 
mar gruesa y viento máS frescachón que se encontrará al se- 
pararse de la costa. 



CONSIDERACIONES GENERALES. CAMBIO DE MONZÓN. H5 

Con buen tiempo, la brisa del NE. se llama al NNO. du- 
rante el dia, y en este caso se arreglarán las bordadas con- 
Tenientemente, teniendo presente que la mayor parte de las 
veces será favorable la corriente sobre la costa. 

Sobre el Cabo Bojeador generalmente se encuentran mu- 
cíia más mar y viento, por lo que no aconsejamos la remon- 
tada por la costa hasta el Cabo Bojeador, considerando más 
ventajoso tomar la vuelta de la mura á estribor con aparejo 
manejable y correr en buena vela la travesía, aunque la bor- 
dada venga á caer algo á sotavento de Hong-Kong; andadas 
de 100 á 150 millas al NO., la mar y el viento se encontra- 
rán más manejables y más regulares, alargándose este últi- 
mo 1 ó 2 cuartas- 
La travesía de este modo será bastante tormentosa, por- 
que la mar que produce la corriente que se dirige con gran 
rapidez al NO- i N. y al NO. y oblicuamente á la mar del 
NE., es una mar muy gruesa y ampollada» Sin embargo, 
esta corriente favorece y aguanta al buque á su rumbo, con- 
trarestando el abatimiento; su velocidad se considera de 50 
á 30 millas diarias entre el Cabo Bolinao y el arrecife 

Pratas. 

Al hallarse á 60 millas próximamente de las costas de 
China el viento soplará del ENE. y la mar irá quedándose 
según vaya imo acercándose á tierra. 

Si al recalar se encuentra uno algo á sotavento del canal 
de Taitami se dejará correr hasta las islas Ladronas, y en 
24 horas se cojera á Hong-Kong al abrigo de la mar. 

Si se va desde Manila á Swatlow, Amoy <5 á un puerto 
al N. de China se continuará bordeando sobre la costa de 
Luzon hasta el cabo Bojeador, luego entre Luzon y Formo- 
sa, dando bordos largos al N. y cortos al E., sobre todo en 
las primeras 150 millas, durante las cuales la corriente que 
tira al NNO. aguantará á barlovento al barco. De este 
modo generalmente se alcanzará la punta S. de Formosa en 
5 ó 4 dias, y tomando entonces la mura estribor se pasará 
por el S. de los Pescadores y de la bordada so llegará á 
Swatlow 6 Amoy. 



Ii6 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

Si se va á Fou-chou-fou ó más al N. se dejará al O. la 
punta B. de la Formosa y se bordeará sobre la cosía E. de 
esta isla para ganar al N., ayudados por la Kuro-Siwoo 6 
corriente del Japón que tira para el N. á razón de 40 millas 
por dia, velocidad que disminuye á 30 millas según que se 
va uno acercando á su límite N. por los 28"* lat. K; desde 
aquí se coje fácilmente á Shanghai de la bordada. Pero de- 
berá tenerse presente que la corriente fria corre con rapidez 
para el S. sobre la costa E. de China, Si se va á Fou-chou- 
fou desde los 26"* lat. N. y 128^55' long. K puede hacerse 
la travesía de una sola bordada. 

De lIong-^Kong á Jiiaiiila. Si se sale en monzón del 
SO. deberá darse á la vela, si se puede, aprovechando la 
circunstancia favorable de una bufada del SE. ó del E., con 
la que se podrá hacer rumbo al SSO, y aun al S. y tal vez 
cojer sonda sobre el banco Macclesfield, lo cual será muy 
conveniente. 

Si se ha conseguido hacer esta maniobra puede tenerse 
la seguridad de llegar á la bahía de Manila, sin tener que 
bordear y haciendo una buena travesía, á menos que el vien- 
to no se llame al S. ó SSE. 

Si en la recalada á Manila los vientos soplaran del S. se 
gobernará á atracar la isla Cabra del grupo de Lubang, coa 
objeto de cojer la tierra de Limbones ó al menos la de Ca- 
pones, para no sotaventearse delante del abra de la bahía 
de Manila. 

Saliendo de Hong-Kong en la monzón del NE,, después 
de voltejear para salir del canal de Lema, se correrá mura á 
babor para atravesar el mar de China, aprovechando todos 
los cambios de viento que permitan ganar para el E. y poder 
recalar sobre el cabo Bolinao. 

Al hallarse sobre este cabo ó costas de sus proximidades 
se correrá la costa con viento á propósito, atracando después 
la tierra alta y limpia de Capones y continuar barajándola 
sin dejarla de la mano para embocar la bahía de Manila. 

De Manilai ái iSaigoii. Durante la monzón del IME. la 
derrota es casi directa; se gobernará á cortar el paralela 



CONSIDERACIONES GENERALES. CAMBIO DE MONZÓN. ÍÍ7 

de 12^30' lat. N. por el meridiano de 120^5' long. E-, ha- 
ciendo después rumbo directo á Saigon, pero contando con 
que las corrientes en medio del mar de China siguen la di- 
rección del viento. 

Durante la monzón del SO. la travesía de Manila á Sai- 
gon es larga y penosa; parece que la mejor derrota será la 
-que se haga tomando el estrecho de isla Verde, paso entre 
Mindoroy Tablas, y atravesando desde la costa O. de Pa- 
nay el mar de Joló, desembocar el paso de Balabac, y des- 
pués de bordear sobre la costa NO. de Borneo, con objeto 
deganar al O., atravesar el mar de China, pasando al S. 
>del archipiélago de los bancos de la Paragua. 

De íSatgon sí Manila. Durante la monzón del SO. se 
hará derrota directa pasando por el N. del arrecife Peligro 
Norte, situado en 11''32' lat. N. Horsburgh aconseja hacer 
rumbo al NK hasta la lat. de 11"30' N., al atravesar esta 
parte del mar de China; pero teniendo en cuenta los recien- 
tes reconocimientos de los hidrógrafos ingleses, se puede 
hoy seguir una derrota más al E., siempre que no se caiga 
ais. de 12° N. al cortar el meridiano de 120^35' long. E. 
Una vez en este meridiano se podrá gobernar directamente 
á reconocer la isla Cabra del grupo de Lubang, que se halla 
al SO. de la entrada de la bahía de Manila. Después de pa- 
sar á corta distancia por el N. de Cabra, se gobernará sobre 
la isla del Corregidor que demora al N. 47"* K de la de Ca- 
bra y que divide en dos pasos la entrada á la bahía de 
Manila. 

Con monzón del NE. la travesía es siempre muy penosa; 
cualquiera que sea la derrota que se adopte, en saliendo del 
rio, se podrá tomar la vuelta del E. sin separarse más de 40 
millas de tierra para aguantarse al O, de la corriente que 
tira para el SO; pero de ningún modo se tratará de bario- 
ventear sobre la costa de Cochinchina, porque se tendria 
que luchar contra una corriente violenta que se dirige al 
OSO. y una mar muy corta y ampollada que hace trabajar 
mucho al barco. En la fuerza de la monzón, sobre todo, con- 
viene al revirar de la vuelta de afuera dejarse correr en bue- 



118 BEREOTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. 

na vela para atravesar cuanto antes el paraje de las cor- 
rientes del SO, y seguir del mismo modo bástala costa O. de 
los bancos de la Paragua para alcanzar la zona de las cor- 
rientes que se dirijen bácia el N.; se barloventeará entre las 
20 y 70 millas próximamente al O. del cantil de los bancos 
basta remontar el arrecife Peligro Norte. Desde este arreci- 
fe Peligro del Norte es muy probable que las corrientes que 
se dirigen al E. 6 bácia la costa de Luzon favorezcan esta 
última parte de la derrota. 

Para un barco de vela de buenas condiciones marineras 
esta derrota es sin dúdala mejor y más corta que puede ha- 
cerse; pero con un buque mediano 6 un buque de vapor 
conviene más y trae más ventaja, aun durante la fuerza de 
la monzón, el tomar el paso de la Paragua, en el que á me- 
nudo sopla floja la brisa y un vapor podrá granjear mucho 
camino empleando la máquina. 

Al comenzar y concluir la monzón del NE., es preferible 
siempre, al dejar el cabo Santiago t correr en vela á bolina 
larga al SE. para tomar el paso de la Paragua. (Véanse al 
final de la obra las instrucciones para el paso de la Paragua.) 



INSTRUCCIONES NÁUTICAS- 



CAPITULO PRIMERO- 

bahía de manila. 

VARIACIÓN AGUJA, O"— 30' NB. EN 1874. 

lia Baliía do Ufanlla está situada próximamente en 
la parte media de la costa occidental de la isla de Luzon, en 
una inmejorable posición para el comercio interior y exte- 
rior con China y las posesiones inglesas y holandesas de 
esta parte del mundo; por delante de ella y recorriendo la 
costa O. de Luzon, pasan, como hemos dicho, en ciertas 
épocas del año las derrotas generales de Europa á China y 
vice-versa: es una hermosa y extensa bahía, limpia y de 
buen tenedero, y en el fondo se encuentra la ciudad de Ma- 
nila, capital del Archipiélago, y á su parte SE. el pueblo y 
arsenal de Cavite. 

La gran quebrada que forman entre sí las sierras de 
Mariveles y la de Pico de Loro marcan notablemente el abra 
exterior de la extensa bahía de Manila (1); su entrada está 
comprendida entre la punta de Hornos, al N., y la punta de 
Limbones al S.; tiene 32 millas de profundidad al NE, y 30 
millas de anchura en su extremidad E. y sólo 10 millas en 



(i) Véaso el plano de la bahía de Manila núm. 482, publicado por el Deposita 
Hidrográfico el año 1863. 



1^0 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP, I, 

SU boca, que se halla dividida en dos canales ó pasos por 
las islas del Corregidor j Pulo Caballo. 

Las tierras del abra exterior y las que rodean la entrada 
de la babía son generalmente elevadas y cubiertas de veje- 
tacion, y aunque el aspecto que les dan lo desigual de la 
costa y los islotes y farallones de roca batidos por rom- 
pientes es de proximidades sucias, sin embargo, toda la costa 
es limpia y hondable, con fondo de arena y fango hasta 
cerca de las mismas piedras que se destacan á la vista. La 
ciudad de Manila se halla situada á su extremidad E. y á 
25 millas de la entrada. 

Las tierras que rodean por el interior la bahía son, al 
contrario délas del exterior, bajas, anegadizas, entrecorta- 
das por innumerables pequeños ríos, esteros y marismas, 
que comunican generalmente por el E. con la laguna de 
Bay, y por el O. con los terrenos pantanosos, cuyos des- 
agües se dirijen hacia Lingayen; de modo que presentan 
sobre la bahía una costa de difícil reconocimiento, á veces 
de configuración indeterminada y a corta distancia confun- 
dida con el horizonte: además, sus proximidades son de 
bajo fondo lama, que impide, no solo la atracada, sino el 
desembarco con embarcaciones menores, siendo en muchas 
partes configurada por nipales^ especie de palma-junco que 
crece en el bajo fondo ó terrenos de inundación, y que cons- 
tituj^e allí un numeroso Archipiélago, formando horizonte 
por donde desaguan los rios del N. de la bahía. 

Eia Isla del Oorregidor OS la mayor de las islas que 
se hallan á la entrada de la bahía; se encuentra á 2 millas 
de la costa N.; su extensión es de 3 | millas de longitud del 
E. i NE. al O. J SO., y de 1 | milla de anchura al O., hacia 
cuya parte se halla formada de tierras escarpadas de piedra, 
cuya altura alcanza 193 metros y cubierta de algún arbola- 
do: siguiendo el contorno circular del O. se halla una que- 
brada formada por el istmo estrecho que une la parte O- á 
la lengua de tierra baja delK, con playa de cascajo y cantos 
rodados al S.; alE. de esta quebrada hay un monte picudo 
de menor elevación que la tierra del O. y continúa después 



bahía de manila. 121 

el extremo oriental con pequeñas elevaciones hasta la punta 
del E., llamada de Buri, que es de piedra y presenta el as- 
pecto de un murallon ruinoso, cuya prolongación es otro 
islote que se dirijo al SE., alto, estrecho, emparedado de 
roca, que se conoce por el Espaldón, del cual arranca una 
cadena de rocas que se dirige al S. hacia Pulo Caballo. 

Al O. de la isla del Corregidor y próximo á ella, hay un 
farallón que tiene la figura de una imagen y se conoce por 
Santa Amalia, y otro al NO., que se llama la Piedra Hora- 
dada, siendo la costa limpia por todas las demás partes de 
la isla. 

Puerteelllo. Sobre la costa N. del Corregidor y en la 
quebrada que acabamos de decir forman las tierras del O. 
de esta isla, hay una pequeña ensenada para embarcaciones 
menores, de buen fondo y excelente tenedero , abrigado de 
los Nortes; dos espaldones protegen esta ensenada, y sobre 
la extremidad del espaldón del O. se halla una torre blanca, 
en cuyo extremo se enciende una luz fija blanca de puerto* 
Es residencia del gobernador militar de la isla, con el pe- 
queño destacamento de tropas y cañoneros apostados en ella. 
Enlaparte occidental de la isla y á 173 metros de altura 
sobre el nivel del mar, se halla situado un telégrafo sema- 
f ÓTICO óptico que comunica con el eléctrico, de punta Restin- 
ga, y sobre un pequeño monte en el istmo que forma la re- 
ferida quebrada, se encuentra un fortin que protejo al puer- 
tecilio. 

Faro. Sobre la cumbre y en la parte O. de la isla del 
Corregidor, se construyó en 1853 la torre del faro que se 
eleva 18^,3 sobre el terreno, presentando á 211 metros so- 
bre la mar una luz de color natural, giratoria cada 30'' con 
destellos en los 5' últimos, producida por un aparato Fres- 
nel de segundo orden, que alcanza 20 millas con una atmós- 
fera clara y que puede verse á la distancia de 34 á 40 millas 
desde la cubierta de un buque; este faro sirve de guia para 
la recalada á la bahía, y para dirigirse al fondeadero; se 
halla situada en 14 ~23'~5'aat. N., y 126^— 45'— 55^^ longi- 
tud E., y demora desde esta farola la de Manila al N. 60^ E- 



i22 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO, CAP. 1. 

M^gumám. Puede procurarse agua potable en la isla del 
Corregidor bajo un lugar acantilado á pique, que se halla en 
la extremidad E. de la isla; pero el tener que desembarcar 
en una playa pedregosa, lo hace muy incómodo- 
Pulo Caballo^ Es un islote muy escarpado, de 128 me- 
tros de altura y 8 cables de longitud de E- á O., cubierto en 
parte de vegetación y situado á unos 8 cables al S. de la 
punta Buri, extremidad K del Corregidor. 

Su parte O. termina por un arrecife á ñor de agua, que 
se extiende á 1 cable y continúa con 5,8 y 11,7 metros en 
el punto del cual se enfila la extremidad SO. del Corregidor, 
€on la punta de Hornos. La extremidad NE. de Pulo Caba- 
llo termina por un pequeño arrecife, y el canal que forma 
con el arrecife que despide para el S. la punta Buri. de 4 
cables de ancho, tiene de fondo 13,3 metros en el medio y 
15 y 12 metros en los cantiles respectivos de la punta N. ó del 
telégrafo de Pulo Caballo, y del arrecife de punta Buri. Las 
sondas que se encuentran entre estas dos islas, desde la ex- 
tremidad O. de Pulo Caballo para el N. son de 30, 26, 20, 15 
y 10 metros, fondo arena, sobre la costa del Corregidor; y 
desde la cabeza N. de la misma isla para el NO., 16,7, 23, 28, 
13 y 10 metros sobre la costa del Corregidor; y para el NE., 
27, 23, 25 y 30 metros, fondo arena. Este paso estrecho y 
Londable, es sobre todo peligroso, á causa de la rapidez dé- 
las corrientes de marea (1). 

Faro. El 1.** de Febrero de 1853 se estableció sobre una 
torre blanca en la extremidad NE. de la isla Pulo Caballo, 
una luz blanca fija^ producida por un aparato dióptrico de 
cuarto orden; se halla elevada 1^,8 sobre el terreno y 8'5 
metros sobre el nivel del mar, y es visible á 6 millas de dis- 
tancia en tiempo claro; su situación es de 14^—22^—30" la- 
titud K, y 126^— éS'— 27'' lóng. E. Esta luz se oculta en el 
sector comprendido entre S. 34*" O. y S. 79"* O., por las tier- 



(1) Las costas inglesas reclentea señalan xm bajo fondo de 4m,8, qae dicen sa 
h&lla entre Pulo Caballo j la punta de M&rigondoni á 3 millas de distancia de esta 
ülMnuí llanta, no existe dicho bajo. 



bahía de manila. 123 

ras altas de Pulo Caballo, de 128 metros de altura, y por la 
parte occidental del Corregidor y por una pantalla en el arco 
de horizonte, que vá del N. 61' O., al N. 11^ K por el N. Este 
último rumbo indica el límite, al cual puede atracarse la 
costa N, de la bahía en las proximidades de la punta Cauca- 
ve, sobre la cual hay un arrecife marcado por una boycb de 
campana. Como se vé, esta luz alumbra solamente para el in- 
terior de la bahía; así es, que al perderla de vista, continua- 
rá uno al fondeadero de Manila, guiado por el faro del Cor- 
regidor, hasta que se vea el de punta Sangley y el de 
Manila. 

Ei» monja es una roca cónica de unos 40 metros de al- 
tura que demora á unas 2 | millas al O, I SO. de la extremi- 
dad O. de la isla del Corregidor; es muy limpia y puede 
rascarse sin cuidado; alrededor y dentro del radio de 2 f 
cables se encuentran 40 metros de fondo. Partiendo de la 
Monja las sondas disminuyen regularmente hasta 16,7 me- 
tros á menos de 2 i cables de la costa N. de la entrada de la 
bahía y aumentan á 33 metros sobre la parte NO. de la isla 
del Corregidor cuando se está cerca de la Piedra Horadada. 

El Fraile es un islote de roca escarpado y limpio en 
sus inmediaciones, que se asemeja según unos á un fraile 
arrodillado, y según otros á una vela; demora al S. 8** E. 
del faro de Pulo Caballo; á 3 i millas de él y á 1 § milla de 
la costa S- de la entrada de la bahía; su extensión es de 
medio cable próximamente como la de la Monja. 

Aunque puede rascarse este islote por ser muy limpio es 
preferible pasar á medio canal entre él y Pulo Caballo, a 
causa de las fuertes corrientes de marea que se experimen- 
tan en este paraje. Alrededor del Fraile hay 36 metros de 
fondo, que aumentan á corta distancia al O. á 50 metros y 
disminuyen al E. á 27 metros. 

liO» Cooliinos 6 Eieolione» son cinco rocas bajas, vi- 
sibles, que avanzan J milla de distancia al S. de la punta 
SO. del puerto de Mariveles; son limpios, á excepción de una 
piedra sobre la cual sólo hay 1,7 metros de agua y demora 
al S. 8^ O. del Cochino más E., llamado Pulo Monti- 



124 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. I. 

Como es dudosa esta roca ó piedra será prudente na 
atracar los Cochinos, á pesar de que tocando á ellos se sondan 
de 20 á 22 metros de fondo. 

Puerto de IHartveles. La extensa sierra de Mariveles 
que forma la bahía de Manila al O. presenta una cadena de 
montañas, cuyos picos tendidos del NE. al SO, alcanzan las 
alturas de 607 á 1.426 metros. Sobre la costa S. de esta 
gran sierra j al NO. del Corregidor se halla el puerto de 
Mariveles, cuya entrada la determinan la punta Lechónos y 
la punta Gorda; tiene 1 milla de ancho por 1 | milla de pro- 
fundidad, con buen fondeadero de fango y arena y abrigado 
de todos los vientos excepto los del SE. y SSK que levantan 
alguna marejada. Pueden fondear en él los buques de cual- 
quier porte, cuidando al entrar de las rachas duras que se 
suelen experimentar en la monzón del NK, que es la época 
en la que los buques suelen frecuentar este puerto á esperar 
la marea 6 á que abonance el tiempo. 

Los buques mayores pueden fondear entre 15 y 30 me- 
tros arena sobre el uno ó el otro lado de la costa, según el 
viento ó marcando el pueblo al NO. i O. 

En la monzón del SO. convendrá hacerlo atracando 
cuanto se pueda á la costa occidental, pues en esta monzón 
no presenta el puerto tan buen abrigo como en la del NE. 

Ap^uade. En este fondeadero se encuentra leña y agua; 
siendo muy caro el primer artículo en Manila, será más ven- 
tajoso tomarlo en este puerto cuando haya que proveerse en 
gran cantidad. 

iSondas. Desde el Corregidor á punta Gorda se encuen- 
tran 68, 46, 32 y 20 metros, y entre la misma isla y los Co- 
chinos 58, 53, 45 y 50 metros* 

Beserlpelon. La punta Cochinos ó Lechones, límite SO. 
de la entrada del puerto de Mariveles, forma al mismo tiem- 
po la extremidad SSE. de una pequeña península notable 
por dos montes que la determinan. 

Tanto esta península como las demás tierras que rodean 
al puerto son en general elevadas y cubiertas de bosque, 
presentando grandes escarpados de piedra, excepto en su 



BAHÍA DE MANILA. 125 

fondo, en donde se encuentran las playas de arena de Tictic 
y la en qne se halla situado entre dos pequeños rios el pue- 
blo de Mariveles, compuesto de unas 240 casas y 1.8S0 ha- 
bitantes, cuya principal industria es la pesca. 

Entre ambas playas, al N. del puerto, se hallan la punta 
Sampalüc de tierra alta y con algunas piedras en sus inme- 
diaciones, y la punta Talisay, que despide al S. una restin- 
ga de 1 cable de extensión. Al O. de Tictic se encuentra el 
barrio de Mariveles llamado Camaya. 

La punta Gorda 6 de San Miguel, que forma el extremo 
NE. de la boca del puerto, es una punta elevada, presen- 
tando al NO. y NR dos frontones de i cable cada uno, con 
algunas piedras pegadas á ella. 

Al doblar esta punta y al NO. de ella se encuentra un 
pequeño abrigo de todos los vientos, llamado el Caracol^ 
propio solamente para las embarcaciones pequeñas de cabo- 
taje; toma el nombre de una eminencia cónica, de piedra, en 
forma de espiral, más notable y elevada que punta Gorda y 
semejante á esta; de aquí corre un frontón limpio para el 
NO., con dos ensenadas hasta punta de Pugduruaguan, 
desde la cual mete para el N. hasta el extremo E. de la 
playa de Tictic. 

Boca ciiiea. Llámase así al paso comprendido entre la 
isla del Corregidor y la costa N. de la entrada de la bahía 
de Manila 6 sea la costa de Mariveles; tiene 2 millas de 
ancho. 

Esta costa de Mariveles viene presentando desde punta 
Gorda para el R un elevado frontón de piedra, emboscado 
en varios puntos hasta el agua, el cual, al llegar á punta 
Lasisi, se retira para el NE. yN., formando las puntas de 
Caucave, Taguit y Limay, cuya porción de costa vamos á 
describir. 

Ensenada de Sisiihan. Entre punta Gorda y la de 
Aguaguan forma la costa la ensenada llamada de Sisiman, 
que se interna al NE., con playa de arena, y en donde se 
encuentra muy buen agua; su braceaje es de 13,3 á 3,3 * 
metros arena, y en ella suelen fondear sobre un recodo al 



126 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. I. 

NO. que forma una playa de arena, los buques que esperan 
la creciente de la marea para pasar por Boca Chica á la 
bahía. 

La punta Aguagiian es limpia y amogotada, y por su 
parte E. desagua el rio Vinili; desde aquí arranca muy pe- 
gado á la costa un estrecho arrecife de piedras que contor- 
neando la punta de Mayacanin sigue hasta la punta Lasisi. 

La punta Lasisi es un frontón de piedra arbolado, que 
dista 1 milla de MayaCauin y menos de 3 millas de punta 
Gorda, y por su parte N. sale á la bahía el rio del mismo 
nombre. 

Desde punta Lasisi corre el frontón llamado de Caraca- 
gua para el NE. , bordeado de piedras hasta la playa de 
arena y rio de San José, que es limpia ; desde la punta de 
San José, formada de piedra rojiza, distante 1 milla escasa 
de la de Lasasi, vuelve la costa á ser sucia y á separarse 
algo más el arrecife de piedras hasta un frontón llamado de 
Babuyan, el cual forma con los dos de Luton, separados por 
el rio del mismo nombre, una playa de arena limpia, en la 
que se sondan 5,6 y 8 metros de fondo. 

Los frontones de Lutsu se hallan rodeados de piedras, y 
el más N. despide al SE. un arrecife, cuyo extremo se halla 
marcado por una roca á flor de agua que se separa poco de 
la costa. 

Desde estos sucios frontones de Lutsu empieza una 
playa de arena limpia que continúa hasta el rio y punta de 
Cáucave. 

Esta punta Cáucave despide un bajo fondo ó punta de 
arena al ENE., de 3 cables próximamente de extensión, que 
se halla señalado por una boya de campana, fondeada en 13 
metros de agua, distante 17 metros de su veril y como 1,5 
cable de la costa. 

Doblada esta punta prosigue la costa limpia de playa de 
arena hasta la inmediata punta y rio de Amo , en donde se 
forma un pequeño banco de arena, pasado el cual continúa 
limpia hasta la punta de Locanin. 

Esta punta de Locanin, rodeada de piedras, despide un 



bahía be manila. 127 

bajo fondo que se extiende más afuera de las piedras, las 
rompientes que en ambas monzones se forman sobre esta 
punta indican el riesgo de aproximarse* 

Desde punta Locanin á la de Tuguit la costa es muy 
«úcia, cercada de rocas que forman un arrecife, en cuyo 
<;antil se sondan 5 metros de ag ua, y presenta tres inflexio- 
nes con frontones poco elevados de piedra ; sólo se encuen- 
tra un punto llamado Aguipa, en el que, promediando los 
arrecifes, puede fondear una lancha. 

Tuguit es un frontón que limita al N. este trozo de costa, 
y desde el cual, en costa limpia, con frontones de piedra y 
playas de arena en general, se encuentra la punta de Laman 
rasa, de arena, con bancos que produce el rio del mismo 
nombre, y las de Ayan y Lanauy de piedra amogotadas, has- 
ta la punta Limay, desde la cual para el N. empieza á pre- 
sentar la tierra abrigo de los vientos del tercer cuadrante. 

Hemos descrito con minuciosidad esta costa N. del paso 
de Boca- Chica, aunque puede considerarse limpia desde pun- 
ta Gorda á punta Lasisi, á no tratar de acercarse á ella im- 
prudentemente, porque desde Lasisi para el E. es sucia y 
porque en esta parte, en la que el viento suele soplar á ra- 
<;has duras y cortas, han varado varios buques sobre piedras. 

Boca Orande. Formada por el Corregidor y Pulo Caba- 
llo, y la costa S. de la entrada de la bahía, tiene 5 millas de 
ancho; y siendo también muy hondable, no ofrece dificultad 
alguna. 

Islote litmbones. Sobre la punta de Limbones que for- 
ma al extremo SO. de este paso, y muy próximo á ella, se 
encuentra el islote de piedra llamado Limbones; es tajado á 
pique, limpio, inatracable, con fondos de 16 á 42 metros 
pegados á él, excepto por el extrecho canal pedregoso de 
poco fondo que le une á la costa, cuya proximidad le dá la 
apariencia de una punta saliente de ella. 

Islote Carabao. Al NE, J N. de Limbones, se halla 
otro islote llam ado Sinalang 6 Carabao; es bajo, de piedra^ 
escarpado, con la punta del S- rasa y sucia, y el resto ia- 
atracable, con sondas á su parte exterior.de tó metros d^ 



128 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. L 

fondo. Entre él y la costa deja un paso de J milla de ancho^ 
con 11,7 metros de agua. 

Eia ensenada de Patmig an^ comprendida entre estos 
islotes, y éntrelos cuales se sondan de 42 á 50 metros, se 
interna 2 millas alSSE., hacia el monte Pico de Loro, do- 
692 metros de altura; en la medianía de la boca de esta en- 
senada se encuentran 50 metros de agua y 10 metros de 
fondo arena, sobre una playa también de arena que se halla 
en su extremidad; está abrigada de los vientos del 2.'* y 3.'' 
cuadrante. El frontón que corriendo NS. para adentro de la 
ensenada de Patungan, mira al O., es también elevado, de 
rocas cortadas á pico y con mucho fondo, piedra al pié. 

Desde el islote Limbones, la costa es de piedra alta y 
escarpada hasta el rio Marigondon, limite de las tierras ele- 
vadas de la sierra de Pico de Loro, formada por cuatro picos 
notables, que se elevan de 500 á 700 metros sobre el mar; 
desde el rio de Marigondon, las tierras que forman la costa 
de la bahía , son bajas y entrecortadas por muchos ria- 
chuelos. 

Punta nestinga. Los frontones que presenta la costa 
comprendida entre el Carabao y punta Gorda, se enfilan 
próximamente al ENE.; á 1 milla de aquel islote y sobre el 
meridiano del Fraile, se halla la punta Restinga, rodeada 
de piedras, que avanza á 2 cables de la costa. Las varias en- 
senadas que se forman entre punta Gorda y la boca del ria 
Maringondon, son de poco y sucio fondo. 

jSemaforo. En esta punta y á una altura de 89 metros 
sobre el naar, se halla situada una estación electro-semafórica. 
El rio Marigondon^ formado por el desagüe de la 
sierra de Pico de Loro y límite de las tierras elevadas por 
^ta parte de la bahía, desemboca en ella para el N, con sólo 
0,28 metros de agua en su barra, sondándose más adentro. 
0,8 y 1,5 metro. Sobre su orilla izquierda se presentan va- 
rias colinas cubiertas de arbolado, y más atrás empiezan los 
frontones de piedm de la expresada sierra; la margen de la 
derecha es baja, y así continúa para el E., con playa de 
arena y arbolado. 



-_,«>■« « «MI u uxu e i'iDr aé la bahía, y á 7 ú 8 millas de sus 
costas, se sonda de 125 á 133 metros fango, fondo aue vá 



(Pág. 129.) 1879. Faro de San oteólas, baliia de 

]ftiantia.-Ea lugar de la boya de campana que habia en 
la cabeza NO. del más septentrional y occidental de los dos 
bajos de San Nicolás, costa SE. de Manila, en el mismo sitio, 
desde 1." de Agosto de 1879, en una linterna octagonal colo- 
cada en lo alto de una torre cilindrica y de hierro, que con 
torreón también cilindrico, sale del centro de una casa octa- 
gonal, que consta de cuerpo inferior piramidal y de piso 
principal con puertas, ventanas, cúpula y cuatro bohardi- 
llas, construida por 4>,5 metros de agua á marea media, se 
enciende á 14 metros de elevación sobre el nivel de marea 
media, una luz fija, verde y de aparato catadióptico de 6° or- 
den, la cual puede avistarse á distancia de 3 millas, desde 
cualquier punto del horizonte. 

Dicha torre, que se halla sentada sobre pilotes atornilla- 
dos, está pintada de blanco algo gris con fajas horizontales 
de gris oscuro, así como lo están también la linterna, el 
torreón y la casa; y á causa de marcarse desdo ella el faro 
del Pásig al N. 50" E., el cerro más alto de Mariveles al N. 
75" O., y el Fraile, islote, al S. 43" O., resulta situada en 
140_26'— 48" latitud N. y 126°-5G'— 44" longitud E. 

ei punto üe 3,2 metros de fondo en el cantil NO. del banco 
del N., se marca el faro del CorrpmHnr. ..i « ^oo rv . -a.— 



128 DEKli>KJx^>^^^ ~ ^.«.^ 

fondo. Entre él y la costa deja"un paso de h min- "- — >^ 

"^n 11.7 metros de agua. 

° . - i^nmorendida entre estos 




^^ JX^.^.^-^ ■^'^- 



/^fx- A--*^ '^'^;^^'^ 



ib 




sobfeeimar, seu»*»»«»»v~— . ^ 

El rio M«rlso«d«», formado por el üesaguo .. .^ 
. !::.^_«:--^^-«M^»,tómit«. de las tierras elevadas por 



bahía de manila. 129 

Sonda*. Entre punta Luzon y punta de Fuego, que for- 
man el abra exterior de la bahía, yá 7 ú 8 millas áe sus 
costas, se sonda de 125 á 133 metros fango, fondo que vá 
gradualmente disminuyendo á 45 y 42 metros cuando se está 
á 2 millas al O. del Corregidor. Entre el Corregidor y la 
costa N. se sondan de 33 á 40 metros, á menos de I milla de 
la isla, 87 y 50 á medio canal, disminuyendo rápidamente 
á 18 y 13 metros, fondo piedra, á menos i milla de la costa 
N.; entre Pulo Caballo y la costa S., hay 28 y 42 metros 
á é milla de la isla, 33 metros á medio canal, braceaje que 
disminuye con bastante regularidad hacia la costa S., en 
donde se sondan 13 y 17 metros á J milla. 

BaJo« de tSan IVIooiás. Estos dos bancos demoran á 
media distancia entre Pulo Caballo y la península de Cavi- 
le. El del N. tiene una milla próximamente de largo de NO. 
áSE., y su menor fondo es de 1,2 metros, piedra; al N0„ y 
á menos de 2 cables del cantil del banco, hay 27 y 30 me- 
tros y de 6 á 9 metros por las demás partes. El banco del 
S. con 2,6 á 4,3 metros arena se encuentra á una milla al 
SE. del primero, dejando un canal entre ellos de 6,6 metros 
de agua; tiene más de una milla de extensión de NO. á SE.: 
Terileándolo se sondan de 5 á 8 metros; este banco forma 
con la costa S. un paso de una milla de ancho con 5,5 me- 
tros de agua, lo menos, pero que no debe tomarse sino con 
buen viento. 

El fondo sobre estos bancos, es de arena; pero en ellos, 
lo mismo que en la boca y hacia la costa S. , la arena cubre 
la roca y el cascajo grueso que se encuentra debajo. Desde 
el punto de 3,2 metros de fondo en el cantil NO. del banco 
del N., se marca el faro del Corregidor, al S. 73« O.; el te- 
légrafo de Calibuyo, al S. 25° E., y la Iglesia de Cavite, 
al N. 72» E. Como á menos de 200 metros al NO. del bajo, 
el fondo es de 27 á 30 metros, la sonda no puede indicar la 
proximidad del bajo por esta parte, por lo que se ha fon- 
deado una hoya de campana por 15 metros de fondo, á 14» 
metros del cantil NO. del bajo, en el punto desde el cual 
se marca la cima del Corregidor al OSO.; el telégrafo de 

9 



130 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. I, 

Salinas, al S. 71^ E., y el telégrafo de Calibuyo al SSE. 

Enfilaelones» Para pasar por el N. de loa bajos de San 
Nicolás, se deberá mantener la Monja abierta con la parte 
N. de la isla del Corregidor. Para pasar por el O. de los mis- 
mos bajos, deberá mantenerse el Fraile cerrado con las últi- 
mas tierras visibles del |S0., hasta que se marque la torre 
de Cavite al E. i NE.; 6 bien abierta la Monja con la par- 
te N. del Corregidor hasta hallarse el O. del meridiano del 
monte Arayat. 

El paso por el S. de los bajos para q1 E. podrá hacerse 
con buque á proposito y viento largo entablado. 

Costa n. Desde el rio Mixrigondon á Nay y Calibuyo 
sigue la costa de arenal y arbolado, formando una pequeña 
ensenada, por la cual desagua el riachuelo Tinalay, 

Entre Calibuyo j Salinas, la tierra alta que avanza 
á este punto vuelve á desaparecer, presentándose la costa 
siempre de playa rasa con árboles hasta ella y bajo el fondo 
en sus inmediaciones: en su medianía se encuentra un fron- 
toncillo de piedra, muy poco elevado, cuya porción de costa 
que la comprende se conoce con el nombre de visita de 
Amayat; desde la punta del arenal de Amayat dobla el pía* 
yaje al SO, y redondea al salir á la llamada punta del Obis- 
po, que es notable por un mogatilio 6 laja de piedra que ha 
servido de apoyo á la aglomeración délas arenas de la pla- 
ya. Al S. de Amayat desagua un arroyo; otro riachuelo al 
iSO. de la punta del Obispo, y más abajo como á medio ca- 
mino hasta Calibuyo, el poco caudaloso rio de este nombre. 

iSallnas es un lugar sumamente bajo de arena fangosa, 
con un banco casi en seco, que rodea aquella punta; dos 
rios de poco caudal de agua se encuentran al N. y al S. de 
la situación del telégrafo de Salinas, llamados el primero 
Libón y el segundo rio Cañas. 

Desde Salinas continúa el playazo de arena que cor- 
riendo al NNE. próximamente, forma la península de Cavi- 
te, en la cual se hallan emplazados la plaza y arsenal del 
mismo nombre, y el pueblo de San Roque. Esta península 
de Cavite es rasa, de arena, y está unida á la tierra firme por 



bahía de manila. 131 

^listmo artificial llamado de Dalagican, que se reduce á un 
estrecho camino 6 calzada, que en las grandes mareas lo in- 
vade el pantano 6 laguna del mismo nombre, que se forma 
á su parte E.; en las grandes bajamares queda en seco la 
laguna. 

Desde la boca del rio Marigondon hasta la península de 
Cavite, el fondo cerca de la costa es* aplacerado de arena, en- 
<;ontrándose 5 metros de agua á menos de una milla de 
tierra. 

El puerto de tDavIte (1) se halla situado al S. de la ba- 
Made Manila y á J milla al SE. de la plaza de Cavite; es el 
^puerto y arsenal de la marina de guerra, dispuesto solo 
para hacer las reparaciones á los buques del apostadero, y 
la construcción de pequeños cañoneros. El siglo pasado se 
construyeron en él varios navios de 40 ó 60 codos de eslora, 
parala carrera de Acapulco, y á principios de este, diferen- 
tes buques menores y la fragata Esperanza que últimamente 
lia servido de escuela de marinería en Ferrol. 

El fondeadero de Cavite es muy pequeño, y solo tiene de 
5 á 5 J metros de fondo, se halla descubierto de los vientos 
del E. que incomodan poco, y abrigado de los del 0^ que son 
los más temibles. En sentido de su largo, de NNE. á SSO., 
hay fondeados varios muertos. 

La espaciosa ensenada de Bacoor que profundiza más de 
2 millas al SO. de Cavite, y en cuya costa meridional se en- 
cuentran los pueblos de Cavite-Viejo con 7.730 habitantes, 
y el de Bacoor con 13.600 habitantes, formaria un hermoso 
puerto á no hallarse cegado por el fango suelto que la cu- 
bre, hasta el punto de no poder navegar por ella otras em- 
barcaciones que las muy ligeras del pais, y buscando cier- 
tos canalizos para poder atracar la costa de los pueblos 
acabados de nombrar, entre los cuales y en dirección al NO. 
desagua el rio Imus, formando un banco que á media ma- 
rea queda en seco en una extensión de 6 cables, y cuyo 



(1) Véase el plano del puerto de Cavite numero 655, publicado perla Direc- 
ción de Hidrografía el año 1874. 



132 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP, I. 

cantil N. se halla 8 cables al S* del fondeadero de Cayite. 
Mjm ensenadia de Canaraa comprendida entre la punta 
de arena en que termina la península de Cavite, llamada pun- 
ta de Sangley, y la lengua de arena en que se halla enclava- 
da la plaza de Cavite, tiene 7 cables de ancho á la entrada y 
profundiza 8 cables al SO- Su braceaje de 5'6 y 47 metros 
fango, en la boca disminuye gradualmente á 2 y í metro 
arena, tocando á la playa del fondo. Está abrigada de los 
vientos del O. y SO., y abierta á los del primer cuadrante, 
por lo que, los buques suelen pasar al fondeadero de Cavite 
en la monzón del NE. En ambos fondeaderos suelen quedar 
varados los buques á menudo, sin que por ello sufran daño 
alguno, por ser el fondo, como queda dicho, de fango blando. 
La marina de guerra tiene en este puerto sus almacenes 
de carbón y de madera. 

Punta fUangley, extremidad NE. de la península de Ca- 
vite, es una punta de arena limpia y bastante acantilada, 
en la que la confluencia de las corrientes del rio Pasig y de 
todos los desagües que desembocan en el saco de Cavite 
chocan en ella, produciendo el progresivo adelanto de las 
arenas que han formado en totalidad aquella península. 
Existen visibles marcas de lo que gana para el NE,; ade- 
más do hallarse en pié al interior un almacén que se cons* 
truyó en la playa, por los delineamientos de la fortificación, 
se demuestra la rapidez con que avanza dicha punta en la 
estación de los vendábales ó collas. 

liuz en punta Sangley. ^^ 1^^^ ^^ encendió en la 
extremidad de la punta de arena una luz fija blanca ^ eleva- 
da 10 metros sobre el nivel del mar, visible en todo el hori- 
zonte con atmósfera clara á una distancia de 7 millas. Indi- 
ca bien la posición de la punta, que es preciso doblar para 
entrar en el fondeadero. 

iMLmremm {!)• Para hallar el momento de la pleamar, se 
empleará como establecimiento de puerto una de las cantida* 



(I) Véase el Apéndice núm. !• 



BAHÍA BE MANILA. 131 

^®s jljIg^Zte^'j tomando el signo j^j;; j desde tres días des- 
pués de ser la declinación de la luna |g;|. La pleamar que 

resulte será siempre la mayor del día En los dias en que so» 
lamente haya una pleamar y una bajamar, sucede esta nue- 
ve 6 diez horas después que aquella. 

Eitt ampllittd de la marea sizigia solsticial es de 1,67 ; la 
de la marea sizigia equinoccial de 0,98 metros, y la mínima 
amplitud de la marea durante todo el año, es de 0,42 metros, 

Em iiiiidad de altura observada varía desde 0,41 metros 
en las proximidades de los equinoccios, hasta 0,88 metros 
en las de los solsticios. La edad de la marea fluctúa también 
desde — 1 hasta +8 dias. 

litt piaEa de CaTlto es una plaza fortificada, construí, 
da sobre la lengua de arena, de que hemos hablado. Se halla 
separada por la parte de tierra de su antiguo barrio y pueblo 
de San Roque, por una muralla y un foso que cierra la po- 
blacion, dejando una puerta por esta parte llamada Puerta 
baga, por donde se comunica con San Roque. Es capital de 
la provincia de su nombre, y residencia del gobernador po- 
lítico militar que la manda. Tiene en su recinto varias casas 
y edificios notables, arsenal y un pequeño varadero. La po- 
blación de Cavite asciende á 3.100 habitantes, y la de San 
Roque á 11.600 almas. 

Su clima es templado y saludable, aunque no tanto como 
el de los otros puntos de la costa, por razón de sus murallas, 
que no dejan circular libremente el aire. 

La casa comandancia general de marina del Apostadero, 
se halla situada en ir 28' SS"" lat. N., y 127* 6' 24'' longi- 
tud E. 

Aguada. El agua de los pozos de Cavite es salobre, y 
los habitantes se encuentran obligados á abastecerse del rio 
de Cavite- Viejo, 6 de las lluvias que recojen en algibes, y la 
marina se surte de las aguas del rio Pasig* La leña se en^ 
cuentra también muy escasa 

La costa, desde la ensenada de Bacoor á Manila^ corra 
encurvando suavemente al NNO., formada de terreno llano, 



iU DERROTERO DEL ARCfflPIÉLAOO FILIPINO. CAP, I. 

playas de arena oscura y de fondo aplacerado, que á media 
marea queda en seco hasta 3 cables de distancia de la costa. 
En la orilla y rodeados de esteros se encuentran los pueblos 
áe Las piños y de Parañaque, por los cuales comunica con 
la bahía el arroyo Tripa de Gallina^ que saliendo del rio 
Pasig se dirige al S. paralelamente, y á corta distancia de la 
playa. De Cavite á Manila el rumbees NNR, y la distancia 
7 millas; desde Cavite el fondo yá aumentando regularmente 
hasta 12 y 13 metros á media distancia, y de aquí disminu-^ 
ye nuevamente á 10,8 y 5 metros á 1 milla al SO. de Mani- 
la. Con vientos de proa puede atracarse la costa, que es sua- 
vemente aplacerada y de fango suelto, con 6,5 metros de 
agua, á 1 milla próximamente de la playa. 

Estas dos poblaciones se comunican por mar por una lí- 
nea de vaporcillos que existe entre ambas y por tierra, cuya 
distancia es de 15 millas, por un buen camino llano. 

El rio Paslg sale de la laguna de Bay por varias bo- 
cas; y uniéndosele á corto trecho de su salida el rio de San 
Mateo, corre para el O., y después, pasando por el N. del 
pueblo de Santa Ana y formando varios nudos al NO., vuel- 
ve á tomar la dirección del O. y dando salida á parte de sus- 
aguas á la altura de Pandacan por el estero llamado Tripa/ 
de QallÍ7m^ desemboca en la bahía, separando el pueblo de 
Binondo de la plaza de Manila. Los bancos de arena que se* 
forman en este rio, dificultando su navegación, son produ- 
cidos principalmente por las arenas que arrastra su añuente^ 
el rio San Mateo. 

El rio Pasig es el principal canal de comunicación de 
Manila con el interior, y la extensa y profunda laguna de 
Bay, de la cual dista 18 millas. Su mayor ancho es de 100 L 
200 metros; su profundidad muy variable, sondándose en la 
pleamar en tiempo de secas, 2,79 metros sobre la barra^ 
fondo que aumenta hasta 6,57 y 6,13 metros más sobre el 
puente^ y vá disminuyendo progresivamente rio arriba, bas- 
to ser de 2,23 metros, á la altura de la iglesia de Santa Ana, 
á 3 millas de la boca. 

El desemboque de este rio está encauzado por dos male- 



bahía de MAI^ILA. 135 

€ones de piedra de 10 metros de longitud^ que avanzan al 
O. sobre la bahia, formando entre ellos y el puente de Bi- 
nondo un pequeño puerto para los buques de cabotage^ res- 
guardado de la mar, que recala al fondo de la bahía en la 
estación de vendavales ó collas, 

Ija corriente del rio se dirige casi siempre con rapidez 
para abajo, aunque crézcala marea, y si alguna vez se man- 
tiene parada es por poco tiempo: sobre la embocadura del 
rio las mareas suceden á la misma hora y con las mismas 
alteraciones en las alturas de las pleamares que en la bahia, 
en tiempos sentados del de la monzón del NE. En esta mon- 
zón la fuerza y duración de la vaciante es mayor que la de 
la creciente, y al contrario, en la monzón del SO., en cuya 
época aumentan mucho las pleamares , particularmente 
cuando coinciden los tiempos duros del O. con las avenidas 
del rio. 

Ijuoes de coloré» en la» cabezas de lo» maleoones. 
En el malecón del N. se construyó en 1846 una torre redonda 
que se halla pintada de amarillo claro, sobre la cual se en- 
ciende una luz fija roja, aparato catadióptrico, elevada 15^,5 
sobre el nivel del mar, visible en tiempo claro á una dis- 
tancia de imillas, y sirve de guia para tomar el fondea- 
dero de Manila. 

En el malecón del S. sobre la batería á barbeta en que 
termina, se enciende desde 1,** de Enero de 1874 una luz fija 
verde, de aparato dióptrico, sostenida por un vastago de 
hierro, pintado de color rojo oscuro, y se halla elevada so- 
bre el nivel del mar 5,9 metros, visible á una milla de dis- 
tancia en el semicírculo que mira á la bahia, avalizando el 
canal de la barra del NO. al SE. pasando por el O. ; y sirve 
para que los buques puedan atracar el malecón del S. cuan- 
do entren en el rio. 

Ambas luces demoran entre si NS. y distan una de otra 
unos 125 metros. 

Delante de la boca del sio Pasig hay un banco de arena 
que forma la barra, con solo 0,6 metros de agua encima, 
que avanzando unos f de milla al O. de la cabeza del male- 



136 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. . 

m 

con del N., se une á la playa de Tondo. En el cantil interior 
ú oriental de este banco se encuentran 3,3 metros de fondo, 
y de 3,3 á 6,6 metros en el veril exterior ú occidental. El 
canal para franquear esta barra se halla atracando la cabeza 
del malecón del S., ó sea en dirección al SSO. de la cabeza 
del malecón del N., casi de través á la desembocadura del 
rio: en él se sondan 3,4 metros de agua á bajamar y 4,8 me- 
tros á pleamar. Actualmente se halla marcado por 4 boyas, 
dos al K del canal y los otros dos al O., de manera que, para 
entrar en el rio no hay más que promediarlas; además hay 
otras tres boyas dentro del rio, que sirven para que los bu- 
ques se expien á la entrada y salida (1). 

Fondeadero de Blaiiila. Aunque puede fondearse 
en cualquier parte delante de Manila, y la marcación al faro 
del malecón del N. y la sonda bastan para indicar el fon- 
deadero, el mejor paraje para los buques que vienen á car- 
gar durante la monzón del SO., es aquel en que se marca al 
expresado faro del Pasig del NE. i N., al NE- i E. en el 
braceaje que se juzgue conveniente entre 7 y 12 metros: 
durante la monzón del NE. podrá atracarse más al rio den- 



(1) Boyas.— Número 1.— De hierro en forma de campana, situada en 4 me^ 
tro$ de agua en bajamar, por fuera de la barra. En casos urgentes, sirve para ase- 
gurar los buques en ella. 

Número 2.— Be hierro en forma de campana, situado en 2,5 metros de agua 
á bajamar, en el cantil occidental de la entrada de la barra. Sirve para marcar el 
canal* 

Número 3.— De madera cuadrada, situada á 2,3 metros de agua á bajamar, ea 
el cantil oriental de la entrada de la barra. Sirve para marcar el canal. 

Número 4,— De hierro en forma de campana, situada en 2,2 metros de agua ¿ 
l)ajamar, al O. del malecón Sirve para marcar el canal. 

Número fí.— De madera forrada de zinc, de figura elíptica, situada en 2,6 
metros de agua á bajamar. Sirve para que los buques espien á la entrada y sa* 
lida. 

Número 9.— De madera cuadrada» sit nada en 3,1 metros de agua á bajamar 
frente á la fuerza da Santiago. Sirve para que los buques se espíen á la entrada/ 
salida. 

Número 10* —De madera cuadrada, situada en 2,6 metros de aguas a bajamar» 
frente á la capitanía del puerto. Sirve para que los buques se espíen á la entrada 
j salida* 



BAHÍA DE MANILA. 137 

tro de las mismas marcaciones; pero en la del SO. conviene 
fondear más afuera como queda dicho, pues los vientos du- 
ros de aquella parte levantan mucha mar en el fondo de la 
bahía. En el fondeadero que acabamos de indicar, la corrien* 
te que sale del rio ayuda á las embarcaciones cargadas, á co- 
ger el buque á la vela, á pesar de las viraciones frescas de 
la tarde que suelen levantar una marejada muy incómoda 
para voltejear y que moja la carga; fondeando más al O. 
con dificultad podrán las lanchas llegar al costado del 
buque (1). 

Casto JK. de la Baliia (2). El acumulamiento de arenas 
al N. del malecón del faro del rio Pasig, que es la parte por 
donde el banco que forma la barra se une á tierra, cuyo ca- 
nal pasa rascando la punta del malecón meridional para el 
S., hace que se forme sobre la costa llamada de Tandoc un 
playazo inatracable que se descubre gran parte de él á me- 
dia marea. 

La playa que poblada de casas entre arboleda, corre sin 
intermisión desde el rio Pasig, pasa á i cable de distancia 
de la casa-hacienda de Nabotos, corre próximamente al 
NNO, hasta la barra de Tambobo. Paralelamente á esta 
costa, desde el rio Pasig hasta el citado desagüe de Tambo- 
bo, corre un brazo del rio caudaloso que aisla la tierra de 
aquella costa, de modo que toda la extensión desde el ma- 
lecón del faro hasta Tambobo, es una isla rasa y muy estre- 



(1) Todas estas bojas inspiran poca eonfiania. 

(2) Señales para pedir auxilio* Los baques que hallándose fondeados en 
^abía necesiten algún auxilio, deberán hacer las señales siguientes: 

Auxilio que se necesita. Banderas. Cañonazos. 



Cable ...•...,. Una en el bauprés.. 

Ancla Una en la jareia de trinqnete. 

Ancl«8ycables j Una en el banpré... . 

f Una en la jarcia de tnnquete. 

JLrancha , Dos en el tope de trinquete. • 

"Contra motín Una en la jarcia major, • • , 

Contra incendio ••••••••• Dos «n ti tope major. • • • » 



i38 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. 1. 

cha, ó más bien dicho dos, porque al S. de Nabotos hay de- 
sagües por terreno transversalmente pantanoso. La punta 
N. de esta lengua de tierra, es la S. ó izquierda de la llama- 
da barra de Tambobo. 

Desde la barra del rio de Tambobo, que también se co- 
noce con el nombre de San José, sigue en dirección al NO. 
una gran extensión de costa rasa, fangosa, con árboles, é 
inatracable hasta la barra de Binuangan y Bulacan: el se- 
gundo de estos rios viniendo del NO., desemboca para el S., 
y el de Binuangan, que es prolongación del brazo de Tam- 
bobo, que desde Manila corre paralelamente á la costa de la 
bahia, sale finalmente á ella, doblando rápidamente al O., 
de modo que la costa rasa que media entre el desagüe de 
Tambobo y el de Binuangan pertenece á otra isla, y en la 
barra de este nombre concurren tres puntas de tierra, pro- 
ducidas por el encuentro de los dos rios citados. 

El rio Bulacan que viene del NO., tiene á unas 2 millas ai 
N. de su desagüe principal, otro brazo que sale á la bahia 
en dirección al SO., conocido con el nombre de rio Dacdác, 
y por consiguiente, la porción de costa exterior que media 
entre Binuangan y Dacdác se constituye también en isla de 
tierra muy baja, con arbolado y con lugares pantanosos que 
anuncian y forman en la medianía otro caño que se conoce 
con el nombre de rio Bitas; terreno todo inatracable y de 
muy difícil descripción y reconocimiento. 

Al NO. del rio Dacdác se halla la punta Maicapis; sigue 
después la de Siguinan, anegadiza con arbustos bajos y sin 
árboles. 

Entre Siguinan y Maicapis la tierra es inatracable y da 
inundación ^^ la configuración general, correspondiente á la 
costa de la bahia por esta parte, forma algún arqueo en- 
trante con un brazo de agua en su medianía que corre en di- 
rección al E. donde no se puede entrar; pero anchísimo y 
con comunicaciones de desagüe interior; este brazo de agua 
lleva el nombre de rio Maluyao. 

Rebasándola punta Siguinan para el O., la costa dobla 
para el N. con inclinación al NE., y forma un seno hasta la 



BAHÍA BE MANILA. 13» 

punta Pamaraguan, eu el que se ven desembocar tres cau- 
dalosos rios por entre corpulentas arboledas que se pierden 
entre ñipas y manglares, haciendo la costa confusa y difí- 
cil de comprenden 

Pamaraguan es una pequeña punta de arenal que mira 
al NK con suelo firme como de 2 cables de extensión, único 
en aquel paraje de terreno pantanoso, por lo cual lo ocupan 
los pescadores, viviendo en tan estrecho recinto en casas 
agrupadas y miserables. 

Este sitio se reconoce además por un grande y aislado 
cañaveral de bambú que es muy notable. 

Desde Pamaraguan á punta Binamban corre una exten- 
sión de costa baja, anegadiza y con bajo fondo de fangales^ 
que sale muy afuera entre ambos puntos, que no se descu- 
bren entre sí, y á la derecha del desagüe del rio Santa Cruz 
hay en un banco de arena que queda en seco en bajamar. 

Esta parte de la bahia es indudablemente la que despide 
bajo fondo de más extensión, cuya calidad es de fango tan 
suelto y gredoso, que impide á los pescadores hasta el poder 
tiquinear (fincar) en sus bancas, la costa es rasa con ñipa- 
les sueltos hasta el rio de Masoloc, cuya margen izquierda 
es de marismas. 

La punta Binamban está formada por una isleta rasa que 
separa los dos brazos del desagüe del rio de este nombre, la. 
cual está comprendida entre dos lenguas de tierra correspon- 
dientes á las opuestas orillas de ambos cauces, que son ñipa- 
les que desde fuera redondean la configuración de la expre- 
sada punta, notable á la vista por la saliente. 

Al O. de la punta Binamban forma la costa un seno, por 
cuyo fondo desemboca el rio Pugat de mucha representa- 
ción, pues la arboleda es alta y espesa, y su cauce majes- 
tuoso, circunstancia que le hace muy marcable como á la 
costa que le circunda. El citado seno en figura de angula 
entrante es algo hondable. 

Cerca del rio Pugat y en la parte de la costa que se diri- 
jo al SO. i O., se abren dos pequeños brazos, que corren al 
N. y comunican con él; después se vé por delante del arbola- 



140 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. L 

do una poca de tierra baja y gredosa que ensancha algo 
hasta el cauce del rio Naguio. 

Desde el rio Naguio que penetra rectamente al N. y no 
es muy ancho, continúa hasta la punta Nabao una extensión 
irregular de nipales sobre bajo-fondo, por entre los que se 
Ten entradas que confunden el desagüe de los ríos que des- 
embocan en aquel espacio. Algo al O. del Naguio se vé de* 
terminado el Manuyon; pero el Caicastro sale á la bahia sin 
cauce por entre los diversos grupos de palmeras nacidas en 
el banco. 

La punta Nabao está asimismo marcada por ñipas cía* 
ras y variables que vejetan sobre dos 6 tres palmos deagua^ 
y en la parte occidental hay un abra que es la madre del 
rio de su nombre que mete al NNE., y se vó doblar para el 
N. Rebasado este rio, los nipales se espesan, y tomando 
configuración la costa, aparece de compacto arbolado con 
viaje al NO., y dobla á buscar el arrumbamiento del NO. i 
O. que sigue en general hasta Pasac. 

Con este nombre Pasac, con el de Betis, 6 más comun- 
mente con el de Kio Grande de la Pampanga, se conoce el 
que desemboca por aquella parte NO. de la bahia, algo al E. 
del de Orani, y no menos caudaloso en su desagüe. 

El Betis tiene como | milla de ancho en su embocadura» 
con orillas de arbolado corpulento que corre paralelamente 
cerca de una legua al N., presentando un majestuoso caudal 
de agua corriente, con 13 metros de fondo por dentro del 
banco, que desde la boca se extiende al exterior. 

Desde Nabao hasta la tierra occidental de la bahia, 6 
«ea derecha del rio Orani, toda la costa es de inundación, 
sin más indicios de suelo firme que dos pequeños bancos que 
aparecen entre la arboleda con alguna arena que se cubre á 
pleamar. Estos dos lugares son muy señalados y conocidos 
por las circunstancias de aprovecharse sus localidades como 
puntos de apoyo de los naturales que trafican entre Manila 
y la Pampanga, que por muchas leguas al N. de la bahia no 
tienen lugares de atracada. Entre Manila y la Pampanga 
hay hoy un pequeño vapor que establece directamente la 



BAHÍA BE MANILA. 141 

comunicación, haciendo varios viajes por semana. Uno de 
ios mencionados bancos es la punta E. del desagüe del rio 
Betis con un local como de 2 ó 3 cables de extensión, sufi- 
ciente para un centenar de casas fundadas sobre arigues 
(puntales), como son las del pais habitadas por los pescado- 
res; y en el otro banco 2 millas adentro del rio en la margen 
O. en sitio que se cubre por las mareas, hay otras habita- 
ciones elevadas que las ocupan principalmente los que tie- 
nen por industria llevar allí repuesto de agua en tinajas, 
para la venta á los cascos y demás embarcaciones de tráfico 
que frecuentan dicho rio de la Pampanga, pues en toda la 
parte N. de la bahia no se encuentra agua potable. El pri- 
mero de estos puntos en la extremidad E. de la boca se lla- 
ma Pasac, y el segundo dentro del rio Batan. La porción 
de costa comprendida entre Nab^o y el rio de la Pampanga 
es arbolada, á medio camino se halla á punta Butbut, y á 
su parte O. desembocan los rios Palurmay, Telapate y Tira- 
can, que desaguan en recíproca comunicación. 

En la boca del rio Ommse encuentra pulo Tubutuba, 
raso, con árboles y anegadizo, y hay también otra isleta si- 
tuada casi en el mismo lugar, que se enfila desde la torre de 
Orani para el S., con la punta & de la lengua de nipales que 
forma la orilla izquierda del desagüe al E- del cauce del rio 
Orani. El canal de rio se encuentra gobernando por entre 
ambos islotes al NO. 4 O.; desde el Pulo ó Isla del Norte, 
sale para el SE. \ E. el cantil de un bajo fondo que deja en 
seco todo el espacio del N. sobre el cual existe una isleta de 
mangles. 

Desde Tubutubu para el N- hasta el rio Pasac, no puede 
penetrarse por falta de agua sobre el fango de aquel seno. 

Costa O. La tierra occidental de la bahia, desde el rio 
Orani para el S., es generalmente alta y montuosa á corta 
distancia al interior de la costa donde derraman las embos- 
cadas faldas de Maribeles y Santa Rosa; pero el desagüe de 
los innumerables rios, el bajo fondo de sus proximidades y 
la naturaleza de su terreno producen algunos bancos, sobre 
los cuales se han extendido los manglares ^ de lo cual resui- 



14^ DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. I. 

ta unagraü extensión de costa baja, inatracable y sin luga- 
res propios de fondeo, como aparece indicado para la mon- 
zón del SO., ó época de las collas; sin embargo, sobre la 
costa del Morro de Orion, demorando este entre el O. y el 
OSO. y en el braceaje que convenga entre 11 y 15 metros, se 
tiene un buen fondeadero abrigado de los tiempos del tercer 
cuadrante. 

El rio de Oranl es ancho y caudaloso con 5^ y 6'5 me- 
tros de fondo fango, tiene malísima entrada por el canal 
del S. y es difícil de tomar sin práctico por la del SE., don- 
de se sondan 3 metros de agua. Entra en dirección NNO. cor- 
riendo unas 2 millas y dobla luego á buscar directamente 
el monte Arayat, rumbo en que se pierde para el interior, 
teniendo de 3 á 4 cables de ancho, y sus orillas siempre cu- 
biertas de ñipas y manglares. 

£1 rio de Samiil corre desde el pueblo de su nombre al 
ONO. y OSO. hasta desembocar por entre manglares y so- 
bre bajo fondo que se extiende muy afuera de la costa desde 
la punta N. de la boca. 

Desde el rio de Samal al paralelo de Abucay corre un 
nipal sobre bajo fondo para el S. El desagüe del rio Abucay 
es de poco caudal; al S. de la boca está la barra, la cual 
despide un manglar. 

El rio de Balanga corre desde la población de ese nom- 
bre para el NNE. por entre manglares y terreno aneg^adizo, 
formando su desagüe un gran bajo fondo que se estiende 
bastante afuera de la costa, sobre el cual salen de la parte 
S< de la boca nipales en dirección al NE., que adelantan 
mucho más que la costa que viene del N. 

En la izquierda de su desagüe, 6 sea al N. de su boca, 
hay un hantayan. 

Desde este rio sigue la costa cubierta de manglares y 
nipales sobre muy poco fondo para el S., y á alguna distan- 
cia aparece una playa que, ganando al SE.^ va á formar la 
punta Talisay de arenal con arboleda; al S. de esta punta de 
arena desagua un riachuelo sobre bajo fondo también. 

El pequeño tío del Pilar desemboca en dirección NE., y 



bahía be manila* 143 

en su margen izquierda 6 del N. terminan los mangles y 
ñipas de la costa; en la parte S, del desagüe empieza la pla- 
ya, que corre para el SE. Esta playa es fangosa hasta otro 
riachuelo donde tuerce para el SSE., en cuya dirección pre- 
senta la costa un frontón amogotado de piedra, que es el 
que llaman Dumala ó Masasa, cuya costa; baja, fangosa y 
arbolada, continúa hasta el pequeño rio de Santo Domingo* 
Al SO. de este rio hay un trozo de costa de piedra, y después 
se estiende un arenal que saliendo al SSO. forma una en- 
senada de bajo fondo inatracable hasta las bocas del rio 
Orion. 

El Morro de Orion es un cerro amogotado muy nota- 
ble y á propósito para marcarlo cuando se navega sobre esta 
costa ó se quiere tomar su fondeadero, pues sucede á menu- 
do hallarse tomados ios picos de Mariveles, Santa Rosa y el 
de Loro. 

El rio de Orion desagua á 2 | millas próximamente 
del Morro del mismo nombre, sobre bajo fondo, con placeres 
6 bancos de fango que velan al N. La orilla derecha del 
desagüe está formada por una punta de arena fangosa. La 
costa sigue de playa para el S- siempre arbolada hasta el rio 
Pandan. 

El desagüe del rio Pandan en su margen izquierda forma 
una punta de arena. Al S. de este rio mete el arenal para el 
SSO. y forma una ensenada hasta la punta Balanha, que es 
de piedra y se estiende en frontones hacia dentro dé dicha 
ensenada, arrumbados al N. 37** O. 

Desde punta Balanha forma la costa varios recodos hasta 
la punta Saay, que es tajada de piedra, con una meseta rasa 
al pié y piedras en las proximidades, en toda la extensión 
hasta la playa de Pandan. 

La punta Limay (ó Linao) se halla á la izquierda ó parte 
N. de un riachuelo que, como todos los de esta costa, des* 
agua por bajo fondo; desde él corre la playa al S. hasta la 
punta Lamao, habiendo á medio camino una roca á flor da 
agua cerca de tierra. 

La punta Lauan es un frontón de piedra que avanza en 



144 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. I. 

la playa que corre de Limay para el S. y que se extiende 
cortado á pico para dentro de la ensenada comprendida entre* 
él y la punta Ayan, que sólo descubre arenal en su saco. 

La de Ayan es de piedra, con frontones para dentro de 
la ensenada y de arenal para el S, en la costa exterior ü 
oriental, que continúa con inflexión entrante más suave 
liasta punta Lamao. 

La de Lamao es rasa de arena, con banco á ñor de agua 
que produce el rio de este nombre que desagua cerca de ella. 
Entre esta punta y la de Tí^uit, que demora de la primera 
al S. 30** K, se comprende una inflexión entrante interme- 
diada de un frontoncillo de piedra^ el cual constituye dos^ 
aparentes ensenadas. 

La punta Taguit es, como dijimos, el límite septentrional 
de un trozo de costa que presenta frontones poco elevados de 
piedra y que corre para el N. con 5** de inclinación al primer 
cuadrante desde la llamada de Locanin: designamos esta 
como punta por ser la situación oriental de aquella tierra» 
sin embargo de que el frontoncillo que la forma es insignifi- 
cante, y no puede distinguirse navegando por ser alta y con 
arboleda la costa y aparecer por lo tanto recta. 

Desde aquí sigue la costa recurvando al O. hasta punta 
Gorda, que forma la extremidad NK de la boca del puerto 
de Mariveles, porción de costa que queda descrita al hablar 
del paso llamado de Boca Chica. 

Mtonte Ararat. Situado al N. de la bahía de Manila en 
15** 13' 28" lat. N. y 126^ 55' 30" long. E., entre las lagunas 
de Mangabol, Ganaren y Candaba, probablemente volcáni- 
cas, entre ellas y en medio de la gran llanura de la Pam- 
panga, se levanta el solitario y elevadísimo cono de Arayat 
(1.069 metros sobre el mar), cuya forma, situación y natu- 
raleza de las rocas que le constituyen, no dejan duda algu- 
na sobre su origen esencialmente volcánico. Es fragosísima 
^ta eminencia, y de ella se precipitan siete torrentes im- 
petuosos que corren en todos tiempos. Desde la cima del 
monte cae uno de estos torrentes, que viene á dar como á 
mitad del cuerpo del mismo en la parte ESE., donde ha for- 



BAHÍA DE MANILA. 145 

mado con el tiempo un depósito de agua muy profundo, del 
cual se despeña una cascada, que cae á su pié y desagua en 
el rio chico de la Pampanga. 

Tientos en labaliia. Desde fines de Octubre en quo 
comienza la monzón del JS'E.^ hasta el mes de Diciembre que 
se halla bien entablada, los vientos del N. al E., que soplan 
sobre la boca y dentro de la bahía, son generalmente bonan- 
cibles, aunque interrumpidos algunas veces por recios Nor- 
tes; siendo particularmente los meses de Enero y Febrero 
la época de las nortadas duras de uno á tres dias de dura- 
ción. En la fuerza de esta monzón, se advierte la particula- 
ridad de que el viento sopla muy frescachón en el abra y 
sobre la boca hasta punta Limay, dentro de la bahía, que- 
dándose bonancible y hasta calmoso desde el meridiano de 
dicha punta, para el fondo de la bahía; aconteciendo rara 
vez encontrar el viento de la monzón flojo sobre las bocas y 
fresco en la bahía. 

Al decaer la monzón en los meses de Marzo y Abril, el 
viento se llama al ENE. y ESR, bonancible con tiempo des- 
pejado. 

Al indicarse la monzón del SO. en el mes de Mayo , sue- 
len sentirse las virazones del tercer cuadrante, empezando 
en este mes á presentarse y desfogar por la tarde turbona- 
das del SE., S. y SO.; quedando generalmente entablada la 
monzón del SO. en todo el mes de Junio. 

Como queda dicho, al hablar de las monzones en el Ar- 
chipiélago, la del SO. sopla también en la bahía y costas de 
la entrada, á intermitencias de vientos recios con fuertes 
chubascos y continua lluvia, con cerrazón y vientos bonan- 
cibles del SO. y O., que aseguran el buen tiempo cuando 
alternan con los terrales. 

Estos temporales del SO. al O., acompañados de chubas- 
cos duros, recalmones y mucha agua, llamados collas, suelen 
también soplar claros, y entonces se les distingue con el 
nombre de collas claras ó secas. 

Las collas suelen durar C, 8 y 10 dias, y se han experi- 
mentado hasta de 20 y 30 dias de duración. 

10 



146 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. L 

En Setiembre decae esta monzón; en Octubre se sienten 
variables del segundo y tercer cuadrante , acompañados de 
calmas y lluvias; entablándose á fin de este mes ó principios 
de Noviembre la monzón del NE. 

Estos meses del equinocio de otoño son los peores de 
todo el año y en los que generalmente suele ser visitada 
particularmente esta isla de Luzon de los temporales de tipo 
giratorio llamados baguios en el país, á los cuales rigen las 
leyes cyclónicas^ siendo su movimiento de traslación próxi- 
mamente al O. i NO., y el de rotación empieza en las proxi- 
midades de N., y rolando por el O. termina al S. 

En general pueden considerarse en la bahia como sobra 
la costa de la isla de Luzon, tres periodos 6 monzones de 
casi igual duración, la del NE. de Octubre á Marzo, la del 
E. de Marzo á Junio, y últimamente, la del SO. de Junio á 
Octubre. 

Terrales. Al paso canela monzón círf NE. se va enta- 
blando, empiezan también á soplar los terrales del E. en la 
bahia, y del SE. en la costa S. desde punta de Fuegos, has- 
ta más adentro del meridiano de punta Limay, quedando al 
poco tiempo definitivamente regularizados. Estos terrales 
entran sobre las 4 (5 5 horas de la tarde, calman á media no- 
che y se entablan del N. por el seno de la Pampanga y van 
rolando al NE., de cuyo rumbo sopla por el dia hasta que 
vuelven por la tarde á llamarse del E. 

Cuando el terral retarda su entrada, vela más tiempo y 
dura hasta bien entrada la mañana. 

Pasado el mes de Febrero, los terrales del E. y SE. son 
generalmente muy frescos, particularmente los SE., los cua- 
les levantan bastante mar en las bocas y obligan á tomar 
rizos, sobre todo en Boca Ghica^ por las fuertes rachas que 
despiden las quebradas de la isla del Corregidor: en Abril 
los terrales suelen ser ya calmosos. 

En la monzón del SO., cuando reinan los O. y SO. bonan- 
cibles, sé experimenta en la bahia, y aun en ambas bocas y 
costas adyacentes, durante la noche, terrales del N. y del E. 
al SE. flojos, que suelen velar hasta las 9 d 10 horas de la 



bahía BE MANILA. 147 

mañana siguiente, en que calman y empieza de nuevo á en- 
tablarse el viento de afuera, unas veces entrando por el S. y 
otras veces, las más^ por el ¡¿O. y O., en cuyos rumbos se 
fija la virazón. 

Cuando reinan los N, y SO. duros, generalmente no hay 
terrales; pero fuera de estas circunstancias pueden conside- 
rarse constantes dentro de bahia. 

Durante la monzón del NE. y en las épocas de los cam- 
bios de monzón, suelen también experimentarse vientos del 
NO-, pero generalmente suelen ser flojos y do poca du- 
ración. 

En ambas monzones el cielo, por lo general, suele estar 
parcialmente cubierto; dias del todo despejados son raros, y 
solo los hay con la monzón del NK, de Enero á Abril. 

Alsireas. En la bahia de Manila rigen al fenómeno de la 
marea las mismas leyes que dejamos apuntadas en la pági- 
na 69 al tratar de las mareas en el Archipiélago (1). 

Recordaremos, pues, que en esta bahia se observan dos 
mareas durante el dia: 

1.** Una marea semi-diurna cuyo mínimum tiene lugar 3 
dias después de haber llegado la luna á su máxima declina- 
ción N. ó S. 

2."* Una marea diurna cuyo máximum y mínimum tiene 
lugar 3 dias después de haber llegado la luna á su máxima 
declinación N. ó S. 

3.* Dos mareas de igual entidad, 3 dias después que la 
declinación de la luna llega á cero. 

Las mayores pleamares y bajamares se observan en el 
transcurso del dia en verano, y en el de la noche en in- 
vierno. 

La desigualdad diurna afecta sobre todo á las pleamares, 
hasta el punto de haber solo una marea en 24 horas varios 



(1) Para el estudio de las mareas en la babia de Manila se establecieron ob- 
aerratorios en la Isla del Corregidor y en el arsenal de Carite, llevando las obser- 
vaciones de media en media hora durante un año consecutivo en el Corregidor, y 
continuando como comprobación hasta dos años en el arsenal de Carite, 



148 DERROTERO BEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. 1. 

dias déla semi4unacion, teniendo lugar, en este caso, la ba- 
jamar 9 ó 10 horas después de la pleamar. El retardo entre 
las horas de la pleamar en dos dias consecutivos está com- 
prendido entre ±1^ 15»^ en el curso de una lunación. 

El estableolmfento de puerto en el Corregidor^ 
Cavile Y embocadura del Pa«ig (1) es una de las can^ 

tidades IZg^ fe""! tomando el signo |t| desde tres dias^ 
después de ser la declinación de la luna j g ' | La pleamar 

que resulte será siempre la mayor del dia, que es la que 
puede interesar para la práctica de la navegación en esta 
localidad. 

lia amplitud de la marea sizigia solsticial es de 1,6T 
metros; la de la marea sizigia equinocial de 0,98 metros, y 
la mínima amplitud de la marea durante todo el año es de 
0,42 metro. 

Eia unidad de altura observada varia desde 0,41 metro 
en las proximidades de los equinocios hasta 0,971 metro en 
la de los solsticios, siendo su valor medio de 0,628 metros en 
el Corregidor y de 0,674 metro en Cavite. 

Eia edad de la marea ñuctúa también desde — 1 hasta 
-f- 8 dias. 

Aparte de otras causas, se observa que la amplitud de 
las mareas durante la monzón del NE. es menor que en la 
del SO., subiendo las aguas hasta 0,278 metro más de altura 
que la correspondiente con temporal del SO. No habiéndose 
notado retardo sensible en las horas de la pleamar, causado 
por las direcciones opuestas de los vientos de las monzones 
ni los mayores desagües de los rios. 

Solamente que la vaciante solicitada por la brisa fresca 
del NE. y la creciente por los tiempos duros del SO. modifl- 



" (1) Con objeto de hallar la hora de la mayor pleamar de ua día dado, y en 
Tiata de la influencia observada de las dirersas circunstancias del movimiento de 
la luna en las variaciones de la desigualdad diurna de la marea, se han formado 
empíricamente las tablas del apéndice num. 1, en las que se encuentran los esta- 
lUcimientos de puerto correspondientes para cada día del año, introduciendo 
como argumento la declinación de la lana. 



bahía de manila. 1Í9 

-can la Telocidad de la corriente de marea, alterando algún 
tanto la altura de las aguas, 

Al SO. del Corregidor las aguas que corren por las dos 
bocas se reúnen y dirigen con rapidez al SO. 6 hacia la isla 
de Cabras. 

Recalada* Los buques que se dirigen á Manila, según 
que procedan del E., O. ó N., recalan respectivamente al 
como Santiago, sobre la isla de Cabras (grupo de Luban) 6 
sobre la punta Capones. 

Las altas sierras de Mariveles y de Pico de Loro deter- 
minan claramente la entrada de la bahía de Manila; la isla 
del Corregidor divide su boca, formando los pasos del N. y 
deis., y sirve de punto intermedio y de marcación hasta 
llegar al fondeadero. 

Los buques que por derrotas del E, 6 del estrecho de San 
Bernardino vengan á Manila deberán atracar el cabo San- 
tiago, que aunque rodeado de piedras, sólo se separan 2 
cables sobre una punta que presenta al SE. y 1 cable en 
otra que forma al SO. 

Montada esta extremidad SO. de Luzon se procurará 
correr la costa para el N., cuidando del arrecife que la ciñe 
desde la punta Calatagan á la de Talin, cuyo arrecife, con 
sondas de 8 á 13 metros arena en su cantil, sale 2 millas 
al O. de la costa. 

Convendrá pasar entre el islote Fortun y la costa con la 
que forma un canal ancho y hondable, de modo que si hu- 
biera necesidad de barloventear, poder hacerlo sobre bordes 
cortos para no abrir con la tierra de Limbones y poder 
montar á Pulo Caballo tan pronto salte el terral del SE. á 
la caida de la tarde. 

Con viento del SO. y sobre todo si se teme se llame de 
travesía, deberá darse á esta costa mayor resguardo que el 
natural de4 ó 5 millas, para no empeñarse sobre los bajos 
de Calatagan, ó perderse en ellos si el tiempo cargara muy 
duro del O. 

Los que vienen del O., después de haber reconocido y 
pasado por el K de Pulo Zapata, y gobernado al N. de los 



150 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. I. 

innumerables peligros del E. del mar de Cüina, al hallarse 
sobre el paralelo de 12^ 80' lat. N., pondrán la proa al gru- 
po de Luban, sirviéndoles de excelente marca de recalada 
el pico del monte Calavite (NO. de Mindoro), y pasando por 
el N. de Cabras y del islote Fortun, reconocerán la isla del 
Corregidor que señala la entrada de la bahía. 

Los que vienen del N. con monzón del NE., después de 
haber pasado á sotavento del arrecife de las Pratas, procu- 
ran ganar al E.; y reconociendo la punta ó tierras de Boli- 
nao y corriendo la costa á 8 ó 10 millas, recalarán sobre 
punta Capones; cuya tierra, compuesta de frontones de as- 
pecto rojizo, árida y acantilada, es un punto muy bueno de 
reconocimiento, en todos tiempos frecuentado por los buques 
que en sus derrotas de ida ó vuelta de China, pasan por de- 
lante de esta costa, así como de los que vienen del N. en 
busca de la bahía de Manila. Atracada esta tierra de Capo- 
nes se hará por punta Luzon, corriendo después la costa para 
tomar la bahía. 

Si al descubrir el abra de Manila los vientos picaran del 
S., convendrá recalar sobre la costa SO. de Luzon , para no 
encontrarse sotaventeado delante la boca de la bahía. Con la 
monzón del SO. podrá alcanzarse el fondeadero de Manila, 
sin haber tenido necesidad de bordear. 

Tomar el fondeadero de »f aulla. Si se tiene viento 
favorable y se toma el paso del N. ó de Boca Chica ^ se go- 
bernará sobre la isla del Corregidor al hallarse á 6 ú 8 mi- 
llas al O., pasando entre la Monja y la isla, 6 por el N. de la 
Monja; al estar NS. con el faro del Corregidor, el rumbo N. 
62'' 30' K, distancia 25 millas, conducirá sobre la farola det 
rio Pasig y el N. 73° 30' E., distancia 20 millas sobre la luz 
<íe punta Sangley en Cavite; este último rumbo pasa á 1 mi- 
lla al N. de los bajos de San Nicolás, que se evitarán por 
medio de las enfilaciones dadas en la página 130. 

Al pasar por Boca Chica, se cuidará de no atracar im- 
prudentemente su costa N.; pues aunque puede considerar- 
se limpia hasta punta Lasisi^ desde esta á la de Caucave, 
que despide una lengua de arena de 3 cables de exten- 



bahía de manila. 151 

Sion al ESE., se encuentran algunas piedras sobre la costa. 

Durante la noche, el faro del Corregidor, que se vé á 20 
millas (se dice visible á 25 millas), facilita con tiempo claro 
la recalada sobre la entrada de la bahía; y al hallarse al E. 
de la isla, guia para pasar por el N. de los bajos de San 
Nicolás, y hasta que se vea la farola de Manila ó la de pun* 
ta Sangley. 

Rebasados los bajos de San Nicolás, el braceaje disminu- 
ye gradualmente hacia la costa del fondo de la bahía; y el 
sólo peligro que hay que temer desde aquellos bajos al fon- 
deadero de Manila, es la barra del rio Pasig, que forma un pe- 
queño banco que avanza unos 6 cables al O. del malecón del 
N., con sondas desde 3,3 á 6,6 metros arena en su cantil O. 

Para evitar cualquier accidente al acercarse al fondea- 
dero, se procurará mantener la farola de Pasig; de modo 
que demore en el primer cuadrante, antes de llegar á 14 
metros; y conservándola así se seguirá, hasta que la torre 
de la catedral demora también en el primer cuadrante, pero 
sin que pase nada del ENE. para el E. y la hacienda de Na- 
botos al N.; pero si no se distinguen estos objetos, será pru- 
dente fondear desde que el escandallo acuse 13 ó 14 metros 
de fondo. Como la cúpula de la catedral no existe desde el 
terremoto del año 1863 (1), la iglesia pintada de blanco de 
Santo Doming-o, es la mejor marca para la entrada y salida, 
j un excelente punto de marcación hasta 20 millas de dis- 
tancia. 

Sobre la elección de la boca que debe tomarse , parece 
que la del N, ó Boca Chica es sólo preferible durante la 
monzón del SO., cuando esta se halla bien entablada; pero 
al principio y fin de esta monzón, la derrota directa por el 
S. ó Boca Grande es más conveniente, porque al quedarse la 



(1) Este violento terremoto acaecitio el 3 de Junio de 1863, en la corta duración 
de medio minuto á las 7 j 31 minutos do la tarde, después de un dia de pesado bo- 
cborno, destruyó en gran parte los mejores edificios; se arruinaron completamente 
€l Palacio, la Catedral, los cuarfceles y casi todos los edificios públicos. Las pocas 
casas particulares que no desaparecieron, quedaron resentidas: murieron 400 per- 
sonas, y hubo 2.000 heridos; calculándose las perdidas en 8.C00.0O0 de duros. 



152 DERROTEJRO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. L 

virazón del SO., probablemente por la tarde y próximos á la 
costa K, se entablarán los terrales de aquella parte, con los 
cuales podrá montarse el Corregidor y tal vez prolongar la 
vuelta del primer cuadrante hasta casi el fondeadero de Ma- 
nila, ó barloventear con terral más fresco que sobre la costa 
O. También en la monzón del NE. es más ventajoso el paso 
por Boca Grande^ por ser más ancha para bordear y tener 
la corriente monos fuerza, y hallarse más á barlovento para 
poder montar á Pulo Caballo al llamarse el viento al terral, 
que sobre la costa S. suele soplar del E. y SE. 

Dordear. Con viento de proa se puede entrar por las dos 
bocas. Cuando la monzón del NE. está entablada y no sopla 
con gran fuerza, de tres á cuatro de la tarde suele saltar el 
viento fresco del E., dentro de la bahía, el cual sopla más 
fresco fuera del Corregidor, obligando á los buques que in- 
tentan tomar la bahía, el bordear sobre la boca con un rizo 
á las gavias; pero como este terral cambia á media noche ó 
á la madrugada para llamarse más al N., fácil es apro- 
vechar el cambio, para hacer camino en demanda del 
fondeadero. 

Si por el contrario, hay brisote, entonces el viento es 
frescachón en la boca, y solo aprovechando la marea entran- 
te, se puede intentar el ascenso á la bahía por los buques 
grandes, pues los pequeños sólo lo hacen por el canal más 
estrecho, del N. del Corregidor, con objeto de fondear en la 
costa tan pronto como cambien la marea para afuera: en 
este caso, muchos buques costeros y algunos de travesía, 
prácticos de la localidad se dirigen al fondeadero de Mari- 
veles, en donde sin dificultad ni peligro, esperan la calma- 
da, y se evitan así el exponerse á averías en el aparejo, y 
á un incesante trabajo en las bordadas, sin adelantar 
gran cosa. 

Cuando se toma la boca del N. con marea vaciante, se 
evitará bordear al SO. del Corregidor, barloventeando sobre 
bordos cortos sobre la costa al N. de la fuerza de los hileros 
de la corriente. 

Si se toma la del S. , se maniobrará del mismo modo y 



BAHÍA DE MANILA. 153 

€011 el mismo objeto de separarse de la fuerza de la corrien- 
te, barloventeando sobre la costa del S. entre las puntas de 
Fuego y Limbones con bordos cortos para abrirse lo menos 
posible, hasta que bien atracados á dicha costa, entre por la 
tarde el viento E. ó SE., con el que se montara con facili- 
dad á Pulo Caballo, dejándose ir con el SE. del bordo del 
primer cuadrante, en buena vela, pues dá para montar é ir 
francos de la punta de Limay, lo cual conseguido, se conti- 
nuará en los mismos términos hasta que encontrado el ter- 
ral del N- se dirigirá á la barra de Manila con viento mane- 
jable. Desde que se va franco de punta Limay, aunque role 
el viento al E., se acostumbra á continuar la vuelta del pri- 
mer cuadrante hasta los 15 ó 13 metros de agua en que se 
puede fondear si el viento está muy fresco ó se queda calma, 
levando para dirigirse á la barra en cuanto entre el viento 
delN. 

Si al hallarse en Boca Grande y de través con las tier- 
ras altas de Pico de Loro hubiera que seguir bordeando 
á montar los bajos de San Nicolás, se cuidará del placer 
que sale de Marigondon, y del banco de San Nicolás, que se 
extiende gradualmente al SO. á unirse con aquel, de modo 
que cuando se va}' a de la vuelta de Marigondon, se tomará 
la del O. al sondar 22 y 24 metros, y al hallarse más al N. 
cerca de los bajos de San Nicolás, cuando se sonden de 27 
á 29 metros, no debiendo llegar á ponerse NS. con el monte 
Arayat, en cuyo meridiano se sondan de 12 á 18 metros de 
fondo por esta parte. 

Después de montado el Corregidor se presenta un gran 
espacio en la bahía para bordear, sin otro peligro que los 
bajos de San Nicolás, fáciles de evitar por los muchos pun- 
tos marcables que se tienen á la vista; durante el dia la en- 
filacion de la Monja con la costa N. del Corregidor marca 
el límite S. de las bordadas de la vuelta de los expresados 
bajos de San Nicolás; de noche se tendrá cuidado de no 
pasar nada al O. de la demora S- 65*^ O. del faro del Corre- 
gidor, teniendo presente que las mareas abaten sobre aque- 
llos bajos y también sobre la punta Cáucave. 



154 DERROTERO DEL ARCIIÍPIÉLÁGO FILIPINO. CAP. 1. 

Cuando se sigan las bordadas de la vuelta del O. se pro- 
cura no rendirlas muy cerca de la costa en las proximidades 
á punta Cáucave, manteniéndose si es de noche en la parte 
alambrada de Pulo Caballo cuando se vaya de la vuelta 
sobre esta punta. 

Sobre las ventajas de barloventear sobre la costa N. 6 
sobre la costa E. de la bahía, parece que, después de lo 
dicho sobre los vientos en la bahía cuando la monzón del 
NE. está bien entablada, lo más ventajoso será atracar la 
costa N. de la bahía, en la que las brisas soplan general- 
mente del primer cuadrante durante el dia, y en donde 
desde media noche en adelante se entablan los terrales 
frescos de la parte de la Pampanga. 

Doblada la punta Limay puede dejarse caer el ancla 
sobre la costa en fondo arena, y alE, del morro de Orion, 
á 2 millas escasas do la costa; entre 17 y 13 metros de 
fondo se tiene un buen tenedero abrigado de los vientos del 
tercer cuadrante. 

Sobre esta costa y para el N. suele haber gran número 
de corrales colocados á larga distancia de la orilla, y con- 
vendrá tenerlo presente para no prolongar demasiado las 
bordadas en dirección de estas pesquerías, aunque no hay 
peligro en embestirlas por hallarse construidas de cañas si 
la sonda no indica poco fondo. 

Al principio y fin de la monzón del NE. suele soplar el 
viento del SE., S. y SO., y en estas épocas convendrá más 
aguantarse sobre la costa E. de la bahía y barloventear 
sobre bordes cortos á montar los bajos de San Nicolás, que 
se salvarán con las enfilacíones dadas en la pág. 130 ; do- 
blados estos bajos por el N. y corriendo sobre la costa de 
Cavite con el viento de la parte del S. podrá cojerse fácil- 
mente el fondeadero de Manila 

Cuando se entre en la bahía de Manila bajo un tiempo 
duro del O., con el buque con averías ó con poca seguridad 
en sus amarras, deberá dirigirse directamente á la ensenada 
de Cañacao y dar fondo allí á una ó dos anclas (NE-SOO, 
por 7,2 metros sobre su boca 6 más adentro según su calado.. 



bahía de manila. 155 

Una vez en este fondeadero se encuentra seguro y en 
posición de ser visitado ]y socorrido prontamente, mientras 
que en Manila esto sería difícil á causa del mal estado de la 
barra con los vendavales. 

Al salir de noche de la bahía y dirigirse á desembocar 
por Boca Chica hay que ir con cuidado; particularmente en 
noches claras, las sierras de Mariveles se presentan muy 
distantes y lo mismo la tierra baja que forma la costa, y no 
han sido pocos los buques que han varado en la punta Cáu- 
cave por efecto del mirage. 

Para evitar este peligro convendrá aproximarse al Cor- 
regidor, que es limpio por toda su costa N., y buscar las 
luces de su fondeadero, lo que facilita en extremo el paso de 
los buques por este canal N- desde que se entra en el sector 
no alumbrado del faro de Pulo Caballo, que comprende por 
€sta parte desde el N- 11' K hasta el N. Gl"* O. 

lia ciudad de Bianila, fundada por Legaspi en 1571, 
es la capital del Archipiélago filipino y la residencia del go- 
bierno español en las posesiones de Asia, está dividida en 
ciudad murada y en ciudad abierta ó arrabales (1). La po- 
blación murada tiene 3.510 metros de circunferencia, 1.080 
de longitud y 626 en su mayor anchura. Está rodeada de 
una muralla bastionada con sus correspondientes fosos y 
contrafosos, teniendo ocho puertas, algunas de ellas con 
buenos puentes levadizos: está limitada al O. por la mar, al 
E. por una vasta llanura y al N. el rio Pasig la separa de 
la población comercial, con la cual comunica por el puente 
de Binondo. La ciudad murada se halla habitada princi- 
palmente por los españoles que ocupan empleos públicos; 
su aspecto es monótono y triste; sus calles, perfectamente ti- 
radas a cordel, con aceras da granito; las casas vastas y es- 
paciosas, están edificadas en condiciones particulares para 
resistir á los temblores de tierra, tan frecuentes en esta par- 



(1) Ea estos arrabales que se componen de los pueblos titulado! Binondo, Sn» 
José ó Trozo, Santa Cruz, Quiapo, San Miguel y Tondo, que forman parte de 1^ 
capital, es donde verdad«rament« está el núcleo de k población de Manila. 



156 DERROTEBO BEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. I. 

te del mundo. En la ciudad murada es donde existen los 
conventos, el palacio episcopal, las diferentes administra- 
ciones, la aduana europea, el palacio del gobernador, los 
hospitales y la cindadela que domina las dos poblaciones; 
varios de estos edificios se hallan hoy arruinados á conse- 
cuencia del teiremoto de 1863. 

Binondo, al otro lado del rio, es por su importancia el 
primer pueblo de las islas Filipinas después de la capital, y 
mercantilmente hablando aun la tiene más que ella, porque 
en dicho arrabal está centralizada toda la vida del comer- 
cio nacional y extranjero de la plaza; también se hallan en 
él la Administración central de rentas estancadas, los alma- 
cenes generales de tabaco destinados á la exportación y al 
interior y la Administración de Hacienda de la provincia; 
los dos tercios de las casas son de piedra y de ladrillos te- 
chadas de tejas; y el otro tercio, son casas de indios, de ma- 
dera, cubiertas de ñipa. Varios muelles se abren en los mu- 
rallones que encauzan el rio, asi como en los numerosos ca- 
nales que entrecortan el pueblo. La aduana china y todos 
los grandes establecimientos industriales están en Binondo, 
cuyo movimiento comercial es considerable. 

La población de la provincia de Manila, según el censo 
del año 1873 resultó tener, Manila propiamente dicha, 
10.629 almas; arrabales y pueblos, 215.661; puerto, rio y 
bahía, 4.159; total de almas, 230.449, con la clasificación 
siguiente: De origen europeo, nacionales 4.329; extranjeros, 
152; total, 4,481, Chinos de todas clases, total, 15.157. Po- 
blación indígena, indios 160.896; mestizos españoles, 3.849; 
mestizos de Sangley, 46.066; total general, 210.811. 

Según el censo á que nos referimos, la provincia se sub- 
divide en los pueblos siguientes: Distrito municipal -^Ma- 
nila^ ciudad con 10.000 habitantes. — Binondo con San José^ 
é2M5.'^SantaGruz^ con 15 barrios, 14.258. — Tondo, con 18 
Ídem, 26.366. — Quiapo con dos id., 6,0o2.— Matate con 4 id. 
Q*092.—Parañaque con Malihay y 13 id., 14.394.— jPinecía 
con 7 id,, 7.400. — Lat Pinas con 2 id., 4.342.~áían Fernan- 
do de Dilno, con Peña Francia^ 7.484. — Santa Ana con tres 



BAHÍA BE MANILA. iST 

i4, 6.000. — Sfin Pedro Maoati con 5 id., 5.030.— Pí^si^ con 
21 id., 20.936.— Paíeros con 3 id., d.llS.^Taguig con 11 id., 
12.674. — Muting-Lupa con 4 id., 3.698. — Pandancan^ 5.748« 
— Mariquina con 17 id., 10.898. — San Mateo con 3 íd.^ 
€.776. — Caloocan con 22 id., 8.058. — Tambobo con 25 
id., 27.339. — Ifavotaacon 9 id., ISlñZ^Novaliches con nae- 
ve, id., 2.434. 

En Manila se fabrica telas de seda y de algodón, batis- 
ta, muebles, carruajes, bisutería y cigarros; hay grandes 
fábricas de tabacos, de curtidos de cuero , de loza, de corde- 
lerías en donde se hacen la jarcia de abacá, de destilar el 
Tino de ñipa, de sombreros de paja muy estimados, de pe- 
tacas, etc. 

El cabotaje se hace en pequeños buques de vela y algu- 
nos vapores que trasportan á todos los puntos del archipié- 
lago las mercancías llevadas á Manila por los buques de 
^Ita mar y vuelven con los productos agrícolas é industria- 
les de las provincias. 

La exportación en Manila para todos los puertos habili- 
tados de China, se compone de los artículos siguientes: Ar- 
roz limpio y en cascara (palay), sibucao, azúcar en bruto, 
aceite de coco, añil, balate, taclovo, nidos de salanganes, 
aletas de tiburón, ébano y otras maderas finas, nervios y 
pieles de venado, cueros de carabao, vacas y caballoi?, al- 
godón en rama, oro en polvo, carey, concha, nácar, perlas 
y otros muchos artículos, productos de estas islas. 

El comercio con la madre patria es el azúcar en bayones, 
café, palo campeche, pieles de buey, añil, abacá, muy poco 
maguey, concha, clavo, canela y otros géneros de China y 
trasporte del tabaco consignado para el gobierno de la 
Metrópoli. 

El comercio con el extranjero es azúcar, café, añil, cue- 
ros, tabaco elaborado y en rama, concha, nácar, carey, aba- 
cá en rama y en jarcia, aceite de coco, algodón en rama y 
sibucao. 

Para Joló se exporta arroz superior, azúcar de la peor 
calidad^ tabaco en hojas, de Visayas, que se vende á bajo 



158 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. I. 

precio, aceite de coco, telas de algodón con fondo colorado, 
opio, loza, útiles da cocina y otros artículos de poco yalor. 
De esta isla se trasporta nidos de salanganes que en China 
se paga cerca de dos veces su peso en plata, concha de tor- 
tuga, balate, nácar, cera, oro y perlas. 

De Europa se importa hierro, acero, cobre en planchas, 
anclas, cadenas, pintura, aceite de linaza, idem de oliva, to- 
da clase de tejidos de algodón, hilo y lana, comestibles en 
conserva, vinos y aguardiente, petróleo, carbón de piedra, 
loza y cristalería, toda clase de quincalla, papel para impri- 
mir y para escribir, naipes, frutas en conserva y otros dife- 
rentes artículos más. 

En 1874, el valor de los géneros importados de España 
y del extranjero ascendió á 13.704.254 pesos; y el de los 
exportados en el mismo año fué de 17.302.977 pesos. Del to- 
tal de los expresados valores corresponden 21.468.833 pesos 
ala Gran Bretaña y sus posesiones, 5,386.291 pesos á los 
Estados-Unidos y 2.052.961 pesos á España; lo restante se 
distribuye entre China, Cochinchina y el Japón, Holanda y 
sus posesiones, Portugal y sus posesiones, Alemania y Fran- 
cia; habiendo sido el movimiento de los buques entrados y 
salidos en el puerto de Manila el mismo año 1874 de 438, de 
los cuales 225 buques fueron nacionales y 213 extranje- 
ros (1). 

Recurso». En Manila se encuentran recursos de toda 
clase: Los víveres frescos aunque no tan baratos como en 
otra época anterior, lo son más que en Europa, las conser- 
vas alimenticias procedentes de ésta, son algo más caras. 
La carne de vaca es buena, los cerdos, aves de corral y ve- 
jetales, son también buenos y á precios arreglados, pero no 



(l) Los puertos habilitados en las islas Filipinas para el comercio nnlrcrsal 
de importación y exportación son las siguientes: 

lilm de Zuzon,-^M de Manila. — El de Sual, en la prorincia de Pangasinan j 
el de Legaspi, eu la de Albay/ 

Isla Visayas.-^M da Cebú.— El de Ilo-ilo, isla de Panaj.— El de Taclo» 
ban, isla de Ley te. 

lila de Mindanaü.-^'EiáeZíLmhoñJSga.* 



BAHÍA DE MANILA. 459 

abundan, por el contrario la fruta se encuentra en gran can* 
tidad y barata. 

Puede adquirirse carbón de todas clases; el de Welsh 4 
14 pesos fuertes la tonelada, y el de Neucastle y Australia 
son más baratos. 

Aguada. Los buques surtos en la bahía pueden rellenar 
la aguada, mandando sus embarcaciones al rio basta el 
puente colgado, ó cinco 6 seis millas adentro donde se en- 
cuentra buena; siendo la mejor ocasión para verificar esta 
operación en la hora de la bajamar: si no se quisiera em- 
plear las eaibarcaciones propias se encargará con alguna 
anticipación á los que se dedican á este comercio. 

El agua de la población es salobre, excepto la de lluvias 
que se conserva en algibes. 

liena. Este artículo escasea en esta ciudad y en la de 
Cavite; la traen del interior y de Miraveles para el consuma 
de estas poblaciones. 



CAPÍTULO II 

COSTA O. DE LUZON. 

VARIACIÓN DE I^ AGUJA, 0«»— 30/ NE. EN 1875. 



%m eosta entre la punta Cochinos, extremidad SO. del 
puerto de Mariveles y la punta de Hornos, forma un seno 
intermediado por una punta llamada Talayo, de piedra, baja 
ó que lo parece, comparada con el elevado monte de la de 
Lechónos y la amogotada de Hornos. La punta Talayo divi- 
de al seno principal en otros dos menores bastante honda- 
bles; el oriental se halla comprendido entre la punta Pagta- 
panan, que demora á unos 3 J cables al O. de la de Lechó- 
nos 6 Cochinos y la de Talayo, y el occidental entre esta y 
la de Hornos. Delante de estos pequeños senos se sondan de- 
23 á 33 metros de fondo arena. 

E«a punta de Hornos, formada por la vertiente occi- 
dental de la sierra de Mariveles, es de mediana altura, amo- 
gotada y muy acantilada; tiene una caverna en su base que- 
le da la apariencia de su nombre. Su costa O. corre hacia el 
N., con varias rocas ó farallones sueltos muy próximos á 
tierra, y pegados a ellos se encuentran de 28 á 15 metros de 
agua. 

La costa que desde punta de Hornos corre 1 milla al 
NO. i O. hasta Pulo Cabagan se halla también dividida en 
dos ensenadas de mucho braceaje por una aguda punta in- 
termedia, y está formada de frontones altos y tajados do 
piedra con arboleda. 

Pulo Caisagan es una elevada y amogotada roca muy 
notable, de fondo acantilado, que se halla unida por una 



COSTA O. DE LUZON. 161 

restinga á la punta frontón contiguo. Al O. de Pulo Cabá- 
ganhay un fondeadero con 33 metros fango, mu}^ frecuen- 
tado por las embarcaciones de cabotaje; pero cuando el 
viento sopla con fuerza es muy incómodo, 

lia punta Cabalan presenta sobre una meseta de pie- 
dra varias pirámides y desmoronamientos de rocas, que vis- 
tos de fuera parecen farallones; son de color amarillo y entre 
ellos hay uno alto y agudo muy notable. 

Entre esta punta y su inmediata al N. de Guay se abre 
un gran seno formado de frontones tajados, á cuya parte N. 
hay una pequeña ensenada abierta al SE., con 13 á 6,6 
metros de braceaje, que presenta un buen abrigo para pe- 
queñas embarcaciones, aunque para tomarla hay que ir por 
la medianía de un canal entre piedras; la punta O. de este 
pequeño fondeadero es negra, con cantos rodados á su pié^ 
y la del E,, llamada de Talain, es alta, cortada á pico y 
amarillosa. 

Ija punta CSruay 6 Ouayan es una aguda y descarnada 
punta de piedra de color amarillo, con una meseta al pié y 
un agujero que la taladra, que presenta un pequeño frente 
al OSO., con una limpia playa abierta al SO. entre costa de 
piedra. 

Eia ensenada de Ciruay es un buen fondeadero durante 
la monzón del NE., y muy frecuentado por los buques prác- 
ticos de la localidad que conocen los lugares propios de es- 
cala para entrar en la bahía de Manila en la estación de los 
E. frescachones, aprovechando la fuerte corriente de la 
marea. 

De la parte SE. de la ensenada arranca un arrecife de 
piedra muy acantilado que corre hacia el SO., extendiéndo- 
se cosa de un cable para fuera de la punta oriental de Guay, 
con varias rocas sobre el que velan. Otro arrecife también 
de piedra, sin cantil, bordea la parte occidental ó NO. de la 
ensenada, que se extiende muy afuera del trozo de costa que 
corre al O. hacia punta Luzon y termina como al SSO. de la 
punta O. de la playa que limita por esta parte la ensenada. 
El fondo entre estos dos arrecifes es de 20 á 10 metros y 

11 



162 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. II. 

6,6 metros arena en la parte interior; pero no hay necesidad 
4e penetrar á ella para quedar muy bien abrigado* 

Al E. de la playa desagua un riachuelo con muy buen 
agua. 

Desde la ensenada de Guay sigue la costa al ONO., 
compuesta de frontones altos de roca desmoronados, hasta 
poco más que á media distancia á punta Luzon, en donde 
empieza á ser algo más baja, irregular y con escarpados 
de roca. 

lia punta Eiuseoh es una punta de piedra de mediana 
altura, cortada á pico, con algún arbolado en la parte supe- 
rior; está rodeada de piedras que desatracan menos de 1 ca- 
ble, lo mismo que la punta inmediata al N.^, llamada Zuinac- 
gua, entre las cuales se forma una pequeña playa de arena, 
por la que desagua un riachuelo. 

A 1 cable de este frontón se sondan de 13 á 10 metros de 
fondo fango, y de aquí para tierra el fondo es sucio de 
rocas. 

Mm costa en general , desde la punta Lechónos á la 
de Hornos, es alta, tajada, de piedra y acantilada, siendo 
fácil á los buques que bordeen por esta parte reconocer los 
lugares con la inspección de la carta. La línea de sonda en- 
tre ambas puntas es de 20 á 32 metros. Desde la punta de 
Hornos á la de Luzon, la costa se compone de una sucesión 
de frontones de piedra escarpados y playas bajas que for- 
man senos de más 6 menos consideración , ya de arena, ya 
de piedras pequeñas. Las tierras 6 colinas cubiertas de ve- 
getación que la forman, van disminuyendo suavemente de 
altura de uno á otro punto. Sus proximidades son limpias, 
y puede fondearse sobre ella durante la monzón del NE., 
pues sólo al frente de las puntas salen algunas piedras y 
bajos fondos que se separan muy poco de ellas. La línea de 
sonda á muy corta distancia por delante» y entre estas pun- 
tas, es de 46 á 67 metros fango, y más afuera á 3 i millas de 
tierra, se encuentra 83 metros fango. 
_ Desde la punta Quinagua á la nombrada de Canas, la 
costa forma un seno, que frontones de piedra lo dividen en 



COSTA O. DE LUZON. JC3 

pequeños arenales, encontrándose en el del medio un ria- 
chuelo de buen agua; dicho seno es limpio con sondas de 13 
á 15 metros de fondo entre puntas; las tierras que lo limitan 
son bajas, cubiertas de arbolado, y forman pequeñas colinas 
sobre las puntas salientes. Desde la punta Cañas prosigue 
la costa hasta el pantalan y visita de Bagac, alternada de 
frontones y puntas de piedra, siendo los principales los lla- 
mados de Caibalo, Sayasan y la punta Saisain, y las tierras 
son de mediana altura y siempre cubiertas de arbolado. To- 
das estas puntas despiden piedras, que no se separan más 
de 2 cables de tierra. Entre punta Cañas y Bagac, se sondan 
de 50 á 33 metros. 

Wjm ensenada de Bagae tiene 3 millas de ancho y 1 
milla de profundidad ; se halla abierta al SO. y puede fon-^ 
dearse frente á la visita <5 pueblo del mismo nombre, próxi- 
mo al pantalan en 10 á 20 metros, arena fina, abrigado de 
los vientos del primero y segundo cuadrante, pefo entera- 
mente descubierto de los del tercero y cuarto. El dicho pan- 
talan 6 muelle se halla en el último seno de Bagac, sobre un 
arenal de alguna extensión. Las tierras que forman la ense- 
nada de Bagac son muy bajas, y el fondo delante de ella es 
de 50 metros arena, y de 75 metros á 6 millas de su costa. 

Desde el pantalan de Bagac á pulo Ñapó, la costa vá ele- 
vándose y continúa alternada de puntas de piedra y playas 
de arena con fondo hondable de arena, que disminuye sua- 
vemente hasta la orilla. 

Pulo ]Vap6 es un islote que avanza al frente de la 
punta de su nombre, rodeado de un pequeño arrecife que lo 
une á la costa. 

Entre este islote y la punta Canteguan, la costa mete un 
poco; y como al OSO. de esta última punta, sale un restinga 
de piedra de 2 cables de extensión, con una roca visible en 
su extremidad. La sonda entre estas puntas es de 0,6 á 20 
metros, fondo arena. 

Desde la punta Canteguan á la de Ilinin, la costa es baja, 
cubierta de arbolado, y forma varias inflexiones con pla- 
yas de arena. La contornea un arrecife que sale 3 | cables 



164 DEREOTERO BEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CÁF. IL 

para faera, y se extiende cerca de 1 milla sobre la punta in- 
mediata al NO. del pueblo de Morón, en donde estrechándo- 
se y rodeando la punta Ilinin, termina en la punta meridio- 
nal del puertecito de Binanga. En el cantil de este arrecife 
se sondan de 10 á 17 metros de agua. 

, Delante de la población de Morón forma el arrecife un 
pozQ de arena limpia hasta la playa, con fondo, que dismi- 
nuye progresivamente desde 13 metros á 1,6 metros cerca 
de la boca de un riachuelo, en el que puede dejarse caer el 
ancla. 

ElPuertodeBinangáóliliiiaiigas, en el cual des- 
agua el rio Binangá, está situado á 4 millas al SE. de la 
bahia de Subic; es muy pequeño y se halla abrigado de 
todos los vientos, excepto de los del O. y OSO: su fondo Ta- 
rta desde 20 y 22 metros á su entrada, á 6,6 y 8 metros are- 
na fina en el interior del puerto. Para tomarlo, deberá gober- 
narse al E. á medio canal, á pasar entre puntas, evitando las 
restingas que éstos despiden; fondeando al coger 7 ú 8 me- 
tros, arena, al marcar la punta S. de la entrada al OSO. 
Este puerto, desde el cual se ve el pueblo de Binangá, es 
solo propio para pequeñas embarcaciones, á causa de sus pe- 
queñas dimensiones. 

Las puntas que determinan su entrada son: la de Binan- 
gá en la parte N., y la de Ilinin, en la parte S,; además hay 
cinco puntas notables dentro del puerto, cuya descripción es 
como sigue: Desde punta Binangá, corre la costa metiendo 
para el puerto de este nombre al SE. | E. próximamente; 
á unos 6 cables de ella hay un frontón de piedra, desde el 
cual las tierras continúan al S. 71. E. hacia el fondo del 
puerto y hacia otra punta que está á 1 milla larga de di- 
cho frontón: toda esta porción de costa se halla cubierta de 
arbolado de regular altura y está formada de piedra suelta 
y cortos arenales con atracada sucia. Desde esta última 
punta, que es la que más sale y promedia la costa N. del 
puerto, demora otra próxima al saco NE. del mismo, 
al N. 86^ E., y dista de ella 8 cables; la costa y tierras 
comprendidas entre ellas, son iguales á la anteriormente 



COSTA O. DE LUZON. 165 

descrita; y siguen hacia el E. hasta- el arenal que forma el 
fondo del puerto^ el cual corre NS. Por él desemboca el rio 
Binangá, que viene del interior, corriendo una vega formada 
por la continuación de las colinas de las costas del puerto 
que siguen hacia dentro de las tierras: dicho arenal se inter- 
rumpe por dos frontones de piedra, siendo el más notable el 
del N, que es muy tajado^ formando seguidamente un seno^ 
también de arenal^ que va redondeando á concluir en las pie- 
dras y frontón de otra punta, distante del anterior 7 cables 
cortos, al SO. I O., donde vuelve á aparecer la costa alta y 
escarpada corriendo al N. 84** O., hasta otro frontón que se 
halla á 9 cables al O.: este último frontón está muy próximo 
y á la parte oriental de la segunda punta que se encuentra 
en la costa S. de la entrada del puerto, la cual demora de la 
de Ilinin, primera de la entrada en dicha costa S., al 
N. 29 E.: la extensión de costa comprendida entre las dos, 
es bastante seguida y sucia de arrecifes, que empezando 
alE. de la primera, sale al frente de la de Ilinin, cosa de 2 
cables, sondándose entonces 13 metros. 

Sondas. Entre las puntas Binaugá y la de Ilinin que 
forman la entrada del puerto, se sondan de fuera á fuera de 
sus arrecifes 8 y 13 metros sobre los cantiles y 23 metros á 
medio canal; entre las puntas interiores del puerto hay 33 me- 
ros de agua en los cantiles de las piedras que las terminan, 
y 20, 15 y 10 metros sucesivamente entre ellas á medio ca- 
nal entrando en el puerto, de 6,6 á 8 metros, arena, en el fon- 
deadero, y 3,3 metros cerca de las playas del interior. 

Puerto de Subie (1). La entrada de este puerto, com- 
prendido entre la punta Camayan al R y las tierras altas de 
la punta Sampaloc al O., está dividida en dos partes por la 
isla Grande ó pulo Malaqui, rodeada de arrecifes que se es- 
tienden 3 cables hacia el S. El paso del E. de la isla se 
halla excesivamente reducido por los arrecifes y los bancos 
que rodean á la isla y á la punta Camayan, y aunque en me- 



(1) Véase el plano del puerto de Subic, núm, 323, publicado por el Depósito 
hidrográfico el uño lBG(j, 



166 DERROTERO DEL ARCmPIELAOO FILIPINO, CAP. II. 

dio del canal se sondan 13 metros, no es propio sino para pe- 
queñas embarcaciones- El del O. es limpio con 52 y 33 me- 
tros, fondo que va disminuyendo á medida que se va entran- 
do en el puerto; sin embargo, convendrá atracar la costa de 
babor cuando se vaya para adentro. Esta bahia se interna 
hacia el N. 1 millas, siendo su ancho medio de 3 millas, y 
forma dos puertos excelentes; uno al NO. llamado ensenada 
del Caguán y otro en su costa R llamado seno de Olanapó. 
Los buques de todos tamaños pueden anclar en el primerot 
fondeando entre 12 y 18 metros fango, resguardados de todos 
los vientos, aunque los del SO. levantan alguna marejada. El 
fondeadero de Olanapó, es tan abrigado y seguro, que es al 
que con preferencia deben dirijirse los buques que entran con 
averias ó huyendo de algún baguio: se fondeará en él en- 
tre 16 y 25 metros, fango, hacia su parte N. 

Cuando se vaya á tomar este fondeadero, se tendrá cui- 
dado de desatracar la punta Cuby ceñida de un ancho arre- 
cife, y de toda la costa S. interior del puerto, á causa de los 
bajos Carrasco y Caimán que vela, y se halla situado esta 
último en medio del puerto. 

Infteriar Ael puerto^ La isla Grande ó Pulo Málaqui^ 
que divide la entrada de la bahía, es de altura regular, con 
mucho arbolado, rodeada de arrecifes y bajo-fondo que se 
extiende á distancia de 1 á 2 cables; al S. de ella avanza otra 
pequeña isla que le está unida por un arenal y arrecife 
43tnegadizo. 

La punta Biniptican^ casi fuera de la entrada del puerta 
y primera que se encuentra en la costa occidental, es de re- 
gular altura, escarpada de piedra y rodeado de grandísimos 
pedruscos sueltos. 

La punta Mmmang es de piedra escarpada y con una 
laja á su frente, que sale á distancia de 16 6 20 metros. 

La costa comprendida desde costa Biniptican hasta la 
punta y rio Agosoon ó sea una extensión de 4 millas, m 
una alternativa de frontones de piedra y arenales entrantes 
con riachuelos, coronado todo por colinas con algún arbolado 
5in que en todo este espacio se encuentre variación alguna 



COSTA O. DE LUZON. 167 

que llame la atención ni salga de la uniformidad que hemos 
expresado hasta punta Agosoon, en donde ya la costa de 
playa empieza á ser seguida, desembocando por ella varios 
esteros y el rio Agosoon, que forma una isleta baja de arena 
y mangles, con varios canales que se internan en el interior 
á través de aquellos manglares y tierras bajas. 

La punta PeíamH es un corto trozo de piedra, á la caída 
de una colina de regular altura. 

La punta Mambdsco es la punta S. de la ensenada de Ca- 
guán y se halla en la costa O. del puerto- 

La punta Caguán es de piedra y en su inmediación y 
al O. de ella desagua uno de los brazos del rio Caguán. 

Eim ensenada de Caguán se halla al NO. del puerto, 
comprendida entre la punta Cabangan que se encuentra en 
el fondo de él, y la de Manibasco, donde la costa que viene 
del S, mete á buscar el fondo del seno; este lo forman tier- 
ras de mediana altura con bastante arbolado, sobresaliendo 
las colinas de las puntas Cabangan, Caguán y Apalit, que 
son de piedra, redondas y separadas por arenales con poca in- 
flexión entrante. En el fondo de punta Caguán desagua po- 
des bocas el rio de este nombre, dejando entre ellas una is- 
lita baja de arena y mangles, al S. de la cual desagua á su 
vez el rio Matanip, que viene del O. por entre manglares y 
tierras anegadizas. Desde punta Matanip sigue la costa de 
playa de arena como al SSE hasta punta Manibasco, poco 
antes de la cual se encuentra el rio y punta Malabatoy. 

La punta Apalit, como hemos dicho, es de piedra, y la de 
Cabangan, también de piedra, es de mediana altura y cu- 
bierta de mucha vegetación. 

Ia punta Caiapaeuan se halla en la costa E. del 
puerto, y aunque de mediana altura, es la primera punta no- 
table que se encuentra hacia el fondo de él; está cubierta de 
vegetación, es de tierra y piedra con grandes cantos á su pié. 
Desde lo más S. de ella, siguen las tierras hacia el fondo del 
puerto, disminuyendo progresivamente de altura, dejando de 
ser la costa de piedra lastre, y cascajo poco más al N. dala 
punta Caiapaeuan, para continuar formada de playa de are* 



168 DERROTERO BEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. 11. 

na, encontrándose en su terminación el estero Empncat, y á 
la izquierda del pueblo de Subic el llamado de Balití entre 
tierras anegadizas y manglares, por los cuales desagua 
también un riachuelo á propósito para hacer U aguada los bu- 
ques que aquí fondean. 

Mjssí punta Asaan es de poca altura, escarpada y de pie- 
dra asperón blanca, formando dos frontones que divide un 
pequeñísimo arenal. 

Entre punta Calapacuan y Asaan se forma un seno de 
arenal, con arbolado á corta distancia de la orilla, desaguan- 
do por él y al E. de Asaan un riachuelo. 

Punta Mangaliniquin^ al ESE. de Asaan, es de corta al- 
tura y escarpada de piedra. 

El Farallón iMayang^a se halla próximamente en la 
mediania del puerto; es pequeño y sucio en sus proximida- 
des; al NO. de este islote, se encuentra una laja llamada 
JNambatalan, que es un gran pedrusco raso que queda cu- 
bierto en pleamar; entre los dos hay un angosto canal con S 
y 5 metros de agua. 

Eia Isla pequeña 6 pulo Jilonti^ es un islote de media- 
na altura con bastante arbolado, que se halla rodeado de un 
pequeño banco de arena y coral cubierto con 3 metros de 
agua, que se extiende 4 cables hacia el S. A la misma dis- 
tancia de 4 cables y al SSO. de la punta Cabangan, existe 
otro pequeño bajo de piedra de 5 metros de agua; así, pues,. 
para evitar estos peligros y los que rodean la isla Grande 
de la entrada, se tendrá cuidado de atracar siempre la cos- 
ta O. del puerto al dirijirse al interior de él. 

Entre pulo Monti ó isla pequeña y punta Calapacuan, 
hay unos pedruscos que velan. 

Se encuentran asimismo al S. de punta Mangaliniquin^. 
como también á la entrada del seno de Olanapó entre punta 
Cuby y Caladan, las piedras llamadas el Caimán, que velan 
igualmente, como queda dicho, y el bajo Carrasco, cubierto 
con 3'3 metros de agua. 

Punta Caladan. Está formada de grandes piedras sueU 
tas y farallones. 



COSTA o. DE LUZON. ' 169 

Punta RiTefa, es baja de arena. 

Desde punta Caladan á la de Rivera, la playa es baja de 
arena j muy seguida Al E. de la primera desagua el Gran 
estero de Macalaguit, que recibe como afluente en su me- 
diania el rio de Santa Rita, del que puede considerarse como 
un brazo el estero y como otro el que desagua por el seno 
N* de la ensenada de Olangapó, los cuales aislan la tierra 
comprendida entre ellos ó sea la costa N. de la ensenada 
dicha. 

Eia punta Alaealate es de regular altura, esta corona- 
da de árboles y se halla al N. de la ensenada de Olangapó. 

Eia Punta Ulacababay OS de piedra, está al E. de la 
anterior y entre los mangles de aquella parte del seno de 
Olongapó. 

La parte de la ensenada de Olongapó, comprendida des- 
de Macaiate hasta la orilla derecha del rio Biniptican, es un 
continuado manglar de configuración irregular, haciéndose 
notable, entro los esteros que allí se forman, la punta de 
piedra de Macababay: y al E. de Macaiate, hacia el fondo de 
la ensenada, corre el otro brazo del llamado Macalalaguit, 
que como ya hemos dicho, es uno de los desagües del rio 
Santa Rita. 

Desde la punta Macaiate á la de Rivera ú Olangapó, se 
comprende la costa O. del seno de este nombre, extensión 
que puede considerarse dividida en dos partes; la primera de 
manglar con varias entradas 6 esteros hasta el de Bojol-bo- 
jol; y la segunda de arenal que, corriendo al S.. tuerce des- 
pués á buscar la punta que lleva el nombre de la Ensenada 
ó de Rivera, siendo toda la parte descrita tierra rasa de mu- 
cha vegetación. 

lia punta lif aglaban es un frontón de piedra que se 
encuentra al N. de punta Quinalinan, de regular altura y 
cubierta de árboles, y en la costa R de la ensenada de Olan- 
gapó. Desde Quinalinan á Maglaban, forma la costa un sena 
de irregular configuración con mangles y playa en su fondo 
que corre un corto espacio NS., y por el que desagua el rio^ 
Quinalinan: también entre los manglares y tierras anega- 



170 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO- CAP. 11. 

dizas que siguen al N., se interna el estero Maclavan. 

Al S. 73^ E. de punta Olangapó ó Rivera, se encuentra la 
medianía de un frontón terminado al N. por la punta Quina- 
linan y al S. por la de Buton; y á 2 cables al S. de ésta 
se encuentra el rio de este nombre. Desde el frontón que for- 
man las dichas puntas, avanza hacia la punta Rivera un ar- 
recife de coral y piedra, dejando un paso acantilado de un 
cable de ancho, y 18 metros de fondo, entre el puerto de 
Olangapó y el hondable y pequeño seno de su parte N. 

La parte de costa comprendida entre punta Opac ó de la 
mancha blanca y Quinalinan, es playa de arenal, en la que 
desagua el rio Buton, sondándose en el cantil de ella 15 me- 
tros. Las alturas que desde Opac disminuyen hacia el fondo 
de la ensenada, vuelven desde aquí á elevarse y á buscar 
el frontón de Quinalinan, formando antes de llegar á la pun- 
ta de este nombre un trozo de costa de piedra, alto y cubier- 
to de arbolado. A 2 cables al NE. de Quinalinan se halla el 
rio de este nombre. 

Eia punta Opae se halla en la parte SE. del seno de 
Olangapó: es notable por una mancha blanca que forma la 
arcilla de que se compone; es alta, escarpada, de piedra y 
ún arbolado alguno. 

Punta nraeaban es un frontón de piedra y arcilla que 
está entre punta Cuby y Opac. 

Desde punta Nacaban corre la costa hasta punta Cuby 
casi EO. formando un playazo con una pequeña puntita de 
piedra hacia su mediania; todo este trozo de costa está cu- 
bierto de arbolado de regular altura: rebasada la punta Na- 
caban, meten para el SSE. las tierras de manglar á formar 
un pequeño saco de escaso y sucio braceaje y continúan re- 
dondeando hacia punta Opac con fondo cascajo en sus proxi- 
midades. 

Eia punta Oubr forma con la de Caladan la entrada del 
puerto de Olongapó, que tiene una y media milla de ancho y 
30 metros de fondo, fango; es sucia, de poca altura y forma- 
da de arcilla amarilla, destacando al NO, un arrecife de pie- 
dra y coral, de 6 cables de extensión y con 5 y 3,3 metros 



COSTA O. DE LÜZON. 171 

de fondo en el cantil que contorna el frontón O. hasta media 
milla al S. de la dicha punta Cuby, ó sea hasta la punta Po- 
macan; esta punta es de poca altura, de piedra escarpada y 
despide restinga á su frente. 

Eia punta Apalant es de poca altura, de piedra y con ár*- 
boles. 

lia punta UTaTasaii que se halla al S. de la anterior, es 
igualmente de piedra escarpada y tiene un mogote y restin- 
ga á su frente. 

Eia punta Camayanescomo las anteriores, de poca altu- 
ra^ escarpada, y la rodea un bajo fondo ó restinga que avan- 
za 4 cables al O.: forma con la isla Grande el canal E. de la 
entrada de la bahía de Subic; este paso tiene 3 cables de an- 
cho y 16 metros de fondo en la medianía del canal, y 6,6 me- 
tros de agua sobre los bajos fondos de una y otra banda que 
rodean á la punta Cgimayaa y al islote S, de la isla Grande. 

Ija punta Binangá que limita por el N. el puerta de 
este nombre, es de mediana altura, de color rojizo y se halla 
cubierta de arboleda. 

Desde punta Camayan á la de Binangá, la costa es de 
regular altura, muy igual y con arenal en su medianía 6 
fondo. 

El pueblo de jSuble, en la provincia de Zambales, situa- 
do en el fondo de la hermosa bahía de su nombre, es bas- 
tante saludable aunque algo destemplado; abunda en aguas 
potables y por sus inmediaciones corren los rios Baliti y 
Cuagadi: las producciones de su suelo se reducen al arroz y 
raíces farináceas; en sus bosques se encuentran buenas ma- 
deras de construcción: hay abundancia de venados y balate 
y otras cazas y pesca. 

Su población asciende á unos 2.500 habitantes dedicados 
á la industria de la pesca y al tráfico de lo sobrante de sus 
productos agrícolas. 

Desde Biniptican que forma la punta N- del puerto de Su- 
bic hasta la punta Zampaloc que demora de ella al S. 49** O., 
la costa es escarpada, limpia y hondable con algunos are- 
nales cortos y arboleda. 



172 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. II. 

Desde la' punta Zampaloc á la de Silangin continúa la 
costa escarpada, limpia y hondable, con colinas de bastante 
altura y varios frontones de piedra compuestos generalmen- 
te de pedr úseos grandísimos amontonados unos sobre otros; 
4iesde el vigia de Silanguin, algo para el S., la costa es árida 
y sin arbolado, pero después vuelve á presentarse cubierta 
de vejetacion más ó menos espesa como siempre- 

Como acabamos de manifestar, la porción de costa com- 
prendida entre las puntas Biniptican y la del vigia de Silan- 
guin, es limpia y muy hondable, sondándose 8,3 y 10 metros 
sobre las puntas, y de 23 á 53 metros arena entre ellas. 

Sondas. Sobre la porción de costa comprendida entre la 
punta de Hornos y el puerto de Subic, el fondo es grande 
pero muy variable. Se encuentran 25 y 33 metros cerca de 
tierra, entre la punta de Hornos y la de Ñapó, y 10 y 15 me- 
tros al N. de esta punta hasta Subic, en muchos puntos á 
media milla se encuentran grandes profundidades, asi es 
que se cogen 50 metros á una milla de punta de Hornos 
y 67 metros á media milla de punta de Luzon, y este mismo 
fondo á 5 millas al O. de Morón: parece también que el fondo 
de arena cesa sobre la punta Luzon, al S. de la cual y de- 
lante la entrada de la bahía de Manila, el fondo es fango. 

li» tierra d© Capones, 6 sea la extensión de costa que 
corre desde punta Silanguin á la de Capones, donde la costa 
de Luzon que viene de la bahía de Manila dobla para el N. 
es, como dijimos, punto de frecuente recalada para los bu- 
ques que procedentes de los puertos de China al NO. del ar- 
chipiélago y de todos los del N. de la isla, la atracan para 
ganar en la época de la monzón del NK la expresada ba- 
Ma, es también, como se infiere de la configuración de la 
costa, el punto que debe montarse con vientos del O., al de- 
jar á Manila con dirección á Macao, Cantón, Hong-Kong, etc. 

Sw asfioeto. Del interior de la isla de Luzon, se dirige 
como del NE. al SO. una cordillera de montañas que por su 
parte N. descansa sobre una rasa llanura y llega al mar 
abrazando una extensión de más de 8 millas, desde la punta 
Silanguin á la de Capones: este trozo de costa arrumbada 



COSTA O. DE LUZON. 173 

al N. 18' O., sin que destaque punta alguna que interrum- 
pa el viaje general de la costa, puesto que los senos y fron- 
tones parciales siguen el mismo rumbo, presenta un frente 
oscuro, alto, pedregoso é imponente, producido sin duda por 
la acción 6 corte ruinoso de la mar y los tiempos en la mis- 
ma cordillera, cuya prolongación se manifiesta aun en la mar 
por los islotes y farallones de que aquel espacio está sembra- 
do, con notables señales de su antigua formación. Al termi-- 
nar este frontón de Capones al N., después que entre sus 
puntas se abren cuatro buenos fondeaderos para NE. y te- 
mibles en la monzón del SO., que los bate, las montañas se 
apartan rápidamente al interior corriendo la expresada di- 
rección NR SO., y se presenta una extensa planicie suma- 
mente rasa que es lo que llaman los naturales Playa Hondi^ 
Esta playa sigue la misma dirección de la costa elevada, la 
cual todavía por incidente de su formación ó por la que an- 
tes tuvo la playa, presenta sobre esta, otra punta que des- 
cansa sobre la arena y parece desde la mar parte del fron- 
tón que mira al O. conocido por tierra de Capones. 

Punta Sfilanguin. En la costa occidental de Luzon, al N^ 
de la bahia de Manila, se forma un saco, cuya punta septen- 
trional avanza en nuestras cartas unas 22 millas más al O. 
que la punta Luzon, extremidad de la. estribación occidental 
de la sierra Mariveles: esta punta septentrional es la llama- 
da Silanguin, y es elevada, de piedra, sin árboles y muy 
limpia, sondándose 42 metros muy cerca de ella. 

Elnsenadas. La elevada y acantilada costa de Capones 
está entrecortada por cuatro pequeños, limpios y hondables 
senos, todos ellos abiertos al O. y SO., con malos tenederos 
llamados de Silanguin, Najajá, Talisain y Calaguaguin; los 
peñascos los Frailas, Tabones y Capones que se encuentran 
delante este trozo de costa, desatracan menos de 2 | millas 
de tierra; son elevados y puede navegarse entre ellos sin te- 
mor, exceptuando las proximidades de los Frailes que despi- 
den arrecifes de coral y conviene darles resguardo á menos' 
que no se pase entre éstos y la tierra, muy próximo de la 
punta Silanguin. 



174 DERROTEKO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. II. 

Im ensenada de Sllangutn tiene en su boca 5 cables 
de ancho y profundiza 1 | milla hacia el E.; sus costas son 
escarpadas y limpias y el braceaje de más de 33 metros, pie- 
dra hasta media ensenada, disminuye á 16 y 6 metros muy 
<^rca de la playa del fondo, en donde desaguan dos arroyue- 
los. La punta S. de esta ensenada, que toma el nombre de 
ella, está formada por un gran islote, limpio y acantilado, 
que se une á tierra firme por un arrecife de piedras muy es- 
trecho: alrededor de este islote de Silanguin y en el recodo 
que hay á su parte E., se encuentran 42 metros de fondo. En 
el fondo de esta ensenada hay un manantial de buen agua 
potable. 

Ijos Frailefl son seis peñascos muy próximos entre sí y 
rodeados de piedras, de los cuales el más exterior demora 
á 11 cables al SO. | O. de la punta Silanguin. Estas rocas 
ocupan una extensión de 6 cables de NE* á SO, con dos ca- 
bles de ancho; y en el centro se levanta el mayor y más ele- 
vado de estos peñascos. Verilando su cantil, se sondan de 8 
á 16 metros, y á 2 J cables de la extremidad SO., hay 53 y 
67 metros de agua; á la misma distancia al S. se cogen 22 á 
Z8 metros y 33 metros á la parte E. Entre los Frailes y el 
acantilado islote de punta Silangfuin, hay 50 metros de 
fondo. 

Mm ensenada de Jlíajajá está inmediatamente al N. de 
la de Silanguin, y es semejante á ésta; tiene 1 milla de ancho 
en la boca y penetra I i hacia el ENE.; es también limpia y 
acantilada y dentro de ella se sondan 36 metros de agua has- 
ta estar muy cerca del fondo en donde se encuentra 12 y 8 
metros de agua. 

Kiletes Tabones t Eiajasi; á 1 milla al O. SO"" N. de la 
punta septentrional de la ensenada de Najajá, hay dos islo- 
tes pequeños, pelados y muy próximos entre sí, llamados^ 
Tabones; muy cerca á su alrededor se sondan 33 y 42 me- 
tros de fondo; el paso que dejan con la costa, es limpio y 
profundo* 

A 5 cables al SO. de la misma punta N. de Najajá, delan* 
te del seno de este nombre, hay cuatro lajas casi pegadaí^ 



COSTA O. DE LUZON. 175 

con soadas de 33 metros á su alrededor á, muy corta distan- 
cía, y 28 metros de fondo entre ellos y la punta N. de Na- 
jajá. 

lia. ensenadü de Valisain, que sigue al N. de Najajá, 
-es la mitad próximamente en extensión que esta última, me- 
nos acantilada y tiene en el fondo un arrecife que sale unos 2 
cables para fuera^ con 10 y 5 metros de agua en su cantil S. 

íáU ensenada de Calagfuaguin es la menor de todas; 
tiene 5 cables de ancho á la entrada y profundiza 7 cables 
bácia el ENE.; su braceaje es de 20 metros en el centro y 3 
metros en el veril del arrecife que bordea sus costas N. y E. 
Sobre la punta N» de la entrada hay un pedrusco redondo 
con 13 metros de agua por su parte exterior. 

lia punta Capones, en 14** 54' lat N. y 126** 13' lon- 
gitud E., es propiamente el punto de recalada sobre esta cos- 
ta; es elevada, árida, de un aspecto rojizo notable, y se ha* 
lia dominada por el monte Agudo de 1.194 metros de altura 
sobre el mar; al SSE* de esta montaña se encuentra el monte 
Alto que se eleva 1.1 38 metros sobre elmar,y vistas estasmon- 
tañas del SO., aparecen separadas por una tercera más baja 
y más próxima á la del N. La punta Capones es muy limpia, 
sondándose 22 metros de fondo á pique de la misma costa; á 
su parte N. tiene una roca y se abre una pequeña ensenadita, 
en la que no se puede penetrar por hallarse toda ella obs- 
truida por un arrecife cubierto por el mar. Esta punta de- 
mora próximamente 60 millas al N. de la isla de Cabra. 

Eioa islotes Capones, son tres rocas de las cuales la 
mayor y más desatracada de la costa, demora su pun- 
ta exterior, á 2 i millas al ONO. de la punta Capones. Este 
islote ó Capón Grande se tiende de ONO. á ESE. en una ex- 
tensión de 8 cables con un ancho máximo de 2 cables en sus 
extremos; tiene piedras pegadas á su alrededor; la sonda á 
menos de 2 cables de su extremidad O. es de 33 metros, y 
próximamente se encuentra el mismo braceaje cerca de la 
extremidad K, pero 2 cables al E. del islote, sólo hay 6 me- 
tros; fondos que aumentan rápidamente al separarse hacia 
fuera. 



i7& DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IL 

Los islotes Capones Chicos demoran á 7 cables al 
NK I E. del Capón Grande, próximamente á media distan- 
cia entre aquel y la costa; estos dos peñascos se prolongan 
4 cables de N. á S., y tienen piedras muy próximas á ellos. 
En la mediania del paso entre el Capón Grande y los Chicos 
hay 58 metros de agua, y entre estos últimos y la costa se 
sondan 42 metros de fondo. 

Sondas. A 1 i milla al O. de los islotes Capones, no se 
encuentra fondo con 200 metros de cordel. A una milla para 
fuera del mismo punto, las sondas varían de 77 á 80 metros: 
entre esta parte de costa y la punta N. del puerto de Subic, 
se hallan fondos que varían entre 72 y 65 metros y general- 
mente de 82 á 90 metros á 2 ó 3 millas de la costa. 

li» costa. Al terminar por el N. el frontón de Capones 
se presenta una extensa planicie sumamente rasa, que es lo 
lo que los naturales llaman Playa Honda; conociendo con el 
nombre de Cabaan la pequeña ensenada que al doblar punta 
Capones, forma la costa al internarse 2 | millas al N. 40^ E. 
de esta última punta. Playa Honda sigue la misma dirección 
de la costa alta, y presenta otra punta que descansa sobre la 
arena, denominada Barranca Colorada formada por un cer- 
ro de terreno rojizo cortado en forma de mesa; parece desde 
la mar parte del frontón de Capones. 

Eia punta de Cluay ó de Batalan ^ se halla á unas 21 
millas del frontón de Capones; y en el extremo N. de la ex- 
tensión denominada Playa Honda, se encuentra punta Guay 
rodeada de un arrecife que se extiende 3 cables, con 25 me- 
tros de fondo en su cantil. Esta punta está dominada por la 
montaña de Batalan, formada por dos colinas, la mayor de 
las cuales que lleva este nombre, tiene o6-i metros de altura 
sobre el mar. El monte Batalan situado un poco al S. de la 
punta del mismo nombre, y á 2 millas largas de ella, es un 
bnen punto de marcación en esta parte de costa. En el inte- 
rior y al largo de la llamada Playa Honda, se distingue una 
doble cordillera de montanas que se dirigen desde Lingallen 
próximamente de N. á S., alcanzando el monte Pinatuba 
del interior, 1,841 metros de altura sobre el mar. 



COSTA O. DE LDZON. 177 

Bajos. A 5 i millas al S. de la punta Guay y á 2 mi- 
llas de la costa hay un cabezo de piedra cubierto con 8 me- 
tros de agua y á 9 y 11 J millas al S. 5*» O. de la misma 
punta se encuentran otros dos manchones con 16 metros de 
agua, todos tres rodeados de mucho fondo. 

En la porción de costa comprendida entre las puntas 
Barranca Colorada y la de Q-uay, se destacan á 5 cables de 
la playa piedras rodeadas de 25 y 33 metros de fondo. 

En general esta costa se halla terminada por una playa 
de arena, muy cerca de la cual hay algunos bancos de poco 
fondo, pero muy acantilada, pues en algunas puntas se tiene 
25 metros á J de milla, y en otros puntos 60 metros pegados 
á tierra. 

Hoya d© Iba. Se denomina así un reducido fondeadero 
á 3 I millas al N. de la punta Gruay, y en el centro de la en- 
senada formada por esta punta y la punta Iba. Este fondea- 
dero se halla un poco al S* de la embocadura de un pequeño 
brazo de mar formado por los rios Iba y Cuhota; el prime- 
ro de éstos, sobre el cual está el pueblo de Iba, se dirige al 
N., y el segundo al ENE., y al S. del bajo fondo de 3 me- 
tros de agua que hay cerca de la boca de esos rios; está 
formado entre la costa y los arrecifes que ésta despide hacia 
el N. Su fondo, próximo á la parte S. del rio, es de 11 á 13 
metros arena fina, y se halla abrigado de los vientos del NO. 
al S. pasando por el K, pero abierto á los del SO. 

Sirve de marca para el fondeadero su Panfalan (muelle 
de madera) y un camarín del pueblo en la playa, que se des- 
<;ubre á bastante distancia entre la arboleda: desde el mue- 
lle se marca la parte E. del Capón Grande al S. 8^ E. 

La importancia que tiene este fondeadero es debida á su 
proximidad á la población de Iba, cabecera de la provincia 
de Zambales, situada á la orilla derecha del rio del mismo 
nombre y á i de legua de la playa del fondeadero; es pueblo 
de pocos recursos. 

Para tomar el fondeadero puede guiarse también por el 
monte Iba, elevado 1.60^* metros y situado á unas 10 millas 
al E. I NE. del pueblo del mismo nombre. 

12 



178 DERROTERO BEL ARCHIPIÉLAGO FlLIPIiSO. CAP. IL 

El Pueblo de M»u, capital de la provincia de Zambales, 
se halla situado á la orilla izquierda y á 2 | millas de la bo- 
ca de un río que le circunda por la parte occidental, en ter- 
reno llano. Su población asciende á unos 4.300 habitantes 
dedicados principalmente al beneficio de las tierras, y tam- 
bién á la caza, á la pesca, la cria de animales, como vacas, 
búfalos, caballos y puercos; y hay algunos que se dedican á 
recojerel ámbar, que se suele encontrar en la costa. Sus co- 
municaciones son marítimas y con todos estos artículos sos- 
tienen con Manila un tráfico bastante considerable. 

Eia punta Iba, que se halla á 6 millas de la de Guay, es 
término de la playa baja que corre desde la primera punta 
y principio de la costa de arena, está rodeada de un arrecife 
de coral que de aquí se dirijo al NO. 6 á punta Palauig 
y que continúa bordeando la costa hacia el N. 

li» eoftta. Desde el pantalan de Iba, sigue la costa re- 
dondeando, y doblada esta punta, se forma entre ella y la in- 
mediata de Nagbagan una pequeña ensenada al NE., llama- 
ra de Bagan-talina; á unas 5 | millas al N. 40' O. de su 
punta S., se encuentra la punta y rio de Casilagan, y a la 
parte E. del río un recodo de arena conocido con el nombre 
deLugluc-Baliti. A 2 millas del NNO. de la punta Casilagan 
se halla la de Palauig, llamada por los naturales de Anti, y 
á 1 milla de ésta la de Bulubutu, que es la que forma la pun- 
ta S. de la ensenada de Palauig. En general desde Iba á la 
punta Caimán, las tierras del interior continúan siendo 
siempre altas, pero las que forman la costa, son bajas y cu- 
biertas de bosque; particularmente desde Palauig para elN. 
la costa es irregular y se halla bordeada de pequeñas islas, 
rocas y bajos, que hacen peligrosas sus proximidades. 

Kl arrecife de IPalauig, que corre paralelamente á la 
costa entre los bajos y sucias puntas de Iba y de Palauig, 
separándose 4 | millas de tierra, le componen varios bajos, 
de los cuales los dos más peligrosos forman sus extremida- 
des. El del S- llamado de Quinabacbagan, tiene 1 I de milla 
de extensión y se halla cubierto por 3 metros de agua; el 
del N.^ de poca más extensión que éste y con poca agua en- 



COSTA O, DE LUZON, 179 

cima, se encuentra sobre la punta Palauig. Entre ellos hay 
varios manchones de poco fondo y uno de 5 metros de fon- 
do, piedra, que sale algo más al O. que los bajos extremos. 
Todos ellos son acantilados, sondándose á muy corta distan- 
cia del borde exterior del arrecife más de 200 metros. 

Los buques que desde Manila se dirijan al N., deberán 
desatracar toda esta parte de costa de 6 á 7 millas lo menos. 
Ija ensenada de Palauig está comprendida entre las 
puntas Bulubutu y la de Nuglubilac, ambas rodeadas de arre- 
cifes que se extienden bastante hacia fuera. Tiene 2 f millas 
de ancho en la boca, que se halla abierta al NO. y profundiza 
1 milla escasa al SE., sondándose 25 metros en la entrada y 
8 metros cerca de la playa del fondo. Se halla abrigada de 
todos los vientos excepto de los del NO. El pueblo de Pa- 
lauig se encuentra sobre su costa S. y á la izquierda de un 
riachuelo, A 1 milla al N. de la punta Nuglubilac se halla la 
de Palanguitin, S. de la bahía de Masingloc. El arrecife que 
pegado á la costa N. de esta ensenada de Palauig corre en- 
sanchándose por delante de las puntas de Nuglubilac y Pa- 
languitin, tiene en su cantil 8 metros de fondo y 10, 12 y 
hasta 25 metros en el canal que conduce al estrecho paso 
comprendido entre la isla Malacaba y la punta O. del islote 
Luán. 

El seno de IMasingloo (1)* se halla comprendido entre 
la punta Palanguitin al S. y la punta de Bani al N., distan- 
tes 5 millas entre sí; este seno ó bahía se interna unas 4 mi- 
llas al E., formando varias ensenadas separadas por puntas 
notables, defendidas de los vientos de fuera por las dife- 
rentes islas y arrecifes qne obstruyen casi toda la extensión 
del seno, pero que dejan varios canales hondables, de los 
cuales los dos principales forman las entradas que conducen, 
la del N. al fondeadero que se halla delante del pueblo Ma- 
singloc, y la del S. al puerto de Matalvi, separados ambos 
canales por la isla de Salvador, que se halla en medio de la 



(1) Véase el plano del puerto de Masingloc y de Matalvi, núm. 603, publicado 
por el Depósito hidrográfico el año 1871. 



180 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. II. 

boca de la bahía y el arrecife que se extiende al E. hasta el 
fondo del seno. 

El verdadero puerto de abrigo, limpio y de buen bracea- 
je y tenedero, es el de Matalvi, que se halla al S. de la isla 
de este nombre. 

El puerto de Masingloc es malísimo lugar de fondeo, 
porque al riesgo de tomarlo se agrega el que al ancla se en- 
cuentra uno desabrigado de los tiempos del NO., con los 
que carga mucho la mar sobre esta costa. 

Las dos entradas 6 canales en que la isla Salvador divi* 
de la boca de la bahía, son igualmente hondables y próxi - 
mámente del mismo ancho. El del S., comprendido entre los 
arrecifes que rodean á la isla Salvador y á la de Luán, tiene 
unos 3 J cables en su menor ancho y de 47 á 28 metros de 
fondo. El del N., ó sea el que forma la misma isla Salvador^ 
con el extenso arrecife que despide hacia el S. la punta Ba- 
ni, tiene de 50 á 28 metros de fondo y 4 cables de ancho, 
braceaje que se mantiene entre 30 y 27 metros, según se va 
entrando al fondeadero que está frente al pueblo de Masin- 
gloc, en el que deberá dejarse caer el ancla en 15 metros, 
arena fina. 

El puerto de ülatal^l se reduce á una abrigada y lim- 
pia silanga que forma la isla Matalvi con la costa S. de la 
bahía de Masingloc; esta silanga se extiende unas 2 millas de 
E. á O. con un ancho medio de | milla; su extremo O. se ha- 
lla abierto al N., comunicando con el canal S. de la entrada, 
y el extremo E. está casi cerrado por arrecife. El mejor fon- 
deadero se halla en 15 metros cerca y á media distancia 
próximamente de la costa S. de la isla Matalvi, aunque pue- 
de fondearse en el paraje que más acomode de la silanga, 
pues por todas partes el tenedero es bueno entre 18 y 10 
metros. Sus orillas se hallan cubiertas de vegetación, aso- 
mando solo en la que forma la tierra firme una punta de tier- 
ra con grandes cantos rodeados al pié. 

Aguada. Al O. de la punta de los cantos rodeados que 
acabamos de mencionar y antes de llegar al canalizo que se- 
para el islote Luán de tierra, hay una aguada buena y abun- 



COSTA O. DE LÜZON. 181 

dante, que deberá hacerse, no en la boca del arroyo que 
desagua batiendo entre piedras, sino más adentro siguiendo 
una senda que descubre una playita. 

Fondeaderos. Al E. de la isla Salvador hay un fondea- 
dero con 10 á 12 metros agua, resguardado de los vientos del 
N. para las embarcaciones de porte que vayan á recibir car- 
ga y prefieran entrando á la espia, estar en las proximida- 
des del pueblo, sin el riesgo de tomar el puerto de Masin- 
gloc. 

Los arrecifes que rodean á la isla Macalaba y que se ex- 
tienden á I de milla por el N. y S» de ella, forman con los de 
la costa firme de Palanguitin y los del islote Luán, un canal 
en dirección NE.-SO. de 4 cables de ancho y muy hondable, 
que viene angostando para el N, á formar un canalizo de un 
cable de ancho entre la punta E. de Malacaban y la punta 
Luán, en donde se sondan 5 metros de fondo piedra, desde 
la medianía para el O. hasta cerca de la punta Arenal, y lo 
adopten algunas embarcaciones de cabotage, que fondean 
con malos tiempos, al N. y S. de dicha punta de arena 
que proyecta la costa E. de Macalaba. 

li» isla ¡Salvador es de mediana altura, muy arbolada y 
se distingue bien á alguna distancia del puerto: tiene agua- 
da en el fondo de la ensenada de E., aunque no es la más 
abundante del fondeadero. Despide al NO. y O. arrecifes 
que se extienden f milla al NO. y J milla al O. próximamen- 
te, sondándose en sus cantiles de 5 á 12 metros piedra; el 
que despide al S., á formar con la restinga de Luán la entra- 
da en Matalvi, es de poco más de un cable de ancho, cogién- 
dose en el cantil 7 J metros de fondo piedra. 

Desde la punta E. del Salvador se extiende una barra de 
piedra á flor de agua que corre á Pulo Pilapir, que se halla 
en el interior de la bahia al E. del Salvador. 

El islote ILiuaii, que se halla sobre la punía que limita 
al S, el saco de Masingloc, y separado de ella por un cana- 
lizo, es elevado y notable, en términos, que bien sea desde 
el SO. 6 desde el NO., se vé señaladamente á bastante dis- 
tancia cuando se viene para el puerto; visto desde el N., tie- 



182 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. II. 

ne el aspecto de una isla destacada más afuera que las 
demás. 

La restinga que despide su punta N. ó de Luán,' sale á 
más de la mitad del ancho que comprende el freu que forma 
con la isla del Salvador; en el cantil se sondan de 7 á 12 
metros de fondo. 

lia isla de Malacaba es de figura circular con playa de 
arena en su parte oriental; despide por sus puntas N. y S. 
arrecifes def millas de extensión, con cantiles muy honda- 
hles. 

li» isla Matalvl OS medianamente alta, muy embosca- 
da y rodeada de mangles, asomando algunas puntas de pie- 
dra al N. de su parte E. Al N. de la isla, y pegado á ella, 
corre el arrecife que rodea á Yagat y Matalvi, en cuyo can- 
til occidental se sondan 25 metros arena en lo más N. del 
Yagat, y 8 metros piedra al S. y verileando en esta direc- 
ción el cantil NO. del arrecife de la isla Matalvi, se hallan 
de 5 á 10 metros piedra, hasta que estas se recogen sobre la 
costa, en la boca que conduce al fondeadero de su silanga. 
e:i islote Pulapir se halla al E. del Salvador; es elevado 
por el NO., disminuyendo de altura para el SE., y está cu- 
bierto de manglar y rodeado de arrecifes. 

Ija costa Interior del saco en SU parte SE. presenta 
un espacio sumamente sucio é intrincado cubierto de piedras. 
En la parte de costa comprendida desde pulo Pilapir 6 desde 
punta Baja para el N. hasta punta Bani, se encuentran va- 
rias puntas, formándose entre ellas las ensenadas de Sutlan 
de poco fondo, 3,3 metros piedra y arena; la de Lambay de 
12 y 13 metros fango, fondo que disminuye hacia los man- 
gles hasta 2,5 metros á § cable de la costa, y por último, ter- 
minando el saco, en su* parte N. se halla la ensenada llama- 
da de Oyon, que se interna 2 millas escasas al ENE.; esta 
ensenada es limpia con 12 á 15 metros de fondo fango, y 
tiene piedras pegadas á la costa y una pequeña playa al E. 
de punta Bani. 

La entrada se halla comprendida entre el arrecife de esta 
punta y el de la punta Oyon y dividida en dos canales de 



COSTA O. DE LÜZON. 183 

muy poco fondo por un bajo, circular de 12 metros de diáme- 
tro, que se halla delante de la boca que sólo permite el paso 
á las embarcaciones de los pescadores, que ocupan la playa 
de arena interior de esta ensenada, que abrigaría muy bien 
de los NE. si tuviera más fondo en su entrada. 

La punta Oyon es muy notable por la corpulenta arbole- 
da que baja hasta su pié; se compone de grandes piedras ro- 
deadas sobre bajo fondo de arrecifes. 

li» punta Banl^ extremidad N. del seno Masingloc, es 
rasa, de arena, sobre bajo fondo piedra que asoma en lajos 
con algunos manchones de mangles sueltos, y á poca distan- 
cia para adentro muy arbolada; despide al SSO. un arrecife 
de piedra acantilado, que avanza 1 milla larga, uniéndose 
casi con el bajo de la Tortuga que vela á formar el veril N. 
del paso N. de Masingloc. 

El pueblo de ülaslngloc, situado en la playa y á me- 
dia distancia próximamente de la costa del fondo de la bahía 
de su nombre, tiene de población unos 6.300 habitantes, de- 
dicados esencialmente al cultivo de sus tierras y á la cria de 
ganado vacuno. 

El pueblo de Bani tiene 4.700 habitantes, ocupados espe- 
cialmente á la agricultura, y su industria consiste en la ca- 
za, la pesca y la elaboración de telas ordinarias. 

lia costa. Desde la punta Bani á la de Santa Cruz, sigue 
muy sucia, con playa rodeada de piedras y bancos que salen 
5 millas afuera. A 4 millas al N. de Bani, se halla la punta 
de Arenas 6 de Bobojaguan de los naturales, que esrasa y de 
arena oscura; entre esta punta y la de Nauló, que dista tam- 
bién unas 4 millas al N. de la de Arenas, forma la costa una 
inflexión para el R, en la que desaguan los rios Bagalanao, 
Agnacon y Lacapon; frente al segundo de ellos y á f cable 
de su boca se encuentra el islote Putipot y á 1 J milla al S. 
de él hay una laja. 

Al NO., 3 millas cortas de punta Nauló, rodeada tambiea 
de piedras, se encuentra la punta Santa Cruz. 

tía punta sSanta Cruz: es baja, con mangles en su parte 
S. y playa de arena y arbolado en la del N.; despide un ar- 



i84 DERROTERO BEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO, CAP. ll. 

recife de coral que se extiende 1 | milla hacia la Hermana 
Menor, el que contorneando la punta se interna con Ja costa 
2 millas largas para el E. á la ensenada de Santa Cruz. En 
el cantil de este arrecife, se encuentran de 10 á 8 metros de 
fondo. 

En el cantil del arrecife que contorna esta porción do 
costa, se sondan de 8 á 17 metros de agua. 

Elbaneo Sabalar^ se halla á 1 | milla al NO. de la pun- 
ta Arenas y al SO. de la punta Santa Cruz; es aplacerado, de 
piedra y arena y vela en su parte oriental con sondas de 10 
á 3 metros sobre él en los demás puntos, y de 9 á 67 metros^ 
en su cantil occidental. Tiene 3 millas de N. á S. y 2 i mi- 
llas de E. á O., y se separa unas 5 millas de la costa. 

Al S. del banco Sabalay, hay otro bajo aislado de 2 millas 
de extensión de E. á O. con 5 metros de agua su menor 
fondo. 

Al NO- de la punta de Arenas, entre ella y el banco Sa- 
balay, hay varios cabezos cubiertos con 5 y 8 metros de 
agua. 

lia isleta Putipot es un pulo que solo descubre unos 22 
metros de arena con algunas piedras que velan á su parte 
O.; á i cable de distancia se sonda á su alrededor de 3,3 á 
8 metros de fondo. 

Ei» Isla llermana menor ó Macalira, dista 2 millas al 
O. de la punta de Santa Cruz, con la cual forma un canal 
que tiene 15 metros de fondo arena cerca de la isla, pues la 
punta despide arrecifes que se extienden más de 1 milla al 
O.; la isla Macalira es baja, cubierta de árboles, de 1 milla 
próximamente de diámetro, y está rodeada de arrecifes por 
el S. y por el O., por el N. tiene un manchón de arena cerca 
de la punta E., que es rasa de arena. A su alrededor se son- 
dan de 11^ 7 á 15 metros. 

I^ Hermana mayor se halla á 3 millas al NNO- de la 
menor; tiene 2 millas largas de extensión y es también baja 
y cubierta en parte de arbolado como aquella, está rodeada 
de arrecifes que salen á corta distancia, y su punta E. tiene 
una playa de arena formando un pequeño y muy limpio fon- 



COSTA O. DE LUZON. 185 

deadero con 5 y 7 metros de fondo, abrigado desde el N. al 
SSO. por el O. 

Al N. de la Hermana mayor se extiende un arrecife que 
tiene 3 millas de NNO. á SSE., sobre el que se ven piedras 
que velan siempre. El extremo N. de este escollo, se halla 
separado del arrecife de la Culebra por un canal de 20 metros 
de fondo, y su extremo S. forma con la playa N, de la Her- 
mana mayor, otro canal de 8 metros de agua lo menos 

lialsla Culebra demora á 5 J millas, al N. i NO. déla 
Hermana mayor y tiene algún arbolado y playa de arena; 
su costa S. se halla rodeada de arrecife, pero la del E. es 
limpia, sondándose 10 metros casi tocando á ella y 20 me- 
tros á distancia de 1 cable, fondo piedra y arena. El paso que 
forma con la punta Caimán, tiene 1 | milla de ancho con 
sondas de 123 metros en su medianía y es muy limpio. 

Esta cadena de isletas que acabamos de describir, puede 
verse en tiempo claro á distancia de 10 ó 12 millas; sus pla- 
yas de arena blanca las hace muy notables. 

El islote Ratón demora 3 | millas al E. de la Hermana 
mayor y le rodea un arrecife que se extiende 7 cables al O. 
El paso que forma con esta última isla, tiene 3 millas esca- 
sas de ancho y 28 metros de fondo piedra en su medianía, y 
el que deja con la punta Bayanbon de la costa firme, es de 7 
cables de ancho y 5 metros de agua. A corta distancia al N. 
del Ratón, hay un bajo de piedra con 6 metros de fondo, y 
más al N., enfrente del rio Tanglao, en la entrada de la en- 
senada Dazol, hay otros dos bajos cubiertos con 1 metro y 8 
metros de agua en su menor fondo. 

Fondeadero de Santa Cruz. La pequeña ensenada de 
Santa Cruz está comprendida entre la punta do este nom- 
bre al S. y la de Balibago al N.; en su centro desagua un 
pequeño rio á cuya derecha está la isleta de Cabatuan, y al 
NE. de la ensenada, el pueblo de Santa Cruz, compuesto de 
7.200 habitantes. El fondo de esta ensenada es en casi todas 
partes de coral, con una ligera capa de arena encima y su 
braceaje de 8 metros. El mejor paso para ir a Santa Cruz, es 
el del N., entre punta Caimán y la isla Culebra: el que for- 



186 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. II. 

man las dos Hermanas, aunque ancho, es peligroso, y los 
que determinan la Hermana mayor y laisla Culebra, son muy 
estrechos y difíciles de reconocer. El fondeadero de Santa 
Cruz es solo frecuentado por buques de cabotaje, los cuales, 
después de haber franqueado el freu, siguen para adentro 
verileando los bancos que tiene la ensenada de Dazol. 

Saeo Dazol. La costa interior de este saco que compren- 
de una extensión de 11 J millas, desde la punta Santa Cruz 
hasta la punta Caimán, termina generalmente en playas de 
arena y mangles y la bordea un arrecife que sale para fue- 
ra de 3 á 5 cables: éste arrecife que arrancando desde el rio 
Nayon corre para el N. por delante de las puntas Bayomba, 
Banop y boca del rio Tanglao hasta cerca de la ensenada 
Dazol, deja entre él y la costa un paso de | á 1 cable de an- 
cho con 3 á 7 metros de fondo en el cantil interior. 

lia punta Calman, conocida por los naturales con el 
nombre de Panhalang, la forma el extremo S. de un farallón 
de piedra escarpado, rodeado de pedrascos y unido á la costa 
por un arrecife que deja un canalizo con 10 metros de fondo 
en su entrada O. Pegados á este farallón Caimán, se sondan 
6 metros, y más de 40 metros á corta distancia de él. 

Fondeaderos de Darol» Al E. de punta Caimán se 
forma la ensenada de Dazol, que comprende la pequeña en- 
senadita que se abre entre punta Caimán y su inmediata de 
Balimanoc, y la propiamente llamadade Dazol que se halla li- 
mitada entre esta última punta y la costa E. al S. del rio y vi - 
sita de Dazol. En la primera de estas ensenadas se encuen- 
tran de 15 á 6 metros de fondo arena y sus costas se ha- 
llan bordeadas de un pequeño arrecife. La segunda ensena- 
da ó fondeadero de Dazol tiene 4 millas de extensión de E. 
á O. y profundiza 2 | millas; en la medianía de la playa del 
fondo, se halla la punta Dauli, y próximo á esta punta el is- 
lote Panan, y á 2 millas al SE. de ella, un banco con 2 me- 
tros de agua encima. El fondo de esta ensenada varía desde 
33 metros á su entrada hasta 25 y 11 metros en el fondeade- 
ro. Está abrigada de los vientos desde el O. al SE. por el N., 
y abierta á los de la parte del S. 



COSTA O. DE LÜZON, 187 

Para poder tomar este fondeadero después de pasar entre 
punta Caimán y la Culebra, se gobernará al E., y dando 
resguardo á los arrecifes de p unta Baliraanoc, cuando se 
descubra bien la ensenada se pondrá la proa al N. a punta 
Dauli, hasta coger 5 ó 7 metros de fondo fango, que se deja- 
rá caer el ancla. Si se fuera á fondear en la pequeña ensena- 
da, al hallarse á media distancia entre las puntas Caimán y 
Balimanoc, se pondrá la proa á la playa de arena del fondo, 
gobernando al N,, dejando caer el ancla entre 15 y 6 metros 
arena. 

Ajanada. En la parte oriental de la ensenada de Dazol, 
se encuentra leña y buen agua potable. 

lia costa. Desde la punta Caimán hasta el cabo Bolinao, 
la forma una tierra seguida de mediana altura y de aspecto 
árido que termina hacia el mar en escarpado visible á unas 
24 millas. A 1 milla para afuera se encuentran 90 metros de 
fondo, pero cerca de tierra se hallan rocas y poco fondo que 
hacen peligrosa la aproximación á la costa. La punta Tam- 
&o6o está á 5 millas al NNO. de la punta Caimán; es me- 
dianamente elevada y ceñida de piedras en corta extensión. 
Desde esta punta la costa corre 7 millas al N. hasta la 
punta Agno Cfrande, que es de mediana altura, cubierta do 
bosque y bordeada de piedrao, por lo que no es prudente 
atracarla á menos de 8 millas. 

EIiiseBiada de Agno draiide; doblada la punta de es- 
te nombre, la costa sigue como al NE. 2 millas y después al 
O. formando una ensenada circular llamada Agno Grande, 
abrigada de los vientos del primer cuadrante con 13, 11 y 
10 metros arena, frente á un rio que desemboca en el fondo 
de la ensenada y demorando la punta N- da la ensenada 
al NO. 

Ensenada de Abagatá* Está comprendida entre la pun- 
ta N. de Agno Grande y la de Abagatá y tiene 2 millas de 
extensión; es mal fondeadero por su mucho fondo y poco 
abrigo; en ella desemboca un riachuelo de poca agua. 

Abra de Aguo Ciiieo. Desde Abagatá sigue la costa 
bastante acantilada al N. con alguna inclinación al O. hasta 



188 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. II. 

Agno Chico, que es una abra pequeña que forma la costa, 
en la que puede fondearse abrigado de los vientos del N. y 
en 10 á 13 metros arena. Para tomar este fondeadero debe 
promediarse á pasar entre las dos puntas, que forman el 
abra y que despiden arrecifes aunque de corta extensión* 

Cabo Bolinao* Dáse este nombre á la extremidad NO. 
de la parte de Luzon que forma la costa O. del golfo de Lin- 
gayen. Las tierras que lo forman, son de mediana altura^ 
uniformes, cubiertas de arbolado, pudiendo distinguirse á 20 
ó 24 millas; al inclinarse suavemente hacia el mar, presen- 
ta yarias puntas, siendo las más O. la de Piedras 6 Pedrega- 
les y la de Aréna- 
la punta de Piedra» es de regular altura, acantilada y 
de aspecto árido, y la más occidental del cabo Bolinao. Se 
halla situada en 16^ 2V lai N. y 125" 57' W long. E. 

Eslaeioii electro semafórica. En el cabo Bolinao, so- 
bre punta Piedras, hay establecido un Semáforo^ elevado 10 
metros sobre el nivel del mar, que enlaza con las provincias 
deZambales, Pangasinan, Tarlac, Pampanga, Bulacan y 
Manila. 

lia punta Arena se halla al N, de la anterior y próxi- 
ma á ella; es muy baja y arenosa, termina en arrecife que 
se extiende algunos cables al O. que la hace peligrosa. 

KiapuntaBalIiigasag, que es la más N. del cabo, da 
forma obtusa, está cubierta de árboles y dominada por un 
cerro, cerca del cual, sobre la costa y visible desde ei mar^. 
se halla el pueblo de Bolinao. 

Entre estas dos últimas puntas, la costa corre al NE. |E^ 
unas 7 millas, formando la ensenada de Balingasag rodeada 
de bajos y arrecifes. 

Islote Sllaqui. Al NE. de la punta Balingasag se halla 
el islote Silaqui; su extremo N. en 16° 27' 8'' lat. N. es bajo; 
las tierras que lo forman se elevan hacia la punta S, que es- 
tá cortada en pendiente, lo que le da la apariencia de un^ 
cuña cuando se le ve del O. 

Varias rocas pequeñas, cubiertas de algunos árboles en 
su parte alta, de las cuales dos se llaman Dos Hermanas, se 



COSTA O. DE LÜZON, 189 

destacan al SR Todo este grupo está rodeado de un banco de 
coral, que se extiende cerca de 2 millas en redondo: 4 mi- 
llas al NE. de Silaqui hay un pequeño bajo-fondo de piedra 
con 15 metros de agua, y 6 J millas al N. 59"* E., se encuen- 
tra otro de la misma calidad con 13 metros de agua sobre él. 
Puerto de Boiinao. Al SSK del islote Siiaqui una ca- 
dena de islas é islotes llanos, bajos, cubiertos de una espesa 
vejetacion, de aspecto igual, bordea la costa O. del golfo 
de Lingayen. La más N. de estas islas llamadas Santiago 6 
Binabalian, de 4 millas en su mayor longitud NO. -SE., for- 
ma con la parte E. del cabo Bolinao un canal angosto de 
poco más de 2 cables y es muy difícil verlo cuandos e está mar 
afuera; se halla abierto al NO, y en él se sondan 22, 20, 18 y 
14 metros, fondo fango y arena, y es lo que se llama el 
puerto de Bolinao. El pueblo de Balinao, cuya población as- 
ciende á unos 5 500 habitantes, está situado en la costa del 
cabo, en una posición bastante elevada y visible desde el 
mar: el de Binabalian se encuentra en la extremidad SO. de 
la isla Santiago y frente al fondeadero de Bolinao. La en- 
trada de este puerto es difícil para un buque grande de vela, 
pues la hacen muy estrecha los arrecifes que salen de la isla 
y de la costa del cabo, por lo que deberá promediarse el ca- 
nal é ir con mucha precaución; dentro del puerto la costa del 
cabo es limpia y acantilada y podrá atracarse al entrar en el 
canal, pues la punta SO. de Santiago despide arrecife de pie- 
dras. 

El fondeadero está abrigado de todos los vientos y puede 
dejarse caer el ancla frente á los pueblos entre 16 y 20 me- 
tros, fondo arena. 

La dificultad que presenta este puerto, es el que hay que 
acercarse á los arrecifes de la isla Santiago, para reconocer 
bien su boca, lo que no deja de ser peligroso, con vientos del 
O. que pueden á la embarcación empeñarla sobre los arre* 
cifes. 

El bajo de Bolinao, que las cartas antiguas colocaban 
E.-O con la punta Bolinao á distancia de 25 leguas, fué bus- 
cado en 1794 por las goletas Santa Ana y San Joaquín^ al 



190 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. II. 

mando del alférez de navio Olavide, y sin embargo de haber 
cruzado con bordadas todo el trozo de mar que comprendía 
las distintas posiciones que se le asignaba, no lo encon- 
traron. 

En Marzo de 1801 la fragata Pilar y la corbeta Luconia. 
déla escuadra del general Álava, hicieron nuevos reconoci- 
mientos y eficaces diligencias para dar con este bajo, pero 
también fueron infructuosas; lo cual apoya la sospecha que 
ya entonces se tenia de que no hay semejante escollo. 

Últimamente el capitán Bate no encontró fondo con 200 
metros de cordel, en la situación que en algunas cartas ex- 
tranjeras se le asignaba. 

El bajo Mariveles^ que en la carta de Dalrimple y otras 
más antiguas, se colocaba por 14'' 24' lat. N. y á 36 millas 
de la isla de Cabra, fué también buscado por las expresadas 
goletas, sin haber podido dar con él. No existen estos bajos. 

En la carta de P. Murillo se designan, con el nombre de 
Oolit al bajo de Bolinao, y con el de Lumhay al de Mari veles* 
Ctolfode litngayen^ situado en la costa occidental de 
Luzon, tiene su entrada abierta al NNO. y comprendida en- 
tre la isla de S antiago al O. y la punta de San Fernando al 
E.; su ancho en esta parte es de unas 20 millas con sondas 
de 100 á 117 metros arena y fango en su medianía. De aquí 
el golfo se interna 28 millas al SSE.; su costa E. se halla 
formada por las altas montañas de llocos y dominada por el 
pico de Santo Tomás de 2.261 metros de altura; su costa O. es 
de mediana altura y bastante igual hasta Mongos-Mongos, 
elevándose enseguida por escalones sucesivos hasta un 
enorme macizo montañoso que se prolonga para el S. En uno 
de los planos intermediarios se distingue el pico de San Isi- 
dro, de forma cónica, laderas muy emboscadas y muy acen- 
tuadas del lado de la llanura de Lingayen; se halla elevado 
717 metros sobre el mar y puede verse á 36 millas de dis- 
tancia. 

Kia costa • Desde la isla de Santiago hasta el puerto de 
Sual, la costa O. del golfo está bordeada por una cadena de 
islas é islotes casi continua. Estas islas son en general bajas 



COSTA O, DE LÜZON. 19i 

y cubiertas de arbolado, do suerte que á distancia sólo se 
Ten los árboles que parece salen del agua. Las dos islas 
más grandes, la de Santiago y la de Cabarruyan, rodeadas 
de un sin número de islotes y rocas más pequeñas, forman 
buenos canales, en los cuales se sondan de 3 a 15 metros 
por donde suelen pasar buques costeros que buscan abrigo 
en malos tiempos; pero es peligroso aproximarse á estos ca- 
nales sin un buen práctico de la localidad, por estar todos 
ellos rodeg-dos de arrecifes y piedras sueltas. 

lia l»la Cabarruran, que es la más SE., tiene 6 millas 
del NNE. al SSO.; es bastante elevada, cubierta de bosque 
y notable por ser la terminación de la cadena de islas al S.: 
doblada esta isla, se ve la costa firme del golfo, formando 
Tarias ensenadas hasta la barra del rio San Isidro, en don- 
de comienza la playa de Lingayen que continua todo el 
fondo del golfo. Todas estas islas, pero sobre todo las que 
ciñen la tierra hasta las Cien Islas 6 Capulupuluan, se ha- 
llan rodeadas de bancos y arrecifes de coral sobre los cua- 
les el braceaje varía de 14 á 7 y 5 metros; en muchos de es- 
tos hay bajos con piedras anegadas que salen hasta 3 millas 
de tierra, donde ya han varado y perdido varios buques 
costeros por atracarse demasiado a dicha costa. 

Como ninguno de estos bajos vela, ni hay señales que 
indiquen su aproximación, smo cuando rompen con la mar 
delN., deberá darse á esta costa un resguardo de 4 millas 
lo menos. 

Foiie*eadero de las Cien Islas. Cerca de la extremidad 
SE.de la gran isla Cabarruyan, se halla un grupo de islotes 
redondos, elevados y cubiertos de vejetacion, formando en- 
tre ellos canalizos de bastante fondo y un diminutivo archi- 
piélago sumamente pintoresco, llamado Cien Islas, Mongos- 
Mongos y Capulupuluan. Al S. de este grupo y sobre la 
costa O. del golfo, se encuentra el primer fondeadero después 
del de Bolinao; tiene de 18 á 11 metros de agua próximo 
á las islas, pudiendo fondearse en él abrio^ado de los vientos 
del O. para esperar el dia, lo que difícilmente podrá conse- 
guirse más al S. por la rapidez con que aumenta el fondo. 



192 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IL 

■«lote Comas^. Al O. de Mongos Mongos, la tierra de 
Luzon forma una bahía circular, en ella se ve un convento 
que demora al S. 42° O. del islote más N. de los Mongos 
Mongos. La costa corre después al E. SE. de frontones en- 
trecortados de ensenadas con arenal y termina en la misma 
dirección en un islote pintoresco, que se une á tierra por 
un banco de rocas que muchas de ellas descubren sus eres- 
tas; este islote es el llamado Comas, con dos cabezos agudos 
elevados cerca de 4 metros sobre el agua, á su parte SE. 

Isla Caballtlan^ La costa vuelve de nuevo a meterse 
al O. y parece se une á la isla Cabalitian, que en el primer 
momento puede tomarse por una punta que avanza. Esta is- 
la es mucho mayor y más elevada que el islote precedente y 
como él cubierto de vejetacion de la base á la cima; es muy 
acantilada, con 34 metros á pique de ella. Apoca distanciado 
su punta SE. se encuentran dos lajas. 

Falso puerto dejSfual. Al S. de la isla Cabalitian, la 
costa forma una ensenada muy parecida á la de Sual, que 
se halla más al S.; su entrada está obstruida por dos lajas 
llamadas Trueno, que rompen á poco que empeora el tiem- 
po y forman una de las marcas en que se diferencia del ver- 
dadero Sual. Además, en el interior del puerto hay varias 
rocas y arrecifes de coral. Por lo tanto, es de la mayor im- 
portancia, sobre todo de noche, no confundir este puerto con 
el verdadero puerto de SuaL 

El puerto do lifual, OS la segunda ensenada á 2 millas al 
SSO. de la isla Cabalitian. Las tierras que forman la entra- 
da, son medianamente altas. 

La punta Portuguesa al N., conserva una antigua torre 
y se halla rodeada de un arrecife de coral, que no se distin- 
gue por el color del agua y se extiende á 2 cables al S. con 
2«^,54 y 3 ,3 de agua sobre él; su cantil S. está señalado 
por dos valizas de madera coronada? por una bola tejida de 
caña y visibles á distancia de 2 millas. La punta Mangas, en 
en la costa S. de la entrada, se halla rodeada al N. por una 
serie de rocas muy acantiladas, generalmente visibles 6 
rompiendo cuando se cubren en las grandes mareas. Este 



COSTA O. DE LÜZON. i93 

peligro está igualmente señalado por otra valiza del mismo 
género. La extensión de la pasa practicable entre estas dos 
puntas, se halla reducida á poco más de 2 cables, y cuando 
se está en su medianía, demora la iglesia de Sual, edificio 
Dotable por su extensión, al O. 8° S. 

El interior del puerto se halla divididoon dos fondeaderos 
separados por un banco de coral que saliendo de la costa O. 
se extiende á más de la mitad de distancia hacia la punta 
Portuguesa. Su extremidad S. demora al S. 62" O. de esta 
punta y su distancia á las lajas de la punta Mangas, es de 
2 i cables. Tiene 9 metros de agua en su cantil y se halla 
señalado por tres valizas, como las indicadas anteriormente. 
El puerto del N. no es generalmente frecuentado; los prác- 
ticos conducen los buques al del S. y próximos al pueblo. 
El mejor lugar de fondeo para un buque de bastante calado, 
es por 9 metros, 3 cables para adentro de las lajas 6 rocas 
Mangas, demorando el convento al O. 8° S. rumbo seguido 
para entrar. 

El pueblo de iSual, se compone de 2.800 habitantes, 
cuya industria principal consiste en el corte de maderas y 
lo sobrante de sus productos agrícolas, y algunos se dedican 
á la caza y pesca. En el pueblo se encuentra ganado, aves y 
legumbres; el agua es abundante excepto en los meses de 
Junio y Julio de la estación seca. 

Este puerto se halla abierto al comercio universal y al- 
gunos buques extranjeros vienen á él á cargar arroz. 

Mareas . Según un plano inglés del puerto de Sual, le- 
vantado por Mr. A. Wilhinson, master, en el novilunio, la 
pleamar se verifica á las 8 horas de la mañana y enton- 
ces no hay más que una marea en las 24 horas; en el pleni- 
lunio dice que hay dos. La amplitud de la marea es de 1,83 
metros. 

Instruoeiones. El monte San Isidro, elevado 717 me- 
tros, deforma cónica y de declives pronunciados, es. la 
mejor marea para ir en busca del puerto de Sual: en tiempo 
claro puede verse á distancia de 36 millas, se halla cubierto 
de arboleda y la cordillera, de la que forma parte, termina 

13 



19S DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. II. 

por dos colinas ó tetas, la más N. llamada Monte Verde, de 
368 metros de altura y á su falda está la población de Sual. 
Viniendo del O., deberá desatracarse de la costa del Cabo 
Bolinao y las islas que se hallen por su parte E. Durante la 
monzón del NE., las corrientes tiran para el S. y hacia esos 
escollos. Barajados estos islotes á buena distancia, se corre- 
rá á longo de la cadena de los que ciñen la costa O. del gol- 
fo, conservando el Monte San Isidro al S. del S. 5' E. 
desde que se le distinga, con objeto de ir zafos de los arre- 
cifes exteriores; al hallarse de través de los Mongos Mon- 
gos, si empezara á anochecer, se podrá atracar la tierra y 
fondear en caso necesario delante de esos islotes á esperar el 
dia. Mas al S. no podrá fondearse en paraje seguro, y de 
dingun modo en Cabalitian, donde hay que dejar caer el an- 
cla tan cerca de tierra, por el mucho fondo, que si garra 
se está á pique de embestir á la isla. Si durante el dia puede 
cogerse á Sual, dejando á Cabalitian al O., y al doblar esta 
isla se verá el campanario de San Isidro proyectarse á la 
derecha de la iglesia; entonces se gobernará directamente á 
ella, hasta ver por estribor la población de Sual, abierta al 
S- de la punta Portuguesa, en cuyo momento se estará por 
22 metros, fango; y poniendo la proa al pueblo ó á la me- 
dianía del convento, edificio muy marcable al O. 8"" S., se irá 
hasta el fondeadero indicado anteriormente. 

Con viento contrario no deberán prolongarse las vueltas 
del O. más allá de la marcación del Monte San Isidro, que 
hemos dado, ni rebasar más al S. que el paralelo del pueblo, 
porque además de las fuertes corrientes que deben temerse, 
el fondo es malo y el fondeadero nada seguro. Se tendrá 
mucho cuidado del bajo Adela que se halla á 6 cables al E. 
5* S. de la punta Mangas. Con vientos de proa, se vé uno 
obligado á fondear delante del puerto, pues el poco ancho de 
la boca no permite entrar en él bordeando. 

San Isidro se halla á 3 millas al K. de la punta Man- 
gas sobre el rio Agno: la costa entre ambas puntas es baja 
y arenosa. Sobre la barra de este rio, hay 1^, 95 de agua en 
las grandes mareas, y es frecuentado por embarcaciones de 



COSTA O. DE LrZON, 105 

poco porte que van á cargar arroz; delante de la barra se 
puede fondear entre 7 y 9 metros, arena fina. 

El pueblo de San Isidro, situado sobre la orilla izquierda 
del rio, dá á conocer la posición déla barra: este pueblo tiene 
2.740 habitantes. 

El rio U Inmaley es otro brazo del rio Agno; desembo- 
ca á 12 millas al E. de la barra de San Isidro; se le reconoce 
por el pueblo del mismo nombre que se halla próximo 4 su 
embocadura. 

Sobre la barra de Binmaíey, llamada barra deDagupaii, 
en la carta, se sondan de 2,2 á 2,5 metros en las mareas de 
las sizigias y es por donde salen las embarcaciones cons- 
truidas en Lin gayen. 

Poco más de 2 millas* al E. de la barra de Dagupan so 
halla la de Binloc; desagüe también del rio Agno. Toda es- 
ta costa es muy baja, de playaje de arena, que se extiende 
lejos al interior; de suerte que á larga distancia se avistan 
los árboles como si salieran del agua. 

La marca más visible en este playazo es la torre de la 
iglesia de Lingayen, entre San Isidro y Binmaíey; es muy 
alta y se ve á mucha distancia. 

Pueblo de lilngayen. Capital ó cabecera de la pro- 
vincia de Pangasinan, situado entre la costa del golfo de es- 
te nombre, muy próximo á ella, y uno de los considerables 
esteros del rio Agno grande, al S., en terreno llano y des- 
pejado á las brisas del mar; su clima es húmedo, aunque sa- 
no para los naturales. El terreno es bajo, fértil, y produce 
arroz, maíz, añil, caña dulce, algodón y vino de ñipa á 
cuya fabricación se dedican los naturales. Hay buenos pas- 
tos y se crian ganados caballar, vacuno, bufalar y de cerda. 
Se hacen construcciones navales. En el pueblo se encuen- 
tra pescado, frutos y legumbres; el agua es de pozo, pues la 
del rio no es potable, por penetrar en él los esteros maríti* 
mos. La población es de 22.069 almas. 

San Fabián, está á 9 millas alN. 60^E. del pueblo de Bin- 
maíey, en el fondo de una pequeña ensenada de costa baja 
y arenosa^ entre las desembocaduras de dos rios que, como 



196 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP, II. 

el Agno, nacen alN. y NNE., hacia donde se dirijen las 
montañosas tierras del interior. 

Desde San Fabián empieza la costa á elevarse y sigue 
hacia el NNO. alta y montuosa hasta Santo Tomás. El 
pueblo de San Fabián consta de 7.750 habitantes. 

Puerto de Santo Tomás. Está formado por un banco 
que corre desde la punta de Santo Tomás 2 millas próxima- 
mente para el S. y sobre el cual hay 3 y 10 metros de agua. 

Tiene dos entradas, una entre la punta N. del puerto y 
la parte del banco, sobre la que solo hay 1^, 2 de agua y la 
otra al S. del banco; en la primera, el menor fondo es de 5 
metros, pero en la segunda se encuentran hasta 16 y 18 me- 
tros de agua. 

instruectones. Para tomar este puerto se pondrá la 
proa al monte de Santo Tomás, elevado 2.664 metros, 6 al 
conocido con el nombre de Cresta de Gallo, que es un mon- 
te al S. del primero con infinidad de picos muy notables, y 
se gobernará así hasta estar próximo ala punta de Santo To- 
más; en esta derrota, el fondo disminuirá desde 13 metros 
hasta 7 metros al pasar por delante de la torre de Agno; y 
contorneando entonces la punta de Santo Tomás, se pasará 
á corta distancia de ella por 5 metros de agua, cuyo fondo 
aumentará á 9 y 12 metros cuando se esté N-S. con su ex- 
tremidad E. En seguida se pondrá la proa á un bajo de are- 
na que hay en el puerto, á pasar por su parte S., atracándo- 
se á él cuanto se quiera, pues tiene 12 metros en su cantiL 
Después se meterá al N. y se fondeará á este rumbo, en el 
braceaje conveniente al calado del buque. 

La pasa del S. es la mejor y la que sólo conviene para 
los buques mayores; para tomarla se correrá al S. hasta que 
demore próximamente al NR el monte Santo Tomás ó el de 
Cresta del Gallo en el primer cuadrante: entonces se hará 
por el monte para atracar la tierra, y cuando se sonden de 
liáis metros, se irá directamente al fondeadero. 

Al N. de Santo Tomás, la costa del golfo es alta y acan- 
tilada con sondas en sus orillas de 10 á 13 metros de agua; 
por toda ella puede fondearse en tenedero de arena y fango. 



COSTA O. DE LÜZON, V37 

sobre todo delante de los pueblos de Aguo. Baaa y al S, de 
la punta de San Fernando, que es la oriental del golfo de 
Lingayen. 

Bajo San Fernando. Es un banco de arena y roca 
aislado, de 1 cable de extensión con 8,3 metros lo menos 
de agua, que demora á 2 millas al N* 40'' O. de la punta San 
Fernando. Cerca de sus cantiles tiene 47 metros de agua, y 
es peligroso porque no se le ve hasta estar casi encima de él. 
Estando sobre el bajo se marca la iglesia de San Juan al N. 
75" 30' E.; la iglesia de San Fernando al S. 63° 30' E., y 
lapunta Baña al S. 30' 50' E. 

Punta T Puerto de San Fernando* La punta de San 
Fernando es una pequeña península, baja y rodeada de ar- 
recifes, sobretodo al N. y al S.: forma con la costa adya- 
cente dos pequeños fondeaderos; en el del S. hay 11 y 12 
metros, fondo rocas; en el del N. se halla el puerto de San 
Fernando, en el cual puede fondearse por 10 y 13 metros, 
arena fina, pero desabrigado de los vientos del NE. al O. 
pasando por el N. 

instrueciones. Para ir al fondeadero de San Fernando^ 
cuyo paso lo estrechan considerablemente los arrecifes que 
rodean la península por el N. y la costa firme, se pondrá la 
proa al fuertecillo que está próximo á la punta San Juan^ 
hasta rebasar los arrecifes de la punta San Fernando; ense- 
guida se gobernará al fondo de la ensenada poniendo la 
proa al extremo O. del pueblo, siguiendo exactamente la 
mediania del canal por 25, 17, 13, 12 y 10 metros hasta dar 
fondo en el puerto. 

San Fernando, capital de la provincia de la Union, se 
halla situado sobre la costa E. del puerto de su nombre en 
terreno montuoso. Tiene frecuentes comunicaciones con 
Manila, y sus habitantes se dedican á la agricultura, indus- 
tria y comercio. Hay caza, pesca y maderas varias; el agua 
es de pozo. La población es de 9.354 almas. 

Vientos en el ^olfo de Eif n^si^aren. Los vientos en este 
golfo se hallan sujetos á los tiempos del mar de China, pero 
se ha observado que en la mayor parte del año el viento 



i98 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IL 

reinante es el del SE. Durante la monzón del NE., época 
de secas, no hay turbonadas y los vientos terrales y virazo- 
nes se regularizan y soplan frescos del primero y segundo 
cuadrante con atmósfera clara. En esta monzón suelen ex- 
perimentarse fuertes nortadas y temporales del NE., que le- 
vantan mucha mar, sobre todo si pican en el primer cua- 
drante, y no dejan regir vela. En los meses de Noviembre 
y Diciembre es cuando soplan con más fuerza estos tempo- 
rales del Norte , siendo indicio cierto do su entrada el 
presentarse por el N. una barda con cielo despejado y baró- 
metro alto; también suelen entrar con tiempo oscuro y llu- 
vias; pero entonces no soplan con tanta fuerza. 

A fines de Mayo empieza á sentirse la monzón del SO., 
pero sopla tan irregular y que es extraño que continúe por 
algunos dias sin interrupción. 

En Junio el viento sopla de la parte del S. Sucede gene- 
ralmente, que por las mañanas el viento sopla del SK, for- 
mándose turbonadas sobre los cerros de Santo Tomas y San 
Isidro, las cuales empiezan á descargar por la tarde, con 
mucha agua^ viento y truenos, y no aclaran hasta media 
noche, dejando después un viento flojo del S. que se enta- 
bla del SE. en Ja madrugada. 

Desde Julio a Octubre suele haber collas del SO.- y O., 
que duran 3, 7 y aun 15 dias consecutivos, lloviendo á tor- 
rentes. Estas collas no son frecuentes, y hay años que sólo 
se experimentan dos ó tres y nunca son tan fuertes que no 
dejen regir vela en caso de un empeño. 

Viniendo del O., en esta estación, con seguridad en el 
punió, y después de haber reconocido la costa de Bolinao y 
cerros adyacentes, no hay inconveniente en dejarse ir para 
adentro del golfo; pues ú no se pudiera cojer á Sual de 
dia, puede fondearse en Mongos-Mongos, ó línea de sonda 
de Sual, donde no hay mar y el tenedero, sobre todo el 
último, es excelente: pero si saliendo del golfo se declara- 
se una colla y el viento picase del O., lo m^yor será volver 
de arribada, porque con la marejada que levanta no se 
conseguirá nada, á menos que el viento no se llame a la 



COSTA O. DE LUZON. 199 

parle del SSO. en cayo caso se podrá largar la travesía. 
La época más mala en el golfo de Lingayen , es desde 
mediados de Setiembre hasta fin de Octubre , en la que es 
raro deje de experimentarse algún baguio. Ss tendrá, pues^ 
mucho cuidado en no largar el puerto en esta estación , al 
observar los menores indicios de la proximidad de este te» 
mible meteoro, pues han sucedido casos de buques que ha- 
biéndose visto sorprendidos en medio del golfo ó cerca de la 
<iosta por estos temporales giratorios han naufragado , em- 
bistiendo en tierra, perdiendo unas veces parte de sus tri* 
pulaciones y otras pasádose por ojo. 

Eia punta Oarigayos se halla á 13 millas al NNE- 5"* 
N. de la de San Fernando; es baja, cubierta de árboles, ro- 
deada de arrecifes que se extienden próximamente media 
milla y forma una pequeña abra que conduce á la embo- 
cadura de un rio bastante ancho , que desagua cerca y al S. 
de la punta. En esta abra se encuentran de 5 á 11 metros do 
agua, y en ella suelen fondear las embarcaciones de cabota- 
je con vientos de tierra. 

Mamstij^paoaii es una ensenada formada al O, por la 
punta Darigayos, y al E. por la punta sobre la que se vé á 
Tangar. En el fondo de la ensenada se halla el pueblo de 
Namagpacan, y puede fondearse en 10 y 12 metros, arena 
fina, frente al rio sobre el que está el pueblo; desde Tanga? 
la costa forma otra ensenada hasta Tagudin , pudiéndose 
dejar caer un ancla en toda esta costa abierta en 10 y 12 me- 
tros de fondo. 

Pi&nta Candoii. Desde Tagudin corre la costa al N. du- 
rante 19 millas hasta la punta Canden, escarpada y saliente 
y rodeada de piedras, al S. de la cual se encuentra una en- 
senada poco profunda, pero abrigada de los vientos del NE. 
al N. Puede fondearse en ella entre 13 y 6 metros arena 
gruesa, delante del pueblo de Candon, y en general sobre 
toda la costa pasado Santa Cruz. 

lia costa. Desde Santa Cruz, las tierras de Luzon cam- 
bian de aspecto y avanzan montuosas hasta el mismo borde 
del mar. Esta cordillera de montañas, que toca casi el mar. 



200 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. II. 

viene á morir en la punta San Esteban poruña vertiente 
cortada á pique; pero otra cordillera, próximamente paralela 
á la primera, empieza donde termina aquella, y siguiendo la 
costa hacia el N. concluye á este rumbo por el monte Tetas 
de Santa Cruz, elevado sobre el mar 430 metros, y situado al 
ESE. de la punta Dile. 

Puerto de Santlag^o. Se halla á 4 | millas al N. | KE. 
de la punta Candon; es un pequeño puerto que se interna 
unos 6 cables al E. i NE. en las altas tierras de la costa; su 
ancho es de 1 cable largo, con una playa en el fondo, sobre 
la cual se encuentra el pueblo, y sus costas rodeadas de ar- 
recifes acantilados contornean las puntas que forman la en- 
trada en él: el fondo arena disminuye gradualmente desde 
23 y 16 metros en la boca hasta 4 metros en el interior del 
puerto al hallarse NS. con un árbol notable que hay al S. 
sobre un cerro próximo. 

La situación de dicho árboles: 
Lat. N. =17*^ — 16^ — 55^ 
Long. E = 126— 36^— 43^ 
Puerto de San Esteban. Se halla á 2 | millas del de 
Santiago; es pequeño y acantilado; se interna al SSE. abri- 
gado de los vientos del O. por la punta de San Esteban, pero 
abierto i los de la parte del N. El fondeadero es delante del 
puerto de San Esteban por 10 y 12 metros. La punta de San 
Esteban está rodeada de un arrecife de corta extensión y 
acantilado: á poca distanciado esta punta hay mucho fondo. 
Oanco Darlgagayoii* El derrotero de Medina dice, que 
á 3 millas al N. de la punta San Esteban, y á 2 I millas 
del monte Santa María, se encuentra este banco, formado de 
rocas y de 2 millas de extensión NE.-SO. con sondas desde 
8 á 2 metros su menor fondo y sobre el cual rompe la mar 
con los vientos duros del NO., O. y SO. Puede fondearse so- 
bre la costa de Santa María, en 7 metros, arena al S. de la 
punta de este nombre. No se tiene completa seguridad 
en la situación de este banco, asegurando algunos prácticos 
de la localidad que se halla más al S. de la posición que se 
le asigna. Por lo que deberá atracarse con mucha precau- 



COSTA O. DE LDZON. iOÍ 

cion la costa del seno comprendida entre las puntas Gandon 
yDile. 

Eia ensenada de ISolbet se halla á 6 | millas de San 
Esteban, á la caída del monte Narbacan; es un fondeadero 
para embarcaciones pequeñas, en el que pueden dejar caer el 
ancla frente al pueblo al abrigo de todos vientos, excepto de 
los del SO. La costa E. de esta ensenadita se halla rodeada 
de un arrecife que se extiende bastante para fuera. Entre 
Santa María y esta ensenada se halla el pueblo de Nar- 
hacan. 

Fondeadero deCanayan. Este fondeadero está abri- 
gado de los vientos del N. y del NO. por la punta Dile, pero 
abierto á los del S. y del O., se fondea cerca de la costa 
al SO. de la barra del rio Abra entre 8 y 13 metros, arena 
negra. El banco donde se fondea tiene un taluz regular, es 
estrecho, de 1 A milla lo más, aumentando después el fondo 
rápidamente; por lo que convendrá venir boleando el es- 
candallo al dirijirse á este fondeadero. Un bajo fondo con 
6"*, 7 de agua, demora 1 | milla de tierra al S. de la embo- 
cadura del rio. 

AbradeVigan. A 9 millas al ENE. del fondeadero, 
hay entre dos montañas una abra muy notable llamada 
Abra de Vigan; es muy marcada vista de fuera, y sirve de 
excelente punto de recalada sobre esta costa y para tomar 
el fondeadero. 

Entre la punta de San Fernando y este punto, hay mu- 
chas poblaciones en la orilla de la costa, á la que no se debe 
aproximar á menos de 3 millas. El interior del país está 
formado de una doble cordillera de montañas, con puntas 
bajas y emboscadas hacia el mar en muchos puntos. 

lia mtra de Vigan. es un montecillo á 1 | milla al S. 
del pueblo de este nombre. 

Eia ciudad de Vigan se halla situada á unas 2 I millar 
al NE. del fondeadero de Canayan sobre una eminencia en- 
tre los dos brazos del rio Abra, que baña su suelo, linda con 
los pueblos de Bantay, San Vicente y Santa Catalina, que 
se extienden entre la ciudad y la punta Dile. Producen arroz,. 



-iOI DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. II, 

añil, algodón, caña dulce y yarias clases de legumbres. Hay 
oria de ganado vacuno y de cerda. Sus habitantes se dedi- 
can también á la pesca, á la fabricación de teja y ladrillos, 
á la construcción de buques menores y otros varios oficios. 
Su población asciende á 18.127 almas, y la de los pueblos 
citados es respectivamente de 6.163, 3.980 y 6.000 almas. 

Punta Bile. En latitud N. 17^-34^ y longitud E. 126^-30, 
45% la más saliente al O. de esta parte de costa, es muy 
baja, arenosa y de poca arboleda; el placer de sondas que la 
rodea es irregular, aunque se encuentran en algunos pun- 
tos 8 y 10 metros de agua á J milla de tierra. Esta pun- 
ta, como se dijo, forma el abrigo del fondeadero de Cana- 
yan, y por ella desemboca el rio del Abra de Vigan. 

Punta Bunan« Desde punta Dile, sigue la costa al N. 
baja y de arena, unas 3 | millas hasta punta Bunan rodeada 
de piedras que se extienden á corta distancia y con sondas de 
10 y 13 metros. 

Bajo. La punta de Santo Domingo, con una torre enci- 
ma, se halla á 6 millas al NNE. de la punta Dile. Entre ella 
y la de Bunan, hay un bajo de piedra, aislado, que se halla 
á 1 milla corta de la costa. Está N-S. con la parte O. de la 
isla ó ¡mío Pinguet, sondándose de 6 á 8 metros de agua en- 
tre él y la tierra. Cuando se pase por delante de esta parte 
de costa, convendrá no correrse al E. del meridiano de pun- 
ta Dile. 

lia isla Plnget, en 17'-41'' latitud N., está 9 cables al 
NO. de la punta Santo Domingo. Es muy baja, cubierta de 
bosque con playas de arena, y rodeada de arrecifes que pa- 
recen muy acantilados por el O., puesto que con 50 metros 
de cordel no se ha encontrado fondo á A milla de él. Esta 
isla forma con la punta un pequeño ancladero, en el cual se 
encuentran 8 y 3 metros de fondo; se entra en él solamente 
por el S-, pues la costa N. se halla rodeada de arrecifes que 
casi corren á unirse con la costa E. de la isla, y sería muy 
difícil verilearlos: en la angostura viniendo por el N, se son- 
dan 5 metros. 

Blaiila liapu^ ó Soiot-Solot. Esta baliia se halla sitúa- 



COSTA O. DE LÜZON. 203 

da á 10 millas al NNE. de la punta Dile; está comprendida 
entre punta Darrena al N., y la isla de Santo Domingo al S. y 
tiene unas 2 millas de ancho, por 1 milla larga de profundi- 
dad. Su parte S. se llama seno de Masingal, y la del N» de 
Lapug, y en el medio se encuentra el fondeadero de Lapug 6 
Solot-Solot. La costa N. y S. de esta bahia destacan arreci- 
fes á J de milla, pero en el medio y fondo de ella, cesan 
completamente aquellos y forman un fondeadero, en el que 
se tienen de 13 á 10 metros de fondo arena, hasta cerca de 
la playa. 

Bajos. Delante de la ensenada de Lapug se encuentran 
dos bajos de piedra, el uno, sobre el cual se sondan de 1,6 á 
3,3 metros de fondo, demora al OSO. 2 millas de la punta N- 
de la ensenada, y forma con el arrecife de esta punta el paso 
del N., en el que hay 18 metros de agua, pero varios bajos 
fondos lo hacen difícil; el paso del S. es ancho y ñicíl El 
otro bajo de piedra esta en medio de la boca de la entrada 
de la ensenada, delante del fondeadero, que le abriga algún 
tanto de la mar de afuera. Este bajo es visible cuando se 
viene en demanda del fondeadero. La posición de esta ense- 
nada 6 bahia de Lapug, la indica bastante bien él monte Bu- 
lagao, uno de los picos más elevados (1.106 metros) de la 
cordillera que arranca del Abra de Vigan, y continúa al N. 
con numerosas ramificaciones hasta la cabeza N. de Luzon. 

El primero de estos bajos demora al N. 53^ O. del pico de 
Bulagao. 

La costa desde el fondeadero de Cauayau á esta ensena- 
da, no debe atracarse á menos de 3 millas. 

Puerto de Salomsigue. Este puerto, situado inmedia- 
tamente al N. del precedente, está separado de él por la pun- 
ta rodeada de bajos que salen I milla al NO. llamada 
Darrena; su punta N. está igualmente rodeada de un arreci- 
fe de corar de gran extensión. El puerto de Salomague es 
una pequeña abra rodeada de arrecifes de O cables de ancho 
en su entrada, por 1 milla larga de profundidad, en medio 
de la cual se tienen de 5 á 11 metros de agua. Este puerto 
es más seguro y abrigado que el anterior de Lapug. A 1 | y 



104 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IL 

2 millas al O. de la punta Barrena, hay tres bajos con 6,6 y 
8 metros de fondo piedra y arena , los más próximos y 1,6 
metros piedra sobre el más afuera* 

Abra de Salomague 6 de llulajgao. La posición del 
puerto de Salomague se reconoce por el Abra de Bulagao 6 
cortadura de las montañas que dominan el resto de la cordi- 
llera de la costa ; esta cortadura es semejante al Abra de 
Vigan, pero menos ancha y está más lejos de la orilla del 
mar: cuando se está á 10 ó 12 millas al O. del puerto de Sa- 
lomague, se le vé por el S. E. 

lüiitraeoiones. Al marcar el Abra de Salomague al 
E, 5*» S., se pondrá la proa al E. y se irá directamente hacia 
el puerto, dejando la isla Salomague á corta distancia al N. 
y pasando por sondas de 36 á 40 metros fango, para des- 
atracar el arrecife que sale al O. de la punta S. del puerto. 
Doblada esta isla, se distinguirá bien la entrada del puerto 
y se gobernará sobre su punta N. ó Lamas, cuidando de pa- 
sar á 1 cable del cantil del arrecife que le rodea: montado el 
arrecife y bajo de esta punta N., se atracará la costa N. del 
puerto, para evitar un bajo con 2,4 metros de agua solamen- 
te y situado al SE, de la punta N. (se le reconoce por el color 
del agua). Doblado este bajo, se dejará caer el ancla en 11 á 
13 metros fango, frente á unos almacenes de arroz que se 
hallan en la costa N. del puerto. 

Isla Salomague. Próximamente á 1 milla al NO. de la 
punta N. del puerto de este nombre, hay una isla de modo- 
rada altura en 17*^—48' latitud N., llamada de Salomague» 
rodeada de un arrecife que se extiende escasamente 1 cable 
por el SO.: forma con la costa un paso en el que se sondan 
de 28 á 30 metros de agua en su medianía , hallándose sus 
dos bandas rodeadas de arrecifes, que salen á 2 cables en la 
costa firme y á | cable en la de la isla. 

Fondeadero de Cabagao. Entre las islas de Salo- 
mague y la de Badog, que distan 7 millas una de otra, la 
costa forma una ensenada poco profunda terminada en arre- 
cife, y playas de arena; en su parte S. se encuentra el rio 
Cabugao, delante el cual puede fondearse sobre fondos de 



COSTA O. DE LUZON. 205 

11 á 13 metros, arena fina, entre los arrecifes de la costa. 
Bajos. Un bajo peligroso, de sólo 3,3 metros de fondo, 
se halla á 1 | millas de tierra y 2 J millas al N. 40** E. de la 
punta N. de la isla de Salomagua Otro banco de piedra, con 
13 y 15 metros de fondo , se encuentra á 2 | millas para 
fuera y á 2 | millas al SO. 4 S. de la isla de Badog; á cor- 
ta distancia al S. de este bajo fondo se han sondado 53 
metros. . 

lia isla Uadog se halla á 1 milla escasa al O. de la 
punta Solot, es de poca altura y mucho arbolado , rodeada 
de arrecifes que salen como á 1 cable de distancia. Entre 
ella y la costa hay un paso de | milla de ancho , con 20,23 
y 30 metros de fondo arena. 

La punta Solot Solot es bastante elevada, con algunas ro- 
€as en su base. 

Fondeadero de jSoIot-Solot. Este fondeadero, com- 
prendido entre la punta Solot-Solot y la punta Lugat, se 
halla en costa abierta: se fondea en fondos de 25 á 13 me- 
tros arena, delante de una costa escarpada. La punta Lu- 
gat, que forma la costa N. del fondeadero, es medianamente 
elevada y parece muy acantilada ; sobre ella se encuentra 
una torre. 

Ensenada de Currlmao. Se halla comprendida entre 
la punta Lugot al S. y Arboledan al N. Esta ensenada, que 
tiene 5 '5 millas de largo, se halla dividida en dos por la 
punta de Gabot, rodeada de arrecifes y de rocas que velan. 
La parte N. llamada seno de Gan, despide arrecifes en toda 
su extensión á 1 ^ milla de la costa, con fondo sobre ellos 
de 2 y 4 metros y 13 y 18 metros en sus cantiles. 

El pueblo de Badoe, situado sobre la costa de la parte 
S. de la ensenada de Currimao, en terreno llano á la iz- 
quierda de un rio, produce gran cantidad de arroz, mucho 
maiz, caña dulce, añil en abundancia, bastante algodón, ex- 
celente trigo, legumbres y frutos. La pesca, la caza y mayor- 
mente la agricultura, constituyen la ocupación de los natu- 
rales. El sobrante de sus frutos agrícolas y fabriles, que es 
en bastante cantidad, forman un comercio notable con los 



WG DERROTERO BEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. II. 

pueblos de las provincias de llocos y aun con Manila. Su po- 
blación es 8.900 almas. 

Puerto de Currlmao. Es ^^^ pequeña abra circular 
formada al E, de la punta Arboledan, en la cual se está abri- 
gado de los vientos desde el O. al S. pasando por el N., y 
en la que se fondea en 8 metros arena. 

Punta JLrboledan. Es bastante alta y tiene en su ci- 
ma un telégrafo; despide por su parte O. un arrecife de coral 
que sale próximamente 1 cable. 

Bajo Currimao. A 1 milla al S. de la punta Arboledan 
hay un bajo de coral con 3 metros de fondo en su centro, y 
5 á 7 en su cantil; es circular y de 1 milla de extensión (1). 
Para entrar en el puerto hay que dejar este bajo al S. y 
aproximarse á punta Arboledan, dando fondo al cojer 8 
metros. 

E^a punta Culili. Sigue la costa para el N. unas 4 i 
millas hasta punta Culili, formando una ensenada poco pro- 
funda, y de 16 y 20 metros de íondo arena, llamada Engaño- 
sa. La punta Culili es alta, con playa do arena y puede fon- 
dearse al S* de ella, en caso de necesidad, en 9 metros arena. 
El rio Lauag está á 7 | millas más al N. y entre ambos 
la costa es baja, con playaje de arena y sondas de 15 y 16 
metros, sobre la cual puede fondearse en la monzón del NE. 

El rloliauag, que pasa cerca del pueblo de este nom- 
bre, desemboca por el S. del cerro Cauit coronado de algu- 
nos árboles, y forma un buen punto ó marca notable en esta 
costa baja; el rio está cerrado por una barra que forma un 
banco, que se extiende bastante á la mar. 

El pueblo de liauap;^ capital de la provincia de llocos 
Norte, se halla situado á la orilla izquierda y á unas 5 mi- 
llas déla desembocadura del rio de su nombre, en terreno 
llano y despejado, goza de un clima de los más sanos. 

Produce excelente arroz; también se coje algodón, muy 
buen añil, caña dulce, menestras, mangos , plátanos letón- 
dal y otras muchas frutas. Sus naturales se dedican gene- 



(1) Derrotero de Medina, 



COSTA O. DE Ll ZON. 207 

raímente á la agricultura, y en la cria de ganado vacuno, 
caballar y lanar. El comercio se reduce á la exportación de 
arroz, vinagre, algodón, azúcar, cueros de carabao y géne- 
ros que llevan á Manila y otras provincias. Las aguas del rio 
mencionado son muy buenas y delgadas- La población es 
de 40,869 almas. 

Ensenada y fondeadero de Dirique. Desde el cer- 
ro deCauit corre la costa al NNE. unas 15 millas hasta el 
abra de Dirique; entre ambos puntos la costa es baja con 
playaje de arena, siendo las tierras en su interior muy altas. 
A longo de ella se encuentra fondo, y en caso de necesidad 
puede dejarse caer un ancla en la monzón del NE. Poco an- 
tes de llegar á Dirique, la costa cambia de aspecto, y es es- 
carpada y rodeada de un arrecife de poca extensión, cerca 
del cual se sondan 34 y 35 metros hasta el Cabo Bojeador, 
extremidad NO. de la isla de Luzon. El fondeadero de Diri- 
que está abrigado del primero y cuarto cuadrante con son- 
das de 20, 13 y 11 metros, arena fina. A 1 | milla más al 
N. se encuentra el de Nagabungan, semejante al anterior ^ 
casi en costa abierta y con gran braceaje. 

Cabo Bojeador. En 18^— 30'lat.N.yl26'*~45 — O'' Ion- 
gitud K, extremidad NO. de Luzon, es bastante elevado por su 
parte S., pero el frontón del cabo que forma su punta NE.^ 
es bajo y rodeado de arrecifes de poca extensión. Desde el 
cabo Bojeador, la costa corre al NE. 4 J millas hasta la pun- 
ta Rasa, luego 1 J milla al ENE. bástala punta Negra, al 
E. de la cual hay un buen fondeadero abrigado de los vien- 
tos de la parte del S. 

Bajo a flor de agua* Se encuentra á 57 millas al N. 42"" 
O. de la punta Negra del cabo Bojeador, 6 sea enl9''— 19' 
lat. N, y 126^ —12' —34" long. E. No conocemos el origen 
de este bajo, que indican algunos derroteros extranjeros. 

El banco Soarborous (1) del nombre del buque de la 
Compañía inglesa que en 1748 baró en él, fué primeramen- 
te reconocido en 1800 por el capitán de navio Riquelme, 



(i) Marzingola y Panacot ea la carta del P, Murillo, 



208 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IL 

comandante de la fragata /Sania Lucia^ de la escuadra del 
general Álava, situándolo como sigue: 
El extremo N, en 15"— 12'— 40" lat. N. 
El extremo S. en 15^— 4'— O" idem. 
Longitud de la parte oriental, 124^— 2'— 58'' K 
Longitud de la parte occidental, 123"— 53'— 23" K 
Este bajo coge, según Riquelme, una extensión de más 
de 8 1 millas de N. áS. y de 9 J de E. á O. desde su extre- 
mo N. hasta su medianía; pero desde este panto hasta el S., 
va estrechándose hasta concluir en punta. Todo él está cir- 
cundado de peñas horrorosas sin anuncio de sondas ni otra 
marca que sirva para poder reconocer su proximidad. Sólo 
se descubren algunas rocas en las proximidades que velan 
sobre el agua, con tan corta elevación, que aun en dias cla- 
ros, y teniendo vigías cuidadosos, sólo puede percibirse el 
bajo á distancia de 7 millas. 

Recientemente en Marzo de 1866, lo exploró el teniente 
Wilds, con el buque hidrógrafo Swalloiv, y lo describe di- 
ciendo que el banco Scarboroug es un arrecife peligroso, 
rodeado de grandes fondos, y á la extremidad SE. del cual 
se encuentra un mal fondeadero en calma chicha, delante de 
una laguna. Forma un anillo estrecho de coral cortado á 
pico, casi á flor de agua, sobre el que se ven á grandes tre- 
chos algunas rocas de 1,5 á 3 metros de elevación, estas úl- 
timas visibles á 5 millas próximamente. Tiene la forma de 
un triángulo rectángulo, con los ángulos redondeados, el 
lado O., casi perpendicular al lado S , siendo las direccio- 
nes y las longitudes de los tres lados S. 8*" E. 7 | millas, S. 
5 I E. 10 millas, y E, 5' N. 8 millas. El anillo de coral en- 
cierra una laguna de poco fondo y la mar tiene un color 
azul claro; se entra á esta laguna por una quebradura de 2 
á 3 cables de ancho, situada en el ángulo SE. del banco y á 
1 i milla al NE. de la roca de 3 metros, pero el paso es peli- 
groso por los grandes trozos de coral que se extienden de 
una á otrs^ punta, y sobre los cuales no hay más que 2,7 me- 
tros de agua, con 9 y 11 metros después. Por la parte de 
dentro de estos blocs apenas hay agua, La punta S. del 



COSTA O. DÉ LÜZON. 209 

banco, se halla por 15'— 5' lat. N. y 123'— 57' long. E., y 
su punta N. por 16'— 12' lat. N. y 12é<>— 5' long. E. 

Bffareas , El establecimiento del puerto, es de 8 ho- 
ras y la amplitud de la marea 1,52 metros. En Marzo de 
1866, la corriente tiraba con mucha fuerza para el O.; en 
Abril de 1853, su dirección era muy variable en las proxi- 
midades del arrecife. 

Sondas. Hay de 1,7 á 6,68 metros enmedio de la entra- 
da de la quebradura, que como hemos dicho, tiene 2 J ca- 
bles de anchOo Delante de ella y á 2 cables, hay 183 metros. 
A la misma distancia de la parte S. del arrecife, no se obtu- 
vo fondo con 275 y 283 metros de cordel. Delante del lado 
O. generalmente no se encontró fondo con 275 y 345 me- 
tros; pero á 1 milla al ONO. de la roca N. de la misma par- 
te, se obtuvo una sonda de 245 metros, rocas, conchuelas y 
coral, y á 1 J milla al S. de la misma roca, 250 metros, al- 
ga, arena y coral. En fin, hacia fuera del lado NE. se en- 
contró fondo con 1.97 metros, alga, arena y coral, á igual 
distancia de sus extremidades NO. y SE. y una de 200 me- 
tros, coral, á I milla al NE. de la roca la más E. de este 
lado. 

El banco Truro, porl6^"19'lat.N.y 122^— 54'long.E., 
fué descubierto por el capitán T. J. Duggan del Truro, en 
Setiembre de 1857, que dice: «Mientras me hallaba obser- 
vando antes de mediodía, vi con toda claridad fondo de co- 
ral blanco. Mande sondar inmediatamente y se encontraron 
18 metros y á | milla próximamente más al N. 35 metros^ 
Después navegué cosa de | milla al N., y se sondó 40 me- 
tros de fondo, pero la escandallada siguiente no alcanzó 
fondo con 73 metros. Los topes no vieron ningún bajo fon- 
do peligroso.» 

IslaPratas (1) y arreelffe. Esta isla, cuya extremi- 
dad NE. se halla situadaen24o~42'— 3nat.N.yl22*^~56^~ 
48"longitud E., se eleva sobre la costa O. ycerca del centro de 
la parte anegada del arrecife Fratás. Tiene 1 1 milla de Ion* 



(1) Eata isla fué explorada por el teniente «/bAw Rieharis en Abril de I8fí8. 

14 



210 DEBROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. II. 

giíud dal E. i SK, al O. 4 NO., | milla de ancho y 12 me- 
tros de altura, comprendiendo la maleza que la cubre, que 
próximamente tiene 3 metros. Se compone de arena, excep- 
to la menor parte, que es tierra vegetal, tiene la forma de 
una herradura, rodeando una laguna que profundiza al O. 
como I milla, y sirve de abrigo á los pescadores chinos, que 
vienen á pescar á principios de año. Puede encontrarse agua 
salobre, abriendo pozos de algunos decímetros de profundi- 
dad en la arena- Los pájaros bobos son tan numerosos que 
se los caza á palos. 

La isla es visible á distancia de 9 ó 10 millas en tiempo 
claro, desde la cubierta de un buque mayor. Cuando se la 
vé del O., parece formada por dos islotes contiguos, por 
ser su parte central más baja que sus extremidades. Se le 
distingue al estar cerca de la extremidad S . del arrecife, 
pero aparece más clara cuando se la atraca por el O. 6 por 
el Norte. 

El arreelfe Pratas, Cuya punta NE. está por 20** — 47' 
latitud N. y 123*"— 6' lonpr, K, es un anillo de coral casi 
redondo, que encierra una lagaña con 9 á 18 metros de 
fondo, llena de cabezos sobre su borde, aunque comparati* 
vamente limpia en medio. El arrecife tiene 40 millas próxi- 
mamente de circunferencia, de 1 á 2 millas de largo y es li- 
geramente plano por la parte del N. Los dos tercios del ar- 
recife ó las costas N., E. y S., quedan á flor de agua en las 
bajamares de las sizigias; el resto, ó la costa O., forma una 
barrera submarina, cortada por dos canales que conducen á 
la laguna, y están situados á uno y otro lado de la isla Fra- 
tás. El canal del N. tiene cerca de 3 millas de ancho entre la 
isla y el canto de las rompientes; se encuentran 5 | metros 
de fondo, cerca del medio en las bajamares de las sizigias. El 
canal del S. es con mucho el mejor de los dos; es más ancho^ 
algo más profundo, y comparativamente más limpio de ca- 
bezos de coral. 

Mareas. Durante el reconocimiento del arrecife Pra* 
tas, en Abril de 1858, la hora de la pleamar en las sizigias 
fué á las cuatro horas de la mañana; la amplitud de la marea 



COSTA O. DE LDZON. Ui 

se halló ser cerca de 1,52 metro. No habia más que un ñujo 
y un reflujo en veinticuatro horas en las sizigias. La mayor 
pleamar tuvo lugar tres dias después del plenilunio; las ma- 
reas eran muy irregulares (1). 

Fondeadero. Aunque el arrecife Pratas es muy acanti- 
lado casi en todo su contorno, hay sin embargo varios luga- 
res en donde, en caso de necesidad, sé puede fondear fuera 
de las rompientes, sobre todo á la parte O. por el través del 
medio de los canales que conducen á la parte anegada del 
arrecife y á 1 i ó 2 millas próximamente de cada lado de la 
isla. En cada uno de estos lugares hay un buen fondeadero 
durante la monzón del NK por 36 á 18 metros de agua; pe- 
ra el fondeadero por el través del canal del S. se considera 
como el mejor, porque el arrecife está más sumergido en es- 
te sitio y el fondo es más igual que en el canal al N. de la 
isla. Un buque de poco calado podría aun fondear con segu- 
ridad sobre el arrecife en medio del canal del S. por 6,4 me- 
tros de fondo á bajamar ó franquearlo é ir á la laguna á de- 
jar caer el ancla por fondos de 18 metros, arena fina. 

El capitán Ross visitó el arrecife Pratas con la Discove- 
tyj en compañía del Investigator en Agosto de 1813. La pri- 
mera sonda que obtuvo de 135 metros, coral fino, fué á 1 i 6 
2 millas próximamente de su punta NE., de aquí el primero 
de los buques prolongó la costa N. á unos | de milla de dis- 
tancia de las rompientes, sondando por 57 á 69 metros; el 
Investigator j pasando á |, de milla de distancia, obtuvo son- 
das muy irregulares, de 18 á 44 metros. 

Después de haber contorneado la parte NO. del arrecife 
á distancia de 1 milla próximamente por fondos de 64 me- 
tros, roca, fondearon en 44 metros á 1 i milla de la extremi- 
dad O. de la isla, marcándola del S. 40^ E. al ESE.; á media 
distancia próximamente entre esta posición y la costa, el 
braceaje era de 7,3 á 9,1 metros, después habia muy po- 
ca agua- 



(l) Parece que el régimen de las mareas en ests isla situada en la ealracUi N, 
iel mar China, es próximamente igual al obserrado en el. Archipiélago ñlipino. 



212 DEREOTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPUNO. CAP. II. 

En Mayo de 1857, el Highfiyer fondeó á unos 8 cables de- 
la extremidad O. de la isla, por 37 metros, coral y arcilla, mar- 
cando las extremidades de la isla al S. 53^ E. y al K i SE. 
Fondeó también con un anclote á | milla del canto SE. del 
arrecife en 58 metros, fango blanco, demorando la media- 
nía de la isla al N. 50"" O., á 10 millas. Había 22 metros de 
agua á 2 cablese di canto del arrecife y 13 metros á corta 
distancia de su cantil. En Abril de 1859, el Leven fondeó á | 
de milla de la costa, por 9,1 metros de fondo, demorando la 
mediania de la isla al E. i NE. 

Preeaucion. Cuando se barlovento contra monzón ó 
se atraviese el mar de China con vientos favorables durante 
lo fuerte de las monzones, deberá maniobrarse siempre de 
modo de pasar á sotavento del arrecife Pratas, porque las 
corrientes tiran invariablemente á sotavento (1); además no» 
hay sondas que pudieran indicar la aproximación á este pe- 
ligro, y la atmósfera se encuentra á menudo cargada y bru- 
mosa en sus proximidades. La costa más limpia para atra- 
car el arrecife Pratas, es la del NO., porque la isla está á su 
parte O. y las corrientes en sus proximidades tiran invaria- 
blemente al NE. ó al SO., según la monzón. Al atracar el 
íirrecife deberán llevarse topes, con el sol bien elevado so- 
bre el horizonte y llevándolo por la espalda ó por el través 
si es posible, pues de este modo podrá verse el fondo por 18 
metros de agua (2). 



(1) Esta regla está lejos de ser absoluta y se citan numerosos casos en que las 
«ementes han tirado contra el viento en las proximidades de este peligro; de modo 
qa« tratando de pasar á sotavento de todos los bancos del mar de China, se deberá 
ser prudente y navegar con precaución al acercarse á ellos, pnes á sotavento del 
anrteifd Pratas, no es raro encontrar que la corriente tira al E. ó directamente á. 
los bancos, contra un viento fresco del HE. en Diciembre y Enero. Según una no- 
^% del capitán Polack, no estará demás prevenir á los navegantes el que desconfien 
de las luces rojas ó verdes^ que pudieran distinguir en las cercanías de este peligro, 
como también en las do las Pareceles; estas luces las encienden i menudo en los 
paklos, los juncos piratas ó naufragadores para engañar á los buques* 

(2) Estas precauciones son muy recomendables al atracar los arrecifes ó lagu. 
ñas de coral y cuando ira navegue por mares de fondo madrepórico como en el ar- 
«bipiélago de Jólo y varios pasos de sonda entre las islas Visayas, 



COSTA O. DE LÜZON. 213 

EiO» bañóos ilossaek fueron señalados el 9 de Agos- 
to de 1861, por M. Hossack, del Gyolone, que dice: «Corrien- 
do al NO. con vientos del OSO., viré de bordo al apercibir 
dos bancos, de los cuales el más E. parecía tener muy poco 
fondo, de 3,6 á 55 metros de agua próximamente, con una 
extensión de 122 metros y sobre el que rorapia la mar. Se 
situó este peligro por buenas observaciones en 21*" — 31' lati- 
tud N. y 123''— 20' long. E.» La Serpent buscó inútilmente 
estos bancos Hossack en 1866. 

El baneo IHaeelesfield tiene más extensión que la 
que generalmente se le supone, pues dicen que el buque 
Fort' Sobint'D avie cogió fondo sobre su extremidad S. en 15"* — 
7'lat K; en 16''— 19' lat. N. el Stormont encontró 75 metros 
de agua en la parte N. del banco, y á cosa de 1 milla más al 
S., 25 metros. El buque Cirencester encontró fondo en 16"* — 
21' lat. N., sobre la parte N. De modo que el banco parece 
se extiende entre los paralelos IS** — 17' y 16^ — 21' lat.N.; su 
ancho de E. á O. es de 70 millas; hallándose la extremidad 
próximamente sobre el meridiano de la Gran Ladrona (cos- 
ta China) y la del E. á T — 10' más al E. La profundidad, ge- 
neralmente muy irregular sobre este banco, es de 46 ó 55 
metros á 82 ó 91 metros, fondo de coral; en algunos otros 
puntos se encuentra, sobre fondo arena, sondas algo más 
regulares. Parece que en algunas partes del banco, hay 
agujeros ó pozas en las que no se encuentra fondo con 146 á 
182 metros de cordel, pues varios buques, que lo han atra- 
vesado, han perdido el fondo después de haberlo encontrado, 
volviendo al cabo de algún tiempo á coger de nuevo sonda. 
El Garrón, hallándose por 15^—27' lat. N-, y á 30 millas al 
E. de la Gran Ladrona, encontró 24 metros de agua, fondo 
de coral; gobernando después al NNE. y al N., al cabo de 
diez minutos no halló fondo con 110 metros de cordel; an- 
dadas 10 millas obtuvo 25 y 26 metros y enseguida de 64 á 
80 metros, 8 millas más al N.; aquí se dejó coger fondo; 
después de haber navegado 14 millas al N., se sondó filando 
82 metros de cordel sin encontrar fondo, y no se volvió á co- 
ger hasta estar por 16** lat. N., en donde se hallaron 69 á 80 



214 DEREOTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIFIKO. CAP. II. 

metros, andadas 4 millas al N. Sobre las partes N. y E. del 
banco, hay espacios de mucha extensión, sobre los cuales 
hay sondas regulares de 16 á 27 metros, fondo arena; al S. 
y al O. hay también sitios de 25 á 31 metros de profundi- 
dad. Por IS''— 40' lat. N., y sobre el meridiano de la Gran 
Ladrona, el buque Gunjavar, halló de 24 á 25 metros de agua; 
por 16^—10' lat. N,, y á 32 millas al E. déla Gran Ladrona, 
obtuvo 18 metros, fondo de coral; por 15^—30' lat. N. y 26 
millas al E. de la misma isla, 23 metros, fondo de coral, y 
por 16^—5' lat N. y 120**— 4'— 55^' long. K, 10 y 11 metros 
coral. 

El buque el Oo^íZeraagrA^porlS^— 58'lat.N.yá7millas más 
alE. que la Gran Ladrona, cogió 25 metros, fondo de coral; 
y por Id"" — 43' lat. N., á 3 millas más al E. que la misma isla, 
73 y|79 metros, también fondo coral. 'ElJura por lo*"— 30' — 2'- — 
latitud N. y 120'— 42 —20'' long. E., obtuvo 90 metros, coral 
blanco, fango; á 10 ó 12 millas al E. i NE., por 15'— 32" la- 
titud N/y 120*' — 55' long. E., 145 metros, arena blanca con 
algunas conchuelas, y por 15"— 49'— SO^at.N.y 12P— 36'— 
20" long. E., ó á 30 millas al E. de los límites supuestos del 
banco, cogió 104 metros roca (1). 

Parece que cerca de la extremidad N. del banco es don- 
de se encuentra su mayor extensión de K á O.; porque el 
capitán Fraser consiguió sondas á 1*— 8' al E. de la Gran La- 
drona. En 15*^—56' lat. N. y á 1'— 8' E. de estamisma isla, la 
Thetis^ cogió 21 metros de agua y 3 ó 4 millas más al E., ob- 
tuvo sucesivamente 36, 73, 110 y 137 metros, pero al estar 
á r— 12' más al E. que la Grran Ladrona, nofencontró ya fon- 
do con 146 metros de cordel. 

Probablemente sobre la extremidad N. del banco, es don- 
de se encuentra menos agua; porque en 16**— 19' latN.y á 50 
millas al E. de la Gran Ladrona, el Oirencester halló 17,7 



(1) M. Leps, comandante del Jura^ sintió en las proximidades del banco Ma- 
clesfield, por la tarde, un fuerte olor á marisco que si existiese de una manera per- 
manente, sería una buena indicación para los buques que atraviesan esta parte del 
mar de Cbina. 



COSTA O. DE LÜZON. 215 

metros; esta profundidad fué^aumentando gradualmente has* 
ta los 16^— 21'— 30'' lat. N., en donde no se cogió más fondo 
con lOOmetros. Elbuque americano DevotionhaWó ISmetros de 
agua en 16° — 9' lat. N.;yduranteunahora, el M¿?/orcZ navegó 
por sondas regulares del5,5á 16,5 metros, gobernando al 
NO. sobre la parte NE. del banco. 

En 1857, el buque de guerra siamés 5an^/(*o/v, capitán Me- 
ses, cortandoalbancoporl6— 2^— SO^aiN. y 120"— 14'— 56^' 
longitud R, cayó repentinamente sobre fondos de 7>3 á 10 
metros, coral y arena roja, y en seguida súbitamente á 18, 
29 y 36 metros. El tiempo erabueno, la mar bella y sin duda 
si hubiera habido alguna mar, la ola hubiera roto encima. Se 
asegura además que el banco Macclesfield, tiende a levan- 
tarse constantemente. 

Recientemente, el Rifleman yendo de Hong-Kong al ar- 
recife Peligro Norte, atravesó el banco Macclesfield en Mar- 
zo de 1865, y también en Abril de 1867. En la primera oca- 
sión se encontró 210 metros, arena y fango, en 16° — 11' lat. N. 
y 120''— 39' long. E.Desdeeste punto trazóuna línea de son- 
da sobre el banco con rumbo al S. I SE., y el menor fondo 
que encontró fué de 22 metros, variando la profundidad ge- 
neral de 73 á 91 metros; sin embargo, se halló un placer de 
27 metros cerca del cantil S. del banco por IS'^— 3i' lat. N. y 
120* — 43' long. E., y á 5 millas más al S. ya no se cogió fon- 
do con 560 metros de cordel. 

En la segunda ocasión, situado el buque por observacio- 
nes de estrellas, a las cinco horas y treinta minutos de la 
mañana, se hallaba en 16*— 34' lat. N. y 120^—26' long.E. 
Desde aquí se gobernó hacia el placer de 7,3 metros sobre 
el cual el capitán Moses, del Bangkok^ dice haber pa- 
sado en 1857 por 16*— 2'— 30" lat. N. y 120^— 14'— 56'^ lon- 
gitud E. 

La sonda de fondo iba siempre en el agua y no acusó ni 
una sola vez el fondo con 90 á 110 metros de cordel. 

A mediodía las observaciones dieron por situación del 
buque 15*^—59' lat. N. y 120*— 11' long.E., y se vio que se ha- 
bía pasado á 2 millas al O. de la posición asignada al banco. 



iiñ DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IL 

Navegando para el S., se obtuvieron sondas de 77 metros, 
coral, sobre el borde N. del banco en IS"*— 51'lat N.y 120"* — 
10' long. E., luego fondos regulares de 77 y 79 metros hasta 
por 15^—30' lat, N. y 120^—10' long. E.: en donde la sonda 
did 58 metros y 3 millas al S. de esta posición, ya no se en- 
contró íondo con 188 metros. 

El mismo buque, Riflemarif yendo de Hong-Kong á los 
arrecifes de la parte SE. del mar de China, pasó en Mayo 
de 1868 sobre este banco, obteniendo sondas de 73 metros 
sobre su borde N., en 15"— 38' lat. N. y 119"— 53' long. E. 
Desde este punto trazó una línea de sonda de 73 á59 metros^ 
íjobre el banco, gobernando al S, 5" E. durante 11 millas, 
donde no se cogió fondo con 90 metros, é inmediatamente 
después no habia fondo con 183 metros de cordel de sonda- 
lera. 

"flentos sobre laeost» O. de E«uzoii, La costa O. de 
Luzon está sujeta al régimen de los vientos do esta parte 
del mar de China; de modo que la monzón del NE. dura 
desde mediados de Octubre hasta Mayo, y la del SO. de Ju* 
nio á Octubre. Sin embargo, puede decirse, que los vientos 
del NE. prevalecen en esta costa; estos vientos son general- 
mente frescos sobre todo en Noviembre, Diciembre y Enero, 
en que suelen llamarse al N. y soplan entonces con mucha 
fuerza durante dos ó tres dias. Generalmente se indican estas 
nortadas ^ov ixem^o claro, tomado -por el N. y barómetro 
alto: sin embargo, también suelen soplar con tiempo oscuro 
y lluvioso, pero en este caso no suelen ser las más duras. 
Desde Febrero á Mayo, el viento tiene una tendencia á rolar 
al E. aflojando. 

La monzón del NE, es la buena estación, y durante ella, 
el tiempo es generalmente seco y claro. En los meses de Fe- 
brero y Marzo, al final de la monzón, los vientos varían y 
manifiestan cierta tendencia en seguir la marcha alternati- 
va de los terrales y virazones: cuando el NE. no está muy 
fresco, suele llamarse al N. y NNE. durante el dia, calma 
al anochecer y se entabla el viento de tierra. Sucede tam- 
bién á menudo, experimentarse intermitencias de calmas j 



COSTA O. DE LUZON. ^217 

brisas del O., que soplan desde las diez horas de la mañana 
hasta la puesta del sol. 

En Abril, los terrales y virazones quedan bien entabla- 
dos, y este mes y el de Marzo son los mejores sobre esta 
costa. 

Durante los meses de Mayo y de Junio, los vientos son 
llojos y variables, las turbonadas que se forman sobre las 
altas montañas de Luzon, producen chubascos violentos que 
soplan del SE. al SO. á medida que la estación avanza: es- 
tas turbonadas son casi diarias en la bahia de Manila y en 
el golfo de Lingayen. 

La monzón del SO. no se halla bien entablada sino de 
Julio á Octubre; esta es la época de los temporales llamados 
collas ó vendavales, que duran tres, siete, quince y más 
dias con tiempo achubascado y grandes lluvias. Sobre esta 
costa la dirección del viento es del OSO. al O. con chubas- 
cos violentos, los cuales levantan mucha mar. 

En esta estación son pocos los dias completamente des- 
pejados; sin embargo, en los intervalos que dejan las collas, 
suelen esperimentarse hermosos dias y sobre la costa vien- 
tos bonancibles del SE. y á veces hasta del NE. 

Como dijimos, la monzón del SO., no es sino una pertur- 
bación momentánea de los vientos del E., pero esta época 
de luchas es siempre peligrosa para la navegación. 

Los malos vientos del NO. y aun el viento fresco de esta 
parte, son poco frecuentes; pero dejamos también manifes- 
tado, que si el viento del NO. 6 de las proximidades del N. 
entra entablándose poco á poco acompañado de garúa y mal 
cariz, debe prevenirse contra los haguios^ cuya época gene- 
ralmente sobre esta costa, es de Setiembre á Noviembre. 

Corrientes. Sobre la costa de Luzon siguen próximamen- 
te la dirección de los vientos de la monzón; no obstante, se 
nota en ellas cierta tendencia á dirigirse hacia tierra; con- 
servándose cerca de la costa, las que tiran al SO. son menos 
sensibles sobre ella que mar afuera, en donde algunas veces 
adquieren gran velocidad entre los cabos Boj eador y Boli- 
nao; sobre la costa, y en particular entre estos cabos, se sue- 



218 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. II. 

len experimentar contra- corrientes que tiran al N. Algunos 
buques han sentido corrientes hacia el N., aun con tiempo 
duro del NK 

Eims mareas siguen próximamente las mismas leyes 
que dejamos manifestado para el Archipiélago; su dirección, 
en la vaciante, es para el N. y la creciente para el S.; su 
máxima amplitud es de 1^,7. 



COSTA N. DE LUZON. ^í^ 



CAPITULO III 

COSTA N. DE LUZON.-ISLAS BABUYANES, Y BATANES 

Ó BáSHEE. 



COSTA N. DE LUZON. 



VARIACIÓN DE LA AGUJA, O*— 5' NO EN 1875. 



Desde el eabo Bojeador, extremidad NO. de Luzon. 
la costa corre 5 I millas al NE. hasta punta Negra. El cabo 
es de poca altura y el arrecife y rompientes que le rodean 
salen poco; la punta Negra es limpia, con sondas de 10 á 37 
metros de fondo muy cerca de tierra, y al E. de ella se pue- 
de fondear con vientos de la parte del S. Aunque esta peque- 
ña porción de costa es limpia, un bajo fondo de piedra que 
se extiende cerca de 1 milla hacia fuera, demora á 1 milla 
al NE, del cabo Bojeados 

Sene de Bangui- La punta Negra forma con la de 
Dialao, situada á 9 millas al NE., un gran seno de playa de 
arena hasta la punta Burayot, pero desde esta punta la costa 
presenta frontones de piedra rodeados de arrecifes. 

Fondeadero de Bangui. El fondo en el seno de este 
nombre, es muy grande hasta la altura del pueblo de Ban- 
gui, pero desde allí se puede fondear en su parte E., delan- 
te del lugar en que se encontraba el pequeño puerto de Ban- 
gui, cegado por un terremoto: su braceaje es de 13 á 10 me- 
tros, disminuyendo gradualmente á 6 metros al estar á 2 
cables de tierra; este ancladero se halla desabrigado de los 
Tientos de la parte del NO. 

El antiguo puerto de Bangui, abierto al NO., lo forma- 



1^20 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. III. 

ban dos puntas rodeadas de arrecifes; su fondo era de 11 á 
13 metros, y 6 metros á 1 cable de la pkya. 

k:i pueblo de Bangui se halla situado en la parte SE. 
del seno de su nombre cerca de la playa, á la orilla izquier- 
da del rio Balo^ que lo rodea por el E.; disfruta de buena 
ventilación, pero el clima es enfermizo a causa de los furiosos 
vientos del N. que lo combaten, y de los terribles aguaceros 
que ocurren desde el mes de Octubre hasta Marzo, En este 
término hay una laguna llamada de Bamban, abundante en 
pesca y caimanes; el rio Balo y otro pequeño, riegan su sue- 
lo. Sus habitantes se dedican á la agricultura, corte de ma- 
deras, fabricación de petates bastos y bayones, y á la pesca 
y cria doméstica de animales. Su población es de 2,600 
almas. 

I^a punta Msiri'»li'a 6 Caraballo situada en 18'— 39^ 
latitud N. y 127"— 2'— 20'' long. E. á 4 | millas al ENE. de 
la de Dialao, es la punta más septentrional de Luzon; la for- 
ma un alto escarpado de peñascos blancos, terminación N. 
de una estribación montañosa que arranca de la cordillera 
del Caraballo en dirección al NO. 

Sobre la punta hay un telégrafo que puede también ser- 
vir para reconocerla. A f de milla alN. de punta Mayraira, 
hay un bajo de piedra llamado La Laja^ y cerca de su costa 
E. varias rocas que salen fuera del agua. 

Lim punta Cableungan demora á 13 i millas al E. 
I SE. de la punta Mayraira, y es escarpada de vertientes 
blancuzcas y está dominada por elevadas montañas cdnicas. 
Entre estas puntas, la costa forma un seno de mucho bra- 
ceaje completamente abierto al N. La sierra de Patapa, for- 
mada por montes cónicos de regular altura, corre cerca y 
paralelamente á la costa, apoyándose al O. en el monte Ma- 
rayra de 602 metros de altura y al E. en el llamado del Cal- 
vario de 655 metros sobre el mar: las laderas de estas mon- 
tañas vienen casi á terminar en la orilla del mar y conclu- 
yen en la punta Lacay-lacay. Esta punta forma con la de 
Cabicungan una pequeña ensenada con playa de arena, en 
la que desagua el riachuelo de igual nombre; su costa es 



COSTA N. DE LUZON. 221 

muy acantilada encontrándose fondos de 20 á 32 metros cer- 
ca tierra. Al E. de la punta Cabicungan se halla la punta 
Pata, que es un cerro de mediana altura. 

En general, desde el cabo Bojeador hasta aquí, la costa 
propiamente dicha, es más bien baja; pero poco más adentro 
las tierras son muy elevadas. La cordillera de montañas 
del interior, que arranca en San Fabián, en el golfo de Lin- 
gayen, corre paralelamente á la costa, disminuyendo gra- 
dualmente de altura y viene á morir á unas 8 millas al S. 
del cabo Bojeador. 

li» eosta« Entre la punta Cabicungan y el cabo Enga- 
ño, forma una bahia profunda abierta al N. rodeada por el 
interior de unasórie de montañas; entre estas montañas y la 
playa de la bahía, hay un vasto espacio de tierras bajas y 
anegadizas al E. del rio de Aparri. Todo este terreno se ha- 
lla entrecortado por numerosos rios, y sobre el se encuen- 
tran pequeños pueblos de distancia en distancia. La costa 
termina en una playa continua, cerca de la cual se sondan 
de 17 á 20 metros de fondo arena, á 1 | ó 2 millas delante 
de la parte O., y de 20 á 29 metros á 2 ó 3 millas, tierra, ha- 
cia la parte E. El solo peligro conocido es un banco de are- 
na y piedras sobre el cual rompe la mar en mal tiempo; este 
banco que corre cerca y paralelamente á la costa entre los 
desagües de los rios San Juan 6 Pamplona y el de Abulug, 
tiene próximamente 4 millas de extensión con sondas de 10 
metros de agua cerca de su cantil exterior y de 65 á 72 me- 
tros, arena fina negra, 1 milla más afuera. El rio de San 
Juan se halla á 17 millas al SE. i E. de la punta Cabicun- 
gan, y 2 millas al E. | SE. de él, está el de Abulug; ambos 
rios tienen muy poca importancia. 

Desde Abulug, la costa corre próximamente al SE. 12 | 
millas hasta el rio garande de Cagayan ó barra de Aparri. 

A unas 2 millas al NNE. de la embocadura de este rio 
Cagayan, se encuentra un buen fondeadero con 18 á 20 me- 
tros de agua. 

Rio grande de Cagayan ú rio Vajo« Este caudalo- 
so rio que en su curso de S. á N. recorre casi toda la exten- 



un DERROTEÜG DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IIL 

sion de la parte septentrional de Luzon y que viene á des- 
embocar por Aparri, tiene próximamente 1 4 milla de ancho 
en su boca, pero la barra de arena que se forma enmedio de 
ella» la obstruye de modo que ordinariamente solo deja dos 
angostos canales con 3,4 metros de agua, á uno y otro lado 
del banco central. Pasada la barra, el fondo aumenta son- 
dándose 5 metros al estar delante del pueblo de Aparri, y^ 
continúa aumentando hasta tener 40 metros de agua al 
hallarse unas 6 millas rio arriba* Por toda esta parte las 
márgenes del rio se presentan llanas, siendo la de la dere- 
cha ú oriental la más limpia y hondable. La punta SE. de la 
entrada del rio, se reconoce muy bien por la iglesia y con- 
vento de Aparri; frente á esta punta y al N. de la iglesia se 
halla el mejor fondeadero, demorando el monte volcánico de 
Camiguin al N. 24° E. En época de lluvias, conviene amar- 
rarse con las precauciones sabidas para resistir á las fuertes 
arriadas, halándose sobre la orilla y defendiendo el propul- 
sor, si el buque fuere de vapor, de los troncos de árboles y 
malezas flotantes que en estos casos arrastra la corriente. 

El pueblo de Aparri, en la provincia de Cagayan (ca- 
pital Tuguegarao), se halla situado á la orilla derecha del 
rio grande de Cagayan á 2 millas de su desembocadura; pro- 
duce arroz, maíz y sobre todo tabaco, reputado hoy como el 
mejor de estas islas. Su población asciende á unos 7.300 
habitantes ocupados principalmente en la agricultura, en la 
pesca y en el hilado y tejido de telas ordinarias. Este pueblo 
ofrece bastantes recursos para refrescar los víveres. 

Kiu eosta. Al E. de Aparri, corre la costa unas 13 millas 
al SE. y forma el gran seao en cuyo fondo se halla el pue- 
biecillo de Bugay, de unas 45 á 50 casas con tribunal, es- 
cuela é iglesia; luego sigue para el ENE. 17 millas y al 
NNE. 12 millas hasta la punta NE. de Luzon; este seno 
termina en playa de arena y tierras anegadizas particular- 
mente entre el expresado pueblo de Bugay y el Rancho de 
Misiones, en cuyas proximidades desaguan dos pequeños 
rios, hasta la punta de Batulinao que es escarpada y rodeada 
de arrecife. Desde esta punta á la punta NE. de Luzon, la 



COSTA N. DE LUZON. 223 

<M)sta es de playas de arena intermediados por un frontón de 
piedra. 

Este gran seno formado en la cabeza N* de Luzon, por el 
cual desemboca el caudaloso rio Cagayan, se halla limitado 
al O. por la cordillera central, que corriendo al N., termina 
en punta Pata, y al E. por la llamada Sierra-Madre ó gran 
cordillera oriental que, extendiéndose al NE., va á termi- 
nar en el cabo del Engaño, partiendo ambas cordilleras de 
la encumbrada montaña nombrada Caraballo Sur, donde se 
forma el enlace de todo el sistema de montañas de la isla de 
Luzon y aun de todo el archipiélago filipino. 

Puerto de tSan lotéente. Se halla en la extremidad 
NE. de Luzon y lo forman la pequeña isla de San Vicente que 
se encuentra situada entre esa extremidad de Luzon y la par- 
te SE. de la montuosa y escarpada isla de Palaui: este en- 
cerrado fondeadero puede contener varios buques perfecta- 
mente abrigados de todos vientos, y en el se sondan de 5 á 
10 metros, fondo fango; la entrada de este puerto la estre- 
chan y hacen difícil el arrecife que rodea la isla de San 
Vicente, el que se extiende | milla al E., y el bajo aislado á 
ñor de agua, que colocado á | del ancho de la boca, la divi- 
de en dos canales; el del O. entre el bajo y el arrecife de San 
Vicente, es muy estrecho, pero hondable, con 17 á 22 me- 
tros de agua; el del E., entre la laja y la costa de Luzon, 
sólo tiene 3, 4 á 5 metros de fondo, Para tomar estos pasos, 
convendrá valizarlos y espiarse después por ellos. 

Lia iaja Triteno se halla á í de milla al S- de San Vi- 
cente y no vela. 

La enjllacion para ir zafo de ella al tomar el puerto de 
San Vicente, es mantener la punta S. de la isla de San Vi- 
cente, abierta de la extremidad SE. de Palaui, La corriente 
en este paraje tira con bastante fuerza. 

Fotideaderoüfy Delante de la boca del puerto se en* 
cuentra un buen fondeadero en 11 metros de agua; en él se 
está abrigado de todos los vientos, excepto de los que soplan 
entre el O* y el SO. 

También puede fondearse á lo largo de la costa entre 



224 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO, CAP. III. 

Aparri y este punto, dejando caer el ancla entre 25 y 33 me- 
tros á menos de 2 millas de la playa. Las sondas son muy 
regulares; sin embargo, sobre el banco que se halla próxi- 
mamente á 9 ó 10 millas al SO. de San Vicente, se encuen- 
tra una poza, en la que se sondan 127 metros y 144 metros 
de fondo, la cual se halla á una distancia de 2 ^ millas de 
tierra, sondándose cerca de sus cantiles solamente 55 metros, 
fondo arena negra. 

■«la Palaui. Esta isla es de mediana altura, bastante 
accidentada y de costas escarpadas en general; tiene 5 millas 
de largo de N, á 3. y 2 | de ancho. El cabo E%ga%Q\ forma- 
do por su extremidad NE., es de regular altura; su punta 
S-, que es al mismo tiempo la punta O. del puerto de San Vi- 
cente, es un monte redondo y elevado. La punta que forma 
el cabo Engaño, despide un arrecife de coral de poca exten- 
jsion, delante el cual se ven dos rocas fuera del agua llama- 
das Dos Hermanas'y la más N. y mayor de ellas, tiene un i 
milla de ancho y se halla á I milla del Cabo. La costa O. de 
la isla es escarpada y acantilada; en su punta NE. tiene tres 
islotes; el más fuera y más grande, llamado Isla del Gai(^ 
6 Oran Laja^ es una masa cuadrada de lava acantilada, 
próximamente de | milla de extensión que puede ser vista á 
unas 27 millas de distancia; por la parte de dentro de este 
islote, se sondan 15 y 20 metros de agua. 

Desde punta Gogon, que está | milla al S. de la punta 
NE., empieza una cadena de arrecifes de coral y rompientes, 
que dirigiéndose al SE. y contorneando el isloU Escucha y 
piedras que le rodean, se separan al E. 1 J milla de punta 
Verde. Desde 0sta punta, el arrecife pegándose á tierra con- 
tinúa ceñido por la costa E. de Palaui y forma con el arreci- 
fe que corre la costa N. de Luzon un estrecho y hondable pa- 
so, de 8 á 30 metros de fondo, que conduce al puerto de San 
Vicente viniendo del N.; este paso ó silanga de Palaui, que- 
da reducida por el islote Roña y los dos bajos próximos que 
hay al O. del islote á tres angostos canales, de 5 metros de 
agua el del medio y de 8 metros el del O. La angostura de 
estos pasos y las fuertes corrientes que se sienten en la si- 



ISLAS BABUYANES. T25 

langa, dificultan y hacen peligroso el paso por ella. AIS. y 
cerca de la punta Verde, al tener al islote Escucha al N. 62"* 
K, puede fondearse entre 10 y 15 metros de agua, abrigado 
de los vientos del NO. al SE., pasando por el S- 

Desde la boca NE. de la silanga de Palaui, corre la costa 
4 I millas al E., rodeada de arrecifes y algunas piedras pe- 
gadas á tierra hasta la punta Bscarpada, y de aquí mete al 
SE, unas 12 | millas á punta Iligan, formando la penínsu- 
lo en que termina la extremidad NE. de la isla de Luzon, 
dominada por el volcan del monte Cagua de 1.195 metros y 
las elevadas montañas de la gran cordillera oriental, cuyas 
laderas vienen á terminar formando el frontón de la expre- 
sada punta Escarpada. 

Banco de piedra. A 1 milla al N. de punta la Escarpa- 
da, se encuentra un banco de piedra de bastante extensión, 
con sólo 13 á 15 metros de agua encima, que se halla próxi- 
mamente en la enfilacion de la punta NO. de la Gran Laja 
y de la extrema punta NE. deLuzon. 

El canal que separa el cabo Engaño de la isla Camiguin, 
tiene 21 millas de ancho, es completamente limpio y sin pe- 
ligro alguno; como las corrientes tiran con fuerza para ol N. 
durante la monzón del SO., los buques que se dirijan para 
el E., al dejar la costa, con vientos flojos, deberán procurar- 
se mantener sobre la parte S. del canal para evitar ser lle- 
vados por las corrientes para el N. y sobre las rocas Guina- 
pac y Dedicas al E. y NE. de la isla de Camiguin, 



ISLAS BABUYANES. 

VARIACIÓN AGÍ] JA O*» 5' NO. EN 1875. 

LasBabuyanes forman de cierto modo una cadena circu- 
lar al frente de la costa N. de Luzon; los canales entre estas 
islas son limpios, sin sondas, y sus costas son generalmente 
escarpadas y acantiladas; como algunas de ellas no han sido 

15 



2!26 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. III. 

muy bien exploradas, se deberá atracarlas con precaución. 
Son cinco islas llamadas Dalupiri, Fuga, Calayan , Ba- 
buyan y Camiguin, de las cuales las de Calayan y Babuyaa 
son las menos conocidas. 

Eia Isla Daluplrl es la más O. del grupo, se halla á 25 
millas próximamente al NE. de la punta Cabicungan de Lu- 
zon, tiene un aspecto regular de cerca de 8 millas de exten- 
sión de N- á S. y puede verse á 30 millas de distancia próxi- 
mamente. Su costa es baja tajada á la mar, pero sin placer 
ni surgidero alguno. 

El Islote Yrao ó Culebra demora á 2 millas al S. de 
la punta S, de Dalupiri, se halla rodeada de un arrecife de 
corta extensión, dejando un canal hondable entre este islote 
y la extremidad S. de Dalupiri. 

lia Isla Fuga está situada á 9 millas al SSE. de Da- 
lupiri, es más baja y llana que ésta y se tiende de E. á O. 
ocupando unas 10 | millas; su parte E. termina en tierra 
muy baja y anegadiza: su costa S. acusa fondos irregulares, 
de 55 y 83 metros, pudiéndose fondear en (jaso de necesidad 
en su parte SO. Está poblada; toda ella es una loma tendida 
de mediana altura, sin mogote ni quebrada alguna. 

Puerto de Masa. Está situado entre la extremidad O. 
de Fuga y dos islitas rasas adyacentes llamadas Bari y Ma- 
hac. El mejor canal para entrar en el puerto, es el del S.» 
que pasa entre Bari y la punta O. de Faga, dando resguar- 
do á una reventazón que sale al ESE. de la punta S. de la 
isla de Bari; en él se encuentran 25 y 27 metros de fondo 
fuera del canal y de 10 á 16 metros cuando se está enmedio. 
El canal del O., formado por las dos islas, es muy an- 
gosto y peligroso por el bajo y el placer que salen déla pun- 
ta NO. de Bari; en él se sondan 25 metros de agua. El canal 
del N. lo hace difícil y muy peligroso el arrecife que sale 
hasta la mitad de su ancho, terminando en esta parte en un 
cabezo de piedra cubierto con 2 metros de agua, llamado 
hajo Elcano: este peligro que sale de la punta NE. de Ma- 
bac, se dirije hacia la isla Fuga, y su extremo, que se une 
á la punta NO. de esta misma isla, es un banco de piedras 



ISLAS BABÜYANES. 227 

cubierto con 8 y 10 metros de agua y sobre el cual levantan 
las corrientes hervideros que parecen rompientes de bajos: 
este paso no debe tomarse sino en caso de necesidad, y al 
verse obligado á ello, deberá aproximarse a la isla de Fu- 
ga. En la parte O. de la isla Bari, hay un arrecife aislado 
próximo á ella (1). 

Aguad». Puede hacerse aguada, con bastante trabajo, 
á alguna distancia en el interior de la isla. 

lüsiruceíones. Aunque el puerto de Musa está abrigado 
de la mar, no puede ser útil sino en un caso forzado, pues el 
fondo es malo y peligroso; está cubierto casi por todas par- 
tes de rocas de coral, mezcladas en algunos puntos con are- 
na gorda y cascajo; su fondo varía de 17 á 25 metros en me- 
dio y disminuye á 7 (5 9 metros, cerca de los arrecifes de 
coral que rodean las costas del puerto por todas partes: 
el ancho del puerto es próximamente de | de milla. El me- 
jor fondeadero se halla próximo á la costa NE. de Bari en 23 
y 25 metros, donde el fondo es arena gorda y coral partido; 
cerca de Fuga el fondo es todo piedra. 

mareas. El agua sube de 1,5 á 1,8 metro en el puerto 
de Musa, pero la dirección y duración de la marea son muy 
irregulares. 

Pueblo. Viniendo del puerto de Musa costeando el S. de 
Fuga arrumbando al E. | SE., se encuentran á {- milla de 
la costa, sondas de 16, 20 y 25 metros de fondo, de mancho- 
nes de piedras y arena hasta casi media isla, donde está el 
pueblo, cuya igfesia se verá por lo más alto.de la loma: al 
SSO. de la iglesia hay un manchón de arena limpia, donde 
se puedo fondear en 25, 30 y hasta 36 metros: siguiendo 
este trozo de costa desatracado de ella como 1 | milla, se ha- 
llarán de 46 á 50 metros de fondo de la misma calidad; desde 
la mitad de la isla para el E., la costa va acantilándose más 
y más y presentando varias reventazones sobre sus peque- 
ñas puntas. 



(1) Véase el píaao dol puerto de la isla de Fuga en la carta núm. 160 dol Dé- 
pósito hidrográfico. 



228 DERROTERO BEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO, CAP, III. 

lia isla Calayan está situada á unas 13 millas al NE. 
de Dalupiri; es mayor y más elevada que la isla de Fuga; 
está formada de montañas y tierras llanas que son más altas 
en el centro de la isla y cortadas en algunos puntos por va- 
lles profundos; se extiende próximamente de E-0 10 millas; 
sus costas son acantiladas sin fondeadero alguno y puede 
avistarse á unas 45 millas de distancia en tiempo claro. 
Junto á su parte SO. tiene algunas piedras á flor de agua 
que salen afuera como una milla; y á 1 J milla de su punta 
NE. tiene un islote que se extiende de N. á S. llamado Pd- 
nucían. 

En la costa S. hay una ensenada como de 6 millas de ex- 
tensión con 3 millas de playa, sobre la que se ven algunas 
piedras que parecen embarcaciones varadas. Un poco más 
al E. de la mitad de la playa hay una población ó rancho de 
indios batanes: frente á él está el surgidero de las embarca- 
ciones, pero tan acantilado que á 2 cables de la costa no se 
encuentra fondo con 100 metros de cordel. 

Al O. I SO., distancia 6 cables de la punta S. del islote 
Panuctan ó sea en la punta N. de Calayan, hay un monteci- 
Uo redondo que de lejos parece un mogote; ¡este monte ter- 
mina en una punta baja. 

En toda lajisla nofhay más puerto ni fondeadero que el 
ya mencionado y un pequeño recodo que queda detrás de la 
punta más S.; el que no puede servir sino para embarcacio- 
nes muy pequeñas y tiene por señal para dar con él, un fa- 
rallón blanco pegado á la punta, 

Wjmm rocas Ifyllie forman dos grupos á flor de agua con 
altas rompientes en medio de ellos, son peligrosos para los 
buques que atraviesanfde noche el grupo de los babuyanes. 
La roca más al S., que es al mismo tiempo la más grande, 
demora á 6 millas alíNNE. del islote Panunctan. El otro 
grupo está situado á 2 | millas próximamente al NNE. del 
del S. ó del más grande. 

lia Isla Claro-Babuyaii, que es la más al NE. y la más 
elevada de todas las islas ¡Babuyanes, se halla á 25 millas 
próximamente al ENE. deCalayan; su extremidad O., sobre 



ISLAS BABÜYANES. 229 

la que hay un volcan, se termina por un arrecife que sale 
para fuera; entre el volcan y las montañas situadas en la 
parte E. de la isla, aparece una gran curva cóncava en for- 
ma de media luna cuando se recala sobre la isla viniendo de 
la parte del N. ó del S.: pero cuando se la vé á gran distan- 
cia viniendo del E., aparece como una montaña redonda con 
un cerro aislado en su parte N. La punta S. de la isla es 
acantilada y de rocas, y á cosa de 1 milla se encuentra un 
islote de rocas negras que tiene la forma de* un pilón de 
azúcar. 

Esta isla fué en otro tiempo la más poblada, pep a causa 
de la aparición del volcan y de sus grandes erupciones, en 
las que arrojaba fuego y piedras á bastante distancia, la 
abandonaron sus habitantes: las erupciones se anuncian por 
el color rojo que adquiere el montecillo en cuya cúspide ó 
cumbre está el cráter del volcan. 

No hay en toda la isla playa capaz sino unas pequeñas 
playas en las quebradas, donde los naturales de las islas 
suelen varar sus embarcaciones cuando los vientos ó las cor- 
rientes les obligan á tomar tierra en esta isla- Sus costas 
son limpias, no hay bajos ni rompiente que salga mucho á 
la mar. 

Rompiente dudosa. A 75 millas próximamente al O. 
4« N. de la isla de Dalupiri y a 63 millas al N- 58^ O. de la 
punta de Dialao de Luzon, han señalado una rompiente á 
flor de agua en las cartas recientes. 

li» Isla de Camigain, es muy montuosa y elevada, so- 
bre todo al NE. en que tiene de altura 838 metros; su exten- 
sión es de 12 millas de NNE. á SSO., y demora próxima- 
mente á 32 millas al S. i SO- de Claro-Babuyan. Sus costas 
son generalmente escarpadas y acantilladas , y á 1 milla de 
ellas, se miden de 50 á 60 metros de fondo. Las tierras de 
Ja isla son bajas á lo largo de las costas N. y SE. , y su par* 
te S. está formada por un monte de 736 metros que se ve 
fácilmente á 60 millas, llamado monte de Camiguin, cuyas 
contorneadas laderas acusan su procedencia volcánica. 
Al O. de esta montaña, la costa termina en la mar por va- 



t!30 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IlL 

rios pantanos y barrancos de piedra blancuzcos y escarpados^ 
que se hallan al S. á 2 millas de la punta Escarpada ó pun- 
ta S, del puerto de San Pió V, los cuales pueden también 
servir de marca para reconocer este puerto. En medio de la 
línea de este puerto, se halla un islote llamado Font. 

ConeliadofSan PloT. Esta concha se encuentra en 
una entrada que hace la costa O. de la isla Camiguin, y un 
poco más al S. de la mitad de la isla ; tiene próximamente 3 
millas de ancho y 1 i milla de profundidad, y está abrigada 
de la mar por la isla Font, que hemos dicho se encuentra en 
medio de s^u boca. 

lia l0la Pont tiene 1 i millas de circunferencia; es alta, 
escarpada por su parte de fuera ó del O., y puede pasarse 
por dos lados para entrar en el puerto: la parte del SO. es 
toda de peñas tajadas á la mar y muy acantilada, la del N. 
es menos hondable y tiene varias rocas; pero á poca distan- 
cia hay fondo de 10 á 11 metros; por el lado del E. ó sea el 
que mira hacia el fondo de la ensenada, es también honda- 
ble con playaje y pedregales. En la orilla de la punta S. de 
esta isla sale un placer de arena y á regular distancia de la 
playa se encuentran más de 11 metros de agua. 

Los dos pasos que forma esta isla con la tierra, son com- 
pletamente limpios ; el paso ó boca del S. tiene 1 1 millas de 
ancho, y las sondas, que son de 72 metros de fondo a la en- 
trada, disminuyen gradualmente á medida que se va entran- 
do dentro; está formada por la isla Font y la punta Escar- 
pada, completamente de peñas de color de hierro, sin arbo- 
leda; y al O. cerca de ella, hay un islote 6 farallón de pie- 
dra viva del mismo color, llamada por este motivo isla de 
Hierro. Este farallón está tendido NS. ; la cabeza N. es más 
alta y ancha, y de aquí va disminuyendo á terminar en una 
punta muy angosta y baja, de la cual sale un pequeño placer 
hacia el NNR con poco fondo y reventazón; forma con la 
punta Escarpada un canal estrecho con 13 á 27 metros de 
fondo. A corta distancia, al S. de punía Escarpada, hay un 
manantial de agua salada hirviendo. 

El paso del N. está comprendido entre la isla Font, y la 



ISLAS BABUYANES. 231 

punta N. del puerto; tiene cerca de 1 milla de ancho y se 
sondan de 51 á 55 metros de agua antes de la Taoca, y lue- 
go 31 y 33 metros al estar dentro; un poco más cerca de la 
isla que la medianía del canal ó paso hay un placer con 11 
á 14 metros, fondo rocas; ademas la punta N. de la entrada 
termina en un arrecife de coral que sale para fuera próxi- 
mamente 4 de milla. 

La naturaleza del fondo en los pasos y dentro del puerto, 
es generalmente de arena suelta, y en algunos puntos de 
coral solamente; la sonda disminuye gradualmente confor- 
me va uno metiéndose para dentro; el mejor fondeadero es 
al E. de la isla Font, dejando caer el ancla en 27 á 29 me- 
tros de agua, frente á un arroyo de agua dulce que se halla 
al ENE. de la isla. Un baque pequeño se hallará más abri- 
gado fondeando por la parte de dentro de la punta S. de la 
entrada del puerto ó sea punta Escarpada, en 16 a 20 me- 
tros de fondo. Este puerto puede considerarse como el único 
fondeadero pasahle^ para un buque de porte, entre los que 
se encuentran en estas islas, por ser su fondo más limpio 
de piedras que el del puerto Muza en la isla de Fuga. 

En este puerto hay mucha y buena piedra de lastre, y 
arboleda bastante para cortar leña. Desde el mes de Abril 
hasta el de Julio, se hallan en esta isla varios ranchillos de 
Babuyanes de la isla de Fuga, que por esta época vienen á 
hacer leña. 

Mareas. En el puerto de San Pió V, la pleamar suce- 
de 6^ después del pase de la luna por el meridiano en las 
sizigias; y la amplitud de la marea en la misma época es 
próximamente de 1,6 metros. 

Eias rocas Qulnapao son don farallones de peñas taja- 
das á la mar, que se hallan próximamente á 7 J millas al E. i 
SE. de la punta NE. de Camiguin, el uno mayor que el otro, 
parecidos á dos torres, con otros varios faralloncitos junto á 
los mayores. No se encuentra fondo á corta distancia al E. 
de estos farallones, y forman con la parte más próxima de 
la isla de Camiguin un canal de 7 millas de ancho, muy lim- 
pió, sobre todo hacia la parte de la isla. 



232 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. III. 

Wmm rocas Dedicas. Demoran á 7 millas al N. 42"* E- 
de las de Guinapac, forman un grupo de cuatro rocas pun- 
tiagudas, más elevadas que las de Guinapac, las cuales vis- 
tas á mucha distancia parecen buques á la vela. Estos altos 
farallones ocupan una extensión próximamenta de 2 millas 
de NNE. á SSO. y se hallan rodeados de otras rocas de 
diferentes tamaños; es muy peligroso acercarse á ellas con 
viento flojo 6 variable, porque las corrientes tiran con mu- 
cha fuerza para el N, , dando lugar á violentos remolinos y 
fuertes hileros, los cuales forman como una línea de rom- 
pientes en las inmediaciones y en medio de este grupo de 
escollos. Además, cerca de estas rocas no se encuentra fondo 
y se comprometería un buque por no poder fondear, caso 
que fuera necesario hacerlo para su seguridad. 

iToioan. Cerca de estas rocas Dedicas, de naturaleza vol- 
cánica, y formando grupo con ellas, se encuentra por su 
parte NO. una isla baja, de unos 60 metros de altura y de 1 
milla de circunferencia. Sobre su costa N. y á unos 9 metros 
sobre el nivel del mar, existe el cráter de un volcan en acti- 
vidad el año 1861 (1). 



ISLAS BATANES Ó BASHEE. 

VARIACIÓN AGUJA 0« 10' NO., EN 1875, 

Las islas Batanes forman una cadena de islas elevadas 
en gran parte, que se extienden de 19'' — 58' á 21'* — 13' N., j 



(1) En los arrecifes Dedicas al E. de Camiguiu que, según Se te per, son res- 
tos de los bordea de un antiguo cráter, se formó en 1856 un volcan que en Octn- 
bre de 1876 levantaba ya por lo menos 195 metros. Después de haber salido humo 
entre dos arrecifes, se originó allí un islote que aumentuba con los escombros de 
JOS arrecifes, cuya mitad superior se desmembraba. En 1857 estalló una violenta 
erupción acompasada de fuertes terremoto^» 



ISLA!S BATANES O BASHEfi. 233 

se hallan esparcidas por canales limpios, sin peligro alguno 
baja el agua (1). 

Las islas Batanes llevan los nombres de Balintang, Ba- 
tan 6 Monmanth, Sahtang ó Seminanga, Ibugos ó Bashee, 
Dequez 6 Goat, Grafton, Diogo ó isla Alta, Bayat ó isl^ 
Orange, Siayan y Mabudis. 

Batan, Sabtang, Ibugos y Dequez, fueron exploradas por 
sir E. Belcher, comandante del Samarang, el mes de No- 
viembre de 1843, y el de Febrero de 1844. 

_Las Batanes 6 Bashee del N. se llaman Yami é isla del 
Norte, pero sir E. Belcher no pudo encontrar las rocas Bas- 
hee del Norte que señalan las cartas antiguas. 

Vieiit49». Durante la monzón del NE. los vientos son 
duros sobre este grupo de islas, encontrándose algunas veces 
corrientes muy violentas; la creciente se dirige al NO. y la 
vaciante al NE. 

Horsburgh dice: «En los canales que forman estas islas 
»se encuentran á veces remolinos considerables, y la marea 
»es muy irregular. Sin embargo, nunca llega á subir á 1^2 
»ó 1 5 , aun en las épocas del novilunio y plenilunio.» 

Víveres, aguada* Las islas Batan y Sabtan son mon- 
tuosas, viéndose en ellas grandes espacios cultivados. El 
suelo de Batan es rico y produce en abundancia camotes, 
batatas y otras variedades, maiz, cebollas, ajos, arroz, tri- 
go, etc.; se encuentra gran cantidad de ganado, puercos, 
gallinas, carneros y cabras; en Sabtang é Ibugos hay vena- 
dos, y codornices en todas las otras islas. Puede procurarse 
leña en cantidad á precios arreglados, y lo mismo el agua; 
esta última se hace con dificultad, porque los rios se hallan 
c3rrados por arrecifes, que impiden á las embarcaciones 
atracar á las playas 6 flotar los barriles. 

lias Isla» Ballntant^, por 19^—58' N. y 128''— 26'— 
25'' E. , son las más S. de las Batanes; forman un grupo de 
tres islotes ó pequeñas rocas, elevadas y puntiagudas; se les 
distingue á 27 millas de distancia, y se enfilan entre sí 



(1) Véase la carta española núm. 5Í)5, islas de Batanes. 



1U DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPIINO. CAP. IIL 

cuando demoran al E. | SE. y al O. i NO. La más O, es la 
mayor de ellas, y cuando se la ve del SO, presenta un agu- 
jero que la atraviesa de parte á parte ; son todas ellas escar- 
pados y puede pasarse sin peligro á 2 ó 3 millas de distan- 
cia; pero la mar revienta sobre ellas con furia en tiempo de 
vientos fuertes. 

El canal Balintang, que separa estos islotes de Claro 
Babuyan, tiene 25 millas próximamente de ancho, y los 
buques que van á China por la derrota del E. lo frecuentan 
mucho, 

Kia isla Batan tiene próximamente 9 millas de largo 
de NNE. á SSO. ; el monte Irada, que se halla hacia su 
extremidad N. presenta el aspecto de un volcan apagado; 
tiene 1.157 metros de elevación sobre el nivel del mar, y se 
halla cubierto de espeso bosque. El resto de la isla es mon- 
tuoso y se ven grandes llanos ó mesetas cultivadas. 

Balita de Santo Bominge. El Samarang fondeó en la 
bahia de Santo Domingo, situada en la parte O. de la isla 
de Batan y en buen tenedero de arena fina y coral. Para 
estar bien amarrado, es preciso fondear á dos anclas por 24 
metros de agua delante la punta N. de la bahía, teniendo al 
convento ligeramente abierto: á pesar de esto, este fondea- 
dero no es muy seguro para las nortadas y aunque las an- 
clas agarran bien, no deberá frecuentarse este fondeadero 
sino durante la monzón del NE. (1). 

A 4 cables al NNE. de la punta Chagnic, punta S. del 
puerto, hay un bajo de rocas que descubren á marea baja. 
Se sondan 49 metros d^ agua en el cantil O. de este bajo, 
y 8,2 metros en el del E. A 1 cable al ENE. de la misma 
punta se encuentra una roca, que queda á flor de agua en 
bajamar. 

San Carlos. Se recomienda generalmente el ir á fon- 
dear delante de San Carlos, que se halla 2 millas más al SO., 
como el mejor paraje para rellenar la aguada; pero este es 



(l) Véase el plano particular del puerto de Santo Domingo y del fondeadero 
ie Ibana, en la Carta española, núm. b^^. 



de San Vicente, puerto de Ibana, ó más bien el desembarca- 
dero de este pueblo. Se halla poco frecuentado, porque el 
sitio en donde se fondea es muy reducido; se deja caer el 



(Pág. SSl) 1879. Isla Batan. ^La corbeta blindada 
francesa VArmide vio una roca elevada, que no señalan las 
cartas, á V, milla próximamente al NE. de la isla Batan. El 
estado neblinoso del tiempo no le permitió determinar su 
posición por medio de marcaciones. 



y además tanto esta parte de la isla como las bahías no han 
sido sondadas. 



ISLAS BATANES Ó BASHEE. 235 

un fondeadero muy abierto, por lo que no se puede efectuar 
esto operación sino en muy buen tiempo. Las embarcaciones 
de cierto tamaño pueden pasar sin temor por entre los arre- 
cifes é ir á varar en una playa de arena. Este canal se ha 
cortado por un arrecife, con objeto de abrir paso á los bu- 
qnes de 50 toneladas, los que suelen ser varados en seco, 
cuando llegan de Manila, al empezar la monzón del SO. 

San Vicente. El fondeadero más próximo al S., es el 
de San Vicente, puerto de Ibana, 6 más bien el desembarca- 
dero de este pueblo. Se halla poco frecuentado, porque el 
sitio en donde se fondea es muy reducido; se deja caer el 
ancla sobre fondo de arena y cerca de los arrecifes, pero es 
preciso dejar el fondeadero en cuanto apunta el Norte, Al- 
gunos barcos han garrado en este surgidero, y en la imposi- 
bilidad de levar el ancla por la mucha cadena que tenian 
fuera, se han visto obligados á zafar un grillete y arriarla 
por chicote. Los buques de gran porte deben por lo tanto 
evitar este fondeadero. Durante la monzón del SO. , es muy 
probable encontrar abrigo en la costa NE. de la isla Sab- 
tang, pero no ha sido sondada. 

Baliías en la costa ME. de Uatan. Hay dos bahías 
muy profundas y probablemente bien abrigadas en la costa 
NE. de la isla Batan ; la más N. y mejor se llama Sonson 
y la otra Mañañion, pero las dos contienen algunas piedras, 
y además tanto esta parte de la isla como las bahías no han 
sido sondadas. 

I-a fsla Sabtang ó Seminanga. Demora al SO. de la 
de Batan, de la cual se halla separada por un canal de 2 mi- 
llas de ancho, que parece limpio. Delante de la extremidad 
N. de Sabtang hay dos cadenas de rocas, que dejan entre 
ellas y entre la del S. y la costa, dos pasos de 25 y 18 metros 
de fondo. La mar rompe en estos arrecifes, y según noticias 
del Álceste, solo hay 0,9 metro de fondo encima de ellos en 
las mareas de las sizigias. 

Ría i>ia ibuQfos. Es pequeña, bastante baja, excepto en 
su extremidad S., en donde se halla un monte y sobre él un 
pueblecillo. Tiene unas 2 millas de largo de N. á S. y se en- 



236 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. III. 

cuentra separada de la costa O. de Sabtang, por un canal 
de 1 á I milla de ancho, sondándose en su parte S. , de 36 
á 22 metros de fondo, y 11 á 12 metros al hallarse cerca de 
una y otra orilla; en caso de necesidad pueden fondearse en 
él, pero el tenedero es mediano, siendo el fondo en gran par- 
te de roca y de coral ; aquí es difícil hacer aguada en los 
botes, porque todos los arroyos que se hallan al N. de la 
punta SO. de Sabtang, se pierden en la pla3^a de coral á | 
cable por lo menos del sitio donde las embarcaciones pueden 
llegar. Sin embargo, este lugar es el único al que se puede 
atracar con seguridad, pues los dos lados del canal están 
bordeados de un arrecife y por algunas cortaduras del canal 
pueden pasar las embarcaciones de los naturales cuando está 
buena la mar (1). 

Kia islaOcqu'ezó Cabra es pequeña Y bastante baja; 
tiene | de milla de extensión, y se halla á i milla próxima- 
mente ¿il O. de la punta NO. de Ibugos. 

Instrueoioiies. Las corrientes tiran con gran rapidez 
para el S,, entre las islas que acabamos de mencionar, y será 
prudente con monzón del NE. bordear al O. para doblar la 
isla Dequez, y no atravesar el canal -que separa Batan y 
Sabtang, hasta que el istmo que parece aisla San Carlos, 
se halle perfectamente abierto y visible al ESE., porque la 
corriente que se divide en la punta Mataui, dirige una de sus 
ramas para el S., y la otra, que forma la contra-corriente ó 
revesa, favorece la navegación para ir de allí para el NE. 
hasta Santo Domingo. 

Si se quisiera fondear en Santo Domingo, será preciso 
bordear para remontarse hacia la parte NO. de la isla, hasta 
tanto que el viento dé para ponerse en demanda del fondea- 
dero ; entonces se arribará barajando la punta y se fondeará 
primero el ancla de tierra por 22 metros de fondo; se filará 
cadena en seguida fondeando el ancla de fuera por 45 me- 
tros ; quedando así fondeados á dos anclas, en unos 27 me- 



cí) Véas8 el plano en ptinto mayor de este canal en la Carta española, núme. 
ro 595. 



ISLAS BATANES Ó BASHEE. 237 

tros de fondo y con bastante sitio para no tocar; la corriente 
mantiene las cadenas tesas é impide tomen vueltas. 

lia isla Barat, ú Orange, se halla á 14 millas al NNO. 
de Batan; tieije próximamente 8 millas de largo de NNE. 
á SSO., y el canal que la separa es limpio. El monte Santa 
Rosa, situado en su extremidad NE. tiene de altura 206 me- 
tros, y el monte Riposet, en su extremidad SE. tiene 243 
metros sobre el nivel del mar. Cuando se ve esta isla de bas- 
tante afuera y corriéndola á su largo, parece una línea blan- 
ca y unida, y á menos de conocer bien la localidad, no se 
encuentra un sitio para saltar en tierra^ no habiendo ade- 
más fondeadero alguno. El interior de la isla está perfecta- 
mente cultivado, y en algunas partes se ven grupos de gran- 
des robles. Se puede por lo demás, encontrar con facilidad 
abundantes víveres frescos. 

lia islaDiogo^ Qraftoiió la Moca-Alta, está á 3 | mi- 
llas próximamente al E. de la isla Bayat; tiene unos f milla 
de extensión y 255 metros de altura; el canal que forma con 
Bayat, es también muy limpio. Esta isla es pequeña y acan- 
tilada en su parte O. A lo largo de su costa K tiene algunos 
islotiilos, entre los cuales el que más sale para fuera no se 
separa á 1 milla de tierra. 

E-a isla Mabudis se halla á 6 millas al NNE. de la ex- 
tremidad N. de la de Bayat, tiene próximamente 1 i milla 
de largo de NE. á SO. y es escarpada y alta. 

lia isla Siaran. A 1 milla al SSO. de Mabudis, se halla 
la isla Siayan, que tiene 1 i milla de circunferencia, y en su 
extremidad NE. hay varias piedras aisladas. El canal que 
separa á Mabudis y á Siayan, es peligroso á causa de algu- 
nas rocas sueltas que se encuentran en él ; el que separa á 
Bayat y á Siayan de 4 millas próximamente de ancho es 
limpio, 

liA isla Yami es la más N. del grupo de las Batanes*^ 
tiene próximamente 1 milla de circunferencia, y es media- 
namente elevada. El pequeño islote que se halla cerca de su 
punta SO. está en 2^—4^—56" lat. N. y 128^-10-50'' lon- 
gitud K (Belcher). 



'238 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IIL 

Eia Isla Mor te está á 2 millas al SSO. de la isla Yami^ 
es elevada y escarpada, excepto su parte E», cerca de la 
cual se ven, tres pequeños islotes que están á 1 cable para 
fuera de la playa, como asimismo algunas piedras sueltas. 
El canal formado por Yami y la isla Norte es limpio, el fon- 
do es de piedras y con demasiado braceaje para fondear en 
el. El canal que separa Mabudis y la isla Norte, es limpio 
también, y tiene 9 millas de ancho. 

l^as raemm Basliee del IVorte no las pudo encontrar el 
capitán sir E. Belcher, el caal dice: «estas rocas no exis- 
»ten en la situación que las han colocado las cartas, ni den • 
»>tro del radio visual de un observador elevado 32 metros so- 
mbre el nivel del mar.» 

■loea Cfradd^ ó rompiente Cambrian. La posición de esta 
roca se halla bien determinada por el capitán Ross , que la 
sitúa en 21^—43' lat. N., y 127^—54' long. E., y de ella se 
marca la isla Pequeña Batel-Tabago al N. 3"" O. Este oficial 
encontró 3,6 metros de fondo en medio del arrecife, sin duda 
en el momento de la pleamar, y le asigna 100 metros próxi- 
mamente de largo. Decimos sin duda en la pleamar, porque 
el capitán Gadd, parece haber sido el primero que descubrió 
este escollo con el buque sueco Oster GostMmid, el 20 de 
Enero de 1800, asegura haber apercibido algunas puntas en 
medio de las rompientes. Y en efecto, hay en este paraje y 
en sus inmediaciones un movimiento de marea bastante con- 
siderable en las sizigias, para poder admitir que algunas par- 
tes de la rocí queden al nivel de la superficie de la mar ó 
visibles en la parte baja de la ola en baja mar cuando estas 
son grandes. 

Eias rocas Vela-Rete se encuentran sobre el mismo 
paralelo, á unas 44 millas al O. de la roca Gadd y á 11 mi- 
llas al S. 5^ O, de la punta baja en que termina la isla For- 
mosa por el SE; forman un grupo de rocas bajas, sueltas, 
unas sobre el agua, otras á ñor de agua y debajo del agua. 
El canal formado por estos escollos y la punta S. de Formo- 
sa, es limpio; pero á menudo se encuentran en él revesos de 
corriente muy considerables , como asimismo en los demás 



ISLAS BATANES O BASHEE. 233 

de SUS inmediaciones. El capitán Ross observó, que las cor- 
rientes se dirigen generalmente del NE. al SO. , producien- 
do rompientes semejantes ea altura y fuerza, á los que se 
ven cuando la mar rompe con furia sobre los bajos -fondos 
más peligrosos. 

lastruieoloiies . Cuando se dejan las islas Batanes du- 
rante la monzón delNE., ó cuando se barloventea con el ob- 
jeto de remontar al N., para montar estas islas , convendrá 
hacerlo con bordos cortos para el NE. sobre la costa O, de la 
isla Batan, hasta tanto demore el monte Irada al SSE. ; en- 
tonces se gobernará al NO. , y se barloventerá enseguida á 
longo de las costas O. de Bayat, Siayan y Mabudis, cui- 
dando de que al llegar á esta última deberá navegarse al E., 
pasando entre esta isla y la isla del Norte, en donde la cor- 
riente que tira para el N. , favorecerá á la derrota. 

Enseguida deberá aguantarse cuanto se pueda al E. , ó 
tratar de pasar bien á barlovento de Botel-Tobago sima, por- 
que las corrientes en las inmediaciones tiran con rapidez 
al O. j cuando sobreviene una calma después de haber ven- 
tado duro, se siente mucha mar que atormenta y fatiga al 
buque. 

La roca Gadd se halla en la derrota que se sigue cuando 
se pasa por el canal de los Batanes, y para darle resguardo 
es preciso aguantarse, bien sea sobre Botel-Tobago sima, 6 
sobre la parte N. del grupo Batan; cuidando mucho de to- 
mar la medianía del canal. Cuando se pase por el S. de esto 
peligro con tiempo cerrado 6 durante la noche, deberá acer- 
carse á las islas Batanes del N., no olvidando que las cor- 
rientes tiran para el N. generalmente, cuando los vientos 
son flojos y la monzón del SO. Cuando se vaya á pasar en- 
tre las islas Batanes y la roca Gadd, con tiempo aturbona- 
do, convendrá, con objeto de evitar este peligro, navegar 
entre los paralelos 21^—15' y 21^—21' de lat. N., pues al- 
gunos buques que se han encontrado con poco viento, han 
sido arrastrados por las corrientes entre la isla Formosa y 
Botel-Tobago sima. 

Temporales. Entre las islas comprendidas entre Luzon 



240 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP, III. 

y Formosa, se experimentan á menudo baguios ó tifones, y 
en general el tiempo es muy malo durante las dos monzones. 
Algunos buques han sentido sacudimientos de temblor 
de tierra en esta parte, asi como sobre las costas E. y O. de 
Luzon. 

liS isla Botel-Tobago ülma (1) es elevada; tiene 7 | 
millas de extensión de NO. á SE., se asemeja á una silla ó 
tiene un corte encima cuando se la ve del SSO. ó del NNE- 
Desde la arboladura puede verse á 60 millas de distancia. 
La parte más alta de la isla está cubierta de árboles y se 
halla bastante habitada; el pico del NE. tiene de altura 564 
metros y el del O. 555 metros sobre el nivel del mar. 

A lo largo de su costa S. se ven varios pueblos grandes 
y la costa NO. está formada de puntas de piedra. Cerca de 
la extremidad N. hay algunas ropas sueltas, muy notables 
á causa de asemejarse á campanas. La costa es de piedra 
por todas partes y parece expuesto el desembarcar en tierra, 
porque se ven piedras en forma de agujas en muchas partes 
de la isla. Exceptuando las que se hallan cerca de la extre- 
midad N. , estas piedras se hallan unidas á la isla por tierras 
bajas; pero la parte de costa que se halla debajo del agua 
presenta generalmente el mismo carácter que la parte que 
se vé; de modo que será muy prudente observar mucho el 
fondo, al acercarse á tierra 6 cuando se corra á longo y á 
corta distancia de ella. 

El Pequeño Batel Tobago^ es una pequeña isla do 
una altura considerable; está situada á unas 3 ¿ millas al 
SSE. de la parte S. de la isla grande del mismo nombre. !Su 
extremidad S. termina en un arrecife que sale fuera, cosa 
de 1 cable, en donde se halla cortado á pique. 

PledradelaForest Belle. {N. í* if., núm. 113. Lon- 
dres 1878.) Según comunicación del vice -almirante C. F. 
Hillyar, comandante general de la estación naval inglesa de 
los mares de China, el buque anglo-americano Forest Belle 
navegando por el canal de Bashee (Baxi) entre Luzon y 



(l) Skaa, en japonéí', significa isla. 



ISLAS BATANES Ó BASHEE. 241 

Formosa, tocó en una piedra ahogada situada á 6,5 millas al 
S. WO. de la pequeña Botel Tobago, ó sea en 21^—51^ la- 
titud N. y 127"— 46'— 49' long. E. 

El banco JLleeste^ que lo señalan las cartas en 22**— 5' 
lat. N. y 127*'"29' long. E. probablemente no existe. 

Tientos. En el canal comprendido entre la costa N. de 
Luzon y la isla Formosa, generalmente se encuentra mal 
tiempo en todas estaciones. En la monzón del NE. el viento 
sopla principalmente "del ENE. al abrir el canal, en donde 
se llama al N. I NE. y NNE. 

Sóbrelas islas Batanes, sopla del NE. y ENE. levantando 
mucha mar. 

En el canal de Formosa, entre esta isla y la costa de Chi- 
na, debe también esperarse mal tiempo en cualquier época del 
año. Aun en el verano, y á media monzón del SO. , prevale- 
cen tiempos duros y achubascados, acompañados de torrentes 
de agua. Sobre la costa E. de Formosa, se suelen encontrar 
vientos variables del E., que favorecen la remontada hacia 
elN. de la isla, los cuales se llaman alli al NNE. 

Como regla general , debe tenerse presente que cuando 
el viento rola gradualmente de la parte del S. para el E., 
debe esperarse pronto que vuelvan á soplar del N. con doble 
fuerza. 

Sobre la costa N. de China suelen experimentarse NO. 
duros que duran varios dias, los que se sienten á bastante 
distancia mar afuera. El barómetro sirvo de poco para indi- 
car estos vientos, pues sube también mucho con los vientos 
duros del N. que á veces prevalecen. Cuando el viento ha 
dado la vuelta á la aguja, generalmente vuelve bruscamente 
alN. soplando con tal fuerza, que obliga á arrizar las gavias. 



16 



242 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IV. 



CAPITULO IV. 

COSTA SO. DE LUZON Y GRUPO DE LUBANG, 

VABIAOION DE LA AGUJA, 0°— 40' NE. EN i8C9. 

En el capítulo I, al tratar de la bahía de Manila, quedan 
descritas las costas que forman su entrada, llegando en la 
costa del S, hasta el islote Limbones ; en este capítulo conti- 
nuaremos describiendo desde el referido islote de Limbones 
hasta el Cabo de Santiago, extremo SO. de Luzon, y el gru- 
po de Lubang, completando de este modo la descripción de 
las costas de la recalada á Manila (1)» 

lia eomtm. Desde la isla Limbones, que se halla delante 
de la punta del mismo nombre, de la cual parece prolonga- 
ción, la costa se dirige ai S. i SO. próximamente, entrecor- 
tada por varias ensenadas llamadas de Taitai chico y Taitai 
grande, de Jámelo y de Looc, hasta la punta Galayo ó de 
Fuego, Es costa bastante elevada, de piedra, muy acantilada 
y escarpada con varios islotes en sus proximidades; está do- 
minada por la Sierra de Pico de Loro, que extiende una de 
sus ramificaciones al OSO. sobre el puerto de Jámelo, diri- 
giéndose la cordillera principal al SE, hacia el istmo, que 
separa la pintoresca laguna de Taal de la mar. El monte 
más principal de esta cordillera, es el que se halla en su es- 
tremidad SE. llamado Pico de Tanaun, de 847 metros de al- 
tura sobre el nivel del mar. 

Puerto Jámelo. A 2 | millas al S. de la punta Limbones , 
se abre la ensenada de Jámelo, comprendida entre el islote 
llamado Pulo cota N., y la punta ó islote de Buri ó de Jame- 



(1) Carta inédita de la recalada á Manila^ levantada y descritas sus costas 
por el capitán de fragata B. José María Halcón en los años 1835-3G. 



COSTA SO. DE LUZON. 243 

lo, que distan entre sí de N. á S, 2 | milla; al SE. de esta 
ensenada se halla el puerto de Jámelo, que se interna 1 J 
próximamente al E.; su entrada de 4 á 5 cables de ancho, la 
forman al N. un morro 6 frontón cortado á pique, cerca del 
cual se sondan 11 y 13 metros, y al 3. Ja punta que destaca 
á 1 I cable al NNO. varios farallones y piedras, en el extre- 
mo de los cuales se hallan 30 metros de fondo. Este puerto 
es limpio y de buen tenedero ; las sondas, en la medianía de 
la boca son de 30 y 26 metros, disminuyendo progresiva- 
mente hacia el interior, en donde se encuentran 10 y 12 me- 
tros, fondo arena y fango. El mejor fondeadero se halla en 
la parte N, por 12 á 14 metros, y el único cuidado que de- 
berá tenerse al dejar caer el ancla, será el no hacerlo cerca 
de la punta N. interior del puerto, por ser el fondo de piedra. 
El rio Jámelo, que desagua en el fondo del puerto en pla- 
ya de arena, divide las piedras en que terminan las playas 
del interior del puerto; en el cantil de ellas se sondan de 5 
á 8 metros de agua. Las tierras que rodean al puerto, bajas 
y de mangles en el desagüe del rio, se elevan formando co- 
linas hacia la boca de la entrada. 

Este puerto, seguro y fácil de tomar á la entrada de un 
vendaval ó de un baguio, sería muy peligroso intentarlo pa- 
sado este primer período, pues la mar rompe con furia sobre 
toda esta costa SO. de Luzon y comprometido acercarse á 
reconocer la boca. 

Palas cota HÍ. y eota S. El Pulo cota N. se halla á 2 f 
millas al S. de la punta Limbones, delante y muy próximo á 
otra punta de la costa con la que forma un insignificante 
paso de 3,3 metros de fondo sobre arrecife de piedra: dá- 
sele este nombre de cota por la apariencia que tiene de una 
fortaleza arruinada, es más pequeño y saliente que el lla- 
mado Pulo cota S., que se halla á | de milla al S. del cota N,, 
formando un paso con él y con la tierra de 2G metros de fon- 
do arena y piedra. El paso S. ó el que forma el islote cota S. 
con la punta Buri ó do Jámelo, es el más conveniente y 
franco para dirigirse al puerto del de Jámelo. 
Ei» ensenada de Mjooe SO encuentra inmediatamente 



2^4 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IV, 

al S. de la punta é islote Buri; se halla comprendida entre 
esta punta y la del Fuego ó de Galayo al S. , que distan 2 
millas entre sí; es muy mal fondeadero, desabrigado de los 
vientos de fuera, de mucho braceaje y su fondo generalmen- 
te de piedra ó piedra y arena. Delante de la boca, más cer- 
ca de punta de Fuego que de la de Buri ó Jámelo, hay tres 
islotes próximos, dos de ellos unidos entre sí por pedr úseos, 
que se extienden poco más de | cable al O. ; cerca de estos 
islotes se sondan de 5 a 13 metros de agua y poco más fue- 
ra 30 y 33 metros ; los dos pasos que forman estos islotes 
para dirigirse á la ensenada de Looc, son limpios y de mu- 
cho braceaje, siendo preciso llegar muy cerca de la playa 
de arena del interior , en la que desaguan dos riachuelos, 
para cojer 8 y 11 metros de fondo arena. 

Las tierras que forman esta irregular ensenada, son de 
mediana altura con varias pequeñas colinas cubiertas de al- 
gún arbolado. 

lia punta de Fuego, que limita al S. la ensenada de 
Looc, es de piedra viva, de regular altura, escarpada y cu- 
bierta en algunos puntos de cogonal ; está cercada de pedr ús- 
eos , y delante de su parte N. hay un islote separado de la 
punta por un canalito de 1,6 metros de fondo; rascando la 
punta de Fuego y el islote del mismo nombre por la parte O. 
se sondan 7 metros de fondo, aumentando enseguida á 47 
metros. 

Instrueoloues. Para dirigirse á tomar el puerto Jámelo» 
hallándose delante de la boca de Manila, se descubrirán 
al S. los islotes llamados Pulo cota N, y Pulo cota S, , de los 
cuales el más N. que está cerca de tierra, se asemeja, como 
hemos dicho, á un fuerte en ruinas; se pasará después por 
entre estos islotes 6 mejor por el S. de ellos y gobernando 
enseguida en demanda de la entrada de Jámelo, al hallarse 
próximos á la hondable restinga de farallones que despide 
la punta S. de su boca, dejando estos por la banda de estri- 
bor, se pondrá la proa al E* por medio canal para ir á fon- 
dear por 14 á 16 metros fondo fango. 

Viniendo de fuera directamente, deberá cuidarse mucha 



COSTA SO. DE LUZON. 245 

de no confundir los dos Pnlos cotas, que se hallan al N. del 
puerto Jámelo, con los otros islotes, el de punta Fuego y los 
que se hallan al S. de esta punta y delante de la entrada de 
la ensenada de Looc que es muy mal punto de fondeo por 
lo desabrigado, su mucho fondo y este generalmente de pie- 
dra como acabamos de manifestar. 

Elnsenada de IVasugbú. Desde punta Fuego la costa 
corre para el SE. 4 J millas, hasta la punta Nasugbú, alter- 
nada de frontones de tierra y piedra con arenales formando 
entradas más ó menos profundas, y entre esta punta de Na- 
sugbú, de mediana altura, de piedra, escarpada con pe- 
druscos en sus proximidades, que salen cosa de | cable, y la 
de San Diego, á unas 3 millas más al S. , de la misma natu- 
raleza que la anterior, se encuentra la ensenada de Nasug- 
bú, formada de tierra baja, de playa de arena oscura, acan- 
tilada, con arbolado hasta muy corta distancia de la orilla. 
Como á la mitad de esta playa, unas 2 millas al N. de la pun- 
ta San Diego, desemboca el rio d6 Lian: sobre su barra de 
arena que corre próximamente NS., se encuentran 0,6 me- 
tros de agua en bajamar, y a 2 cables de la boca rio arriba, 
se sondan de 5 á 7 metros» Este rio es frecuentado en la épo- 
ca de NE. por pequeñas embarcaciones que vienen á cargar 
lena, las cuales acostumbran á fondear delante del pueblo 
de Nasugbú, que se halla á la orilla derecha del rio á 4 le- 
gua de la playa, compuesto de unos 3.600 habitantes, en su 
mayor parte labradores y pescadores. A 1 milla escasa de la 
boca, se encuentra el pueblo de Lian, de 2.230 habitantes. 
Delante de la barra de este rio de Lian puede fondearse 
en costa abierta, en la monzón del NE. en caso de necesidad 
entre 10 y 14 metros, fondo arena. 

A 1 J millas al SSE. de punta de Fuego y delante de la 
punta de Nagbúclasan, se hallan dos islotes unidos por ar- 
recife llamados Pulo Balaitiqui con sondas de 32 á 45 metros 
en el cantil de fuera, y 3,5 metros en el estrecho paso que 
forman con el cabezo que despiden al E. y vela en bajamar; 
este cabezo 6 bajo deja entre él y la costa otro paso más an- 
cho y con 10 á 12 metros de agua en bajamar, fondo arena. 



11i6 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IV. 

Algo más al N. de la citada punta Nagbúclasan, se halla el 
estero de Balaitiqui con 9 metros de fondo arena en su boca 
y 4 metros más adentro en bajamar, en cuyo último lugar 
suelen fondear las embarcaciones de calado á propósito. 

li» ensenada de Váilln se forma entre las puntas San 
Diego y la de Talin ; tiene 3 f millas de ancho por 1 I milla 
de profundidad próximamente al SE. y es muy desabrigada 
y sucia. Su costa, desde la punta San Diego para el S. con- 
tinua alternada de frontones tajados de piedra, con cortos 
arenales, y sucia en la proximidad á tierra, hasta la punta E. 
de la ensenada propiamente dicha de Talin ; desde esa punta 
los bajos se separan de la costa como 1 | cable, formando 
entre la punta de Talin y la E. de la ensenada dos pozas ú 
ollas, por el arrecife que adelanta desde la medianía del 
fondo de la ensenada una lengua de piedras como al NO.; 
en dichas pozas al NE. y SO. del arrecife que las separa, se 
encuentran 6,7 metros, fondo arena, que disminuye á 2,4? 
metros de agua próximos á tierra. 

El frontón de Talin es de mediana altura, compuesto 
de piedras y arenales cortos, que sirven de base á varias co- 
linas piramidales muy poco arboladas; se halla rodeado de 
arrecife que sale á 1 cable para fuera ; á corta distancia al S. 
de Talin, se encuentran las puntas llamadas de Matambucai 
y Parangulu, de piedra, de regular altura y cubiertas de 
arbolado, formando dos colinas notables en la costa baja que 
los rodea y por ser la segunda de doble altura próximamen- 
te de la primera. Entre la terminación del frontón de Talin 
y estas puntas se halla la pequeña ensenada de Matan- 
bucai. 

La costa, desde estas puntas, se dirige próximamente al 
S. 8 millas, hasta la punta Calatagan, formada toda ella de 
tierras muy bajas y anegadizas interpoladas de arenales y 
mangles, que en muchos puntos llegan hasta la misma orilla 
y entrecortada por algunos esteros. 

A corta distancia de punta Calatagan destaca la costa 
una punta notable por su color rojo, y entre estas puntas, 
entre mangles y piedras, se descubre una playa en la que 



COSTA SO. DE LUZON. 247 

suelen fondear las embarcaciones de cabotaje, que navegan 
sobre esta costa, á esperar la marea. 

Arrecife de Calaiagan^ A unas 2 millas al S. de pun- 
ta Talin, se hállala pequeña ensenada de Matabucai, desde 
la cual arranca el gran bajo ó arrecife de Calatagan, que 
corriendo la cosía, se dirige al S. hasta la punta de Calata- 
gan, saliendo cerca de 2 millas para fuera; este arrecife ter- 
mina por la parte de fuera ó del O. en una estrecha faja de 
arena y piedra sobre la que se sondan de 3 á 8 metros de 
fondo y en su cantil de 11 á 13 metros, aumentando el bra- 
ceaje á 26 y 33 metros á i milla del arrecife. 

Cabo Santiago. Es la extremidad SO. de la isla de Lu- 
zon y extremo de una península, redondeada, de mediana 
altura y bastante arbolada ; se halla contorneado de un arre- 
cife de piedra y arena que queda en seco en las grandes 
bajamares, saliendo de la playa cerca de 1 cable en la costa 
O, y de 2 cables en la costa E. del Cabo; las sondas en el 
cantil del arrecife son de 6 á 9 metros delante de la punta 
Santiago^ de 16 á 18 metros en el frontón NO- del Cabo y 
de 10 á 14 metros en el frontón NE. , fondo piedra y arena, 
que aumenta bruscamente á 80 y 100 metros á J milla de 
distancia. 

Las embarcaciones costeras suelen dejar caer un ancla 
sobre la costa O. del Cabo Santiago, con objeto de esperar 
la marea favorable para embocar el estrecho de San Ber- 
nardino. 

Semáforo. Sobre la extremidad del cabo Santiago hay 
Tina estación electro-semafórica, elevada 14 metros sobre el 
nivel del mar, que enlaza las provincias de Batangas, La- 
guna y Manila. 

El islote Forftun demora á 6 | millas al SO. de punta 
de Fuego; tiene próximamente 1 milla de N. á S., k milla en 
su mayor ancho, y es de mediana altura, pelado y acanti- 
lado; por su parte SE. tiene algunas piedras que apenas sa- 
len I cable, y se hallan 10 metros de agua á pocos cables 
de distancia y enseguida 58 metros á 1 milla; al NE. frente 
á una playita de arena hay 18 a 36 metros casi tocando á 



248 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IV. 

tierra. A causa de este gran braceaje, esta isla, en la que no 
se encuentra aguada, no proporciona abrigo alguno. El ca- 
nal que forma este islote con la costa es ancho y limpio y 
el que generalmente toman los buques que se dirigen á Ma - 
BÍla por el estrecho de San Bernardino. 

Eios baneo» Simó, descubiertos en 1840 por el capitán 
de la marina sutil del mismo nombre, se encuentran, al 
más O. demorando la cima de la isla Fortun á 12 millas al 
E. 5"* S, y la cima O. de Ambil al S- ; tiene 2 millas de ex- 
tensión de N. á S. y 1 i milla de O. á E. , y el menor fondo 
es de 15 metros. El banco del E. se halla algo más al N. que 
el anterior, su mayor dimensión es del SO. al NO. y tiene 
más de 1 milla de E. á O» , y su menor fondo es de 14 me- 
tros, y desde él se marca la cima de la isla Fortun á 8 mi- 
llas al E. IP S. y la cima O. de Ambil al S. 10" O. En laa 
partes N. y O. de estos bancos el fondo varía bruscamente 
de 20 6 30 metros á 60 ó 70 metros, y entre ellos no se en- 
cuentra fondo con 50 metros de cordel- 

lias Sondas delante de la costa SO. de Luzon son gran- 
des é irregulares, variando entre 55 y 200 metros, y no pue- 
de contarse con el escandallo para evitar los peligros, cerca 
de los cuales se sonda 30 y 110 metros de agua. Por lo que, 
cuando se recale sobre esta costa con tiempo cubierto ó de 
noche deberán tomarse las mayores precauciones. 

Inairueetone». Cuando se navegue sobre la costa SO. 
de Luzon, bien sea corriéndola para el N. ó para el S. con- 
vendrá, en general, no desatracarse mucho de ella, con 
el objeto de separarse de la fuerza de la corriente de marea 
que se dirige de la boca de Manila en dirección al grupo de 
Lubang; se procurará pasar entre el islote Fortun y la cos- 
ta, atracando la tierra de Limbones ó del cabo Santiago, se- 
gún convenga á la derrota de ida 6 venida del estrecho de 
San Bernardino, dando á los arrecifes de Calatagan 4 6 6 
millas de resguardo en la monzón del SO., pues si el viento 
se llamara al O. y soplara duro de travesía podria el buque 
empeñarse sobre la costa y perderse sobre los bajos. Vinien-^ 
do del K, se va zapo del arrecife de Calatagan no metiendo 



COSTA SO. DE LÜZON. 249 

al N. ó N. 4 NO. hasta que el islote Fortun demore al N. | 
NO, y el islote de Limbones abierto coa la extremidad E, 
de las tierras de Mariveles. 

Durante la monzón del NE. no hay cuidado y conviene 
mucho atracar la costa, barloventeando si fuera preciso con 
bordos cortos sobre ella, y procurando pasar, como hemos 
dicho antes, entre Fortun y la costa, pues el viento se llama 
generalmente más al N. sobre la bahía y más al E. sobre el 
cabo Santiago, dando naturalmente a los bajos de Calatagan 
el resguardo conveniente. Los buques de cabotaje que salen 
de Manila y conocen esta navegación, suelen ganar el fon- 
deadero del Cabo, recalando allí en la creciente y de dia; 
navegando con viento largo, hasta llegar sobre el arrecife 
del que se separan poco 6 lo verilean, pues el bajo fondo se 
descubre, con objeto de no sotaventearse por efecto de las 
corrientes y navegan así hasta la punta de Calatacran, que 
empiezan á descubrir las playas de arena, en cuyo caso y sin 
prolongar para fuera las bordadas, tratan de fondear en la 
extensión de arenal que hay desde la punta Roja hasta la 
extremidad del Cabo, lugar en el que durante la estación 
de NE. se ven embarcaciones fondeadas. Muchas embarca- 
ciones que se encuentran con la corriente de la vaciante, an- 
tes de conseguir este fondeadero dejan caer sus anclas en la 
sonda O. del arrecife de Calatagan. Desde este abrigado fon- 
deadero, dan la vela en el momento que repunta la marea 
para crecer, y ciñen de la vuelta de Mindoro, prolongando 
sus bordos al viento, que suele ser por las madrugadas del 
NNE. , y á la facilidad de internarse en el seno de Balayan 
tan pronto como se note la entrada de la vaciante : ningún 
buque práctico de estas aguas bordea en esta estación en la 
parte S. del canal; y lo común y probable es que las em- 
barcaciones salidas de Manila para el Estrecho, se encuen- 
tren maniobrando de esta manera á la tercer creciente en 
disposición de intentar el paso de Maricaban. 

noea Allnerva. Según Horsburgh, esta roca fué seña- 
lada por el buque Minerva, capitán Robertson^ yendo de 
Sidney á Manila, que tocó en ella el 10 de Setietobre de 1834^ 



250 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IV. 

á las dos de la mañana; se cree que un buque americano se 
perdió sobre este escollo algunos años antes. Se dice que es 
una roca de coral peligrosa, cerca de la cual se sondan 31 
metros de agua y que demora á 4 ó 5 millas al SE. i E. de 
la punta Santiago. D. Claudio Montero durante su mando de 
la Comisión Hidrográfica, trató de encontrar esta roca en 
la situación que se le señala y en la parte de mar compren- 
dida entre el cabo Santiago y la extremidad occidental de 
Maricaban, sin haber podido dar con ella, ni haber visto se- 
ñal alguna que la indicara, ni reventar la mar en paraje 
alguno, á pesar del viento fresco de fuera que soplaba du- 
rante el reconocimiento ; es más que probable que no existe 
el tal peligro. 



GRUPO DE LUBANG. 

Este grupo de islas se halla al SSO. de la bahía de Ma • 
nila en la extremidad NO. de Mindoro y se compone de seis 
islas: Lubang, Ambil, Cabra, Golo, Malabatuan y Mandaui, 
formando entre ellas varios canales ó silan¡fas estrechas, y 
dos pasos anchos y muy frecuentados, el uno con Luzon y 
el otro con Mindoro. Estas islas al S. y la tierra de Capones 
al N. forman en cierto modo un saco abierto al NO, que 
comprende la bahía de Manila y el extremo O. del estrecho 
de San Bernardino, saco que presenta graves dificultades al 
encontrarse dentro de él, sorprendido por un baguio ó fuerte 
temporal al recalar á Manila ó al embocar el Estrecho ; son 
varios los buques que encontrándose en estas comprometi- 
das circunstancias, han corrido al S. del grugo de Lubang, 
perdiéndose sobre los arrecifes qne rodean la costa meridio- 
nel de Lubang (1). 



(1) El navio de la Compañía inglesA de la India Regente , se encontró precisa- 
mente en estas circunatancias el 16 de Octubre de 1829; tratando de huir del saco, 
tomo el partido de correr al SO. de las islas de Lubang, embocando entre la isla de 
€8te nombre y la de Cabra, donde necesariamente habla de peligrar, cuando segua 



GRUPO DE LUBANG. 25t 

Ei único fondeadero seguro que tienen estas islas, para 
buques mayores en todas estaciones, es el puerto de Tilig, 
situado en la costa NE* de la isla de Lubang, próximamente 
en su mediación, del cual nos ocuparemos más adelante (1). 
InstruGciones. Al Yerse un buque sorprendido por un 
baguio dentro del saco de Manila, la maniobra más acertada 
en tan crítica posición parece ser, con el conocimiento del 
puerto Tilig y de las leyes que rigen á los baguios, la de 
correr al S. á tomar de dia este abrigado puerto, desde el 
instante en que al empezar el cyclon el yiento sople del N. 
ó de sus proximidades, ó la de arribar al SE. en busca del 
fondeadero de San Pedriño en la ensenada de Balayan, y 
caso de no poder orzar para tomarla seguir á dejar caer las 
anclas en el seno de Batangas ; pero de ningún modo ma- 
niobrar, como hemos visto, á pasar al S. del grupo de Lu- 
bang; pues si como generalmente acontece, la derrota del 
vértice del baguio pasa por el N. del saco y rolando el vien» 
to al NO., O., SO. y S., no se ha podido alcanzar el referido 
puerto de refugio, podrá el buque volver á desatracarse j 
correr con menos riesgo para Subic 6 Manila en el último 
período del temporal. Si el viento le rola al NE., E. y SE. 
podrá alejarse lo conveniente de las costas, y capeándolo 
mura á estribor, le servirán al mismo tiempo de abrigo. 



las leyes hoy conocidas, el viento del baguio rolase al SO, y S. que fué lo que le 
aconteció, obligándole á fondear en el cantil de los arrecifes del SO. de Palapat 
donde naufrago. 

La corbeta de S. M. C. la Fidelidad, que también corrió un haguio á pasar 
al S. de Lubang, se vio empeñada contra ella y se estrelló, ahogándose su gente 
^n el sitio llamado Pinagdagatan, la noche del lunes 7 de Octubre de 1821. 

La fragata hamburguesa Asia^ también embarrancó el 18 de Octubre de 1827, 
€n la punta Sala, arrastrada por la corriente á este extremo del saco, cuando corría 
en la noche á montar en su concepto á la isla Cabra. 

Por último, son infinitos los buques del país que pudieran numerarse naufra- 
gados en estas terribles islas, que las embarcaciones debian evitar, y que en caso 
de un temporal en. sus proximidades es muy peligroso pasar al S. de ellas, 

(1) Véase la carta de las islas Ambil y Lubang, núm. 614, con los canales 
que forman entre sí y las islas Cabra, Golo. Mandaui y Malabatuaa, publicada 
por el Depósito Hidrográfico el año 1871. 



252 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO, CAP. IV. 

El puerto de Tilig, puede también servir como puerto 
de arribada al encontrarse un buque sotaventeado del cabo- 
Santiago, j sin poder embocar el estrecho de San Bernardino 
á causa de algún brisote ó temporal del NE. ó ENE. duro 
que reine y de la fuerza de las corrientes. En este caso, pue- 
de igualmente tomarse el fondeadero del NO. de Ambil, del 
cual en caso do necesidad puede pasarse al de Tilig. 

Helenio». En este grupo de islas de Lubang se experi- 
menta hallarse el límite de la influencia de los vientos que 
reinan en el mar de China y el Archipiélago al E. y al S., 
hacia el Pacífico y mar de Mindanao ; de modo que no sien- 
do en la fuerza de las monzones y particularmente en la ge- 
neral del NE., se experimentan variables en casi todos los 
demás meses. 

En Enero y Febrero reinan por lo regular N. y NE,, al- 
gunas veces con extraordinaria fuerza; en esta época suele 
acontecer á veces, salir del estrecho de San Bernardino con 
E. duro y al rebasar este grupo de islas para el N. encon- 
trar viento de esta parte. 

En Marzo, el viento suele soplar con violencia del 
NR y E. 

En Abril, Mayo y parte de Junio, se sienten variables y 
calmas hasta declararse los vientos del SO. por virazones ó 
algún temporal. 

Desde Junio, en Julio, Agosto y Setiembre SO. y SE. 
atemporalados ó temporales con copiosas lluvias ; aunque 
algunas veces se experimentan en todos esos meses E. fres- 
cos y tiempos bonancibles de corta duración y variables. 

En Octubre y Noviembre tiempos inciertos, y á veces 
bonancibles; pero que á menudo cambian repentinamente y 
soplan con mucha fuerza unas veces del SO. y otras veces 
del E. Esta época es muy mala por los baguios que suelen 
preceder al cambio de la monzón, que generalmente se en- 
tabla con irregularidad en Noviembre ó Diciembre. 

Mareas. En general siguen las mismas reglas que las 
déla bahía de Manila, y el establecimiento es próximamente 
el mismo. 



GRUPO DE LÜBANG. 2S3 

c^orrienies. En los pasos que forman estas islas entre 
sí, la corriente es al S. en la creciente y al N. en la vaciante 
en las silangas ó pasos de Ambil y de Golo, y lo contrario 
en el paso de Cabra. 

Este grupo de islas se halla despoblado , excepto la de 
Lubang, cuya población se halla actualmente reducida á 
unas 3.000 almas que habitan casi reunidas en el pueblo del 
mismo nombre, situado en la parte septentrional de ella, 
cerca de la costa 6 playa del NE. en el mismo lugar que la 
misión de jesuítas edificó el templo y fortaleza existente. 

El ellma es muy benigno y regular, siendo 35"* centí- 
grados la mayor temperatura en la monzón del NE., la cual 
desciende á 231 cents, en los colla.<^ y tiempos frescos de 
-Agosto y Noviembre. 

Barómetro, En los tiempos duros que suelen soplar en 
ambas monzones, particularmente en la del SO. en la que los 
temporales de esa paxie duran á veces 10 ó más dias soplan- 
do con fuerza acompañados de cerrazón y extraordinarias 
lluvias (collas), el barómetro suele bajar á lo más á 748 ^i/^; 
de 767 Wm que es la mayor altura que alcanza. En la época 
de NE. y cuando estos vientos soplan muy duros, suelen 
descender á 762 ^/m. 

Las afecciones barométricas en estos mares son poco sen- 
sibles y cualquier descenso es de entidad. 

Ei» isla de liubang es la mayor, más importante y la 
única habitada de este grupo de islas; tiene de extensión 
unas 16 millas de NO. á SE. y sobre 4 millas de ancho. Sus 
costas de playas de arena y mangles en la parte NE. , son 
de piedra y descarnadas por los embates del mar en la parte 
del SO. ; al E. presenta varias cortaduras que forman el se- 
guro puerto de Tilig, y varias otras ensenadas más 6 menos 
abrigadas, pero casi todas difíciles de tomar por los bajos 
fondos y pedregales que encierran. En general rodea á la 
costa y la defiende un arrecife, que en varios puntos descu- 
bre ó revienta la mar sobre él, y sale para fuera | milla, tér- 
mino medio, con bastante fondo en su cantil. 

Las tierras del interior de la isla, en su parte N. hasta 



254 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IV. 

el paralelo del puerto de Tilig, son bajas y llanas, y desde 
este puerto para el S. son quebradas y montuosas, siendo las 
montañas más elevadas las que se hallan cerca de la playa 
de Gontin, en la contra-costa, demorando como al SSE. del 
pueblo de Lubang. Toda esa tierra baja, es tierra de labor, 
regada por riachuelos y esteros que se internan y empanta- 
nan en parte. Al recalar sobre esta isla viniendo del S., como 
su parte N. es tan baja, es fácil tomar la extremidad N. 
de las tierras altas que se hallan próximamente en la me- 
dianía de la isla, por la extremidad N. de la isla misma. 

A 1 I ó 2 millas de la costa NE. de Lubang, se encuen- 
tran dos bajos fondos peligrosos y mucho más fuera por esta 
misma parte los ya descritos llamados de Simó. 

Las costas del O. y NO. son limpias. 

La fertilidad de esta isla es extraordinaria y la vejeta- 
cion tan prodigiosa, que si se exceptúa el cultivo del arroz 
y maiz, todos los demás frutos que se producen son espon- 
táneos. Hay mucho ganado y la caza de toda especie puebla 
los bosques. 

El puerto de Tllig se encuentra en la costa NE. de 
Lubang, como á la medianía de la isla; está formado por 
la ensenada que abre al O, de punta Juri y la continuación 
de los arrecifes que siguen la dirección de la costa, y se in- 
terrumpen para formar el canal de entrada en el puerto. El 
arrecife del E. , que arranca de punta Juri, avanza como J 
milla al NO, de punta Tilig y en el cantil de esta parte se 
sondan de 3,3 metros á 8,4 metros de agua al caer al pla- 
cer de arena y piedra en que termina. El arrecife del O. em- 
pieza á aparecer enfrente del baluarte del puerto y corre 
casi en dirección recta hasta la boca del puerto en donde se 
inclina y mete, á ganar para el NO., con varias inflexiones 
que son desigualdades de las enormes rocas del cantil, en el 
que se pican constantemente más de 10 metros, si no se coge 
alguna de las piedras; este arrecife se extiende en la boca 
del puerto J milla para fuera, y desde la punta saliente del 
placer que despide, que es el que estrecha el canal de la en- 
trada, corre el cantil con 10 metros fondo arena en dirección 



GRUPO DE LÜBANG. 255 

al S. hasta tocar en las piedras y al ONO. hacia fuera. De 
estos placeres que despiden ambos arrecifes determinando la 
entrada del puerto, el más peligroso es el del O. por ser de 
escaso fondo en casi toda su extensión con mucho coral 
principalmente en la parte O. de la prolongación de la línea 
en que corre el cantil desde el baluarte hasta la espresada 
punta que éste proyecta. El puerto de Tilig es el único fon- 
deadero seguro que tiene la isla de Lubang en todas esta- 
ciones para buques mayores ; está abrigado de todos vientos 
y resguardado de la mar como si se estuviera en una dárse- 
na ; su tenedero de fondo arena es excelente y hay gran fa- 
lidad para dar amarras á tierra. Se halla abierto al NNO. y 
el canal de entrada esta perfectamente valizado por los arre- 
cifes> sobre los que rompe la mar con tiempo duro. En la 
medianía del canal se sondan de 25 á 10 metros de fondo en 
bajamar, y continuando para adentro toda la costa O, del 
puerto, puede atracarse cuanto se quiera hasta llegar al fon. 
deadero, que se halla frente del baluarte, en el que se tienen 
de 10 á 7 metros, fango y arena; los buques del pais suelen 
amarrarse en la extensión de costa que corre desde el ba- 
luarte para el S. en 5 y 6,7 metros de agua cerca de tierra. 
Desde el fondo del saco que el puerto forma al O. arran- 
ca un bajo fondo ó arrecife que corre para el N. en forma 
de media luna abierta hacia el O., cuya punta N., al caer 
de 4 á 10 metros de fondo, alcanza á la línea que corre del 
expresado saco del puerto á la punta del manglar de Juri; 
este bajo divide el puerto en dos distintos fondeaderos ó ca- 
nales, y vela en las grandes mareas ; su cabeza N. es de 
coral y su proximidad peligrosa con fondo tal, que la mar 
no rompe nunca sobre ella. En el cantil del O. , que corres- 
ponde al límite del fondeadero principal de Tilig, hay unas 
rocas que ordinariamente velan ó rompen, las cuales tienen 
por su parte N. 11 metros, fondo arena y forman una impor- 
tante marca que sirve para indicar á las embarcaciones el 
lugar del fondeadero. Desde estas rocas para el E. el cantil 
de piedra y coral del bajo abre un buen seno y continúa 
para el O. con fondo de 18 á 20 metros; donde este bajo for- 



'256 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IV. 

ma la otra punta, metiendo su veril rápidamente para el S . 
con inclinación para el E. , se sondan 9 metros de fondo are- 
na y fango encastante extensión. Al E. de este estrecho 
arrecife hay un angosto y hondable canal de 10 á 11 metros 
que no tiene importancia, 

Af área». El establecimiento de este puerto se halla afec- 
tado de las irregularidades comunes á todos los del Archi- 
piélago; sucede no haber más que una pleamar en las 24 
horas, la que suele tener lugar 2 | ^ antes del paso de la 
luna por el meridiano superior; otras veces la pleamar se 
verifica en las proximidades del paso inferior y en otras épo- 
cas suele haber dos mareas. En las sizigias la amplitud de 
la marea es de 1,5 metros. 

La costa del puerto, desde el pequeño monte de la extre- 
midad de punta Juri para el O., se halla cubierta de un gran 
manglar, que corre sobre el banco hasta doblar el seno del 
puerto, en cuya costa oriental empieza á descubrirse la pla- 
ya de arena que corre al S. próximamente, hasta su media- 
nía, interrumpida en algunos puntos por el arbolado que 
avanza sobre la playa. Desde la medianía de la costa E. 
para el S. en el fondo del puerto, se presenta un manglar 
circular, dando entrada en pleamar á estensos esteros por 
bajo de arbolado muy corpulento, cuyos canales sombríos 
presentan caprichosas perspectivas, pero que son peligrosos 
por los muchos caimanes que ocultan. Desde aquí para el O . 
toda la costa que sigue redondeando el puerto, es playa tran- 
sitable con arbolado y rancherías de indios muy á la orilla , 
desaguando un rio por la parte SO. y algo más al N. de él 
se encuentra un pequeño estero , que empantana parte del 
terreno al interior. Las proximidades de esta playa hasta el 
fondo del saco que el puerto forma al O., son poco hondables, 
con algunas piedras cerca de ella; desde aquí para el N. en 
la extensión que corre hasta el baluarte el fondo aumenta y 
es el lugar en el que hemos dicho se suelen amarrar las 
embarcaciones del país. 

El arrecife del O. que saliendo del citado baluarte, donde 
la costa forma una pequeña punta, corre contiguo á tierra 



GRUPO BE LUBANG. 257 

en casi toda la extensión hasta Palapag, es de f^ranito cu- 
bierto de arena y lama, tan escaso de fondo que en las gran* 
des mareas queda descubierto, de modo que sirve continua- 
mente á los naturales de camino para los trasportes que ha- 
cen de muchos efectos con carabaos que conducen la carcha á 
flote. También navegan con sus bancas 6 canoas por dentro 
de las rompientes del cantil en el que las rocas son muy 
descarnadas. 

El baluarte San Vicente está situado en la costa O. de 
la boca del puerto; es una torre cuadrada de mamposteria, 
sobre cuyos merlones está edificada uua casa de madera. 

Ileeurüos. Aginada* En Tilig hay algunos recursos de 
provisiones y regular aguada. Puede obtenerse ganado 
vacuno, puercos y gallinas á precios módicos. No hay le^ 
gumbres y las frutas son muy escasas. 

Btajo de afuera. Se halla al N. de Luang, próximamen- 
te en el meridiano y á 1 | millas de la boca del puerto de 
Tilig; es de piedra con manchones de arena gorda y tiene 1 | 
milla de extensión de E. á O. y | de milla de N. á S.; su 
fondo varía desde 3,3 metros el menor, hasta 8,3 metros el 
mayor, sondándose en su cantil, que en algunos puntos es 
muy tajado ó violento, de 10 á 20 metros de agua. 

Las rompientes que se observan en su centro en las 
grandes collas ó temporales, demoran desde el baluarte da 
Tilig, |entre los arrumbamientos N. 9' O. y N. 18** O. Este 
bajo de gran importancia en los casos fortuitos de verse em- 
peñados en el saco de Manila próximos á él ó que convenga 
tomar á Tilig, forma con los arrecifes de la costa de Lubang 
un canal expedito y limpio, de 15 á 40 metros de fondo y 
de 1 4 milla de ancho próximamente, y otro al ESE. con ei 
bajo de AmUl de 2 | millas de ancho, al cual se halla unido, 
con fondo de 20 á 25 metros de agua. 

Enfllaoion. Este bajo de A f itera queda suficiente- 
mente evitado, siempre que la punta S. de la isla Madaui se 
halle justamente enfilada con la punta N. de Ambil ó sea 
la llamada Vilucao. 

Bajo de Ainbfl. Como al NO. de la isla de Ambil y muy 

n 



258 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IV. 

cerca de ella disminuye el fondo, generalmente escaso en 
aquellos lugares, y se produce un bajo fondo, llamado bajo 
de Ambil de 2 millas de extensión de forma de media luna, 
con cantil y crecido fondo en el centro y una cola que insen- 
siblemente va extendiéndose de modo que parece se une al 
bajo de afuera al ONO ; su fondo en general varía de 8 á 10 
metros, piedra y arena, y en su medianía tiene un peligroso 
escollo de rocas oscuras con manchas de arena, cubiertas 
con solo 4 metros de agua en algunos parajes; este escollo no 
se extiende más de J milla y el rodal de menor fondo es 
muy corto. 

El canal que se forma entre el expresado escollo y la 
punta Vilucao, en la isla de Ambil, tiene 1 milla larga de 
ancho, reduciéndose a unos 4 cables, entre el veril del bajo 
y la misma punta Vilucao, en cuyo paso el fondo arena no 
6S inferior en ningún punto á 20 metros, si se exceptúan al- 
gunos escandalladas de 10 á 15 metros sobre la misma costa 
6 cantil del bajo. 

Enfllaoionefl. Los buques pequeños y aun los de mayor 
porte, como no sea muy gruesa la mar, pueden navegar za- 
fos del escollo del bajo, siempre que la punta S. de Madoui 
se descubra por la de Vilucao, N. de Ambil; esta enfilacion 
corta las dos colas del bajo por 9 metros de agua en gran 
bajamar. 

Intttraecioiies. Para tomar el puerto de Tilig, se deberá 
navegar, dirigiéndose según la posición en que se encuentre 
el buque, evitando los bajos de Afuera y de AmUl^ á un peque- 
ño monte que se hace notable en punta Juri, hasta tanto de en- 
contrarse como en la línea de la medianía del freu ó canal, 
entre Ambil y Lubang, descubriendo perfectamente este pa- 
so. Entonces, rebasado el bajo de Ambil, se gobernará para 
el S, á ponerse en la enfilacion en que por el N* de Ambil se 
descubra de Mandaui una parte igual á la mitad del islote 
Malabatuan; por esta enfilacion se navegará para Tilig libre 
de riesgo, y á distancia conveniente del arrecife de punta 
Juri, al cual no es oportuno dar mayor resguardo, con objeto 
de descubrir bien el canal del puerto, que deberá tomarse 



GRUPO DE LÜBANG. 259 

luego que el baluarte que está en la costa O. del puerto, de- 
mora al S. 5"* O. Con tiempo duro los arrecifes revientan y 
el canal queda perfectamente marcado, y con buen tiempo 
sus veriles se descubren desde los palos. Tan pronto como 
se haya rebasado del baluarte, se dará fondo, amarrándose 
después con coderas á tierra. 

La situación astronómica del baluarte de Tilig, es 13^ 48' 
48'^ lat. N. y 126^ 23^ 10^^ long. R 

Punta Juri. En la costa NE. de Lubang, 2 millas al E. 
del puerto de Tilig, se encuentra la punta Juri, desfigurada 
como tal punta y de difícil reconocimiento por los extensos 
manglares de forma circular que crecen en los bancos que 
la rodean; tiene en su extremidad un montecito redondo 
cubierto de arboleda que sirve para reconocer la punta y 
de marca para hacer por el puerto de Tilig; á su pié empieza 
á descubrirse la playa de arena que corre por detrás del ex- 
presado extenso manglar. El gran arrecife que corre desde 
esta punta para el O, á formar el puerto de Tilig, sale delan- 
te de ella 1 i cable para fuera y se extiende para el SE. á 
lo largo de la costa de la isla á rodear la contigua ensenada 
de Baliquias. Desde el montecito Juri la costa corre al S. 59^' 
E. hasta otro que se le asemeja, llamado por los indios Heri, 
formándose entre ambos, un pequeño seno con playa al pié 
de Herí. Desde aquí sigue la costa al SE* casi recta, hasta 
doblar á la ensenada de Baliquias, cuya extensión de costa 
es de playa muy interrumpida de manglares. 

Eia enaenada de Baliquias es toda sucia de arrecifes, 
los cuales aunque no la dejan enteramente sin fondeadero, 
la rodean despidiendo en el centro una lengua de piedras 
casi á flor de agua, que se 'adelanta hasta la boca y divide 
la ensenada en dos partes, haciéndola muy peligrosa* Su 
fondo varía entre 3 metros, cerca de los arrecifes en el inte- 
rior y 8 metros en la boca. Se halla rodeada de manglares y 
pantanos, que no dejan descubrir su playa, excepto en las 
proximidades á un estero que hay en el fondo cerca del 
cual se descubre un banco. 

Las embarcaciones de tráfico que en la monzón del SO. 



-261) DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO, CAP. IV. 

frecuentan el freu de Ambil, suelen abrigarse en esta en- 
senada con preferencia; pero sólo sirve para los buques pe- 
queños prácticos de la localidad. 

lia Punta Tagbiman^ en que termina al E. la ensena- 
da de Baliquias, es rasa de arena y despide un arrecife muy 
peligroso de piedras con poco fondo, en el que se cae repen- 
tinamente desde 0,7 metros de agua, sale poco menos de 2 
cables en dirección ai NE., 6 sea hacia la costa de enfrente 
de Cay Callao en Ambil, próximamente hasta la medianía 
del canal que se presenta á la vista, por lo que, cuando se 
tome este paso, deberá darse el mayor resguardo á la costa 
del SO. Este arrecife es el mismo que, rodeando la costa, 
corre por el S. hacia punta Napula, y por el O. se interna 
bordeando la expresada ensenada de Baliquias. 

I^a punta Mapiila se halla á 2 millas largas al SSE. 
de la anterior, es limpia á distancia razonable. La costa 
comprendida entre ellas, forma dos ensenadas intermedia- 
das por una pequeña punta; inatracable por los arrecifes que 
la rodean la primera, al S. de Tagbanan, y limpia la se- 
gunda. 

En esta punta Napula, las agujas magnéticas no obede- 
cen á la acción directriz de la tierra. 

Ensenada de Ageagnaran. Pequeña ensenada sobre 
la costa E. de Lubang formada por las puntas Napula al N. 
y Antipolo al S.; está abrigada de todos vientos, excepto de 
los del ENE. al ESE. y defendida de la mar de estos vien- 
tos por los arrecifes. Se fondea detrás de un banco de piedra 
que sale de la parte N. de la población y corre hacia el E. 
hasta ia punta más SE. de la entrada. El mejor fondeadero 
se halla entre esta punta y el pueblo, entre 13 y 5 metros 
arena fina, delante de la embocadura de un riachuelo que se 
halla al SE. del pueblo . 

instrueelones. Este fondeadero no es frecuentado sino 
por las embarcaciones de cabotaje del país y no es pruden- 
te ir á el con un buque de porte 6 con mal tiempo, porque el 
pequeño canal para entrar es estrecho y sinuoso. Viniendo 
del N. se gobernará sobre la punta más SE, de la ensenada, 



GRUPO DE LUBAKG. !!81 

sobre la cual se ve el pueblo; luego se meterá al S. hasta 
que se marque el pueblo al ONO., y poniendo entonces la 
proa al SO., se fondeará según el calado del buque Cuando 
se venga del S. dando resguardo á la punta SE. de la ense- 
nada, que destaca algunas piedras al SE., al esiar al N, de 
la expresada punta, se seguirán los rumbos que acabamos 
de indicar. 

Eía iiunta Aiitipoio, que cierra por el S. la ensenada 
que acabamos de describir, es alta, de piedra, tajada y ter- 
minando en un montecillo redondo, despide piedras á mus 
de ¿ cable de distancia. 

La costa desde ella para el S. continúa en una extensión 
de J cable en la dirección al S. SS"* E., alta y cortada á pique 
con rocas que velan al pié, pero luego mete redondeando á 
formar una ensenada hasta la punta Tumbaga, sucia de arre- 
cifes y con un manglar al fondo. 

li» punta TEimbaga demora á 1 i millas al SSE. de 
la de Antipolo y limita al N. la ensenada de Loog; es muy 
aguda, medianamente alta, árida y descarnada, de piedra 
de mineral de cobre, lo que unido a su color rojizo, se seña- 
la desde luego que se emboca por el N. ó el E. el canal da 
Ambil; es sucia á distancia de más de 1 cable y de aquí para 
fuera del canal, es todo hondable y limpio. 

Eia ensenada de I^oog se halla situada cerca de la ex- 
tremidad SE. de la isla de Lnbang por 13'— 43"*— 48'' lati- 
tud N, y está comprendida entre las puntas Panican al S. y 
Tumbaga al N. , dando frente á la entrada 6 canal que for- 
man Ambil y Golo. Se presenta como una hermosa bahía, 
y lo fuera para la monzón del SO. si sus muchos escollos no 
la hicieran peligrosa. Sin embargo, á la entrada de la ense- 
nada se encuentran fondos de buen tenedero entre 18 y 36 
metros; pero más adentro de los 18 metros, la profundi- 
dad disminuye bruscamente en los numerosos arrecifes y 
bancos que impiden adelantar hacia el interior de la ba- 
hía, aunque por la parte de adentro de estos escollos, se 
encuentran excelentes abrigos , aun para buques mayores, 
y sin que presente grandes dificultades el tomarla con 



262 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IV. 

buque de vapor, debe llevarse un práctico de la bahía. 
La costa es casi en toda su extensión de punta á punta, 
de manglares sobre el bajo fondo, con un rio que desagua 
en la inmediación del baluarte por una playa de arena y un 
estero en el fondo , que acaso no sea el único que se interna, 
particularmente por la parte que corresponde á Tabagin^ 
cuya lengua de tierra tiene una parte baja pantanosa que 
parece deja comunicación por algún otro estero con la 
contra-costa; este sitio abunda en caimanes. 

Aguad». Un arroyo de muy buena agua corre cerca del 
pueblo; pero las embarcaciones no pueden atracar y embar- 
carla sino en pleamar. Puede, pues, hacerse en este puerto 
aguada y leña, siendo la carne de vaca, las legumbres y las 
demás provisiones más caras que en Manila. 

Punta é islas Vallnas. La punta S. de la ensenada de 
Loog, llamada punta Talinas, despide tres islotes, uno de 
ellos de unos 2 cables de extensión y los otros dos pequeños, 
medianamente altos, cubiertos de arboleda y tajados ala 
mar; estos islotes se unen casi con la tierra, y parecen 
parte saliente de la punta Talinas, la que deja entre ellos 
un canalito tan estrecho y sucio, que ni aun emplea- 
mar puede pasar una lancha. Las proximidades de estos is- 
lotes son sucias, pero por la parte de fuera del mas E. hay á 
corta distancia cantil y se sondan 12 metros, por lo que bas- 
tará darles solo un prudente resguardo. 

Bajo. A 2 i ó 3 millas al E. del más pequeño de los is- 
lotes Talinas, señalan las cartas extranjeras un bajo fondo 
con 6,4 metros de agua. 

lia punta IMaluTa demora á 1 milla al S. de la ante- 
rior, es la más oriental de la isla de Lubang y la que forma 
la angostura del paso por entre Lubang y Golo; es mediana- 
mente alta, de piedra tajada y muy sucia, con escasísimo 
fondo de coral y rocas, formando arrecifes peligrosos que 
estrechando el paso entre ellos y los que despide la isla de 
Golo, lo hacen bastante intrincado. Desde su extremidad E. 
para el interior de la ensenada, corre la costa como al ONO. 
formada en una buena extensión de rocas sueltas á flor de 



GRUPO DE LÜBANG. 263 

agua, que velan irregularmente, según el estado de la ma- 
rea* Desde punta Malaya para elN. corre la costa de piedra, 
sucia, al NNO. J milla y de aquí mete al N. 60*" O. siempre 
tajada de piedra con pequeñas inflexiones, hasta que la pun- 
ta de tierra de Lubang que avanza á Talinas, demora al N. i 
NE. próximamente, en cuyo punto empieza á abrirse una 
ensenada con playa de arena; en esta playa se nota una in- 
terrupción de piedras oscuras con arrecife, que la dividen 
en dos sinuosidades, y otra á su extremidad N. al parecer 
de mármol blanco, con vetas ó rayas negras » que son muy 
notables. Desde la piedra blanca citada, hasta la punta 
Talinas, vuelve á ser la costa tajada de piedra. La ense- 
nada que se forma entre Talinas y Maluya, puede ser 
abrigo de embarcaciones en la monzón del SO. , pero Áe nin- 
gún modo en la del NE. ; dentro de ella se sondan de 6 á 15 
metros de agua. 

Ija punta Alanoc es la más meridional de la isla de Lu- 
bang y occidental del pequeño saco donde abre el freu 6 
silanga de Golo. Se halla formada por una tierra que avanza 
al S. , presentando un frontón medianamente alto, tajado de 
piedra, con rocas á su pié y dos farallones notables en sus 
ángulos ó extremidades. Este frontón corre para el SO. en 
la extensión próxima de 1 cable, doblando después para el 
NO. , de cuya dirección tuerce al N. á formar la ensenada 
de Tabagin. El más E. de los dos farallones citados, se co- 
noce con el nombre Manoc y con el de Gonsutil el otro. La 
punta Manoc, se halla rodeada de piedras y constante 
reventazón; sin embargo, puede atracarse á ellas con segu- 
ridad, pues abarloados á los farallones que velan, se hallan 
más de 10 metros de agua, que es el menor fondo que se en- 
cuentra por toda la extensión del expresado frontón; pero 
no sucede lo mismo en las ensenadas formadas al E. y O. de 
la punta Manoc, donde ninguna embarcación debe penetrar. 
La que se abre al E. , que es el saco de la silanga de Golo, 
empieza desde el farallón Manoc, en cuya proximidad el 
frontón de la punta forma un ángulo de piedra tajada donde 
la costa dobla para [él N. formando una pequeña ensenada 



264 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IV. 

por otros varios farallones, qne aparentemente es de mayor 
fondo- Por detrás de estos últimos farallones, corre la costa 
á formar la ensenada honda que corre hasta Malaya. Esta 
porción de costa es bastante regular de playa, intermediada 
de piedras, pero rodeada de otros farallones y sucia de arre- 
cifes con un islote cubierto de maleza. 

lia punta Yapusan es una de las más notables que 
avanza al S. la contra costa de la isla de Lubang, dista 4 -|- 
millas de la de Manoc y separa las dos ensenadas de Taba- 
gin al SE* y Gontin al NO. Está formada por un conjunto de 
farallones y rocas sueltas que afectan la forma de ruinas de 
antiguos edificios ostentando pirámides que por ser de peña 
oscura y estar contiguas á una colina cónica cubierta de ar- 
boleda, contrasta y se hace muy visible la punta. Desde esta 
punta Yapiisan para el E. mete la costa á la ensenada de 
Tabagin y á poco más de | milla se encuentra otra punta 
interior llamada Dancalan, la cual despide una roca á dis- 
tancia de I cable, que sólo vela en bajamar y se halla en 5 
metros de agua: este espacio de costa es sucio de arrecifes. 
Desde Dan calan mete la costa á encerrar la ensenada según 
se ha descrito al hablar de punta Tabag-in. 

La costa al O. de punta Yapusan en la ensenada de Gon- 
tin, corre formando el seno hasta punta Quinagbacbagan, que 
demora de ella 3 f milla al N. 60*" O. ; es costa sucia con 
frontones de piedra que abren varias playas hasta su media- 
nía, desde cuyo punto sigue una playa unida al pié de la 
tierra alta de los montes más elevados de Lubang. 

En toda esta extensión del seno de Gontin sólo hay un 
punto donde se recogen los arrecifes que rodean la tierra, 
único lugar en el que en tiempos muy seguros de la monzón 
del NE. puede dejarse caer un ancla en 9 metros fondo muy 
atracado á tierra. Desde Yapusan á Quinagbacbagan en di- 
rección recta, el fondo no pasa nunca de 15 metros piedra y 
arena, siendo muy escaso en el interior de la ensenada. 

lia punfa «iitnabaeliagaii es de piedra rodeada de fa. 
rallones y rocas á flor de agua hasta | cable de distancia; 
por su parte del O. abre una playa que corre más de la mi- 



GRUPO DE LUBA^G. 265 

tad de la distancia á punta Nasogue, que demora f milla al 
ÍÍO. i O. de la primera, donde levanta un frontón de piedra 
del cual se forma la expresada punta Kasogue, que es la 
caida del monte Ayaya, el más elevado de la isla de Lubang, 
y cuya cúspide viene á estar muy próxima á la costa de la 
ensenada de Gontin. Desde Nasogue para el NO. se abre 
una ensenada de cerca de2 | millas de extensión, y de fondo 
piedra que termina en la escarpada punta Pinagdagatan, 
cuva costa cercada de arrecifes, se halla intermediada de 
frontones de piedra y playas de arena, pero desde una á otra 
punta de la ensenada se sondan de 33 a 50 metros; sobre el 
frontón de Quinagbacbagen no se cojen 10 metros de agua 
hasta hallarse á 3 cables de distancia. 

Eia pi&ntsi de PiBiagclagataii es la más escarpada y 
batida de toda la costa de Lubang, y sus proximidades son 
muy hondables (1). 

lia punta Sabang, distante 5 ^ cables de la anterior, 
se halla en una costa áspera, formada de enormes moles de 
piedra desgajadas y batidas por las gruesas mares del SO. 
y SE. Desde esta punta para el E- corre un frontón forman- 
do una pequeña ensenada con playa de arena, que termina 
en la punta Pinagdagatan, donde vuelve á elevarse la costa 
compuesta de enormes rocas escarpadas en crecido fondo. 

Desde punta Sabang para el O. la costa mete angulosa- 
mente para el NNK de piedra muy alta con grandes moles 
sumergidas alpié;á¿ de cable de ella, empieza la playa 
interrumpida de rocas, formando una ensenada con un ria- 
chuelo que se halla cerrado por los arrecifes. Esta cosía si- 
gue después para el O. corriendo irregularmente hasta un 
frontón de piedra llamado por los ináios Jlíintingoan en el que 
se destaca un farallón notable. Entre la punta Sabang y 
Mintingoan, la costa está bordeada de pedregales que salen 
á 1 cable de distancia; sobre Sabang, hay 20 metros de agua 



(!) En ella se estrello el 7 de Octubre de 1821 la corbeta de S. M. C. la 
Mdelidady con pérdida de todo su equipaje y los mucbos empleados j caudales que 
trasportaba á las islas Mariaras. 



^66 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO- CAP. IV- 

y lo mismo en todo el frontón de rocas que corre hacia 
Pingdagatan, pero vuelven de nuevo á destacarse los arre- 
cifes delante de la playa que se descubre entre Sabang y 
Pingdairatan como acabamos de manifestar. 

li» punta Ilíagiiloneó es una punta de piedra que dis- 
ta unos 6 cables al NO. i N. delante de Mintingoan, for- 
mandóse entre ellas una pequeña ensenada en cuyo fondo 
abren unas playitas entre el frontón de piedra de que se 
compone la costa, que continúa rodeada del arrecife que la 
defiende, siendo el fondo muy escaso hasta la distancia de 2 
cables en que se sonda de 33 hasta 50 metros de agua. 

Punta Alagaran. A 1 milla al N. 15" O. de Naguioncó 
se encuentra la punta llamada Sisuntam y á 2 cables al N- 
de esta punta se halla la llamada Alagasan. Por toda esta 
porción de costa continúa el arrecife que en general rodea 
la isla, desatrancándose poco más de 2 cables entre las pun- 
tas Naguioncó y Sisuntam; en cuyo cantil se cojen 13,4, 
23,4 y 26,7 metros, piedra, y de 3,3 á 8,4 metros sobre el 
arrecife, este se pega más á la costa desde Sisuntam á la 
punta Alagasan, sondándose de 16,7 á 20 metros á | cable 
de distancia. Esta costa se halla sembrada de rocas. 

Eift ensenada de Tabag demora á 1 milla al N. de 
Alagasan ; se forma en el recodo que hacen las tierras de 
Alagasan con las de Palapag, que avanzan al O. y los arre- 
cifes que corren la costa; es una ensenada hondable con un 
riachuelo en su fondo, abierta al SO. por una quebrada de 
los arrecifes que la rodean. El fondeadero se halla enfrente 
de la playa del N- sobre la que está situado el baluarte lla- 
mado de San Isidro, entre 6 y 25 metros de fondo. El arre- 
cife que despide la costa baja y de mangles que corre para 
el N. desde Alagasan á Tabag y forma la parte S. de aquel 
fondeadero, sale para fuera de 1 á 2 cables, y en su cantil 
se sonda de 13 á 50 metros, aumentando el fondo considera- 
blemente á 1 milla de distancia. 

Panta r eosta Palapag. Es la extremidad occidental 
de la isla de Lubang, cuya costa corre circularmente desde 
la ensenada de Tabag á la punta Sala, formando la costa E, 



GRUPO DE LUBANG. 267 

^el canal de Cabra; es de playa baja, rodeada de arrecifes, 
tan regularmente acantilados, que parece una escollera ar- 
tificial que la defiende, los cuales corren paralelos á ella en 
toda su extensión hasta la punta Sala ; sondándose en sa 
cantil 8,3 metros de agua. 

li» punto Sala, en la extremidad NO. de la isla, está for- 
mada por un montecillo circular, que descansando sobre la 
costa baja avanza á la mar como la mitad de su base tajada 
<ie piedra, y es el único punto donde se interrumpe la playa 
en toda esta extensión de costa baja. 

Pueblo de KiUbancs;* Desde la punta Sala corre un pla- 
yazo en dirección casi recta para el E. sobre el que se en- 
cuentra á unas 2 millas de la punta el pueblo de Lu- 
bang, compuesto de una población de 2.986 personas, Jas 
-cuales se dedican á la agricultura, á la caza y á la pesca* 
5obre sus playas se encuentran en ciertas épocas del año, 
grandes cantidades de huevos de tortuga y de tabón (1), los 
<juales sirven de alimento á los naturales. Contiguo á la po- 
blación de Lubang y separado de la playa, se halla el fuerte 
de Santa Catalina, que es un cuadrilátero fortificado de man- 
postería. De aquí, poco después, mete la costa al SE. para 
la ensenada que se forma al E. del puerto Tilig. 

Bantoyan dé Paglulubang. Este vigia se encuentra 
próximamente en la medianía de la costa que corre desde el 
pueblo de Lubang al puerto de Tilig sobre una playa que 
forma una pequeña ensenada, y el arrecife que la rodea deja 
una abra capaz de que pequeñas embarcaciones cojan fondo. 
La costa sigue para el E- á formar un seno que termina en 
la punta del arrecife occidental del puerto de Tilig; toda 
•ella, desde punta Sala á este puerto, es costa baja rodeada 
de arrecifes que salen para fuera unos 2 cables, con sondas 
de 30 y 40 metros á | milla de la playa . 

I^a Isla de Ambtl demora al E. de Lubang; tiene unas 
4 i millas de E. á O. por 4 millas de NO. á SE., es una es- 



(1) Especie de pajaro que deposita sus hueros sobre las playas de estas islas y 
tos eotierra en la arena, donde el calor del sol los abre. 



"268 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IV. 

pecie de cono de doble Tértice^ con llano en la parte del O. y 
algunas pequeñas porciones de tierra baja contiguas á las 
costas de las ensenadas que forma al NE. La cima más ele- 
vada de los picos en que termina el monte de Ambil tiene 
próximamente 762 metros de altura y sirve de excelen te^ 
punto de reconocimiento en las recaladas al saco de Mani- 
la* Es de granito, cubierta de árboles de notable antigüedad. 
Esta isla se halla desierta, sin cultivo, y el ganado que allí 
se apacenta está remontado; la riegan algunos arroyos de 
manantiales que bajan á la costa. 

Ija eosta del NE. de la isla es alta y tajada de piedra 
desde la punta NO., llamada de Yilucao, hasta la de Pan- 
dan al E., punto en que empieza á abrir una ensenada espa- 
ciosa, con 18 á 20 metros de fondo, la misma sonda que se pica 
atracado á tierra desde Vilucao. La punta del E. de esta en* 
senada despide al NNO., á 3 | cables de distancia, un gran 
arrecife de piedras que en todas ocasiones velan, las cuales 
forman una especie de muelle natural con 8 á 6 metros de 
agua pegados á él. Rebasada la punta de este arrecife, y 
comprendido entre ella y la siguiente punta Cayuja, forma 
la tierra otra ensenadilla sin fondo, despidiendo esta última 
punta Cayuja algunas piedras próximas. 

Entre Cayuja y la punta Caybuna vuelve la costa a hacer 
un seno, como manifiesta la carta. De Caybuna á la punta 
Cayuró hay fondo suficiente para toda clase de embarcacio- 
nes; pero doblando esta última punta, es bajo el fondo de 
piedras que se encuentra próximo á tierra. Entre Antucao y 
Tabao todo es hondable, dando principio en la última punta 
citada los arrecifes que la isla de Ambil despide á la silanga 
ó paso de Ambil, los cuales son, particularmente al N., de 
tan poco fondo, que aun los botes suelen encallar. Este ar- 
recife, de 5 á 8 metros de fondo en su cantil, rodea el seno 
que forma la costa, llamado fondeadero de Cay-callac. 

La ensenada 6 fondeadero de Cay-callao, se interna | mi- 
lla al NE. y termina en la punta del mismo nombre, la 
cual despide tres farallones rodeados de arrecifes que se ex- 
tienden 3 cables al ONO. En su entrada ó boca, comprendí- 



GRUPO DE LÜBANG. 26Í 

<ia entre arrecifes, se sondan 13 metros de agua y 8 metros 
en su interior. Es fondeadero desabrigado de la mar que re- 
cala por el SE. con tiempos duros del ENE., y no ofrece 
confianza ni aun en la monzón del NE. 

Fondeadero del MÍO. de Ambtl. — Doblados los fara 
Uones de punta Cay-callac, se encuéntrala de Savilavi, que, 
con la de Vilucao al NE., forman una ensenada abierta 
al NO. de J milla de ancho y 6 cables de profundidad 
con un arrecife en el interior del fondeadero, que sale 
unos 2 cables de la playa. 

La sonda en el cantil de este arrecife es de 6 metros 
fondo que va aumentando hasta encontrarse 15 y 23 metros, 
arena y piedra, entre los expresados puntos que forman la 
ensenada frente al bajo AmbiL 

infitrueclones. — Para dirigirse al fondeadero de Ambil, 
deberá atracarse la punta Vilucao, cuando por el calado da 
la embarcación se huya de pasar sobre el banco de Ambil, 
con el que forma un canal muy practicable de 20 á 30 me- 
tros de fondo y 4 cables de ancho, cuidando al mismo tiem- 
po de las enormes rocas que hay sembradas y de la gruesa 
mar que en circunstancias de brisote duro se arbola sobre la 
punta Vilucao, donde la corriente se siente con fuerza. 

Doblada la punta Vilucao, se gobernará al ENE. sobre 
la montaña más elevada de Ambil, y se seguirá hasta estar 
á 2 cables de la costa, que se meterá al N. con proa á unas 
^jasitas de cazadores situadas en la costa, dando fondo al 
picar 8 metros fango duro. El color del agua marca perfecta- 
mente el canal de entrada, no debiéndose bajar de 18 metros 
de agua cuando se gobierna al ENE., porque el fondo cae 
bruscamente de 18 metros sobre rocas cubiertas con pocaagua. 

Con vientos del primer cuadrante, las montañas déla isla 
despiden rachas de una violencia extraordinaria. Esto, uni- 
do á lo peligroso del canal de entrada á la ensenada, la ha- 
cen poco cómoda para los buques de algún porte, y no debe 
tomarse sino en caso de necesidad. 

Aguada* En este fondeadero puede hacerse agua y leña 
^n abundancia. 



^70 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPIiSO. CAP. IV, 

lia sllansa de Jkmbll^ formada por la isla de este nom- 
bre y la de Lubang, corre de NNO. á SSE.; tiene cerca de 
1 milla de freu y poco más de 3 millas de extensión; es lim- 
pia y hondable, y su mayor angostura se halla entre los pun- 
tas de Tagbanan (de Lubang) y Cay-Callac (de Ambil). Debe 
tenerse mucho cuidado al pasar entre estas puntas por los^ 
arrecifes que despiden, que estrechan el paso á la mitad de i 
ancho del que aparece. 

La isla de Ambil no presenta en la silanga abrigo del 
NE.; pero viéndose obligado á arribar, como por ejemplo, 
al encontrarse sotaventeado del cabo Santiago por un tiem- 
po duro del NR ó E., en vez de correr á punta Antucao á 
fondear al socaire de Ambil, deberá buscarse por punta Vi- 
lucao la ensenada del NO. de Ambil, desde cuyo fondeado- 
ro en todo evento se podrá ir de arribada al puerto de 
Tilig. 

En la monzón del SO. no puede darse caso que obligue á 
tomar este canal; las embarcaciones que desde Manila se di- 
rigen al estrecho y barloventean hasta estas islas y experi- 
mentan collas duras, suelen fondear en las ensenadas del 
NE. de la isla Ambil, donde las aguantan con toda seguri- 
dad, sobre todo hasta la época del equinocio. En ambas 
monzones con tiempos manejables, puede hacerse el paso de 
esta silanga en una ú otra dirección , sintiéndose en la del 
SO. mar picada del viento y tendida del NNO., sin otro abri- 
go que en la ensenada de Agcaguayan. 

Las corrientes tiran con fuerza en este canal, en la cre- 
ciente para el S., y en la vaciante para el N. 

Eia imim AI ttndaul demora á 1 milla al N. de la de Ambil; 
formando con esta un paso aplacerado de I milla de ancho, 
en el que se sondan 20 y 22 metros arena, hasta punta Ca- 
yuja en Ambil. Esta isla , de poco más de h milla de exten- 
sión, es medianamente alta, formando dos montecitos de des- 
igual elevación* 

Su costa N. y NE. es toda de piedra, alta y tajada; su 
extremidad S. proyecta una lengua de tierra baja con playa, 
y por su parte SO. á menos de 1 cable de la costa, hay un 



GRUPO DE LUBANG. 271 

bajo fondo con bastantes pedruscos, y 8,3 metros de agua en 
su cantil: todas las demás proximidades de Mandaui son 
limpias y acantiladas. La cima de esta isla está cubierta de 
ramaje y algún arbolado; tiene agua potable y algún gana- 
do remontado. 

El Islote IMíRlaliatuaii se halla también al N. y á 
unas 3 millas de Ambil; es el menor del grupo de Lubang 
y Ambil, medianamente alto, algo alargado de NE. á SO., 
y de unos 3 cables de extensión, asemejándose su figura 
á la de un horno. Se halla cubierto en parte de algún rama- 
je, y está formado de un amalgamamiento extraño de pie- 
drezuelas de diversas materias y colores, diferente compo- 
sición de la que se nota en las otras islas vecinas. Este islote 
es limpio, con sondas á su alrededor de 10 á 13 metros pie- 
dra, y desde su proximidad SO. en que á pique se encuentra 
ese mismo fondo hasta la punta N. del otro islote Mandaui, 
que es acantilada con 25 metros de agua, todo el paso entre 
ellos, que tiene poco más de 1 ¿ milla de ancho , es aplace- 
rado ó igual con 28,4 metros fondo arena. Por lo demás, las 
sondas son muy irregulares alrededor de estos islotes ; de 
modo que á 3 millas al N. de Malabatuan, se encuentran 
sondas de 13 metros, entre las de 80 y 100 metros; al O. los 
fondos de 13, 15 y 28 metros se extienden hasta el paralelo 
del banco de Ambil, cayendo enseguida á 165 metros y á 
más de 200 metros. Al E, de estos islotes hay 45 metros, 
sin que se halle fondo con 200 metros á 3 millas. 

Isla JTameío.— Nuestras antiguas cartas del Archipié- 
lago de Filipinas representan esta isla [entre las que compo- 
nen el Grupo de Lubang y Ambil; pero esta isla no exis- 
te. Parece que lo que pudo dar lugar á este error es el que 
la tierra de la isla Golo, vista desde bastante distancia, se 
anega por el centro y aparece, en efecto, como si fueran 
dos islas. 

E<a Isla de Cabra es la más occidental de las islas del 
grupo de Lubang, y tiene 2 millas de extensión de NO. á 
SE. Es medianamente elevada , 60 metros próximamente,, 
plana, cubierta de bosques y limpia á su alrededor, de ma- 



111 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IV. 

ñera que puede pasarse sin temor á corta distancia, pues el 
arrecife de piedra que tiene en su parte N. y NE. no sale 
más que 7^ cable, resguardo que también debe dársele 
por otros puntos de su costa, principalmente por las playas 
del NE. y del SO. de la isla. 

El paso 6 silampa de Cabra, que se forma entre las 
islas de Cabra y Lubang, tiene como 1 7o milla de abra, y 
es muy hondable y practicable para toda clase de embarca- 
ciones., dando el resguardo conveniente á las costas. 

La costa de Lubang, llamada de Palapag, está rodeada 
de un arrecife muy regular, que en todas estaciones y cir- 
cunstancias se descubre, porque hallándose casi á flor de 
agua y siendo constante la marejada en este canal, la mar 
rompe sobre él. Atracados á su cantil hay 8 y 10 metros 
fondo piedra, y más afuera, á medio canal, no se ha cogido 
fondo con 84 metros de cordel. 

Este canal puede atravesarse sin recelo, cuidando de no 
atracar mucho la isla de Lubang con objeto de no quedarse 
encalmado por ella, gobernando del S. para el O. hasta ha- 
llarse bien al S. y mantener la brisa entablada. 

La costa de Cabra tiene por el NE. piedras que salen algo 
fuera, pero bastan excusar aproximaciones imprudentes 
para ir zafos de todo. 

Eias €5orrieiites en este canal tiran al S. con fuerza en la 
vaciante y tiempos frescos de la monzón del NE. y siempre 
en los temporales, y al N. cuando la marea entra. 

lia i»la de Cfrolo es la más oriental del grupo de Lubang, 
medianamente elevada, montuosa, y está formada por una 
larga y estrecha faja de tierra de 8 millas de extensión de 
ONO. á ESE. con arrecifes que rodean las costas de la parte 
del E. Se halla separada de Lubang por un estrecho canáL 
El paso d sllang^a dé Coló es el formado por la isla 
de este nombre y la de Lubang; tiene unos 4 cables de ancho, 
con una gran roca casi á flor de agua en la medianía del 
canal, que lo divide en dos pasos muy peligrosos por los 
arrecifes que despiden las puntas de Golo y de Lubang; y 
aunque en la medianía del canal se sondan 18 metros, 



GRUPO DE LUBANG. ^273 

no velando aquella gran roca no se tiene marca, ni enfi- 
lacion en la costa para tomar este paso con completa con- 
fianza, 

En general, este canal á pesar de tener fondo para toda 
clase de embarcaciones, no debo emprenderse por el gran 
conocimiento práctico que exige, y si algún buque, por verse 
empeñado sobre su boca, se viere obligado á ello, deberá di- 
rigirse á la punta de Golo, cuidando mucho del escandallo 
hasta estar en 10 metros ó menos de agua y meter entonces 
para el estrecho, conservando menos de 16,7 metros de 
sonda con objeto de evitar la piedra que se halla en 18,5, 
Esta maniobra es la más prudente porque la sonda de 
Golo no tiene cantil, el bajo fondo forma punta, y la cos- 
ta de Lubang está rodeada de un pedregal acantilado y 
extenso. 

La punta de Golo suele á veces despedir un banco de 
arena ó isleta ó hallarse limpia, según los vientos reinantes 
que producen este trastorno momentáneo. 

La corriente en este canal, se dirige para el S. en la cre- 
ciente y para el N. en la vaciante. 

El Canal al E. del grupo de Lubang y el que le separa 
de la isla de Mindoro, son frecuentados por los buques que 
salen ó se dirigen á Manila en sus derrotas por el O. El Se- 
marang, que bordeó en el último de estos canales para ganar 
al E. hace la observación siguiente: «Es importante recor- 
dar á los navegantes que según los que conocen esta costa, 
de 4 á 6 de ia mañana próximamente, soplan de tierra ra- 
chas violentas, y como que para ganar á barlovento, se vé 
uno obligado á forzar de vela, convendrá arreglar el apa- 
rejo, disminuyendo convenientemente de vela antes de estar 
sobre Calavite; esta observación se dirige, sobre todo, á los 
buques que barloventeen entre la península de Calavite y 
Lubang, Aun con esta precaución no se conseguirá tal vez, 
salir sin algunas averías, pues las rachas que sentimos nos 
partieron sucesivamente dos botalones de foque entre las 6 
y 10 horas de la mañana. El pasar por este canal, que es 
limpio y muy ancho, permite alcanzar la bahía de Manila 

18 



274 DERROTERO DEL AECHIPIÉLAOO FILIPINO. CAP. IV. 

con viento favorable, lo que no sucederá si se pasa por fuera 
de las islas de Lubang. » 

liBB eorrlentea en este canal tiran con fuerza y se di- 
rigen en la creciente para el N. y en la vaciante para el S.^ 
dando lugar á un hilero que emboca por la silanga, fotmada 
por la isla Golo y la de Lubang. 



COSTA b. DE LÜZON. 275 



CAPITULO V. 

ESTRECHO DE ISLA VERDE. 

COSTA S. DE LUZON Y N. DE MmDORO. 

VARIACIÓN DE LA AGUJA, V NK. EN 1875. 

El estrecho de isla Verde es el espacio que separa la 
costa S. de Luzon comprendida entre el cabo Santiago y la 
punta Cabeza de Lobo, de la costa N. de Mindoro, que corre 
desde el cabo Calavite hasta la punta de Calapan: este paso 
es el generalmente adoptado por los buques que desde el cabo 
de Buena-Esperanza se dirigen á Manila por la derrota del 
Océano Pacífico y vice-versa* Es también constantemente 
frecuentado en las navegaciones interiores del Archipiélago 
entre Manila y las islas meridionales. 

Costa S. de liuzoii* — El cabo Santiago presenta al NE. 
un frontón de piedra de unas 2 millas de extensión con arre- 
cife, continuación del que viene rodeando al cabo, que no 
sale más de 1 cable para fuera, con sondas de 10 á 14 me- 
tros, arena y piedra, en su cantil. A la terminación de este 
frontón de piedra comienzan los mangles, y se abre la ense- 
nada y fondeadero conocidos con el nombre de San Pe- 
driño. 

El seno de lialarait é de Taal comprendido entre el 
cabo Santiago al O., y el de Calumpan 6 punta Benagalet 
al E., distantes unas 13 millas entre sí, profundiza 14 millas 
al N.; es limpio, sin fondo, y de costas muy acantiladas. 

En la costa occidental se hallan las ensenadas de San 
Pedriño y de Balayan, y en la oriental las de Taal y Ja- 
naujanau. 



276 DERROTERO BEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. V. 

Desde el seno de Taal se descubren los notables montes 
de Tanaun al N. (817 metros), y el de Macalog ó de San José 
al NE. Este último pertenece al número de volcanes apaga- 
dos, y su pico se descubre en la navegación desde el islote 
Fortun hasta la isla Verde- Uno de los objetos más notables 
que se presenta en el seno para marcación es la iglesia de la 
población de Taal, situada cerca de ella sobre una eminen- 
cia en el fondo de la costa oriental; es un edificio muy blan- 
co que en tiempo claro se descubre desde el cabo Santiago. 
La sonda^ en general, pasa de 200 metros hasta hallarse á 1 
6 2 millas de tierra y aun sobre la costa N-, que termina en 
playa rasa con algunos pedregales, el fondo es tan grande, 
que es preciso pegarse á ella para coger 20 ó 80 metros de 
agua 

lia enhenada de San Pedriuo 6 de Papagas com- 
prendida entre el frontón NE. del cabo Santiago y la punta 
de San Pedriño, se interna unas 3 I millas al NO.; tiene el 
mismo número de millas de ancho, mucho fondo y está ro- 
deada de un pequeño arrecife de arena y piedra, cerca del 
cual se sondan de 10 á 13 metros de agua. El fondeadero se 
halla en la parte E. entre 12 y 13 metros arena, abrigado de 
los vientos del SO. al NE. por el N., pues en la parte del O. 
el fondo es piedra 

El Calabozo es el nombre de un pequeño puerto en el 
interior de la ensenada de San Pedriño, formado por una 
quebrada que abren los arrecifes que rodean la costa; en la 
entrada de este reducido puerto, frecuentado únicamente por 
las embarcaciones pequeñas de cabotaje, se sondan 26,5 
metros de fondo arena, y en su interior, rodeado de pedrega- 
les, 5 metros. El mejor fondeadero se halla entre 6 y 7 me- 
tros fango, frente á la boca del rio Santiago, que desagua 
sobre un pedregal entre dos puntas cortadas á pique en el 
fondo del puertecillo* El arrecife de piedra y arena, después 
de haber formado este fondeadero, continúa para el K, pe- 
gándose más á tierra hasta la punta de San Pedriño, con 5 
á 13 metros de agua cerca de su cantiL 

La punta San Pedriño es la terminación de una colinaí 



COSTA S. BE LUZON. 277 

cubierta de vegetación, que demora cerca y al NE. del fon- 
deadero del mismo nombre; la rodea un pequeño arrecife 
que no sale más de 1 cable. 

Eia ensenada de Balayan se abre inmediatamente al 
N, de la punta de San Pedriño; profundiza poco más de 2 
millas al NO., y termina en el rio y pueblo de Balayan, que 
demora unas 6 millas al N. de la expresada punta. Esta en- 
senada es muy limpia, y su tenedero arena y fango, pero tan 
acantilada, que es preciso acercarse mucho á los árboles de 
la costa para cojer 20 ó 25 metros de agua. 

El fondeadero de Balayan, bordeado como toda esta cos- 
ta de una estrecha faja de arena y piedra se encuentra al 
E. de la boca del rio del mismo nombre, dejando caer el an- 
cía entre 5 y 12 metyos fondo arena y piedra; está abrigada 
principalmente de los vientos del cuarto cuadrante. En el 
rio sólo pueden entrar barotos y pancoa de poco calado, pues 
la barra sólo tiene 0,8 metros de agua á pleamar. 

El monte Balayan, que demora 3 millas al NE, del pue- 
blo de su nombre, puede servir de marca para dirigirse á la 
ensenada. 

El pueblo de Balayan se compone de unos 25.000 habi- 
tantes, que se dedican generalmente á la agricultura y á la 
pesca. 

Posee excelentes pastos y cria bastante ganado caballar 
y vacuno. Se encuentran con facilidad toda clase de re- 
cursos. 

La costa desde Balayan corre unas 11 millas al ESE. 
hasta Taal, formada de tierra baja, arenosa, limpia y acan- 
tilada, aunque bordeada en algunos puntos de un pequeño 
arrecife de arena y piedra. El rio Matanlao desagua á 3 mi- 
llas al E. de Balayan entre arboleda, que baja hasta la mis- 
ma playa, sondándose 33 metros de agua á menos de 2 ca- 
bles de su boca. 

El pueblo de Calaca, de unos 8.500 habitantes, se halla 
también en este trozo de costa, y cerca de él desemboca otra 
rio que interrumpe el arrecife, que prosigue unas 2 millas 
para el E. hasta la ensenada de Taal. 



278 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. V. 

liii ensenada de l^ial se forma en la costa del NE. de! 
seno de Balayan; tiene unas 5 millas de extensión y se halla 
limitada al S. por la punta y farallones de Jauanjanan. Su 
costa termina en playa rasa, y próximamente en su media- 
nía desemboca el rio Pansipit, cerca del pueblo de Taal. Se 
halla abrigada de los vientos del NO, al SSO. por el E.; es 
como todo el saco muy hondable, pues á 1 i milla de la pla- 
ya se sondan 97 metros, y poco más faera no se coge fondo 
con 200 metros. El mejor fondeadero se encuentra al N. de 
la boca del rio, cerca de tierra, dejando caer el ancla en 13 
metros, fondo arena, en la enfilacion del castillo de Taal con 
el monte Macalog. 

El rio Pansipit sale de la pintoresca laguna de Bombón, 
y atravesando un estrecho istmo se dir|ge primero al SO., 
luego al S. y desemboca en la ensenada á 1 milla del pueblo 
de TaaL El banco de arena que se forma delante de su boca 
la divide en dos canales y dá lugar á una barra que en 
pleamar tiene 2,2 metros de agua. Desde aquí para el S. con- 
tinúa la playa rasa y ceñida de arrecifes que terminan como 
1 milla antes de llegar á la punta y farallones de Jauanjanan* 
Estos son limpios y acantilados, excepto el inmediato á la 
punta, á la que está unido por un arrecife cubierto con 5 me- 
tros de agua en su menor fondo. 

El pueblo de Taal tiene 41.800 habitantes, dedicados 
como los de Balayan á la agricultura, á la pesca y á la cria 
de ganados. Su industria es de la mayor consideración, y el 
comercio lo hacen con los pueblos de la provincia de Manila. 

Mjm ensenada de Jaaanjanan se halla inmediatamen- 
te al S. de la de Taal; pero es tan acantilada y de tan mal 
tenedero, que no tiene lugar alguno propio para dejar caer 
el ancla. 

Ea pnnta de Benagalet está formada por un frontón 
de piedra y rodeada de un estrecho arrecife que corre toda 
esta parte SO. de Calumpan hasta cerca de la punta Caza- 
dor; por lo demás este trozo de costa es limpio, con sondas de 
46 á 50 metros en sus proximidades, de regular altura y cu- 
bierto de bosque. 



COSTA S. DE LUZON. 279 

litt plinto Cazador es la terminación meridional de la 
península de Calumpan, que separa los hondables y acanti- 
lados senos de Balayan y de Batangas. 

Está formada por una lengua de tierra de regular altu- 
ra, cubierta de arbolado con manchones de cogonal, que 
avanza 3 Va cables para el S.; tiene algunas piedras pegadas 
á ella, y por su parte E- un pequeño arrecife, cerca del que, 
á poco más de V2 cable, se sondan de 5 á 20 metros fon- 
do piedra, braceaje que aumenta bruscamente á 117 metros 
á unos 2 cables de distancia por su parte S. Al O. de esta 
punta hay una playa de fondo limpio, en la que se sondan 32 
metros á Va cable de tierra y 16 metros algo más adentro. 

El 0eiio de Batongas está comprendido entre la pun- 
ta Cazador al O. y la de Matocot al ESE. distantes 9 millas 
entre sí; profundiza también 9 millas hacia el N., es limpio^ 
de mucho fondo y de costas acantiladas. 

Kia costa. Al E. de la punta Cazador se forma otro re- 
codo como el del O., que comprende el frontón NE. de la pe- 
nínsula de Calumpan, 6 sea hasta la punta Magui; en él se 
sondan de 17 á 30 metros fondo arena, y la costa que lo for- 
ma es de piedra y acantilada. 

La punta Magui tiene en sus proximidades varios pedrus- 
eos, y á 7^ milla larga de ella se forma otra punta rojiza 
que los naturales llaman Pulo Bato, con rocas socavadas en 
sus cercanías. Rebasada esta punta, la costa sigue de playa 
con algunas inflexiones hasta punta Maynaga ó de Bauang, 
distante unas 6 millas de punta Cazador. Este trozo de cos- 
ta, aunque guarnecido de pedruscos negros y cubierto de 
arboleda, que llega hasta ellos, es bastante elevado y acan- 
tilado, y puede costearse sin temor alguno á Vj milla de 
distancia. 

Después la costa sigue redondeando, de tierra baja, con 
playas de arena y entrecortada por los pequeños rios Balito, 
Bauang, Batangas y Calumpan. 

El rio Batangas, que al desembocar pasa muy cerca y por 
el E* del pueblo de su nombre, comunica por un brazo que 
corre en dirección al SE. con el rio Calumpan. Tiene tan 



^80 DEREOTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. V. 

poco fondo, que apenas pueden entrar en él á pleamar las 
lanchas y pontines. 

Al O., y en las inmediaciones de su boca, hay un banco 
de arena que descubre en su mayor parte á bajamar. La 
aguada se hace en este rio á bastante distancia de su 
boca. 

El rio Calumpan demora á | milla al SE. de la boca del 
de Batangas. El banco que forma su barra tiene unos 2 ca- 
bles de extensión y queda á bajamar casi completamente 
descubierto, dificultando la entrada aun á las canoas más li- 
geras. Este rio arrastra cenizas volcánicas y fragmentos de 
piedra pómez, de cuya materia son sus orillas, la barra y 
parte del fondo de aquellas proximidades. 

El pueblo de Batangas, capital de la provincia de su nom- 
bre, cuenta 34.700 habitantes, dedicados al cultivo de sus 
tierras y al beneficio de sus producciones. 

Desde el rio Calumpan la costa sigue próximamente al 
S., haciendo un poco de seno con playa de arena y mangla- 
res hasta una pequeña punta que dista cosa 1 7^ milla del rio, 
en donde termina el placer de arena que avanza del banco 
de la boca del rio Batangas y que bordea todo este trozo de 
costa á distancia de 2 á 3 cables, dejando ver algunos ban- 
cos en bajamar. La sonda, cerca de su cantil, es de 23 me- 
tros fango por su parte N., 20 metros en su extremo SO. y 
13 y 53 metros, arena, en la parte S., braceaje que aumenta 
á 150 y 200 metros a menos de 2 millas de la costa de Ba- 
tangas, 

li» punto Plnamuioaii está á 3 millas al SSO. de la 
punta anterior donde termina el placer, y la costa compren- 
dida en ellas continúa de regular altura, con mucha arbole- 
da y sondas de 10 á 12 metros próximos á la playa y 75 á 92 
metros á menos de 1 milla. Al E. de Pinamucan la costa for- 
ma un recodo, en el que desagua un riachuelo, en cuya boca 
se encuentra 1,5 metros de agua en pleamar. La aguada se 
hace en este rio con sumo trabajo á causa de su poco fondo 
y lo mucho que hay que internarse. Delante de la boca se 
sondan 20 y 22 metros de fondo arena, y cayendo un poco 



COSTA S. BE LUZON. 281 

sobre su costa S., que va para Matocot, el fondo es arena y 
piedra. 

lia punta Matoeot demora próximamente 3 millas al 
SSO. de la de Pinamucan; es alta, tajada de piedra, con una 
parte baja y aguda al SO. cercada de rocas sueltas. La cos- 
ta, comprendida entre estas puntas, es de regular altura, con 
arboleda y piedras sueltas próximas á sus orillas. 

Fondeadero. Sobre la costa, comprendida entre la pun- 
ta Bauang y la de Pinamucan, que termina en playas de 
arena, pueden fondear toda clase de buques; pero es preciso 
aproximarse bien á tierra á causa de ser muy acantilada, 
con sondas de 25 á 32 metros, fondo lama, á menos de 2 ca- 
bles delante del trozo de costa que corre entre Batangas y 
Bauang. Este fondeadero es el que prefieren todas las em- 
barcaciones que vienen á esta ensenada de Batangas, por su 
buen tenedero y estar próximo á los dos pueblos. En caso de 
necesidad también se puede fondear al E. y O. de dicha en- 
senada; pero aun hay que hacerlo más cerca de tierra por ser 
mayor el fondo y su calidad arena gruesa y cascajo y á ve- 
€es piedra. 

Eia isla de Marieaban demora á 1 | milla escasa de- 
lante de la punta Cazador; es de regular altura, cubierta de 
arbolado y se tiende de ESE. a ONO. En sus extremos se 
lelevan dos montes, de los cuales el del O. que termina en pi- 
co, se distingue muy bien desde las inmediaciones del cabo 
Santiago, á pesar de ser menos elevados que el del E. Los 
islotes Culebra y Malajibamanoe se hallan sobre la punta E. 
de la isla y los nombrados Cahan y Sombrero sobre la punta 
O. Los canales que Mancaban forma con las costas de Lu- 
zon y de Mindoro son limpios y hondables. 

Wju eosta NE. de esta isla, que es de playa de cascajo, 
arbolada á su pié, limpia y hondable en sus proximidades, 
forma una punta redonda, desde la cual sigue para el O. has- 
ta un pequeño frontón, que se hace notable por su color blan- 
cuzco y continúa del mismo modo hasta la punta de Cogo- 
nal, llamada de Talagel, que demora al S, 32° E. de punta 
Cazador. Doblada esta punta mete la costa al S. 77** O. con 



282 DERKOTEEO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. V. 

igual clase de playa y arbolado, hasta una pequeña punta 
redonda de piedra oscura, que dista 7 | cables de la de Tala- 
gel, que despide un bajo que vela en bajamar al N. 2T O. 
á 1 cable de tierra, de poco menos de I de cable de extensión 
j con 20 y 23 metros de agua en un cantil, el cual forma un 
pequeño canal con la costa de 13 metros, fondo piedra. 

El frontón Putin-hujanin se halla á 1 Vainillas al O. de 
punta Talagel y en su parte E. abre la costa una ensenada 
de playa de cascajo de 15 á 45 metros, arena desabrigada 
del NO. al E. por el N. 

Ensenada Vingloi. Entre la punta O. del expresada 
frontón y la punta Tabunan, 3 cables al O. de ella, se halla 
comprendida la pequeña ensenada de Tingloi, inutilizada en 
su mayor parte por los bajos 6 arrecifes, que saliendo desde 
Ja playa se extienden 3 cables al NNE. de la punta sucia de 
Tabunan, siendo muy estrecho el espacio que alli resulta 
útil para poder fondear: sólo la frecuentan las pequeñas em- 
barcaciones de cabotaje del país. El fondo de esta ensenada 
es de playa y tierra baja, sondándose frente á ella á 2 J ca- 
bles de distancia 18 metros y 13 metros arena á Va cable del 
arrecife que sale de la ensenada. 

Ensenada de Plnageuruvan. Rebasada la punta Ta- 
bunan para el O. presenta la costa en una extensión de J 
milla dos frontones de piedra intermediados con arenales,, 
desde los cuales continúa la costa de playa y arbolado á for- 
mar la ensenada que llaman los naturales de Pinagcurusan^ 
de donde toma el nombre la punta que con un pequeño fa- 
rallón se halla al O. de dicha ensenada. El ancho de esta 
ensenada es de poco más de 3 cables, se halla abierta al NE. 
con tenedero arena y fondo proporcionado para embarcaciones 
de mediano porte; á 1 cable de sus playas se sondan de 10 á 
13 metros arena, que es el lugar en que suelen dar fondo 
las embarcaciones del país y lo hacian las falúas destinadas 
á este lugar al corte de maderas para el arsenal de Cavite. 

La punta Pinagcurusan es de piedra escarpada, de me- 
diana altura y á unos 6 cables al N. IV O. destaca la costa 
otra punta aguda de piedra y entre las dos puntas se forma 



COSTA S. BE LÜZON. 283 

un seno poco pronunciado, de 11 á 33 metros de fondo are- 
na á 1 cable de tierra, hasta aproximarse á la punta O. en 
que el fondo es piedra. 

Doblada la punta de piedra que acabamos de expresar, 
se abre una pequeña ensenada de unos 4 cables escasos de 
ancho, frente al extremo S. de la isla Caban, su costa es su- 
cia hasta la acantilada punta de cascajo en que termina al 
O. dicha ensenada. Desde aquí continúa la costa de Marica- 
ban, siempre acantilada de cascajo, casi recta, significándose 
en ella pequeñas inflexiones, ensanchando y formando el 
canal de Caban por el N. hasta el extremo N. de Maricaban 
que es un frontón de piedra tajado que corre EO., rodeado 
de arrecife, que sale monos de 1 cable, con sondas en sus 
proximidades de 6 y &* metros por el NE. 

El farallón^ que se halla próximo á la punta O. de Ma- 
ricaban, es un islote alto y bastante semejante al Sombrero, 
con el cual se suele equivocar. Este farallón se une con la 
punta N. de la isla por un arrecife que vela en gran bajamar, 
siendo limpio y acantilado por la parte del O. 

Iflla Caban» Se halla al E. y próxima á la punta N. de 
Maricaban; es de mediana altura, arbolada, muy prolongada 
de N. á S. y de 1 milla larga de extensión. La mayor parte 
de su costa de piedra es limpia y acantilada en sus proxi* 
midades. Forma un canal limpio y hondable con el extremo 
NO. de Maricaban, cuya mayor angostura se encuentra for- 
mada por el extremo S. de Caban, que es un frontón de pie- 
dra con rocas próximas, inmediato al cual se abre una pe- 
queña ensenada de playa de cascajo que mira al SO., conti- 
nuando después su costa O. para el N. de piedra y cascajo 
con varias inflexiones hasta su punta N. contigua á un fa- 
rallón redondo y taladrado. Su costa E. corre del mismo 
modo para el S., limpia y acantilada, hasta un frontón de 
piedra notable y haciendo después una inflexión poco pro- 
nunciada, sigue sucia en sus proximidades hasta el otro 
frontón extremo S, de la isla que estrecha aquel paso. 

Bajo ]ir« de Caban. Es un bajo fondo que se halla á 2 
cables al N. de Caban y 6 cables al E. del islote Sombrero; 



284 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. V. 

SU menor agua es de G,6 metros, fondo con grandes piedras; 
tiene 2 cables de extensión de E. á O. y 1 cable NS.; en sus 
cantiles se sondan 10 y 12 metros y en los pasos que for- 
ma con las islas Caban y Sombrero 37 y 142 metros, piedra 
en la medianía de los respectivos canales; notándose en el 
primero de estos canales grande marejada en tiempos duros- 
Se halla en la enfilacion de punta Cazador con la parte N. 
del islote Sombrero. 

Islote Sombrero. Se halla V2 Hiilla al N. de la punta 
septentrional de Mancaban, tiene 1 cable próximamente 
de extensión y es notable por su figura cónica truncada, 
aunque a]go alargado en la dirección NS.; parece ser la 
€iispide de un gran monte submarino. Lo rodea por todas 
partes un bajo fondo que sale muy poco, excepto por la par- 
te del S. que despide una restinga que vá aumentando suave- 
mente de braceaje en aquella dirección. En el canal que el 
islote Sombrero forma con la punta N. deMaricaban se son- 
dan 8 y 12 metros, piedra, cerca del islote y cantiles de la 
restinga, fondo que aumenta gradualmente hasta 62 metros 
próximos y en dirección al farallón O. de la punta N. de 
Mancaban. 

Fondeadero. El estrecho y hondable canalizo que se 
forma entre las islas Mancaban y Caban, presenta abrigos 
de los malos tiempos en ambas monzones para toda clase de 
buques; sin embargo, no deben dirigirse á fondear en él los 
de mayor porte á no ser en caso de absoluta necesidad por 
lo angosto del canal; algunas embarcaciones se abrigan aqui 
fondeando al resguardo de la isla Caban en tiempo de NE. 
y al contrario en el de SO.; en esta última estación, el me- 
jor ancladero se halla delante de la boca E. entre la punta 
de Arena de cascajo del fondeadero en el canalizo y la punta 
SO. de Caban, por 13 á 17 metros en arena , abarloados á 
tierra para evitar los hileros de la corriente que entra con 
bastante fuerza por el canal. 

lia eomtH O- de Maricaban, después de rebasado para el 
S. el farallón de la punta más N* de la isla, se dirije próxi- 
mamente al S, 27^ R, hasta la punta y farallón de Burijan, 



COSTA S. DE LUZON. 185 

que dista unas 2 millas de la punta N. de Maricaban, for- 
mando varios frontones de piedra y pequeñas ensenadas^ 
algunas de las cuales aparentan ser fondeaderos ó abrigo en 
tiempo de NR; pero se hallan inutilizadas por los esparci- 
dos arrecifes y grandes piedras que hay en ellas, aun cuando 
se encuentran algunas manchas de arena con 6,5 y 8 metros 
de fondo. Unos 8 cables antes de llegar á la punta de Buri- 
jan, se encuentra otra punta alta y tajada con piedra lastre 
á su pié, al SO. de la cual y á distancia de más de 1 cable, 
vela en bajamar un bajo con piedras muy próximas que deja 
con la costa un estrecho canal de 8 metros fondo piedra, y 
en todas sus proximidades no se pican menos de 10 y 12 
metros. Todo este trozo de costa está bordeado por un arre- 
cife, que Tiene desde el farallón de la punta N. de Marica- 
ban hasta el de la punta de Burijan, desatracando de la 
costa de 1 á 2 cables, sondándose sucesivamente 5, 8, 10 
metros y 13 metros al SE. del farallón de la punta N. de 
Maricaban, á unos 2 cables de distancia. 

Uajo fondo.— Demora su centro á 9 ^ cables al S. 28"* O. 
del farallón O. de la punta N. de Maricaban; tiene unos 4 
cables de N. i NE. á S. | SO., y está cubierto con 4 metros 
de agua en su menor fondo. La cabeza N. es toda de arreci- 
fes, y por el S. y SE. se ven grandes piedras. Cuando la cor- 
riente entra con fuerza para el E., se forma un gran hervi- 
dero sobre él. Entre él y la costa O. de Maricaban se for- 
ma un paso practicable de 6 cables de ancho y 30 metros de 
fondo en su medianía. 

El recodo MÍE. de Burijan está comprendido entre Ja 
punta Burijan al O. y el frontón de Masasá al E.; es una 
ensenada sucia de 1 | milla de extensión, rodeada de arre- 
cifes y de fondo piedra; tiene 5 metros de agua cerca de los 
cantiles y 17 á 28 metros á menos de 1 cable de ellos. Pre- 
senta algún abrigo de los NE., pero hallándose inmediata 
la ensenada de Masasá, de buen tenedero y más abrigada 
que ella, carece de importancia. El frontón de Masasá es de 
piedra, tajado y está rodeado de arrecife. 

li» co»4a.-- El trozo de costa comprendido entre punta 



286 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. V. 

Burijan y punta Gorda^ está bordeado de arrecifes que se 
extienden de 1 á 1 | cable, contorneando también las ense- 
nadas expresadas. Verileando el arrecife se sonda de 8 á 12 
y hasta 13 metros fondo piedra, y de 5 á 7 metros también 
piedra en el recodo NK de Burijan. 

La punta Gorda es alta, redonda y cortada á pico con 
arrecifes en sus proximidades. Cuando se navega por el 
paso S. de Maricaban, se la descubre y marca muy bien. A 
1 milla al ESE. de esta punta, se encuentra la punta de 
Arena rodeada también de arrecife de 1 cable de extensión, 
sobre el cual rompe con furia la mar en la monzón del SO.; 
en sus proximidades se sondan de 13 á 15 metros de fondo 
piedra. A 1 milla corta de punta de Arena se halla la de 
Papaga, que es alta y tajada; 2 millas al E, de esta última 
punta, destácala costa otra punta de piedra escarpada, con 
algunas rocas socabadas y arrecife s á su pié, que los natu- 
rales la nombran punta Pisa. 

Esta porción de costa es de playa cascajo, arbolada en 
varios parajes hasta su pié y acantilada de fondo piedras. 

Desde punta Pisa para el NE. la tierra forma curvidad, 
con arboleda y playa gruesa hasta la punta de Arena, que 
avanza en la costa E. de Maricaban y forma el canalizo con 
el islote Culebras. 

Rebasada esta punta de Arena , continúa la costa for- 
mando poca curvidad de playa de arena gruesa hasta la pun- 
ta Gamao^ extremo más E. de Maricaban. 

Doblada la punta Gamao, presenta la costa una curva 
poco pronunciada, también de arena y cascajo, con arboleda 
á su pié y rodeada de arrecifes que se separan como 7^ cable 
de la playa hasta la punta NE. de Maricaban, distante poco 
más de 1 milla de la punta Gamao* 

En la parte N. de la curvidad qne presenta este trozo de 
costa suelen fondear algunas embarcaciones pequeñas del 
país en la monzón del SO. 

Desde la punta Gamao hasta la punta NE. de Marica- 
ban, la costa continúa de igual clase de playa de cascajo. 
El Ulmtm Calebras demora á 3 cables al E. é SE. de la 



COSTA S. DE LÜZON. 287 

punta de Arena de Mancaban; es de mediana altura, cubier- 
to de arbolado y de 2 cables de extensión de ONO. á ESE. ; 
está rodeado de arrecifes en sus proximidades y algunas 
piedras que velan al SE. de él. El canal que forma con la 
punta de Arena tiene poco más de 2 cables de ancho con fon* 
do de 15 y 18 metros arena. 

JEl pulo Malajlbomanoe demora á 7 cables al E. del 
islote Culebras; es un islote raso de 1 Va cables de extensión 
de ONO. á ESE. rodeado por todas partes, excepto por un pe- 
queño espacio que mira al N., de pedruscos sueltos que ve- 
lan en bajamar; los bajos que despide no salen más de 1 ca- 
ble de la costa. El canal que forma con el islote Culebras es 
menos hondable cerca del pulo que hacia Culebras, y se son- 
dan en su freu 43 y 40 metros de fondo piedra. 

El paso nr. de Alaricaliaii está formado por la costa 
N. de la isla del mismo nombre y los frontones NO. y NE. 
de la península de Calumpan, que terminan en punta Caza- 
dor; tiene este paso 1 V^ milla de ancho en su mayor angos- 
tura, es limpio, muy hondables y acantiladas las costas de 
ambos bandas, no saliendo los arrecifes, que destacan algu- 
nas de sus puntas más de 1 cable, y 3 cables el bajo fondo 
de 6,6 metros de la punta N. de Caban. 

Siempre que se intente hacer el paso por este canal de- 
berá tenerse mucho cuidado con los fuertes hileros de cor- 
riente que se forman en él, pues aunque puede fondearse so- 
bre sus costas, es preciso atracarse tanto á ellas, que pudie- 
ra la embarcación ser arrastrada sobre las piedras antes que 
el ancla agarrara en el fondo. 

El paso S. de Sfarleabaii, comprendido entre la isla 
de este nombre y la costa de Mindoro, tiene unas 6 millas 
de ancho, es limpio, muy hondable y preferible en todos 
conceptos al del N., y es el que ordinariamente se adopta en 
las navegaciones por el estrecho. 

I«la Verde.— Esta isla se halla situada a unas 3 millas 
al S. de la tierra de Matocot, en la mayor angostura del es- 
trecho que forman Luzon y Mindoro, al cual divide en dos 
canales 6 pasos igualmente espeditos y muy hondables. Es 



S88 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO CAP. V. 

bastante elevada, toda cubierta de arboleda, presentando el 
gran monte que la forma dos picos visibles á larga distan- 
cia, dicen á 14 leguas, estando al E. ó al O. de la isla, sien- 
do el pico del S, más marcado que el del N., sin embarga 
que este tiene alguna más elevación. Toda la isla es de pie- 
dra, aunque cubierta de arbolado espeso, prolongada en di-- 
reccion NO-SR en una extensión de más de 4 millas, sin 
otro escollo en sus inmediaciones que una roca que vela en 
la punta del SE. bastante desatracada. 

La punta NO. de la isla se halla formada por una lengua 
de tierra que proyecta la costa y termina en un frontón alto 
y tajado, á cuyo pió todavía avanza un rellano de piedra 
poco elevado sobre la superficie del agua, con rocas sueltas^ 
lavadas, donde el hervidero de la corriente aparenta baja 
fondo, siendo todo limpio por la parte de fuera de las piedras 
que velan, 

La parte N. de la isla es en su totalidad una ensenada 
de costa alta, arbolada, con trozos de playa al pié, interrum- 
pida por frontones de piedra, de los cuales el mayor con re- 
presentación de punta, se halla próximo á la punta del NE. 
Esta punta es un banco de arena bastante raso, formado so- 
bre piedra por los remolinos con que allí obra la corriente; 
es limpia sin bajo fondo alguno. 

Desde la punta baja del NE. corre la costa de la isla en 
dirección casi recta, algo más de ^^ milla hasta un frontón 
tajado á pique, que es el de más representación de toda ella; 
después dobla un poco al S. formando un ángulo bastante 
obtuso, desde el que con solo las irregularidades propias de 
una costa qne es tajada de piedra, sigue para el S. hasta la 
punta SE. que es casi el extremo meridional de la isla. Esta 
punta SE. formada de rocas muy lavadas, despide algún 
bajo fondo, en el recodo que se abre por su parte N., y es 
sucia por el S. y SO., velando unas rocas al S. 75" E., dis- 
tancia 1 cable de la expresada punta. Entre esta punta y las 
rocas, hay paso para buques menores, que no debe intentar- 
se por la fuerza y mala dirección de las corrientes que se 
sienten. 



COSTA S. DE LÜZON, 289 

La punta SO. es rasa, de arena, semejante á la del NE., 
y en ella chocan con igual fuerza los hileros de las corrien- 
tes. En la pequeña playa de arena que se forma por su parte 
E., puede fondearse accidentalmente en tiempo de NE. en- 
íre 7 y 10 metros arena. 

La costa O. es limpia, tajada de piedra hasta la medianía 
de la distancia de la punta SO., á la punta que tiene un fa- 
rallón contiguo muy alto y notable, desde donde avanza un 
frontón y empieza á ser la playa de cascajo, que más adelan- 
te se convierte en arenal, formando recodo antes de llegar á 
la expresada punta del farallón, que es sucia de pedregales 
casi á flor de agua hasta llegar á la playa, á los cuales bas- 
tará darles el resguardo natural para pasar por fuera del fa- 
rallón. 

Desde aquí sigue la costa O. la dirección general al 
NNO., irregular y elevada con grandes farallones sobre re- 
llanos de piedra, que velan hasta terminar en la punta NO. 
de la isla. 

Sondas. La isla Verde es en general muy limpia aun á 
la mayor proximidad, pudiendo bordear sobre ella aprove- 
chando el influjo de las corrientes que la lavan, sin otro cui- 
dado que las aproximaciones imprudentes. 

Sobre la costa N. entre las puntas del NO. y del NE. de 
la isla y á un cumplido de buque, se sondan de 27 á 17 me- 
tros piedra y arena. Entre las puntas del NE. y SE. 
casi pegados á tierra, se cojen de 23 á 16 metros, gene- 
ralmente piedra; se encuentran 50 metros piedra y arena, 
metiendo al paso entre la punta SE. y las rocas que allí ve- 
lan, y 17 metros en la enfilacion de estas y aquella punta. 
Sobre la punta SE., que es la única que despide piedras en 
sus inmediaciones corriendo la costa del SO., hasta la pe* 
quena playa en que termina y donde hemos dicho puede 
fondearse accidentalmente en la estación del NE., las son- 
das varian de 25 á 7 metros piedra y arena. Finalmente, ve- 
rileando la costa O. de la isla, desde^ la punta de arena del 
SO. hasta la del NO. á | de cable de las rocas que hay á 
flpr de agua, se sondan de 13 á 27 metros piedra, hasta ¡la 

19 



290 DERROTERO DEL AECHIPIELAGO FILIPINO. CAP. V. 

punta del farallón; 17 y 20 metros al O, del mismo farallón 
á igual distancia, y hasta 33 metros á | cable de las muchas 
rocas que velan en toda la extensión de costa comprendida 
entre la punta del farallón y la punta NO* de la isla Verde. 
Paso M. de la tola Terde. Está formado por la costa 
de Matocot y la isla Verde; tiene unas 3 millas de ancho, es 
limpio de bajos y expedito para toda clase de buques. Las 
costas que lo determinan son acantiladas y hondables, pues 
sobre la de Matocot las piedras que tiene en sus inmediaciones 
no salen más de 4 de cable, y en el canal se sondan entre 
la punta NO. de la isla Verde y la punta Matocot, 50 y 130^ 
metros á menos de 1 ó 2 cables de la expresada punta NO. 
de la isla Verde, no encontrándose fondo con 200 metros en 
todo el canal desde menos de 7^ cable de distancia de 
isla Verde hasta las proximidades de la tierra de Matocot, 
que se vuelve á cojer á menos de 1 cable de la costa sondas 
variables de 20 á 132 metros. Este canal del N. es el que ge- 
neralmente toman todos los buques que van ó vienen del E. 

El paso del S. de la Isla Verde^ formado por la isla 
de este nombre y la punta Escarceo en la isla de Mindoro, 
tiene 3 7^ millas largas de ancho, es también limpio, honda- 
ble y expedito como el del N., aunque por su parte del E. se 
destacan los islotes Bacos y los arrecifes que despide la isla 
de Silonay en la costa de Mindoro. 

La sonda en la dirección de punta Escarceo á la punta 
NO. de isla Verde no coge fondo con 200 metros sino á 7^ 
milla de la expresada punta NO. y á menos de 2 cables 
de la de Escarceo. 

Desde la punta Macotot, de regular altura, con piedras y 
algunos farallones en sus inmediaciones, la costa corre para 
el E. cerca de 72 nailla de roca escarpada con piedras 
próximas hasta un farallón, donde mete un poco á formar la 
sucia ensenada de Pagquibatan, cuya playa interior de are- 
na váá buscar los tres frontones de punta Ilijan; esta punta 
es también escarpada, con muchas rocas sueltas á su pié, 
cerca de las que se sondan 33 metros de fondo. 

IjaettAeniada üijaii se abre inmediatamente al £. de la 



COSTA S. DE LUZON. 191 

punta de su nombre; tiene 1 milla de extensión, y termina 
en la punta rasa y limpia llamada de Arenas, aunque es de 
piedra lastre y cascajo, que sólo se hace notable cuando se 
nayega cerca de su costa. 

Esta es de piedra, y las proximidades de arena y piedra» 
Las embarcaciones que con NE. fondean en esta ensenada 
en las horas de la Yacíante (para el O.), lo efectúan muy cer- 
ca de la punta occidental para coger de 10 á 13 metros de 
fondo. Las sondas, verileando la ensenada, varían de 5 á 50 
metros de agua, generalmente arena. 

Rebasada la punta de Arenas , donde se experimentan 
fuertes corrientes, se descubre hacia el E. una gran exten- 
sión de costa de difícil acceso, que termina en piedra lastre. 

I^ punta Talajt, á 1 7, milla al ENE- de la de 
Arenas, es poco saliente, con arboleda y piedras próximas, 
lo mismo que la que demora 1 milla más al E. 

Aguada. Por la parte O. de punta Talaji, y á sus inme- 
diaciones, hay excelente agua, que viene por una cañada del 
monte Talaji, que demora NS. con dicha punta á 1 milla de 
distancia. 

I^a punta del Rosario se encuentra á unas 2 7^ millas 
al ENE. de la punta Talaji; es semejante á esta y la costa 
intermedia continúa de playa de arena. 

£1 rio del Rosario desemboca á 2 7^ niillas próxima- 
mente de la punta de su nombre, tiene ^¡^ cable de ancho 
en su boca, y las puntas que la forman despiden bajos fon- 
dos do arena. La barra tiene 1 cable de extensión, y su fon- 
do es arena, cascajo y algunas piedras. El canal de entrada 
está entre la barra y la punta NO del río; tiene menos de 
Vs cable de ancho, 0,8 y I metro de agua en bajamar y 
1,7 en pleamar, fondo que va disminuyendo rio arriba. 

A corta distancia de la boca el rio se divide en dos bra- 
zos, de los cuales el mayor sigue la dirección del N. La 
aguada se hace con dificultad, por lo mucho que hay que in- 
ternarse en él y su poco fondo. 

Las sondas en las proximidades del rio 6 costa del Rosa- 
rio, son muy hondables; y para tomar fondeadero, es preciso 



292 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. V. 

atracar bastante á la playa. En la costa O. de la boca del ría 
Rosario, se halla un arrecife de piedras poco saliente, y á la 
distancia de 1 cable en su cantil se hallan 5, 6,7 y 8,4 me- 
tros arena gruesa y cascajo, y cerca de la barra del rio hay 
16,7 y 20 metros arena gruesa y cascajo. 

Sobre la misma costa O. y en la proximidad del lugar 
llamado Bañólo, el fondo es limpio con 5 metros arena á 4 
cable, 23,4 metros arena á J cable, fondo aplacerado por la 
parte del E. y acantilado por la del O., con 50 metros arena 
á I cable de la playa. 

Desde la boca del rio para el O., las sondas son mayores 
que para el E. y el fondo más acantilado, por lo que con di- 
ficultad se aseguran las anclas. 

Punta de Af al-abrlgo. De la boca del dicho rio sigue 
la costa casi al ESE., de regular altura, con playas de arena 
y algunas puntas salientes, y á la distancia de 5 millas se 
halla la punta de Mal-abrigo, la cual es de regular altura, 
cubierta de arboleda y con piedras en sus orillas. 

Fondeadero. Sobre la costa que corre desde la ensena- 
da de Ilijan ó de Matocot hasta la punta de Mal-abrigo, se 
puede fondear con cualquier clase de buque ; pero en costa 
abierta y acercándose mucho á tierra, por ser muy acantila- 
da. A menos de 2 cables se sondan de 16 -á 25 metros, de 
fondo arena gruesa y cascajo. 

I^a punta Puna ó Eiobo se encuentra á corta distancia 
al E. de la de Mal-abrigo; forman una porción de costa de 
regular altura, de roca escarpada, muy emboscada y con 
piedras en su orilla. Esta punta 6 morro se distingue por 
unas manchas coloradas que tiene á muy corta distancia de 
la playa. 

Las tierras del interior llamadas sierra del Rosariq, soií 
bastante elevadas, descollando entre ellas el monte Labo, de 
1.025 metros sobre el mar, y sirven de marca para venir en 
conocimiento de la dicha punta Lobo, cuando se está al S. 
de la isla de Marinduque. 

Lia punta enalban. Desde la punta Puna 6 Lobo sigue 
la costa próximamente al ENE,, con playas de. arena y al- 



COSTA S. BE LüZON. 293 

gunas piedras cerca de ellas. A la distancia de 2 millas se 
halla la punta de Malagundi 6 Galban, de regular altura, 
con arboleda. Tiene un farallón rodeado de piedras, muy 
próximo á ella. 

Rio de SlgsTan. Desde la punta de Galban sigue la 
costa al mismo rumbo de playas de arena, y á la distancia 
de 4 millas se halla la boca del pequeño rio de Sigayan, con 
agua dulce en lo interior, no muy distante de su boca, que 
es muy pequeña y con muy poco fondo. 

Frontón SO. de punta Sigayan. Las tierras* altas que 
vienen de las puntas de Mal-abrigo y Lobo, terminan en las 
interiores del rio Sigayan. Desde su boca sigue la costa ha- 
ciendo un poco de seno, y á 2 millas escasas al SE. se halla 
el frontón SO. de punta Sigayan, con piedras salientes á 1 
cable y mucha arboleda, y en la medianía de la costa com- 
prendida entre esta punta y el rio hay un estero. 

Fondeadero. En la costa comprendida entre el frontón 
SO. de punta Sigayan ó Locoloco y la de Malagundi, se pue- 
de fondear con embarcación de cualquier porte, atracándose 
Men á ella por ser muy acantilada; el fondo generalmente 
es arena gruesa, aunque hay sitios con mezcla de cascajo. 

Frontón SE. de punta Sigayan. Desde la punta del 
mismo nombre sigue la costa como al ENE. en los mismos 
términos, y á la distancia de 1 | milla larga se encuentra 
este frontón SE., desde el cual continúa la costa de igual 
configuración en dirección al ENE. unas 2 millas hasta la 
punta Bantiguí, rodeada de piedras que salen á 1 cable y 
terminación occidental del seno de Tayabas , que se interna 
en la costa al NE. 

La tierra interior de los referidos frontones es de poca 
altura y con mucha arboleda, y aparece anegada casi en su 
totalidad, vista desde las inmediaciones de la punta S. de 
Marinduque. 



29^4 DERROTERO DEL ARCEIPIÉL4G0 FILIPINO. CxiP. V. 



COSTA N. DE MINDORO. 

El cabo Calamite, extremidad occidental de la penínsu- 
la en que termina la isla de Mindoro por el NO., se halla 
formado por rocas sueltas volcánicas, de las cuales algunas 
velan en sus proximidades ; por lo demás, el cabo propia- 
mente dicho es limpio y puede atracarse á él á muy corta 
distancia con cualquier clase de buque. 

La costa N. del cabo corre al N. 26^ E. cerca de 2 7^ mi- 
llas hasta la punta Binuangan; está formada de tierra alta 
con arbolado y cortos espacios de playa entre rocas volcáni- 
cas de que está sembrada. 

La costa S. se dirige al S. 24^ K hasta la punta Inocnoc; 
es muy sucia, de proximidades de poco fondo, y sembrada de 
piedras, por lo que no deberá acercarse ningún buque á dis- 
tancia de 1 milla, pues poco más adentro se cae en 8 metros 
arena con rocas sueltas en las que puede peligrar el buque. 

Eia punta Calavlte , en que termina el cabo del 
mismo nombre, se anega á corta distancia de la costa, por 
lo que debe recelarse algo de las marcaciones hechas á él 
cuando se trate de embocar de noche el canal formado por la 
tierra de Calavite y la do la isla de Golo, que sabemos es 
muy sucia; además las corrientes tienen mucha fuerza en este 
paso, y se dirigen, la de creciente, para el N., y la de va- 
ciante, para el S., con un hilero que corre á la silanga ó es- 
trecho de Golo, en el grupo de Lubang. 

El monte Calavite es un gran promontorio terminando 
en pico, cuya vertiente occidental forma, el cabo y punta Ca- 
lavite, y la septentrional la conocida con el nombre de punta 
del Monte; en tiempos claros se descubre á 20 leguas de dis- 
tancia, y por lo tanto, es una segura é importante marca 
para la navegación de los que se dirigen haciendo derrota 
por el O. de Mindoro, ó van á embocar el estrecho de isla 
Verde. 

Eiis ipunta Blnuangan demora á 3 millas escasas al 



COSTA N. DE MINDORO. 295 

INfNR del cabo Calavite, con el que suele confundirse de 
fuera por su representación; sus proximidades son limpias 
sondándose cerca de ella 6,7 metros arena con piedras sem- 
bradas por el fondo, y muy pegadas á la punta velan unas 
- grandes rocas en dirección NO.-SE- La costa intermedia en- 
" tre ambas puntas forma una pequeña sinuosidad con playa 
sembrada de rocas que luego se eleva cubierta de arbolado 
espeso y corpulento, descubriéndose á la medianía de la dis- 
tancia un barranco rojizo. 

Fondeadero. Al N. de la punta Calavite hay una playa 
de arena que tiene buen fondeadero para abrigarse de los 
vientos desde el NE. hasta el OSO. por el E., con fondo de 5 
y 6,7 metros arena, á 1 J cable de la playa. 

Al doblar la expresada punta para tomar dicho fondeade- 
ro, es menester dar resguardo á un bajo que sale de ella más 
de 3 cables, extendiéndose al N. 

Aguada. Hay buen agua en este sitio que baja de las al. 
turas. 

Fondeadero. Al S. de la punta Binuangan hay otra 
playa de arena que forma un recodo, frente de la cual hay 
un buen fondeadero para la monzón del NE. con 8,4 y 10 me- 
tros arena á distancia de 1 | cable de la playa; tiene un rio 
de agua muy delicada. Dejando caer el ancla en 8 metros 
arena, demora la punta Oalavite al S. 25"* O.; la medianía del 
monte Ambil, al N. 2^ O., y la punta N. del recodo al N. 8*" E. 
Es el mejor fondeadero que tiene esta costa para la expresada 
monzón, con abrigo desde el N. y, NE. hasta el S. por el O. 

Punf a del Monte é de Santo Voinás. Desde la punta 
Binuangan se extiende la costa al NE. como 2 y^ millas, y 
de aquí al N. 70^ E., 4 millas escasas hasta la punta Santo 
Tomás 6 punta del Monte; esta es de arena, con un pequeño 
banco poco saliente de 1,7 metro de agua, y á su parte O. se 
forma un pequeño recodo de playa de arena rodeado de cfosta 
baja que no ofrece abrigo más que para embarcaciones pe- 
queñas. Este trozo de costa, comprendido entre las expresa- 
das puntas, es de tierra alta, con playas de arena , y muy 
hondable, con algunos farallones próximos á ella; 



296 BERROTEEO BEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. V. 

Desde la punta del Monte la costa se extiende 10 millas 
al E i SE. hasta otra punta poco saliente que está rodeada 
de piedras que ciñen la costa 1 milla hacia el O. á la punta 
inmediata de arena, y luego continúa ¡9 Vs iMtiHas al misma 
rnmbo hasta la misma boca del rio de Abra de Ilog. Toda 
esta porción de costa, formada de tierra alta y montañosa, es 
tajada á pique, limpia y muy hondable. 

Efft cíüseiiada ñe Abra de Ilog es una quebrada de Im 
montes de la costa 6 playa muy baja en forma de semicírcu- 
lo de unas 3 millas de extensión que profundiza poco; es muy 
limpia, con 6 á 25 metros de fondo arena y presta abrigo de 
los Tientos del segundo y tercer cuadrante. Tierra adentro 
se encuentra una visita de unas 250 personas situada en la 
orilla derecha de un pequeño rio que hacia su parte de arri- 
ba tiene hasta 3 metros de agua. 

Eia punta Tallpanan demora á 7 7^ millas al N. 75"" E. 
próximamente de Abra de Ilog, y está formada por la ver- 
tiente del monte del mismo nombre. La costa comprendida 
entre ambas puntas es muy alta, excepto en su medianía^, 
donde desaguan dos rios por entre playa de cascajo; sua 
proximidades son también limpias y hondables. 

Rat punta üfinolo^ á 2 millas largas al ENE. de la ante- 
rior, está formada también por una ramificación de las que 
en diversas direcciones extiende el elevado monte Talipa- 
nan: entre ambas puntas se abre un pequeño seno muy hon- 
dable, de playa rasa, con un frontón intermedio. 

El mente Tallpanan aparece como un elevado cabeza 
que ordinariamente se descubre por delante de la celajería 
que constantemente cubre las elevadas montañas contiguas 
al S.; cuando estas alguna rara vez se despejan, Talipanaa 
se oculta proyectado sobre aquellas eminencias que lo do- 
minan* 

El foiMdieadero de Afínele se abre inmediatamente al 
E. de la punta ó frontón del mismo nombre; es un pequeña* 
puerto abierto al N., de unos 3 cables de extensión, de fondo 
muy proporcionado y tenedero arena, propio para abrigarse 
en caso de necesidad los buques de cabotaje que pasan este 



COSTA N. DE MINDORO. 297 

estrecho en la monzón del SO., por los que es generalmente 
frecuentado cuando no pueden montar punta Escarceo por 
la mucha fuerza de la corriente para el O. (vaciante) y espe- 
ran en este fondeadero el cambio de ella para el E, (cre- 
ciente). 

La sonda en la medianía de la boca, entre puntas, es do 
18 á 15 metros, fondo que disminuye gradualmente á 12 me- 
tros en el centro del puerto y aumentando bruscamente en 
este mismo punto á 21 metros vuelven á disminuir suave- 
mente á 5 metros cerca de la playa en dirección al SE., que 
es donde se halla el verdadero lugar de fondo entre 10 y 13 
metros arena gruesa, abrigado de todo viento que no sea del 
N. al NO, 

El canal para entrar al fondeadero es corto y de unos 2 
cables de ancho: está bien señalado por la mar que rompe en 
los arrecifes que despiden la punta exterior del O. y la inte- 
rior del E. del puertecillo, únicos peligros que hay en él. En 
esta ensenada no se encuentra agua potable, sino muy lejos 
de la playa, y es casi imposible hacerla por la espesura de los 
bosques que la rodean. 

Era enhenada de Balaieros «rrande se encuentra á 1 
milla al E. del puertecillo de Minólo; tiene y^ milla de 
extensión con 8 á 15 metros de agua. Su costa la forma una 
playa baja limitada por puntas de piedra. 

Eia ensenada de Baiateroft Clileo se halla inmediata- 
mente al E. de la anterior, separadas entre sí por una punta 
rodeada de arrecife; tiene unos 2 cables de ancho por otros 
2 cables de profundidad, y de 3,3 á 1,6 metros de fondo 
arena y piedra; más propiamente dicho, es un estero sin fon- 
do, con costa de manglares. Su punta O. y la S. de la isla de 
Paniquian forman un canalizo cegado por las arenas. 

Puerto ealera (t) está á 1 1 milla al O. de la punta Es- 
carceo de Mindoro, formado por la configuración de las ense- 



(1) Véase el plano de puerto Galera y ensenada del Varadero, BÚm. 615, pn^ 
bíicado por el Depósito Hidrográfico en 1871. 



298 DERROTEEO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. V. 

nadas de la costa y los islotes llamados del Medio y Paníqtiian, 
que se hallan delante y próximos á ella. De los tres canales 
que resultan, el del N., que separa dichas islas, y el del NO., 
formado por la isla del Medio y la tierra de Mindoro, son los 
únicos practicables para entrar en el puerto, pues el tercero, 
comprendido entre la tierra firme y la isla de Paniquian, se 
halla cegado; siendo de los dos hábiles el del NO. el más 
expedito. 

Las corrientes del Estrecho, al penetrar en este puerto, 
forman un hilero que en la creciente entra por la boca del O., 
sale por la del N., y sigue después para el E., y al contrario 
^n la vaciante, circunstancia que conviene tener presente al 
tomar el puerto, y que hace peligroso fondear en sus 
bocas. 

Lo irregular de este puerto, unido á la extensión de los 
bajos y arrecifes que despiden sus puntas interiores y a lo 
emboscado de las tierras que lo forman, causan al penetrar 
en él tal confusión, que no permiten á primera vista formar- 
se una idea cabal de su figura, 

El aspecto exterior del puerto es, en general, de fronto- 
nes tajados y elevados de piedra y arcilla roja y blan- 
cuzca. 

Desde punta Escarceo hasta lá punta N. de la isla del 
Medio se presenta todo uniforme, y con dificult ad se descu- 
bre el canal N., aunque lo dan á conocer varias marcas y 
el telégrafo que hay sobre la punta del E. Las playas que 
en el plano se indican son pequeñas, y sobre ellas se eleva 
inmediatamente el terreno , cubierto en general de ar- 
bolado. 

Eitt Isla del ¡Medio, que se extiende de NO. á SE. unos 
8 cables y forma las dos bocas practicables para la entrada 
del puerto, es limpia, con sondas á su alrededor de 8 y 10 
metros á menos de 1 cable en general, pues el arrecife que 
rodea su costa N. sale poco. Su punta N., que es el lugar de 
gran batidero de la corriente, es descarnada, de roca viva, 
y desde ella para el SSO. la costa es alta y muy tajada. 

Mju isla Paniquian, de poco más de Va milla, de N* 



COSTA N. BE MI^'DORO. 399 

4 S. despide por su parte E. arrecifes, sondándose á su alre- 
dedor de 8 á 10 metros á menos de 1 cable. La costa del 
lío. es alta y muy escarpada; por el S. termina en una punta 
de arena, formando con Mindoro un canal de Va cable 
de ancho, cegado por las arenas, llamado Boca faha. 

Ei canal del W., de 7^ milla de largo y 1 cable de 
ancho en su boca, se estrecha á 7, cable con sondas de 
15 á 12 metros, y su costa E., de tierra alta, que arranca 
desde la misma orilla, corre al SSE. 

El frontón de piedra situado bajo el telégrafo es sucio 
hasta su medianía, saliendo el bajo fondo algo menos que 
i de cable, y mete después para el E. ala ensenada llamada 
de la Laguna, 

La costa O» del canal es alta é interrumpida en su me- 
dianía por un frontón de piedra escarpado, hallándose muy 
poco fondo piedra en toda ella á distancia de 4 de cable. 

El eanal del MO» tiene el mismo largo próximamente 
que el anterior, y el mismo ancho en la boca; este va au- 
mentando hacia el interior hasta tener unos 2 cables, son- 
dándose en él 15, 20, 25 y 23 metros de agua, y es, por lo 
tanto, más fácil que el del N. 

La costa N. desde las rocas y farallón notable, todo 
ruinoso, que se hallan delante del frontón que corre y dobla 
desde la punta N. de la boca para el interior del canal, 
frontón que asemeja mucho á un murallon antiguo, corre 
como al ESE., formando primeramente un pequeño seno al- 
ternado de otros frontones de piedra y manglares con 8 y 10 
metros de fondo piedra y arena á distancia de 7^ cable, 
y después continúa hasta el extremo S. de la isla, cubierta 
de manglares con una pequeña inflexión, y como al SE., en 
esta extensión medianamente hondable, se sondan 8,4 me- 
tros piedra á poco más de 7^ cable de distancia. 

La costa S. es alta y tajada, entrecortada por dos peque- 
ños arenales hasta la punta en donde dobla para el S. y em- 
pieza un manglar, siguiendo poco después al SO. i S. á 
Boca falsa, notándose en su medianía un pequeño frontón 
4e piedra y arcilla muy tajado. Al frente de la punta en que 



300 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. V, 

la costa mete para el S. 6 punta E. de Paniquian, sale un 
bajo fondo de piedras que desde la playa avanza | de 
cable al N., siguiendo desde él la costa sucia hasta Boca^ 
faUa , pero sin extenderse más que á i de cable de 
ella, sondándose á poco menos de 1 cable desde 13 á 23 me- 
tros piedra y arena, cuya distancia á longo de costa deben 
mantener los buques que se dirijan al interior del puerto, 
pues de este modo no se hallarán sobre menos de 10 metros 
de fondo piedra y arena. 

Kia rosta de SI Indoro, de la península de punta Escar- 
ceo, continúa desde la punta S. de Boea falsa hacia el interior 
de puerto Galera como al K i SE., distancia de 3 cables, for- 
mada de manglares que interrumpen dos pequeños frontones^ 
bajos de piedra, hasta la punta O. del fondo del puerto, eu 
que toma la dirección del SO., siempre de manglares y sucia 
en sus proximidades. 

El fondo del puerto está formado de costa baja que corre 
próximamente EO., hallándose sobre una de las partes más^ 
elevada de ella el edificio del hospital del antiguo Apostade- 
ro de falúas y hacia el centro de su extensión varias de las^ 
casas del pueblo. 

La costa dobla seguidamente como al N. i NO., baja y de 
arena hasta las inmediaciones de la punta E. de la ensenada 
del fondo del puerto, que es de piedra de regular altura y 
de la que avanzan varias piedras que velan en bajamar á 
distancia de i cable, adelantándose hacia la medianía de la 
isla Paniquian el bajo fondo de 3, 5 y 6,7 metros piedra, en 
el cual vela en grandes mareas el rodal de piedra^ que se 
halla á 1 i cable de la boca de esta ensenada del fondo del 
puerto; la cual es poco hondable en las inmediaciones de la 
costa y sólo al centro de ella se sondan de 6,7 á 8,3 metros 
fango en una corta extensión, y entre puntas de 11,7 á 13,3 
metros fango. 

Desde la punta E. del seno del fondo del puerto Va milla 
al NE., se halla un frontón de piedra en la lengua de tierra 
que avanza hacia la boca N. del puerto. Entre ambos pun- 
tos se forman dos senos poco hondables de manglar, inter- 



COSTA N. DE MINDORO. 301 

rumpidos únicamente en el más E. por un corto arenal, en 
el que se interna un pequeño estero. En las inmediaciones 
de esta costa, y siguiendo casi sus sinuosidades continúa el 
bajo-fondo de 3, 5 y 6,7 metros piedra que avanza al N. de 
la lengua de tierra que divide el saco del fondo del puerto 
de los senos del SE., y por otro rodal de piedra que tam- 
bién vela en grandes mareas. 

Entre la punta anterior, que es la que avanza á la boca 
N. y la que se halla al N. 4 NE. distancia 1 cable de ella, se 
forma la entrada á la ensenada llamada de la Laguna, divi- 
dida en tres senos ó sacos de continuado manglar, y en el 
que sólo se nota un pequeño frontón de arcilla que divide dos 
de los tres senos indicados. El fondo de toda esta ensenada es 
muy poco y sólo entre las puntas que forman su boca se son- 
dan 10 y 12 metros arena. 

■n««raeeiones. Al hacer por puerto Galera, deberá te- 
nerse mucho cuidado no equivocar la entrada del canal NO. 
con Boca-falsa; ésta y aquel se descubren fácilmente cuando 
se recala normalmente sobre ellos; pero como con tiempos 
del SO., acontece venir á puerto Galera como gran cerrazón 
atracados á la costa de Balateros, es preciso tener gran vigi- 
lancia y mucho cuidado en la sonda para no tomar una cosa 
por la otra; teniendo presente que la barra que cierra la Bo- 
m falsa, no se descubre sino en las grandes bajamares. 

Marcas. La boca N. de puerto Galera se reconoce por 
una torre de telégrafo que tiene sobre su punta E., y por un 
gran manchón de arcilla blanca que afecta la forma de una 
vela latina en la falda del monte que dá lugar á dicha pun- 
ta, presentando la figura de una galera con la entena para 
arriba y al O. de ella un cogonal. 

Durante la monzón del NE. no tiene puerto Galera más 
entrada hábil que la del N.; es arriesgado tomarlo con bu- 
que de vela de porte, á causa de que siendo su canal estrecho 
por entre arrecifes, suele suceder que, por fresco que sea el 
viento, queda calma ó se llama de proa entre bocas, en cuyo 
comprometido caso, se expone á ser arrastrado á merced de 
la corriente que en aquel punto se compone ó subdivide de 



305 DERBOTERO DEL ARCHÍPIELAGO FILIPINO. CAP. V. 

loa hileros del canal del puerto, para seguir después la di- 
rección de la costa exterior. 

En esta monzón del NE., la ensenada del Varadero tiene 
buen abrigo; aunque presenta alguna dificultad el franquear- 
se á la vela para salir, 

Entrada por la boea X. Desde la boca N. demora la 
punta de Matocot al N. 34"* E., distancia 7 I millas y la pun- 
ta Escarceo al E. 1 | milla larga. Para entrar por esta boca 
se dará resguardo á la punta E. de Mindoro, que tiene un 
bajo de piedra que se extiende para el K como 2 cables y 
sale un poco para fuera, pues aunque novela en bajamar, 
tiene muy poca agua. Se gobernará al S. B"" E. hasta rebasar 
la punta de Camps <5 punta S. de la isla del Medio, y gober- 
nando después al O. al estar en medio de bahia, se podrá dar 
fondo en 17 á 20 metros arena gruesa, quedando abrigado de 
todos vientos; habiendo sondado al pasar por la mediania del 
canal 12 y 15 metros arena. 

Entrada por la boca MO. Desde esta boca demora la 
punta occidental de Maricaban al N. 40^ O. distancia 10 mi- 
llas. Se gobernará, pues, al SE. en su demanda, con lo que 
se irá por medio canal por sondas de 17, 20 y 22 metros are- 
na y en la boca 12 y 15 metros, y promediando el canal has- 
ta estar en medio de bahía, se dará fondo en ella donde me- 
jor acomode entre 18 á 20 metros. 

Cllnia. Las elevadas cordilleras de la isla de Mindoro por 
esta parte de la isla atraen y se hallan casi ordinariamente 
cubiertas de nubes que hacen su territorio húmedo, sombrío, 
triste y enfermizo, causa invencible de su despoblación. 

En puerto Galera no hay aquella influencia mortífera del 
inmediato puerto de Abra de Ilog; pero la extraordinaria hu- 
medad, la frecuencia de las lluvias, las emanaciones de los 
espesos bosques tan próximos y otras causas atmosféricas 
producen fiebres que suelen atacar violentamente á las tri- 
pulaciones, siendo de curación difícil. La población de puerto 
Oalera es de unos 1.300 habitantes. 

Punto ElMearoeo, llamada así por el escarceo que se for- 
ma en sus inmediaciones, á causa de la extraordinaria fuer- 



COSTA N, DE MmDORO. 30Í 

za con que la corriente de las aguas que entran y salen del 
mar de China al estreclio de isla Verde chocan en ella^ es 
aquella de Mindoro que forma la mayor angostura con la 
isla Verde; es de piedra tajada con arbolado. 

El frontón que desde ella corre hasta la boca N. de pun- 
ta Galera es también acantilado y limpio en toda su exten- 
sión, con sondas de 30 á 50 metros arena y sin ninguno de 
los obstáculos que se indican en alguna de las cartas an- 
tiguas. 

Punta Boaya se halla próximamente á 1 ^ milla larga 
al SO. de la anterior; es de piedra bastante aguda, alta y ta- 
jada con fondo de 6,7 metros piedra á distancia de poco más 
de J de cable de ella. 

La costa comprendida entre ambas puntas se compone 
de arenales y frontones de piedra; es limpia y hondable, 
aumentando el fondo hacia un pequeño estero de manglar 
que se interna cosa de 1 cable á unos 6 cables de punta Es- 
carceo; en esta porción de costa se sienten corrientes violen- 
tas y fuertes remolinos. 

Eitt ensenada del Varadero está á 2 millas escdsas 
al SO. de punta Escarceo; se halla abierta al SE. y compren- 
dida entre punta Boaya al NE. y la punta del Varadero al 
SO. 4 i cables distantes entre sí, con Va niiHa de profun- 
didad; es un excelente fondeadero para toda clase de buques 
en ambas monzones, y abrigado particularmente en la mon- 
zón del SO. de los temporales del O. y de los baguios, cuyas 
derrotas pasen por el N. de la ensenada. 

En la monzón del SO. y en las épocas de los temporales 
dichos, es con mucho preferible esta ensenada del Varadero 
á puerto Galera; pues si se fondea en ella con objeto de evi- 
tar la marea contraria á la derrota, se ^tá más expedito 
para salir á la vela, y bajo un tiempo duro se toma con gran 
facilidad, encontrando el abrigo que puede desearse, lo cual 
la hacen muy recomendable, sobre todo para los buques 
mayores que navegan por este estrecho. 

La punta Boaya es limpia, pero la del Varadero despide 
f íu-a el N. á distancia de poco más de 1 cable una porción 



304 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. V. 

de piedras, de las que algunas velan en bajamar, lo que 
obliga á dar á esta punta el correspondiente resguardo ; por 
lo demás, el puerto es limpio, sondándose en la medianía de 
la boca entre dichas pimtas 17 y 20 metros arena, cujas 
sondas van disminuyendo gradualmente hacia el fondo de 
la ensenada en dirección al NO. | O., con la proa al fuerte 
que se encuentra en el istmo que separa puerto Galera de 
esta ensenada, hasta dar en 5 metros arena á Va cable de 
la playa. 

El mejor fondeadero para buques mayores es al SE. J 
E. del expresado puerto, al sondar de 18 á 15 metros arena, 
á unos 2 cables de la playa del saco del fondo de la ense- 
nada. 

Las embai^caciones menores pueden meterse más aden- 
tro, donde hay un recodo abrigado de todos vientos y con 
fondo de 8 á 5 metros arena, á 7^ cable de la costa N. 

La costa interior corre desde punta Boaya al ONO., dis- 
tancia 4 I cables, alta, con pequeños frontones de piedra y 
muy poco fondo en sus inmediaciones hasta una punta sucia, 
sobre la que se sondan de 6,7 á 10 metros, á distancia de 
Va cable. A 4 I cables al S. de esta punta sucia demora 
la del Varadero, formando entre ellas el último saco de la 
ensenada del Varadero, que es de arenal y sólo interrumpi- 
do por un farallón alto de piedra, al pié del cual corre un 
pequeño manantial que surte de agua al pueblo del puerto 
Galera, parte de cuya población se halla situada en el seno 
más N. del en que se divide el arenal dicho. El fondo en 
este último saco es generalmente de 5 á 6,7 metros arena^ 
y EO. con el farallón que divide el arenal, se hallan 13 me- 
tros arena á 1 Va cable de distancia. 

Cosf^deSubang. Desdóla punta del Varadero corre 
la costa próximamente al SE., distancia á 2 Vs millas largas 
hasta el frontón de Tavinay grande, formando dos arenales 
intermediados por la punta ó frontón llamado Tavinay 
Chico. 

Las sondas, entre las punías del Varadero y Tavinay 
Grande son desiguales, variando de 6,7 á 22 metros arena, ^ 



COSTA N. DE MINDORO. 305 

desde la primera de dichos puntos hasta la de Tavinay Chi- 
co, y de 6,7 á 50 metros desde esta última hasta la de Tavi- 
nay Grande, encontrándose frente á este último arenal, á 
distancia de 4 cable, 6,7 metros también arena. 

Aguada. Inmediato al frontón de Tavinay Chico en un 
pequeño recodo que la costa forma al SSK, antes de em- 
pezar el arenal de Tavinay Grande hay un riachuelo de agua 
potable, y próximo al otro frontón de Tavinay Grande se 
encuentra también otro riachuelo de buen agua. 

Punta Tavinay Grande, es de tierra alta, con rocas so- 
cavadas al pié. Desde esta punta corre la costa al SE., de 
tierra muy alta, arbolada, con diferentes frontones que llevan 
el nombre de puntas Calupan y Bisayan, hasta un pequeño 
monte cónico de piedra, distante 2 Va niillas que forma la 
punta O. del saco ó pequeña ensenada de Subang, 

li» punta Calúpan, terminación E. de un pequeño y 
hondo saco que comienza al O. de Tavinay, es notable por 
las enormes piedras que la forman, y entre ella y la inme- 
diata punta de Bisayan, se sondan 20 y 25 metros cerca de 
las playas y 6,5 metros próximos á las puntas. 

lia punta Bisayan (pintada), próximamente en la me- 
dianía de la distancia entre punta Tavinay Grande é Ilac, 
formada de un montecito cónico truncado, de figura de hor- 
no y de color rojizo, es también una buena marca de recono- 
cimiento y marcación por toda esta parte del estrecho. 

Por la parte occidental del montecito Bisayan y de un 
modo oculto entre la espesura desagua formando recodo el 
riachuelo nombrado Pulang-Tubig (agua encarnada); la son- 
da entre esta punta y la de Ilac es de 5 á 8 metros arena. 

Las embarcaciones que en tiempos del SO. y ocasión de 
creciente no logran coger el fondeadero del Varadero, sue- 
len tomar fondo en las proximidades de los frontones com- 
prendidos entre el de Tavinay Grande y el punto notable 
de Telégrafo de Ilac, acercándose mucho á tierra, pues el 
fondo es muy crecido. 

El Telégrafo de Ilac está situado sobre la cúspide del 
monte cónico de piedra, terminación O, del saco de Subang; 

20 



306 DEEROTERO BEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. Y. 

es un punto notable de reconocimiento y en donde terminan 
las tierras altas que vienen del O. y continúan las playas y 
costa baja que siguen para el E. 

Eia punta Subang la forman unas alturas que avan- 
zan á la playa, sobre la que destacan dos frontones de pie- 
dra coronados de arboleda. 

La playa que arranca de Ilac corre al S. 31" E„ redon- 
deando suavemente á pasar próxima á la iglesia de Subang, 
medianamente visible, y termina en la punta del mismo 
nombre, rodeado de piedras; en esta extensión de playa des- 
aguan dos riachuelos, el uno á cosa de medio camino entre 
Ilac y la visita 6 aldea de Subang, y el otro que corre á la 
falda occidental de la tierra alta que avanza á la punta Su- 
bang desemboca por el O. de sus frontones. 

Eéa ensenada de íSubang se halla á 6 millas al SSE. 
de punta Escarceo, pudiéndose fondear en ella en 12 á 13 me- 
tros fondo arena y fango, quedando abrigado desde el O. al 
SE. por el S. 

Arrecife de íSobang. De la punta O. de la expresada 
ensenada de Subang sale un bajo fondo de piedra con muy 
poca agua, que se extiende par-a el NE. poco más de 2 ca- 
bles; verileándolo del O. para elE. á distancia de 2 y 2 J 
cables de tierra se sondan de 23 á 50 metros arena j fango. 
Cuando se atraque esta costa deberá cuidarse de este bajo, 
pues el agua que lo cubre es de igual color que la restante. 
JRto Haean ó Bacó^ 3 millas al E. de los frontones, 
donde arranca el bajo fondo de Subang, cuya playa conti- 
núa con la misma suave curvidad; empiezan los desagües de 
los rios Bacon, y más al E. los de Barullan, produciendo 
hasta punta Baliti una extensión de 4 millas de costa confu- 
sa; entrecortada por barras, caños y manglares á que dan 
lugar los deltas de estos rios. 

El rioilaco^ con el nombre de rio Alag, corre del inte- 
rior de la isla de Mindoro á la falda de las elevadas sierras 
de Bacon; allí se incorpora con el que nace en sus vertientes 
y tomando el nombre de aquellas sierras, enriquecido y 
caudaloso viene á desaguar al NNE. por tres bocas, de las 



COSTA N. DE MIKDORO. 307 

cuales la del medio, más principal, de 7^ cable de ancho y 

metros de fondo, es la conocida con el nombre de Bacó, 
llamándose las otras dos, boca del Mayagao a la del O. y de 
Agsaliso á la del E. Estas bocas, como generalmente sucede 
en las de casi todos los rios del Archipiélago varian de fon - 
do y aun de dirección de la monzón de lluvias á la monzón 
de secas. 

Al E» del desagüe de Bacó corre una playa cubierta de 
arbolado en dirección de E. á O., de Va milla de extensión, 
donde empieza á meter para el 3. á buscar la embocadura 
del rio BaruUan. Por la parte de adentro de esta playa ó 
barra seca, conserva el rio Bacó un desagüe interior al rio 
Barullan; este rio comunica con la laguna de Calapan ó de 
Batasan. 

Desde la boca del rio Barullan á la punta de Baliti, la 
costa es de tierra baja, anegadiza y entrecortada por esteros 
y manglares. 

Las sondas sobre la boca del rio Bacó en dirección al is- 
lote Baco S., son: 8 metros á Vs cable de ella; 100 metros a 

1 4 cable de la barra; 137 metros á 2 cables, no encontrán- 
dose fondo con 200 metros poco más afuera. 

lia punta Baliti demora unas 4 millas al ENE. de la 
boca O, del rio Bacó, despide hacia el N. un arrecife de pie- 
dra y arena de 3 á 3 V- cables de extensión. 

ensenada de Calapan. Se halla comprendida entre la 
punta Baliti al SO. y la de Calapan ó de Tibao al NE., y 
tiene 3 millas de extensión; á V2 niilla escasa al N. del 
pueblo hay un banco de arena de 1 cable de extensión con 
6,7, 5 y 3 metros de agua, desde el cual so extiende por la* 
costa S. y SE. de la ensenada un placer de arena del mismo 
braceaje. 

Instrucción. Un buque grande debe fondear frente de 
la fortaleza luego que sonde 25 metros arena; pero se queda 
desabrigado de todos los vientos que no sean del SE. al SO. 
Las embarcaciones pequeñas pueden quedar abrigadas del 
NE. y E., fondeando en 7 metros arena, más cerca de tierra 
atracadas á la parte E., distancia como 2 cablesj, tenien- 



308 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO, CAP. V. 

do cuidado de dejar mucha cadena fuera para no garrar. 

Para entrar y salir de este surgidero y no caer en los 
bancos y bajos que rodean su costa, se tendrá cuidado de lle- 
var enfiladas la punta de Calapan con la isla más N. de las 
de Silonay , en cuya enfilacion , y en el cantil K de dicho 
banco, se hallan 67 y 84 metros, y gobernando después para 
el fondo de la ensenada, irá disminuyendo el braceaje, de 
modo que al coger de 40 á 50 metros, se dejará caer inme- 
diatamente el ancla, porque á poco que se adelante para el 
S., se varará en los bancos expresados. 

Cuando se navegue desde punta Escarceo para Calapan, 
al hallarse sobre el meridiano del Baco más S., se tendrá 
cuidado de promediar el canal entre este y la ensenada de 
Calapan, porque yendo en demanda de la punta de este 
nombre, más cerca de la costa S. que del islote, hay peligro 
en varar en fango en el banco que corre más al E. del pue- 
blo de Calapan que sale para fuera delante del pueblo más de 
1 I milla, en el que han varado varios buques al hacer este 
paso, corriéndose para la ensenada; pues al coger 42 metros 
el fondo cae bruscamente á 6 y 5 metros. El mismo cuidado 
se tendrá al pasar del islote Silonay por el S. de los Bacos. 

La costa desde punta Subang á punta Calapan sigue baja 
con playas de arena, formando una suave ensenada, son- 
dándose á distancia de 2 cables de la playa de 6 á 27 metros 
de fondo arena, con abrigo de los vendavales, aunque se 
siente la marejada que meten. 

Para atracar esta costa de Subang viniendo del E., como 
se acostumbra durante la monzón del SO*, se tendrá cuida- 
do al recalar á doblar punta Baliti de darle lo menos 3 ca- 
bles de resguardo, pudiendo enseguida gobernar directa- 
mente á la boca del Bacó, y muclio más hacer proa á la barra 
del Mayagao, que se halla más al O., y es acantilada con 46 
á 55 metros arena desde 1 á 2 cables de distancia á ella, pi- 
cándose al O. de aquel desagüe 59 metros arena á f cable de 
la playa; en la primera dirección se cogerán de 22 á 36 me- 
tros piedra ó arena , debiendo cuidar mucho de no meter 
nada para adentro 6 para el S, de esta dirección, á causa del 



COSTA N. DE MINDOEO. ,^^09 

bajo fondo de punta Baliti y las barras del Barullan. Dobla- 
das las golas de rio Bacó, deberá tenerse presente el bajo 
fondo y las piedras que rodean á punta Subang, montada la 
cual, la costa empieza á ser más limpia y hondable sin peli- 
gro alguno. 

Eí» punta Oalapaii) formada de tierra baja y cubierta 
de arboleda, es limpia, aunque rodeada de piedras próxi- 
mas á la playa, las que siguen hasta el frontón SE., son- 
dándose 75 metros cerca de ellas. 

Pueblo de Caiapaii, capital de la provincia de Mindo- 
ro, consta de 4,700 habitantes, cuya industria consiste en 
el beneficio de los productos naturales, la caza , la pesca y 
varios tejidos ordinarios. El comercio es insignificante. 

Eia» Islotes Bacos forman un pequeño grupo compues- 
to de tres islotes tendidos de NE. á SO. en una extensión 
de unas 2 millas, que se halla situado á 2 V, millas al NO. i 
K de punta Calapan, en el paso que forma esta punta con 
la SE. de isla Verde. Entre el más N., que es el más chico, 
y el del medio, se forma un pequeño canal de 45 metros de 
fondo, con unas piedras que velan próximas al Baco del me- 
dio. Hay también paso entre este último islote y el mayor y 
más SO, de los tres; pero la angostura de los canales que 
forman, y la mucha fuerza de la corriente, hacen expuesto- 
el paso. 

Bajo. A 1 milla escasa al SO. del Baco más S. se halla 
un bojo de piedra cubierto con 3,3 metros de agua y 13 me- 
tros en su cantil S., que deja entre él y el Baco S. un paso 
de más de 50 metros de fondo. Todos estos islotes son sucios 
de piedras en sus inmediaciones, aumentando el fondo brus- 
camente á muy corta distancia de ellos; a J de cable de la 
punta S., y á 1 cable de la punta O, del Baco S., se sondan 
132 metros, arena. 

Los canales que este grupo de islotes forman con la isla 
Verde y costa de Mindoro son limpios y hondables, y coma 
en todas las angosturas de este estrecho, las corrientes tra- 
bajan con fuerza. 
Islotes Sllonay. Son dos islotes, el mayor de ellos lia* 



310 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP, V. 

mado Silonay, tiene unos 4 cables de extensión, y se halla 
rodeado de piedras, las que más salen se extienden cosa de 
1 7, cable en su extremidad N.: demora al NE. 4 E., distan- 
cia 1 milla de punta Calapan, con la que forma un canal 
limpio de 75 metros de fondo arena. 

El otro islote, llamado Anaganahao ó Ahorca Pilotos es 
de regular altura, de figura de pilón de azúcar, y está tam- 
bién rodeado de piedras que forman pequeñas restingas por 
su parte N, y S,, que salen próximamente 1 cable- Demora al 
ESK, distancia 1 milla de la misma punta Calapan, entro 
Silonay y la costa, formando dos canales iguales de unos 3 
cables de ancho y de 18 metros de fondo piedra el canal con 
Silonay, y de 13,3 metros arena, el canal con la costa. 

En el recodo que se forma frente á la restinga que este 
islote despide al S., hay abrigo desde el NO. al SSE., por el 
S. con fondo de 15 metros arena fango. 

Eisi costa desde punta Calapan hasta la de Naujan, corre 
al SE., distancia 13 millas, baja, con playas de arena y mu- 
cha arboleda, entrecortada por nueve riachuelos y esteros, 
necesitándose el auxilio de la pleamar para que los botes 
puedan entrar en ellos. A 1 cable de la playa, se sondan de 
8 á 13 metros arena y fango, y á ^/^ milla sobre la costa de 
Naujan, que es algo aplacerada, de 10 á 15 metros arena 
fina. 

Uno de los rios principales es el llamado Magasauang- 
tubig, que despide un banco de unos 2 cables de extensión 
para fuera y de 0,5 metros de agua en bajamar. Este riachue- 
lo tiene 1 metro de agua á pleamar en su barra, aumen- 
tando á 1,8 metros pasada esta, es muy corto y desde su 
terminación se dirigen dos pequeños brazos para el interior, 
en los que puede hacerse aguada* 

nio y barra de JUaujan* Desde la punta Naujan mete la 
costa para el S. formando arqueo para el E., hasta el rio 
Naujan, delante cuya boca que tiene 1 cable de ancho próxi- 
mamente sale para el N. un banco ó barra de arena de 1 mi « 
lia de extensión, sobre el que sondan de 6 metros á 0,5 me- 
tros, por lo que para entrar en el rio se necesita marea; y 



COSTA N. DE MINDOÍIO. 311 

en este casóse deberá atracarla costa E., siguiendo por 
sondas de 6 y 5 metros hasta que demora el baluarte de pie- 
dra, que se halla sobre un cerro, al O., á cuyo rumbo se go- 
bernará hasta encontrar las ralizas de la entrada que se se- 
guirá, promediando el canal qne es muy angosto. Para subir 
por él al pueblo es preciso hacerlo en bote muy pequeño por 
la estrechez que presenta y las revueltas que hace, aunque 
el fondo no es menor de 1,5 en la distancia de la boca á 
Naujan, en cuyo trayecto se encuentran dos pequeñas isle- 
tas, la primera á | de milla de la boca, y la segunda, la 
más chica, á 2 millas largas. El agua dulce no se coge hasta 
hallarse á Va i^üla de la boca. 

Este rio, desde el pueblo de Naujan, se divide en dos bra- 
zos, siguiendo el uno la dirección al NO., y el otro al OSO., 
siendo este último el que vá á comunicar con la laguna de 
Naujan, después de muchos rodeos y angosturas, con 1,5 me- 
tro de agua en todo él. Dicen que esta laguna tiene 15 millas 
de N. á S., y 7 millas de E. á O., que su agua es caliente y 
y que es de mucho fondo, con dos islotes a 3 millas de su 
boca. 

' Fondeadero. Fuera de dicho rio, á su parte SE., hay 
fondeadero para toda clase de buques, pues á distancia de 1 
milla de él y de 1 milla de la costa se sondan gradualmente 
desde 17 metros á 3,3 metros arena y fango, según se vaya 
atracando á ella, con abrigo desde el ONO. al SE. por el S. 

Vi$;ia de JWaujan, Eü la costa S. del rio próximo á su 
boca se halla una pequeña visita, con un baluarte de piedra 
situado en la (jumbre de un pequeño cerro, ya mencionado, 
el cual se hace bien notable cuando se navega inmediato á 
sus costas; los habitantes de la visita se mantienen de la 
pesca de lisas que anualmente bajan de la expresada laguna 
en los meses de Noviembre y Diciembre, y de la miel que 
recejen en los montes inmediatos. Su población asciende á 
unos 5.100 habitantes. 

Punta é islote Tujud. La punta se halla á G millas al 
SE. de la de Naujan; tiene un mogote grande inmediato á su 
parte E., que se une con la costa por un arrecife de piedras 



312 DEEROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO, CAP. V. 

que sale de ella, y más al E. un recodo como de 2 cables de 
extensión con abrigo de los vientos que no sean del pri- 
mer cuadrante, fondeando en 6,7 metros arena fina; atraca- 
dos á la parte O. se sondan 12 metros arena y fango, demo- 
rando el monte S. de Marinduque al N. 89^ E. y el monte 
San Andrés al N- 53** E. A 3 y 2 millas al O. del farallonci- 
to de punta Tujud se hallan dos pequeñas abras hondables 
con fondo arena y fango. 

lia eosta^ comprendida entre Naujan y las puntas de 
Tujud y Taguvan, aunque acantilada, está bordeada desde 
unas 2 millas al SE, de Naujan, en qae termina la playa de 
arena, de piedras sueltas con muy poco fondo, por lo que no 
conviene atracarla á menos de 2 ó 3 cables; á 1 milla de la 
costa se sondan 67 metros fango. 

E-a punta TaguTan se halla á 1 milla al E, de la de 
Tujud; tiene piedras sueltas en sus inmediaciones, y 18 me- 
tros fondo piedra cerca de ella. Desde esta punta mete la 
costa redondeando suavemente para el S. á formar la ense- 
nada de Palac. 

Ija ensenada de Palae se forma al NO. del monte Da- 
mali; está comprendida entre la punta Anahuan al NO. y la 
punta Dayap al NE.; tiene unas 4- millas de ancho y 2 millas 
de profundidad; es bastante acantilada, con sondas desde 65 
metros entre puntas hasta 17 metros á unos 2 cables de la 
playa del fondo: se halla abrigada de todos vientos, excepto 
los del primer cuadrante. Sus costas E. y O. están formadas 
de frontones y pequeñas playas de arena, con piedras en sus 
inmediaciones, cerca de las cuales se sondan de 6 a 12 me- 
tros arena gorda. 

La punta Anahuan, en que termina la ensenada por el 
NO., se halla rodeada de piedras y despide un arrecife que 
corriendo la costa para el S. sale para fuera unos 3 cables^ 
con sondas en su cantil de 5 á 10 metros piedra. 

El interior de la ensenada termina en un playazo de are- 
na de 2 millas de largo, que corre próximamente EO., en 
cuyos extremos desaguan el rio llamado Dulce al E. y eí 
nombrado Salado al O. En el primero^ á no mucha distancia 



COSTA N, DE MINDORO. 313 

de SU boca, puede hacerse aguada en pleamar con los botes. 
El otro, el Salado, sólo en la época de avenidas suele tener 
agua dulce. 

El mejor fondeadero se halla á media distancia de un rio 
á otro, entre 16 y 20 metros lama, á unos 2 cables largos de 
la playa. 

El reeoda de punta Dayap se encuentra á 6 cables al 
SO. distancia de la punta Dayap, rodeada de piedras sueltas; 
está abrigado de los vientos desde el E. hasta el NO. por el 
S.; su extensión será de 1 cable con fondo desde 15 á 10 me- 
tros arena fina, terminando en una playa de arena. 

lia punta Dumait, extremidad oriental de la isla de 
Mindoro, está formada por la terminación de la falda del 
monte Dumali, que domina la sierra de Polac, es tajada á 
pique con varios pedruscos á su pié, y de tierra alta muy 
emboscada, con una gran mancha blanca al frente, a unos 
120 metros de altura, que la hace muy notable. Sobre esta 
punta se sondan 90 metros fango, y á menos de 1 milla de 
la redondeada costa que forma el promontorio Dumali, se 
hallan de 66 á 92 metros, no encontrándose fondo con 167 
metros á menos de 3 millas de la costa. 

Aunque el rumbo desde la medianía de la boca E. del es- 
trecho de isla Verde al paso de entre los islotes Tres Reyes 
y Dos Hermanas es SE. ¿ E., en la monzón del SO. se pro- 
cura más bien atracar la costa de Polac, en Mindoro, con ob- 
jeto de estar más á barlovento y poder hacer el paso con más 
facilidad. 

Mareas. Parece que las mareas en este estrecho de isla 
Verde siguen aproximadamente las mismas reglas que las 
observadas en las de la bahía de Manila. (Véase el capítu- 
lo VIL — Estrecho San Bernardino. —Mareas.) 

Corrientes* En la parte media del estrecho de San 
Bernardino^ esto es, desde la isla de Masbate á la de Min- 
doro, las corrientes tienen poca fuerza; sólo en las proximi- 
dades de la punta Arena adquieren alguna á causa de la 
cantidad de agua que entra y sale en el seno de Ragay; pero 
desde el meridiano de punta Lobo hasta el de la punta 



314 DERROTEEO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. V. 

Santiago, al penetrar las aguas en el estrecho de isla Verde, 
la corriente liega á tener de 3 á 4 millas de velocidad en los 
canales formados por la costa de Luzon, isla Verde, extremo 
N. de la de Mindoro y los islotes Bacos. 

La masa de agua que en la vaciante pasa en dirección 
al O. por la boca que forman la punta Lobo y Calapan, se 
esparce y divide en diferentes ramas, siéndolas dos princi- 
pales la del SO-5 que corre el seno comprendido entre las 
puntas Calapan y Escarceo, y la del NO., que chocando en 
la isla Verde, se divide á su vez en varios hileros, de los 
cuales unos siguen costeando la dicha isla, y otros, forman- 
do revesa, se incorporan con los que se dirigen para el 
SO- y NO. 

En la punta Escarceo, las corrientes que en diferentes 
direcciones chocan en ella producen un considerable batide- 
ro y dan lugar á una revesa de corriente bastante fuerte 
que en la vaciante se dirige al E., en las inmediaciones y á 
la parte oriental de la punta. 

En el paso comprendido entre la punta Calumpan y la 
punta N. de Mancaban, y en el que forma la punta N. de 
isla Verde con la de Macotot, las corrientes adquieren bas- 
tante fuerza; pero de aqní para el O. su velocidad es poca. 

En el flujo ó marea contraria, las direcciones de las cor- 
rientes son aproximadamente opuestas á lo del reflujo. 

Instrueelone)». Si bien la fuerza de las corrientes y de 
los vientos en este paso de isla Verde es un obstáculo para 
embocar 6 desembocar, según las monzones, aquellas, bien 
sorteadas, facilitan la navegación en todos sentidos. 

En la monzón del NE., son en este paraje los vientos 
muy duros, y los buques que lo emboquen por el O. deberán 
hacer su paso por entre la isla Verde y la costa de Luzon. 
Desde que se monta la punta Santiago se deberá procurar in- 
ternarse en la ensenada de Taal, granjeando su costa E. du- 
rante el tiempo de la vaciante, hasta la hora del repunte de 
la marea, que deberá buscarse el hilero de la corriente para 
embocar con la creciente, lo que algunas embarcaciones lo 
logran con ventaja por el paso N. de Mancaban. 



COSTA N. DE BIINDORO, 315 

Rebasada la isla de Maricaban, deberá cuidarse de ganar 
el seno de Batangas antes que empiece á vaciar la marea, 
pues de lo contrario^ las aguas le harían de nuevo desembo- 
car, y bien aguantándose á la vela, ó ya fondeando cerca de 
los corrales en Batangas, ó pegado á tierra en Pinamucan, 
se esperará que la creciente tenga fuerza, en cuyo caso se 
sale rascando la punta Macotot al hilero de la corriente, que 
en pocos bordos lo llevarán alE. de la isla Verde. Entonces 
se procurará no desatracar mucho do la costa de Luzon, 
bordeando sobre ella para cojer fondo en la vaciante y po- 
der en la marea siguiente salir con ventaja á tomar la costa 
S. de Marinduque. 

En la monzón del SO., para desembocar, se dirigen los 
buques á tomar la costa de Mindoro por Polac ó punta Du- 
mali, y siguen barajándola y fondeando á promediar de 
modo de rebasar de los Bacos al principio de la vaciante 
para cojer el fondeadero del Varadero ó la costa E. de él, de 
donde largan á desembocar con la fuerza de la otra vaciante 
6 con los E. y SE. que ordinariamente soplan por la noche. 
- En la isla Verde hay también fondeadero para ambas 
monzones, como se ha expresado al describir esta isla. 



316 DEHROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VL 



CAPITULO VI. 

TABLAZO DE MARINDUQUE (1). 

Cosía S. de Luzori desde la punta de Bantigui á la punta Panganiran. 
Islas de Marinduque y de Burias. 

VARIACIÓN DB LA AGUJA, r NB. EN 1875. 

En la costa S. de Iiitzon> comprendida entre la punta 
de Bantiguial O. y la de Panganiran al E., distantes 50 le- 
guas entre sí, se abren dos grandes senos separados por una 
estrecha península que avanza unas 50 millas al SE. | E. y 
termina en un morro llamado Cabeza Gorda de Bondog; 
ambos extensos senos, el del O. llamado de layabas y el del 
E. de Ragay, son limpios, bastante acantilados y muy hon- 
dables; sus costas no presentan puerto alguno, sino fondea- 
deros más ó menos abiertos, sobre todo 4 los vientos de la 
monzón del SO. 

SSeno de Vayabas. Desde la punta Baníigui sigue la 
costa casi al NO., de muy poca altura y mucha arboleda con 
piedras salientes á 1 cable; y á la distancia de 1 | milla se 
halla la punta SE. de una pequeña ensenada que tendrá i 
milla de ancho en su boca y otro tanto de fondo. En ella se 
encuentra un pequeño islote cubierto de arboleda y varios 
manchones de piedras que velan en su mayor parte á baja- 
mar. Esta pequeña ensenada puede servir de abrigo á las> 
embarcaciones pequeñas en tiempo de vendavales. 



(1) Los antiguos navegaates de Filipinas daban el nombre de Tablazo de Marin- 
dnqueal espacio de mar comprendido entre Marinduque, Burias, Masbate y Cabezas- 
N. de Sibayan, Rombloa y Tablas. 



TABLAZO DE MARINDUQDE. 317 

Río nraran. Desde la punta NO. de la ensenada ante- 
rior, sigue la costa casi al N. de regular altura, con mucha 
arboleda y playas de arena, encontrándose á la distancia de 
unas 6 millas el rio de Nayun. Este tiene en su boca i ca- 
ble de ancho y en la medianía del canal de entrada hay 2 i 
metros de agua en bajamar. Su barra, de unos 2 cables de ex- 
tensión, se halla cubierta de 0,8 metros de agua en su menor 
fondo á bajamar, el que aumenta pasada la barra. En el fon- 
do del rio, á 7, milla de la boca, hay varios islotes con ar- 
boleda y se ven dos brazos que corren uno en dirección al 
NNO. llamado Tiaun y otro al NNE. nombrado Nayun, 
siendo los dos de agua salada. 

El rio Nayun puede servir de abrigo á pequeñas embar- 
caciones, pues tiene de fondo desde su boca para el interior 
3,3, 5 y 6,7 metros de agua, el que disminuye por las inme- 
diaciones á los dichos islotes. 

Fondeadero, En la costa comprendida entre la boca de 
este rio y la pequeña ensenada situada al NO. de punta Ban- 
tigui se puede fondear con embarcaciones de cualquier porte, 
pues á la distancia de i de milla de la costa se hallan 20, 23 
y 27 metros de fondo lama. 

Riachuelo de Masuaurr. Desde dicho rio Nayun sigue 
la costa baja de playa casi al 2íE. i N.; y á distancia de 1 V, 
milla corta, se halla el riachuelo de Masusury, cuya boca es- 
trecha está obstruida por un banco de arena. 

Rio Samquel. Desde el rio anterior continúa la costa 
en iguales términos al mismo rumbo, y á 2 millas se encuen- 
tra el rio Samquel con su boca rodeada de una barra de 
piedras. 

Rio Sadyaya. A .3 millas largas del Samquel está la bo- 
ca del rio Sadyaya, por la que en pleamar sólo pueden pasar 
botes 

El pueblo de Sadyaya se halla al N. i NO., distancia 

próximamente de 2 millas de la boca del rio de igual nombre. 

Desde la boca del rio Sadyaya sigue la costa baja con 

playas de arena casi al ENE., y á la distancia próximamente 

de 3 millas, está la boca del rio layabas. 



318 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VI. 

Fondeadero.— En toda la costa comprendida entro el rio 
Tajabas y el de Nagun, se puede fondear en los metros de 
agua que convenga, pues á la distancia de poco más de 7- 
milla se hallan 16 y 18 metros fondo arena fina y en algu- 
nas partes mezclada con lama. 

El rio Tatabas.— Nace en las vertientes del pico Ba- 
najao, se dirige primero al E. y luego al S., pasa al E. del 
pueblo que le da nombre, recibe un número muy considera- 
ble de afluentes y desagua en el seno de layabas. 

La boca de este rio tiene en su mayor angostura como 
74 de cable; su barra tendrá de ancho cerca de 2 cables , y 
en el canal que forma la entrada tiene 1,7 metro de agua en 
pleamar, cuyo fondo aumenta para el interior del rio hasta 
3,3 metros. 

Las embarcaciones que generalmente frecuentan este rio 
son parados, caracoas y otros de igual porte, y algunas ve- 
ces los pequeños cañoneros ; los cuales navegan rio arriba 
hasta un parage llamado Cota , distante de la boca del rio 
más de 1 milla. El canal de la barra para entrar en el rio no 
puede equivocarse, pues se halla señalado por las valizas 
que ponen en ella todos los años los vecinos de Tayabas. 

Aguada.— Dicho rio desde su boca se divide en dos bra- 
zos; el de la derecha llamado de Tayabas, conduce á la Cota, 
y al de la izquierda lo nombran Morón. En ambos, el agua 
dulce se halla á larga distancia de la boca. 

El pueblo de Tayabas.— Capital de la provincia de su 
nombre, se halla próximamente á 4 millas al N. '/^ NO- de 
la boca del rio, situado en la falda del monte Tayabas 6 Pico 
Banájao, que se encuentra á 3 millas del NO. del pueblo. 
Su población asciende á unas 23.000 almas. 

£1 monte Banajao ó de arayabas.— Se encuentra en- 
tre la laguna de Bay y el seno de Tayabas, dominando la 
cordillera que recorre el centro de la provincia de este nom- 
bre y termina en la cabeza de Bandog. Es un monte de los 
más elevados del archipiélago, cuya cúspide tiene 2,233 me- 
tros de altura sobre el nivel del mar; pertenece á la extensa 
cordillera de Luzon que arrancando de los montes Caraba* 



TABLAZO DE MARINBÜQÜE. 319 

líos al O., se dirije primero al S., después al SE. y termina 
en diversas ramificaciones en el Pacifico y costa S. de Luzon. 
Es sumamente fragoso y enriscado con sus vertientes occi- 
dentales cubiertas de mucha mayor vejetacion que los orien- 
tales; su cresta se presenta en forma de taza, manifestando 
que hubo de ser un espacioso cráter, hoy cubierto de un es- 
peso bosque de robustos árboles. Tanto este monte gigante 
como el San Cristóbal, extremo occidental suyo, sirven de 
marcas para fondear en la costa O. de layabas. 

Reconocimieiito. El que venga en busca del rio laya- 
bas ó á fondear en su co sta O, para Sadyaya, que toda es 
limpia y de buen fondo, procurará, si los montes de San 
Cristóbal y Banajao estuviesen visibles, no cubrir el prime- 
ro con la falda occidental del segundo; de este modo irá li- 
bre de tropezar con el bajo Camalanavan; advirtiendo que 
el mejor fondeadero de toda la ensenada de Tayabas está 
desde el meridiano de la boca del rio para el O. 

Bajo Camalanavaii. Próximamente al SO. J S., y co- 
mo á J milla de distancia de la boca del rio Tayabas, está el 
centro de un bajo de piedras llamado Camalanavan, de unos 
3 cables de extensión de K á O. y 2 cables de N. á S. En las 
grandes mareas queda en bajamar descubierto gran parte 
de él; pero en las chicas todo está cubierto, dándose entonces 
á conocer por el color verdoso del agua que lo cubre. 
En los cantiles de este bajo, á distancia de 5 á 8 metros, se 
hallan 5, 6,7 y 10 metros de fondo arena gruesa y cascajo. 

Arrecife. Desde el bajo anterior arranca al S. 72*^ E. un 
bajo fondo de piedras que se extiende 6 i millas para el E. y 
cerca de 4 millas al S. k SE. de punta Bocboc ó Bantigui^que 
forma el cantil occidental del canal de entrada al seno de 
Pagbilao; verileando este bajo fondo por su parte S. que 
corre próximamente de ONO. á ESE., se sondan con irregu- 
laridad de 6 á 20 metros conchuela y piedra. 

Ensenada de Buenli. Desde la boca de dicho rio sigue 
la costa i de milla para el E., baja, de playa de arena, ha- 
ciendo un poco de seno hasta la punta rasa de Tayabas; á 
la parte O. de esta punta se forma la pequeña ensenada de 



320 DERROTERO DEL ARCfflPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VI. 

Buenli, y en ella desagua un pequeño rio, en el cual antigua- 
mente se hallaba la barra de Tajabas. En esta pequeña en- 
senada hay varios bancos de arena, y sobre ellos se ven 
multitud de troncos de árboles que arrastra el rio en las 
avenidas. 

Ensenada de Domonclon. Desde la expresada punta 
rasa de Tayabas, sigue la costa al NE., de altura regular, 
con playas de arena y mucha arboleda, formando algunas 
puntas salientes, y á la distancia de 2 millas escasas se halla 
una pequeña ensenada llamada Domonclon, con dos riachue- 
los en su fondo, y una isleta en su boca, á la cual llaman 
Marceaban. 

Baluarte de Caslagan. Desde la anterior ensenada si- 
gue la costa casi al E., haciendo varios recodos, y á la dis- 
tancia de Vs milla larga se encuentra una punta de regular 
altura, y en ella un baluarte llarnado Caslagan, el cual se 
halla enfilado con la iglesia de Tayabas al NO. i N, 

A media distancia de la costa comprendida entre dicha 
punta y la ensenada de Domonclon se halla el pequeño rio 
Mallao Salado. 

Panta Bao. Desde la punta y baluarte de Caslagan 
corre la costa al E. i NE-, haciendo varios recodos, con tres 
pequeños rios llamados Calaan, Pitugo y Sagasan, y á la 
distancia de 1 milla larga se halla la punta Bao, de igual 
configuración que la anterior, la cual viene á serla occiden- 
tal de la ensenada de Pagbilao. 

Eia Costa, comprendida entre la punta Bao y la boca del 
rio Tayabas, es sucia de piedras, las cuales salen para fuera 
de 1 Va á 2 millas formando el bajo-fondo que se extiende 
al SE. de esta costa cerca de 4 millas. La mayor parte de 
dichas piedras quedan descubiertas en las grandes mareas, y 
mucho más por las inmediaciones de la costa, por donde sólo 
navegan las canoas que se ocupan en la pesca del balate, 
que lo hay en abundancia. 

Cuando se navegue por este trozo de costa, es preciso ir 
con cuidado; no dejando de sondar con frecuencia, particu- 
larmente si el buque fuese de bastante calado. 



TABLAZO DE MARINDÜQÜE. 321 

Eiaeiiticiiadi»dePasbilao(1l), se halla formada por 
los puntos Bocboc ó Bantigui al O., y la punta S. de la isla 
Capuluan 6 Pagbilao grande al E.; su ancho de unas 2 mi- 
llas sobre la punta occidental de Pagbilao, va aumentando 
hacia el interior hasta tener más de 5 millas entre el rio 
Pagbilao y punta Juay a y profundiza para el N. 3 millas. 

Sin embargo de toda esta extensión, el lugar del fondeo 
queda reducido al espacio circular de 1 J milla á 2 millas 
de diámetro, comprendido entre la parte NO. de la isla 
Pagbilao grande, islote Patay an del fondo y punta Bocboc, 
cuyo veril, de 5 á 6 metros, se separa unos 3 cables de la 
costa de los expresados puntos. * 

Para entrar en esta ensenada, es preciso tener alguna 
práctica á causa de los arrecifes de piedra que tiene desde 
la boca del canal de entrada que se halla sobre la costa SO. 
de Xa isla Pagbilao grande, en la que se sondan de 15 á 22 
metros para el interior del fondeadero, en donde se encuen- 
tran de 5 á 9 metros fondo fango. La costa interior, corre 
desde punta Bao al NE. y NNE., hacia lá de Bocboc, y 
desde ella al N. y NNO. para la boca del pequeño rio Pag- 
bilao, donde hay un vantay. 

Desde el rio Pagbilao sigue la costa baja por punta An- 
gas al K i NE., haciendo dos inflexiones hasta el rio y van- 
tay Pagsabagon, que dista 3 millas del anterior, y de aquí 
otras 3 millas al ESE., á punta Juaya, extremidad E. de la 
ensenada. 

Eias tierras del interior de esta ensenada reducidas casi 
á la estrechez de la cresta de la cordillera principal del SE. 
de Luzon, cuyos montes que la forman alcanzan en este lu- 
gar de ONO. á ESE. las alturas de 453 , 472 y 428 metros 
sobre el mar, forman un istmo de 5 millas próximamente de 
ancho que separa la bahía de Lamon en la costa del Pacífico 
de esta ensenada de Tayabas. 



(1) Véase el plano del puerto de Pagbilao, num. 175, publicado por el Depósi- 
to Hidrográfico ea 1867. 



21 



322 DERROTERO DEL AECHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VI, 

lia Isla Pagbilao grande,— Está casi unida á la pun- 
ta Juaya de la costa firme de Luzon y forma con esta costa 
los fondeaderos de Pagbilao al O., el de entre islas al S. y el 
de Laguimanoc al R; es de figura triangular extendiéndose 
cerca de 4 millas de N. á S. y 3 millas de E. á O.; sus tier- 
ras se hallan dominadas por el monte Mitra de 87 metros- 
de altura sobre el mar que forma el ángulo NE. de la isla; 
sus costas están rodeadas de pequeños farallones y piedras 
sueltas que velan en gran parte á bajamar, las cuales for- 
man arrecifes que contorneando las costas del SO. y SE, 
salen para fuera de 2 á 3 cables. El frontón S. de la isla es- 
limpio, sondándose 23 metros fango á unos 2 cables de dis- 
tancia, y es la que debe tomarse para embocar el canal de 
entrada á la ensenada de Pagbilao. 

Pagbilao c?iiico.-Está al E. de Pagbilao Grande j 
unido á él por un estrecho y corto arrecife de arena en que 
termina esta isla por su parte NO., desde la cual corre unas 
3 millas para el S. en forma de media luna, abriendo con la 
costa SE. de Pagbilao grande un saco de unos 8 cables de 
ancho entre arrecifes y de 2 millas de profundidad , cuyo 
braceaje desde la boca hasta su medianía, disminuye pro- 
gresivamente de 28 metros fango á 10 metros piedra, cantil 
del bajo fondo de 3,3 á 0,5 metros fondo arena sobre la len- 
gua de arena en que termina este saco al NNE. 

El puerto de liaguimanoc— Está comprendido entre 
la costa E. de la isla Pagbilao chico y la costa de Laguima- 
noc al O., se reduce por los arrecifes que despiden dichas 
costas á un canal de unos 7 cables de ancho y 3 millas de 
largo, que corre de NNO. á SSK, en el que se sondan pro- 
gresivamente desde su boca para el interior de 20 a 5 me- 
tros fango y arena. Este puerto permite la entrada á los bu- 
ques que no calen más de 7 metros , y es menester tomarlo 
con gran cuidado, porque las restingas y bajos que salen de 
las puntas de su boca, estrechan mucho su entrada. 

Los dos bajo^ que se hallan en la boca de la entrada del 
puerto, demoran en la enfiiacion del vantay de Laguimanoc 
con una roca que se halla 3 cables al S. de él, y al S. 50^ O.. 



TABLAZO BE MAEINDÜQUE. 3'23 

de punta Tubig-Mangayao, el más S., y al S 30° O. de la 
misma punta el otro. 

Este fondeadero termina al interior en un seno de poco 
fondo con varios islotes, de los cuales el mayor de ellos lla- 
mado de Talaban, con piedras por su parte E,, se halla | mi- 
lla al NO. de un pequeño recodo que hace la costa doLagui- 
manoc, conocido por seno de Basiao, 

Fondeadero de Calaylayan.— Desde la punta Tubig, 
que es la SE. del puerto anterior, corre la costa de regalar 
altura próximamente al SE. | E. hasta la punta Silancapo 
distante 12 millas^ formando varias ensenadas y puntas ro- 
deadas de arrecifes que salen para fuera de 1 á 2 millas ; la 
sonda en el cantil del arrecife es de 20 á 23 metros , dismi- 
nuyendo á 12 y 13 metros para el S. En el recodo de unas 2 
millas de extensión que se forma al O. de la punta Silancapo, 
puede fondearse frente al rio que desagua próximo al vantay 
y pueblo de Calaylayan en 8 ó 10 metros fondo arena y 
fango. 

Bajo. —A unas 2 millas al NO. de la punta Silancapo, 
se halla un bajo de piedra de 1 milla de extensión de NE. á 
SO. con 16 á 20 metros fondo coral , el cual forma con la 
costa un pequeño paso de 15 metros de agua. 

Fondeadero de Pitogo. A 5 millas al ESE. de la punía 
Silancapo, se halla la punta Mabio y 2 millas al ENE. de 
esta última el pueblo de Pitogo, con 900 habitantes, fren- 
te al cual puede fondearse en 7 ú 8 metros arena y fango. Al 
ir á tomar este fondeadero, debe tenerse cuidado en atracar 
la costa O., pues la del E. es muy sucia con piedras que ve- 
lan en sus inmediaciones. 

Punta Vuqutan se halla próximamente al SE. 15 mi- 
llas de distancia de punta Mabio; en esta parte de costa pue- 
de fondearse entre 15 y 18 metros fango, particularmente 
sobre punta Tuquian, que aunque rodeada del arrecife que 
corre toda la costa, en esta punta no sale más de ^ milla. 

Bajo. A 3 Va niillas al N. 40"^ O. de punta Tuquian, se 
halla otro bajo de piedra de corta extensión con sondas en 
sus cantiles de 6,6 metros piedra en el de la parte S. y 18 á 



324 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VI. 

20 en la del NE.; hay paso entre el bajo y la costa, de la que 
se separa 1 Va Daüla. 

lia costa oriental del seno de Tayabas ú occidental de 
la península de Bondog, formada por la ramificación que de 
la cordillera principal del SE. de Luzon, avanza al SSR á 
terminar en el frontón de Cabeza de Bondog, es bastante 
desigual y montuosa hacia el interior; se halla rodeada de 
arrecifes y bajos que en varias partes salen más de 2 millas; 
verileando este arrecife desde punta Tubig hasta su termi- 
nación en el frontón NO. de Cabeza de Bondog, se sonda ge- 
neralmente de 12 á 20 metros fango y el fondo aumenta con 
suavidad á 80 y 140 metros á unas 8 millas de la costa hasta 
el paso de Mompog, desde el cual para al S., á menos de 5 
millas no se halla fondo con 200 metros. 

Cuando se navegue por esta costa no será prudente atra- 
carla á menos de 3 á 4 millas. 

El paso de ACoinpog comprendido entre la punta Tu- 
quian al N. y la isla de Mompog, baja y cubierta de arboleda 
al S., tiene unas 4 millas de ancho y de 50 á 75 metros de 
fondo arena gruesa; es limpio y practicable para toda clase 
de buques. 

Las corrientes en este paso se dirijen en la creciente pa- 
ra el SE. y en la vaciante para el NO. 

lia ensenada de Catanauan SO halla á 5 millas al 
ESE. de la punta Tuquian y tiene unas 2 millas de ancho y 
1 milla de fondo; es buena y abrigada de los vientos del pri- 
mero y cuarto cuadrante, con fondo de G^Q á 13 metros are- 
na y fango, y en el interior tiene un buen rio, en cuya ori- 
lla izquierda se halla el pueblo de Oatanauan con unos 1.700 
habitantes. La punta O. de la boca del rio es de arena y la 
otra de mangles; amb^ despiden restingas, la del O. á larga 
distancia. Entre una y otra punta y mucho más cerca de la 
del O., hay un bajo de arena con algunas piedras que casi se 
descubren en bajamar; pero entre él y la punta, hay canal 
de 5, 6^6 y 13 metros de fondo* 

Fondeadero de Mulaiiar* Continuando de h ensena « 
da anterior hacia la de Mulanay, que se halla 6 millas al SE. 



TABLAZO DE MAElNBUQÜE. 325 

de aquella, se vapor fondo arena de 15 á 17 metros á 1 mi- 
lla de distancia; y entre la punta Ajus y la O. de Mulanay se 
encuentra una ensenada de buen fondeadero abrigada del pri- 
mero y cuarto cuadrante llamada de Mulanay. 

Esta es una ensenada de figura casi triangular, cuyo ma- 
yor lado, que forma la boca, tendrá unos f de milla; en el 
ángulo interior ó fondo de la ensenada hay un rio grande en 
cuya margen S- está el pueblecito de Yendo ó Mulanay com- 
puesto de unos 1.300 habitantes, ocupados principalmente á 
la agricultura y á la pesca, frente de cuyo pueblo puede fon- 
dearse en 10 metros fango; por medio del canal se encuen- 
tran próximamente 5 metros de agua. 

liaeosta comprendida entre la ensenada de Mulanay y 
cabeza de Bondog, rodeada de piedras que al N. del seno 
Ayoni salen para fuera cerca de 1 milla, presenta entre la 
punta Pasil del puerto y la siguiente de Lipata un pequeño 
recinto en el que se esconde la restinga. Es de tierra mon- 
tuosa y de playa de mangles con algunos manchones de 
arena, y á distancia de Vs ^i^^^ ^^ ^1^^ ^ay de 25 á 42 me- 
tros de fondo. Todas las pequeñas puntas intermedias son 
restingcsas. 

Unas 7 millas al SE. de punta Lipata se halla el insigni- 
ficante seno de Ayoni formado por la quebrada del arrecife 
que bordea la costa, con 6 á 15 metros, de fondo fango. 

La punta Subunguin, que se halla próximamente á 13 
millas al SSE. de la de Lipata, presenta en su inmediación 
un abra formado por la separación de dos montes, por la que 
desemboca un rio. A 7^ milla de distancia de éste se sondan 
de 23 á 27 metros de arena y fango; y la costa hacia la pun- 
ta Pinamuntangan está sembrado de restingas sobre las que 
velan algunas piedras, formando sin embargo entre la punta 
de Subunguin y la anterior á la de Pinamuntangan una en- 
senada de buen fondo á distancia de Vs á 1 milla de tierra. 
Bajo. A unas 2 millas largas al NO., de punta Subun- 
guin y á 3 millas de la costa se halla un bajo de piedra de 1 
milla de extensión con sondas en sus proximidades de 13 á 
25 metros, y de 6 metros en su cantil. 



326 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VI. 

Este bajo forma con la costa un paso limpio de unas 2 
millas de ancho con 33 á 45 metros de fondo en su me- 
dianía. 

Los montes que desde Mulanay vienen formando la costa 
hasta la punta Subunguin, se interrumpen dando lugar á 
un corte brusco que forma un abra con un mogote contiguo 
que es el fondo ó saco de la ensenada llamada de Aguasa, 
con 17 á 20 metros de braceaje y piedras delante de su 
boca. 

lift ensenada de Plnatnuntangan está comprendida 
entre el abra de Aguasa y la punta de Pinamuntangan; es 
pequeña, abierta al O. con playa de arena en su fondo y 
manglares al N. y al S. de ella, y sondas de 20 metros al 
estar NS. con la expresada punta que disminuyen suave- 
mente hasta 5 y 3 metros al hallarse cerca de la playa, que 
es limpia. 

Las tierras que forman esta ensenada son bajas, con 
varias colinas hacia el S. de la punta Pinamuntangan. Al 
OSO. de esta punta el fondo es piedra. 

La costa desde la punta Pinamuntangan corre unas 7 y^ 
millas al SE. hasta la punta de Bondog, termina en playa 
de arena y en sus inmediaciones tiene pedruscos sueltos. 

Al O. de punta Bondog puede fondearse por 10 metros, 
arena, en cualquiera de las diferentes ensenadiías que forma 
la costa de este frontón SO. de Bondog. 

El frontón de eabexa de Bondog es la extremidad 
meridional de la península formada por una ramificación de 
la cordillera principal de Luzon que se extiende del O. para 
el E., pasando por el N. de los senos de Tayabas y de Ra- 
gay. El monte Cabezo de Bondog tiene 381 metros de al- 
tura sobre el nivel del mar y con tiempo claro puede avis- 
tarse á unas 30 millas. 

Este frontón presenta algunas ensenadas muy abiertas, 
con playas que forman buenos fondeaderos, de tenedero 
arena, en los que el braceaje disminuye progresivamente 
al atracar la costa hasta encontrar 16 metros á corta distan- 
cia de la orilla. 



TABLAZO DE MARINDUQÜG. 327 

En las inmediaciones de este frontón desagua un pequeño 
rio; y en sus tierras, cuyas alturas están cubiertas de arbo- 
lado y sus colinas y llanos de yerba, se encuentran grandes 
manadas de carabaos y se vén con mucha frecuencia vena- 
dos que sin gran dificultad se consigue cazarlos. 

Isla de marlnduqae. Se encuentra entre los frontones 
de cabeza de Bondog y de Dumali, delante de la entrada 
oriental del estrecho de isla Verde, formando con aque- 
llos profundos y expeditos pasos, es de figura casi circular, 
de unas 24 millas de diámetro, montuosa y bastante elevada, 
con una sierra en su parte oriental que corre de N. á S., for- 
mada por los montes Tapian, San Antonio y Marlanga. Su 
terreno es fértil, aunque sólo está regado por pequeños ria- 
chuelos, siendo la principal producción de la isla el arroz. 
Tiene dos puertos: el de San Andrés al NO., y el de 
Santa Cruz al NE., y algunas ensenadas que proporcionan 
fondeadero de tal cual seguridad sobre las costas del E., S. 
y O., según la monzón "reinante y estado de la mar. Tiene 
euatro pueblos, que son Boac, Mogpog, Gazan y Santa Cruz, 
que componen un total de población de 21.700 habitantes. 

El extremo UTO. de la isla de Marinduque termina en 
un alto mogote formando por el monte Matabia, con dos is- 
lotes contiguos á su parte O. llamados de San Andrés , de- 
terminando las tierras altas de esta parte de la isla el abri- 
gado puerto de San Andrés al O. y varias pequeñas ensena- 
das al E. 

Puerto de Saa Andrés 6 de Banacalan (*). — Su en- 
trada abierta al O. está comprendida entre las puntas de 
Antagtacan al N. y la de Pamimtangan al S. , distantes 1 
milla larga entre sí. Los islotes Agpitan y Atáa al SSO. de 
la expresada punta N., unidos por un bajo fondo de piedra 
con sondas en sus cantiles de 2,5 á 3,5 metros, dividen la 
boca en dos canales hondables de cerca de 2 cables de an- 
cho el del NO. y de 5 cables el del O. Más al interior del 



(*) Véase el plano del puerto de San Andrés núm. 16, publicado por el depó- 
sito Hidrográfico en 1860. 



328 DEREOTERO BEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VI. 

puerto y próximo á la costa N, se halla otro islote llamado 
Madumug y al OSO. de éste un bajo de piedra de 0,5 metro 
de agua , de figura casi circular de poco más de 1 cable de 
extensión con 3 á 5 metros de fondo en sus cantiles: su can- 
til O. se halla próximamente N-S. con la punta N. de la en- 
trada del puerto y el cantil S. en la enfilacion de la punta de 
Pamuntangan con la medianía del islote Madumug; este bajo 
destaca al O. un cabezo de piedra con 20 metros de agua que 
dista próximamente 1 | cables de él. 

Doblada la isla Madumug para el interior del puerto, se 
forma una angostura de | cable de ancho y 18 metros de 
fondo entre el islote y tierras de Salavaria y las elevadas 
del frontón E. de punta Tapitan, cuya angostura dá entrada 
al seno llamado de Loog en el que puede fondearse en 12 y 
13 metros de agua, quedando abrigado como en una dársena- 
Las tierras que forman este puerto son altas y cubiertas de 
arboleda* Las sondas desde la boca del puerto hasta el seno 
de Loog en el interior, por el canal del S» de los islotes y 
bajo de piedra mencionados, que es el más franco y expedito 
y el que debe tomarse, disminuyen gradualmente desde 42 y 
45 metros á 38 metros al S. del bajo de piedra , á 26 metros 
entre la isla Madumug y la punta Banga-banga de la costa 
S. y de aquí continúa decreciendo con la misma suavidad^ 
siguiendo á medio canal por la angostura de Salavaria á 13 
y 8 metros en el seno de Loog que descubre en su parte NE. 
el islote Pangapasan. 

Iiistrueeloiie». —Para tomar este puerto estando E-O- 
con la boca, se atracará la costa S., que es muy alta y hon- 
dable, para ir zapos del bajo de piedras de 0,5 metros de fon- 
do que se halla al SE. de las dos isletas de más afuera que 
están delante de la entrada del puerto. Estas y todo el fron- 
tón NO. de la isla de Marinduque es sucio , el fondo de pie- 
dra y velan algunas rocas. La isla Madumug, que está más 
E., tiene la forma de un pilón de azúcar y á 1 cable de ella 
se encuentran 17 á 20 metros fango, donde se puede fondear 
en la monzón del NE. quedando abrigado de casi todos vien- 
tos. Si conviene puede pasarse al puertecillo interior de 



TABLAZO DE MARmDüQÜE. 329 

Loog, donde con la misma seguridad que en una dársena y 
muy escondido puede quedar amarrado un buque de cual- 
quier porte, fondeado en 12 y 13 metros fango. 

Este puerto interior y el exterior cuando no se trajese el 
viento largo, deben tomarlos los buques de vela á la espia. 
Aguada. — El hacer aguada en este puerto cuesta mucho 
trabajo; porque si es en el rio, hay que internarse mucho 
para hallar el agua enteramente dulce; y si es en lo que nom- 
bran la aguada, es un arroyo escaso, y se. necesita mucho 
tiempo para llenar algunos barriles grandes ; esta agua es 
muy buena. 

Islotes de San Andrés. Son dos islotes que se separan 
al O. poco más do 1 milla del extremo NO. de Marinduque; 
distan entre sí cosa de 1 cable lo mismo que de la punta in- 
mediata de Silangan; es limpio el de afuera y con bastante 
fondo en sus inmediaciones; pero en los estrechos pasos que 
forman entre sí y con la costa son sucios. 

La punta San Andrés es la más N. de Marinduque y la 
costa entre ella y la de Silangan, es muy acantilada y mon- 
tuosa. 

t^osta üT. Inmediatamente al E. de la punta de San An- 
drés se abre una pequeña ensenada formando dos recodos, 
f4 más próximo á la punta N. de la isla, de unos 4 cables de 
extensión, está abrigado del NE. al S, por el O. con fondo 
desde 16 á 13 metros arena, donde hay muy buena agua que 
baja de las montañas; el otro recodo, con poco más de 1 ca- 
ble de extensión, está resguardado de todo viento que no sea 
del ENE. al ESE* por el E. con fondo de 15 metros fango, 
demorando de él un islotillo al N. ST E., distancia 1 milla; 
fuera de la boca en dicha demora se sondan 28 á 20 metros 
de agua y 13 metros sobre el islotillo. 

Desde la punta E. do la ensenada anterior hasta la pun- 
ta N. de Santa Cruz, la costa corre próximamente de E. á 
O. en una extensión de 7 Va millas^ formando dos ensena- 
das intermediadas por el frontón que determina la punta 
Trapichihan, inmediatos al cual, por su parte K, se hallan 
varios islotes llamados del Engaño; la más E. de estas dos. 



330 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VI. 

ensenadas es la mayor, pero se halla cubierta y cerrada por 
el arrecife que arrancando de entre los islotes del Engaño, 
corre esta costa hasta la punta de Santa Cruz, con sondas en 
su cantil de 20 á 33 metros. La ensenada del O., rodeada 
también de piedras, profundiza más al SE. y es más honda- 
ble, encontrándose 40 metros piedra en el centro de ella. 

Mm punta Santa Cruz, á 8 Va millas al E. del extremo 
NO. de la isla, es baja y de manglar, despide para el ESE. 
á 1 milla de la costa un arrecife de piedras grandes que al- 
gunas velan en bajamar, este arrecife forma con el que des- 
pide la playa O, de la isla de Santa Cruz 6 Anibaya del 0.^ 
la boca N. del puerto de Santa Cruz. 

El puerto de Santa Craíz esta á unas 5 millas al SE. 
de la punta del mismo nombre; lo forma y abriga de los 
vientos de fuera la isla de Santa Cruz que se halla enfrente, 
la que al mismo tiempo determina con la costa de Marindu- 
que dos estrechos y sinuosos canales angostados por los ar- 
recifes que despiden las playas de ambas bandas con sondas 
irregulares de 12, 27 y 30 metros en el del N. y 15, 18, 27, 
17 y 25 en el del E. 

La extensión del fondeadero de este puerto, tiene próxi- 
mamente unas 3 millas de B. á O. y 2 millas de N. á S. con 
fondo fangOj desde 16 y 20 metros hasta 3,3 metros en el in- 
terior del puerto, hallándose más agua próximo á la isla. 

Los buques mayores de vela no deben tomar este fondea- 
clero, sino pasando á la espia los estrechos canales que con- 
ducen á él. 

Instrneolones. Para entrar en este puerto por la boca 
del N., es preciso atracar la isla de Santa Cruz por el N. y 
O., dando el conveniente resguardo al arrecife que despide 
por esta parte, y siguiendo después á son de canal para el 
S. hasta descubrir bien el puerto, se sondarán da 12 á 30 
metros en el paso y 10 metros al dirigirse al fondeadero, 
braceaje que irá disminuyendo hasta 6 metros fango al estar 
do la parte de afuera del baluarte. 

Para entrar por la boca del E. se pasará á | de la distan- 
cia que hay de la isla de Santa Cruz á la tierra de Marindu- 



TABLAZO DE MARINDUQUE. 331 

ijue, con lo que se irá por el mayor fondo; este canal es me- 
nos tortuoso que el del N. y de sondas más regulares, con 1 
milla de ancho de una á otra orilla. 

Islas Anibayas. Es un grupo de tres islas que se halla 
al E. del puerto de Santa Cruz, y que se distinguen con los 
nombres de Santa Cruz, Maniuayan y Mompog; las dos 
primeras tienen unas 2 millas de extensión, es baja la 
del O., de regular altura la del medio y montuosa la más E,, 
oon una playa de arena en su parte N. formando esta última 
con la punta Tuguian en la costa de Luzon el paso de Mom- 
pog. Todas tres se hallan rodeadas de arrecifes que estrechan 
los canales que forman entre sí. 

Los arrecifes que para el E. y S. despide á distancia de I 
milla la isla del medio reducen su paso O. con los que des- 
pide al E. la de Santa Cruz, a | milla de ancho, con 12 y 25 
metros de fondo: el otro paso E., que la misma isla Maniua- 
yan forma con la de Mompog, tiene también | milla de ancha 
y 12 y 13 metros de fondo, esta última isla es la más limpia, 
pues las piedras que la rodean salen poco; y por la parte NO. 
' y NE., es limpia y tan hondable que no permite fondear en 
sus proximidades; de modo, que saliendo del puerto de San- 
ta Cruz por la boca grande del N. y navegando hacia el S. 
por el O. de la isla de Santa Cruz, es preciso dejarla por es- 
tribor, dándole más de 1 milla de resguardo, distancia á que 
salen los bajos; y si por cualquiera circunstancia se tomase 
el paso entre Maniuayan y Mompog, deberá atracarse bien 
esta última isla, pues los bajos que despide la otra llegan á 
distancia de Vs milla de la punta O. de Mompog. 

Eia punta jSalomague, á unas 8 millas al SE. del puer- 
to anterior, baja y cubierta de mangles, es la más oriental 
de la isla Marinduque; la costa comprendida entre ambos 
puntos, se halla rodeada de piedras que á lo más se separan 
Ya nailla para fuera con sondas en el cantil de 12 á 20 me- 
tros piedra, que aumentan á 100 metros fango á 2 millas de 
distancia; en el intermedio de esta parte de costa, se abren 
dos ensenadas muy sucias con poca agua, fondo piedra, y de 
orillas cubiertas de manglares, lo mismo que la isleta que sa 



332 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO, CAP. VI. 

halla delante y próxima á las ensenadas: en el cantil exte- 
rior del pequeño arrecife que rodea esta isleta se sondan 10 
j 15 metros, fondo piedra; y en las angostas entradas que 
deja á su parte N. y S., hay 12 y 8 metros de agua. 

Bttsenada y fondeadero de Marlanga. Entre la pun- 
ta Salomague y la de Marlanga, que dista 11 Va millas al 
^. V 4 S. de la primera, se forma una ensenada en cuya 
mitad S., entre las puntas Cabuyoc y Panique, hay un lim- 
pio y buen fondeadero llamado de Marlanga, abrigado de los 
Tientos desde el S. al NNE. por el O.; cerca de la playa se 
encuentran 20 metros de agua y el tenedero es arena gruesa. 
El mejor fondeadero se halla al S. del rio que desagua en 
el interior de la ensenada, en 7 ú 8 metros de fondo- La 
costa que desde Salomague corre hasta el N. de este fondea- 
dero, está sembrada de piedras hasta la punta Cagpoc, y de 
aquí para el S. se encuentran alguna que otra suelta, sin 
que en ninguna punta salgan mas de Va milla para fuera. 

JEI monte Hflarlanga, en que termina por el S. la isla de 
Marinduque, cuyas vertientes forman las puntas de Marlan- 
ga y la de Suban, es también conocido con el nombre de 
Tablazo^ y su falda NO. es la marca del principio del fon- 
deadero de Marlanga. 

Desde la punta Marlanga á la de Suban, la costa es muy 
limpia y muy hondable y puede atracarse con la seguridad 
de hallar 33 metros de fondo arena, á distancia de 2 cables 
y de 8 á 12 metros á menos de V^ cable de tierra. 

El islote Elefante demora á Va ^i^^^ próximamente al 
S. de la punta Suban, es una roca muy acantilada, de figura 
de pilón de azúcar, en la que crecen algunos árboles^ forman- 
do un paso con la dicha punta Suban de 23 á 20 metros de 
fondo arena fangosa hasta llegar á 12 metros que se encuen- 
tra cascajo. Por la parte del NE,, tiene esta isla un pequeño 
seno con una playita de arena y en aquella dirección inme- 
diato al que se forma al E. de punta Suban, puede fondearse 
abrigado del primero y parte del cuarto cuadrante en 10 y 
12 metros arena, al pié del notable monte Marlanga- 
Piinta Banod ó Gazan. A unas 10 millas al NO.de 



TABLAZO DE MARINDÜQÜE. 333 

punta Suban se halla la de Gazan, rodeada de un arrecife 
que sale para el SO. poco más de 7^ milla, el que pegado á 
tierra termina por el N. á la altura del pueblo de Gazan y 
por el S. parece que concluye destacando un cabezo de 6 
metros de agua situado entre la isla Gaspar^ del grupo de 
los Tres Reyes, y la costa. 

Desde punta Suban, como á 1 V^ cable de distancia de la 
costa, se encuentran de 40 á 50 metros de fango 6 arena fina, 
hasta el placer de 12 metros que sale de punta Cátala, que 
está á 6 millas al NO. de la anterior. 

Punta Cauit demora á 3 millas largas al NNO. de la 
punta Banod; es una punta baja de arena, de la cual arranca 
al SSE. un placer de 25 metros de fondo que á 1 milla de la 
playa corre por delante de la cabeza N. del arrecife de Ga- 
zan; este placer es muy acantilado y cerca de su veril no se 
encuentra fondo con 200 metros. 

lios Vres Keyes. Son tres islotes que se hallan al S. de 
punta Gazan, tendidos próximamente de ENE. á OSO., se- 
parándose 5 millas de la costa el más occidental de ellos; 
son de mediana altura tajados á pique y muy limpios, ex- 
cepto el más E. llamado Gaspar, que despide piedras por su 
parte E. Los canales que forman entre sí, en los que la cor- 
riente de revesa que se siente sobre ellos adquiere bastante 
fuerza, tienen 175 metros de fondo el que separa las islas 
Baltasar y Melchor, y no se encuentra fondo con 200 metros 
entre la última y la de Gaspar. El canal que forma esta isla 
con la costa de Marinduque, es también hondable y limpio, 
pero se tendrá cuidado en dar resguardo á un bajo de 5 metros 
de agua que se halla casi á medio canal, al arrecife que rodea 
á punta Suban, y al pequeño placer que se extiende á punta 
Cátala. 

lia costa comprendida entre las puntas de arena de Ga- 
zan y la de Datinuaua unas 11 millas al N. de la primera, 
termina en playa de arena limpia y puede navegarse á corta 
distancia de ella, encontrándose á 2 cables de distancia 2, 
5 y 7 metros, fondo arena. 

Desde la punta de Datinuaua, sigue la costa de playa de 



334 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VL 

arena en dirección próximamente al NNE., bástala punta 
S. del puerto de San Andrés ó punta Pamuntangan que dista 
cerca de 5 millas de la primera. Esta punta S. del puerto de 
San Andrés despide al SO. un placer de arena que termina 
2 millas al S. de la misma punta, separándose Va niilla de 
la costa con sonda de 13 metros en su cantil N.; sondándose 
después hacia la punta Datinuaua 5 y 7 metros á unos 2 ca- 
bles de la playa, fondo que aumenta á 85 metros, á menos 
de 1 milla de la costa. 

EH pueblo de fiazan se halla situado á unas 2 millas 
al NO. de la punta del mismo nombre sobre terreno llano, 
regado por algunos riachuelos, y tiene de población unos 
700 habitantes, cuya industria consiste sólo en el beneficio 
de sus producciones agrícolas, en la caza y en el tejido de 
algunas telas ordinarias; es el pueblo más pequeño de los 
tres que tiene esta isla y presenta pocos recursos. 

Su fondeadero sobre costa abierta y á larga distancia de 
la playa, es malo aún en la monzón del NE. 

Pueble de lloac— Se halla situado á 1 | milla de la 
boca en la orilla izquierda del rio del mismo nombre que 
desagua al S. de la punta Datinuaua, en un delicioso valle á 
1 I legua próximamente del puerto de San Andrés. Su pobla - 
cion asciende á unos 11.000 habitantes dedicados á una insig- 
nificante industria de los beneficios de los productos natura- 
les y agrícolas, la caza, la pesca y varios tegidos ordinarios. 

Pondeadero. — Próximo á la boca del fio Boac, hay so- 
bre la playa una fortaleza de piedra que puede servir de 
marca para tomar el fondeadero que se halla al SO. de ella, 
á 2 cables de distancia de la playa , dejando caer el ancla 
entre 10 y 20 metros de agua, fondo arena gorda, abrigado 
de los vientos del primero y segundo cuadrante por la en- 
cumbrada cordillera que se eleva por esta parte á corta dis- 
tancia de la costa. 

El pueblo ó visita de Mocpog, que depende y es anejo ai 
de Boac, se halla situado á la orilla de un rio que toma su 
nombre y próximo á un desagüe, á 1 7^ ^aiHa al S. de San 
Andrés» 



TABLAZO BE MARINDÜQÜE. 335 

Seno de Ragay 6 de Grainayangan.— Este profundo 
seno abierto al E. en la costa S. de Luzon, se halla com- 
prendido entre la punta de Bondog al O., y la de Panganiran 
al E. distantes 43 millas entre sí. Según se interna para el 
NO. va estrechándose este seno de Ragay hasta terminar en 
el rio Viñas, que divide las provincias de Tayabas y Cama- 
rines-Norte y dista 65 millas de la boca del seno. 

La entrada del seno se halla dividida en dos canales ex- 
peditos y hondables por la cabeza N. de la isla de Burlas y 
los islotes y bajos-fondos que esta despide por su parte NO.; 
estos reducen á 5 millas el ancho del canal del O., siendo 
próximamente de doble anchura el del E. 

En general este seno es limpio y muy hondal)le, siendo 
su costa oriental más acantilada que la occidental, pudién- 
dose fondear á lo largo de ellas, abrigado de la monzón rei- 
reinante en braceaje apropósito y fondo fango ó fango y are- 
na, en las varias ensenadas que presentan sus costas. 

El puerto de Pusgo, conocido también con el nombre de 
Mayasas, en la costa del O. y la ensenada de Pasacao en la 
costa E. son los fondeaderos más frecuentados del seno de 
Eagay. 

lia punta Bandog y SUS inmediaciones al NE. son pe- 
dregosas y su costa alta; pero luego entran las playas de 
cascajo que siguen por punta Pasanjan hasta la punta Are- 
na que dista 7 millas al NE. de Bondog, con sondas en sus 
proximidades desde 5 hasta 22 metros. 

Fondeadero. Al S. del rio Talisay que desagua entre 
piedras inmediatamente al N, de la punta Pasanjan, se en- 
cuentra un buen fondeadero con 5 á 10 metros de agua, que 
sólo exije para tomarlo tener cuidado con el rodal de piedras 
que demora próximamente á 3 millas al ENE. de la punta de 
Bondog y á 4í millas al S* 60^ O. de la do Arena, y se separa 
Va milla de la orilla más inmediata, cercado la cual se en- 
cuentra un pueblecito. 

Puede hacerse aguada y leña en este fondeadero. 

Eia ensenada de Sombaeogon se halla 3 Va millas al 
NNO. de punta de Arena, frecuentada generalmente por las 



336 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO, CAP. VL 

pequeñas embarcaciones llamadas en el país pontines; tiene 
en el centro un gran bajo de piedras qne forma canal estre- 
cho con la costa. Hacia la parte NO. está el pueblo del mismo 
nombre. 

La punta N. de la ensenada despide una restinga muy 
saliente al SE. en forma de semicírculo y proporciona un 
buen abrigo con fondo de 6,7 metros arena fina en su in- 
terior. 

Lia fula de AtlM jalian que está al NNE. , distancia 
unas 3 Va ii^ülas de la ensenada de Sombocobon, tiene cer- 
ca de 2 Va Imillas de N. á S. y f milla de E. á O., es baja y 
cubierta de arboleda particularmente por su parte N.; es 
muy súcia^ rodeada de arrecifes que salen menos de Va ^i- 
lia para fuera en todas direcciones y basta 1 milla por la 
parte del S.; sin embargo, la punta N. forma en la restinga 
misma un seno de fondo arena con 7 y 8 metros de agua, y 
sobre la punta del S. hay un corto espacio de 27 metros 
arena, limpio para el O. y muy pedregoso para el E. Las 
sondas en los cantiles de sus arrecifes, son muy irregulares 
y de bastante profundidad. 

Esta isla forma con el arrecife de piedra de 5 metros de 
fondo que despide la costa firme de enfrente, una, paso lim- 
pio, de 1 é milla de ancho y 40 metros de fondo. Desde el 
cantil más caliente del arrecife, demoran la punta Arena al 
S. 7' E., y la punta Gorda al N. de Pusgo al N. 20'' O. 

WA ftaneo I»alad es de arena, de 1 milla de largo y se 
eleva próximamente 3 metros sobre la superficie del agua, 
rodeado de piedras; demora á 5 millas al N. de la isla Ati- 
bijaban» Cerca de este banco, por su parte S. , se son- 
dan de 12 á 17 metros agua y 62 metros fango entre él y la 
isla. 

Desde el banco se marca la punta N. del puerto de Pus- 
go al N. 45" O., y la N. de la isla al S. i SR Se ve de dia 
á larga distancia, y aun de noche á la suficiente para poder 
darle resguardo. El canal que este banco forma con la costa 
de enfrente es limpio, de 2 millas de ancho y 22 metros de 
fondo en su medianía. 



T.ÍBLAZO BE MARINDÜQÜE. 337 

El Puerto de Pusgo (1) está á unas 18 millas al NNO, 
de punta Arena, es un puerto estrecho y largo que profundi* 
za al NO. poco más de 5 millas, reducido á un angosto canal 
con fondo de 10 á 8 metros arena, que ofrece abrigo á ba- 
ques mayores- El canal entre las puntas que forman la en- 
trada del puerto, tiene cerca de 1 i milla de ancho; pero 
luego va estrechando, de modo que casi á la mitad de la lon- 
gitud del puerto, el placer 6 bajo fondo que, rodeando la 
punta S., corre esta costa para el interior separándose de 
ella de 6 á 7 cables, reduce el canal en aquel punto á 1 cable 
de ancho y continúa después para adentro cosa de 1 V^ 
milla con la misma anchura próximamente. Las puntas que 
forman la entrada son sucias y las sondas á medio canal d^- 
de la boca hasta la anofostura 6 cuello del puerto, en donde 
el fondo aumenta á 14 y 15 metros, son de 10, 9 y 8 metros 
arena y fango, y desde la estrechura para el interior, el fon- 
do disminuye suavemente hasta 5 metros; todo esto, no se- 
parándose. del estrecho canal formado por los veriles de 5 
metros de los bajos fondos que bordean las costas. En el seno 
interior, en cuyo extremo se halla el pueblo de San Narciso 
compuesto de 1,107 habitantes, se encuentran 3 y 2 metros 
de agua sobre fondo fango en bastante estension, 

Bajo. Delante y en medio de la boca del puerto á 1 i 
milla al S. 25** E. de la punta Pusgo, se halla un bajo de* 
piedra de 1 7^ cable de extensión cubierto con 3,3 metros 
agua. 

Ei» costa comprendida entre punta arena y la de Pus- 
go, es bastante elevada, acantilada y limpia en general, con 
sondas en sus proximidades de 13 á 22 metros, sólo en la 
parte que forma canal con la isla Atibijaban, despide bajos- 
fondos ó arrecifes, de los que es preciso cuidar, si se toma 
este paso, sobre todo bordeando. 

En esta costa puede dejarse caer el ancla donde acomode, 



(l) Véase el plano del puerto de Pasgo, uura. 175, publicado por el Depotólo 
hidrográfico en 1887. 

22 



338 DEEROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VI. 

como no sea muy cerca de la orilla, donde eti varios parajes 
hay piedras esparcidas- 

li» ponte eorda está ál imilla al N. J NO., déla 
punta Pusgo y es alta y amogotada; se halla rodeada por el 
arrecife que desde el interior del puerto de Pusgo, corre la 
costa NO. y se extiende para fuera de 2 á 4 cables. 

nta|a« A 5 millas al NO, de Punta gorda y á I milla es- 
casa de la costa se encuentra un bajo de piedra cubierto con 
3^ metros de agua, y sondas de 11 y 25 metros por su can- 
til del S. 

Ki» eüMiiaila d© rirl» está á unas 13 '/, millas al NO. 
i N. de punta Gorda comprendida entre punta Lian al N. y 
punta Guihalinan al S.; tiene 4 metros de ancho y 2 millas 
de profundidad. El placer de 3,3 metros fondo fango y 1 
miUa de extensión que rodea su playa cubierta de mangles 
por elSO.^a reduce á un recodo abierto al SE. en el que 
puede fondearse en 10 ó 12 metros de agua. En el interior de 
la ensenada desagua el rio Piris, que nace al pié de los 
montes que se extienden por el centro de esta provincia de 
Tayabas: el rio tiene poco fondo en su boca, pero aumenta 
hacia el interior donde se encuentra la visita del mismo 
nombre. 

lia punto litan, en que termina por el N. la ensenada 
anterior, es de regular altura y despide un arrecife de piedra 
que sale 7^ milla para fuera con 18 metros fondo en su 
cantil. 

I^a pnnto Capuluan, á 5 millas al N. de la de Lian, se 
halla rodeada de un arrecife por su parte S. que corre la 
costa hasta los rios Cabong y Caua, distantes 2 7, y 1 7, 
mill^ al N. de punta Lian. 

mmm piedras Capuloan: éstas se hallan á 2 J millas al 
E. de la punta del mismo nombre; es un bajo de J de milla 
próximamente de extensión, con algunas piedras que velan 
y sondan de 8, 12 y 25 metros á su alrededor. Desde él, de- 
mora el monte Sabot al N. 50^ E.; este monte se eleva 1552 
metros sobre el mar, y es el más oriental de los conocidos 
con el nombre de Tetas de Palantuna. 



TABLAZO DE MARINDUQÜE. 339 

El bajo JkeUm. Demora á 5 millas al N. 10^ O. de punta 
Capuluan, es de piedra, cubierto por 2 metros de agua y 
tiene unos 2 cables de extensión de N. á S. y | cable de E. 
á O., con fondo de 12 y 13 metros á su alrededor; dista 2 f 
millas de la costa O. y 1 | milla del islote Sipalun en la 
costa N. 

El rio Tinas, que desagua en el fondo de la ensenada 
de Catimag, donde termina el seno de Ragay, es de escaso 
caudal, con sólo 1,7 metros de agua en su entrada. 

lia sonda sobre esta porción de costa comprendida entre 
la punta Gorda y el insignificante pueblo y rio deGuinayan, 
cerca de los cantiles de los pequeños arrecifes y placeres que 
despide para fuera, varía desde 10 á 22 metros de fondo, el 
mismo braceaje que se encuentra en el extremo del seno de 
Ragay al N. de la punta Capuluan. Navegando á longo esta 
costa occidental del seno no hay inconveniente en dejar 
caer el ancla donde acomode, no acercándose imprudente- 
mente á la playa ó cantiles de los arrecifes. 

lia ensenada de Valcauayan abierta al S«, tiene de 
ancho 1 i milla entre las puntas Ausan y Mambulao que 
forman la boca, y 2 V, millas de profundidad hacia el N. 
Se halla rodeada de arrecifes pegados á tierra en la costa 
del O. y que salen bastante en la del E., donde el fondo es 
menor. 

La sonda por la medianía de la ensenada disminuye pro- 
gresivamente desde 13 metros en la boca á 5 metros, para 
caer después en 3,3 metros hacia el interior. 

El islote Sipalun está 3 millas al O, de punta Ausan; 
es de poca altura y tajado; se halla separado del arrecife que 
corre por la expresada punta y dista f milla de la costa in- 
mediata. Desde este islote, la costa corre hacia el E. forman- 
do varios recodos con buenos fondeaderos hasta la ensena- 
da de Talcauayan. 

lia ensenada de Catabanga se halla á 3 millas al SE. 
de la ensenada anterior, está comprendida entre la punta 
Guilbay y la de Bagutayoc, que dista 3 f milla de la prime- 
ra, rodeada de piedras con sondas de 20 á 25 metros piedra 



340 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO, CAP. VL 

en SU parte N. y bastante buen fondeadero en la del S.; há- 
dala parte SE. desagua formando un banco de arena el 
riachuelo Catabanga. 

lia enpenadadeRasKiT se halla á 3 7^ millas al SE. 
de la de Catabanga, formada por la punta Omon, de regular 
altura y con un monte en sus inmediaciones, y la isla Saboon 
de punta Octoc que dista 3 millas al SE. de la primera; tiene 
unas 3 millas de profundidad hacia el E. y un buen fondea- 
dero abrigado en ambas monzones , con sondas desde 33 á 3 
metros fango. 

La propiamente llamada ensenada de Ragay está á cor- 
ta distancia aLK de la punta Omon, es de figura semicircu- 
lar con piedras en su orilla, y en el centro se encuentran 
12 y 13 metros de fondo arena, extendiéndose á más de 1 
cable las piedras que despiden sus puntas. Como 1 7^ miH^ 
más al E. se halla el rio de Paculalin, con un gran banco de 
arena en su boca. 

El castillo de Ragay se halla al SE. del espresado banco 
á la boca del insignificante rio del mismo nombre. 

Al S. del baluarte está la boca de la silanga de Vetug 
formada por el islote Saboon y la punta que en bajamar que- 
da casi en seco, y al E. de ella se encuentra una ensenada 
que se interna 2 millas para el E. con 3,3 metros de fondo 
fango. 

El islote Saboon, de 1 milla en su mayor extensión 
de E, á O., es bastante acantilado por su parte N. y de la 
punta O. sale un arrecife al ONO. de 1 milla de largo. Toda 
la costa S. es sucia de pedr úseos. 

Elnsenada Calma. Inmediatamente al SE. del islote 
Saboon, se abre la ensenada Caima, de 8 millas de largo y 3 
millas de profundidad, terminando por el S. en punta Ban- 
tuin; es toda sucia con grandes arrecifes en todas sus pun- 
tas, particularmente desde la yisita Bangon que se halla al 
NNE. de la punta Bantuin y desde la cual corre la costa al 
SE. I S. hasta el rio Caima, que se halla en el fondo de la 
ensenada, con un estrecho canal de entrada. 

Puede fondearse en esta ensenada en las inmediaciones 



TABLAZO DE MARINDÜQUE. Ul 

de los arrecifes que la rodean, sondándose en la dirección 
de la punta Octoc á la visita Bangon que se encuentra sobre 
una altura, 15, 18 y 22 metros arena, y desde este último 
punto á punta Bantuin, 28, 23 y en algunas partes 12 y 13 
metros fango. 

Punta Bantuin é islotes Oalvaney . La punta Ban- 
tuin es alta y acantilada y se une á la costa firme por una 
lengüeta de tierra baja que tendrá | cable de ancho. Esta 
punta vista del cuarto cuadrante á alguna distancia aparece 
como una isla de figura triangular. A una banda y otra de 
la punta se forman ensenadas, y hacia la del S. se halla el 
riachuelo Ebao, cuya boca está sembrada de piedras. 

Los dos islotes Galvaney se hallan respectivamente á i 
y 1 milla al NO. de la expresada punta con un pedrusco en- 
tre ellos que forma un estrecho canal franco de 7 metros de 
fondo con el de más afuera llamado Oardbanig^ el otro paso 
que forma el islote menor con la punta, tiene próximamente 
el mismo braceaje. 

Eia costa, desde Bantuin corre al SE., siempre montuosa 
y acantilada, hasta la ensenada de Tinagbud que está frente 
al rio del mismo nombre y abrigada sólo de los vientos del 
primer cuadrante, en la que puede fondearse en 7 metros 
arena. El rio, en su barra, tiene 0,8 metros de fondo en ba- 
jamar y pasada esta se encuentran en muchos parajes 3,3 
metros de agua; á corta distancia de su boca hay una punta 
con piedras que sale poco de la costa. Inmediatamente al SE. 
de esta última ensenada siguen las llamadas de Bagulaya y 
la de Buri, con una piedra muy cortada á pique, sobre la 
punta del mismo nombre que se separa de la costa como 2 
cables* 

Desde la amogotada punta de Tanuan, sigue la. costa 5 
millas al E. I SE., elevada con playa je de arena hasta el 
fondeadero de Pasacao; las sondas desde dicha punta son de 
12, 17, 23, 13, 10 y 7 metros fango frente al rio Pasacao. 

Fondeadero de Pasacao. El fondeadero 6 barra de 
Pasacao, está entre dos cerritos amogotados. La punta occi- 
dental de esta ensenada, despide una lengüeta con mangles 



342 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VI. 

y un arrecife que se extiende como J milla al SE. Al NNE. 
de la referida punta, está el castillo y visita de Pasacao so- 
bre la falda de un monte, y á la orilla derecha de un ria- 
chuelo, desde cuya barra hasta el arrecife de la punta de 
piedras de Balogo, que velan en bajamar lo mismo que el 
bajo que demora al ÉSE. á corta distancia de la misma pun- 
ta, sigae la playa al SE., de arena con piedras en las inme- 
diaciones, pero con buen fondeadero, siendo el mejor frente 
al rio al N. de la isla de Refugio en 5 á 7 metros de fondo 
arena. 

El Islote del Refugio se halla al SO. i S. del Baluar- 
te á V, milla próximamente de la tierra más inmediata de la 
punta Balogo, es redondo, alto y amogotado, rodeado de ar- 
recifes que á lo más salen á 1 cable en todas direcciones, 
excepto por la parte del E., y muy acantilado en sus inme- 
diaciones con sondas de 67 metros á corta distancia por la 
del S* El paso que forma con la punta Balogo es franco, y 
tiene en su medianía 25 metros de fondo fango, pero siem- 
pre que se tome, deberá más bien atracarse á la isla dando 
resguardo á las piedras referidas que despide aquella punta, 
cerca de las cuales disminuye el fondo á 10 y á 6 metros. 

Mjm eosia desde la punta occidental de Pasacao sigue 7 
millas al SE. | E. hasta la punta Sibono, bastante elevada, 
acantilada é intermediada de puntas y playas de arena, con 
sondas en sus inmediaciones de 17, 4 0, 62 y 78 metros, no 
encontrándose fondo con 200 metros, á menos de 2 millas de 
la costa. En el recodo ó ensenadita que se forma al N- de 
punta Sibono, puede fondearse muy próximo á la playa, 
cerca de la cual sobre un alto se halla un baluarte. La pun- 
ta Dalauana 6 de Bagoposog, tiene en sus proximidades un 
farallón con varias piedras. 

Eia ensenada de Jamuraon se halla comprendida en- 
tre la punta Sibono y la de Siruma; está formada por un 
frontón de tierras altas, con 33 metros de fondo en sus in- 
mediaciones. Tiene 7 millas de ancho y 1 7^ milla próxima- 
mente de profundidad; á su entrada se sondan 42 y 33 me- 
tros, y en su interior 10 á 12 metros arena, donde puede 



TABLAZO DE MARINDUQÜE. 343 

darse fondo frente á un rio que desagua próximo ala punta 
Jamuraon. 

El fondeadero de Pantao demora á 11 millas al S* 
W E. de la punta Siruma, es un recodo que se interna 1 
milla al SE., comprendido entre la punta Sirilian al N. y la 
de Cauanhahan al S,, sondándose en la dirección de estas 
últimas puntas 40 á 45 metros arena, fondo que vá dismi- 
nuyendo hasta 8 metros á J cable de la costa. A la punta 
Cauanhahan rodea un bajo que sale cosa de un 1 cable para 
fuera y se extiende hacia el fondo del recodo, que conviene 
darle resguardo. Toda la ensenada es muy acantilada y 
abrigada de todos los Tientos menos de los del cuarto cua- 
drante, aunque en tiempo de collas debe entrar alguna 
resaca. 

La visita 6 aldea del mismo nombre se halla en el fondo 
de la ensenada, y a 1 cable al SE. de ella desagua un ria- 
chuelo. 

Eia eosta que desde punta Siruma corre al SE. hasta 
Pantao, es bastante elevada con playa de arena y un arre- 
cife en su medianía de 4 | de extensión, que sale para fuera 
poco más de | milla con sondas en sus cantiles de 8 á 13 
metros arena. 

La punta Cauanhahan y la inmediata de Talimtalim que 
es alta y acantilada, forman un frontón desde el cual corre 
la costa al SSO. formando dos ensenadas hondables hasta la 
punta Apud. 

El Bajo Apud se halla al O. y separado de la punta 
del mismo nombre por un estrecho canal de | milla de an- 
cho y 17 metros de fondo; se extiende 1 milla para el O. y 
y 2 millas hacia el N., formando dos pedregales que velan 
en algunas puntas en bajamar, particularmente el de N. 
Entre estos pedregales, se sondan 15 metros piedra y 12 á 
17 metros en el cantil O. del bajo que forman. Su extremo 
N., forma con la costa un paso de 1 V^ milla de ancho con 56 
metros de agua, y 2 millas más al O. del bajo se encuentran 
90 y 100 metros de fondo fango. 

Eia punta 11 aoot^, es de regular altura, amogotada, y 



344 BEREOTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VI. 

está rodeada de un pequeño arrecife que despide al NO. una 
restinga poco considerable; por su parte SE., tiene un islote 
unido á ella por una restinga de piedras. 

flbijo# A 1 milla al NO., de la punta Macotó, se encuen- 
tra un bajo de piedra de Va de extensión cubierto con 6,6 
metros de agua, el cual se vé á larga distancia; pues aunque 
no vela, se presenta como una mancha de color verde y 
blanco. Este bajo deja con la costa un paso de 47 metros de 
fondo, sondándose en sus proximidades por su parte de fuera 
58 á 80 metros de agua, 

I^i ensenada de Mí aeotd 6 de Canmaliala se halla 
formada por las puntas de Macotó y de Badián, que distan i 
de milla entre sí, es limpia, con sondas de 42, 25 y 10 metros 
de fondo arena y playa acantilada. La punta Badián despide 
restinga que mira á la boca, por loque convendrá cuando se 
vaya para dentro aproximarse á la costa del N., pues por las 
demás partes hay muchas piedras: puede fondearse al E. de 
punta Macotó frente á la boca del rio que desagua en el fon- 
do de la ensenada, abrigado de todos vientos, excepto de los 
delSKyS. 

La costa que desde aquí corre al SSE., 2 7^ millas, hasta 
la punta de Panganiran ó Cadburauan, es limpia, con playa 
de arena, cerca de la que no hay inconveniente en dejar 
caer un ancla. 

Eoilinnta Panganiran, terminación oriental del seno 
deRagay, es baja, arbolada, y se halla rodeada de piedras 
que salen poco; en sus proximidades se sondan 8 metros de 
agua. Esta punta forma con la costa de la isla Burlas un 
canal expedito, limpio, ancho y hondable. 

Mareas* La amplitud de la marea en el seno de Eagay 
en las sizsigias es de 1,67 metros; la dirección de la corriente^ 
de la creciente es para el N. y la de la vaciante para el S. 

bla de Burlas. Esta isla, cuya extremidad N. se halla 
en la medianía de la boca del seno de Ragay y su extremi- 
dad S. divide en dos canales la entrada occidental del pa ^ 
so deTicao; se tiende de NO. a 3E. en una extensión de 3T 
millas de largo con 6 de ancho hasta su medianía, desde donde 



TABLAZO DE MARINDUQUE. 343 

va angostaüdo progi:esivaineiite hacia su terminación SE. En 
general las tierras que la forman son de regular altura, en- 
riscadas en su centro y de poco arbolado; se hallan domina- 
nadas por el encumbrado monte llamado Engañoso^ que se 
halla situado próximamente en la medianía de la isla y for- 
ma como un corte ó tajo que divide las tierras altas de la 
parte N. de la isla, de las muy bajas de la parte S. de la 
misma. 

Hállase esta isla muy despoblada, pues no tiene más que 
los pueblos de San Pascual, su cabecera, y otro llamado Cla- 
Teria que con cinco visitas forman un total de 1.092 habi- 
tantes. 

A principio de siglo la habitaban algunos moros que en 
ocasiones tenian rancherías de firme en la parte R de ella, 
algo distante de las orillas del puerto ó silanga de Busin. 

Sus costas son acantiladas, presentando la del E* á su 
medianía algunas playas cerca de las cuales se puede dejar 
caer el ancla en costa abierta. 

La costa del O. termina en general en playas de arena 
con algunos bajos fondos 6 estrechos y pequeños placeres. 

Multitud de islotes y varios bajos fondos rodean la cabeza 
N. de Burlas y en ella se encuentran los abrigados puertos 
Pe Busin y Busainga, únicos que tiene la isla. 

Puerto de Bustn (1). Este puerto se halla formado por 
la cabeza N. de Burlas y la isla de Busin que se halla delan- 
te y próxima á Burlas; se reduce á un hondable canal ó si- 
langa que desde la punta NE. de Burlas corre primero al SO. 
y luego al O., abierto al N. y al O.; tiene 3 7^ millas de lar- 
go y 1 7^ cable de ancho. 

La boca del O. del puerto tiene el canal muy estrecho y 
tortuoso, y es peligroso á buques de vela de algún porte en- 
trar ó salir por ella. 

La boca del N. es regular, y aunque tampoco es muy an- 
cha, como las puntas que la forman son escarpadas y las res- 



(i) Véase el Dlano del putrto de Busin, núm, QV¿y publicado por el Depósito 
idrográficoeiil877. 



Hidrográfico en 1877, 



346 DERROTERO DEL AECHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VI. 

tingas que salen al pié de ellas no son de gran extensión, es 
fácil coger la medianía como se entre con Tiento manejable. 

Dentro del canal se encuentran algunos senos de buen 
tenedero, pero el verdadero lugar de fondeo y en el que se 
está enteramente abrigado de los vientos y las mares, es al 
E. del baluarte de San Pascual á la entrada del seno que en 
la medianía del canal se abre en la costa de Burias, que tiene 
3 cables de ancho y J milla de profundidad, con sondas des- 
de 20 metros en su boca hasta 6 metros Va milla hacia el 
interior cerca del fondo. 

Las costas del canal que se dirijo al puerto son muy 
acantiladas, y las cortas restingas que despiden sus puntas 
se notan por el color del agua , y los pedruscos que la punta 
SO. de la boca del puerto destacan al NO., sirven de marca 
para indicar por esta parte el veril del canal. 

Las sondas en el canal del N. son en todo el de 25 á 22 
metros de fondo, y de 12, 10, 7, 18 y 20 en el del O. 

Reeonoelmlento* La entrada 6 boca N. del puerto de 
Busín, puede conocerse por el aspecto que presenta la cabe- 
ra de Burias, que es más alta que la cabeza de la isla de 
Busín, y por unos manchones amarillos que tiene entre el 
bosque 6 arboleda que la cubre; además, la parte de costa 
que forma la entrada del canal, presenta unos morros ó fron- 
tones muy abultados. 

Instmeeionas. Viniendo del SO. á entrar en el puerto 
de Busín, se tendrá cuidado del bajo que rodea la punta 
Cueva y su islote, que aunque solo se separa de 1 á 2 ca- 
bles de la costa Burlas, se extiende hasta la boca del puerto. 

La entrada por la boca N., pasando por el S. del islote 
Anima Sola, es la más franca, pues además de que el bajo 
de piedra aislado con 12 metros de agua en su cantil que es- 
tá 3 millas al SO. de dicho islote, no es de gran extensión, 
dándole algún resguardo y sondando el paso se puede fon- 
dear en caso que el viento ú otras circunstancias no permi- 
tan tomar el canal de Busín. 

JLguada. Además de los dos lugares en que indica el 
plano de este puerto que puede hacerse aguada, también 



TABLAZO DE MARINDUQUE. 347 

pueden llenarse algunos barriles de buen agua, aun en tiem- 
po de secas, en una ensenada que está como á 1 milla de la 
boca N. de canal á la falda S. de un monte y parte N. de 
aquella, donde desagua un riachuelo. 

lia Isla Bustn, de unas 2 i millas de largo por 1 milla 
de ancho, cuya costa SE. forma, como hemos dicho, el puer- 
to del mismo nombre preséntala del NO. con un playaje 
corrido de arena, desde el cual adelanta de 1 á 2 cables un 
bajo ó placer cuya extremidad SO. se une el pequeño grupo 
de islotes llamados Tinalisayan, que se hallan inmediatos 
alN. 

El Islote Anima Sola demora al N. 40"" E., distancia 
4 J millas de la punta NE. de la isla Burias, se halla rodea- 
do de piedras por su parte O. cerca dé las que se sondan 33 
metros, y á 1 milla alrededor de él de 130 á 140 metros fan- 
^0 y arena y fango. 

Bajo. A 3 millas largas al OSO. del anterior islote y 2 
millas próximamente al N. de la entrada NE., de puerto de 
Busin, se halla un bajo de piedra de Va milla de extensión 
cubierto por 12 metros de agua, encontrándose 67 y 48 
metros de fondo entre él y la punta NE. de Burias, y más 
de 100 metros en dirección á Anima Sola. 

El Islote Tangulgul^ demora á 4 millas al N. de la 
punta Cuevas en la isla de Burlas, está rodeado de piedras 
que salen poco y en sus proximidades se sondan 17 metros 
de agua; por la parte N,, y á 1 milla escasa, destaca este is- 
lote un cabezo cubierto con 6,6 metros de agua, inmediata- 
mente al N. del cual se cae en 136 metros de fondo, cabezo 
que deja con el islote un paso de 60 metros de fondo. Por la 
parte S., corre en esta dirección un estrecho bajo fondo de 15 
y 13 metros de agua, sembrado de pedruscos y piedras que 
se unen al bajo fondo que sale de la punta SO. de la isla Bu- 
sin, y que parece que con el mismo braceaje de 13 metros, 
llega hasta la punta E. de la isla Templo; que se halla á cor- 
ta distancia al O. 

Eia Isla Templo demora á 2 7^ millas al NO. de la pun- 
ta Cuevas, formando con ella un paso limpio de 57 metros. 



348 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VI. 

arena gorda^ en su medianía. Tiene esta isla 3 millas da 
extensión de NO» á SE., y en su mayor ancho por la 
parte S. 1 7i milla. En general puede decirse que es lim- 
pia; pues aunque en las inmediaciones de la costa S. tiene 
un islote y una laja, y en la del N. rodean á su extremo 
Tarios pedruscos que salen para fuera algo más que '/^ 
milla, estos son limpios, como el resto de la isla, que es 
muy baja en su medianía, con playas de arena en una y otra 
costa. 

Mm Isla Sombrero está á 1 7^ niilla al O. de la isla 
Templo, son dos islotes muy próximos entre sí, unidos por 
un arrecife que los rodea y se extiende cerca de 1 milla hacia 
el NO. y hacia el SE. El canal que forma con la isla Templo 
tiene 47 metros de fondo. 

El islote Arena demora á 2 Va niillas escasas al O. de 
la isla Sombrero, la rodea un arrecife que sale | milla para 
el N. cerca del que se encuentran 18 metros de fondo por su 
parte E. y de 112 á 133 metros por la del O. 

Bii|o. A 1 Vj milla al N. del islote Arena, separado de 
él por un paso de i milla y 22 metros de fondo piedra, se 
halla un bajo de poco más de Vs niilla de extensión. 

El islote Arena y su bajo fondo, que son los peligros más 
occidentales que destaca la cabeza del N. de Burias, forman 
con la punta de Arena del frontón de Bondog, la boca O, 
del seno de Ragay, reducida á un canal de 5 Va niilla de an- 
cho con 122 metros de fondo arena en su medianía, el que 
disminuye á 77 metros cerca de punta Arena, siendo muy ir- 
regulares, pero de mucho fondo las sondas al aproximarse 
al islote y bajo Arena 

Mm eoAto E. de Burias, desde la punta NE , que forma 
la boca N. del puerto de Busin, se dirige al SE. 3 Va niillas 
hasta la punta N. de la entrada del puerto de Busainga, 
abriendo entre dichas puntas una ensenada con playa de 
arena, desde el interior de la cual arranca para el N. un ar- 
recife, que saliendo cerca de 1 milla en esta dirección viene 
4 terminar con fondo de 17 á 20 metros en su veril N. en la 
punta septentrional de Busainga. 



TABLAZO BE MARINDÜQÜE. 349 

Puerto áe Busalnga (i). A 3 7^ millas al SE. del de 
Busin, se encuentra este limpio y abrigado puerto de Bu- 
sainga. Está formado por un canal de 1 milla escasa de lar- 
go y 1 cable de ancho, que se dirige al SO. con sondas en 
todo él de 13 á 20 metros arena y fango. Este canal une el 
abra de la boca del puerto, abierta al ENE. y comprendida 
entre la punta SE. y los islotes de la boca, distantes 4 cables 
entre sí, con sondas de 20 á 23 metros de agua en su media- 
nía, con la espaciosa pero casi cegada ensenada interior, en 
la que se hallan de 1 á 3 metros de fondo en su mayor ex- 
tensión. 

Por la parte E. de esta ensenada desagua el rio Busain- 
ga, y á unos 2 cables al S. de la angostura SO. del canal 
que dá paso á ella, se encuentra un pedregal de unos 2 cables 
de extensión. 

Los llamados islotes de la Boca se hallan unidos á la 
costa N. por un arrecife de piedra y arena, verileando el 
cual se encuentran hacia punta de Piedras, de 5 á 13 metros 
de fondo. 

La punta SE. del puerto despide hacia los islotes de la 
boca una restinga de 1 cable de extensión con 4 metros de 
agua en su extremidad. 

La entrada en este puerto no ofrece dificultad alguna, 
pues es muy limpio, recto su canal y las puntas de las cos- 
tas que lo forman acantiladas, pudiéndose fondear en el lugar 
que mejor acomode. 

Mareas. La pleamar en las sizigias se verifica en este 
puerto á los 0^ 30^ de la tarde. La amplitud de la marea es 
de 1,67 metro. 

liseostaE. deBurlas continúa limpia desde la pun- 
ta de Busaiaga para el SE. hasta la inmediata punta de 
Dapdap, y desde aquí contorneada de un pequeño arrecife 
que pasando por delante de la ensenada que abre la costa al 
S. de la punta Tinamandagan, distante 5 millas del puerto 



(l) Véase el plano del puerto de Basainga, nüm, 202, publicado por el Bép^^ 

sito Hid7*ográf%üo en 1850. 



350 DEREOTEEO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VI. 

de Busainga, se extiende poco más al S. por fuera de los 
inmediatos islotes de la punta Bulac-bulac en que termina 
por el S. la espresada ensenada; ésta tiene 2 millas de an- 
cho y 1 Vi d® fondo y parece cubierta de bajos. Las sondas, 
Terileando el arrecife que corre este trozo de costa, varían 
de 12 á 25 metros fondo piedra y aumentan rápidamente 
hacia fuera. 

El resto de la costa hasta la punta S., extremidad meri- 
dional de la isla, tiene playas en cuyas cercanías se puede 
fondear. 

El» casta O. desde la punta Cuevas, extremo NO. de la isla 
hasta la punta Guinduyanan, 6 millas al S, de la primera, 
se halla también contorneada de pedruscos y de arrecife que 
en algunas puntas sale para fuera cerca de 1 milla y cuyas 
sondas varían, en su cantil de 10 á 30 metros, fondo en ge- 
neral arena. En el intermedio de dichas puntas se forma la 
pequeña ensenada de Alimango, muy hondable y rodeada de 
piedras, con un bajo en la boca de la entrada que se une al 
arrecife que corre la costa^ y más al S. de esta ensenadita se 
encuentra el recodo de punta Palana cerrado por el arrecife; 
después toda la costa es de playas de arena con algunos ba- 
jos fondos ó pequeños placeres que salen poco para fuera, 
en particular donde se forma la ensenada del islote Gorrión, 
conocida con el nombre de boca Engañosa al pie de la vertien- 
te occidental del monte del mismo nombre, que es el más ele- 
vado de la isla El pequeño placer 6 bajo fondo que saledela 
referida ensenada, se extiende bordeando la costa unas 6 
millas al SE. con sondas en su veril de 5 á 10 metros y de 
10 á 13 metros pegados á tierra en otros puntos hasta las 
inmediaciones de la extremidad S. de la isla. 

Algunas cartas antiguas señalan en esta punta meridio- 
nal de Barias un pequeño bajo fondo de arena que se ex- 
tiende al SE. 

Los pasos ó canales que el extremo S. de la isla Burlas 
fDrmacon las de Masbate, Ticaoy costa de Luzon, son lim- 
pios, anchos y hondables y muy frecuentados los dos prime- 
ros en las navegaciones á Manila y China cuando se emboca 



TABLAZO DE MAEINDÜQUE. 351 

el estrecho de San Bernardino y vice-versa cuando se des- 
emboca para salir al mar Pacífico. 

Varios trozos de la costa de Barias y de otras islas de 
este archipiélago que en las cartas del Depósito hidrográfico 
Tan señalados con trozos interrumpidos ó de línea continua, 
no se hallan reconocidos detalladamente ni sondadas sus 
proximidades. 

lii9true<)iones. En la navegación del mar ó tablazo de 
Marinduque viniendo del O* á embocar el paso de Ticao con 
tiempo cerrado de vendavales suele suc eder que como desde 
la medianía de la isla de Burlas (desde el monte Engañoso 
para el S.) la tierra de esta isla es muy baja, se anega á al- 
guna distancia, y próximamente al estar sobre los meridia- 
nos de la boca O. del seno de Ragay aparece como si el 
monte Engañoso fuera la terminación de la isla presentando 
una falsa boca que pudiera tomarse por el paso de Ticao, lo 
que ha causado la pérdida de algunas embarcaciones que 
han navegado á embocar este último paso con tiempo sucio 
del SO.; de aquí que á esta parte de la isla la conocieran los 
antiguos navegantes de Filipinas con el nombre de boca En- 
gañosa. 

Para precaverse de este error bastará tener presente que 
la medianía de la parte baja de las tierras del S. de la isla 
de Burias demoran con el volcan de Albay ó Mayon próxi- 
mamente al N. 38^—37' E. 

Por lo demás, esta navegación no ofrece dificultad algu- 
na; rebasada la isla de Marinduque y Banton no habrá más 
que gobernar al E. algo para elS* hasta estar N-S. con cabeza 
de Bondog y desde este punto gobernar á la parte NO. de la 
isla de Masbate con la idea de no empeñarse con el vendaval 
en la isla de Burias y su boca Engañosa; estando próximo á 
esta isla, se pondrá la proa á medio canal á pasar entre Bu- 
rias y Masbate, y rebasada la punta SE. de Burias se mete- 
rá para el NE. á montar la punta de San Miguel en la isla de 
Ticao, dándole algún resguardo por las fuertes corrientes 
que se experimentan sobre ella y se continuara luego como 
se indica al hablar del paso de Ticao en el capítulo VIL 



352 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO, CAP. VI. 

Müreati. Próximamente en el meridiano de la cabeza 
de Bondog ó en la línea que desde aquel punto vá á la isla 
de Romblon se terifica la interferencia 6 punto neutral, de 
las crecientes de la marea, que se dirigen de los estrechos 
de San Bernardino y de isla Verde hacia el centro. Las va- 
ciantes siguen la dirección contraria, esto es, desde cabeza 
Bondog hacia los extremos; pues se ha observado que nave- 
gando hacia cabeza de Bondog con marea favorable se ha 
tenido contraria al pasar su meridiíino. 

No se ha observado particularmente el fenómeno de la 
marea en este punto por lo que no se conoce su estableci- 
miento^ amplitud, etc.; pero todo hace suponer que sensible- 
mente siga las mismas leyes generales de las mareas del ar- 
chipiélago, con alguna modificación en su amplitud y velo- 
cidad, análogamente á lo que se observa en los canales abier- 
tos en sus dos extremos al encontrarse dos ondas iguales ó 
desiguales de poca intensidad como son las que penetran 
entre estas islas. 

^rieiitos. Sobre la costa de Luzon, en los senos de Ta- 
yabas y de Ragay, el terral que se entabla en ambas mon- 
zones durante la noche suele ser generalmente flojo, pero á 
menudo desfogan turbonadas que obligan á fondear para no 
separarse de sus costas. 



PASO J>E TICAO. 353 



CAPITULO m 

PASO DE TIGAO, 

Costado Luzon, desde la punta Panganiram á la punta Tagiran.— Isla de 
Ticao.— Costa NE. de Masbate. 

VABIACION DE LA AGUJA, 1" NB. EN 1875. 

Costas, deliuzoit. Desde la punta Panginaran, ex- 
tremidad oriental del seno de Ragay, que es baja, y despide 
una corta restinga al SE., la costa corre próximamente al 
ENE., sucia y formando recodos con bajos en sus puntas 
hasta la ensenada de Magalabat. Esta ensenada dista unas 6 
millas de Panganiran, se halla abrigada de los vientos del 
primero y segundo cuadrante, y se reconoce por una man- 
cha grande de cogonal que hay en su punta K; sobre esta 
costa se encuentran 10 y 5 metros de fondo próximos á 
tierra. 

El islote Solitario, que se halla en el intermedio de este 
trozo de costa al E. de punta Panganiran y á 1 milla de la' 
playa más próxima, es sucio por la parte de tierra á la que 
está unido por arrecifes de piedra que velan en todas direc- 
ciones á bajamar, y no debe intentarse su paso N. 

La costa sigue al mismo rumbo hasta la visita de Guina- 
hagan ó Marigondon que está en el fondo del recodo como á 
unas 2 millas del desagüe de un pequeño rio, con playa tan 
acantilada, que se encuentran 17 á 20 metros próximos á la 
orilla. 

Desde la expresada visita de Marigondon mete la costa 
al SSE. con buen fondeadero en casi toda ella, y sus tierras 
vienen disminuyendo de altura hasta la punta Marigondon 

23 



3S4 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIL 

que es amogotada de piedra, tajada, sondándose á pique de 
ella 28 metros arena: á la parte E. de esta punta, se forma 
un recodo y en su fondo se halla la visita Magaan, 

Las sondas en la dirección de las puntas Panganiran y 
Marigondon son profundas, no encontrándose fondo con 200 
metros de cordel, á menos de l milla de la última punta. 

Mjm eosfta de Donziil se dirige próximamente al SE. i 
E.| hasta el puerto de Putiao, que dista unas 8 millas de la 
punta Marigondon; es baja, de playa de arena y aplacerada, 
con buen fondeadero hasta el rio y pueblo de Donzol que se 
halla en la medianía de la costa: la barra del rio tiene 0,8 
metros de agua en bajamar y despide grandes bancos de 
arena, que se extienden á más de 1 milla, con fondo de 25 y 
20 metros en el cantil exterior y 123 metros á 7^ milla más 
afuera. 

El rio es bastante ancho, y pasada la barra, se encuen* 
tran á más de 1 milla rio arriba 1,7 á 8,3 metros fondo 
fango. 

El pueblo de Donzol, situado en la boca del rio, á la ori- 
Ha izquierda, se compone de una población de 4.682 habi- 
tantes, cuya industria principal, además de la agricultura^ 
consiste en la fabricación de tejidos finos de abacá y petates 
de palma, y también se ocupan en la extracción de aceito 
del cacao, en la caza y en la pesca. 

El pueblo de Donzol y el baluarte que hay sobre la mar- 
gen derecha del rio, se ven desde la mar. 

Desde la boca del rio, sigue la costa de playa de arena 
corrida de un pequeño placer de arena con 6 á 10 metros de 
fondo en bu cantil, siendo toda ella buen fondeadero, y en 
el intermedio hasta la punta y visita de Dumagait hay otras 
tres visitas insignificantes. 

De esta punta Dumaguit, sale un arrecife de cerca de 1 
milla de extensión que vá á unirse cou un islote ó pedrusco 
que demora al E. de ella á la entrada del puerto de Putiao, 
por lo que no debe atracarse mucho. 

El imerto de Putiao es un saco de poco fondo, que los 
buques de cabotaje que comercian por esta parte lo toman en 



PASO BE TICAO. 355 

pleamar; está comprendido entre las puntas de Dumaguit 
al O. y Cutcut al E., rodeadas de arrecifes; tiene en su boca 
poco más de 1 milla de ancho y se interna primeramente 
unas 3 millas al NNO. y luego otras 2 millas al NK ha- 
cia la boca del rio que desagua por esta parte. Los bancos 
de arena que rodean sus costas lo reducen á la mitad de ex- 
tensión, pues vienen á unirse de E. á O. á unas 2 millas de 
la boca con sólo 0,8 metros de agua encima. Las sondas de 5 
metros en la boca del canal de entrada, disminuyen á 3,3 
metros á 1 milla más adentro al acercarse al fondeadero 
que se halla al NO. de la punta Gorda formada por la ter- 
minación NE. de las tierras de Dumaguit. 

Para tomar este puerto, es menester ir con el escandallo 
en la mano y poca vela, acercándose convenientemente al 
arrecife de Dumaguit, gobernar al NE. á la costa del E., 
para montar el bajo fondo que despide para el E. la punta 
Gorda, luego poner la proa al fondeadero que se halla al 
NO. y próxima á la expresada punta Gorda, en 5 metros 
fango. Puede fondearse también con tiempo del O. al N. del 
farallón que se halla al E. y limita por esta parte el arrecife 
de la punta Dumaguit, en 3,3 metros fondo arena. 

lia ensenada de Palatuan se halla inmediatamente al 
E. del puerto de Putiao, toda ella está cubierta de bajo-fon- 
do, pues las puntas Calcut al O., y la de Bantiqueal E., 
que la forman, se hallan casi unidas por el arrecife que sale 
1 milla para el S. de la primera punta y el extenso pedregal 
que despide la segunda punta para el O., los que sólo de- 
jan una pequeña abra de 6,7 metros de agua y 5 metros 
de fondo, piedra y arena, J milla al interior donde se cierran 
los arrecifes. 

Las sondas exteriores de estos arrecifes que en punta 
Calcut salen próximamente 1 milla para fuera, varían de 6 
á 10 metros. 

li» punta Bantique Separa la ensenada de Palatuan 
del puerto de Sorsogon; es redonda, baja, arbolada y de pie- 
dra, con playa de cascajo y pequeños frontones tajados, de 
arcilla. En su extremo S. se vé un telégrafo ó vantay. 



356 DERROTEfiO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VII. 

El bajo de piedra que rodea esta punta, y la costa rasa 
de playa de arena que corre hasta el rio Bacalaya en el puer- 
to de &>rsogon, desatraca poco de la punta; pero sale, 
como acabamos de decir, frente á la ensenada dePalatuan. 

El bajo-fondo de arena y piedras que desde la costa de 
Bantique sale para el SE. y que contorneando la kla Malu- 
mahuan concluye en el expresado rio Bacalaya, tiene su 
menor fondo 2 Vj, metros piedra^ á unos 7 cables al SSO. de 
Malumahuan, variando el braceaje en su cantil exterior de 
8 á 12 metros fondo arena. 

El puarto Am SorsesoBi es el mejor de todos los que se 
encuentran en el pg^o del estrecho de isla Verde al de San 
Bernardino; es propio para toda clase de buques; el de re- 
fugio para los que navegando en el mar de Marindu- 
que se encuentren sorprendidos por alguna colla 6 baguio 
que corra por el N. del paso de Ticao y el de arribada para 
los buques que hayan sufrido averias al pasar el estrecho de 
San Bernardino. 

En su boca comprendida entre la punta Bantique al O. 
y la de Bagatao al E., se encuentran las islas de Bagatao y 
Malumahuan que la dividen en tres canales, siendo el que 
forman las dichas islas entre sí el principal y único practica- 
ble para toda clase de buques, pues el llamado de Boca chi- 
ca al E* de la isla de Bagatao es muy estrecho con una pie- 
dra en su parte S , y para pasar por él, aun las lanchas de- 
ben aproximarse á la costa de Bagatao que es limpia con 13 
á 15 metros de agua, lo que no sucede á la opuesta. Todavia 
es peor el canalizo que se encuentra entre la isla de Luzon 
y el placer que despide la de Malumahuan, que aunque de 5 
a 8 metros de fondo, es muy estrecho. 

La Boca Grande 6 entrada principal abierta al SSO., tie- 
ne 1 i milla de ancho con fondo variable desde 16 á 37 me- 
tros, siendo la costa O. de Bagatao limpia y acantilada, 
y aplacerada en el veril de 7 J metros á unos 2 cables de 
distancia de la costa E. de la isla de Malumuhuan. 

El canal tiene próximamente 6 millas de largo al NR 4 
E. con fondo irregular de 26, 33, 23, 15 y 25 metros sobre 



PASO DE TICAO. 357 

la punta Macugil que destaca á 1 7^ cable al N. J NE. un 
cabezo de piedra cubierto por 2 metros escasos úe agua, don- 
de varó el vapor Magallanes el año 1861. 

Las costas é islas de una y otra banda que forma» el canal 
son limpias, y los islotes que destaca la del N, acantilados 
por la parte de fuera, por lo que, navegando á medio canal, 
se va zafo de todo peligro. 

La bahía de Sorsogon, á que se sale pasado el canal de 
entrada, es espaciosa y tiene 9 millas de profundidad 
al ENE. hasta las proximidades del pueblo de Sorsogon, con 
sondas que disminuyen progresivamente desde 17 á 5 metros 
fondo fango. Al N. de esta bahía hay una gran ensenada de 
7 I metros fondo fango en casi toda su extensión. 

Desde que se entra en el canal del puerto puede buscarse 
el fondeadero que más acomode entre los muchos que pre- 
senta. 

La costa de Casiguran, al S. de Sorsogon, es notable por 
la deformación que experimenta. Según su aspecto y los 
datos de más confianza, disminuye desde hace tiempo anual- 
mente 0'84 de metro. 

Inslrucoiones. Para entrar en el puerto de Sorsogon 
á la vela, se procurará ponerse á 1 Va niül^ ^^ S. de la isla 
Malumahuan y desde aquí se hará rumbo á la punta N. de 
Bagatao hasta que al empezar á aumentar el fondo á 20 y 
23 metros se meterá sobre babor á llevar la expresada 
punta N. por la jarcia de trinquete de estribor con objeto de 
franquear la boca del canal, lo cual conseguido, deberá en- 
tonces atracarse más á la punta N. de Bagatao que á la cos- 
ta de babor por ser aquella más acantilada; franqueada la 
boca del canal, si se fsere al fondeadero de Bagatao, se cos- 
teará esta isla por di N. á distancia de 1 cable yendo por 23 
metros de agua hasta hallarse frente de una pequeña ense- 
nada de playa de arena, en donde podrá dejarse caer el an- 
cla en 17 metros de fondo; pero si se sigue á la bahía de 
Sorsogon para fondear al abrigo de la isla Poro, luego que 
se tenga abierta la bahía se gobernará al ENE. procurando 
promediar el canal entre ambas tierras hasta que el islotillo 



358 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIL 

de Tumalaytay demora entre cuadra y mura de babor que 
se enmendará la proa al NE. J E., rumbo que conducirá por 
la medianía del canal hasta rebasar la punta Macugil y la 
N. de isla Poro; entonces se meterá la proa para el S. y se 
continuará á fondear en 10 metros de agua en el recodo que 
hace esta última isla al NE., abrigado de los vientos del SO. 
A la salida de este fondeadero, se tendrá cuidado al 
venir gobernando el OSO. ala punta N. de Bagatao que la 
marea vaciante no aconche sobre boca Chica; para lo cual 
se procurará llevar la proa de la medianía de la isla Bagatao 
para la punta N. 

Eí» isla de Wujgatno, además del fondeadero que indica 
el plano de Malaspina á su parte N., por la parte del SO. 
despide un placer de arena fina, negra, tan ventajoso para 
fondear con todo tiempo por su extensión, que una embar- 
cación que tenga buenas cadenas puede considerarse segu- 
ra, si logra d ejar caer las anclas en él, aun cuando se en- 
cuentre sorprendida por un baguio entre las islas de Bu- 
rias, Masbate y Ticao. 

Recursos. Dentro del seno del puerto de Sorsogon, hay 
varios pueblos en que se encuentra arroz y ganado vacuno 
en abundancia, gallinas, pollos y verduras. El pueblo de 
Sorsogon tiene 9.343 habitantes. 

ElYoleaiide Bulusan^ situado en la extremidad SE. 
deLuzon, visto desde el SSO. á la entrada occidental del 
estrecho de San Bernardino, presenta dos picos, el del O. de 
cima arredondeada en forma de campana que forma el cono 
de erupción y el del K como resto de una cumbre anular, 
formando una alta cresta dentellada. 

Ij» «opta de la isla de Luzon desde la salida del puerto 
de Sorsogon y canal de Bagatao, hasta Va puata Bulac ó 
Gata, que se halla 9 millas más al SSO., eztk formada en 
algunas partes de barrancos de tierra, y en las más, de pla- 
yas de arena, que con un declive suave ofrecen buen fondea- 
dero á distancia proporcionada aun para buques mayores. A 
unas 6 millas de distancia de Bagatao, hay una pequeña al- 
tura escarpada que indica el paraje de donde sale un banco 



PASO DE TICAO. 359 

de arena que se extiende cosa de Va i^üla para faera con 
sólo 1,6 metros de agua encima. 

Toda esta porción de costa es aplacerada en una exten- 
sión de 2 ó 3 millas para el O., sondándose en el cantil 54 me- 
tros y 27 metros á 1 Va niilla de la playa, fondo que vá dis- 
minuyendo hasta 8 y 6 metros muy cerca de tierra. 

Rio y pueblo de Bulan^ El rio que pasa junto á la po- 
blación de Bulan nace en las cercanías del anejo llamado 
Gafa, y dirigiéndose de E. á O. desagua al N. de la punta 
Saban inmediata al S. de la de Bulac; su barra tiene 1,4 
metros de agua en bajamar, y dentro es hondable con muy 
poco desnivel. 

El pueblo situado sobre la orilla derecha á corta distan- 
cia, comunica con el de Bulusan, que dista unas 5 Va leguas 
al NE. Su población asciende á unos 2.500 habitantes, ocu- 
pados en la agricultura y beneficio de sus producciones. 

Sobre la punta Bulac, que es de arena, bastante saliente 
y rasa, hay un vantay 6 baluartillo. 

li» punía de JLnga», á más de 2 V2 niillas al SE. de la 
de Bulac, se vé algo elevada, y entre ambas se forma la en- 
senada de Otabe, poco profunda, de playa arenosa y fondo 
de 20 á 5 metros arena. 

Eia ensenada de Bñlag se halla á 2 V2 ^iHas al SE. 
de punta Bulac, y está comprendida entre las puntas An^is 
al O., y la de Barugo al E.; es una buena ensenada de cerca 
de 1 milla de ancho y 1 milla de profundidad, con 27 metros 
de fondo arena en su centro. Su punta O. tiene una restinga 
que dobla la costa correspondiente del puerto; y la del E. 
despide también otra pequeña restinga y en la dirección d^ 
las dos puntas se encuentran 27 á 30 metros de fondo. La 
rivera de la ensenada es montuosa en algunas partes hasta 
la misma playa y poblada de árboles; el braceaje de esta en- 
senada, admite toda clase de buques. 

Eia ensenada de llarinap sigue á la anterior y está 
comprendida entre la punta Barugo y la de Lipata; también 
es buena para buques de cualquier porte; la playa es en par- 
te arenosa y en parte de manglares. 



360 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO, CAP. Vil. 

Intre la punta Lipata y su inmediata al SE- de Caba- 
rauan se forman las pequeñas ensenadas de Lipata grande 
y Lipata chico, y entra la punta Cabarauan y la de Tajiran 
las llamadas de Cabarauan, de Canomalag y Tajiran ; todos 
estos recodos son hondables y limpios hasta muy cerca de 
tierra, pero abiertos y con sondas sobre sus puntas de 50 
metros. 

I^a piitito rragtrati se halla á 9 | millas al NE. de 
punta Bulac; es un pequeño collado que se desprende de los 
montes altos de la cordillera. 

Su cima termina en forma de mesa, dando lugar á un pe- 
queño prado de poco desnivel, que siendo de un verde más 
claro que el resto de la costa que la comprende, la hace visi- 
ble aun á larga distancia. Como á unos 33 metros de la pun* 
ta, hay tres ó cuatro piedras desprendidas de ella, y al pié 
áe encuentran 8 metros arena y 25 metros poco más afuera. 

Eias floiidas. Entre las puntas de Bulac y la de Burujo, 
son de 20 á 30 metros á 1 milla de tierra; pero desde la úl- 
tima punta hasta la de Tagiran, la costa es muy acantilada 
y en las diferentes puntas que forman las pequeñas ensena- 
das descritas, se sondan á menos de 2 cables de ellas 50 
metros, 

El eanal que forma esta parte de costa de Luzon con la 
isla de Ticao tiene 8 72 imillas de ancho; es todo él muy lim- 
pio y pueden atracarse sus costas á 1 ¿ ó 2 millas. Se halla 
poco sondado y sólo en la medianía de su boca NO-, entre 
la costa de Bantique y la cabeza NE. de Ticao, se sabe que 
su profundidad es de 75 metros arena. Es el paso que toman 
los buques que entran 6 salen por el estrecho de San Ber- 
nardino. 

Las corrientes que se observan en este canal no bajan de- 
4 millas de velocidad horaria y corren á longo de costa. 

I^a l9la de Vleao se tiende de NO. á SE. en una exten- 
sión de 23 millas; tiene 6 millas de ancho en su cabeza N. y 
va estrechando hacia su extremo S. llamado punta San 
RafaeL Desde esta punta, corre á la inmediata punta Vigía 
de la isla de Masbate, una cadena de islotes y piedras so- 



PASO DE TICAO. 361 

bre un banco ó arrecife sub-marino de 50 á 60 metros da 
fondo que une dichas puntas. 

Esta isla es montuosa y sus principales puertos, aunque 
no muy buenos, son el de San Miguel y el de San Jacinto. 
Ticao divide el paso de su nombre en dos canales; el del 
O. que forma con la isla de Masbate tiene unas 5 millas en. 
su menor ancho, y aunque limpio y sondadas sus costas, no 
lo está el resto de él; el del E., que forma con la costa de 
Luzon, de unas 8 ^ millas de ancho, es, como hemos dicho, 
el más frecuentado y el que debe tomarse en la navegación 
por el estrecho de San Bernardino. 

El puerto de San Miguel se halla en el extremo N. 
de la isla de Ticao, tiene 1 milla de ancho en su boca y 1 i 
milla larga de profundidad, sondándose en general en todo 
el puerto de 84 á 46 metros de fondo arena y más de 90 me- 
tros en su boca. Los islotes, limpios y acantilados, que se ha- 
llan próximos á las puntas de la entrada, forman con ellas 
estrechos pasos; de 7^ cable de ancho y 17 metros de agua 
el de la punta O., y de 1 i cable de ancho y 75 metros de 
fondo, el que deja el islote de la punta E. 

Desde la medianía de la costa O. del puerto, sale para el 
E, rodeando tres islotes un arrecife de piedra que no vela 
y avanza 3 cables al NE. del islote más afuera, en cuyo ex- 
tremo se sondan de 4 á 5 metros; este arrecife contornea el 
fondo del puerto formando un canalizo al S. de los tres re- 
feridos islotes que se halla en el interior del puerto, 

Sus costas son muy acantiladas y el fondeadero se en- 
cuentra al E. del citado arrecife á unos 4 cables al N. de 
una punta entre playas de arena que forma al O. el pequeño 
saco que se interna unos 8 cables al SE, del puerto. 

Este puerto, abierto al NO. y de mucho fondo, aunque 
no es bueno, puede ser útil por su situación para un buque- 
grande que bajo un temporal y cerrazón se vé empeñado con 
la punta 6 islotes del Diablo 6 sin tiempo para tomar el 
puerto de San Jacinto 6 alguno de la isla de Masbate. 

liO» Islotes de punta del Diablo SOn tres islotes lim- 
pios y acantilados que salen 1 i millas al NO. de la punta 



362 DEEROTERO DEL ARGHiPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VII. 

del Diablo; es donde empieza á sentirse con fuerza la corrien- 
te del estrecho que tira hacia ellos, razón por la que debe 
tenerse mucho cuidado al montarlos. 

tía ensenada de Tagdiíjgan, se halla á 7 Va ^^^^^^ ^1 
SE, de la punta del Diablo; está abierta al NE. y tiene i 
milla de ancho y Va de profundidad; la contorna un peque- 
ño placer de arena con piedras sobre la punta S. de la ense- 
nada, que se extiende por la costa 2 millas al NE. y al SSE. 
hasta el inmediato puerto de San Jacinto. En esta ensenada 
se encuentran 30, 16 y, 3 metros arena en el fondo, y de 6 á 
15 metros en el veril del placer, que corre la costa en las 
proximidades de la ensenada. 

£1 puerto de íi»an Jaelnto (1) está á 3 millas al S. de 
la ensenada anterior; se halla abierto al E. con buen tende. 
dero; es pequeño y su entrada estrecha. Este puerto ha sido 
el punto de escala de las naos que hacian viajes entre Mani- 
la y los puertos de Acapulco y Lima; en él fondeaban á es- 
perar viento entablado del O., y la marea vaciante para atra- 
vesar el estrecho de San Bernardino para el E., ó cuando 
venian de vuelta para Manila, á que cedieran los vendavales 
ó tiempos del O. 

La boca de este punto, comprend ida entre la punta San 
Francisco al N. y la de San José al S., se reconoce fácilmen- 
te por un fuerte con bastiones redondos, construido en la 
punta S. de la entrada, sobre una roca peñascosa, elevándo- 
se las tierras en conos por detrás. 

El pequeño placer 6 faja de arena que continúa esta cos- 
ta, rodea también las costas interiores de San Jacinto, sepa- 
rándose el veril de 6 metros de fondo unos 3 cables al SE. de 
la punta de San Francisco y 1 Va cable al NE. de la punta de 
San José, quedando reducido el canal de la boca entre estos 
veriles, á 3 cables de ancho, anchura que próximamente 
conserva el puerto hasta su fondeadero. Las expresadas pun- 



Ql) Plano inédito del puarto de San Jacinto, levantado por D, Cosme Berfco- 
daño, alférez de navio de la Real Armada y comandante de la goleta Valdés^ en 
Junio de 1702, 



PAbO DE TiCAO. 363 

tas de la entrada, despiden: la del N. ó de San Francisco, un 
arrecife de piedras que sale 1 cable para el E., y la del S. 
ó de San José, algunas piedras próximas á ella, con fondo de 
1 metro en los cantiles. 

La punta llamada de la Bodega, á unos 2 cables al N* 
de la de San Francisco, tiene próximo á ella un pedrusco, 
conocido con el nombre de Piedra de la Vela, que so distin- 
gue por su color blanco; y sobre la costa del S., á unos 5 7» 
cables de la punta de San José, se halla otro islote llamado 
el Solitario; ambos sobre 1 metro de agua. 

Las sondas del puerto disminuyen progresivamente des- 
de la boca, en que se encuentran 30 metros hasta 6 metros 
fango, en el cantil del bajo fondo de arena y piedra en que 
termina el interior del puerto, y en el que se encuentra el 
estero de Santa Kosa, que sólo pueden entrar en él lanchas á 
pleamar. 

La costa N. del puerto forma una punta muy marcada 
con una inflexión por su parte O. llamada punta San Cos- 
me; dista unos 3 7^ cables al SO. de la de San Francisco, 
con 6 metros de agua á menos de 1 cable de ella. La costa S- 
es recta por el O. con dos pequeños esteros; el primera de 
ellos en la medianía de la costa, tiene cerca de él un pozo 
de agua dulce, y también se encuentra otro pozo igual en la 
costa N. á unos 4 cables al O. de la punta San Cosme. 

El mejor fondeadero se halla sobre la costa S., por ser 
menos aplacerada, entre 15 y 17 metros fango, demorando 
la punta San Cosme al NNE.. y la iglesia y fortaleza de 
punta San José al S. eé"" E. 

Instrui^eloiies.—Los buques que recalasen de noche y 
no se atreviesen á entrar, pueden fondear delante del puerto 
entre 44 y 10 metros, pero siendo el placer que despide acan- 
tilado y poco extenso, será prudente aguantarse sobre las 
gavias luego que piquen 44 ó 46 metros de fondo, pues el bra- 
<3eaje cae de pronto á 6 metros, al aproximarse á las puntas 
de la boca. 

Aguada .—Además de la que se encuentra en los expresa- 
dos pozos á la parte del N. y O. de la punta de la Bodega, 



364 DERROTKRO DEL ARCmPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VII. 

á distancia de menos de 3 millas hay un rio con bastante 
caudal, en el que puede un buque proveerse de agua, con 
más comodidad que en los expresados pozos, en que es 
escasa y peor. 

Kmm mareas son poco sensibles, y su amplitud no llega 
á 1 7, metro; la corriente es también poco sensible. 

El pueblo de San Jacinto, próximo y al O. de la fortaleza 
déla punta San José, se compone de más de 300 casas, con 
2.000 habitantes. 

El seno d© Tlrao se halla 5 */, millas al S. del puerto 
de San Jacinto; está abierto al E., y delante de él, á menos 
de 1 milla, se sondan de 25 á 40 metros de agua, fondo que 
disminuye progresivamente á 18, 10 y 5 metros fango den- 
tro del seno. La punta S. de este seno despide para fuera un 
arrecife de piedras que sale f milla, y doblando esta para el 
S. se halla el recodo llamado de Butoan. 

Entre San Jacinto y este seno de Ticao abre la costa otros 
dos pequeños senos, de los cuales el más N. tiene sus puntas 
rodeadas de piedras que salen poco, con 8 á 10 metros de 
fondo, y el otro, separado del primero por un pequeño fron- 
tón, es insignificante, con 16 á 8 metros de fondo delante de 
su boca. 

JLu ensenada Biton, á 3 millas al S. de la de Ticao, 
está formada por un canalizo que abren hacia ella los arre- 
cifes que rodean sus puntas, que en la del S. salen cerca de 
I milla para fuera, con fondo de 6 á 12 metros en el cantil 
N. Este arrecife empieza en la punta S. del seno de Ticao, y 
contorneando las puntas de la costa en una extensión de cer- 
ca de 1 milla, viene á terminar en las proximidades de la 
punta San Rafael por un pequeño placer de 5 metros de fon- 
do en su cantil. 

E«« easta» de la isla de Ticao, sin embargo de que no 
tienen ningún buen puerto, presentan muchos fondeaderos 
en las varias ensenadas que se abren en la del E. y en el pla- 
cer de arena, que se extiende bastante hacia fuera en dicha 

parte. 

La costa O. es muy hondable, bastante escarpada y no 



PASO DE TICAO. 365 

tiene buenos fondeaderos; muy cerca, y á lo largo de casi 
toda ella, se sondan de 10 á 13 metros de fondo* A unas 3 V 
millas al S. de la punta NO. de la isla se encuentra un islote 
llamado Bujú, unido á tierra por un corto arrecife cubierto 
por 3 metros de agua, y próximo y al O. de la punta S. se 
halla otro llamado Tatas. 

Paso de Cabeza de KTegrlto. De la punta más S. de 
Ticao, llamada de San Rafael, y la de San Gabriel de la isla 
de Masbate, que se halla 8 | millas al SO. de la primera, se 
extiende una cadena de islotes que dejan canales entre sf, 
siendo los más practicables los que forman los pedruscos lla- 
mados Cabeza de Negrito con la isla de Matabao, próxima 
á Ticao, y con la de Majearagui, la más N. del grupo de los 
de la punta de Masbate; el primero de estos pasos tiene 1 
milla próximamente de ancho, con más de 67 metros de 
fondo, y el segundo, algo más ancho, tiene 50 metros de 
fondo* 

La isla de Matabao tiene un banco de arena que, abra- 
zando toda la costa E., se extiende al NK 1 7^ milla, con 3 
metros de agua en su menor fondo y 15 metros en sus canti- 
les. Esta isla, y su bajo fondo de 3,3 metros de agua, forman 
con el que despide al NE. la punta S. de Ticao un estrecho 
canal de 15 á 20 metros de agua. 

Las islas Majearagui, Pan de Azúcar, Macapagaa, la pie- 
dra que entre ellos vela y la isla Deagan, forman entre sí 
estrechos pasos de ninguna importancia, y el que esta última 
isla abre con la punta de San Gabriel ó Vigia de Masbate, 
tiene 8 metros de fondo. 

Las corrientes de marea tiran con fuerza de 3 á 5 millas 
en estas angosturas, produciendo remolinos que pueden ha- 
cer zozobrar una embarcación de remo. 

Los pedruscos llamados Cabeza de Negrito se cubren en 
pleamar; son limpios, y á su alrededor se sondan 25 metros 
de agua. 

Ifllift de lUasbate. Esta isla, comprendida entre la parte 
SE. de Luzon y la NE. de Panay, que se tiende de NO. á 
SE. en una extensión de 72 millas, es de figura triangular. 



366 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIL 

toda ella montañosa, formada por una cordillera central bas- 
tante elevada, que sifiruiendo una dirección semicircular ter- 
mina en las puntas SO. y SE, de la isla, esparciendo hacia 
el NO. una ramificación que va á formar la punta Bugui; las 
otras puntas, de menor importancia, son estribaciones de es- 
tas mismas cordilleras. 

La costa NE, es limpia y bastante acantilada; pero la del 
O- y & se hallan sembradas de islotes y bajos fondos. Como 
á cada paso se descubren nuevos escollos cerca de estas cos- 
tas, convendrá navegar por ellas con mucha precaución. 

C^ostaME:. de ülasbate. — La punta Bugui, extremidad 
NO. de la isla de Masbate, es alta, escarpada y acantilada; 
forma con la punta S. de la isla de Ticao el frecuentado canal 
por donde pasan los buqués que van y vienen del estrecha 
de San Bernardino. 

El puerto de Barreras Coloradas es un puerto de gran 
extensión con varios senos de muy buen tenedero; las tierras 
que forman la entrada y las que rodean el puerto, son en la 
mayor parte montuosas y coloradas, de lo que parece ha to- 
mado nombre el puerto. La boca está comprendida entre la 
punta Colorada al O., y la de Cadbatan al E,; tiene 2 7^ mi- 
llas de ancho y 50 á 55 metros de fondo. 

La punta Colorada despide una restinga que sale 3 cables 
para fuera, con unos 8 metros de agua en su extremo, y de- 
lante déla de Cadbatan, hay un islote á 1 7^ cable de la cos- 
ta, rodeado de piedras, cerca de las cuales se sondan 27 
metros. 

En la medianía del puerto, se encuentran 33 á 45 metros 
de fondo arena gruesa, y 27 á 23 metros en su parte NO.; 
pero en la del O., además de ser el fondo piedra, el arrecife 
que contornea la costa N. avanza en aquella parte unos 
8 cables hacia el E. con 10 á 6 metros de fondo en sus 
proximidades. Entre este arrecife y la terminación O. de la 
playa de arena de punta Colorada, que es limpia y acantila- 
da, es un buen lugar de fondeo en 40 metros fango y arena 
gruesa, abrigado de todos vientos excepto de los del primer 
cuadrante. También puede dejarse caer el ancla más á la 



PASO DE TICAO. 367 

boca y resguardado de los vendavales, al demorar la pun- 
ta Colorada al N. por 40 ó 45 metros fango. 

En la parte S. del puerto se halla la boca de un rio 6 
saco, de unos 3 cables de ancho, que profundiza próxima- 
mente 2 millas, con 8 á 10 metros de fondo á su entrada y 5 
á 3 metros hacia el interior donde se encuentran unos islotes, 
siendo la parte O. del saco más hondable que la del E* 

La visita de Aroroy se halla sobre la costa E. del puerto. 

Aguada.. En el puerto no se presenta lugar alguno en 
que se pueda hacer aguada; es menester subir rio arriba 
para encontrarla. 

Viniendo del 0.^ doblada la punta NK de Masbate, se 
encuentra la bahia de Barreras Coloradas, que no admite 
equivocación; para tomarla se seguirá la costa hacia el S. 
hasta que se advierta en ella una quebrada, a la que se pon- 
drá la proa para cojer el fondeadero; al estar próximos se 
advertirá en la punta N. de la entrada, un pequeño cerro que 
toma el nombre de punta Colorada y despide restinga hacia el 
E.; se atracará á ella y la sonda del plano indica el fondeade- 
ro; la costa N. de esta bahia es bastante acantilada, y en el 
fondo de ella hay un arrecife que sale bastante al E. 

El puerto de lá Magdalena se halla á 9 millas al SE. 
del anterior; es muy pequeño pero de muy buen fondeadero 
á pesar de estar descubierto al NO., y seguro en todas esta- 
ciones; los buques pueden amarrarse con cuantas amarras 
quieran á los árboles en su parte interior, y caso de varar 
con los pocos vientos á que está descubierto, no se corre pe- 
ligro por ser el fondo fango. Las sondas disminuyen desdo 
37 metros en la boca, á 6 metros arena frente al pueblo si- 
tuado al E. del puerto. 

Las orillas de este puerto son de playa de arena gruesa» 
y las puntas de fuera despiden restingas á las que debe dar- 
se resguardo, en particular á la del NE. En cada uno de los 
recodos del puerto al E, y O., hay un riachuelo; pero para 
encontrar el agua enteramente dulce es preciso subir muy 
arriba de ellos. En el fondo del puerto hay bajo-fondo; los 
mangles llegan hasta el agua, y las tierras que lo rodean se 



^68 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIL 

elevan á mediana altura presentando bosques impenetrables. 
El puerto de la Magdalena, que forma una bonita herra- 
dura, se reconoce por el pequeño lugar llamado B aliño, que 
está situado en la costa sobre una pequeña eminencia. Para 
asegurar un buque en este paraje, es menester fondear fuera 
y meterlo á laespia, á causa de una restinga que forma un 
<íanal angosto^ y que está en la parte N. 

PaeMo de Ballno. Se halla á unas 3 millas al NO. del 
puerto de la Magdalena sobre la costa y próximo al desagüe 
de un riachuelo, situado sobre terreno llano en una hermosa 
situación; se compone de unos 1.626 habitantes. Puede ad- 
quirirse en él algunas verduras, gallinas y mié 1. 

El puerto de Palanog (1) se halla á 6 millas al SE. 
del de la Magdalena; es también pequeño, hondable y abriga- 
do de todos vientos. Su boca, abierta al NE., deja un canal 
de 3 cables de ancho, con 50 metros de fondo, comprendido 
entre los veriles de 12 y 13 metros de los arrecife que des- 
piden las puntas de la entrada, sobre todo la del SE., de la 
que el arrecife sale hasta cerca de la mitad del ancho de la 
boca del puerto, por lo que al estar entre puntas deberá atra- 
carse á la del NO., pues de esta sólo se separan las piedras 
i de cable; pero teniendo presente al hacer por el puerto que 
ios arrecifes que rodean las puntas de la boca se extienden 
algo más hacia fuera sobre la costa inmediata exterior. En el 
arrecife de punta Vantay ó del NO. varó en 1874 el vapor 
Dagup an. 

Estos arrecifes continúan contorneando la costa del puer- 
to, cuyo interior termina al SO. en un extenso bajo fondo. Las 
sondaa disminuyen progresivamente desde la boca al fondo 
del puerto, encontrándose 33 metros en la medianía y 8 me- 
tros en el cantil del expresado bajo fondo. En la parte N. del 
pequeño seno que se forma en la costa E. del puerto se halla 
el pueblo de Palanog, frente al cual, y á 2 cables de su pla- 
ya de arena, se sondan de 30 á 33 metros. 



(1) Véase el plano del puerto de Panalog, EÚm. I? D3, publicado poc el Depósi- 
4» Hidrográfico el año de 18G4. ^ 



PASO DE TICAO. S69 

Doblada la punta SE. del puerto de Palanog y el bajo fon- 
do de cerca de 7^ milla de extensión que despide al NNE., 
se encuentra la ensenada de Mobo, de unas 2 millas de an- 
cho, casi cerrada por el bajo Puntud, que se extiende delan- 
te de su boca, formando un canalizo de 15 á 25 metros de 
fondo con la costa interior de la ensenada, que termina al S. 
en la punta Sagausauan. El bajo Puntud sale 1 milla para 
fuera de la costa, y en su cantil exterior se sondan 6 y S 
metros de agua. 

En la parte S* de la ensenada desagua un riachuelo, y á 
su orilla, á 1 milla escasa de su boca, se encuentra el pueblo 
de Mobo con 1.5ÜÜ habitantes: el terreno es montuoso y muy 
fértil. 

¡Senos de üson y de ]irar€). A S millas al SE. de la en- 
senada de Mobo se halla la punta Paniciui, y entre esta pun- 
ta y la de San Gabriel al E., distantes 7 millas entre sí, for- 
ma la costa los expresados senos abiertos al NO. y separados 
por un extenso y montuoso frontón que avanza de la costa 
unas 3 millas al NO. La cabeza de este frontón, desde la 
punta Tabunan, extremo R, despide para el O., rodeando 
su costa, un bajo fondo ó placer de arena, que salo '/, milla, 
con 13 metros de agua en su veril. 

El seno de Uson, de 1 milla de ancho y 2 millas de pro- 
fundidad, tiene 25 metros de fondo en su boca, disminuyen- 
do hasta 5 metros á la mitad próximamente de su extensión, 
desde donde para el interior es bajo fondo. En la playa, a 
corta distancia de esta ensenada, sobre terreno llano, está 
situada la visita que le dá nombre. 

El seno de Naro, comprendido entre la punta Camanoc 
del expresado frontón y la punta de San Gabriel al E., es 
próximamente de la misma forma y extensión que el de 
Uson; pero más limpio y hondable, con 33, 25 y 13 metros 
de fondo en las proximidades al desagüe de un riachuelo en 
el interior de la ensenada, cerca de la cual se halla la visita 
que dá nombre al seno. 

Dos pasos dan entrada á este seno de Naro; el del NO., 
que es el canal formado entre el frontón Tubunan y el gru- 

24 



370 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIL 

po de islotes de Deagan, limpio y de 50 metros de fondo, y 
el canalizo del E., comprendido entre esta última isla y la 
punta San Gabriel con los bajos fondos que despiden para el 
E,, que tiene de 4 á 5 cables de ancho y 8 metros de agua. 

La punta San Gabriel (Vigia en las nuevas cartas), ter- 
minación E. del seno de Naro, tiene por su parte O. hacia la 
boca de este seno un islote limpio por su parte de fuera, que 
se separa cerca de 1 milla de la costa, próximo al cual se 
sondan 33 metros. 

Esta misma punta despide hacia el E. un bajo fondo que 
sale fuera de la costa próximamente 1 milla, y la recorre por 
aquella parte hacia el S. cerca de 3 millas, pegándose á la 
punta Tiguijan. 

lia costa iSE. de Masbate, comprendida entre la punta 
Bugui al NO. y la de San Gabriel al SE., en la que se en- 
cuentran los puertos y ensenadas que acabamos de describir, 
es en general elevada y montuosa y toda ella acantilada y 
limpia, con sondas entre 8 y 13 metros, muy próximo á sus 
orillas, al verilear el estrecho placer ó bajo fondo que la con- 
torna. 



ESTRECHO DE SAN BERNARDINO. 37Í 



CAPITULO VIH. 

ESTRECHO DE SAN BERNARDINO Y COSTA E. DE 

LUZON. 

Costa SE. de Luzon.— Costa N. de Samar.— Costa E. de Luzon. 

VARIACIÓN DE LA AGUJA O» 50* NE. EN 1875. 

El estrecho de San Bernardino es notable por ser el que 
en otro tiempo daba paso á los galeones que de Manila ha- 
ciendo escala en el puerto de San Jacinto, de la isla de Ti- 
cao, esperaban las circunstancias favorables de viento y ma- 
rea, para penetrar en el mar Pacífico y dirigirse á Nueva- 
España. 

El último reconocimiento de este Estrecho data del año 
1804, en que el capitán de fragata D. Juan Vernacci, man- 
dando el navio Magallanes j levantó la carta comprendida en- 
tre la punta de San Miguel en la isla de Ticao, y la de Ca- 
tarman en la de Samar. 

Costa SE. de liuzon. La punta Tagiran es la punta oc- 
cidental de la estremidad SE. de Luzon; se divisa á larga 
distancia por hallarse formada de una pequeña colina corta- 
da horizontalmente por la cima; á su parte E. hace un reco- 
do, en el cual desagua un rio; el fondo en este recodo es 
arena. 

Ensenada de Mllagblga« Al recodo dicho sigue un 
alto frontón de arena pedregosa poblado de árboles, á que 
llaman Coron-coron y entre este y la inmediata punta Suac 
al E., se forma la ensenada de Milagbiga, de poca exten- 
sión y muy hondable. 

li» ensenada de Suae está formada por la punta de 



\ 



372 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIH. 

este nombre^ y la de Amanbaghon al E., es* también muy 
hondable y de fondo arena. Hay un rio en ella muy incó- 
modo para hacer aguada en él. 

La punta Amanbaghon hace un pequeño recodo, que ter- 
mina por el E. en la punta de Bares. Desde esta punta hasta 
la de Manbahung, y de aquí hasta la de Lagao, la costa es 
desiguaU haciendo dos recodos que toman el nombre de sus 
puntes. En el último de esos recodos desagua el rio Inablan 
grande. 

Pnertecllio de ilunut, está comprendido entre la punta 
Langao á unas 3 h millas al E. de la de Tagiran, y el fron- 
tón inmediato á la punta Bunut. Es el desagüe de un rio que 
sale por la quebrada de dos montes muy elevados, que que- 
dan á una y otra parte del puertecito; en su boca hay 25 á 
27 metros de fondo arena y en su seno tendrá 6,7 metros: la 
barra tiene tan poca agua que un bote grande no puede en- 
trar sino á pleamar. 

Ia punta Bunut es de alguna altura, pero no tanto 
como las inmediatas; su forma es la de una mesa y encima 
tiene un cogonal, lo que la distingue de las otras puntas que 
solo tienen árboles que llegan hasta el mar. 

Desde esta punta hasta la de Babatgun, la costa está sem- 
brada de piedras que hacen el fondo muy desigual, pero se 
pierden á corta distancia. 

Eli fondeadero de Babatgun es una ensenada semicir- 
cular, entre la punta de su mismo nombre y la de Culasi al 
E. En la parte O. hace un pequeño saco que queda cubierto 
con la punta de la misma costa. Este saco es muy acantila- 
do, pues á menos de 12 metros hay 8 metros de fondo arena, 
coral y piedra. La punta Babatgun está formada de , piedra 
de lastre y despide una restinga muy saliente, á la que es 
preciso dar mucho resguardo, particularmente cuando crece 
la marea^- fe que Tiniendo con fuerza del estrecho de los Ti- 
clines, aconcha siempre sobre ella. El fondo de una á otra 
punta es de 33, 30 y 6, 7 metros arena y coral: por el centro 
hacia el recodo O. hay 32, 30 y 27 metros, no muy lejos de 
la playa* 



ESTRECHO DE SAN BERNARDlNO. 373 

Fondeaderos. En el trozo de costa que corre desde la 
salida de Sorsogon hasta la punta Culasi hay buenos fondea- 
deros para poder dejar caer un ancla en caso que las circuns- 
tancias lo hagan conveniente, con la diferencia que hasta la 
ensenada de Butac el fondo 6 placer se extiende más afuera, 
y desde dicha ensenada para el S. y E. á 1 milla de distan- 
cia se encuentran ya 42 á 50 metros, en general siempre 
buen tenedero. 

El bajo de Calantas demora á unas 2 millas al S. 5' 
O. de punta Culasi, está formado de piedras sueltas 6 guijar- 
ros negros y coral. Su cabeza N. vela formando una isleta 
muy rasa. Su maj^or extensión y menor fondo los tiene ha- 
cia el SE ; y á 1 milla escasa de él, á este rumbo se encuen- 
tran ya 15 metros, aumentando rápidamente el fondo al se- 
pararse hacia el S. El mismo braceaje se encuentra inmedia- 
to á la isleta por la parte del N.; pero crece considerable- 
mente al hallarse poco más afuera. 

Las corrientes de marea forman sobre el bajo Calantas 
tales hervideros y remolinos, que la mucha espuma que pro- 
ducen al reventar hace que la isleta del bajo parezca ser de 
arena blanca. 

El estreelto de los Vlolines es el que forman las islas 
de Calintan, Juac y Ticlin con la costa de Luzon, compren- 
dida entre las puntas de Culasi y de Pandan; este canal cor- 
re NE.-SO., y aunque el que forman las dos primeras islas 
de Calintan y Juac es bastante ancho y con fondo para pasar 
por él con cualquier clase de buque con viento entablado y 
capaz de vencer la corriente, debe evitarse el ser arrastrado 
á él con buque mayor de vela por las dificultades que pre- 
senta su navegación á causa de los remolinos é hileros de 
corriente que se forman. 

La costa firme de este estrecho entre las expresadas pun- 
tas de Culasi y de Pandan forma dos ensenadas intermedia- 
das por la punta Carangan, llamadas de Culasi y Magnoc; 
sus playas son de coral calcinado 6 manglares con arrecifes 
que salen para fuera cerca de J milla con 6^6 metros arena 
gruesa y conchuela en sus veriles; estos arrecifes, contor- 



374 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPLXO. CAP. VIH. 

neando las puntas Carangan y Pandan, continúan corriendo 
la costa para el N. 

En la enseiiada de Culasi, muy próximo á la punta 
del mismo nombre, se halla una isleta baja llamada Bu- 
rung-burungang, tendida NNE-SSO., que forma con el ar- 
recife que rodea por el S. á la punta Carangan, extremo N. 
de la ensenada, un pequeño canal de 8 y 10 metros fondo 
fango, en el que se encuentra mucho escarceo cuando el 
Tiento es contrario á la marea. 

Entre la punta Culasi y el islote de su parte N. puede 
darse fondo, abrigado de todos los vientos, excepto de lo^ 
delSSE.ySE. 

Mjm ensenada de üfagnoe se abre entre lo3 arrecifes 
que rodean la costa que va desde Carangan á punta Pandan; 
para entrar en ella se tendrá cuidado de no doblar inmedia- 
tamente la punta Carangan, que es su extremo S., sino que 
deberá seguirse al NE. Vs milla para dar resguardo á un 
bajo de piedras que en bajamar no tiene más que 0,5 metro 
de agua- Esta ensenada es de poca extensión, y en los canti- 
les de los arrecifes que despide la costa se encuentran de 5 
á 7 metros arena y conchuela; puede servir de fondeadero 
para toda clase de buques, soplando los vientos del N. por el 
O* hasta el SSO., pues con los demás vientos se está expues- 
to por los expresados arrecifes que tiene la costa al SO. y 
N. y por la mucha resaca que entra en ella. Esta ensenada 
se reconoce por unos manchones blancos de cogonal, únicos 
en toda esta costa. 

El pueblo de Magnoc^ visita del pueblo de Bulusan, es pe- 
queño y muy pobre. Al N. tiene un rio, y se puede propor- 
cionar en él agua y algunos pocos recursos. 

Em Isla Calintan demora á poco más de 5 cables al SE. 
de punta Culasi; es la más S. de los Ticlines, y se tiende de 
NE. á SO.; tiene 1 milla de extensión, y en sus montes abun- 
da el ébano. 

En el canal que su parte N. forma con la de Juac hay 
una piedra que deja al parecer un canalizo. En su extremo 
S. tiene una ensenadita como de 1 | cable de extensión y de 



ESTRECHO DE SAN BERNARDINO. 375 

poca profundidad y el placer que despide para fuera es de 
arena y piedra como todos los que se forman sobre estas cos- 
tas; á Va de cable de tierra se encuentran 5 metros de agua. 

Eia isla Juwte^ próxima y al NE. de la de Calintan, de 
cerca de 1 J milla de extensión de N. á S. y | milla de E, á 
O., es también montuosa y poblada de árboles de ébano. La 
punta Silanga, y otra más E. llamada Subic, forman un 
puertecito muy abrigado, entrando en un recodo que hace al 
S. la isla Juac; pero su poco fondo y estrechez de la boca lo 
hace bueno sólo para pequeñas .embarcaciones. 

En el recodo de la isla Juac ó playa N. de este pequeño 
puerto hay una ensenada de poco fondo, que se comunica 
con un estero tan grande, aunque de poco fondo, que deja 
cortada casi toda la isla por su parte NO. 

El bajo fondo de piedra que en dirección E-0. corre la 
cabeza N. de Juac, rodea la parte O. de ella y llega casi á la 
del E., que dicen despide también un corto arrecife que con- 
tornea esta costa hacia el S. 

Ija isla VloUn^ que da nombre al grupo, se halla á Vs 
milla al SE. de la punta Pandan, con lo que forma un estre- 
cho paso reducido á unos 2 cables por el arrecife de aquella 
punta y el bajo fondo que rodea á la isla. Esta tiene próxima* 
mente i milla de N. á S., y á unos 2 cables de su playa SO. 
hay un buen fondeadero. La punta S. despide un bajo fondo 
que avanza hasta medio canal con la isla Juac, terminando en 
una piedra que vela con 5 metros de fondo conchuela én sus 
proximidades, no dejando sino un estrecho paso con el bajo 
fondo que rodea la cabeza N. de Juac, por el que las embar- 
caciones de tráfico hacen la travesía. 

Estas islas Ticlines forman con la cabeza N. de la isla de 
Capul, que se halla 3 millas al SE. de ellas, la angostura del 
estrecho, que deberá procurarse pasar á medio canal por la 
extraordinaria fuerza de los corrientes que se sienten en de- 
terminadas condiciones de marea y viento. 

Eios nraranjos forman un grupo compuesto de seis pe- 
queñas islas llamadas San Andrés, Rasa, Del Medio, de la 
Dársena, de la Aguada y Escarpada; se halla situado este 



376 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIH. 

grupo 7 millas al S. de la tierra de Tajiran, en la costa áe 
Luzon^ con la que forma un canal hondable, en el que las 
corrientes de marea adquieren notable velocidad. Estas islas 
son en la mayor parte de piedra, de mediana altura y de cos- 
tas escarpadas con algunos trozos de playa de arena; forman 
entre sí canales limpios y hondables, por los que pueden pa- 
sar buques mayores; pero los buques de vela se exponen den- 
tro de ellos, tanto por la fuerza y variedad de las corrientes 
que se cruzan, como por las diferentes direcciones que toma 
el viento, según la que presentan las abras que forman las 
mismas islas, y por los arrecifes que, aunque de corta exten- 
sión, despiden de sí algunas de estas, en particular de sos 
puntas. Sin embargo, entre todos esos canales, y teniendo 
en cuenta que las islas que se hallan más rodeadas de arre- 
cifes son la isla Rasa, la de la Dársena y la del Medio por su 
parte SO., se tiene el recurso de poder dejar caer un ancla al 
perder el buque el gobierno, evitando de este modo el varar 
sobre los arrecifes ó en la costa, que son generalmente de 
piedra. 

La sonda en los diferentes canales que forman estas islas 
está comprendida entre 50 y 17 metros fondo piedra y pie- 
dra y conchuela. 

El Destacado es también otro islote que forma parte del 
grupo de los Naranjos, pero que se halla 3 | millas al SE. 
de la isla Aguada, con la que forma un canal franco que no 
se halla sondado. Su terreno es montuoso y bastante árido; 
todo el grupo de los Naranjos se halla inhabitado. 

El paso que los Naranjos forman al E. con la isla Capul, 
de unas 4 millas de ancho, aunque se sabe no tiene peligro 
alguno visible, no está bien reconocido. 

Kl paeMo de Bulusan se halla situado á unas 10 mi- 
llas al N, de la punta Pandan, sobre la playa, cercado de ar- 
recifes y á la orilla derecha de un rio que nace en las más 
altas vertientes orientales del monte en que aparece el vol- 
can del mismo nombre del pueblo. 

Los habitantes se ocupan en la agricultura y beneficio 
de sus productos; las mujeres fabrican varias telas, entre 



ESTRECHO DE SAN BERNARDINO. 377 

ellas excelentes sinamays; su población asciende á unas 
35.300 almas. 

ESanco. Próximamente á 1 milla al E. de la playa del 
pueblo de Bulusan, se encuentra un pequeño banco de are- 
na ó bajo con 67 metros de agua, sobre el que es difícil 
aguantarse al ancla sin garrar, á causa de la fuerza de las 
€orriente3 y revesas que se sienten sobre la costa, particular- 
mente en las sizigias. 

Las sondas en los cantiles del arrecife de piedra que ro- 
dea la tierra de Bulusan varían de 5 á 12 metros de fondo, 
y separan cerca de Vs niilla de la costa en varios puntos. 

El canal que esta costa forma con el islote de San 

Bernardino, de unas 7 millas de ancho, es limpio y espe- 

dito lo mismo que el que forma el dicho islote con las islas 
de Viri. 

d volcan iSultisan dista de 5 á 6 millas de la costa, j 
es el monte más notable y más elevado de toda ella; visto 
desde el E. aparece con un solo pico que es el cráter del vol- 
can, cuya altura parece contesta al que en la misma cordille- 
ra presenta al NO. el de Albay ó Mayon. 

Este volcan, que en algunas ocasiones desprende abun- 
dantes vapores acuosos y sulfurosos, visto desde el SSO. en 
el paso de Ticao, presenta dos picos como el Vesubio, al que 
recuerda de un modo admirable. Es visible en buenas cir- 
cunstancias á unas 20 leguas mar afuera, y puede servir de 
buena marca para la recalada al embocadero de San. Ber- 
nardino con vientos del N. 

El pueblo y ensenada de Ouliat se hallan á unas 12 
millas al N. del pueblo de Bulusan. El pueblo está situado al 
NO. de su ensenada próximo a una lengüeta de tierra que 
divide la ensenada casi por mitad. Su población es de unas 
9.600 almas. 

La ensenada está toda ella rodeada de piedras menos por 
la parte del S., en que está la visita de Malubagu, donde el 
fondo es de arena hasta la orilla. 

De las puntas SE. y NO. salen grandes arrecifes que se 
extienden como 2 millas: desde dichas puntas hasta 1 milla 



378 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIIL 

delante del pueblo, se encuentran de 20 á 25 metros fonda 
arena 

Próximo á la punta del NO. se halla un riachuelo con 0,5 
metro de agua en su boca á bajamar; y una isleta, por dea- 
tro de la cual y de los bajos, navegan en pleamar hasta el 
seno de Albay las embarcaciones del pais llamadas paraos y 
barotos. 

Desde la punta SE. de la ensenada^ corre la costa SSO.^ 
rodeada toda ella de arrecifes, los cuales forman también al- 
gunos canalizos de poca consideración. Estos arrecifes se van 
aproximando á la costa hasta quedar limpia en punta Banga, 
que está unas 3 millas al S. del pueblo de Bulusan. 

La ensenada de Gubat demora próximamente al S. 55^ E. 
del volcan de Albay; puede fondearse en ella abrigado de las 
collas y vendavales, entre arrecifes acantilados. 

Ea punta montagaii, extremo N. de la costa de Bulu- 
san y punta S. de la entrada al seno de Albay, dista 9 | mi- 
llas de Gubat, es muy rasa y anegadiza, rodeada de bajos y 
despide una restinga al NE. de 1 | milla próximamente de 
extensión, que termina en fondos de 10, 15 y 20 metros, are- 
na y cascajo. Entre estos bajos y la playa navegan en plea- 
mar las pequeñas embarcaciones del país; sus cantiles se 
hallan casi siempre marcados por las rompientes que oca- 
siona la mar de fuera. 

El arreoifede Ufontugaii es el que corre la costa que 
se extiende desde las playas del pueblo de Bulusan hasta la 
punta de Mon tugan; sale hacia fuera de 1 á 3 millas, es bas- 
tante acantilado, de piedra y verileándolo por su parte exte- 
rior se sondan de 5 á 10 metros de fondo. 

De la punta Balumbon, rasa y arbolada, que se halla en- 
tre la de Mantugan y Gubat, es de donde este arrecife sale 
más para el E. dejando por su parte S. un canal que corre 
E-0. con 8 á 10 metros de fondo arena; las visitas de Moalboad 
y bagacay, se hallan á unas 2 millas de la punta Balumbon. 

Este trozo de costa es elevado y está formado por la sier- 
ra de Bagacay, que corre de SO. á NE., ramificación de la 
cordillera meridional de Luzon que se extiende de O. á E. 



ESTEfiCHO DE SAN BERNARDINOJ 37í^ 

lia isla Capul demora á 3 millas al SE. de la isla Juac 
del grupo de las Ticlines, con las que forma la angostura del 
estrecho de San Bernardino: tiene próximamente 7 millas de 
extensión de NO. á SE. y unas 2 Va millas en su mayor an- 
cho, es de regular altura, siendo sus tierras más elevadas 
las de las proximidades del pueblo de Abac, que se encuen- 
tra sobre la costa E. á unas 2 7^ millas de la punta S. de la 
isla. 

Frente al pueblo, y muy cerca de la playa, pueden fon- 
dear las embarcaciones pequeñas sobre blanquizales de are- 
na de bastante fondo, pues á Va oii^a de la costa se sondan 
50 metros de agua. En este fondeadero puede reponerse de 
agua y de algún fresco. 

La punta N. de Capul es limpia y muy h ondable y pue- 
de pasarse á corta distancia de ella; pero sus playas de la' 
parte E. despiden arrecifes de piedras bastante acantilados, 
que descubren en bajamar. 

Las corrientes de marea adquieren sobre esta punta de Ca- 
pul extraordinaria fuerza y se dirigen SO-NE. en la angos- 
tura que forma con las islas Ticlines. 

La costa E. de la isla de Capul termina en playas de are- 
na con sondas en sus proximidades, á menos de 1 milla, de 
36, 50 y 75 metros en frente de un islote pegado á tierra que 
tiene en su medianía. 

La costa O. es por lo general escarpada, formando bar- 
rancos y bastante acantilada, encontrándose el fondo arena 
y fango tan próximo a las playas, que no parece convenien- 
te fondear sobre ella sino en el caso de verse arrastrado y 
obligado á dejar caer el ancla antes de varar. 

Fondeaderos. En la cabeza N. de Capul, y por su parte 
E., se encuentra una ensenada abierta al E. conocida con el 
nombre de Puerto de Galeras^ que puede servir para toda cla- 
se de embarcaciones. 

Sus puntas despiden f estingas de piedra á bastante dis- 
tancia, y en el interior desagua un rio, de cuya boca sale un 
bajo, que corre toda la ensenada de N. á S. Al entrar en esta 
ensenadita y hallarse á medio canal se deberá cuidar de- 



380 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIII. 

aproximarse á la banda de estribor, y sondando de 50 á 33 
metros fondo arena y fango, se dejará caer el ancla al cojer 
20 metros, á cansa del bajo fondo que sale de la boca del rio. 
En el extremo S. de la misma isla hay otra pequeña en- 
senada llamada de Juban; es limpia y acantilada, con sondas 
desde 33 á 13 metros de agua y 3,3 metros arena muy cerca 
de la playa; á la entrada, en la punta O., tiene un islote 6 
farallón notable que sirve de marca para reconocer el fon- 
deadero. 

Esta ensenada parece la única que presenta alguna se- 
guridad para poder fondear. 

ISajo Ef Diamante. Este bajo se encuentra como á 
unas 2 millas al SE. de la ensenada de Jaban en la punta S. 
de la isla de Capul; se halla cubierto de 5 metros de agua, 
es de corta extensión y muy acantilado, con sondas irregula- 
res desde 78 á 33 metros á su alrededor. El paso que deja 
con la punta S. de Capul es limpio y de 120 metros de fon- 
do á medio canal, y las corrientes de marea forman en él hi- 
leros y remolinos de consideración. 

■teeonoeiiiileiito. Los navegantes á quienes las cor- 
rientes empeñan a pasar entre Capul y Dalupiri deberán te- 
ner presente que las marcas para navegar zapos del bajo El 
Diamante son: la enfilacion de las tierras más SO. de Capul 
con lo más alto de la sierra de Gata ó de Bulan inmediata á 
dicho punto, y el llevar cerrado el canal que forman los is- 
lotes Naranjos, Escarpado y de la Aguada, debiéndose tener 
este cuidado desde que se empiece á doblar la parte S. de 
Capul: al hallarse N-S. á 1 J milla de distancia de la punta 
S. de Capul, puede gobernarse sin cuidado al O. con proa á 
los Naranjos, observando el giro que toman las corrientes* 

I«Ia de Dalupiri d de Puerco». Se halla situada entre 
la de Capul y la costa NO. de la isla de Samar, con las que 
forma dos canales limpios y de ba^nte fondo; es baja, cu- 
bierta de arboleda y rodeada de playas sembradas de pie- 
dras que se separan poco, excepto en la punta N. que forma 
un bajo apartado de la playa poco más de 1 cable con un ca- 
nalizo de mucho fondo. En su parte S. tiene otro bajo que 



ESTRECHO DE SAN BERNARDINO. 38 1 

se extiende más de una milla al SE. con 8, 10,13yl7 me- 
tros de agua, y á dicha distanciase encuentran 33 metros de 
fondo. 

Hay fondeadero en todo su alrededor; la sonda sobre su 
costa NO. á menos de 2 millas, es de 100 metros y de 55 
metros cerca de la costa; corriéndola para el S., se encuen- 
tran 12 metros y de 42 á 75 metros en la parte SO. de la isla. 

El canal formado por esta isla Dalupiri y la de Capul, 
tiene unas 3 millas de ancho y su fondo parece no pasa de 
70 á 80 metros; y el que la misma isla abre con la costa do 
Samar, tiene unas 2 millas de ancho y 3é metros de fondo. 
Ambos canales son limpios, y en ellos las corrientes de ma- 
rea llegan á tener de G á 7 millas de velocidad en las gran- 
des mareas y de 3 a 4 millas en las ordinarias. 

Esta isla Dalupiri es abundante en caza, en particular de 
puercos monteses. En sus playas se encuentra bastante buen 
agua abriendo pozos. En su parte central hay una gran la- 
guna con muchos caimanes. 

COSTA NO. DE LA ISLA DE SAMAR. 

Puerteoito de Canstgualon. Próximamente EO. con la 
punta S. de la isla de Dalupiri en la costa de enfrente de Sa- 
mar, se halla la pequeña abra de Canaguaion, que puedo 
ser útil á cualquier clase de buque para abrigarse en caso de 
amenazar algún temporal, especialmente si se teme por el 
primero ó segundo cuadrante. Su forma interior es semi- 
eiíptica, con dos isletas en su boca llamadas Canipat la ex- 
terior y de los Muertos la interior, las cuales dejan dos ca 
nales estrechos para la entrada y salida del puerto. 

Estos canales tienen bastante fondo de buena calidad, y 
lo mismo se encuentra por la medianía del puerto; pero 
el espacio en que se puede fondear dentro de él es muy cor- 
to; puede decirse que el fondeadero está entre las isletas y 
la costa de Samar, 6 en las cercanías de la costa de esta isla 
á 1 cable al O. de ella, y á I de cable hacia el N. del rio; 



382 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIIL 

pasando este y separándose al NO. ú ONO.,es menester ya 
ir con cuidado porque puede darse en un bajo de piedras. 

La boca grande de ia entrada está abierta al O. y podrá 
tener de 1 Va á 2 cables de ancho. 

Aguada. En la parte que corresponde á la costa de Sa- 
mar y al frente de la primera isleta, hay un riachuelo bue- 
no para hacer aguada. 

Inmediatamente al S. del pequeño puerto de Canaguaion, 
se forma en la costa la ensenadita de Pinalit, con el riachue- 
lo de su nombre, desaguando en el fondo; es acantilada y en 
todo su circuito cerca de tierra, se sondan de 10 á 13 metros 
de fondo arena, y piedra en algunos parajes. 

La punta Pinalit, en que termina esta ensenada por el 
S., es alta, de piedra tajada, y á unos 50 metros de ella hay 
un islote separado de la punta por un canal de 10 á 13 me- 
tros de fondo arena y piedra. 

La costa desde la punta Pinalit hasta la de Malayog, que 
se halla á 7 millas al SSE. de la primera punta, está rodea- 
da de piedras en sus inmediaciones hasta la punta interme- 
dia llamada Maglagabon, que se distingue por un cerro que 
tiene en sus proximidades, y desde aquí es alta, limpia y 
acantilada, y haciendo un pequeño seno llamado de Bugtu, 
continúa hasta la punta Malayog, que se halla formada por 
la falda O. de una colina de regular altura ó monte redondo. 
Rio Aiobo. Este rio se encuentra á unas 4 millas al 
NNO. del puertecito de Canaguaion, se halla formado por 
las aguas de una cascada hermosísima que está en la que- 
brada de dos montes muy elevados de piedra oscura. 

Las orillas del rio se hallan cubiertas de arboleda y ñipa. 
Corréenla dirección del ENE., con algunas sinuosidades 
al R, de suerte que estando en la cascada no se vé la boca; 
su extensión será de Va de milla, y su anchura va disminu - 
3^endo, hasta que por la cascada tendrá unos 33 metros. Su 
fondo en la medianía llegará á 17 metros arena, y una lancha 
podría llegar al pié de la cascada á hacer agua, de suerte 
que á este rio podrían llegar á fondear buques de cualquier 
porte, á no ser porque su boca es tan estrecha que de punta 



ESTRECHO DE SAN BERNARDINO. 383 

á punta habrá sólo 7a cable de distancia, y que, además, 
sale de la del S. para el N. una restinga de piedras que deja 
reducida la entrada á unos 25 metros, en cuyo corto espa- 
cio no se encuentra en bajamar más que 3,3 metros de 
agua. 

Eias costas de la isla de Samar por esta parte son las 
•caídas de una cordillera de montes altos y cubiertos de arbo- 
leda, de un verde oscuro, presentando un aspecto triste- Sus 
orillas son de arena y piedra, y los manglares llegan hasta 
€6 rea de la mar. 

Navegando como á ¡ de milla de tierra se encuentran de 
12 á 13 metros de fondo arena y piedra. 

Eia ensenada de Tlnaguitman se halla á unas 2 mi* 
lias al N. de la boca del rio Mobo; está comprendida entre 
las puntas Guinabaranan al S. y la de Lipata al N. y es muy 
abierta y poco profunda; su fondo por la parte N. es de 50 á 
25 metros arena y piedra; por la del NE. tiene un riachuelo 
en el que se puede hacer buena aguada, y por la del SE. la 
playa despide un bajo fondo de piedras que termina en su 
punta S. 

Esta ensenada es buena en la monzón del NE., y en ella 
pueden fondear buques de cualquier porte que les haya fal- 
tado la marea y no puedan montar la punta de Balicuatro 
en el extremo NO. de Samar, 6 que se vean arrastrados por 
las corrientes al canal formado por la isla de Dalupiri con la 
costa de Samar, como suele acontecer por la extraordinaria 
velocidad de las corrientes que embocan y desembocan por 
este canal, que en las circunstancias de viento y mareas vivas 
suele tener de 7 á 7 i millas de velocidad por hora, y en las 
ordinarias de 4 á 5 millas. 

Ijb punta Griiinahara nan, cubierta de arboleda alta, y 
la costa que corre hasta la boca del rio Mobo, se hallan ro- 
deadas de piedras que salen para fuera en varios puntos 
hasta I de milla; las corrientes, al chocar en la punta Gui- 
nabaranan, que avanzando hacia medio canal se opone á su 
libre curso, producen sobre esta parte de costa fuertes remo- 
linos. 



384 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIH. 

Lia punta Eiipata, situada en 12'' 32' 28'' lat. N., á unas 
3 Va millas al N. de la anterior, es alta, de piedra, j despide 
una restinga de arena y piedra con 1,6 metro de agua en 
baja mar. 

La costa desde aquí sigue para el NO., formando otras 
Yarias puntas de la misma naturaleza, con pedruscos espar- 
cidos á alguna distancia hasta la punta Balicuatro, extremi- 
dad NO, de la isla de Samar en el estrecho de San Bernar- 
diño, que es limpia y acantilada por su parte N. 

Kias Islas fie Dallcuatro, situadas sobre la costa N. de 
la isla de Samar, están comprendidas entre la punta Bali- 
cuatro y la punta Bobon, á 18 millas al E, de la primera; 
forman dos grupos: el de Viri al O., compuesto de cuatro 
islas, y el de Cabaun grande al E. 

Entre los canales que forman entre sí y con la isla de 
Samar, los hay por donde pueden pasar buques; pero como 
no están bien reconocidos, son estrechos y las corrientes tra- 
bajan con fuerza, es preciso navegar con todas las precaucio- 
nes que el caso requiere para no verse empeñado en ellos. 

En sus cercanías se encuentran buenos y abrigados fon- 
deaderos. 

El grupo de Vlrl, situado al NE. de la punía Balicua- 
tro, se compone de cuatro islas, la principal, llamada Viri, 
dista unas 3 | millas de dicha punta; tiene cerca de 4 millas, 
de largo y 3 millas de ancho, sus costas son limpias y acan- 
tiladas, excepto por las partes S. y SE., que despiden un ar- 
recife de I milla de extensión. 

Placer de Viri. A unas 2 millas de la costa O. de Viri 
se sondan 47 metros arena y conchuela, y por su parto NE. 
se encuentra un placer de fondo irregular que se extiende 
más de 10 millas en aquella dirección con sondas de 13, 6G 
y 33 metros, y atracándose por la parte del E. a la medianía 
de la isla se hallan de 33 a 25 metros, abrigados délos tiem- 
pos del SO.; el fondo generalmente piedra unido á las cor- 
rientes que tiran con fuerza, hacen de esta parte de la isla 
un mal fondeadero, en el que se está expuesto á perder las 
anclas* 



ESTRECHO DE SAN BERNARDINO. 385 

Sigue después en magnitud la isla Quinamaligan entre ia 
de Viri y la costa de Samar; esta isla es baja, con arrecifes 
de piedra por sus partes S. y E. El canal que forma con el 
arrecife, que adelanta cerca de 1 milla en ac[uella parte de 
la costa de Samar, tiene J milla de ancho y de 27 á 10 me- 
tros de fondo, el cual aumenta bruscamente en su boca E. á 
50 metros. 

El otro canal del N. que la misma isla forma con la de 
Viri no se halla sondado, y es de 1 Va milla de ancho próxi- 
mamente; delante de su boca O. se extiende en casi todo su 
ancho de N. á S. el tercer islote del grupo de Viri, que pare- 
ce limpio. 

El cuarto islote se halla en la ensenada que se forma en 
la costa de Samar al E. de punta Balicuatro; es sucio por su 
parte SE. 

lia ensenada de Balieuatre se forma en la costa de 
Samar entre la punta del mismo nombre al O. y la punta ro- 
deada de arrecifes, que dista de ella unas 6 á 7 millas al E., 
que forma el canal ya expresado con la isla Quinamaligan; 
no debe tomarse esta ensenada sino en caso de urgente ne- 
cesidad por ser muy hondable y acantilada, y en muchas 
partes de ella el fondo es piedra. 

El islote dejSan Bernardlno está situado próxima- 
mente á 6 millas al NO. de la isla Viri, y dista 7 millas de 
la costa de Bulusan de Luzon; divide la boca del estrecho que 
toma su nombre en dos canales de las expresadas anchuras 
con sondas de 100 y 50 metros en las cercanías de la costa 
de Bulusan y grupo de Balicuatro. Este islote es limpio, con 
33 metros de fondo arena fina á menos de I de milla de su 
parte E.; se halla cubierto de árboles, muchos de ellos de 
ébano muy bueno. 

Casi pegado á su parte NNE. tiene un pedrusco que des» 
pide una restinga que sale cosa de 1 cabio para el S. 

El grupo de Cabaun grande está al E. de Viri y 
próximo á la costa de Samar. La principal isla es la de Ca- 
baun grande, que se halla al SE. de la de Viri, con la que 
forma un canal de unas 3 millas de ancho entre los arrecifes 

25 



386 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIH. 

que despiden ambas islas, de 50 á 60 metros de fondo. Esta 
isla se halla rodeada por todtó partes de arrecifes, lo mismo^ 
que los cuatro islotes de su parte S. que componen este gru- 
po, con los que forma un canal limpio, en el que puede fon- 
dearse bastante abrigado á pesar de las corrientes que se 
sienten; en este canal se encuentran de 15 á 30 metros de 
fondo hasta frente á la visita y rio de Bobon en la costa de 
Samar, cuya entrada por los bajos fondos y canalizos que 
forman sólo es practicable para las ligeras embarcaciones 
del país, 

FMideadero d© Catarman. Al E. de la punta Bobon 
se halla la ensenada ó fondeadero abierto de Catarman, pro- 
pio únicamente para las embarcaciones de cabotaje en tiem- 
po de vendavales, pues en la estación de NE. incomoda bas- 
tante la resaca y marejada que en general se arma sobre 
toda esta costa, expuesta á los vientos del primero y cuarto 
cuadrante. 

El pueblo de Oat arman se halla á la orilla izquierda y 
próximo al desagüe del rio del mismo nombre; es grande y 
limpio, y su población asciende á 8.200 habitantes. La visita 
de Bobon, á la derecha de un riachuelo, tiene 3*037 habi- 
tantes. 

Desde Catarman continúa la costa muy sucia para el E.^ 
de regular altura y despide un arrecife de piedras que pare- 
ce se une á las ¡sletas Hirapsan y Palijon, que se separan 
unas 4 millas de la costa y sigue después hasta la punta Oot 
y proximidades de la isleta Tabones ó Cajoagan, que demo- 
ra 3 millas al NO. de dicha punta Oot, que dista 15 millas 
de la de Bobon. 

Entre la punta Oot y la de Livas, que está unas 4 millas 
al E. de la primera, se abre una ensenada cubierta de bajos 
de piedra en cuyo fondo desagua el rio Pambujan. 

lia ensenada de liaguan está comprendida entre la 
punta Livas, que despide para el N. arrecifes, islotes y pe, 
druscos que avanzan 1 Va niüla? y la costa O. de la isla de 
Laguán por la parte del E.; esta ensenada es espaciosa y lim- 
pia, con 15 á 12 metros de agua en su boca, fondo que dismi- 



ESTRECHO DE SAN BERNARDINO. 387 

nuye suavemente á 2 metros á menos de 1 milla de la playa 
del fondo, la cual por la parte SO. y O. se halla rodeada de 
piedras; está abierta al N. y muy desabrigada de los vien- 
tos de esta parte y de los del NO., que incomodan en esta 
costa. 

El puerto de Palttpag (1) se encuentra inmediatamen- 
te al E. de la ensenada anterior. Forma un canal de 1 milla 
próximamente de ancho, que corre primeramente N. S. y 
luego ONO. ESE. en una extensión de 7 á 8 millas con sus 
extremos abiertos al N. y al E. entre las islas Laguán y Ca- 
hayagan al O. y la de Batagal E. inmediatas á la costa de 
Samar. Este puerto es bastante espacioso, abrigado de todos 
vientos y su fondo varía de 10 á 18 metros arena y fango, 
siendo acantilados los arrecifes y bajos que despiden sus 
costas interiores. 

La entrada no ofrece dificultad, pues el canal do la boca 
del N. tiene de 6 á 7 cables de ancho y 42 metros de fondo 
entre los arrecifes acantilados de ambas bandas, y próxima- 
mente igual ancho, con 23 metros de fondo, tiene el de la 
boca del E. comprendido entre las piedras que despiden sus 
puntas exteriores. 

El canal estrecho ó boca chica, que forma el estremo N. 
de la isla de Laguán con la de Cahayagan, tiene 7,5 metros 
de fondo: pero por su angostura es sólo propio para buques 
de mediano porte. 

En el interior del puerto la costa O. de Batag forma una 
ensenada abierta que se interna unos 8 cables, delante de la 
cual se hallan dos bajos-fondos próximamente en dirección 
NS. de veriles acantilados y fondo de 12 á 15 metros en los 
pasos que dejan á la ensenada. 

Próximamente en el recodo ó vértice que hace el puerto 
se halla la isla de Calapan rodeada de piedras y formando 
con la punta SO. de Batag un canal de 15,8 metros de fondo- 
Desde esta isla hasta la punta Gibata ó de Nacopot, la 



(1) Véase el plano del puerto de Falapag. iiúm. 29, publicado por el Depósito 
Mdrográíico el año 1792. 



388 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIIL 

costa de Laguán despide arrecifes de piedra, siendo limpia 
y muy acantilada la de enfrente* 

Cuidando de los bajos y arrecifes del puerto, puede fon- 
dearse donde mejor acomode, y si se fuere á amarrarse al 
al rio Calomatan ó Palapag en la angostura de la punta K 
de Laguán, se tratará de abrir bien la boca del pequeño 
canal de 6, 5 y 8 metros de fondo que conduce á él, hasta 
descubrir los arrecifes de las playas de la boca del rio que 
son casi acantilados; desde donde se verá clara la playa de 
arena que se halla dentro de la barra y que recurva para el 
N.: al entrar por la barra deberá atracarse á la banda de ba- 
bor, pues sobre la de estribor tiene la boca de la ria tres ba* 
jos esparcidos cubiertos de 1,6 metro de agua; pasada la 
barra hay bastante agua hasta el amarradero. Entrando con 
buque de algún porte, convendrá hacerlo de dia y después 
de valizar los bajos para mayor seguridad. 

mareas. En el puerto de Palapag, la pleamar tiene lu- 
gar á las 7 ^ déla mañana en las sizigias. {Descubierta j Átre* 
vida: año de 1792.) 

Eia isla de Eiagiían, cuyo extremo S. se extiende 3 V^ 
millas de E. á O. delante de la costa de Samar, forma con 
esta un estrecho canal que pone en comunicación la ensena- 
da de Laguán con la angostura de Calomatan: alS. de esta 
angostura se abre, en la tierra firme un saco con varios islo- 
tes, y á su parte E, un canal llamado de Palapag. 

El pueblo de Laguán se halla en la parte SO. de la isla 
del mismo nombre, en el borde S. de una altura de más de 
11 metros, y es visita del de Palapag; su población ascien- 
de á 8.800 habitantes. 

Eia Isla Batag tiene su costa N, rodeada de piedras en 
sus inmediaciones que adelantan Vi niilla al O. en el canal 
N. de la entrada, y su punta SE. destaca también una res- 
tinga de la misma calidad á 4 cables hacia la boca E.; lo res- 
tante de la costa que mira al mar es limpio. 

Eialsla Calta yagan es la más pequeña de las tres que 
forman el puerto de Palapag; está rodeada de pe dr úseos y 
piedras que por la parte del NO. salen 7 cables á la mar. 



ESTRECHO BE SAN BERNARDINO. 389 

Cuando hallándose en la ensenada de Laguán se dirigie- 
ra un buque á boca chica ó canal que Cahaj^agan forma con 
la isla Laguán, deberá cuidar del arrecife que esta isla des- 
pide para fuera de su costa O., no pasando nada al E. del 
meridiano del farallón grande de la punta NO. de Cahaya- 
gan, hasta hallarse en las proximidades de boca chica. 

Eia agiiadn se hace en la costa interior de la isla de La- 
guán. 

Eia isla Baean demora á unas 3 millas al E. del puerto 
de Palapag y muy próxima á la costa de Samar, con la que 
forma un paso de 2 cables de ancho; se extiende 8 cables de 
N. á S., es bastante elevada y parece limpia y acantilada. 

El cabo del EspírItu-iSaiito, extremidad NE. de la isla 
de Samar, se halla á unas 11 millas al ESE. del puerto de 
Palapag; está formado de tierras altas, escarpadas y acanti- 
ladas, y se divisa con tiempo claro á 12 ó 14 leguas de dis- 
tancia, sirviendo de excelente punto de recalada para embo- 
car el estrecho de San Bernardino. 

Bajo. (1) Entre el cabo del Espíritu Santo y la isla de Gi- 
bata, que forma punta con la tierra firme que parece su pro- 
longación, hay una isleta que deja paso entre ella y la cos- 
ta para embarcaciones medianas, y 6 millas al NE. de esta 
isleta, se encuentra una piedra grande acantilada con poca 



agua encima. 



lia costa lir. de Samar, rodeada de los islotes, bajos y 
arrecifes que ligeramente quedan descritos, no ofrece hoy 
seguridad para navegar á son de los canales estrechos que 
forman, por lo cual la derrota más conveniente al dirigirse 
desde el embocadero de San Bernardino á la ensenada de 
Laguán 6 puerto de Palapag, será la de colocarse á 1 7^ <5 2 
millas al N. de punta Viri en la isla del mismo nombre, y 
gobernar desde aquí al E. 6 ESE. hasta rebasar el islote 
Tabones y ponerse después en demanda de la entrada del 
fondeadero á que el buque se dirija. 



(l) Manuscrito inédito de fines del siglo pasado, del capitán D. Antonio Pe- 
lez Gil, profesor de matemáticas y piloto de la carrera de Filipi7ias, 



390 DERROTERO DEL ARCHI3f»lELAG0 FILIPINO CAP. VUL 

Toda esta costa se halla imperfectamente reconocida y 
poco sondada. 

Recesa . La onda de marea del Pacífico al penetrar por 
el estrecho de San Bernardino, produce sohre esta costa de 
Samar una revesa 6 contra-corriente en sentido de O. á E,, 
que dobla el cabo del Espíritu-Santo, extendiéndose poco 
hacia fuera, pues se entra pronto en la corriente de crecien- 
te que corre para el O. y SO., formada por la expresada onda 
que emboca por San Bernardino. 

iieealada al emlioeadero de ¡San Bernardino. Con 
vientos del SO. y del E. conviene reconocer el cabo del Es- 
píritu-Santo, que como queda dicho, es elevado, acantilado 
y puede verse de 12 á 14 leguas de distancia. 

Si al contrario, se viniera del N. con vientos de esta par- 
te, es preferible hacerlo al mismo embocadero para no so- 
taventearse sobre la costa de Samar, y puede pasarse por 
uno ú otro lado del islote de San Bernardino, que se halla 
próximamente en medio del embocadero, y que no tiene pe- 
ligro alguno; prestando mucho cuidado á la dirección é in- 
tensidad de las corrientes de marea, que en este paraje em- 
piezan á sentirse con fuerza ciertos dias de la lunación. 

Además, como en toda la costa de Bulusan no hay puerto 
ni ensenada donde abrigarse, embocado ya el estrecho, y no 
dando el tiempo lugar para lograr salir 6 continuar para 
dentro, parece lo más conveniente navegar á atracarse á la 
isla de Capul y hacer diligencia por coger el fondeadero de 
su parte NE. y esperar en él hasta que el tiempo permita 
continuar el viaje, pues de dar fondo, obligado á ello, en la 
boca de Capul y Dalupiri, se expone el buque á perder sus 
anclas entre las muchas y grandes piedras del fondo y los 60 
á 100 metros de agua que se sondan á la entrada de este ca- 
nal. (Véanse las instrucciones que se dan al final de este ca- 
pítulo VIII) 
Mareas (I). Según antiguas observaciones, el agua co- 



cí) Derrotero ék las costas del estrecho de San Bernardino, por D. José Na- 
varrete, alférez de fragata graduado, primer piloto de la Real Armada, año de 1S14, 



ESTRECHO DE SAN BERNARDINO. 391 

mienza á subir en todo el canal de San Bernardino á las dos 
horas próximamente de hallarse la luna sobre el horizonte. 

La mayor diferencia entre la bajamar y pleamar es de 
2,8 metros. 

La marea crece desde los extremos del canal hacia el me- 
ridiano de Bondog, punto de interferencia de las mareas 
contrarias, y vacia desde este meridiano 6 término medio del 
canal hacia los extremos. 

En la monzón del NE. la creciente que en ia mitad orien- 
tal del canal aumenta de duración, disminuye en la otra 
mitad occidental, sucediendo lo contrario durante la mon- 
zón del SO. 

Las mareas de noche son comunmente mayores que las 
del dia en una época del año y menores en la época contraria* 
Corrientes. En la creciente de marea la masa de agua 
que penetra en el embocadero de San Bernardino, corre para 
el S. entre la punta de Balicuatro y la punta SE. de Luzon y 
canal de los Ticlines; desde aquí se esparce tomando diferen- 
tes direcciones del tercer cuadrante, yendo principalmente 
á chocar con mayor fuerza sobre la punta N. de Capul y la 
isletilla de Calantas, donde forman grandes remolinos y 
hervideros, como acontece también entre el mismo bajo Ca- 
lantas, el canal de los Ticlines y la isla de Luzon. Las aguas 
6 hilero que toma los canales formados por Dalupiri con Ca- 
pul y Samar adquiere bastante fuerza, particularmente en 
el primero de estos canales. 

Las aguas que corren por entre la costa de Luzon y la 
isla Capul se extienden para el SO. , y chocando directamen- 
te en el grupo de los Naranjos, dan lugar á multitud do hi- 
leros que entrecortan en diversa dirección los canales que 
forman estas islas entre sí. 

Las que siguen, entre Luzon y los Naranjos, gran parte 
continúan lamiendo la costa de Luzon, y las restantes, que 
se esparcen por el tercero y cuarto cuadrante, se dirigen á 
los canalizos que hay entre Masbate y Ticao, chocan contra 
la costa oriental de esta última isla y siguen la mediania del 
canal formado entre Ticao y Luzon. 



392 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIH. 

En la parte S. de las islas Dalupiri y Capul el encuentro 
de las corrientes origina fuertes remolinos; pero no sepa- 
rándose hacia el O. y ganando el canal que separa al islote 
Destacado de los demás Naranjos, á no hallarse muy cerca 
de estos, la corriente que se experimenta no es muy fuerte 
ni varía de dirección. 

En el estrecho de San Bernardino la velocidad de la cor- 
riente en determinadas condiciones de marea y viento llega 
á ser de 8 millas horarias. 

En la parte media del canal, esto es, entre la isla de Mas- 
bate y la de Mindoro, las corrientes en general tienen poca 
fuerza. 

viento» (1). La monzón de . SO. empieza generalmente 
en el estrecho de San Bernardino á mediados 6 fines de 
Abril; al entablarse los vientos del SO. y O., que á veces so- 
plan frescos, alternan con los del NK sin regularidad. Esta 
monzón del SO. se extiende al principio desde la boca occi- 
dental del estrecho, hasta el meridiano de la isla de Marin- 
duque y Tayabas, y el viento sopla tanto más fresco en esta 
parte, cuanto mayores son las cerrazones y turbonadas con 
vientos variables del primero y segundo cuadrante, que se 
experimentan al E. 

En Abril y Mayo soplan los vientos variables del prime- 
re y segundo cuadrante con cerrazones, lluvias y turbona- 
das acompañados de algunas calmas; este mismo tiempo se 
suele experimentar en todo Junio, hasta que la monzón del 
SO. y O. vá tomando fuerza en la parte del O. con frecuen- 
tes turbonadas y lluvias, y contrarrestando la brisa ó alíseo 
del NE. 

En general, la monzón del SO. se halla en su mayor 
fuerza en todo Junio, y sopla del SSO., SO. y O., cuyos 
vientos traen la lluvia sobre Manila y costa O. de Luzon, y 
se extiende por el estrecho al E. hasta Marinduque. 

Algunos años la monzón del SO. se reduce á las virazo- 



(1) Navarrete, derrotero del Sstreelw de San Bernardino^ ano 1814. 



ESTRECHO DE SAN BERNARDINO. 393 

nes expresadas del O. alternadas con las brisas variadas del 
primero y segundo cuadrante, las cuales facilitan á todo bu- 
que la entrada por la boca E. del estrecho: otros años cam- 
bia la monzón del SO. en Mayo con violencia, y entonces 
son menos permanentes los vientos del tercer cuadrante en 
los meses de Junio, Julio, Agosto y hasta últimos de Se- 
tiembre, y dejan más intervalo estos años al alíseo y bonan- 
zas variables. 

La monzón delNE. comienza en el mes de Setiembre en 
las proximidades del equinocio, y algunos años á principios 
de Octubre: en Setiembre el viento sopla alternativamente 
del primero, segundo y tercer cuadrante, pero con más per- 
manencia del tercero, y en estas variaciones se experimen- 
tan calmas, ventolinas y turbonadas. 

Los meses de Octubre, Noviembre y hasta mediados de 
Diciembre, es la época de N., los vientos soplan del N. at 
NE. con fuerza, acompañados de lluvias y cerrazones; estos 
meses son los peores del año para navegar por este estrecha 
por los malos tiempos que se experimentan. 

Desde mediados de Diciembre cesan los temporales y el 
viento sopla del NK al E. y hasta el ESE. con mucha cer^ 
razón y lluvia, continuando así hasta las proximidades del 
equinocio de Marzo, desde cuya épeca hasta el cambio de^ 
la monzón, los vientos varían del primero y segundo cua- 
drante, y soplan á veces frescos y otras flojos con calmas y 
ventolinas variables. 

El cambio de estas monzones no es repentino y en sus al- 
ternativas suelen esperimentarse los temporales giratorios' 
llamados baguios; no es general acontezcan estos tempora- 
les en el cambio de la monzón del SO. á la del NE., así como- 
en el de la del NE. al SO. es raro el año que deja de haber- 
los en los meses de Octubre y Noviembre. 

Ba{3^ulos. Los prácticos de este pais, tienen desde muy 
antiguo como señales precursoras de estas tempestades en 
el estrecho las reglas siguientes: 

1.' Cuando todo el cuarto cuadrante se presenta cargada 
con un paredón de nubes densas y matizadas de verde, azul 



394 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIII. 

y rojo, particularmente por el NO. produciendo estos colores 
nn resplandor como de fuego. 

2/ El esperimentarse un tiempo calmoso con ardentía 
en el mar, notándose muchas aguas-malas con otros varios 
animales que pocas 6 ninguna vez se ven sobre el agua. 
8.* Sentirse la mar antes del viento, 
4.' El soplar el viento bonancible del NNO. con llovizna 
y cielo toldado por algunos dias. 

Los baguios en el estrecho empiezan por el NO., cuyo 
viento soplando al principio flojo con alguna lluvia, vá poco 
á poco aumentando su fuerza de tal modo, que á las G ó 7 
horas no se puede aguantar su violencia; rola al O. soplan- 
do con furia y con la misma intensidad cambia^al SO. y S., 
en donde gradualmente este vá aflojando. Otras veces el 
viento del NO. rola por el primero, segundo y tercer cua- 
drante y llegando al O. retrocede hasta terminar en el S. (1) 

Los vientos más duros en los baguios son los del S. 
y SO. 

La mayor duración de los baguios es por lo regular de 
veinticuatro horas, observándose que cuanto menor es esta 
son tanto más fuertes los vientos que forman el meteoro. 

Instruceiones. El paso del Océano Paciftco al mar de 
China y vice versa por los estrechos de San Bernardino y de 
isla Verde, puede efectuarse en todas épocas del año; á 
continuación exponemos la práctica seguida desde tiempo 
muy atrás por los buques de vela en esta travesía, en sus 
viajes de ida y vuelta de Manila por la derrota del E. ó del 
mar Pacífico. 

nra^egacioii del es t recito de San Bernardino al 
de isla Verde con monzón del SO.— Viniendo del E. para 
el O. soplando colla, se bordeará en la embocadura del estre- 
cho (con marea entrante), teniendo cuidado de observar 



(1) En el primer caso el observador so halla al S. de la derrota del baguio, y 
en el segando caso en que vé rolar el viento todo al compás se encuentra cerca del 
vórtice de un baguio estacionario, circunstancia que se observa á menudo, cuando 
«1 meteoro nace ó se halla al principio de su formación. 



ESTRECHO DE SAN BERNARDINO. 395 

cuando las aguas van perdiendo la fuerza, á fin de promediar 
las bordadas; de suerte que antes que empiece la vaciante 
pueda haberse cojido el placer que está al NO. y O. de la isla 
más N. de las de Viri ó Balicuatro, donde el tenedero de 
arena proporcionará aguantarse con comodidad. Allí se per- 
manecerá hasta que se vea que el agua lleva poca fuerza 
para el E., y entonces se empezará á maniobrar para dar la 
vela, y se bordeará con las atenciones expresadas sobre du- 
ración de la vaciante, eligiendo para seguir su derrota, ya 
sea el canal formado por la isla de Capul y la de los Puer- 
cos 6 Dalupiri, 6 el que forman esta última y la de Samar. 

Si fuera faltando el auxilio de la corriente antes de poder 
entrar en algunos de los canales, se aproximará á la isla de 
Samar y buscará la ensenada de Tinaguitman, que viene á 
estar como alNE. 4 N. de la cabeza N. de la isla de Puer- 
cos; allí, arrimándose mucho á la costa, se encontrará un 
fondeadero de las circunstancias que se expresan en este ca- 
pítulo al describir la costa NO. de Samar. Continuando del 
modo dicho, en otra creciente se podrán fondear, si el caso 
obligase á ello, por los referidos canales en las costas de la 
isla de Puercos, donde se encontrará fondo de arena sembra- 
do de piedras grandes. 

En la siguiente creciente se saldrá ya á paraje más ex- 
tenso para bordear, lo que deberá practicarse con las pre- 
cauciones que se infieren de las descripciones de las costas 
y conocimiento de las mareas para aprovechar las corrientes 
favorables. Salvado el bajo del Diamante podrá tomarse di- 
ferentes partidos, según las indicaciones del viento y estado 
déla marea, pues queda el arbitrio de seguir la derrota á 
pasar entre los Naranjos y la isla de Capul ó entre e! grupo 
de ellos y el Destacado, que es el mejor paso, dirijiéndose 
después á fondear en la costa de Bulao <5 en la oriental de 
Ticao, ó bien continuar el viaje, ya sea para entrar en Sor- 
sogon ó para montar la punta N. de la isla de Masbate. 

Montada esta punta ya se sale á un espacio de mar don- 
de se puede bordear; de modo que maniobrando bien no se 
tardará muchos dias en ganar la boca del canal formado por 



396 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIH. 

la isla de Luzon y de Mindoro. Ea esta angostura deben em-- 
plearse iguales faenas que en el otro extremo del Estrecho. 
La descripción de sus costas, con el conocimiento de las ma- 
reas, manifestarán los parajes en que convenga fondear al 
in de la vaciante, advirtiendo que sólo con una embarcación 
de buenas propiedades se vencerá en una vaciante el espacio 
que hay desde el fondeadero del Varadero hasta tener mon- 
tada la isla de Mancaban; cuando no se pueda coger la ense- 
nada de Abra de Ilog, convendrá fondear en la embocadura 
del puerto Galera, teniendo presente que en esta estación 
suele haber turbonadas recias del NO- que exponen los bu- 
ques, pues para lograr una cantidad mediana de fondo en 
este paraje es menester aproximarse mucho á la costa; tam- 
bién debe tenerse presente que en este sitio la creciente 
empieza algún tiempo antes que en la medianía del canal, y 
que la corriente tiene generalmente mucha fuerza. 

Desde este paraje en una vaciante se monta la punta San- 
tiago. 

nravegaeioii de Míaiiila al estreclio de San Ber- 
nardino con monixoii del SO.— Hallándose un buque fon-^ 
deado en la bahía de Manila, y teniendo que dar la vela con 
monzón del SO. para atravesar al mar Pacífico por los estre- 
chos de isla Verde y de San Bernardino, se procederá del 
modo siguiente: 

Zafos de San Nicolás, conforme queda indicado en el ca- 
pítulo I, se hará rumbo directo á la boca, y al hallarse fuera 
de la bahía se gobernará á pasar por entre el islote Fortun y 
la isla de Lubang; desde aquí se descubrirá la costa de Min- 
doro, que es limpia, y se pondrá la proa á ella hasta fran- 
quear bien la punta Santiago, que se arribará á pasar por el 
S, de la isla Maricaban y por entre la isla Verde y los Bacos; 
si se tuviese que bordear no hay en ello inconveniente, pues 
la punta Santiago despide una restinga corta, y la costa de 
Mindoro y ensenada de Taal son limpias, sólo la isla de Ma- 
ricaban despide como para el NE* un islotillo con algún pla- 
cer, que se vea simple vista cuando se está próximo; mon- 
tada la isla Verde y los Bacos se navegará al E. la distancia 



ESTRECHO BE SAN BERNARDINO. 397 

competente á desviarse de Mindoro, metiendo en seguida ai 
S. progresivamente á pasar por el S. de los Tres Reyes y 
por entre Banton y la isla de Marinduque- 

Rebasada la isla de Marinduque y Banton se gobernará 
al E. algo para el S. hasta estar NS. con cabeza de Bondog- 
desde este punto se gobernará á la parte NO. de la isla de 
Masbate con la idea de no empeñarse con vendaval en la isla 
•de Burias y su boca Engañosa; estando próximo á esta isla 
se hará rumbo á medio canal á pasar entre B urias y Masba^ 
te; rebasada la punta SE. de Burias se meterá para el NE. á 
montar la punta San Miguel, en la isla de Ti cao, dándole al- 
gún resguardo, pues es el punto en donde se notan ya las 
corrientes fuertes del estrecho de San Bernardino; rebasada 
la punta San Miguel se orzará á no perder barlovento y ga- 
nar el fondeadero de San Jacinto, que se distingue por un 
castillo que tiene en su punta S.; si el vendaval continuase 
entablado y se llegara en hora oportuna, no deberá fondear- 
se en San Jacinto, sino gobernar á ganar la inmediación de 
la parte NO. del Naranjo San Andrés para arribar, conser- 
vando siempre el medio del canal á pasar por entre Capul y 
los Ticiines, recordando que la más E. de estas islas despide 
restinga á este rumbo, á desembocar por entre punta de Viri 
en la isla de Samar y el islote de San Bernardino; si la hora 
no fuese oportuna, podrá tomarse el fondeadero de San Ja- 
cinto 6 mantenerse en bordos hasta la manan a. 

Si la colla ó vendaval no estuviese entablado , deberá se- 
guirse la antigua práctica, que es fondear en San Jacinto, 
renovar la aguada y aguardar se entable: cuando llegue este 
caso, se dará la vela á media marea creciente en San Jacin- 
to, á fin de que esté parada ó repunte la vaciante cuando se 
llegue á los Naranjos: debe tomarse el fondeadero de San 
Jacinto cuando no está entablada la colla, porque en este 
caso no reinan mas que calmas continuas y ventolinas, y se 
expone una embarcación á ser el juguete de las corrientes, 
que son fuertes entre ios Naranjos y bajo de Calantas, como 
en todo el resto, hasta desembocar y estar algo separado de 
la costa: si estando en las cercanías del bajo Calantas , se 



398 DERROTERO BEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIIL 

fuese el viento quedando, se tratará de acercarse á la parte 
S. de la isla de Luzon donde se encuentra buen fondeadero; 
pero si esto no pudiera conseguirse y las corrientes le echa- 
sen sobre el bajo, se dará fondo sobre su placer antes de 
acercarse demasiado á la isleta; los Naranjos son acantila- 
dos y si la corriente aproximase mucho al buque á alguno de 
ellos, se colgará un ancla 6 buen anclote con 70 ú 80 brazas 
de bitadura, dejándose ir hasta que agarre (1). En este paso 
del estrecho deberá tenerse mucho cuidado para no compro 
meterse, poniendo toda diligencia para conseguirlo con la 
parte S. de los Naranjos y S. de Capul y de Dalupiri ó isla 
de los Puercos, pues son tales los remolinos y la velocidad 
de la corriente en este paraje, sobre todo entre Capul y los^ 
Puercos, que presenta el aspecto de un rio de rápida y ca- 
prichosa corriente los dias de grandes mareas. 

Puertos y fondeaderos en el estreclio de San Ber- 
nardlno.— En la isla de Marinduque el de San Andrés. En- 
tre los Tres Reyes y la isla de Marinduque, entre el Rey y 
el vantay ó vigia de la costa de la isla que tiene playa de are- 
na, es buen fondeadero para los NE. El puerto de Romblon 
en la isla del mismo nombre. 

Sobre la cabeza de Bondog, en un arenal que se notará 
en la costa, hay también un buen fondeadero para los NE. 

En la isla de Burias está en su extremo N. el puerto de 
Busin. 

En la isla de Masbate se 4;iene la bahía de Barreras Colo- 
radas en su parte oriental hacia el N., y el puerto de la 
Magdalena. 

En la de Ticao, en su extremidad NO., el puerto de San 
Miguel; y hacia su parte oriental el bien conocido de San Ja- 
cinto por nuestros antepasados. 

El de Sorsogon, en la isla de Luzon, el mejor y más es- 



(1) Al atravesar este estrecho, sobre todo en monzón contraria y en general 
en las navegaciones por el ArcMpielago, convendría llevar las anclas listas á fon- 
dear j preparado nn anclote de peso. 



COSTA ORIENTAL DE LUZON. ^9^ 

pacioso de todos; la isla de Bagatao que se halla á la entra- 
da de él, tiene fondeadero por su parte N» y parte S. 

Costtt oriental de la isla de lioaEon. En general la 
costa oriental del Archipiélago Filipino, se halla imperfecta- 
mente reconocida y los senos y bahías que encierra , así 
como las proximidades á las playas no están sondadas , por 
lo que será prudente abordar la costa 6 navegar cerca de 
ella con las precauciones á que dá motivo su escaso conoci- 
miento hidrográfico, á pesar de que en su mayor extensión 
de N. á S. sea escarpada y acantilada. 

La costa oriental ó contra- carta de Luzon, con sus gran- 
des senos, bahías y grupos de islas contiguas, fué explorada 
el año 1792, por el teniente de fragata D. F. Viana y el pri- 
mer piloto D. J. Maqueda de la expedición de las corbetas 
Descubierta y Atrevida ^ que partiendo ambos oficiales do 
Mauban, reconocieron el primero hacia el N, hasta dar vista 
al cabo de San Ildefonso, y el segundo hacia el S. hasta el 
estreclio de San Bernardino; más tarde en 1830, el alférez 
de navio D. F. Vargas, levantó y describió las costas del 
seno de Albay y Tabaco, y últimamente en 1859 fueron si- 
tuados los montes principales de esta costa oriental de Lu- 
zon, asi como el trozo de ella comprendido entre el cabo En- 
gaño y la ensenada de Paranan^ relacionando por medio de 
aquellos puntos principales los trabajos parciales anteriores 
al levantamiento general de las costas del Archipiélago lle- 
vado á cabo el año 1870 por el entonces capitán de navio 
D. Claudio Montero , jefe de la Comisión hidrográfica del 
Apostadero. 

COSTA ORIENTAL DE LUZON. 

El eabo Elngaiía (1), como dijimos al tratar de la costa 
N. de Luzon, es de mediana altura y forma la extremidad 



(1) Suele darse también el nombre de cabo Engaño á la extremidad NE. de la 
s la de Luzon, que demora á unas 6 millas más al BE., y que en la carta se deno- 
mióa punta Escarpada. 



400 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIH. 

NK de la isla Palaui; la punta S. de esta isla, que es al mis- 
ino tiempo la punta E. del puerto de San Vicente, es un cerro 
redondo bastante elevado. 

La punta que forma el cabo Engaño termina por un arre- 
<5ife de coral y varios islotes y pedruscos que avanzan próxi- 
mamente 1 milla al ENE- sobre los que rompe la mar. 

Este arrecife rodea toda la costa oriental de la isla y se 
extiende unas 3 millas para el E. en su medianía, y pegán- 
dose después á la playa , forma un estrecho canal que da 
paso al puerto de San Vicente con el arrecife que, contor- 
neando la extremidad NK de la isla de Luzon por las pun- 
tas Negra y Escarpada, termina en punta Quijada. 

Además, á 1 milla al N. de la punta Escarpada, y dejan- 
do un paso de unas 2 millas de ancho y 33 metros de fondo 
con el arrecife que despide para el E. la isla Palaui, se en- 
cuentra un pequeño placer 6 bajo fondo con 13 á 28 metros 
4e agua. 

Avreelfe Clare ó Anson. Las cartas señalan á unas 
29 leguas al ESE. 5*" E. del cabo Engaño un pequeño arreci- 
fe, situado en 17^ 49^ lat. N. y 130' 52' long. K, del cual no 
tenemos noticia alguna. 
Yariaelon de la aguja. 0^ 10' NE. en 1875. 

liaeosta, desde la extremidad NE. de la isla de Luzon, 
se dirige al SE. 11 | millas hasta la punta Iligan, rodeada 
de piedras sueltas y arrecife de coral que se extiende poco 
para fuera, y desde aquí corre al SSO. formando suavemente 
una inflexión de unas 11 millas de flecha hasta el frontón 
de Moisés, que dista 64 millas aVS. i SE. de la referida pun- 
ta Iligan; toda esta porción de costa es elevada, limpia, sin 
más peligro que el que resalta de ser inabordable, sin abri- 
go ni fondeadero alguno, y formada por las vertientes orien- 
tales de la notable cordillera de Luzon, llamada Sierra Ma- 
dre, que, arrancado, según parece, del nudo central los Ca- 
raballos, se dirijo al NNE., muy próxima á la costa, y ter- 
mina en el cabo Engaño, dominado por el volcan de Cagua, 
de 1.195 metros de altura sobre el mar y los montes más 
próximos de 1.036 metros y 627 metros de altura, cuyas fal- 



COSTA ORIENTAL DE LUZON. 40f 

<Ias orientales configuran la extremidad NE, de la isla de 
Luzon. 

El frontón üffoisés se halla á 73 millas al S. 5^ E- de la 
extremidad NE. de la isla de Luzon, y está formado por las 
caidas orientales la próxima montaña llamada Moisés, de 
1.282 metros de altura sobre el mar. Este frontón abre por 
su parte N. el seno de Divilican, al E. de éste el pequeño 
puerto de Dimalansan, y por su parte S. la ensenada da Pa- 
ranan, y otro puertecillo opuesto al primero, llamado de Bi- 
cobian. 

Ija» ensenadas de Divlllcan y de Paranan se hallan 
abiertas á los vientos del primer cuadrante, que son las te- 
mibles sobre esta costa; la primera tiene sus playas rodea- 
das de arrecife madrepórico, y en los recodos que forman 
se encuentran de 13 á 17 metros de fondo. La segunda de 
Paranan, de figura semi-circular, es muy hondable, des- 
aguando en su fondo sobre playa de arena varios pequeños 
rios. 

Ijos pequeños puertos de Dlmalansan y Bieeblan, 
que se abren en el intermedio de las anteriores ensenadas 
en direcciones opuestas, presentando respectivamente sus 
bocas al N. y al S., tienen unas 2 millas de profundidad y 
poco más de 1 cable en su mayor angostura, con 5 metros 
de agua el de Dimalansan j 2 ^ cables de ancho, con 17 y 
20 metros de fondo el de Bicobian desde su medianía hasta 
el cantil del interior; la costa O. de este puerto, que presta 
buen abrigo de los NE., so halla rodeada de un arrecife 
que corre hasta la' punta N. de la ensenada de Paranan» 

EL monte Dos Cuernos, de 1.204 metros de altura sobre 
el mar, se halla sobre ia costa al NNO. del llamado Moisés; 
más al K, también próximo al mar, es muy notable el co- 
nocido por el Cetáceo y el monte Cresta, entre el Dos Cuer- 
nos y el Moisés. Este último monte es una buena marca para 
hacer por las ensenadas 6 puertos acabados de mencionar y 
la de Paranan. 
Variación de la «i^uja. O"" en 1875. 

Ija ensenada de Paranan se encuentra inmediatamenT 

23 



402 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIII. 

te al S. del puertecillo de Bicobian, por 17° 9' lat. N.; es 
próximamente semicircular, de unas 5 % millas de ancho y 
2 Va millas de profundidad; se halla completamente desabri- 
gada de los vientos del primer cuadrante, y protejida en par- 
te de los del SE. por una punta, rodeada de extensos arreci- 
fes, que avanzando al NE. limita por el S. la ensenada. 
Esta es limpia y muy hondable, con un extenso playazo en 
el fondo, por el que desaguan varios riachuelos; viéndose á 7 
millas al ONO. el monte Moisés (1.282 metros) dominando 
este trozo de costa. 

Ijtt costa en general, se dirije desde la ensenada de Pa- 
rananal SSO. 27 leguas, hasta el cabo de San Ildefonso, y 
de aquí al S. 5"* O. 24 leguas hasta la punta Inaguican, for- 
mada por una de las cordilleras principales de Luzon que 
por esta parte corre cerca y paralelamente á la costa termi- 
nando hacia el mar alta, escarpada y de aspecto imponente, 
aunque limpia y muy acantilada; las ensenadas de Bilasaac, 
Casiguran, de Baler y de Dingala, que se abren en esta com- 
prometida costa, son de muy mal tenedero, desabrigadas de 
la mar y viento del Océano Pacífico, y se conocen muy 
poco; sólo la de Casiguran, estrecha y larga, que profundi- 
za una gran extensión en dirección SO* NE. protejida por la 
aguda península de San Ildefonso, parece presenta abrigo de 
los tiempos del golfo. 

Corriendo la costa E. de Luzon desde el cabo Engaño 
hasta la punta Inaguican que limita por el N. la gran bahia 
de Lamon, no se ha encontrado otro escollo que el llamado 
bajo Prueba^ que se separa unas 3 millas de la costa, demo- 
rando desdedía próximamente al E. la extremidad N. de la 
isla Polillo. 

UmUlm áemngaim. Se encuentra á 34 millas al SO. 
del cabo San Ildefonso y 18 millas al mismo rumbo próxi- 
mamente de la ensenada de Baler. Su entrada comprendida 
entre la punta Agria al N. y la punta Deseada al S., tiene 
6 I millas da ancho; está abierta á los vientos del NE. al 
SE. por el E., y profundiza 3 millas largas al O. Ambas 
puntas de la entrada son limpias y de proximidades muy 



COSTA ORIENTAL DE LUZON. 403 

hondables, aunque la del S. tiene por esta parte varias pie- 
dras muy próximas á ella. 

Los montes que rodean la parte N, de esta ensenada, son 
altos y quebrados y sus terminaciones bajan hasta la misma 
costa; los de las partes O. y S. se alejan más de la bahia. 
Esta es muy limpia y bastante aplacerada, sondándose des- 
de 40 metros en su centro hasta 6 metros de fondo á unos 2 
cables de tierra. En la parte N. se forma un abrigado recodo 
cubierto de los vientos del NO. al NE. por la panta Agria y 
y los montes de esta parte, en el que puede fondearse por 
12 á 6 metros de fondo á unos 6 cables de tierra: al O. de 
este recodo se internan dos esteros. 

En la costa O. ó del fondo de la bahia, á unas 2 7^ mi- 
llas al S. i SO. de dichos esteros, hay una punta redonda 
que separa otros dos esteros y delante de esta punta se en- 
cuentra un grupo de diez islotes llamados Carabaos, que se 
elevan sobre un arrecife de piedras, algunas de las cuales 
velan, que se separa 8 cables de tierra y se extiende 2 mi- 
llas de N. á S. con sondas en todo su cantil de 6 á 8 metros- 

A 2 Va niillas al S. de la punta redonda, desagua el rio 
de Dumangas, que se interna con dirección al O., con 1 ca- 
ble de ancho en su entrada y 1,6 metro de agua en la barra; 
á 1 milla de esta el rio ensancha y encierra varias isletas. El 
rio de Umirey desagua inmediatamente al O. de la punta 
Deseada que limita la bahia por el S.; se interna al SSO, con 
2 cables de ancho, y tiene 2 metros de agua en la boca y 3,3 
y 1,7 metros 1 milla rio adentro. 

Sobre la costa de esta bahia hay varias casas de indios 
Dumagas y de mestizos de indio con negro. 

I^a lialiia de Eiamon 6 pequeño golfo comprendido en- 
tre la punta Inaguican al NO. y las tierras de Mambulao al 
SE., tiene 45 millas de ancho en la boca, y profundiza mas 
de 35 millas al S., estrechando de tal modo la isla de Luzon 
por esta parte (provincia de Tayabas) que la deja reducida 
á un verdadero istmo de unas 5 millas de ancho, que une el 
gran cuerpo superior de la isla con el inferior en que están 
las provincias de Camarines y Albay, Delante de la entrada 



40Í DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO, CAP. VlII. 

de la bahia se encuentra la isla de Polillo y al SE. de esta 
la de Jomalig con dos islotes á su parte E. que la defienden 
de los vkntosdel N.; ya dentro de la bahia se encuentra la 
isleta Balesin y más al interior la isla Cabálete y la de Aba- 
lat é islotes próximos, que extendiéndose de ONO. á ESR^ 
forma con la costa del fondo de la bahia un abrigado puerto 
de buen tenedero. De los dos canales que deja esta última 
isla para pasar al puerto, el del O. es sucio y de escaso fon- 
do y limpio y hondable el del E. Las costas de la bahia son 
limpias; seguida y escarpada la del O. é irregular con varias 
ensenadas la del E*, encontrándose en la primera los fon- 
deaderos de Lampón y Mauban y desaguando por ambos Ta- 
rios riachuelos. Repetiremos una vez más que toda esta 
costa se halla reconocida muy imperfectamente y que sus 
bahias no están sondadas. 

li» isla de Polillo, situada delante de la entrada de la 
bahia de Lamon, está formada por una montaña central, de 
regular altura y de contorneadas y emboscadas laderas; tiene 
la figura de un triángulo rectángulo, cuyos lados N. y E., 
entrecortados por varias abras ó ensenadas, son, limpio y 
acantilado el del N., y bordeado de isletas y peligrosos arre- 
cifes el del E.; el la do ó costa O. es seguido y de proximida- 
des limpias y hondables, excepto delante del puerto de Po- 
lillo, que se halla próximamente á media distancia de esta 
costa Om en donde se encuentra un extenso arrecife que cor- 
riendo SE--NO. paralelamente á la isla, forma con ella un 
estrecho canal abierto al NO. con 28 á 25 metros de fondo 
lama, que conduce al puerto de Polillo, situado en 14"* 51' 0^' 
latitud N., y 128*" 7' 8" longitud E., cuya población tiene 
1.600 almas. 

A Vo íiiilla de distancia de la costa occidental, se sondan 
de 16 á 33 metros de fondo, piedra generalmente. 

El puerto d© Eiimipoii, en la parte NO. de la bahia de 
Lamon, aunque pequeño, es un buen fondeadero abrigado, 
que profundiza al N. con 22 á 8 metros de fondo arena y 
fango, rodeado de tierras cubiertas de espesa vejetacion y 
dominado por el notable monte Binangonan. En él desaguan 



COSTA ORIEIS'TAL BE LÜZON. 405 

varios riachuelos y hay un lugar de buena aguada. Este 
puerto es célebre en la historia de Filipinas, por haber sido 
en el siglo xvi, durante algunos años, el depósito de los ga- 
leones y de la riqueza de Manila, por haberlo considerado 
más franco y libre para las comunicaciones con Nueva-Es- 
paña, que el entonces poco conocido y difícil estrecho de 
San Bernardina 

El plano del fondeadero de Mauban fué levantado por el 
teniente de navio Viana, de la expedición de Malaspina, y 
las derrotas seguidas en los reconocimientos verificados en 
aquella época por este oficial y el piloto Maqueda, se hallan 
trazadas con líneas de puntos en las cartas núms. 538 y 601, 
hojas V y XII del Archipiélago filipino. 

«rupo de Isis islas Cafagua». Este grupo se compone 
de ocho islas, cuyos nombres son: Tinagu, Quintunoan, Siapa, 
Catbalisay, Oalagua, Pinanguapang, Maculabu, Samar y al- 
gunos otros islotes. 

Ija is!a Vinagu es la mayor de todas y central del 
grupo; demora á unas 13 millas al NE., -J E. del puerto de 
Mambulao. En todas sus inmediaciones hay bastante fondo, 
siendo éste de piedra próximo á la costa. Por la parte del E. 
salen de sus puntas algunos arrecifes de bastante extensión, 
que se extienden por el interior de sus ensenadas; en su 
punta más NE. se sondan 17 metros arena, fondo que va 
disminuyendo hasta 5 metros al estar EO. con el islote que 
separa la isla Tinagu de la de Quintunuan. 

Entre el expresado islote y las islas hay tan poca agua, 
que sólo queda 0,3 metro arena en bajamar, pasado el cual 
se encuentran 3 y 5 metros hasta salir del estrecho canal 
que forman en dirección EO. las islas Tinagu al N. y la de 
Quintunuan al S, 

lia Isla Huintunuaii es de menor extensión que la an- 
terior. En su parte O. tiene una ensenada semicircular de 
poca consideración. 

De la punta S. sale un arrecife con bajo fondo de 3,5 me- 
tros de agua, que se une al islote Magalasac, que es casi re- 
dondo, rodeado de piedras^ con un islotillo por su parte del N, 



406 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLA.GO FILIPINO. CAP. VIH. 

La parte S- de Quintunuan es sucia con bastantes bajuras, 
que se extienden por su parte E. y NE., las que se unen con 
las que salen de las islas Calagua, Cabalisaj y Siapa, de 
modo que no dejan paso alguno entre ellas. Estas tres islas 
son de poca extensión, y la última de Siapa es algo más alta 
que las anteriores. 

aguada. Se encuentra en la medianía de la parte N. de 
la isla Quintunuan. 

Kl islote Incalan demora á unas 3 millas al S. de 
Quintunuan, y está rodeado de arrecifes, particularmente 
por su parte N, 

Todas estas islas abundan en balate y tortugas, lo cual 
hace sean muy frecuentadas por los que se dedican á esta 
clase de pesca; son de poca altura y no abundan en madera. 

lia isla Pinamgtaapasig se halla ai N. y próxima á la 
de Tinagu; es la menor de todas. 

lia isla üíanitir^ al ONO. de la de Tinagu, esta rodeada 
de algunos arrecifes en sus inmediaciones. 

I^a Isla Maculabii es elevada, pudiendo verse en tiem- 
po claro á unas 24 millas de distancia, de figura elíptica y 
de unas 3 millas de extensión en su mayor diámetro. Su cos- 
ta es acantilada, con piedras en algunos parajes. 

Tiene fondeadero de playa, con aguada por su parte O., 
que se extiende al SO. de la isla de Tinagu hasta 3 millas 
próximamente al N. 4 NE. de Paracale en la costa firme. 

Baneo seis metros, A unas 28 millas alNE. | E. del 
grupo de las islas Calaguas señala la carta un gran banco 
cubierto con 6 metidos de agua, que se extiende 20 millas de 
NE. á SO., y cuyo mayor ancho de 7 millas en el extremo 
NE. viene reduciéndose á terminar en punta al SO. No se 
indica ninguna sonda alrededor del banco ni entre él y las 
islas y costa próxima de Luzon, aunque parece se halla sepa- 
rado de ambas por canales profundos. 

Kl puerto y rio de Mambulao se encuentra en la con- 
tra-costa de Luzon al NE. próximamente de la terminación 
del seno de Ragay; el puerto se halla comprendido entre la 
punta Pinandunguan y las islas de Dajican, tiene unas 3 mi- 



COSTA ORIENTAL DE LUZON. 407 

lias en su mayor extensión de NNO. á SSE.; su fondo fan* 
go disminuye progresivamente desde 20 metros en la boca á 
13, 10, 6 y 3 metros en el interior frente al desagüe del rio, 
siendo por esta parte tal el número de corrales, que se ex- 
tienden cerca de 1 milla hacia la boca, que obstruyen el paso 
á las embarcaciones menores. 

Este puerto es limpio, de fácil entrada y abrigado de to- 
dos vientos. 

El pueblo de Mambulao es de escasa importancia; se halla 
próximo al desagüe del pequeño rio del mismo nombre, y 
las piedras que tiene en la boca quedan casi en seco 4 baja- 
mar; se halla emplazado cerca de un monte que no le permi- 
te tomar más extensión, llegando las casas á la misma orilla 
del agua* Su población es de 1.400 almas. 

La costa desde el interior del puerto corre al NNO. for- 
mando una punta saliente hasta la de Pinagujan ó Pi- 
nandunguan, siendo toda ella acantilada, con 5 á 7 me- 
tros de fondo, excepto sobre la punta, que despide algunas 
piedras- 

El pueblo de Mambulao y su inmediato al E. deParacale 
son dos pueblos conocidos de todos los mineralogistas por 
los plomos rojos que en ellos se encuentran. 

Desde Mambulao, la costa O. del puerto corre al NNO ., 
presentando en el intermedio á punta Pinandunguan, una 
punta saliente que despide algunas piedras, siendo, por lo 
demás, la costa acantilada con 5 á 7 metros de fondo. 

Isletast Vanaos. Son cinco isletas rasas que se hallan á 
3 millas al NO. de la punta Pinandunguan. 

Ija Isla Vabusao se halla al O. de la misma punta; es 
algo mayor que las Tañaos y rasa como ellas; por su parte 
NE. despide un gran arrecife. 

lia punta Bitluaguln forma con la de Gumaus una 
gran ensenada bordeada de arrecifes que terminan delante 
de un baluarte que hay sobre la primera de estas puntas; 
después siguen algunas playas para el S. con fondo de 5 á 
6,5 metros. 

La punta Gumaus es baja y forma un pequeño recodo con 



408 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FlLIFIíNO. CAP. VIII. 

la de Piüandaga, y toda esta parte de costa corre próxima- 
mente al S. 62 E. 

Pasada la punta Pulandaga, se encuentra la ensenada de 
su nombre, también rodeada en parte de arrecifes y con 
playa en otras, particularmente al S., cuyo paraje se halla 
próximo al pueblo de Paracale. 

li» piiiita y ensenada de Parábale se encuentran do- 
blando para el E. la playa S. de la ensenada de Pulandaga; 
la punta es baja do mangles y despide arrecifes; en el fondj 
y hacia la parte S. de la ensenada desagua un rio. 

El pueblo de IMaraeale se halla situado en terreno 
llano, próximo á la sierra de Bagacay y al rio llamado Ma- 
laguit, cuya boca dista unas 2 millas al SE. de Pafacale; 
este rio es extenso y de bastante profundidad, llegando en 
algunos parajes á tener 6 y 8 metros de fondo. Paracale 
tiene 2.600 habitantes, 

Eia punta üaeal es la oriental de la ensenada de Pa- 
racale, y desde ella hasta la de Mantaysang corre la costa 
al mismo rumbo S. 62 E., encontrándose en toda ella, á 2 
millas de distancia, de 13 á 17 metros de fondo arena, y un 
rio y baluarte en su medianía. 

La costa hasta punta Indang es baja, con playa y buen 
fondeadero, desaguando al O. de la punta el rio Labo, que 
es bastante profundo, lo mismo que el de Indang; ambos 
rios dan nombre á sus respectivos pueblos, que se hallan 
hacia el interior. 

Mm Isleta Indang SO halla frente á la punta del mismo 
nombre; es de figura circular^ rasa y con playa de arena. En- 
tra ella y la costa sólo hay de 1 i á 3 metros de agua. 

El rio Daet se encuentra á unas 6 millas al SE. de la 
isleta anterior; en su boca se sondan 3,3 metros de agua y 5 
metros más adentro. 

Para entrar en él deberá atracársela punta O- de la boca 
sobre la que hay un baluarte, pues la del E., que es rasa y 
de mangles, despide una restinga de poco fondo á bastante 
distancia. 

La costa entre Indang y este rio forma una gran ense- 



COSTA 0R1E^'TAL DE LüZON. 409 

nada, en la cual se encuentran dos baluartes ó vantays, 
siendo todo el fondo de la ensenada de arena. 

La punta Daet está al ENE. del baluarte de la boca del 
rio, y es baja; desde ella sigue la costa unas 3 millas al 
SSE., formada de varias puntas de mangles y de poco 
fondo. 

Eiüs islaü Canino y Cantón están situadas á corta dis« 
tancia al ESE. de punta Daet, y son de regular altura; la 
primera, que es la mayor, tendrá unas 2 millas en su mayor 
extensión; sus costas í^e hallan en general rodeadas de pie- 
dras, aunque por la parte del NE. tienen algunos fondeade- 
ros de arena. Abundan en madera de ébano y camagon, y 
se coje balate. Entre estas dos islas hay una pequeña isleta 
que forma con las primeras pequeños canalizos de poca agua 
y fondo piedra* 

Isletas Masas, son cinco pequeñas islas que demoran al 
O. y al SO, de la de Cantón, en las inmediaciones de las cuales 
se encuentra muy poco fondo, arena, y aunque dejan entro 
sí pequeños canales, es preferible tomar el canal que forma 
todo este grupo con la costa. 

La porción de costa comprendida entre punta Daet y la 
de Colasial SSE., forma un gran recodo de costa baja y 
muy sucia, hasta la medianía de su extensión, y desde aquí 
hasta punta Colasi, que va elevándose, es acantilada. 

Ija punta Colas!, formada por las tierras del pico del 
mismo nombre, que se halla á poca distancia de ella, es ele- 
vada. Entre esta punta y la que determina otro monte tam- 
bién picudo que demora al SO., y próximo al primero, se 
abre una pequeña ensenada con 5 á 6,5 metros de fondo 
arena. 

La visita de Golasi se halla situada en la ladera N. de la 
montaña, con una población próximamente de 8.000 habi- 
tantes. 

lia iiaiiia de San üf ig:uel se halla comprendida entre 
punta Colasi al O. y la de Siruma al E ; es de figura circu- 
lar, de unas 10 á 12 millas de diámetro, limpia, y está ro- 
deada de altas montañas; ofrece á toda clase de buques se- 



410 DERROTERO BEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIII. 

guro obrigo, después de evitar los arrecifes que despiden las 
puntas de la entrada. 

La sonda, en su parte central, es de 13 á 15 metros, la 
que disminuye progresiyamente según se aproxima á las in- 
mediaciones de la costa. 

Desde la punta Colasi hasta el rio de Cabusao, que se 
halla en el fondo de la bahia/la costa es sumamente baja, 
con playas de arena en su mayor parte y poco fondo en sus 
proximidades, encontrándose varios rios en su intermedio. 

Kl rio Cabusat», que como acabamos de decir, se halla 
€n el fondo de la bahía, desagua en costa muy rasa, la cual 
despide un gran banco de arena con sólo 0,8 metros de agua 
en bajamar en casi toda su mayor parte, que se extiende 
cerca de 2 millas al NE., y lo señalan los corrales que plan- 
tan en él los pescadores; al O. de su extremo empiezan á for- 
marse otros dos bajos fondos. 

El rio tendrá en su boca 1 cable de ancho, y el fondo en 
el canal, hasta zafar el banco, de 5 á 6,5 metros arena, pa- 
sado el cual se encuentran 8 y 10 metros de agua. 

El pueblo de Cabusao está reducido á una ranchería de 
pescadores con un vantay. 

En todo el rio, hasta llegar á la ciudad de Nueva-Cáce- 
res, cabecera de la provincia de Camarines S., con 7.300 
habitantes, se encuentran 5 metros de agua, fondo fango, 
siendo bastante ancho en su primer tercio, en el cual hay 
una isleta que forma dos canales. 

La extensión del rio hasta dicha ciudad será de unas 24 
millas, encontrándose varias visitas en el trayecto que hacen 
amena esta navegación. 

RtoCalaliang^a. Desde la punta K del rio anterior 
hasta la isla Cahuit, la costa corre próximamente 6 millas 
al E. I NE., encontrándose en el intermedio, al SE. de la 
bahía, el rio Calabanga, también de bastante fondo. 

El pueblo del mismo nombre, con 6.350 habitantes, se 
halla algo internado de la boca del rio. 

I^a isla de San üligacl se encuentra entre la de Cahuit 
y la de Siruma, sobre la punta E. de la entrada de la bahía; 



COSTA OraENTAL DE LUZON. 411 

tiene próximamente 2 millas de larga, formando canal con 
la costa, cuyo fondo es en parte de piedra. 

La costa empieza a elevarse desde el rio Calábanla y es 
de regular altura hasta la punta Siruma; el fondo es des- 
igual, con algunos bajos, y en la medianía de la distancia 
entre ambos puntos hay una pequeña isleta. 

I^a l>iiiii» Slvuma , extremo oriental de la bahía de 
San Miguel, se halla unida á una isleta próxima por un ar- 
recife que no deja paso; de esta isleta sale al ONO. otro ar- 
recife que se extiende 1 | milla, cuyas piedras velan en 
parte. 

Al K de la punta Siruma hay un recodo en donde se en- 
cuentra la visita del mismo nombre, el cual forma una bue- 
na ensenada hacia el E., con fondo de 13 á 17 metros arena 
generalmente, y piedras en todas las proximidades de la 
costa; esta ensenada termina en una punta que dista unas 3 
millas al N- de la expresada visita, y desde ella arranca un 
gran bajo en dirección al NO. de más de 2 millas de exten- 
sión y de figura elíptica, cuyo veril se señala á alguna dis- 
tancia por la reventazón constante de la mar sobre él. 

Cía Isla Bottianang se halla al N. de la punta vSiruma; 
es elevada y de unas 3 millas en su mayor extensión; no 
tiene ningún buen fondeadero á causa de ser el fondo de 
piedras en sus proximidades y sentirse constantemente la 
mar de fuera. Sólo en el canal ó silanga que forma la isla 
con la costa, y después de rebasar un islote rodeado de arre- 
cifes que hay en su medianía, se encuentran parajes con 
buen tenedero y fondo de 10, 16 y más metros. 

De las varias ensenadas que se forman en esta parte, 
dos de ellas de consideración, sólo son accesibles á los baro- 
tos pescadores por el poco y mala calidad del fondo. 

Todas estas tierras son de mediana altura, y así como las 
de Siruma, en su mayor parte de cogonal, encontrándose en 
ellas terrenos de salinas. 

Desde la silanga de Butuanang corre la costa al SE. has- 
ta el puerto Tambang, formando varias puntas y recodos y 
rodeada de piedras en sus inmediaciones; las dos ensenadas 



412 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIII. 

que se encuentran antes de llegar al profundo puerto de 
Tambang tienen mal fondeadero. 

Desde el puerto de Tambang al de Sisiran, la costa se 
halla sembrada de islotes e islas, algunas como la de Lannit 
y Quinalasag, de bastante extensión; los canales que las se- 
paran entre sí y de la costa de la tierra firme, lo mismo que 
las varias ensenadas que forman, son de poca importancia y 
de fondo desigual, en su mayor parte de piedra. 

Este grupo de islas sólo deja con la costa un canal estre* 
clio de 1 I metro de agua en muchos parajes hasta llegar á 
los islotes de Baji, que se hallan esparcidos en la parte SO- 
del puerto de Sisiran, formando un paso de 1 J á 5 metros 
de fondo y 1 milla próximamente de ancho. 

, La costa baja hasta el puerto de Tambang empieza á ele- 
varse, siendo toda ella de monte emboscado y formando al- 
gunas ensenadas de difícil reconocimiento por su poco 
fondo. 

EiSi isla ^lluinalasaj^^ cuya parte SE. forma la costa O. 
del puerto de Sisiran, tiene próximamente unas 4 millas de 
extensión; es de regular altura, limpia en la parte que mira 
al puerto, con sondas de 25 á 42 metros á menos de 1 milla 
de la parte NE., y destaca varios islotes por su costa N. y O. 
generalmente acantilados. 

Eia isla Baciacar ^s la mayor de las isletas que destaca 
Quinalasag, separada de su extremo N. por un canalizo de 
escasa importancia. De la punta N. de Bacacay sale en esta 
dirección un arrecife de piedras é islotes que se extiende ¿ 
milla, con sondas por el E. de 16 á 42 metros cascajo, á 4 y 
8 cables de distancia. Por la parte O. forma su costa una en- 
senada de muy mal fondo; por la del SO. tiene próximo un 
farallón rodeado de arrecife; y á 1 milla al NO. se encuentra 
otro islote. 

El puerto de Sisiran (1) es notable por ser el que á 



(1) Plano inédito del puerto de Sisiran lerantado por D. J. D. Maquedn, pilo- 
to de la Real Armada y úq las corbetas de S. M, C. JDescnUerta j Átreddap, 
en 1702, 



COSTA ORIENTAL DE LUZON. 4í3 

fines del siglo pasado consideraba el gobierno y comercio de 
Manila como el único en la contra-costa de Lnzon para acó- 
jerse á él los buques que llegaban tarde de Acapulco 6 para 
conservar escondido y pronto un buque para conducir plie- 
gos á Nueva España. Después de la expedición de Malaspina 
€6 consideró más propio para el primer caso el de Tabaco y 
para el segundo el puerto que hay en la isla Alabat en su 
parte SO. ó frente al rio Mauban cuando el fondeadero de 
este no se considerase á propósito, ambos también en la con- 
tra-costa. 

El puerto de Sisiran, rodeado de altas montañas, se halla 
formado por la isla de Quinalasag al O. y la tierra de pun- 
ta Pambuan, que separa este puerto del saco de Tagun al E 
Es abrigado, limpio, espacioso y de buen tenedero, profun- 
dizando 4 millas al SO. en dirección de la visita Baji: su 
boca, abierta al N., tiene 1 i milla de ancho, con fondo de 
18 á 22 metros sobre la punta de Quinalasag, y 12 y 18 me- 
tros en el cantil del arrecife que á unos 2 cables rodea la 
punta larga de Pambuan, E. del puerto. Las sondas del in- 
terior del puerto varian suavemente desde 18 metros rebasa- 
da la boca hasta 5 metros fondo lama y arena muy próximos 
á las costas. Su clima es húmedo, y descargan á menudo 
fuertes turbonadas con mucha agua. 

Aguada. En la costa E. de la ensenada que al SSR for* 
ma el puerto, se encuentra un riachuelo de buen agua. No 
se encuentran recursos de víveres en este puerto ó es preci- 
so abastecerse de los pueblos lejanos. 

La costa O. del puerto es acantilada y limpia: la del E., 
desde el rio Aguada hasta la punta Pambuan, despide pri- 
meramente un banco de arena de unos 2 cables de ancho que 
termina 1 milla al N. en una punta que tiene un farallón pe- 
gado á ella, y desde este farallón arranca el arrecife que cor- 
riendo la costa para el N. rodea la punta E. del puerto 6 de 
Pambuan á unos 2 cables de ella y continúa bordeándola por 
su parte oriental en el seno de Tagun. 

liaja. Delante de la boca del puerto Sisiran, y á 1 | milla 
al N. J NO. hay un pedrusco acantilado sobre el que rompe 



414 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIIL 

la mar, coa sondas á su alrededor de 15 á 27 metros; por su 
parte S. despide un pequeño placer de IQ á 12 metros de 
agua, y el fondo en el paso que deja con la punta Pambuan 
6S irregular, Tariando desde 8 metros el menor á 25 metros, 
encontrándose 18 metros en el cantil N. del arrecife de la 
expresada punta; la calidad del fondo es arena y piedra. 

En el otro paso que la Laja forma con la punta E. de Qui- 
nalasag ú occidental del puerto se sondan de 26 á 23 metros 
y de 20 á 22 metros sobre la misma punta. A 1 Vn naiUa al 
N. de esta piedra se encuentran 33 metros de agua. 

Blarea* Para recalar al puerto de Sisiran, viniendo de 
mar afuera, de la parte del E., después de rebasar la isla 
Catanduanes por su parte N,, se verán un sin número de is- 
las, y dominando á todas ellas un pico muy agudo y delgada 
bañado por el mar, que afecta la forma de un pilón de azú- 
car; este monte es la terminación NO. de la isla Lahuy, y 
sirve de excelente marca para dirigirse al puerto de Sisiran, 
cuya entrada no ofrece dificultad, cuidando de la sonda. 

e:i sacadeTagun. Se abre inmediatamente al E. del 
puerto de Sisiran; está comprendido entre la punta de Pam- 
buan que avanza 3 J millas al N., al O., y la isla Lahuy y 
otras menores que se encadenan con su extremo S. hasta la 
costa de Luzon, al E. Este saco de unas 6 millas de ancho, y 
10 millas de profundidad^ se halla imperfectamente recono- 
cido, aunque las sondas á su entrada son de 33 á 25 metros. 
Entre la ensenada de Pambuan sobre la costa del mismo 
nombre, obstruida por arrecifes, y la isla del S. de Lahuy, 
hay una isleta con dos islotes en sus proximidades, que des- 
pide para el N. un arrecife en forma de cuña de 1 7^ niilla 
de extensión: desde esta isleta hacia el fondo del saco, todo 
está cubierto de bajos y arrecifes de piedras, de fondo esca- 
so é irregular. 

Isla EiaiiiiT. Esta isla es de figura irregular, tendida de 
NNO. á SSE* en una extensión de 4 millas largas, con 2 mi- 
llas deE. á O. en su mayor ancho: su extremo NO. termina 
á la mar en un monte picudo muy notable llamado Paít de 
Azúcar por su forma semejante á un pilón de azúcar, que se 



COSTA ORIENTAL DE LÜZON. U5 

distingue á bastante distancia entre las muchas islas que 
bordean esta costa, presentando un excelente punto de mar- 
cación para navegar por ella. La redondeada punta que for- 
ma este monte, se halla rodeada de varios farallones acanti- 
lados por su parte NE. y SO., con fondo de 16 á 22 metros 
en sus inmediaciones. La punta NE. deLahuy está contor- 
neada de un arrecife que sale para fuera cerca de 3 cables; 
la punta SE. también despide arrecife, cerrando la pequeña 
distancia que la separa de la isla Basot; la punta SO. que 
avanza en esta dirección cerca de 1 milla, forma por su par- 
te N. una recortadura ó ensenada de i milla de profun- 
didad. 

Cuatro islotes. A 3 millas al NO. de la punta Pan da 
Azúcar, de la isla Lahuy, se encuentran cuatro islotes, de 
los cuales el principal tiene unos 3 cables de extensión; es 
acantilado y limpio por todas partes, excepto por la del N., 
desde la que arranca un arrecife de 1 milla larga de exten- 
sión en aquella dirección, que rodea á dos islotillos. 

A unos 7 cables al SE. del islote principal, se encuentra 
el cuarto islote; este es limpio y acantilado y el canal que 
forman entre sí, tiene de 33 á 35 metros de fondo conchuela. 
Los pasos entre este grupo de islotes y las puntas de Pan 
de Azúcar y Pambuan, son limpios, anchos y hondables, 
pues en el primero se sondan de 22 á 50 metros y 33 en el 
segundo, disminuyendo el fondo en este último á 15 metros 
al acercarse al banco S. de la piedra Laja, frente á la boca 
del puerto de Sisiran. 

Eia isla Basot está muy próxima á la punta SE. de la 
de Lahuy, y se halla unida á ella por el arrecife que la ro- 
dea, arrecife que sale para fuera unos 3 cables de las costas 
E. y O. La punta aguda que despide esta isla para el E. se 
llama punta Sabason. 

La isla al S. de Lahuy forma con esta un estrecho ca- 
nal de 1,7 metro de fondo. Su costa E. es muy irregular 
presentando varias ensenadas; y á unos 6 cables al E. de 
su punta SE, tiene tres islotes, los dos más N. rodeados del 
arrecife que destaca la costa S, de la isla,' y que bordeando^ 



416 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPLXO. CAP.VIIL 

ia SE. termina poco más de i milla al N. de los islotes, obs- 
truyendo el paso entre ellos y la costa. La sonda entre la 
punta SE, de Lahuy y dichos islotes, es de 25 á 17 metros, 
fondo arena, y verileando el arrecife que desde ellos correal 
SO. rodeando la costa S. de la isla, se encuentran con irre- 
gularidad desde 10 á 17 metros de agua. 

El islotillo S. forma con los dos del N. un paso de 1 i 
cable de ancho y de 12 metros de fondo. 

La isla tendrá próximamente 2 millas de N. á S. y 1 J 
millas de E. áO. 

Puerteelllo de Caramuan Se halla al S. del grupo 
de Lahuy, sobre la costa de Luzon, al pié del monte más 
elevado de los que forman la cordillera de esta parte de 
costa, el cual le sirve de marca; forma este puertecillo una 
pequeña silanga, de canal estrecho y de poco fondo por el 
E., limitada por un lado por un mogote bastante alto, al 
abrigo del cual puede fondearse en 5 á 6,5 metros de fondo 
arena. 

Próximo á este puertecillo se encuentra una pequeña en- 
senada con un baluarte ó vantay que sirve de punto avanza- 
do al pueblo de Caramuan, de 2.200 habitantes, que se halla 
4 millas tierra dentro a la orilla izquierda do un rio. 

La costa corre desde aquí alta y acantilada unas 4 millas 
al E, hasta la punta Caramuan, encontrándose en el inter- 
medio dos islotes próximos á ella que dejan paso. La punta 
Caramuan, así como toda la costa que desde ella corre al 
SE. J S. hasta la punta Bungus en una extensión aproxima- 
da de 5 millas, que limita por el O. el Canal de Maqmda^ es 
alta y acantilada, formando varias ensenadas con islotes y 
piedras de malos fondeaderos. 

Eia üllaiiga de rUojgo, forbada por ia isla del mismo 
nombre y la costa, se halla 1 milla al S. de la punta Cara- 
muan, con buen fondeadero en todas estaciones: el canal del 
S. está angostado por los arrecifes que salen de una y otra 
banda . 

li» Isla Pitogo, de unos 2 cables en su mayor exten- 
sión, es bastante elevada por su parte SO. y baja por la del 



COSTA ORIENTAL DE LUZON. íí7 

NE. El mejor fondeadero se encuentra en la parte SO. por 6,5 
metros, fondo arena. 

lias islas Catanaguan se hallan á unas 2 millas al E. 
de punta Caramuan; son pequeñas y bajas y se hallan ro- 
deadas de arrecifes; forman con la referida punta un canal 
limpio y expedito de 15 á 45 metros de fondo. 

Las isletas que se hallan á 1 | milla al E. de punta Bun- 
gus, forman con esta un pa^o limpio y hondable, que es el 
más estrecho de los dos en que dividen la angostura del 
canal de Maqueda. 

Isla de Catandiianes. Se halla situada en la parte N. 
de la extremidad SE. de la isla de Luzon, delante de las 
tierras de Caramuan; tiene próximamente una extensión de 
35 millas de N. á S., y *20 millas |de E. á O. en su parte 
meridional, que es la más ancha: está separada de las 
expresadas tierras de Caramuan por el canal de Maque- 
da, cuya mayor angostura es de G millas entre la punta de 
Bungus y la de Sialat, que demora al S. 40'' E. de la 
primera. 

Las costas en general son limpias y acantiladas á una 
prudente distancia, particularmente la del O., que es la 
menos accidentada y sobre la que se sondan de 20 á 35 me- 
tros de agua en sus proximidades; la del E., rodeada de pe* 
queños islotes, presenta algunas ensenadas y recodos de uial 
fondeadero, y la del N. tiene hacia esta parte varios islotes 
y bajos que se destacan unas 10 millas de la costa. 

Esta isla es montuosa, de terreno muy fértil, y está en- 
trecortada por gran número de ríos, de los que extraen bas- 
tante oro los naturales por medio de los lavaderos. 

El sistema de montañas parte del centro de la isla, diri- 
giéndose en dos ramificaciones hacia el S.; la una, que va á 
formarla punta Nagumbuayan, y la otra, las de Agojo y 
Sialat; la otra cordillera, que se extiende hacia el N., forma 
la punta Yog, extremidad N. de la isla. Esta cordillera, que 
se dirige de N. á S., extiende sus ramificaciones por toda la 
isla. Tiene 8 pueblos, que con las visitas anejas á ellos, com- 
ponen un total de 21.000 almas. 

¿1 



418 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIIL 

Eisi eoflta. Punta Sialat, la más O. de la isla, es alta; á 
corta distancia al NE. de ella se encu entra la punta Cudung, 
en donde se hállala visita de este nombre á la orilla de un 
rio de poca consideración. 

Al SE. de la punta Sialat está la de Agojo, rasa y cu- 
bierta de manglares, y antes de llegar á esta, desagua un 
rio en un recodo con playa de arena, de regular fondeadero. 
Desde esta última punta la costa corre 7 millas al SE. | E. 
hasta punta Tuguntun, hallándose en la medianía el pueblo 
deCalolbon, con 1.600 habitantes, costa toda ella de regular 
altura, formando algunos recodos que no ofrecen fon- 
deadero. 

La punta Taguntung, la más S. de la isla, en lat. 13"* 80' 
N., es de poca altura y rodeada de piedras. A unas 2 millas 
al NE. de esta punta hay dos bajos de piedra, no muy dis- 
tantes de la costa, á los que debe dar se el conveniente res- 
guardo Yiniendo del O. á la ensenada de Cabugao. 

La ensenada de Cabugao está comprendida entre la pun- 
ta Taguntung al O., y la de Nagumbuayan, que se halla 
unas 11 millas al ENE. de la primera. 

En la parte occidental de la ense nada se encuentra el 
pueblo de Birac, el más importante de los de la isla, con 
4.100 habitantes, inmediato y al N. de un pequeño rio. 

Por la parte oriental desagua el rio Cabugao con dos is- 
letas frente á su boca que la dividen en dos canales, cuyas 
barras quedan casi en seco á bajamar; próximo á estas 
isletas, el fondo es de 10 á 6,5 metros de arena. En la 
orilla derecha del rio se halla el pueblo de Cabugao, y 
más al interior el de Bato, compuesto de unos 2.100 habi- 
tantes cada uno. El fondo en toda la ensenada disminuye 
progresivamente desde 33 metros á 8 metros cerca de la 
costa. 

El puerteelllo de Baras se halla á unas 9 millas al NE. 
de la punta de Nagumbuayan, está comprendido entre la 
punta Nagatsa, que avanza al E., y varios islotes,, rodeados 
de arrecifes por su parte N.; estos, y los recodos que forma 
el puerto, hacen difícil su entrada. 



COSTA ORIENTAL DE LÜZON. 419 

Se halla abierto al E. y profundiza al NO. con fondo de 
14 á 6 metros de agua. El pueblo se halla á la derecha del 
pequeño rio que desagua en la costa O. 

El puerto d© Bagamonoe , en la parte NE. de la isla 

Catanduanes, en 14^ 2' lat N., y á unas 23 millas al N. del 
anterior, se halla comprendido en la ensenlada que abre la 
costa al SO., entre la punta Anajao al S. y la de Miniji- 
11 al N. 

A la entrada de esta ensenada hay dos islas, la mayor 
de las cuales se llama Panay; la ensenada se halla dividi- 
da en dos fondeaderos por el arrecife que de la parte O. de 
Panay corre á unirse con la costa firme, cubierto sólo con 
0,8 metros de agua. 

El fondeadero del Si lo forman la isla Panay y la 
punta Anajao, que es acantilada como su costa O., y tiene 
una piedra llamada Laja por su parte E., á unos 8 cables de 
distancia; el canal que conduce al fondeadero se dirige 
E. O., y en su boca se encuentran 22 metros de agua, fondo 
que va disminuyendo hasta 12 y 10 metros en el lugar de 
mejor fondeadero, en los dos recodos semicirculares que 
hacen las dos islas. 

Al S. del fondeadero se halla el pueblo de Biga, situado 
en un hermoso valle, á la orilla izquierda del rio de su nom- 
bre, que desagua en la ensenada, y al O. se encuentra el de 
Payo, componiendo entre ambos un total de 5.097 habi- 
tantes. 

Eia Isla de Panay está rodeada de arrecifes por su 
parte N., los cuales se extienden desde su punta NE. liasta 
la del O., y se unen á la otra isla interior, cerrando el paso 
entre ambas. 

La punta Maniquí 6 Minijili, N. de la ensenada, despide 
un gran arrecife á más de 1 milla por su parte E. , y por la 
del N. se forma un recodo con Qj8 metros arena y piedra 
y un farallón próximo al E. 

El fondeadero del m. está en el extremo del estrecho 
canal abierto al NE., comprendido entre los arrecifes de la 
punta Minjili y los de la isla Panay, hacia la parte en que se 



420 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIH. 

halla el pueblo de Bagamanoc, con fondo de 33 metros has- 
ta 13 metros arena, inmediato á su playa. 

La costa, comprendida entre el puerto de Baras y el de 
Bagamonoc, as baja, de piedras y acantilada; las pequeñas 
ensenadas que forma no ofrecen seguridad, entre ellas la que 
se halla sobre punta Jimato, cubierta por una isleta á unas 
8 Va imillas al N. de Baras. 

Mm punta Yog, extremo N. de la isla, es de regular al- 
tura y acantilada, pues las piedras que contornean sus cos- 
tas á uno y otro lado se separan poco. 

Isleto Mí atulln. Se halla á 3 millas al ENE. de punta 
Yog, próximamente en el centro de un arrecife circular de 2. 
millas de diámetro, que vela en toda su extensión. 

Mjom islote» al ÜT. de punta Yog son en número de 
tres, muy próximos entre sí, que ocupan una extensión de 
2 Vs millas de NO. á SE., demorando el más N. á 5 7^ mi- 
llas al N. 31^ O. de la punta Yog. 

Banco Aliriop. A 1 milla al NO. del más N. de los is- 
lotes de punta Yog señala la carta el bajo Abriop, ocupando 
una extensión de 3 millas de E. á O. y 1 milla de N. á S.; 
pero no hallándose bien reconocido ni sondado, como la ma- 
yor parte de los peligros que destaca esta costa, deberá na- 
Tegarse por ella con gran precaución. 

El pueblo y rio Pandan se hallan á unas 3 millas al 
SO, déla punta Yog; el canal de entrada en el rio, compren- 
dido entre los bajos que despide la costa, es muy estrecho* 
El pueblo se halla algo al interior, y consta de 2.500 habi- 
tantes. 

Ij» ensenada á^ Carabao ú Carao es la mayor de las 
dos pequeñas ensenadas que se forman al NO. de la isla, en- 
tre las puntas Carabao y Caramuran; puede fondearse en 
ella, á pesar de que su fondo es de piedra en algunos sitios. 
Algo ab interior y al SSE. de esta ensenada está la visita da 
Caramuran, 

lias Islas Paluinliliiies forman un pequeño grupo que 
se halla á unas 4 millas al ONO, déla ensenada de Carabao; 
son en número de tres muy próximas entre sí, y los pa- 



COSTA ORIENTAL DE LUZON. 421 

SOS que las separan bastante sucios. En el paso que estas is • 
las forman con la punta Carabao, N. de la ensenada del mis- 
mo nombre, se halla un bajo de piedra como de I cable de 
extensión sobre el que rompe la mar en bajamar. 

Toda la costa O. de la isla de Catanduanes no tiene fon- 
deadero alguno hasta llegar á la punta Cudung 6 Codon, se- 
gun la carta, en que se presenta un pequeño recodo hacia el 
NO., en el que desagua un rio de poca consideración; es 
acantilada, con sondas á lo largo de ella de 28 á 33 metros a 
regular distancia de tierra • 

Tiento». Desde el cabo Engaño hasta la bahía de San 
Miguel los vientos soplan del NE. de Octubre á Marzo, que 
es aquí la monzón lluviosa, empezando con nortes de poca 
duración; en Enero y Febrero se entablan del E. y terminan 
la monzón; las lluvias más fuertes caen de Octubre á Enero, 
y á veces se experimenta algún baguio en Octubre. Por Mar- 
zo, Abril, y algunos años á principios de Mayo, soplan vien- 
tos variables, precursores de la monzón del SO., que es el 
tiempo de secos, interrumpido por chubascos. De Junio á No- 
viembre hay temporales, siendo Agosto el me3 en que soplan 
con más frecuencia. En la monzón del SO. la mar es bella; 
en medio del opuesto cesa toda navegación en la contra-cos- 
ta de Luzon (1). 

Marea». La creciente de marea en la parte de costa, 
comprendida entre el N. de la isla Catanduanes y las islas 
Polillo, se dirige del E. para el O., penetrando de N. á S. en 
las diferentes bahías y senos que forma la costa. Al E. y O. 
de la costa de Catanduanes, la creciente de marea corre hacia 
el N. prolongando las costas, y para el NO. con bastante 
fuerza en el canal de Maqueda después de haber penetrad o 
en dirección al O. en el seno de Lagonoy, con el quecomien» 
za ese canal. 

Seno de Eiagonoy. Este espacioso seno formado al S. 
de la península de Caramuan, profundizáis millas al O NO. 



(1) F. Yagor, Viajes por Filipinas, noticias suministradas por un pecador d^ 
la. costa. 



422 DERROTERO BEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIIL 

y tiene de ancho unas 22 millas entre la punta del desagüe 
del rio Clatagon al N. y la de Natunaguan al S.; dan entra- 
da al seno por el E. el ancho paso entre la costa S, de Ca- 
tanduanes y la cadena de islas, que avanzando de la costa 
de Luzon, termina al E. en la de Rapurrapu; por el N. con- 
duce á él el canal de Maqueda, y por el S. comunica con el 
abrigado seno de Tabaco, por un paso de 1 milla de ancho. 
Se conoce poco la hidrografía de las costas de este seno y 
no se halla sondado. 

Sin embargo, el seno de Lagonoy parece limpio, sin que 
hasta hoy se haya descubierto ningún peligro al atravesarlo 
del canal de Maqueda al seno de Tabaco, ó al tomar este 
fondeadero por el ancho canal del E. El trozo de costa del 
S. desde la punta Tibi, que separa los pueblos y riachuelos 
de Naga y Tibi por el de Manilao hasta el fondeadero y 
pueblo de Tabaco, es costa limpia con playa de arena y de 
buen fondo. El rio Lagonoy formado de varios manantiales 
y arroyos que salen de las cañadas de la cordillera de Cara- 
muan, desagua en el fondo del seno junto al pueblo de su nom- 
bre. El pueblo de Lagonoy tiene 3 600 habitantes. Próxima- 
mente en la medianía de la costa, entre este rio y la punta 
Tibi, que está unas 12 millas al SE. de aquel, se halla la pun- 
ta Sagnay, con un islote á 1 milla de la punta, cerca de la 
que desagua un riachuelo junto á una aldea de unas 800 
personas. Los pueblos de Tibi y Naga á orillas de un este- 
ro el primero, y de un pequeño rio el segundo, tienen res- 
pectivamente 6,900 y 2.220 habitantes. En Tibi se encuen- 
tran manantiales silíceos y en Ibagó hay una solfatara. Las 
corrientes de marea en el seno de Lagonoy, se dirijen para 
el O. en la creciente y en sentido contrario en la vaciante. 
El monte Isarog, cono volcánico ya apagado, se encuen- 
tra entre las bahías de San Miguel y de Lagonoy; mientras 
que su ladera oriental llega casi hasta el mar, está separado 
déla bahía de San Miguel al O. por una ancha faja de ter- 
renos de aluvión. Su circuito es por lo menos de 12 leguas, 
y su altura sobre el mar de 1.966 metros. Visto del O. apa- 
rece terminado en forma de cerro aplanado. Desde el lado 



COSTA ORIENTAL DE LUZON. 423 

opuesto se presenta como una sierra anular cortada por un 
gran barranco. El número de rios que del Isarog corren á 
la bahía de San Miguel y á la de Lagonoy, es extraordina- 
riamente grande. Más allá de Maguiring hay en un trecho 
de I de legua cinco estuarios de un ancho mayor de 5 me- 
tros y hasta Goa 26, ó sea en total 31, y aun hay todavía 
más fijándose„en los pequeños. 

Pico de iriga. Se halla próximo á la costa S. del seno 
de Lagonoy, entre el volcan de Albay y el de Isarog, en la 
alineación de la serie de volcanes de Culasi, Isarog, Iriga, 
Mazaraga, Albay y Bulusan, que como la lengua de tierra 
se extienden de NO. á SE. 

El pico más alto del Iriga, tiene una elevación de 1.212 
metros sobre el nivel del mar; en sus proximidades se en- 
cuentran los pintorescos lagos de Buhi y Batun; este último 
varía de nivel. 

Seno de Tabaco, su entrada practicable se halla al S. 
del seno de Lagonoy por el paso hondable de 7 72 cables de 
ancho que separa la punta rasa y limpia de Natunaguan en 
la costa de Luzon, de la de Guinamban, la más O. de la isla 
de San Miguel que despide arrecifes al NO. Está formado 
por la ensenada que abre la costa de Luzon entre Natuna- 
guan y la lengua de tierra que avanza al E., hasta punta 
Sula y las islas de San Miguel y Cacraray, que situadas la 
primera al N. y la segunda al E., cierran este seno de Ta- 
baco. Su fígura es elíptica, de unas 6 millas de extensión en 
su ejo mayor, que se halla en la dirección NO- SE. , y 3 y. 
millas de ancho; en su costa se encuentran situados los pue- 
blos de Tabaco, Malilipug y Bagacay. El fondo del seno es 
acantilado, encontrándose de 10 á 15 metros de agua muy 
cerca de sus costas. 

El mejor fondeadero es frente á la iglesia del pueblo de 
Tabaco, y sobre la costa que corre cada vez más acantilada, 
hasta el pueblo de Bagacay, muy cerca de esta costa, se en- 
cuentran 8 y 10 metros arena. 

El pueblo de Malilipug, puramente agrícola, tiene 3.700 
almas. El de Bagacay, más al S., inmediato á la playa, en 



^24 DEREOTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIII. 

medio de un laberinto de pequeños rios, que desaguan en el 
seno, cuenta 9,200 habitantes; fuera de la barra 6 banco que 
se forma frente á su población, la playa es muy acantilada. 

El pueblo de Tabaco tiene 13.600 almas. 

Islote Buguias. Está á unas 2 millas al E. de Bagacay; 
es redondo y amogotado; le rodea un arrecife que arrancan- 
do de la playa SE. de Bagacay, se dirige contorneándolo á 
la punta Damacan SO. de la isla Cacraray, y cierra la boca 
N. del pequeño canal 6 silanga de Sula, frente á la cual se 
hallan varias isletas también rodeadas de bajos, que sólo 
tienen 0,5 metros de agua en bajamar. 

Eiiei ensenada de Pilis, próximamente á 2 Ya niillas al 
SE. de Bagacay, es una especie de pozo ó laguna de 13 á 17 
metros de fondo, cerrado para buques de algún porte, pues 
aun los menores tienen que esperar á la marea para entrar 
en ella. 

lia silanga de Sula, que se forma al SE. del seno de 
Tabaco, separa la isla de Cacraray de las tierras de punta 
Sula; es un canal sinuoso y estrecho que pone en comunica- 
ción en pleamar las aguas del seno de Albay con las del seno 
de Tabaco; es hondable de S. á N. con 20 á 13 metros de 
agua hasta su desemboque al seno de Tabaco, en que cae 
el fondo de 10 metros á 1,5 y menos agua sobre el arrecife 
que rodeando las islas Bongos, que cierra su boca N. hasta 
para las embarcaciones menores. 

KéU eosta O. de Caeraray, desde la punta N. de la si- 
langa de Sula, que es un frontón alto con 25 metros de fondo 
en sus inmediaciones, y en cuya parte O. terminan los bajos 
fondos, corre al NE. y NNE., formando varios recodos, 
de cuyas puntas salen algunas restingas, hasta la de Casol- 
gan, que demora unas 3 millas al N. | NE. de la de Dama- 
can, N. de la silanga. 

lia silanga de Casolgan es la que forman la isla de 
Cacraray y la de San Miguel; su boca al seno de Tabaco, 
está comprendida entro las puntas de Casolgan y de Buga; 
tiene próximamente 7^ milla de ancho, pero impracticable, 
así como todo el canal hacia el NE., por las muchas rocas y 



COSTA ORIENTAL DE LÜZON. 425 

bajos fondos que le obstruyen, hasta el punto de quedarse 
casi en seco á bajamar. 

li» isla de San Miguel, que cierra al NE, el seno de 
Tabaco y abre al O. el paso que da entrada á él, tiene unas 
4 millas en su mayor extensión de NO. | O. á SE. -} E.; su 
costa S., que mira al seno, es acantilada, con pequeños ba- 
jos fondos en algunas de sus puntas, sondándose muy cerca 
de ella de 20 á 27 metros arena. Su costa N. se halla rodea- 
da de arrecifes que se extienden desde la punta más O. ó de 
Guinamban, á longo déla isla por delante de la boca NE. de 
la silanga de Casolgan hasta la medianía de la costa N. de 
Cacraray. No se conoce bien lo que estos arrecifes se sepa- 
ran de la costa, y será conveniente darles más de 2 millas 
de resguardo al prolongar la costa N. de esta isla. 

Instrueoiones. Para entrar en el seno de Tabaco deberá 
atracarse la costa de Manilao, pues el placer que despide la 
punta de su nombre, y la playa de arena, que continúa has- 
ta la punta Natunaguan^ O. de la angostura de la entrada, 
tiene de 20 á 27 metros de agua; llevando de la mano esta 
costa con objeto de dar resguardo al arrecife que de la pun- 
ta O. de San Miguel avanza al NO., se fondeará fácilmente 
delante de la iglesia de Tabaco en los metros de agua que 
convenga. En todo el seno de Tabaco puede fondearse in« 
mediato á sus costas, evitando las proximidades al islote 
Biiguías por la situación del arrecife que le rodea. 

La corriente de creciente se dirige para el N., y para el S. 
la de vaciante. 

Seno de Albar* Se halla en la parte N. de la extremi- 
dad SE. de la península en que termina la isla de Luzon. 
Está formado al S. por la costa irregular de Luzon y al N. 
por las islas de Cacraray, Batan y Rapurrapu, cuyos estre- 
chos canales se hallan obstruidos por arrecifes; tiene este 
seno, abierto al E., 4 millas de ancho en su boca exterior, 
comprendida entre la punta Ungay, SE. de la isla Rapurra- 
pu, la más oriental de las citadas, y la punta de Montugan, 
terminación N. de la costa de Bulusan en la extremidad SE. 
de Luzon, y profundiza al O. 22 millas. 



426 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO CAP. VIH. 

Desde la boca interior, formada por las tierras del puer- 
to Sula al N., y las de la punta Paron al S., del mismo 
ancho próximamente que la boca exterior, el seno se dilata 
y abre al S. la ensenada de Poliqui, sucia y de poco fondo* 
En general^ todas las costas de este seno son acantiladas, y 
en toda su extensión sólo se encuentran dos bajos fondos, 
hacia el interior, á unas 2 millas de la playa del fondo 
del seno. 

Costa lüTorte *— Isla de napurrapu. Esta isla es alta^ 
de figura triangular, cuyos vértices forman las puntas Acal 
al N., Babatgon al O-, y Ungay al E., en latitud 14" 10' N. 
Desde esta punta, que es de regular altura, la costa corre 
al O. i NO. hasta la de Babatgon, acantilada y con playas 
en algunos parajes, excepto en las inmediaciones de la visi- 
ta Santa Florentina, que despide arrecifes de piedra que ve- 
lan en bajamar y se extienden 1 milla para fuera. 

Dicha visita se halla próximamente en la medianía de la 
costa, y es el único pueblo de la isla; por su parte S, hay 
dos islotillos casi unidos, rodeados por el arrecife expresa- 
do, que por la parte del O. abre entre él y la costa un canal 
de 16 á 10 metros de fondo arena; enmedio del bajo hay 
también otro canal en dirección SSE. NNO., con 10 á 13 
metros de fondo arena. 

I^ stlanesa de Rapurrapu, que separa la isla de este 
nombre de su inmediata la de Batan, tiene unas 2 millas en 
su mayor ancho, siendo las costas que la forman bajas y de 
mangles la de Batan; el canal está sembrado de bajos que 
velan la mayor parte, entre los que se sondan con irregula- 
ridad de 5 á 25 metros. 

Bajo. A 1 milla al OSO. de la punta de Babatgon, de- 
lante de la boca de la silanga de Rapurrapu, hay un bajo de 
piedra de 1 cable de extensión. 

lia slIanga de Cacraray, que separa la isla de este 
nombre de su inmediata de Batan, tiene su entrada S. com- 
prendida entre las puntas Binalbagan al E. y Cacraray al 
O.; delante de esta entrada hay un bajo fondo de piedra con 
3,3 metros de agua. 



COSTA ORIENTAL BE LUZON. 4Ü7 

Esta silanga, que se dirijo primero al NO. j después al 
SE., se halla obstruida próximamente en la mitad de su lon- 
gitud, impidiendo la comunicación de N. á S,, al llegar al 
angosto recodo que forma un islote que hay á medio canal 
delante de la punta NO. de la isla Batan, en donde el fondo 
es de 0,2 metro; este bajo fondo se extiende hasta las isletas 
que hay en la entrada N. de la silanga, dando lugar sólo á 
un corto canalizo de 10 á 12 metros de agua entre dichas is- 
letas. El canal de la entrada S. hasta llegar al expresado 
bajo fondo de 0,2 metro de agua del recodo, tiene 28 metros 
de profundidad en la boca, fondo que vá disminuyendo pro- 
gresivamente hacia el interior; está limitado este canal al E. 
por el arrecife que desde la punta de Binalbagan corre se- 
parándose de la playa y contorneando por el O. los islotes de 
la silanga que están N>S. con la punta Cacraray, y su ve- 
ril O. bordea á corta distancia la costa de la isla de Ca- 
craray* 

La costa de la isla Batan entre las silangas que la com- 
prenden, es limpia con algunos recodos: y la de Cacraray 
entre la silanga de este nombre y el inmediato puerto de 
Sala al O.; es acantilada, con algunas playas de arena y 
piedras en sus puntas. 

El puerlo de Sula lo forma el extremo S. del estrecho 
canal que separa la isla de Cacraray de la tierra firme; es 
muy abrigado y de buen tenedero. Su entrada está compren- 
dida entre la punta Cabadca y la de Balate, en la que se ha- 
lla un baluarte; estas puntas despiden arrecifes que salen 
poco más de Va ^^^ble y velan en bajamar. El canal de la 
boca tiene unos 4 cables de ancho, con 20 metros de fondo 
arena y fango, y continúa próximamente del mismo modo 
Va milla para el N. bástalos dos islotes Bongos, frente á 
una pequeña ensenada de 1,7 metro de agua, en el codillo 
que hace el canal al recurvar para el S. y luego al NO., en 
donde queda interceptado por Jos bajos fondos del SE. de la 
ensenada de Tabaco. 

Continuando este canal para el O. de los islotes Bongos^ 
la punta Guinaranan y la de Cabagon que se endentan, for- 



428 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIIL 

man un recodo hacia el S., dejando un paso de 72 cable de 
ancho, aunque de 13 á 10 metros de fondo, y es la angostu- 
ra mayor de la silanga. A la salida de este recodo se encuen- 
tra sobre la costa S. la visita Burumburugan, y sigue el ca-^ 
nal siendo hondable con 20 á 13 metros, arena y fango, pero 
tortuoso, estrecho y limitado por ambas bandas, por los ba- 
jos fondos que salen de las puntas y recodos que forman las 
emboscadas costas, hasta poco antes de llegar á su desem- 
boque en [el seno de Tabaco, en que á la altura del canalizo 
de Pilis, el fondo cae de 10 á 6 metros, y disminuye después 
hasta no ser accesible sino á embarcaciones costeras de pe- 
queño tonelaje; lo propio acontece con los dos pequeños ca- 
nales que forman la isla del Medio que comunica con el seno 
de Tabaco, en los que sólo se encuentra 0,8 metro de agua 
en bajamar. 

Eim eosia^ desde la punta de Balate , occidental del 
puertecillo de Sula, corre próximamente al O. hasta el pue- 
blo de Libog, formando varios recodos cuyos puntas despi- 
den pequeños arrecifes; puede fondearse en la caleta de Ba- 
late, inmediatamente al O. de la punta del mismo nombre. 
El pueblo de Libog ó Libón, situado en el fondo del seno en 
terreno llano, próximo á la playa á la orilla izquierda de un 
riachuelo, consta de unos 3.600 habitantes , el arrecife que 
rodea sus playas sale á bastante extensión, y como á 2 mi- 
llas al SE. del mismo pueblo, se destacan dos cabezos, por lo 
que se hará bien en atracar esta parte del seno con recelo. 

Bajos. A unas 2 millas al SE. del pueblo de Libog, se 
encuentran dos bajos fondos de piedra cubiertos con 0,8 me- 
tro de agua, y de 1 cable próximamente de extensión, cuyas 
marcaciones son las siguientes : Cabezo ó bajo del N. ; la 
punta Sula al K 56'' E., Libog al N. 30" O. , el Volcan al 
N. 64° O. y la punta Luvas al S. 15° O.; Cabezo ó bajo del 
S.; la punta Sula al N. 56" E., Libog al N. 22" O. y el Vol- 
can al N. 57" O. 

Desde Libog al rio de Albay se abre una suave ensena- 
da de playa de arena acantilada, de unas 6 millas de cuerda 
y con sondas de 17 á 20 metros atracados á ella. 



COSTA ORIENTAL DE LÜZON. 429 

El rio do Albay, que nace en las vertientes orientales 
de los montes que caen al O. de la población del mismo nom- 
bre, corre corto trecho en dirección al E. , es de muy poca 
consideración y sólo tiene 0,3 metro de agua en su barra en 
bajamar. Al N. de su desagüe, se halla el llamado Pueblo 
Viejo, que fué cabecera de la provincia de Albay antes de la 
erupción del volcan de este nombre en 1814. 

Hoy la cabecera está situada á 1 milla al OSO. de la an- 
tigua, en terreno llano, y cubierta del volcan por un cerro 
aislado llamado monte Linguion, que se halla unas 5 millas 
al S. I SE. del volcan. Este último monte y el conocido con 
el nombre de Capuntucan, de poca elevación, que se halla en 
la punta S. del rio de Albay, pueden servir de marcas al h^- 
cer por él fondeadero. El pueblo de Albay, cabecera de la 
provincia de su nombre, consta de 10.464 habitantes; produ- 
ce abacá por valor de unos 3 millones de pesos. 

Eli volean de Albay ú Mayon está situado á unas 5 
millas de las costas de los senos de Tabaco y de Albay , en 
el centro de una gran llanura, es el más notable de los del 
Archipiélago y su forma perfectamente cónica presenta un 
perñl matemático, se eleva majestuoso desde su base, que no 
tendrá menos de 15 millas hasta alcanzar la altura de 2.522 
metros sobre el nivel del mar, coronado siempre por un gran 
penacho de vapores^ que con extraordinaria rapidez y abun- 
dancia exhala de su cráter. 

Costa Sur. La ensenada de Paliqui se abre en la costa 
S. del fondo del seno de Albay; tiene 4 millas de ancho total 
entre las puntas Luvas al O. y Cáhuil al E. que forman su 
entrada y profundiza 5 millas al SO. hasta el desagüe del 
pequeño rio Subot en el fondo de la ensenada. Se halla con- 
torneada de arrecifes que en la costa O. arrancando á corta 
distancia al E. del rio Albay, salen más de 1 milla para fue- 
ra y más de | milla en la del E. terminando en punta Ca- 
huit, los que unidos á los bajos que se encuentran á 2 millas 
al S. de la entrada reducen á un corto espacio el lugar de 
fondeo. Verileando estos arrecifes se sondan 10 metros, y los 
de la costa O. abren algunos canalizos muy hondables, como 



Í30 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIII. 

el que conduce á la visita de Cagiiayan que tiene 30 á 33 me- 
tros de fondo, sin encontrarse fondeadero alguno ventajoso. 
Entre la punta Cahuit y la anterior de Pinacbucan, se forma 
una ensenada pequeña de unas 2 millas de ancho , en el ar- 
rumbamiento ÑE-SO. de las puntas, y de 1 milla de pro- 
fundidad; se compone en parte de playa muy aplacerada y 
de piedra en la restante que se extiende hasta la punta Ca- 
huit, que es rasa. En los recodos N. y S. de esta ensenada 
desaguan sobre playa de arena dos pequeños rios , y á la 
orilla izquierda del del N. se encuentra el pueblo de Manito 
compuesto de 1.037 habitantes. A 1 milla al SO. de la punta 
de Cahuit, sé halla un banco de arena en el que velan algu- 
nas piedras. En el interior al SE. del pueblo se eleva el 
monte Borin, y más al S., en la misma dirección, el de Poc* 
dol que deslinda el término de Bacon del del pueblo de Ma- 
nito. 

Desde la punta Paron, que se halla á unas 2 millas al 
E. I NE. de la de Cahuit, la costa es elevada y acantilada 
para el SE. hasta la punta Gajo. Cerca de la punta Paron 
se encuentra un manantial de aguas termales, cuyos vapo- 
res que forman se distinguen á alguna distancia. A unas 2 
millas al SE. de esa punta está la de Jesús, con una peque- 
ña playa por su parte O. en la que puede fondearse. En 
punta Gajo arranca un arrecife que siguiendo la costa para 
el SE. á menos de 1 milla para fuera, corre por delante del 
rio y playa del pueblo do Bacon y de la punta Papucha, que 
se halla á I milla al E. del pueblo, y viene á terminar en el 
fondo de la ensenada de Sugot, contorneando su costa O. 
El pueblo de Bacon, situado á la orilla lierecha del desagüe 
del rio Manangal, tiene unos 2.600 habitantes. 

Eia ensenada de jSugot se abre al E. del pueblo de 
Bacon; su boca se halla comprendida entre la punta Papu- 
cha al O. y la de Nabug al E.; tiene 1 | milla de ancho y 
profundiza al S. cerca de 2 millas hasta el desagüe del rio 
y visita de Sugot. Como se acaba de decir , su costa O. se 
halla rodeada de arrecifes que salen casi 1 milla; pero la del 
E. formada de playa de arena y muy aplacerada, con sondas 



COSTA ORIENTAL DE LUZON. 43í 

<lesde 10 metros á la entrada hasta 3 metros al acercarse al 
fondo de la ensenada , permite fondear sobre la punta Na- 
bug, en cuyas inmediaciones desagua un pequeño rio, entre 
17 y 3 metros fondo arena. 

' La parte de playa que desde punta Nabug corre al N | 
NE. hasta la de Pagjuriran, es acantilada y para fondear en 
17 metros, es preciso hacerlo á corta distancia de la playa. 
Al muelle del pequeño puerto de Sugot pueden atracar bu- 
ques de 5,7 metros de calado. 

Arrecifes. Desde la punta baja de Pagjuriran, al NE/ 
de Bacon, corre para el E. , á lo largo de la costa S. de la 
boca exterior del seno de Albay, una línea de arrecifes que 
saliendo para fuera más de 1 milla, rodean la punta baja de 
Montugan, en la que se extienden á más de 2 millas para el 
E., y continúan para el S. bordeando la costa de Bulusan del 
<3mbocadero de San Bernardino. 

Entre la costa de Pagjuriran y la de Montugan, se halla 
la de Malaglabon, al E. de la cual hay un pequeño canal 
con 10 y, 6,7 metros, arena, en el que pueden fondear em- 
barcaciones menores abrigadas de la mar en todos tiempos, 
en el fondo de este canal desagua un rio y se vé un baluar- 
te abandonado* La boca de esta abra ó quebradura demora 
al S. 32^ O. de la punta Ungay , E. de la isla Rapurrapu^ 
y á 3 millas próximamente de la punta Mantugan. 

Carbón. A 1 milla próximamente al SE. del pequeño 
puerto de Sugot, de la visita de Gatbo, perteneciente al pue- 
blo de Bacon, se ha descubierto recientemente el afloramien- 
to de una gran capa de carbón de un espesor variable de 4 
á 8 metros, de cualidades análogas al carbón de Australia, 
que ordinariamente se consume en estos paises , con la ven- 
taja sobre él de ser menos betuminoso y ensuciar por tanto 
mucho menos los tubos de las calderas marinas. Los prime- 
ros carbones de esta cuenca de Luzon se descubrieron en el 
seno de Albay en la isla de Batan y como á unas 10 millas 
del pueblo de Bacon el año 1842, y después en 1847 se hi- 
cieron nuevos descubrimientos de combustible mineral en 
el monte Hanopol de la península de Caromoan, en Camari- 



432 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILlPmO. CAP. VIIL 

nesS. y más tarde en Gubat, á unas 12 millas al SSE. de 
Sugot. 

Vientos. El Tiento dominante en la costa de Albay ^ es 
elNNK; el SO. apenas sopla con constancia dos meses, 
Junio y Julio. Los temporales más duros suelen ser en Oc- 
tubre y en Enero. Por lo común empiezan con viento flojo 
del O. acompañado de lluvia, que rola luego al N. ó S. y al- 
canza su mayor ímpetu al soplar del NE. 6 SE, Pasado el 
mal tiempo sucede generalmente la calma , y luego vuelve 
á establecerse el viento de la monzón reinante. 

lUlareas. La pleamar se verifica con corta diferencia en 
estas costas á las 6 horas de la tarde en las sizigias, y su 
amplitud media es de 1,7 metro. En la monzón del NE las 
mareas son más vivas de dia que de noche y lo contrario 
sucede en la monzón del SO. 

Corrientes. Las corrientes en todo el seno de Albay no 
son de consideración, excepto en los tiempos duros en que 
la vaciante al ENE, corre con bastante fuerza. 

En las costas de las islas Catanduanes , particularmente 
en la del O., la corriente de marea se dirijo constantemente 
para el N. y corre generalmente en sentido contrario con los 
malos tiempos del N., sucediendo lo mismo en las costas de 
Tabaco; donde en buen tiempo las mareas observan un régi- 
men regular dirigiéndose al NO. al crecer y al SE. al men- 
guar. 

Recalada al embocadero de Slan Bernardino. Si 
los vientos son del S. ó del E. deberá reconocerse el cabo 
del Espíritu Santo, que es elevado, cortado á pique, y puede 
verse á 12 ó 14 leguas de distancia, y correr la costa N. de 
Samar á 10 ó 12 millas por fuera de las islas y bajos fondos 
que la bordean, hasta estar al N. de la isla Viri; si se llega- 
se de noche sobre esta isla, 6 que el viento contrario ó la 
fuerza de la marea vaciante no permitieran embocar el es- 
trecho, deberá mantenerse sobre las gavias, al socaire ó al 
N. de dicha isla, para aprovechar la primera oportunidad de 
viento y marea y dirigirse á medio canal por el paso S. del 
islote de San Bernardino. Si por cualquier causa se recalara 



COSTA ORIENTAL DE LÜZON. 433 

de la parte del K del estrecho, podrá embocarse por el 
paso N. del islote San Bernardino, si las circunstancias de 
Tiento y marea son apropósito; pero teniendo presente que la 
costa de Bulusan es en general sucia y no presenta la de- 
fensa que la de Samar, en la que en caso de necesidad se 
puede fondear contra las mareas, las calmas, y sobre todo, 
durante los temporales del SO. Ambos pasos, á uno y otro 
lado del islote San Bernardino, son próximamente de igual 
ancho, limpios y profundos, y después de pasados y gober- 
nando á medio canal, el principal cuidado deberá ser el que 
las fuertes corrientes que se experimentan en las épocas de 
las sizigias en este embocadero, no arrastren al buque entre 
la isla Capul y las de Dalupiri ó Puercos, procurando para 
ello gobernar á la medianía del canal, entre la primera de 
estas islas y las Ticlines, continuando después para el O, 
por el S. de Luzon, según las instrucciones que se indican en 
este capítulo VIH. 

La época peor de recalada al estrecho de San Bernardi- 
no, es desde mediados de Setiembre hasta mediados de Di- 
ciembre, pues entre estas épocas no hay derrota buena ni 
seguridad en la navegación por estos mares por los malos 
tiempos y frecuentes baguios que se experimentan. 

La recalada más segura es desde Diciembre hasta Abril, 
y en los demás meses del año puede también hacerse con 
más 6 menos ventaja, sin necesidad de arribar á los puertos 
de Sisiran ó de Palapag, teniendo presente lo advertido sobre 
la navegación por el estrecho en contra de monzón, 

eolio de üfarlanas (1). Vientos. -^Eii esta parte O. del 
Pacífico, no se tiene un exacto conocimiento de los vientos; 
sin embargo, se sabe que la monzón del SO. 6 estación de 
lluvias comienza, en las islas Filipinas, en el mes de Mayo, 
y adquiere toda su fuerza hacia fines de Julio; y que estos 
vientos, los del O. y vientos variables, continúan hasta Se- 



(1) Según los antigaos navegantes de Filipinas, el golfo de Marianas es el es- 
pacio de mar comprendido entre las islas Marianas y las costas orientales de For- 
mosa, Luzon y Samar. 

28 



434 DERROTERO DEL ARCHÍPIÉLAGO FILIPINO. CAP. VIII. 

tiembre. Tampoco se conoce exactamente hasta dónde se 
extiende para el E. la monzón del SO., pero se cree que 
llega hasta las islas Marianas, y aun hasta el grupo de las 
Carolinas; según de antiguo se observa, el curso del alíseo 
del Océano Pacífico no se interrumpe sino en los meses de 
Agosto, Setiembre y Octubre, y los buques que se dirijan de 
Filipinas á las Marianas, tendrán que luchar contra los 
Tientos contrarios, lo menos nueve meses del año. 

La monzón del NE. comienza generalmente en Octubre y 
sopla hasta Abril; pero no debe confiarse mucho en encon- 
trar estos vientos en los límites al E. que se les asigna, ni 
en la época que se fija para su cambio en esta parte del 
Océano Pacífico, porque hacia las Carolinas, la monzón del 
NK no se entabla á veces sino hasta Enero, y otras veces, 
se halla bien entablada en Noviembre, y cesa en épocas di- 
ferentes, entre Abril y Junio. 

Baguios. Entre las islas Palaos y las Batanes, y sobre 
estas últimas islas, se experimentan temporales en todas es- 
taciones. La mucha mar que se siente antes de la entrada de 
un tiempo duro del NE., anuncia los temporales de esta 
parte, A veces se experimentan baguios en la parte O, del 
Pacífico, al N. del Ecuador; pero al SE. no parece vayan 
nunca más allá del S. de las Carolinas. No se conoce ningún 
indicio cierto en el tiempo para asegurar la proximidad de 
un baguio en estos parages; con todo, el barómetro baja 
antes que se declaren; es la guia más segura y la que debe 
consultarse continuamente. Dicen que estas tempestades se 
declaran las más de las veces hacia los cambios de luna en 
Mayo, Junio, Octubre y Noviembre, y que son raras desde 
Diciembre á Mayo; pero en Octubre, Noviembre y Diciem» 
bre, y también en Junio y Julio, han desarbolado varios bu- 
ques en las proximidades de las Babuyanes y de las Bata- 
ues, y otros han naufragado en la costa E. de Luzon. Al en- 
contrarse en esta posición al E. de Luzon y sin poder montar 
el cabo Engaño, deberá arribarse al O., á embocar el estre- 
cho de San Bernardino, ó á los puertos de Sisiran ó de Pa- 
lapag, que se hallan al N. y al S. de él 



COSTA O. DE MINDORO. 435 



CAPITULO IX. 

Costa O- de la isla de Mindoro.— Islas Calamianes. -Estrecho de Mindoro.- 
Costa S. de Mindoro é islas adyacentes.— Paso entre Mindoro y Tablas. 



BUndoro. Esta isla, la tercera en magnitud de las del 
Archipiélago, cuja costa occidental limita al E. el mar de 
China, formando con el grupo de las islas Calamianes el es- 
trecho de Mindoro, dividido en dos pasos por el banco de 
Apo , se halla separada al N. , de la costa de Luzon por el 
estrecho de isla Verde, y confina por el E. con el mar de 
Visayas y por el S. con el de Mindoro. 

El interior de esta isla es poco conocido , pero entre las 
montañas y la costa hay valles y llanuras bastante extensas 
sobre todo por su parte S., regadas por numerosos ríos. Es 
montuosa, su vegetación abundante y buena, produce exce- 
lentes maderas de construcción, y se encuentran minas de 
azufre. 

Su población se evalúa próximamente en 14.000 almas. 

La costa O. se extiende unas 90 millas en dirección de 
NNO. á SSE., es muy acantilada y no se encuentra fondo 
sino á 1 ó 2 millas de tierra , pero atendiendo á los islotes y 
bajos fondos de los pasos de Apo parece que no debo haber 
grandes sondas por esta parte, y que un arrecife submarino 
separa el mar de Mindoro del de China; por h que conven- 
drá cuidar del fondo cuando se tome este paso de Mindoro. 

La costa E., es también acantilada y deberá atracarse á 
ella, en la monzón del SO., en las navegaciones de N. á S. 
y vice-versa por el interior del Archipiélago. 



436 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IX. 

COSTA O. DE MINDORO. 

VAEIAGION DE LA AGUJA O" 50* NE. EN i 868. 

íag punte Calavite , extremidad NO. de Mindoro, es 
limpia, de regular altura, de peñas tajadas al mar y muy 
hondable, y desde ella hacia la ensenada de Paluan, corre la 
costa al SO. con varios frontones de roca , formando entre 
ellas pequeñas ensenaditas con playa de arena, en algunas 
de las cuales desaguan riachuelos de agua dulce que Tienen 
del monte Calavite y de las tierras altas próximas á éL 

A unas 2 millas al S. 24^ E., de la punta Calaxite , se 
halla la llamada de Inocnoc, muy sucia, de proximidades de 
poco fondo y sembrada de piedras , por lo que deberá dár- 
sele más de 1 milla de resguardo , pues más adentro se cae 
en 8 metros, arena, con rocas sueltas en el fondo en las que 
puede peligrar el buque, Al S. de esta punta, que presenta 
dos farallones muy próximos á ella, puede fondearse en 7 á 
8 metros, arena , frente á una pequeña playa y distante de 
ella como 1 J cable, con abrigo del primero y parte del se- 
gundo cuadrante. Lo restante de la costa hasta la punta O. 
de la ensenada de Paluan, aunque con piedras muy próxi- 
mas, es limpia y hondable, pudiendo atracarse á muy corta 
distancia. 

Flying Clond. El 7 de Abril de 1854, el buque de este 
nombre tocó sobre una roca sumergida, cubierta con 1,8 á 
3,6 metros de agua, y de 9 á 11 metros de diámetro (Hors* 
burgh). Según el mismo buque, este escollo se halla situado 
por los 13' — 28, lat. N., y 125^ — 47' long. E. El Serpent 
que en 1865 trató de buscar el bajo Flying Cloud, sondó 
216 metros á corta distancia al SO. de la situación asigna- 
da, y no encontró fondo sobre ella ni en sus proximidades. 
Ensenada de Paluan. Se halla situada por ios IS"" 24' 
N., al S. del monte Calavite; está comprendida entre la 



COSTA O. DE MINDORO. 437 

punta Pantocomi y la punta Mirigil, y tiene 5 millas de S. 
á O., y 3 millas de N. á S. El fondo de 77 á 90 metros 
que se encuentra á la entrada, aumenta & 370 metros á | 
milla más al S. Esta ensenada presenta buen abrigo para 
toda clase de buques contra la monzón del NE., fondeando 
delante de su extremidad NE., por los 26 metros, fango, á 
menos de 1 milla de la playa, y al O. de un pequeño mogote 
aislado, sobre el que hay una cabana. A pesar de ser éste el 
mejor fondeadero de la ensenada, deberá irse á él con el es- 
candallo en la mano, por ser acantilado el placer sobre que 
se fondea é irregular el fondo, encontrándose 13 metros, 
arena, muy cerca de la playa. Cerca del mogote hay una 
roca negra, á algunos metros de una playa de arena, de la 
que se destaca, haciéndola muy visible. Fondeando en la 
parte O. de la ensenada, se está abrigado del tercero y cuarto 
cuadrante, pero el fondo es grande y se está muy expuesto 
de los vientos del S. y del SE.; muy cerca de la playa el 
fondo en esta parte es de 12 metros, arena, al O. del rio más 
occidental, que es donde se encuentra una miserable visita 
de unos 20 tributos. 

El saco que forma esta ensenada al NO., lo llaman los 
naturales Binaibayan, su terreno es pantanoso de mangles; 
en este recodo pueden abrigarse pequeñas embarcaciones. 

La punta Pantocami, SO. do la ensenada, es de regular 
altura y se halla rodeada de un arrecife de piedras, que des- 
cubre en parte en bajamar, y se extiende más de ^/^ milla al 
SE., con bastante fondo en su cantil; este arrecife rodea muy 
pegado á tierra la costa O. de la ensenada. La costa N. es 
limpia con playas de arena, y la oriental hace varios fronto- 
nes poco salientes, cubiertos de espesa arboleda, intermedia • 
dos de pequeñas playas de arena, corriendo la costa desde el 
rio Paluan para el S., por punta Mirigil, hasta la de Tubili, 
rodeada de piedras que salen poco, cerca de las cuales se 
sondan 30 y más metros. Cuando se vaya á tomar el fondea- 
dero de vuelta y vuelta, se irá prevenido contra las fuertes 
rachas que de repente despiden las tierras altas del monte 
Calavite, y que de noche nada las hace presentir. 



/i38 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IX. 

Aguada. Puede hacerse en los dos pequeños rios de 
agua dulce que se hallan en la costa N.; mejor en el rio Ma- 
riel, en el recodo NE. de la ensenada, cuya boca, aunque 
angosta, permite el paso á los botes en pleamar, encontrán- 
dose el agua dulce á 1 cable al interior de su desagüe. Próxi-^ 
mámente, al NO. del de Mariel, se halla el rio Paluan, cuya 
barra cierra su boca, comunicando por un pequeño brazo 
con el anterior; el agua dulce llega hasta la playa. 

Eia punta Vublll tiene por su parte N* una pequeña 
ensenada, y por la del S. dos islotes algo distantes entre sí, 
los cuales, lo mismo que la punta, son muy acantilados, con 
58 y 75 metros de fondo muy cerca de ellos por la parte de 
fuera. 

Rauco üfamburao. Este arrecife, de piedra y arena, 
se extiende delante de los rios Mamburao y Masin, y se pro- 
longa al S. unas 3 millas, teniendo en su mayor ancho 1 
milla larga. Su fondo, muy irregular y generalmente de 
piedra, se halla cubierto en bajamar por 2,4 metros de agua- 
En sus cantiles se encuentran desde 3,3 á 15 metros de 
fondo, siendo de 5 metros en el de la parte S. en el punto 
desde el que se marcan: la punta Tubili, al N. SS"" O., y la 
punta Pagbajan, al N. 81^ E. 

El mejor fondeadero es frente á la boca del rio Mambu* 
rao, en 8 metros arena y fango, con abrigo del primero y 
cuarto cuadrante y parte del segundo del S, al SE. 

Al O. del rio más inmediato á la punta saliente, se en- 
cuentra una miserable visita sobre un cerro, compuesta de 
15 tributos y dos riachuelos do buen agua en el intermedio. 
También es muy delicada la que hay en lo interior del rio 
Mamburao. 

instrueeioues. Si se viniese del S. para tomar el fon- 
deadero de Mamburao, deberá atracarse de través la punta 
Talabasi, y gobernar enseguida sobre la punta Tubili hasta 
que demore ai N. el cerro de la visita; entonces podrá me- 
terse para el N. ó en demanda del rio más E., yendo de este 
modo zafos del extremo S. del banco de piedra de Mambu- 
rao, y podrá darse fondo en 9 á 5 metros, según convenga. 



COSTA O. DE MINDORO. 439 

La punta saliente de Mamburao forma, con la de Tabili, 
una ensenada llena de piedras, de las cuales velan algunas, 
y si fuera preciso fondear en ella, deberá dejarse caer el 
ancla en 12 ó 13 metros, piedra y arena> en el centro de la 
ensenada, abrigado del primero y parte del segundo cua- 
drante, pero quedando entre bajos- 

Rio Mamburao. A | milla escasa al ENE, de la ex- 
presada punta saliente de Mamburao, que despide para el S. 
un arrecife de piedras de 1 J cables de extensión, se halla la 
boca de un pequeño riachuelo de agua dulce, y | milla de 
éste, se encuentra el desagüe del rio de Mamburao, de unos 
34 metros de ancho en su boca, con barra pequeña, sobre la 
que se sondan 1,6 metro en bajamar, su menor fondo; en la 
medianía del canal de entrada se tienen 3,3 metros, arena 
fina. Desde la boca para adentro va aumentando el fondo, 
siendo de 1,9 metro á 1 Va ^^^^^ ^^ distancia, donde el ancho 
del rio es de '/, cable. 

A la izquierda de la parte interior de la boca del rio hay 
un pequeño recodo, en el que fondean las pequeñas embarca- 
ciones. La mayor parte de las orillas do este rio Mamburao, 
se hallan cubiertas de espesos nipales; en lo interior tiene 
pequeños brazos 6 esteros con dirección á la costa, pero la 
dirección del rio después de formar varios tornos, sigue á 
unirse con el rio Masin; de modo que puede entrarse con un 
bote ligero por Mamburao, y siguiendo su dirección, salir 
por el rio Masin. 

El rio Masin tiene próximamente en su boca el mismo 
ancho que el de Mamburao, pero su canal de entrada no 
tiene más que 1,6 metro de agua; la barra vela en su mayor 
parteen bajamar, dejando un canalizo de 0,8 metro, arena. 
A muy corta distancia de su boca para el interior se divide 
en dos brazos, de los cuales el más pequeño sigue al NE., y el 
mayor al NO. próximamente, y es el que comunica con el de 
Mamburao. 

li» eosta. A unas 2 millas al S. del rio Masin, se halla 
la punta Pagbahan, cubierta de arboleda, la que se distin- 
gue por varios islotes que tiene próximos; doblada esta 



450 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IX. 

punta para el N., puede dejarse caer el ancla en 11 metros^ 
arena fina. 

Desde la punta Pagbahan corre la cosía al SE., baja con 
playas de arena, hasta la de Talabasi, rodeada esta última de 
un placer de piedra que sale para fuera á 1 cable de distan- 
cia: Va milla al E. de Talabasi se halla el pequeño rio de agua 
salada, llamado Talabas: la costa continúa al SE. baja, lim- 
pia, con playas de arena y sondas desde 15 á 25 metros are- 
na fina, á Va milla de distancia, hasta la punta Pandan, con 
fondeadero en costa abierta, para la monzón del NE. En ella 
se encuentran los rios Santa Cruz, Arnay y Pandan, con 
barras, cuyos canales de entrada sólo dejan paso en pleamar 
á las embarcaciones menores. 

Isla» Pandan* La punta Pandan, unas 13 millas al S. 
de la de Talabasi, es de regular altura, formando un morro 
casi redondo cubierto de espeso arbolado, que no puede ser 
equivocada por las isletas próximas que tiene por su parte 
del NO.: se halla rodeada de arrecifes que se unen á la isla 
Pandan del S., ó la más próxima. 

Entre esta isla y la más NO., se forma un canal de Va 
milla de ancho y 47 metros de fondo, arena; estas islas son 
sucias de piedras por sus costas N. y O., y acantiladas por 
las del E, En caso de necesidad durante la monzón del SO., 
puede fondearse al abrigo de la isla Pandan S., en la que 
próximos á su costa E. se sondan 26 y 13 metros fango, y 
cuya abra con la costa, hemos dicho cierran los arrecifes de 
punta Pandan; razón por la que para dirigirse á fondear al 
abrigo de las islas, se deberá ir por el N. de ellas ó por 
entre las dos. 

Ensenada Hí. de Pandan. Al N. de la punta Pandan, 
entre las islas y la costa, se forma una ensenada de 3 millas 
de ancho con fondo de 3 á 6 metros, arena fina, cerca de la 
playa que se extiende hasta el rio Pandan; se está abrig^ado 
del primero y segundo cuadrante y parte del tercero fon- 
deando cerca de tierra en 5 ó 6 metros, arena, en medio de 
la ensenada. 

"Tarlacion de la aguja. 0^ 30' NE. en 1872. 



COSTA O. DE MINDORO. 441 

Fondeadero de Sablaran (1). Al E. de punta Pandan, 
se abre una pequeña ensenada de unos 8 cables de ancho 
total entre la punta Sablayan al O. y el rio Haya al E., que 
profundiza 5 cables hacia el N.: se halla reducida a la mitad 
de su extensión por los arrecifes que rodean su costa, los 
que viniendo á unirse en el centro de la ensenada, dejan 
un pequeño canal de 4 cable de ancho y 3 metros de fondo, 
que pone en comunicación el fondeadero exterior, de 27 á 12 
metros de fondo, con los interiores; en el primero de estos 
se encuentran 8 y 6 metros de fondo arena y piedra. El 
Tantay que se halla sobre punta Sablayan, está situado en 
12« 50' 15'^ lat. N., y 126^ 56^ 19" long. E., y puede fondear- 
se al E. de este vantay en 14 metros, piedra, con parte are- 
na, resguardados del NO. al SSE. por el N. El canal que 
conduce á los fondeaderos para los buques menores y á la 
población de Sablayan, compuesta de unas 1.650 almas, se 
halla bien ralizado por sus habitantes, y en ellos pueden 
quedar muy seguras las embarcaciones pequeñas dando co- 
deras á tierra. 

Instruccton. Como la costa occidental de Mindoro es 
escasa de puertos, y sobre ella suelen naufragar con fre- 
cuencia embarcaciones durante la monzón del SO., merece 
recomendarse el de Sablayan, donde pueden encontrar abri- 
go los buques de cualquier calado en toda clase de tiempo, 
no siendo del tercer cuadrante, y aun de los de este cua- 
drante pueden librarse los buques pequeños si se internan 
al socaire de los arrecifes; pero tanto los grandes como los 
pequeños, pueden estar resguardados fuera del puerto de Sa- 
blayan, si fondean, como queda dicho, al N. de la punta de 
Sablayan, entre las islas Pandan y la costa. 

Ensenada de Dongon. A unas 7 millas al S. de Sa- 
blayan, se halla la punta saliente de Dongon, baja, con 
playas de arena, y al E. y NE. de ella forma la costa la 
pequeña ensenada del mismo nombre, la que puede servir 



(1) Véase el plano del puerto de Sablayan núm, 658, publicado por la Direc- 
ción de Hidrografía el ano 1875, 



442 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IX. 

de abrigo á toda clase de buques de los vientos del primero 
y cuarto cuadrante, y en la que puede fondearse en cual- 
quier parte delante de la playa baja de arena, donde se en- 
cuentran 5,6 metros de fondo á f de cable de distancia. 

Aguada» Puede hacerse aguada en los dos riachuelos 
que desaguan en la costa N. de la ensenada, cuyo origen lo 
tienen en una laguna de agua dulce, que se halla cerca de 
la punta Dongon, formada por las aguas que vierten los 
montes próximos. 

li» costa entre punta Pandan y punta Dongon, es baja, 
cubierta de arboleda y fondo de piedras, con un bajo en el 
intermedio que sale i milla de la playa y piedras que no 
velan; hay paso entre él y la costa para las embarcaciones 
de remos. 

Ensenada de Iriron. Desde la punta 6 frontón SE. de 
Dongon, la costa mete al SE., limpia, de regular altura y cu- 
bierta de arboleda hasta la pequeña punta de Iriron, que se 
da á conocer por un islote y farallones que tiene á distancia 
de Ya milla al ONO.; desde esta punta Iriron, la costa sale 
al SSO. hasta la de Lumintau, y entre ellas forman la ense- 
nada de Iriron con sondas de 6 á 10 metros, arena; es buen 
fondeadero durante la monzón del NE.; su pueblo, compues- 
to de unas 100 personas, se halla al N. de un pequeño rio, y 
no ofrece recurso alguno. 

lia eosta de Iriron á punta Lumintau, unas 6 millas más 
al S., continúa baja con playas de arena: cerca de esta pun- 
ta, al interior, se halla una gran laguna de agua dulce, ali- 
mentada por dos pequeños brazos que se dirigen hacia aden- 
tro, y que desagua por otros dos brazos de agua dulce en las 
playas al N. y al S. de la punta de Lumintau. 

En esta porción de costa se encuentran los rios Anajao, 
Malintao y Manajao. Desde Lumintau sigue la costa al SE. 
otras 6 millas, hasta una punta rasa de arena, que se distin- 
gue por lo saliente, llamada Rumban, y continúa al mismo 
rumbo hasta la punta Bugsanga, NO. de la inmediata en- 
senada de Mangarin. 

En todo este trozo de costa comprendido entre la punta 



COSTA O. DE MINDORO. 443 

Dongon y el puerto de Mangarin, las tierras altas se hallan 
á larga distancia al interior, presentando extensas llanadas 
hacia el mar. 

Las sondas, sobre las playas de arena son de 10 á 12 me- 
tros á muy corta distancia hasta la punta de Lumintau, ras- 
cando la cual se hallan 12 y 35 metros de agua; entre esta y 
la de Bugsanga hay 13,16 y 25 metros, fondo arena , á dis- 
tancia de I milla de la costa y 7 metros á 1 cable. 

Bajo Eiamintaa (1). A J milla al NO. de la punta del 
mismo nombre , se halla un bajo de muy poco fondo que 
tiene de 2 á 3 metros de extensión. 

Baneo Donjon , se encuentra á 5 millas próximamente 
en el meridiano de la isla de Ambolan y E-0. con el puerto 
de Mangarin; es un banco de coral que se presenta como 
una isla rasa 5 cubierto en gran parte con 3,6 metros de 
agua; cerca de su extremo S. se halla la cabeza de otro ban- 
co cuya extensión al O. se desconoce, las sondas alrededor 
del primero son grandes y parece también acantilado el de 
su parte S-: por lo que no debe confiarse en el escandallo al 
atracarlos con tiempo cerrado. 

Banoo Ulanadi, 2 I millas más al E. se encuentra este 
banco, que es de igual naturaleza que el anterior, y entre 
este y la punta Mangarin hay otro tercero, que deja con la 
costa un pequeño paso de 1 milla de ancho y 9 á 13 metros 
de fondo, fango. El canal que separa los dos bancos Donjon 
y Manadi es muy hondable y franco. 

Viniendo del NO, con dirección al puerto de Mangarin, 
aunque puede tomarse sin recelo el pequeño canal entre la 
costa y el bajo más E., es más expedito y seguro hacerlo 
pasando por el N. del más O. y por el S. del del medio, go- 
bernando después al E. y dar fondo al tener bien abierto el 
canal entre Ylin y Mindoro. 

Paerto de Mangartii. AI N. del estrecho de Ilin , y 
á unas 3 millas al SE. de la punta Bugsanga, so encuentra 



(1) Descripción de las costas de Mindoro por el alférez do navio de la R. A» 
D. Rafael Butrón; ano de 1832. 



444 DERROTERO DEL ARCfflPlÉLAGO FILIPINO. CAP. IX. 

el abrigadísimo puerto de Mangarin, especie de bahía circu- 
lar resguardada de todos vientos por la isla Ilin y por la 
punta de Mangarin que termina por un espigón de arena- 
El puerto tiene 2 millas de profundidad hacia el NE: , y el 
fondo, que es de 7 á 9 metros en la entrada, disminuye gra- 
dualmente hacia su extremidad, en donde á la parte SE. hay 
una laguna que se extiende 3 | millas de N. á S. con 3,3 
metros de fondo en la boca de su entrada. 

Fondeando algo hacia dentro del espigón de arena en que 
termina la punta de Mangarin, N. del puerto, se estará entre 
6 á 9 metros, fondo fango. 

Al N. en el fondo del puerto hay varios riachuelos en 
los que no siempre se halla agua dulce. 

El pueblo de Mangarin, situado al NE. del puerto, en 
terreno llano y á la orilla de un riachuelo , se compono de 
unos 1.900 habitantes; es difícil desembarcar en sus proxi- 
midades, porque el poco fondo que hay en toda la costa N. 
del puerto no permite atracar á ella sino á las más ligeras 
embarcaciones de remos. Su clima es cálido y mal sano á 
causa de su terreno pantanoso. 

Isla Yiin , situada sobre la costa SO. de Mindoro, tie- 
ne 10 millas de extensión de NNO. á SSE., y su forma es 
la de un triángulo prolongado: sus tierras son altas y mon- 
tañosas. Toda la costa E. es elevada, cubierta de arboleda y 
espesos manglares que llegan hasta la orilla del mar, excep- 
to próximo á su punta SE. que es de roca tajada á pique. La 
costa N. de Ilin se halla igualmente cubierta de mangles, 
con un árbol aislado en su extremidad N. que es baja. De- 
lante de su punta NO., baja también y cubierta de mangles, 
hay un farallón de piedra á Va cable de ella , desde aquí el 
arrecife que rodea la costa desatraca considerablemente y 
por los 12^ — 16' — 30^' N., se extiende más de 1 milla al 
O,; este arrecife es muy acantilado por todas partes , con 
sondas desde 16 á 42 metros en su veril y desde su extre* 
midad O. se marcan ; la punta NO. de Ilin al N. 60° E.; la 
punta más O. de Ambolon al S. W O. j la más E. de la 
misma isla al S. 15^ E. 



COSTA O. DE raNDORO. 445 

Baneo. Al O. del extremo ©ccidental del dicho arrecife y 
á 1 I milla de Ilin, se halla la cabeza de un banco de piedra 
que tiene Va niilla de NNE. á SSO. con sonda que varia de 
5,5 á 9 metros. Este escollo está separado del que rodea á Ilin 
por un canal de 13 á 36 metros de agua, siendo los cantiles 
de ambos arrecifes muy acantilados. Pero este canal se halla 
'Cerrado por un banco dudoso que se extiende OSO-ENE. de 
uno á otro arrecife. 

Se hallará uno zafo por el O. de estos bajos, mantenién- 
dose al O. del meridiano de la punta O. de la isla Ambolon, 
y zafos por el S. enfilando las puntas O. y SO. más salien- 
tes de Ilin. 

Fondeadero de Ilin. Sobre la costa de Ilin y por los 
12^—15' lat. N. se halla el pueblo de Ilin, á I A millas al NE. 
de Ambolon; puede fondearse delante del arrecife que rodea 
la costa, que aquí se extiende unos 4 cables, entre 15 y 18 
metros de agua marcando la iglesia al N. 74 NE. próxima- 
mente. Un canal estrecho, formado por arrecifes y valizado 
por los naturales, conduce á un pequeño puerto interior, en 
donde las pequeñas embarcaciones se amarran en 3,3 á 6 
metros, fondo arena, á 3 cables de la playa. En el fondo de 
este puertecillo se halla el desembarcadero, abrigado por los 
arrecifes que velan en bajamar. 

Instrucciones. Para tomar el fondeadero de Ilin , vi- 
niendo del N. se deberá desatracar la costa O. de esta isla 
2 7^ millas lo menos, 6 cuidar de marcar la punta O. de Am- 
bolon al O. del S., con objeto de evitar el extremo O. del 
arrecife de Ilin, descrito anteriormente. 

La entrada del estrecho canal del puertecillo interior, se 
encuentra al demorar el baluarte situado sobre un pequeño 
cerro, cerca déla visita, alS. 70^ E., y gobernando enton- 
ees al E. se embocará el canalillo. 

Recursos. Aguada. La aldea de Ilin contiene unas 500 
personas que viven de la pesca , balate y de tortugas. Se- 
gun el Samarang^ puede hacerse aguada , mejor que en el 
riachuelo que corre inmediato al pueblo , tomando el agua 
que resume una cortadura, que se halla inmediatamente 



446 DERROTERO BEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IX. 

después de haber doblado para el S. la punta del pueblo, 
al pié de la cual pueden atracar fácilmente los botes. Tam- 
bién es buen agua la del riachuelo del pueblo, pero sus ha- 
bitantes se sirven de ella para toda clase de usos; y además 
es difícil hacerla á no ser en pleamar, pues en bajamar las 
playas quedan en seco lo menos á 1 cable de la boca del rio. 
En Ilin pueden adquirirse á precios moderados gallinas, 
huevos, granos y legumbres. 

El» eosto. La punta Bugtun, ó punta O. de Ilin, es baja, 
cubierta de mangles y termina en un arrecife que se extien- 
de á 3 cables; desde esta punta la costa se dirige 4 Ya millas 
al SE. hasta la punta Bunga, que es de piedra , de mediana 
altura y con un pequeño cerro encima. Entre estos dos pun- 
tas se forma una gran ensenada rodeada por un arrecife de 
piedras que se extiende en su medianía cerca de 1 milla para 
fuera. En caso preciso durante la monzón del NE. puede 
fondearse en esta ensenada , por su parte NE. y E. entre 

11 y 13 metros arena y piedra; pues hasta la parte N. y 
NO. el fondo está sembrado de rocas peligrosas y el agua 
disminuye bruscamente de 20 y 27 metros á 8 y 6 metros y 
á menos al aproximarse á la costa. Desde la punta Bunga 
sigue la costa 2 millas largas al SE. hasta la punta Ilin, 
que es de piedra, de regular altura y acantilada y forma un 
poco de seno 6 recodo en el que se puede fondear entre 8 y 

12 metros arena gruesa á distancia de 2 a 3 cables de la 
costa. A esta ensenada llaman los naturales ensenada de 
Panican 6 de Tortugas. 

Canal de Ilin. La isla de Ilin forma con Mindoro un 
canal de V^ milla de ancho próximamente, con 18, 21 y aun 
35 metros sobre la costa árida de piedra , de Ilin, de fondo 
arena y en ciertas partes fango, braceage que disminuye á 
12 y 11 metros al acercarse al pueblo de Mangarin, que está 
al N. del estrecho. 

Este canal es limpio, y en caso de atracar alguna de sus 
costas convendrá hacerlo á la de Ilin , por ser más acanti- 
lada; no deberá embocarse sino con viento bien entablado y 
favorable á causa de los recalmones que producen las próxi- 



COSTA O. DE MINDORO. 447 

mas tierras altas; las corrientes en mareas vivas son muy 
rápidas, la creciente tira para el S. y la vaciante para el N.; 
generalmente se prefiere cuando se vá á Mangarin viniendo 
del E., contornear Ambolon por el O. 

Eta ensenada de Eialanigan ó de Gómez formada en 
la costa de Mindoro en la medianía próximamente del canal 
de Ilin, es propia solamente para embarcaciones pequeñas; 
su ostensión de N. á S. es de 1 milla larga y de */, milla de 
profundidad. La parte S. es de playa de arena y la N. y E. 
cubierta de espesísimos manglares entre los cuales desaguan 
dos riachuelos. El único fondeadero se halla en su parte S. 
á 7^ cable de la playa en 3 metros de agua, fondo arena 
fina, al N. 36^ K de la lengüeta de arena en que termina la 
punta de Lalamgan, punta S. de la ensenada. 

Instruceloneis. Cuando se emboque este canal vinien- 
do del S., deberá desatracarse la punta SO. de Mindoro á 
causa de los arrecifes que la rodean, y que se extienden 
casi Imilla al SO., terminando á pique. El mayor fondo se 
tiene corriendo el canal á 1 cable de la costa de Ilin, y puede 
fondearse en todo él abrigado de toda clase de tiempos. Del 
mismo modo embocando el canal por el N. para salir á la 
bahía de Pandarochan ó de Garza, se mantendrá bien abier- 
to el estrecho de Mindoro, prolongando la costa de Ilin hasta 
que el islote Garza demore con la punta Baruncan, pudien- 
do entonces meter para el E, si se trata de fondear en la 
bahía. 

Isla Ambolon. Se halla en la extremidad SO. de la 
isla Mindoro. Tiene 3 millas do largo de N. á S. y 2 millas 
de ancho, es de regular altura y está rodeada, principal- 
mente al N. y al E., de arrecifes de piedras de poca exten- 
sión, que velan siempre y fáciles de evitar (1). 

En la punta NO. de la isla, señala la carta un lugar do 
aguada. Entre la punta N. y la punta E. de la isla, la costa 
forma, en el sitio en que el arrecife se interrumpe, un seno 



(1) Véase la carta de la parte meridional déla isla de Mindoro, nüm» 611, 
publicada por el Depósito Hidrográfico el año 1871. 



448 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IX. 

con playa de arena, á la parte N. de la cual se puede fon- 
dear á 1 I cable de tierra en 7 á 11 metros arena, abrigadosf 
en la monzón del SO.; pero no es posible atracar la playa ni 
con lancha, por hallarse toda ella rodeada de arrecifes; los 
de la punta N. salen en esta dirección como 1 | cable, y los 
de la punta E. se extienden á 2 cables hacia el canal. 

La costa SE. de la isla se halla cortada en dos partes por 
una ensenada que profundiza cerca de 1 milla al NO., á la 
entrada del cual se halla el islote Cucurrayan: puede fon- 
dearse delante de la entrada entre 12 y 22 metros, teniendo 
mucho cuidado de los arrecifes que rodean á las dos puntas 
que forman la boca. Al NO. del islote hay muy poco fondo. 

Baneo Farallón. A 1 1 milla al S. 25" E. de la punta S. 
de Ambolon, hay un farallón de roca, rodeado de arrecifes,, 
que aunque se extienden poco para el S. y para el O., salen 
I de milla al N. y al NE., y | milla al E.; este arrecife, 
que tiene una forma circular y que se halla cubierto por 3,6 
metros de agua en su menor fondo, deja entre su cantil N. y 
la isla de Ambolon un paso de | milla larga de ancho con 
fondo de 18 á 30 metros. La extremidad S. de este banco, 
próximo á la cual está el farallón, se halla en la enfilacion 
de la extremidad E. de Ambolon con la extremidad SO. de 
Ilin, y al abrirse la punta de Ambolon del más pequeño de 
los islotes contiguos. Como la parte SO. del arrecife no está 
sondada, será prudente, al contornear la isla Ambolon por 
el S., no llevar la punta S. de Ilin al S. del E. 

Canal de Ambolon. La isla de Ambolon forma con la 
de Ilin un canal que tiene cerca de 1 milla de ancho por su 
parte N., angosta á f milla en su medianía, y vuelve á tener 
por la parte del S. próximamente el mismo ancho que por la 
del N.; se encuentran 13 metros de fondo arena, al N., bra- 
ceaje que aumentan á 21 y 25 metros al S., manteniéndose 
á 3 cables de la costa de Ambolon, que se halla corrida de 
un arrecife de piedra de poca extensión: en este canal las 
corrientes de marea tiran con bastante fuerza; la creciente 
se dirige para el S. y para el N. la vaciante. 



449 



ISLAS CALAMIANES. 



VARIACIÓN DE LA AGUJA O' — 45' NE. EN 187Í. 



Dase el nombre de islas Calamianes á un grupo de islas 
elevadas y peñascosas situadas entre la extremidad NE. de 
la isla Paragua y la isla de Mindoro; se extienden entre los 
paralelos 11' — 39 lat, N. y 12^ — 20 lat. N., y entre los 
meridianos de 126" — 00' y 12G" — 36 long. E. Forman 
con la parte N. de la isla Paragua y las islas Cuyos una 
provincia cuya cabecera es el puerto de Taytay. El clima 
de estas islas es en general cálido y poco sano. Se esta 
expuesto á las fiebres intermitentes, á las erupciones cutá- 
neas, etc., enfermedades que se atribuyen á la gran hume- 
dad y á la mala cualidad de las aguas. Todas estas islas son 
generalmente montañosas y quebradas; su industria es re- 
coger el nido de salanganes (1) , la cera y miel de' los bos- 
ques, en los cuales se cria toda clase de maderas de cons- 
truccion y ebanistería. Su producción de granos es muy es- 
casa. Los naturales se dedican también á la busca de oro 
por medio del lavado de las arenas de los rios. La población 
de la provincia se evalúa en 18,000 almas próximamente. 

Isla Callbangbagan se halla situada á 7 ú 8 millas al 
E. de la punta N. de la Paragua, entre ésta y la isla de Li- 
nacapan, tiene 2 7^ millas de extensión de NO. á SE. y va- 
rios picos de los cuales los más altos se encuentran cerca do 
su extremidad S.; casi tocando á este extremo S. tiene un 
farallón y varias rocas á flor de agua. Muy próximo á la 
punta NO. de la isla, se halla uu escarpado bastante plano 



(1) Salanganesj pájaro del tamaño de una golondrina que hace su nido en la^ 
aberturas de las rocas; estos nidos formados de una especie de gluten endurecida 
por el aire j rociado por el agua del mar son muy estimados en China. 

29 



450 DERROTERO BEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IX. 

llamado meseta Baja, y al N. de la isla, entre ella y el gru- 
po Nanga, hay dos islotes puntiagudos (1). 

lia isla lilnaeapan, la mayor de un extenso grupo, se 
halla entre la costa NK de la Paragua y las Calamianes , á 
11 ó 12 millas de la primera isla , inmediatamente al E. de 
las islas Malubutglubut y Calibangbagan. La isla Linacapan 
tiene próximamente 10 millas de extensión de E. á O. y su 
costa N. forma dos bahias profundas delante cuyas puntas 
salientes hay varios islotes y rocas. En la ensenada del E. 
se ven yarias puntas escarpadas, de forma cónica, y en su 
ángulo SO. se encuentra la pequeña estación de San Nicolás. 
En este pueblo puede hacerse aguada y procurarse algu- 
nos víveres. A 1 milla próximamente del establecimiento se 
encuentran 34 metros de fondo, pero las proximidades de la 
bahía no se hallan sondadas. La costa de la isla se halla del 
mismo modo cortada por una gran ensenada dividida en dos 
brazos de mar en los que se encuentran de 27 á 30 metros de 
fondo y algunos pedruscos delante de las puntas salientes. 

Islas Cabulauan. Este pequeño grupo se halla al SE., 
distante 14 millas de la punta NE. de Linacapan; se compo- 
ne de dos grandes islas y varios islotes ó piedras más pe* 
quenas. 

La isla Cabulauan ó Sombrero, que es la más S. de las 
dos mayores y de 2 7^ niillas de extensión de NO. á SE., tie- 
ne a su parte SO. una pequeña ensenada rodeada en su fon- 
do de arrecife, cuyo braceaje es de 20 á 8 metros de agua. 
La costa N. es sucia y su punta NE. la forma un cerro de 
regular altura. La costa S. destaca una roca que parece se 
une á la isla por un arrecife cubierto por 5 metros de agua, 
y á unas 2 millas al O. de su extremidad occidental hay un 
manchón cubierto con 8,3 metros de agua. 

Eia isla Mangalao, demora á 4 7^ millas al NE. de Ca- 
bulauan, dejando con ella un canal, que no está sondado, 
con un islote en medio; tiene poco más de 2 millas de exten- 



(1) Víase la carta de las islas Calamianes núm. 22i^ publicada por el Depósito 
llidrográíico el año 1871. 



ISLAS CALAMIAKES. 451 

siou y dos islotes casi redondos unidos á la punta S. de la 
isla por arrecifes do piedra: entre estos islotes y la punta se 
abre una pequeña ensenada al SSO. con 20 á 10 metros de 
agua. La isla es de regular altura y está formada por una 
colina central. 

El islote Canarón demora á 12 millas al S. 53^ E. de 
Cabulauan, es pequeño y está rodeado por el N. de arrecifes 
y pedruscos que se destacan 1 milla en esa dirección. Al 
NE- y NO. i N. próximamente,* distancia de 5 y 4 millas 
respectivamente de Cañaron, están los islotes Solitario y Sa- 
limbubug, y entre éste y Cabulauan hay otro. 

La sonda á unas 14 millas al E. del islote Solitario, es de 
55 á 75 metros, de 73 metros cerca y al N. de Nungalao, y 
de 66 metros á 4 millas al S. de Cabulauan, cayendo ense- 
guida á más de 73 metros; al SE. de esta última isla hay 20 
y 42 metros. 

Eia lula Aialubutglubut, que se halla á 10 millas al 
E. 16^ N. de la isla Culili, es la más NO. de las islas del 
grupo Linacapan. Tiene de altura 230 metros sobre . el nivel 
del mar, y cuando viniendo del N. se recala sobre la Para- 
gua, se presenta semejante á una montaña cónica. Esta isla 
tiene de extensión 1 f milla de NNO. á SSE., y en su ex- 
tremidad N. se ve un cabo en forma de silla con una caida 6 
corriente de agua debajo. Este cabo se halla unido á la isla 
por una lengua de tierra baja, á cada lado de la que hay una 
ensenada de arena. 

Una pequeña punta de piedra sobre la que el capitán 
Bate hacía ordinariamente sus observaciones, se halla situa- 
da en la ensenada de la costa O. de la isla Malubuíglubut> 
por los 11^— 30 — IS^'lat, N. y 125^—51^—59'^ long. E. 

El canal que separa la isla Malubutglubut de la isla Li- 
nacapan, tiene 1 I milla escasa de ancho, y la sonda dá más 
de 55 metros de fondo; pero ordinariamente se dirige por él 
una corriente rápida, cuya fuerza y dirección dependen en 
lo restante de la fuerza y dirección del viento reinante. 

Islas TUsángst. Se hallan comprendidas entre la isla Ma- 
lubutglubut y la isla Calibangbagan. Las dos principales son 



452 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IX. 

la de Cacayatan y la de Nanga; la primera tiene cerca de | 
milla de extensión, y la segunda, que es mayor, termina al 
N. y al S. por una cadena de islotes y arrecifes; las otras se 
hallan entre esta última y la isla de Calibangbagan. 

Parece que hay fondo entre estas islas; pero su naturale- 
za y ia forma de sus picos, hace suponer que deberán en- 
contrarse arrecifes si se exploran con minuciosidad estos pa- 
rages. 

El arrecife Bajo demora á 3 | millas al NO. 4 N. de la 
parte más alta de la isla de Malubutglubut ; tiene próxima- 
mente las dimensiones de una embarcación grande, y entre 
él y el cabo Silla se ven otras dos rocas á flor de agua. 

mareas. La pleamar en la isla Malubutglubut en las 
sizigías, se verifica a las 11 horas do la mañana. La mayor 
altura observada de la marea fué de 1,6 metro. Las medias 
mareas en el mes de Mayo tenian lugar durante el dia. 

Enti-e las islas Linacapan y Culion, al N. y NE. de la 
primera, hay un número considerable de islas y rocas pun- 
tiagudas que forman un eslabonamiento casi continuo; pero 
parece que no se hallan reconocidas, ni que se haya sonda- 
do en los numerosos pasos que forman entre sí. 

Htt»uaiijg;a es la isla mayor del grupo de Calamianes; 
tiene cerca de 34 millas de extensión de NO. i O. á SE. i 
Em y 18 millas en su parte mas ancha: su forma es muy ir- 
regular, y sus costas se hallan entrecortadas por numerosas 
y profundas ensenadas y bahías. Su costa NE. forma, con 
la multitud de islas que la cercan, la costa O. del paso O- de 
Apo. La isla es montañosa, despoblada y poco cultivada, á 
pesar que su suelo es fértil y propio para las producciones 
del archipiélago, pero sus habitantes se ocupan principal- 
mente á la pesca del balate y á recoger nidos de salanganas ^ 
y la cera. 

La costa K de la isla Busuanga es de mediana altura. A 
partir de la punta Coconongon, la más saliente al N. y de- 
lante la que hay un arrecife de piedras, la costa corre al SE. 
y forma la ensenada de Minangas, con tres islotes rodeados 
de piedras en su boca y de difícil entrada. 



ISLAS CALAMIANES. í53 

Desde punta Minangas corre la costa escarpada y estéril 
al SE. unas 6 millas hasta la punta Alon-on, delante la cual 
hqy un islote rodeado de arrecifes que salen á | de milla 
para el N. Esta punta termina por un banco de coral que se 
extiende cerca de 3 millas al NE. con sondas de 21, 13 y 11 
metros, braceaje que disminuye á 8, 6 y 5 metros al aproxi- 
marse ala costa. 

Puerto tle Borac^. Desde Alon-on sigue la costa para 
el S. unas 2 millas hasta el extenso puerto de Borac, donde 
puede fondearse desde 16 metros hasta 5 metros, arena y 
coral, muy abrigado de todos vientos. Este puerto es muy 
estrecho, pero no hay peligro alguno en su entrada, que se 
halla defendida de los vientos de fuera por las islas Diñaran 
y Mataya. Convendria levantar su plano, pues hay por aquí 
escasez de puertos. 

W»lsí Oinaran. A 1 Va niilla al E. del puerto de Borac, 
se halla la isla Diñaran, baja y árida; tiene 1 milla de ex- 
tensión de N. á S., y se halla rodeada de arrecifes de piedra 
que salen á 7^ milla en todas direcciones, excepto por su 
parte O., que es limpia y muy acantilada. A 1 7^ milla al SE. 
de esta isla hay un banco de piedras con el islote Mataya en 
medio. Este banco tiene 2 V, millas de extensión de N. á S., 
y parece se une al que rodea á la isla Diñaran. 

La costa desde la punta S. del puerto de Borac, corre al 
SSR unas 2 7^ millas, muy acantilada y alta, y desde aquí 
mete bruscamente para el O. 2 millas hasta la entrada del 
estrecho de Coron, formado por la isla de este nombre y la 
costa S. de la de Busuanga. Cerca de la punta que sigue in- 
mediatamente, hay un islote con arrecife, y en la de más 
adentro 6 del estrecho hay dos bajos. Delante de la entrada 
del estrecho se halla la isla Dibatac, baja y sin arbolado, 
con un arrecife a su parte O., y limpias y acantiladas sus 
costas por las otras partes. 

Desde la punta E. del estrecho sigue la costa de Busuan- 
ga para el O. formando una ensenada poco profunda de 3 72 
millas de largo hasta los Siete- Pecados, grupo de islotes 
muy sucios y unidos á la cosía de Busuanga por un arrecí- 



454 DERROTERO DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO. CAP. IX. 

fe que rodea toda esta costa desde la entrada del estrecho. 
Estreelia de Coron. Copre 2 millas de ESE. á ONO., 

y luego 4 millas al SO.; es muy angostó y sinuoso, con solo 

1 de milla en su mayor angostura, y sondas desde 28 á 50 
metros, fondo fango y piedra. 

Para pasar por este estrecho debe atracarse siempre la 
costa de Coron, que es muy acantilada. Cuando se haya do- 
blado la punta Limaá, extremidad N. de Coron, se pasará 
cerca del islote Maquinit, prolongando enseguida la costa 
NO. de la isla hasta la punta Balólo, á la cual se le dará el 
conveniente resguardo á causa del arrecife de cerca de 2 ca- 
bles de extensión que lo rodea, cuidando al mismo tiempo 
del que despide hacia el canal la punta SE. de la isla de 
Uson. Puede fondearse sobre esta costa en 16 á 18 metros, 
arena y coral; pero de ningún modo debe aproximarse á la 
de Busuanga* Además, este estrecho no debe tomarse sino 
con buque de vapor 6 barco pequeño de vela. 

Ija isla Uson (1) se halla delante de la boca occidental 
del estrecho de Coron, tendida de E. á O. en una extensión 
de unas 4 millas, con 1 * /^ milla en su mayor ancho; su con- 
torno es muy irregular, es baja con varias colinas, la mayor 
de las cuales tiene 205 metros de altura; la costa, en su 
mayor parte cubierta de mangles, se halla rodeada de islo- 
tes, algunos bajos fondos y de un arrecife de piedra de unos 

2 cables de extensión, excepto por la parte SE. de la isla, en 
que avanza hasta 4 cables. La isleta Dimanglet sobre la 
costil S., y la de Pifias sobre la del NO., rodeadas ambas de 
arrecifes acantilados, cuyos veriles forman con los de la isla 
Uson estrechos pasos, son las dos isletas mayores de las que 
rodean la isla principal. 

Eia balita Baqult se abre en la costa S. de Busuanga, 
en el extremo occidental del estrecho de Coron; tiene unas 

3 millas de ancho y 2 7^ millas de profundidad; es bastante 
espaciosa y de buen fondo, pero la isla Uson, que se halla 



(l) Véase el plano de una parte de las islas Basuanga j Peñón de Coron, nú- 
mero 579, pnblicado por el Depósito Hidrográfico el año 1870, 



ISLAS CALAMIANES. 453. 

delante y muy próxima á su boca, al mismo tiempo que de- 
fiende la bahía, la cierra de tal modo, que sólo deja dos es- 
trechos y sinuosos pasos limitados por arrecifes, lo que uni- 
do á los bajos de piedra que hay á la entrada de esos cana- 
les, los hacen peligrosos. Estos pasos, que las extremidades 
E. y O. de Uson forman con las tierras salientes de la bahía, 
tienen en sus angosturas: en la del paso del E., 1 | cable de 
ancho y 7 7^ nietros de fondo, y en el paso del O., 1 i cable 
de ancho y 23 metros de agua. La bahia se halla dividida 
en dos partes de NO. á SE. por la isla Baquit, que es estre- 
cha y larga y corre en esa dirección de una á otra costa en 
el interior de la ensenada. El puerto exterior ó del S., con 
sondas de 10 á 18 metros en su mayor extensión, tiene en su 
medianía varios bajos de piedra, separados entre sí por pe- 
queños y hondables canales, que dividen en cierto modo la 
parte E. de la O. del puerto. El puerto interior llamado de 
Dipulao, tiene de 6 á 3 metros, fondo fango, y ambos puertos 
ó fondeaderos se comunican por un canal de i de cable de 
ancho, con 7,5 metros de agua que separa la punta NO. de 
Baquit de la costa de la bahía. 

Inm